Tag

PREOCUPACIONES

Browsing

La salida de Citigroup y la venta del Banamex «no preocupa» al sector, afirmó este miércoles el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Daniel Becker.

“No nos preocupa porque es importante tener claro que Citi ha definido desde hace años o meses que va a dedicarse al mercado corporativo y a la banca de inversión, y eso ya lo hicieron en 13 países en Asia, ya habían anunciado que lo iban a hacer en todo el mundo», comentó Becker en una conferencia.

Citi, que en 2001 compró Banamex, anunció la semana pasada que dejará la banca de consumo y banca empresarial de CitiBanamex, como parte de su nueva visión estratégica.

Hay que considerar que CitiBanamex es el tercer mayor banco del sistema bancario nacional con el 12.9% de los depósitos, el segundo mayor de los créditos al consumo con el 15.8% y el cuarto en créditos comerciales con 9.2% del mercado, según datos de la agencia Moody’s.

Ante «algunas percepciones que han surgido», el líder de la ABM insistió en que “la operación no está relacionada a las condiciones locales» y que «obedece a una redefinición del modelo de negocio». «No nos preocupa y son transacciones que suceden, como suceden en todas las partes del mundo», aseveró.

Tras el anuncio de la salida de Citi, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha pedido «regresar Banamex a México» al citar como posibles compradores al magnate Ricardo Salinas Pliego, dueño de Banco Azteca, Carlos Slim de Inbursa, Carlos Hank González de Banorte y el inversionista José Javier Garza Calderón.

Aunque el líder de ABM expresó «respeto» por el «comentario muy válido» de López Obrador, pidió no caer en especulaciones porque el proceso aún no inicia.

“El deseo del presidente es un buen deseo. En la ABM somos agnósticos al origen del capital, pero no somos agnósticos al que el que gestione un activo tan relevante sea un grupo que tenga las capacidades técnicas y profesionales”, manifestó.

En la conferencia, el representante de la banca presumió un crecimiento anual de 2.4% del crédito al sector privado hasta noviembre de 2021. También destacó un crecimientos de 7.6% de la inversión fija bruta y de 6.8% en el consumo privado.

Pese a reconocer que la recuperación «se atenuó» en la segunda mitad de 2021, Becker destacó el crecimiento en rubros como el empleo formal.

“Ya hay algunos analistas cuestionando el crecimiento económico. Nosotros creemos que dependerá mucho de la evolución tanto de la inflación como de las cadenas de suministro como de la pandemia, pero en términos generales seguimos viendo un ciclo expansivo”, concluyó.

La secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, se reunió con Mary Ng, ministra de Comercio Internacional de Canadá, para abordar sus «preocupaciones» conjuntas por los incentivos de Washington para comprar autos eléctricos estadounidenses.

«(Dialogaron) sobre las preocupaciones que tanto México como Canadá tienen sobre el crédito fiscal discriminatorio a vehículos eléctricos que se encuentra a discusión en el Senado de Estados Unidos», informó la dependencia.

Y es que tanto México como Canadá han cuestionado los incentivos fiscales que impulsa el gobierno del presidente Joe Biden, que irían entre los 7,500 y 12,500 dólares a quien adquiera un automóvil eléctrico con el 50% de los componentes hechos en Estados Unidos.

El gobierno y la industria automotriz de nuestro país consideran que el subsidio violaría el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, que entró en vigor desde julio del año pasado.

Aunque el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha amagado con aranceles, también ha sugerido que los legisladores estadounidenses incluyan a los vehículos canadienses en los beneficios que plantea Biden. Aun así, la Secretaría de Economía destacó las coincidencias entre Clouthier y Ng.

«Ambas coincidieron en la relevancia de que Estados Unidos respete los compromisos adquiridos en el T-MEC», concluyó el comunicado que emitió Economía.

Los incentivos han preocupado en particular a nuestro país ya que la industria automotriz representa el 4% del Producto Interno Bruto (PIB) y el 25 % de sus exportaciones, según datos de la Secretaría de Economía. Además el 80% de los vehículos mexicanos se vende a Estados Unidos.

Ante este panorama, la subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora, dijo que México «está considerando muy seriamente» imponer aranceles a Estados Unidos.

El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, expresó este martes sus dudas sobre un posible entendimiento con el gobierno de nuestro país, por la polémica reforma eléctrica que presentó el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que busca limitar la participación de privados y extranjeros en el sector.

El diplomático advirtió en conferencia de prensa que las compañías estadounidenses «con el respaldo de los Estados Unidos», han hecho una inversión de miles de millones de dólares por lo que «por supuesto, están preocupadas” ante la propuesta.

“Recibimos nosotros el punto de vista de las empresas que han invertido muchísimo dinero aquí en México, entonces estamos viendo cómo se puede entender más los motivos de la reforma y viendo si hay algunos caminos o que podamos llegar a alguna resolución, no sé si eso es posible», manifestó.

Sus declaraciones ocurren tras reunirse con representantes del gobierno federal el pasado 3 de noviembre, cuando planteó las «serias preocupaciones» de Estados Unidos por la iniciativa.

Horas después de ese posicionamiento, los legisladores de la alianza oficialista liderada por Morena ampliaron hasta 2022 la discusión de la reforma, que limita a 46% la participación de privados en la generación eléctrica, elimina los reguladores autónomos como la CRE y la CENACE, y prioriza el despacho de las plantas de la empresa del Estado.

Aun así, el embajador rechazó pronunciarse sobre si la reforma viola el nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). “Todavía no sé a dónde vamos a llegar, pero pienso yo que posiblemente vamos a hallar una manera en la que podamos resolver lo que ahora ocurre”, consideró Salazar.

El diplomático, que llegó al país apenas el 11 de septiembre nombrado por el presidente Joe Biden, reconoció que «es complicado el diálogo», pero reiteró su optimismo. “El gobierno mexicano está trabajando con nosotros de buena fe», aseguró.

Salazar reafirmó que Estados Unidos y México están en un «capítulo transformacional» de sus relaciones, tras cinco años en los que «no hubo diálogo», en referencia a la administración de Donald Trump. Pero, en el contexto de la reforma eléctrica, avisó que el futuro de la relación económica entre México y Estados Unidos no siempre permanecerá como ahora.

“Lo que sí sabemos nosotros es (que) el futuro de las economías de México y los Estados Unidos están enlazados ahora, pero por siempre no, entonces México requiere las inversiones de las empresas americanas en México”, comentó.

El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, expresó ayer las «serias preocupaciones» de su país sobre la reforma eléctrica que propuso al Congreso el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), que señalan,  limitar la competencia en el sector de la energía eléctrica.

En un mensaje en su cuenta oficial de Twitter, el embajador dijo que mantuvo «importantes reuniones» con funcionarios del gobierno federal para discutir el cambio constitucional propuesto por el Ejecutivo y que restringiría la cuota de mercado de las energéticas privadas para favorecer a las compañías estatales.

«Quiero aprender más sobre el ímpetu de esta reforma constitucional», indicó Salazar. «Nos comprometimos a continuar el diálogo sobre este crítico asunto los próximos días», agregó.

Y es que la propuesta, enviada al legislativo en octubre, cancelaría los contratos mediante los cuales 34 plantas privadas venden electricidad a la red nacional. El plan declara ilegales otras 239 plantas privadas que venden directamente electricidad. Casi todas estas plantas generan electricidad con fuentes renovables o gas natural.

La iniciativa también cancelaría muchos contratos de abastecimiento de electricidad de largo plazo y los esquemas de compra preferencial de electricidad a plantas de energía limpia, lo que afectaría principalmente a empresas extranjeras.

Además, las plantas de gas natural serían casi las últimas en la fila para vender electricidad a la red nacional a pesar de que generan electricidad un 24% más barata. Las plantas de la CFE, que queman combustóleo, tendrían preferencia sobre las plantas privadas eólicas y solares.

La propuesta garantizaría a la CFE una cuota de mercado de «al menos» el 54%, aunque en el tratado de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá, el T-MEC, prohíbe favorecer a compañías locales o gubernamentales.

Sobre lo expresado por Salazar, la titular de la Secretaría de Energía, Rocío Nahle, señaló que fue grato escuchar al embajador, sus dudas y comentarios. Sin embargo, precisó que México y Estados Unidos por años han colaborado en el sector «con absoluto respeto a sus leyes y soberanía de cada país». 

Adelantó que el diálogo es abierto y continuo entre ambos gobiernos. 

Además, Salazar también acudió ayer a la sede de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde se reunió con el presidente del organismo, Arturo Zaldívar y el resto de la delegación del gobierno de Estados Unidos integrada por el diplomático, el procurador asistente adjunto de Estados Unidos Bruce Swartz, y funcionarios del gobierno estadounidense.

«Durante la reunión, que buscó estrechar el diálogo y la colaboración entre los sistemas de justicia de México y los Estados Unidos de América, se trataron temas prioritarios para el Poder Judicial Federal y el Gobierno americano, tales como los avances en la consolidación del sistema penal acusatorio y la implementación de la reforma en materia laboral», informó la SCJN a través de un comunicado.

Ante la difusión y eco que tuvieron las declaraciones que hizo a la agencia EFE, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, tuvo que aclarar que cuando dijo que había pedido dejar hacer su trabajo a las ONG’s y a la prensa, se refería únicamente a Guatemala y no a México como inicialmente se difundió.

La portavoz de Harris, Symone Sanders, aclaró que la vicepresidenta solo quiso «referirse a sus reuniones en Guatemala» cuando respondía a una de las preguntas de la entrevista realizada este jueves.

La pregunta de la agencia EFE mencionaba tanto a Guatemala como a México, y planteaba cómo puede Estados Unidos asegurarse de que fortalece a la sociedad civil en esos países, en los que hay intentos de limitar las actividades de algunas organizaciones.

El enunciado de la cuestión mencionaba tanto la ley guatemalteca, que puede amenazar la actuación de muchas ONG’s, así como las advertencias del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de que Estados Unidos no financie algunas organizaciones.

Harris respondió que ese fue un tema que «planteó» en su viaje de esta semana, sin especificar si fue en su escala del lunes en Guatemala o del martes en México.

«Déjeme decirle que ese tema lo planteé, porque es una preocupación concreta que tengo. Es un tema que me preocupa profundamente, porque queremos asegurarnos de que hay independencia: un sistema judicial independiente, una prensa independiente, y que las organizaciones sin ánimo de lucro, las ONG, puedan hacer su trabajo sin interferencias. Eso lo dejé muy claro», afirmó la vicepresidenta en la entrevista.

A continuación, añadió que fue muy franca tanto con el presidente guatemalteco, Alejandro Giammattei como con el presidente López Obrador sobre las preocupaciones de su gobierno sobre la corrupción y la impunidad.

Recordemos que previo a su visita a México, el gobierno federal, específicamente a través de la cancillería, había dejado en claro que no se trataría durante las reuniones la nota diplomática que México envió a Estados Unidos denunciando que EUA financia a ONG’s que intervienen en política interna, en referencia a Artículo 19 y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).