Tag

REFUERZO

Browsing

El consejo independiente de vacunación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó este jueves por primera vez que las personas mayores reciban una segunda dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19.

El presidente del Grupo Consultivo Estratégico de Expertos en Inmunización (SAGE), el mexicano Alejandro Cravioto, ha subrayado en Ginebra que esto no significa una recomendación de refuerzo regular cada cuatro o seis meses.

El SAGE dejó abierta la franja de edad exacta en su recomendación, por lo que cada país tendrá que decidir por sí mismo a qué edad quiere ofrecer la segunda vacuna de refuerzo.

El panel apunta que lo ideal es que las vacunas se administren entre cuatro y seis meses después de la primera vacuna de refuerzo.

Además, el SAGE recomienda que los trabajadores sanitarios de todas las edades reciban una segunda vacuna de refuerzo, así como las personas con sistemas inmunitarios debilitados u otras enfermedades que aumenten el riesgo de padecer una enfermedad grave tras una infección por la enfermedad respiratoria.

Y que estudios científicos han mostrado que, a medida que la pandemia ha quedado dominada por la variante Ómicrón, la inmunidad que ofrecían las vacunas o la generada por una infección anterior va disminuyendo «no de manera muy significativa, pero lo suficiente en el caso de casos severos».

No obstante, el documento emitido por el grupo de la OMS señala que «es probable» que se requerirán dosis adicionales dentro de los cuatro a doce meses después del segundo refuerzo, especialmente entre personas vulnerables a una enfermedad grave o en riesgo de morir.

Alejandro Cravioto refirió estudios recientes que indican que la mitad de la gente que contrajo Ómicron no lo sabía porque no tuvo síntomas, lo que puede ofrecer nuevas pistas sobre el funcionamiento de la inmunidad natural frente a esta variante.

El grupo de expertos en inmunización de la OMS celebró una reunión extraordinaria en la que examinó la evolución de la pandemia desde el punto de vista de la vacunación y también concluyó que los países pueden considerar administrar las vacunas contra la COVID-19 junto con la vacuna contra la gripe.

Recordemos que como parte del desarrollo de múltiples vacunas para detener la propagación del COVID, la farmacéutica Moderna ha sido la primera en fabricar una vacuna bivalente, en base al coronavirus original y a su variante Ómicron, y cuyo uso ha sido aprobado inicialmente por el Reino Unido.

Las autoridades sanitarias de Estados Unidos analizan ofrecer nuevas vacunas de refuerzo contra el COVID-19 este otoño, las cuales han sido modificadas para adaptarse mejor y brindar una protección mayor antes las nuevas mutaciones del coronavirus.

Moderna y Pfizer han probado vacunas actualizadas contra la contagiosa variante Ómicron, por lo que los asesores de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) debatirán en una sesión mañana si es momento de introducir nuevas fórmulas, lo que daría paso a que otros países pudieran adoptar medidas similares.

«Esto es ciencia en su máxima expresión», dijo el jefe de vacunas de la FDA, el doctor Peter Marks, quien agregó que se espera una decisión final pocos días después de la recomendación del panel asesor.

Las vacunas actuales contra el COVID-19 han salvado millones de vidas en todo el mundo en tan solo su primer año de uso. Las fórmulas de Moderna y Pfizer aún ofrecen una fuerte protección contra casos de enfermedad grave y muertes, especialmente después de un refuerzo.

Pero esas vacunas van dirigidas contra la cepa original del coronavirus y entre la disminución de la inmunidad y una serie de variantes, la protección contra las infecciones se ha reducido notablemente. El reto es decidir si los refuerzos modificados ofrecen una buena oportunidad de superar nuevas oleadas cuando no hay forma de predecir cuál mutante será la amenaza principal.

En un análisis preparado para la reunión del mañana, los funcionarios de la FDA reconocieron que combatir la versión de Ómicron del invierno pasado está «un tanto desactualizado», ya que ha sido reemplazada por variantes aún más contagiosas.

Muchos expertos han coincidido en que los refuerzos actualizados prometen al menos un poco más de beneficio.

Además de la preocupación sobre una ola de contagios de COVID-19 en el invierno, aproximadamente la mitad de los estadounidenses elegibles para esa primera dosis de refuerzo nunca la recibieron. Una versión actualizada podría atraer a algunos de ellos.

Los niños de 5 a 11 años deberán recibir una dosis de refuerzo de la vacuna de Pfizer contra la COVID-19, según recomendó un panel de asesores del gobierno estadounidense.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) aceptaron la recomendación, por lo que se abre la posibilidad de aplicar una tercera inyección de la vacuna contra el COVID-19 a los niños sanos en edad primaria, como la que ya se recomienda para los mayores de 12 años.

Y mientras Estados Unidos va por una tercera dosis para todos los niños mayores de 5 años, en México esta semana apenas comenzó la aplicación de vacunas a los mayores de 12 años; se desconoce si el gobierno federal accederá a vacunar a los menores de 5 a 12 años.

Se espera que una inyección adicional refuerce la protección de los niños de 5 a 11 años, en un momento en que las infecciones han vuelto a aumentar.

A principios de esta semana, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó la vacuna de refuerzo infantil de Pfizer, que se ofrecerá al menos cinco meses después de la última inyección en los niños.

Ahora, los CDC dan el siguiente paso al recomendar quién necesita realmente las vacunas.

Los asesores debatieron si todos los niños de 5 a 11 años, que por lo general están sanos, necesitan una dosis adicional, sobre todo porque muchos de ellos se infectaron durante la ola invernal de la variante Ómicron.

Sin embargo, Estados Unidos está registrando por primera vez desde febrero un promedio de 100,000 nuevos casos al día. Los asesores de los CDC señalaron la creciente evidencia en niños mayores y adultos de que dos vacunas primarias más un refuerzo proporcionan una mayor protección contra las nuevas variantes del coronavirus.

El tema de las vacunas de refuerzo no es el asunto más apremiante: los padres aún esperan ansiosos la oportunidad de vacunar a los niños menores de 5 años, el único grupo que aún no es elegible en Estados Unidos.

El regulador de medicamentos en Estados Unidos autorizó este martes una nueva vacuna de refuerzo contra el COVID-19 para las personas de 50 años en adelante, un paso para ofrecer protección adicional para los más vulnerables en caso de que el coronavirus cobre fuerza de nuevo.

La decisión de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) abre el acceso a una cuarta dosis de las vacunas de Pfizer y Moderna para ese grupo etario al menos cuatro meses después de su refuerzo previo.

La FDA ya había autorizado una segunda dosis de refuerzo de la vacuna Pfizer para ciertas personas inmunodeprimidas mayores de 12 años, y la vacuna de Moderna para una población similar mayor de 18 años.

Horas después del anuncio de la FDA, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomendaron la dosis adicional como una opción, pero se abstuvieron de pedir a las personas elegibles que acudan a recibirla.

La nueva expansión, independiente de la salud de la persona, permite una dosis adicional para millones de personas en Estados Unidos.

El jefe de vacunas de la FDA, Peter Marks, dijo que toda persona elegible para el primer refuerzo que no lo haya recibido necesita hacerlo. Pero el segundo refuerzo es solamente para esos grupos en alto riesgo porque «la evidencia actual indica cierta reducción de la protección» para ellos.

La decisión se produce en momentos de gran incertidumbre. Los casos de coronavirus han caído a niveles bajos luego del aumento en el invierno causado por la contagiosa variante Ómicron. Dos dosis de la vacuna y un refuerzo aún proveen una fuerte protección contra síntomas severos y muerte, muestran los datos de los CDC.

Pero una nueva variante está causando un aumento preocupante de las infecciones en Europa, y se está diseminando en Estados Unidos, en momentos en que las vacunaciones se han estancado.

Unas dos terceras partes de las personas en Estados Unidos están vacunadas y la mitad de aquellas elegibles para un primer refuerzo no lo habían recibido.

Las autoridades sanitarias estadounidenses han apostado por el uso de dosis de refuerzo como una herramienta, cada vez más fiable, para hacer frente a nuevos brotes, especialmente en aquellos puntos del país donde más se están relajando las medidas de seguridad, como el uso de mascarilla o el teletrabajo.

El fin de la pandemia de COVID-19 está muy lejos, dijo este viernes una portavoz de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que basa su información en un aumento de los casos en sus últimos datos semanales.

Al ser consultada por un periodista en una sesión informativa en Ginebra sobre el momento del final de la pandemia, Margaret Harris sostuvo que está «lejos de terminar». «Definitivamente estamos en un contexto de pandemia», añadió.

Al respecto, las autoridades sanitarias de Estados Unidos prevén que los contagios de COVID-19 repunten durante las próximas semanas por la subvariante de Ómicron BA.2, aunque no esperan un aumento grave de hospitalizaciones.

«No me sorprendería si en las próximas semanas vemos un estancamiento en la disminución (de casos) o tal vez incluso un aumento», afirmó este viernes el epidemiólogo encargado del combate a la pandemia, Anthony Fauci, en una entrevista con la cadena ABC News.

A principios de marzo, Estados Unidos dio por superada la ola de la variante Ómicron, la de mayor número de contagios desde el inicio de la pandemia, y relajó el uso de mascarillas en espacios cerrados.

Sin embargo, Fauci está pendiente del aumento de casos registrado en Reino Unido, ya que a menudo Estados Unidos ha seguido la trayectoria de contagios de ese país tres semanas después.

Afirmó que «no está claro» si ello conducirá hacia una nueva ola o una «mini ola», pero destacó que no está aumentando la ocupación de camas de terapia intensiva en Reino Unido, «lo que significa que no hay un brote grave de la enfermedad».

La farmacéutica estadounidense Pfizer pidió el pasado martes al regulador estadounidense, la FDA, que autorice la administración de una segunda dosis de refuerzo para los mayores de 65 años, y el jueves Moderna lo solicitó para los mayores de 18 años.

El ministerio israelí de Salud anunció este miércoles que detectó dos casos de contaminación por una variante no identificada del coronavirus, sin gravedad aparente y que combina las subvariantes BA.1 y BA.2, ambas de Ómicron.

«Esta variante no es aún conocida en el mundo y los dos casos fueron descubiertos gracias a una prueba PCR efectuados en el aeropuerto Ben Gurión a la entrada de Israel», indicó el ministerio.

Añadió que las personas infectadas presentaron síntomas leves como fiebre, dolores de cabeza y musculares, y precisó que no requirieron cuidados médicos especiales.

Según el jefe de la estrategia anticovid del gobierno israelí, Salman Zarka, el fenómeno de las variantes combinadas es bien conocido y «de momento no estamos preocupados» de que la nueva variante pueda conducir «a casos graves», dijo a la radio militar israelí.

En el contexto de un nuevo aumento de casos en el mundo, el primer ministro israelí, Naftali Bennett, prevé celebrar una reunión el miércoles con responsables del ministerio de Salud.

La situación sanitaria se ha degradado en varios países debido a la propagación de la subvariante BA.2, particularmente contagiosa, pero que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) no provoca formas más graves del coronavirus que la BA.1.

Sobre el desarrollo de la pandemia, Pfizer y BioNTech presentaron una solicitud a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para que autorice una cuarta dosis de refuerzo de su vacuna contra el coronavirus para personas mayores de 65 años.

La solicitud se basa en dos conjuntos de datos procedentes de Israel y que fueron analizados en un momento en el que la variante Ómicron circulaba ampliamente. Ambos mostraron evidencia de que un refuerzo de ARNm adicional aumenta la inmunogenicidad y reduce las tasas de infecciones confirmadas y enfermedades graves.

En concreto, se realizó un análisis de los registros del Ministerio de Salud de Israel en más de 1.1 millones de adultos de más de 60 años que no tenían antecedentes conocidos de infección por SARS-CoV-2 y que eran elegibles para un refuerzo adicional, la cuarta dosis.

Estos datos mostraron que las tasas de infecciones confirmadas fueron dos veces más bajas y las tasas de enfermedad grave fueron cuatro veces más bajas entre las personas que recibieron una dosis de refuerzo adicional de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 administrada, al menos cuatro meses, después de la tercera dosis de refuerzo, en comparación con los que recibieron sólo una dosis de refuerzo.

Además, hubo un aumento de 8 y 10 veces en el número de anticuerpos neutralizantes contra la variante de Ómicron una y dos semanas después de la dosis de refuerzo adicional, respectivamente. El estudio tampoco ha evidenciado nuevos problemas de seguridad en las personas que recibieron una dosis de refuerzo adicional de la vacuna.

Asimismo, según ha señalado la compañía, la evidencia emergente, incluidos los datos de Kaiser Permanente del Sur de California, sugiere que la eficacia contra el COVID-19 sintomático y la enfermedad grave causada por la variante Ómicron disminuye de 3 a 6 meses después recibir la tercera dosis inicial de refuerzo.

Estos primeros estudios indican que una dosis de refuerzo adicional de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 administrada al menos 4 meses después de una dosis de refuerzo inicial podría restaurar los títulos de anticuerpos a los niveles máximos posteriores a la tercera dosis.

Las autoridades del gobierno de la Ciudad de México informó este viernes que a partir del próximo lunes comenzará la aplicación de la dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 a jóvenes entre 18 y 29 años de edad.

Adelantaron que al corte del día de ayer, en la Ciudad de México hay 7.8 millones de personas con, al menos, una dosis de la vacuna; 7.3 millones de personas tienen esquema completo de vacunación, lo que representa al 97% de las personas de 15 y más años que residen en la ciudad. Además, el 56% de las personas de la ciudad cuentan ya con su dosis de refuerzo.

El gobierno capitalino indicó que  ayer se superaron las 19 millones de dosis aplicadas en la capital.Detallaron que a partir de este próximo lunes 21 de febrero, comenzará la aplicación de la dosis de refuerzo para las personas de 18 a 29 años de edad; y se ajustará, como se ha venido haciendo hasta ahora, a un calendario por primera letra del apellido; iniciará el lunes con las letras A y B, hasta el día sábado 26, con las letras S a la Z.«Cada una de las personas que tiene esquema completo de la vacuna contra el COVID-19 de este grupo de edad va a recibir el día sábado, un mensaje de texto con la Unidad Vacunadora, el día y la hora de cita; vamos a mandar mensajes a cerca de 1.3 millones de personas que completaron su esquema en este grupo de edad», detalló Eduardo Clark, director de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP).Las personas que se vacunarán la próxima semana deben haber completado su esquema de vacunación antes del 29 de octubre del 2021; es decir, que hayan pasado cuatro meses desde la segunda dosis reibida.

Las dosis se aplicarán en las mismas 10 Sedes de Vacunación: Centro Cultural “Jaime Torres Bodet”; en el Campo Marte; en la Sala de Armas; en la Magdalena Mixiuhca; en el Palacio de los Deportes; en la Voca 7; el CENCIS de la Marina; en el Instituto Nacional de Medicina Genómica; en el Estadio Olímpico Universitario; la Unidad Habitacional Militar “El Vergel y, la Deportiva “Villa Milpa Alta”.Se aplicarán dos vacunas, dependiendo de la sede: AstraZeneca y Sputnik. Con esto se indicó que el 26 de febrero concluirán con la aplicación de todos los refuerzos para personas de 18 años y más en la Ciudad de México.

Sobre los indicadores de la pandemia de COVID-19, las autoridades de la Ciudad de México informaron que en el Valle de México hay 3 mil 203 personas hospitalizadas, lo que significa que por primera vez en lo que va del año, se registra una disminución en este indicador.En el caso de la Ciudad de México, hay 2 mil 292 hospitalizadas, de los cuales 531 requieren ventilador mecánico, y mil 761 son camas generales, lo que también significa una reducción  en los últimos 4 días de casi el 5% en el número de hospitalizados .También se informó sobre una caída en los casos positivos de COVID-19 en la Ciudad de México. Hay una reducción del 51% con respecto al máximo de personas que dieron positivo, que se registró el pasado 17 de enero, cuando se reportó un promedio diario casi de 8 mil casos.«Hoy, estamos hablando de cerca de 3 mil 800 al día en el último corte de ayer, una reducción de ligeramente más de la mitad; esto es mucho más rápido que las caídas en otras etapas de la pandemia. Y podemos afirmar que esta caída de casos positivos en realidad es una caída de la tendencia subyacente del contagio en la ciudad, derivado de que vemos que la positividad va cayendo de la mano de los casos positivos», dijo el director general de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), Eduardo Clark.

Con esto, se dijo que se pasó de una positividad cercana al 37%, que significó el dato máximo, a estar cerca del 27% en promedio en la última semana.En cuanto a los ingresos hospitalarios, el punto máximo se registró el 25 de enero y desde entonces se registra una reducción de cerca del 30% en el número de ingresos hospitalarios observados diarios.Las autoridades destacaron la jornada de vacunación para hacer frente al aumento que se registró de casos. «Los casos en la ciudad crecieron muchísimo, pero creemos que los casos graves, inclusive las defunciones, fueron mucho menores de los que hubiéramos podido ver por tener ese incremento de vacunación comparado con otras ciudades del mundo (…) un profundo agradecimiento a la población por acudir a vacunarse», añadió el funcionario.

Se informó sobre el avance en la jornada nacional de vacunación en la Ciudad de México. Hay casi 7.4 millones de personas de 15 años y más con, por lo menos, una dosis; 6.9 millones con esquema completo; y más de 3 millones de personas con dosis de refuerzo.Sobre el último grupo al que se ha comenzado a aplicar la dosis de refuerzo,  se indicó que hay un avance de más de medio millón de personas del grupo de 40 a 49 años con su vacuna refuerzo.

En ese sentido, se informó que la próxima semana, desde el miércoles 9 hasta el sábado 12 de febrero, se estará atendiendo a rezagos en cuatro sedes distribuidas en la ciudad. Se pondrán primeras dosis y refuerzos a personas de 60 años y más; de 50 años y más; de 40 años y más; personal educativo y médico; también se recibirá a rezagados de segundas dosis.Adelantaron que se va a iniciar la aplicación de la dosis de refuerzo para todas las personas de 30 a 39 años el lunes 14 de febrero, jornada que concluirá el sábado 19 de febrero.

El gobierno de la Ciudad de México informó que del 18 al 26 de enero, con un día inhábil (24 de enero), se aplicaron un total de un millón 39 mil 484 vacunas contra COVID-19 a adultos de 50 a 59 años y rezagados en la capital, lo cual implica el mayor número de inmunizaciones en el menor tiempo.Las autoridades detallaron que se vacunó con su tercera dosis o refuerzo a 900 mil 844 adultos de 50 a 59 años, de un millón 78 mil 512 personas que se esperaban, lo que representa el 84% de este rango de edad con su esquema completo en su turno original.

Confiaron en que la siguiente semana acuda el resto de la población, pues recordaron que la dosis de refuerzo ayudará a protegerse ante el avance de la pandemia.

Adicional, indicaron que se llevó a cabo la aplicación de 27 mil 183 dosis contra COVID-19 al mismo número de adultos rezagados de 60 años y más; así como a 26 mil 948 personas rezagadas con primera dosis y de 30 mil 60 personas rezagadas con segunda dosis.

Finalmente se aplicaron un total de 54 mil 449 vacunas a docentes y personal de salud.Además, el gobierno capitalino informó que del lunes 31 de enero al sábado 5 de febrero, se llevará a cabo en 10 sedes, la aplicación de la dosis de refuerzo contra COVID-19 para adultos de 40 a 49 años residentes de las 16 Alcaldías de la Ciudad de México.

La aplicación de las mismas será conforme a letra inicial de apellido, tal como se ha venido haciendo en las últimas jornadas.

El gobierno de la Ciudad de México informó este viernes que será la próxima semana, a partir del martes 18 y hasta el miércoles 26, que se aplique la dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19 a personas de 50 a 59 años, residentes de las 16 Alcaldías.El director general de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), Eduardo Clark García, informó que será una jornada de vacunación de siete días en la que se estima que sean vacunados con su dosis de refuerzo un millón 50 mil personas de 50 a 59 años que ya cuentan con su esquema completo.“Estimamos entonces para el día 26 de enero tener al 43 por ciento de todos los adultos, al 43 por ciento de 7.1 millones de adultos de la Ciudad de México, ya con el refuerzo también conocido como la tercera dosis”, señaló el funcionario.La aplicación de la dosis de refuerzo para adultos de 50 a 59 años de las 16 Alcaldías de la capital se realizará conforme a la letra inicial de su primer apellido y recibirán la vacuna de AstraZeneca, sin importar qué vacuna hayan recibido anteriormente. Se enfatizó que para recibir la dosis de refuerzo, se tuvo que haber completado el esquema de vacunación hace más de seis meses, es decir, antes del 26 de julio de 2021.Se habilitarán 10 sedes para atender a las 16 alcaldías; se indicó que además del grupo de edad en cuestión, también se estará recibiendo a personas rezagadas de 60 y más años que no hayan podido acudir a recibir su dosis de refuerzo.El titular de Gobierno Digital de la ADIP adelantó que, tras concluir la vacunación de refuerzo a los adultos de 50 a 59 años se tiene previsto comenzar inmediatamente con el grupo de edad de 40 a 49 años; los detalles de los días y sedes se informarán el próximo viernes 21 de enero.

Las autoridades informaron que el número de hospitalizados en la Zona Metropolitana del Valle de México por COVID-19 o sospecha del mismo se encuentra en mil 493, de las cuales mil 259 son camas generales y 234 son camas que requieren intubación mecánica.«Queremos, aquí, recalcar que esto es algo que no había pasado en, prácticamente, toda la pandemia, la diferencia entre las curvas que tenemos de hospitalizados generales, que muestran, de acuerdo a lo que hemos platicado con distintos hospitales, hoy que tuvimos una reunión sectorial con todos los sectores de Salud públicos, características distintas de gravedad a lo que veíamos el año pasado; afortunadamente un menor número de las personas hospitalizadas en esta etapa está mostrando síntomas severos dentro del criterio de hospitalización, y es algo que vale la pena anotar», dijo el funcionario.En el caso concreto de la Ciudad de México, hay mil 239 hospitalizados, de los cuales mil 031 son hospitalizados general y 208 hospitalizados que requieren ventilador.

Se indicó que se tiene el registro de cerca de 7 mil contagios, en promedio, en la última semana, con días que ya se acercan entre los 8 mil a los 9 mil contagios reportados. Por ello calificaron como «notable el incremento con mayor velocidad de lo que vimos en la tercera y segunda ola, en términos de positivos identificados».

Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmaron este martes que la solo repetición de vacunas de refuerzo será insuficiente para evitar la aparición de variantes de nuevo coronavirus e instaron a mejorar las vacunas para frenar la transmisión de la enfermedad.

«Una estrategia de vacunación basada en dosis de refuerzo reiteradas» de las primeras vacunas «tiene pocas posibilidades de ser apropiada o viable», indicó en un comunicado el Grupo Técnico Asesor (GTA) de la OMS sobre la composición de las vacunas contra el nuevo coronavirus.

«Se necesitan y deben desarrollarse vacunas contra el COVID-19 con fuerte impacto en la prevención y la transmisión, además de la prevención de casos severos y de muertes», expresó el grupo.

A la espera de que esas vacunas estén disponibles, y a medida que el virus SRAS-CoV-2 vaya evolucionando, quizá haga falta actualizar la composición de las vacunas anticovid actuales, para asegurarse de que continúan aportando los niveles de protección recomendados por la OMS contra la infección y la enfermedad causada por las variantes, consideró el grupo de expertos.

Unas seis semanas después de que la variante Ómicron fuera identificada en Sudáfrica, los datos de varios países coinciden en dos puntos: Ómicron, que entra en la categoría de variantes preocupantes de la OMS, se transmite mucho más rápido que la variante Delta, anteriormente dominante y, globalmente, parece comportar formas menos graves de la enfermedad.

Ahora bien, no se sabe si esa gravedad aparentemente menor se debe a las características de la variante o al hecho de que Ómicron esté afectando a poblaciones parcialmente inmunizadas, ya sea por la vacuna o por una infección anterior.

Además, Ómicron está avanzando de forma intensa en numerosos países y los contagios se están duplicando cada dos o tres días, algo que no había ocurrido con las variantes anteriores.

Las mutaciones de Ómicron parecen permitirle reducir la inmunidad por anticuerpos contra el virus, por lo que probablemente puede contagiar a una cantidad importante de vacunados y reinfectar a personas que ya habían superado la enfermedad.

Sin hacer un anuncio oficial, o que haya sido anunciado en la mañanera del presidente como ha sucedido en otros momentos, el gobierno federal habilitó este miércoles el portal para que que todas las personas mayores de 40 años puedan registrarse para obtener su dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19.

Recordemos que ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo en su conferencia matutina que una vez que finalizara la vacunación para los adultos mayores de 60 años, que son quienes reciben actualmente la dosis de refuerzo, y se concluyera la vacunación para el personal de salud y educativo, comenzaría la aplicación para los mayores de 50 años.

No obstante lo dicho por el presidente, el registro se habilitó para para mayores de 40 años. No hay fecha de cuándo iniciaría la aplicación. Por ahora se sabe que la aplicación de dosis de refuerzo para trabajadores de la educación comenzará el próximo sábado.

A lo largo de este miércoles, cuando la página permitió el registro para estos nuevos grupos poblaciones, se ha presentado intermitencia y no todos los usuarios han podido ingresar.

Para hacer el registro, es necesario contar con el CUPR y conoce la fecha en que se recibió la última dosis del esquema; recordemos que se aconseja esperar al menos 6 meses entre la última vacuna recibida para aplicar el refuerzo.  Se pregunta en que entidad y municipio o delegación en se va a acudir por el refuerzo y datos personales.

Será este sábado, 8 de enero, cuando inicie en 16 estados del país, la aplicación de la dosis de refuerzo de la vacuna contra COVID-19, informó este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y autoridades de salud del gobierno federal.

El secretario de Salud, Jorge Alcocer, precisó que la meta es inmunizar a 2.7 millones de trabajadores de la salud, con la vacuna Moderna pese a que su primera dosis fue de la china CanSino.

La vacunación con Moderna será posible gracias a las 2.77 millones de dosis de este laboratorio donadas por el gobierno de Estados Unidos a México.

Las autoridades detallaron que cinco días después del comienzo, la Brigada Correcaminos se trasladará a otras 16 entidades para así cubrir todo el país, debido a que la totalidad de vacunas se recibirán en dos embarques desde Estados Unidos.

López Obrador aseguró que la aplicación de las nuevas dosis no significará un motivo para suspender clases presenciales.

El mandatario también anunció que al término de la vacunación de refuerzo a este sector y a personas adultas mayores, a quienes ya se les aplica en todo el país, se continuará con personas de 50 a 59 años.

“Tenemos vacunas pagadas hasta el mes de julio. Todo lo que se requiere para el refuerzo. Solo con COVAX son 50 millones de dosis que ya pagamos (160 millones de dólares de adelanto). Para que la gente tenga tranquilidad; quien quiera vacunarse hay vacuna. No hay problema de falta de vacunas”, sostuvo el mandatario.

El presidente llamó a la ciudadanía a mantener cuidados para prevenir contagios de COVID-19, aunque dijo “que no nos infundan miedo”, en referencia a la variante Ómicron.

López Obrador reiteró que la nueva variante no ha derivado en un aumento en las hospitalizaciones y defunciones a pesar de ser más contagiosa que las anteriores. «La variante Ómicron es, en efecto, muy contagiosa pero afortunadamente no está demandando de hospitalización ni tenemos casos de incremento en fallecimientos. Que la gente sepa esto. También seguir cuidándonos, pero no alarmarnos, que no nos infundan, que no nos metan miedo. Nosotros estaremos informando cualquier situación”, enfatizó.

La Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA) aprobó este lunes el uso de la vacuna de refuerzo contra la COVID-19 de Pfizer/BioNTech para los menores de entre 12 y 15 años, al considerar que los beneficios son mayores que los riesgos.

«Los beneficios de una dosis de refuerzo de Pfizer/BioNTech para proveer protección continuada contra la covid-19 y las posibles consecuencias asociadas de hospitalización y muerte son superiores a los riesgos potenciales en individuos de entre 12 y 15 años», indicó la FDA en un comunicado.

Además, el ente gubernamental también acortó el tiempo mínimo que debe pasar entre la pauta completa de la vacuna de Pfizer y la dosis de refuerzo, que ahora será de sólo cinco meses, y aprobó el uso de la dosis de refuerzo en algunos niños de entre 5 y 11 años con deficiencias en el sistema inmunitario.

«Con la actual oleada de la variante ómicron, resulta determinante que continuemos tomando medidas preventivas efectivas y que salvan vidas como la vacunación y las dosis de refuerzo, el uso de mascarillas y el distanciamiento social», indicó la comisionada interina de la FDA, Janet Woodcock.

Recordemos que los mayores de 18 años ya reciben en EUA la dosis de refuerzo de las vacunas disponibles desde hace semanas, mientras que los niños y niñas de entre 5 y 11 años comenzaron a recibir sus primeras inyecciones en noviembre pasado.

La autorización llega cuando Estados Unidos vive un récord de contagios de COVID-19 con la llegada de la variante Ómicron, con cerca de 400,000 al día en la última semana; además se produce cuando los menores se disponen a volver a clases después de las vacaciones de fin de año.

Las hospitalizaciones también aumentan pero por el momento se mantienen por debajo del pico registrado hace un año. Suben asimismo los ingresos de niños con COVID-19.

La decisión todavía tiene que ser respaldada por los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC), aunque la FDA afirma basarse en datos de Israel, donde miles de niños y adolescentes de entre 12 y 15 años ya han recibido la dosis de refuerzo.

Un modelo clínico difundido este viernes sugiere que la eficacia de las vacunas de refuerzo contra el COVID-19 provocada por Ómicron baja respecto a la variante Delta, aunque aún ofrecen una protección alta ante la enfermedad.

Los investigadores del Imperial College de Londres también analizaron en otro trabajo el riesgo de reinfección con Ómicron y detectaron que es 5.4 veces mayor que con Delta, lo que sugiere que la protección que ofrece una infección anterior ante la nueva variante podría ser menor del 19%.

Respecto a las dosis adicionales, el citado modelo clínico estima que después de dos dosis y la de refuerzo hay una reducción de 4.5 veces en los niveles de anticuerpos neutralizantes contra Ómicron respecto a Delta.

Para este trabajo, analizaron tres escenarios y en el peor, supusieron que la eficacia de las vacunas decae al mismo ritmo después del refuerzo que tras las dos dosis.

En este contexto, detectaron que la efectividad de los preparados para evitar hospitalizaciones dos meses después de administrarse el refuerzo pueden caer desde el 96.85% que ofrece ante Delta hasta el 80.1% para Ómicron.

Los investigadores indican que estos porcentajes se traducen en un «alto grado de protección individual», pero advierten de que la nueva variante provocará probablemente un gran número de infecciones y `puede afectar gravemente a la capacidad de los sistema sanitarios en todo el mundo.

«Mientras el grado de decadencia (de la eficacia) contra la enfermedad grave, que obliga a la hospitalización, es menor que contra la leve, incluso pequeñas reducciones en la protección pueden provocar aumentos significativos en ingresos hospitalarios y fallecimientos, sobre todo en grupos de alto riesgo», señalaron los responsables del estudio.

También precisaron que aunque estos resultados aún están rodeados de incertidumbre, dada la reciente aparición de Ómicron, apuntan a que será necesario desarrollar vacunas específicas para esta variante y/o dosis de refuerzo para «restaurar la protección».

No obstante, destacan que existen ahora «más evidencias» sobre cómo Ómicron puede «evadir de manera muy sustancial» la «inmunidad que otorgan tanto las infecciones previas como las vacunas».

El gobierno de la Ciudad de México informó este viernes que la capital del país permanecerá por lo menos una semana más en Semáforo Verde, esto debido a que hoy no hay oportunidad de cambio en los lineamientos oficiales del Gobierno federal.

Señalaron que habrá que esperar a la próxima semana para ver el puntaje que se le asigna a la Ciudad de México y con ello saber el color del semáforo en que permanecerá para cerrar el año, aunque señalaron que de acuerdo a cifras propias, se sigue en «números bastante bajos»; informaron que el puntaje intermedio que recibieron el día de ayer fue de 4 puntos de 40.

En cuanto a las personas hospitalizadas en el Valle de México se indicó que se sigue con una ligera tendencia a la baja en la última semana, pues se han reducido 19 espacios respecto al mismo día de la semana previa. Al día de hoy hay 487 hospitalizados, hace una semana eran 506.

Eduardo Clark, Director General de Gobierno Digital de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), precisó que si bien ya no se están viendo las mejorías que se registraron después del pico de la tercera ola, lo importante es que en el caso de hospitalizados no hay ningún tipo de repunte.Es el mismo caso para la Ciudad de México, donde en la última semana hubo una reducción de 23, para un total de 358 hospitalizados en la Ciudad de México, tanto en hospitales públicos y privados, por COVID o sospecha del mismo.

Sobre los casos activos de COVID-19, se indicó que se mantiene una tendencia a la baja, además que tampoco se ha visto ningún tipo de repunte en los casos, al corte de los primeros días de diciembre.Sin embargo, informaron que donde se registra un «ligerísimo ascenso», aunque se mantiene números muy bajos, es en la positividad. «Estamos en 2.5 por ciento en los últimos siete días, el mínimo histórico ha sido de 2.1», dijo el funcionario.«Seguimos en el Semáforo Verde, seguimos con una ligerísima tendencia a la baja en todos los indicadores que monitoreamos, no estamos viendo, todavía, ningún tipo de repunte ni en positivos, casos activos, ingresos hospitalarios, defunciones hospitalarias u ocupación hospitalaria; pero sí vale la pena que la gente conozca que no estamos viendo las mejorías tan claras que llegamos a tener durante varios meses», sostuvo Eduardo Clark.Sobre el Plan Nacional de Vacunación, se anunció que para la próxima semana solo se laborará los tres primeros días, pues a partir del jueves habrá un descanso dadas las fechas. Aún así, informaron que entre el lunes 20 y el miércoles 22 se buscará vacunar a 179 mil adultos de 60 y más años con su dosis de refuerzo a los residentes de tres alcaldías: Álvaro Obregón, Cuauhtémoc y Milpa Alta.El funcionario añadió que se tiene una proyección de que para el próximo 22 de diciembre, en términos de las alcaldías cubiertas, de las 16 alcaldías se van a tener cubiertas 11 con dosis de refuerzo para los adultos mayores. Solo faltarían Benito Juárez, Gustavo A. Madero, Iztacalco, Iztapalapa y Venustiano Carranza.