Tag

Reino Unido

Browsing

El primer ministro británico, Boris Johnson, dijo este lunes que un regreso casi a la normalidad en Reino Unido se podría dar a finales de junio, esto luego de presentar un plan «prudente» e «irreversible» para levantar el confinamiento que se impuso a raíz de la pandemia del Covid-19.

Recordemos que todo el país quedó confinado a principios de enero pasado para luchar contra el Covid-19 que ha dejado más de 120,000 muertos en Reino Unido y colocó a los hospitales al borde del colapso.

Como los efectos del confinamiento y las campañas de vacunación masiva se han traducido en una caída del número de nuevos casos, hospitalizaciones y fallecidos, Boris Johnson anunció este lunes en el Parlamento una estrategia de desconfinamiento en cuatro etapas.

«No podemos continuar de manera indefinida con las restricciones que debilitan nuestra economía, nuestro bienestar mental y físico», dijo Johnson ante los diputados. «Es por ello que es esencial que esta hoja de ruta sea prudente pero también irreversible», agregó.

En Inglaterra, la nación más poblada del Reino Unido con 56 millones de habitantes, las escuelas serán las primeras en beneficiarse, con una reapertura prevista el 8 de marzo. Luego, a partir del 29 de marzo, se levantará la consigna de quedarse en casa y volverán a permitir reuniones al aire libre limitadas a seis personas o dos hogares diferentes.

Los comercios no esenciales, las peluquerías, pubs (bares) y restaurantes (solo en espacios abiertos), cines y museos tendrán que esperar hasta el 12 de abril para reabrir. Los cines, hoteles, estadios (hasta un máximo de 10,000 personas) y la hotelería-restauración al interior podrán reabrir el 17 de mayo, fecha a partir de la cual miembros de diferentes hogares podrán reunirse en espacios cerrados.

Si la situación sanitaria lo permite, las restricciones que limitan los contactos sociales quedarán levantadas el 21 de junio, al igual que las jornadas de trabajo remoto.

Boris Johnson afirmó que toda decisión sería tomada en función de los elementos científicos a su disposición, como la eficacia de las vacunas anti-Covid y la disminución en el registro de hospitalizaciones.

Y es que la campaña de vacunación iniciada en diciembre pasado ha avanzado de manera favorable: un adulto de cada tres ya ha recibido la primera dosis. En la primera fase de la campaña de vacunación, 15 millones de personas habían recibido la primera dosis a mediados de febrero, entre ellos los mayores de las residencias de ancianos. Desde entonces, la campaña se ha ampliado a los mayores de 65 años y a las personas «clínicamente vulnerables».

Para mediados de abril, los mayores de 50 años deberían haber recibido todos una primera dosis de la vacuna. El gobierno ha prometido que todos los adultos recibirán una primera inyección de la vacuna contra el Covid para finales de julio, adelantando este objetivo inicialmente previsto para septiembre.

«Creo fundamentalmente que el programa de vacunación cambió la situación a nuestro favor», subrayó el primer ministro.

Reino Unido autorizó este miércoles el primer estudio mundial en el que se infectará a voluntarios sanos para analizar el comportamiento del coronavirus y acelerar así el desarrollo de vacunas y fármacos contra la COVID-19.

El ministro de Empresa, Energía y Estrategia Industrial, Kwasi Kwarteng, explicó que estas pruebas clínicas, a las que el gobierno aporta 33.6 millones de libras, empezarán en las próximas semanas, tras haber recibido ya la aprobación del comité de ética.

Con este estudio, el país reafirma así su liderazgo en investigación durante la pandemia, pues en el país hay otras iniciativas como la realización por parte de la universidad de Oxford del primer estudio en niños sobre la eficacia de la vacuna que creó con la farmacéutica AstraZeneca.

El Reino Unido, uno de los lugares del mundo con más muertes por COVID-19 per cápita, lidera también la inoculación de primeras dosis de la vacuna, que ya han recibido 15 millones de personas de grupos prioritarios desde el pasado 8 de diciembre.

En el ensayo anunciado hoy, 90 candidatos de entre 18 y 30 años serán infectados con muestras del coronavirus en la nariz y luego pasarán catorce días supervisados en un hospital, para averiguar, en una primera fase, la cantidad mínima de virus requerida para que se produzca infección, lo que facilitará después probar vacunas y fármacos.

Estos jóvenes deberán someterse a varios análisis posteriores, por lo que recibirán una ayuda económica, que según la cadena BBC, sería de 4,500 libras al año.

Cuando se haya determinado el comportamiento del virus, la intención es, previa autorización de los reguladores, administrar vacunas consideradas seguras a un grupo de voluntarios a los que se infectará con el SARS-CoV-2, a fin de comprobar la reacción inmune y que esto sirva para afinar y acelerar los ensayos de los preparados a mayor escala.

La variante del virus con la que se infectará inicialmente a los voluntarios, que están ahora siendo reclutados, será la que circula en el Reino Unido desde marzo de 2020 y que se ha demostrado que es de bajo riesgo para adultos jóvenes sanos.

Trabajarán conjuntamente en estas pruebas clínicas la Unidad de Vacunación del Gobierno, el laboratorio especializado hVIVO, la universidad Imperial College London y la fundación de sanidad pública Royal Free London.

El Gobierno dice que consultará en todo momento con el servicio nacional de salud (NHS) para asegurar que el estudio no afecta a su capacidad para tratar a los pacientes hospitalizados durante la pandemia.

Los estudios donde se infecta a personas sanas, en lugar de esperar a que se contagien de forma natural, como se ha hecho hasta ahora en el desarrollo de las vacunas anticovid, se usan ya para la generación de vacunas y tratamientos contra enfermedades como la malaria, fiebre tifoidea, resfriado común, gripe o norovirus.

Sin embargo, en este caso se planteaba un dilema ético añadido, dado que la COVID-19 es una enfermedad para la que no hay cura y cuyos efectos a largo plazo se desconocen.

En el comunicado, Kwarteng afirma que los ensayos, que se harán bajo estricta supervisión médica, son necesarios para «agilizar el conocimiento de los científicos sobre cómo afecta el coronavirus», y, en última instancia, propiciarán «el rápido desarrollo de vacunas».

La variante del coronavirus encontrada por primera vez en la región británica de Kent es preocupante porque podría afectar la protección que ofrecen las vacunas contra el COVID-19, según la jefa del programa de vigilancia genética del Reino Unido.

La variante de Kent «va a barrer el mundo, con toda probabilidad», dijo Sharon Peacock, directora del consorcio COVID-19 Genomics UK (Cog-UK) en entrevista con la cadena BBC.

Mientras el nuevo coronavirus ha matado a 2.35 millones de personas, y trastornado la vida de todo el mundo, las nuevas variantes han hecho temer que las vacunas deban ajustarse y que la gente necesite reforzar la inoculación.

Peacock dijo que las vacunas hasta ahora son eficaces contra las variantes en el Reino Unido, pero que las mutaciones podrían socavar los resultados de la vacunación.

«Lo preocupante de esto es que la variante 1.1.7. que hemos tenido circulando está empezando a mutar de nuevo y a obtener nuevas mutaciones que podrían afectar a la forma en que manejamos el virus en términos de inmunidad y eficacia de las vacunas», añadió Peacock.

Esa nueva mutación, identificada por primera vez en Bristol, en el suroeste de Inglaterra, ha sido designada como «variante preocupante», por el Grupo Asesor de Amenazas de Virus Respiratorios Nuevos y Emergentes.

Hasta ahora hay 21 casos de esa variante que tiene la mutación E484K, que se produce en la proteína de la espiga del virus, el mismo cambio que se ha visto en las variantes sudafricana y brasileña.

Hay tres variantes principales conocidas que preocupan a los científicos: La sudafricana, conocida por los científicos como 20I/501Y.V2 o B.1.351; la británica o de Kent, conocida como 20I/501Y.V1 o B.1.1.7; y la brasileña conocida como P.1.

Las vacunas desarrolladas por Pfizer/BioNTech y AstraZeneca /Oxford protegen contra la principal variante británica.

«Una vez que hayamos controlado el virus o que haya mutado para dejar de ser virulento, es decir, para causar enfermedades, podremos dejar de preocuparnos por él. Pero creo que, de cara al futuro, vamos a seguir haciendo esto durante años. En mi opinión, seguiremos haciéndolo 10 años», remató la expera.

El gobierno de Reino Unido anunció este jueves que prohibirá la llegada de vuelos procedentes de Portugal y de catorce países de Sudamérica, con el fin de evitar la propagación de una nueva variante del coronavirus que se detectó en Brasil.

El ministro británico de Transporte, Grant Shapps, informó de que estarán suspendidas las llegadas a partir de esta madrugada desde Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela.

Indicó que los vuelos de Portugal también se restringirán debido a sus fuertes vínculos de viaje con Brasil. Sin embargo, aclaró que existirá una exención para los transportistas que viajan desde Portugal, para permitir el transporte de bienes de primera necesidad.

Detalló que la medida no se aplicará para los ciudadanos británicos e irlandeses ni a los nacionales de terceros países con derechos de residencia en Reino Unido, aunque dichas personas que regresan de los destinos identificados deberán auto aislarse por diez días.

Recordemos que una nueva variante, originaria de la Amazonía brasileña, cuyo hallazgo anunció el domingo pasado Japón, está siendo analizada y podría impactar la respuesta inmunitaria, según ha indicado la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se refiere a ella como una «variante preocupante».

El Reino Unido ya había suspendido los viajes directos procedentes de Sudáfrica, a raíz del descubrimiento de otra variante del virus en ese país.

La Secretaría de Salud, a través del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre), confirmó ayer que se detectó el primer caso de la nueva variante del SARS-CoV-2, conocida como B.1.1.7, en nuestro país, misma que se identificó por primera vez en septiembre del año pasado en Reino Unido.

Detalló que se trata de un ciudadano extranjero de 56 años de edad que arribó el pasado 28 de diciembre al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), en un vuelo procedente de Ámsterdam, y el 29 de diciembre se trasladó a Matamoros, Tamaulipas.

El director general de Epidemiología, José Luis Alomía Zegarra, dio a conocer las acciones que se han realizado en México a través del Sistema de Vigilancia Epidemiológica, a partir de la detección de la nueva variante en Reino Unido, como el seguimiento puntual en los principales puntos de entrada al país, sobre todo el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y el aeropuerto internacional de Cancún que reciben vuelos directos, través de los puntos de control sanitario.

Además de la confirmación del caso, el funcionario señaló que se da seguimiento de los contactos que pudieron haber sido contagiados; es decir, las personas que estuvieron a menos de dos metros de distancia de la persona por un tiempo mínimo de 20 minutos y que no aplicaron medida alguna de protección.

Al detallar el caso que se confirmó el día de hoy, Alomía Zegarra explicó que se hizo la secuenciación completa del genoma de la muestra con resultado positivo a SARS-CoV-2 de esta persona con antecedente de viaje internacional, ya que se identificaron las mutaciones específicas de la nueva variante. La secuenciación reveló que la muestra corresponde al linaje de la nueva variante detectada en Reino Unido.

Dijo que la persona llegó a nuestro país asintomática. Por protocolo de la empresa donde labora, se le realizó la prueba por PCR, la cual resultó positiva, e inmediatamente se mantuvo aislada y en seguimiento médico. Para el 4 de enero fue remitido a un hospital privado debido a una saturación de oxígeno de 84%. El 8 de enero fue hospitalizado debido a la progresión de la enfermedad y en la actualidad se encuentra intubado.

Después de la identificación de este caso y ante la sospecha de que pudiera tratarse de la nueva cepa en un viajero internacional, Alomía Zegarra detalló que Tamaulipas envió la muestra al Indre para su secuenciación genómica, como se estableció en el protocolo específico que le fue notificado a todas las secretarías estatales de Salud.

En cuanto al seguimiento de todos los contactos que viajaron en el mismo vuelo que el caso confirmado de la nueva variante del virus, de la Ciudad de México a Tamaulipas, incluyendo la tripulación, se detalló que dos personas presentaron síntomas, pero salieron negativas a las pruebas diagnósticas y 31 permanecen asintomáticas y están aisladas, mientras que 12 no han sido localizadas para constatar su estado de salud.

El funcionario reveló que de acuerdo con un estudio realizado en Reino Unido sobre esta nueva variante, se encontró mayor transmisibilidad. Sin embargo, detalló, se realizan estudios más amplios para conocer si el incremento en la transmisibilidad de la enfermedad está directamente relacionado con la nueva variante, o también influye el incremento de la movilidad.

Añadió que la experiencia internacional confirma que la vacuna contra COVID-19 de Pfizer BioNTech también protege de la enfermedad que genera esta nueva variante de SARS-CoV-2.

La justicia británica rechazó este miércoles dejar en libertad a Julian Assange, a la espera de que Estados Unidos apele la decisión de no extraditarlo, pese a que sus abogados aseguraron que el fundador de WikiLeaks no huiría a México, que le ofreció asilo.

Dos días después de su primera victoria judicial, cuando invocando el riesgo de suicidio la jueza londinense Vanessa Baraitser decidió no entregarlo a Estados Unidos, Assange vio frustrada su ambición de recuperar la libertad, de la que lleva privado más de ocho años.

«Hay razones para creer que si el señor Assange es puesto en libertad hoy no se presentará en la corte para hacer frente a los procedimientos de apelación», afirmó la jueza.

«Es una gran decepción», reaccionó tras la vista la abogada sudafricana Stella Morris, compañera sentimental del australiano de 49 años, llamando «al departamento de Justicia (estadounidense) a retirar los cargos».

Por su parte, Kristinn Hrafnsson, editor jefe de WikiLeaks, pidió al presidente saliente Donald Trump y al electo Joe Biden que «consideren el perdón».

Contra la liberación de Assange, la fiscalía aseguró que este dispone de «recursos» para huir y se refirió a la oferta de asilo hecha por México el lunes pasado.

El abogado del australiano, Edward Fitzgerald, argumentó que se habían malinterpretado las palabras del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), cuya oferta se aplicaría solo al final de todo el proceso y que en ningún caso abrió las puertas de su embajada en Londres.

Recordemos que en 2012 Assange se refugió en la embajada de Ecuador en la capital británica vulnerando una libertad bajo fianza impuesta a la espera de examinar su extradición a Suecia, que lo reclamaba por violación, cargos que fueron abandonados desde entonces.

Allí vivió encerrado siete años hasta su espectacular detención por la policía británica en abril de 2019, cuando el presidente Lenín Moreno le retiró el apoyo que le había concedido su predecesor Rafael Correa. Desde entonces, el australiano se encuentra recluido en la prisión londinense de alta seguridad de Belmarsh.

Estados Unidos, que quiere juzgarlo por espionaje a raíz de la publicación de unos 700,000 documentos militares y diplomáticos secretos, anunció que apelará la decisión británica de no extraditarlo. Y hasta que eso ocurra, Assange permanecerá encarcelado.

Reino Unido vuelve al estricto confinamiento del pasado marzo, por la alarmante expansión de la nueva variante del coronavirus, que amenaza con colapsar los hospitales, una noticia que se conoce el mismo día en que el país empezó a administrar la vacuna contra la covid-19 de Oxford/AstraZeneca.

En un mensaje dirigido a la nación, el primer ministro Boris Johnson remarcó que la nueva cepa, entre un 50% y un 70% más contagiosa, se está propagando «de manera frustrante y alarmante» y dijo de que los hospitales «están soportando más presión por el Covid que en cualquier momento desde el principio de la pandemia».

Entre las nuevas directrices detalladas hoy, que forman parte del tercer confinamiento, Johnson instruyó a los ciudadanos a quedarse en sus casas y solo salir «por motivos limitados», entre ellos comprar productos esenciales, buscar ayuda médica, como solicitar una prueba Covid-19-, trabajar si es absolutamente necesario, hacer ejercicio o escapar de situaciones de abuso doméstico.

En cuanto a los colegios y universidades, estos centros impartirán sus clases a distancia desde mañana y hasta mediados de febrero aunque se mantendrán operativos los servicios de cuidado de los más pequeños, como guarderías.

Pese a las nuevas pautas, Johnson destacó como «gran diferencia» entre este nuevo confinamiento y el anterior el hecho de que el país está en esta ocasión sumido «en la mayor campaña de vacunación de la historia» del Reino Unido.

Recordemos que Brian Pinker, de 82 años, fue la primera persona en ser vacunada con el compuesto desarrollado por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca, después de que la vacuna recibiese el visto bueno de los reguladores el pasado 30 de diciembre.

La nueva vacuna, que se añade al programa de inmunización iniciado el 8 de diciembre con el de Pfizer/BioNTech, fue suministrado a Pinker por la enfermera Sam Foster en el hospital universitario Churchill de Oxford, antes de que medio millón de dosis sean suministradas esta semana a los grupos más vulnerables.

El gobierno confía en acelerar las vacunaciones ante el inquietante aumento de los contagios, que las autoridades sanitarias relacionan con la nueva variante del coronavirus, tras registrarse hoy en el conjunto del país 58,784 nuevos casos, la cifra más alta desde el comienzo de la pandemia.

También los principales asesores médicos del país recomendaron hoy elevar el nivel de alerta, de 4 al 5, y señalaron que el sistema sanitario público «podría verse desbordado en 21 días» a menos que se adopten medidas más duras.

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, podría salir el próximo miércoles de prisión, según uno de sus abogados, Carlos Poveda.

La proyección del abogado se da luego de que esta mañana una jueza británica negara su extradición a Estados Unidos por motivos de salud pese a la solicitud de Washington, que acusa al australiano de espionaje por difundir miles de documentos oficiales y secretos a través de su portal.

«El miércoles la justicia británica tiene una audiencia para verificar la libertad inmediata de Julian. Esperamos que el miércoles salga libre», indicó Poveda en declaraciones a la agencia de noticias rusa Sputnik.

Poveda aprovechó para comentar sobre la oferta de asilo planteada por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y ha señalado que es «poco probable» que la acepte, pues el proceso judicial para la extradición podría durar aún hasta dos años.

«Todavía estamos pendientes del juicio de extradición. Pero de todas maneras agradecemos al presidente López Obrador por su disposición de generar un asilo», respondió al ser cuestionado sobre el tema. Recordó que también hay propuestas de asilo de Francia y Bélgica.

Y es que este lunes la jueza británica Vanessa Baraitser ha considerado probado que Assange se ha causado daños a sí mismo y tiene una tendencia suicida, razón por la cual deniega la extradición a Estados Unidos. «La impresión general es la de un hombre deprimido y en ocasiones desesperado que teme por su futuro», ha indicado, según la cadena BBC.

Assange se encuentra detenido actualmente en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, en el sureste de Londres, «casi en total aislamiento», según la jueza.

Un tribunal británico rechazó este lunes por razones de salud la petición de Estados Unidos para extraditar al fundador de Wikileaks, Julian Assange, acusado de espionaje por las autoridades norteamericanas tras difundir miles de documentos oficiales y secretos a través de su portal.

Wikileaks ha informado en Twitter del rechazo de la petición estadounidense, lo que libra a Assange en principio de un traslado que habría supuesto el inicio de un proceso penal en el que podría ser condenado hasta a 175 años de cárcel.

La jueza Vanessa Baraitser ha considerado probado que Assange se ha causado daños a sí mismo y tiene una tendencia suicida. «La impresión general es la de un hombre deprimido y en ocasiones desesperado que teme por su futuro», ha indicado la jueza, según la cadena BBC.

«Encuentro que la condición mental del señor Assange es tal que sería opresivo extraditarlo a los Estados Unidos de América», expresó la magistrada. Añadió que Assange es «un hombre deprimido, a veces preso de la desesperanza» quien tiene «la inteligencia y la determinación» de burlar cualquier medida contra el suicidio aplicada por las autoridades penitenciarias estadounidenses.

Assange se encuentra detenido actualmente en la prisión de máxima seguridad de Belmarsh, en el sureste de Londres, «casi en total aislamiento», según la jueza.

Recordemos que la defensa de Assange ya venía advirtiendo de que su salud se ha deteriorado gravemente en los últimos años, víctima de una concatenación de acusaciones que tienen como origen los documentos filtrados en 2010.

La jueza, sin embargo, ha rechazado todos los argumentos legales presentados por la defensa, entre ellos las dudas expresadas sobre la posibilidad de que Assange no fuese sometido a un juicio justo en Estados Unidos. El Departamento de Justicia norteamericano tiene ahora dos semanas para recurrir el dictamen de este lunes.

Assange permanecerá por el momento en la cárcel de Belmarsh, a la espera de que el miércoles se celebre una nueva vista en la que se determinará si debe seguir o no en prisión provisional.

Assange, quien estuvo presente en la audiencia judicial, se frotó la frente con la mano cuando escuchó la decisión. Su pareja Stella Moris, con quien tiene dos hijos pequeños, sollozó.

El secretario general de Reporteros Sin Fronteras, Christophe Deloire, ha señalado que independientemente de cuáles hayan sido los «argumentos oficiales» de la jueza, la decisión es «histórica para el derecho a la información», en la medida en que no añade una «amenaza adicional» al periodismo de investigación. «Una extradición habría sentado un precedente», ha afirmado.

También Amnistía Internacional ha expresado en Twitter su satisfacción por la resolución del caso, aunque ha incidido en que Reino Unido no queda «absuelto» por haberse dejado enredar en un proceso con «motivaciones políticas» que en última instancia «ha llevado a juicio la libertad de prensa y la libertad de expresión».

Después de que se conociera la decisión de la juez británica, el gobierno federal mexicano anunció que, a través de la cancillería, hará gestiones con Reino Unido para ofrecer asilo político al fundador de Wikileaks.

«Voy a pedirle al secretario de Relaciones Exteriores que haga los trámites correspondientes para que se solicite al gobierno del Reino Unido la posibilidad de que el señor Assange quede en libertad y que México le ofrece asilo político», dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en su conferencia de prensa matutina.

López Obrador dijo que México ofrece asilo con protección pero también con «la responsabilidad de cuidar que el que recibe el asilo no intervenga ni interfiera en asuntos políticos de ningún país».

México ha ofrecido antes asilo político a otras figuras internacionales, recientemente al expresidente boliviano Evo Morales, quien llegó al país en noviembre de 2019 tras renunciar a la presidencia de su país.

Una trabajadora del sector salud de Alaska, Estados Unidos, sufrió una fuerte reacción alérgica después de haber recibido ayer la vacuna de Pfizer contra el Covid-19 y tuvo que ser hospitalizado, explicaron este miércoles fuentes familiarizadas con lo sucedido a los diarios The Washington Post y The New York Times.

La trabajadora sanitaria, cuya identidad se desconoce, no había sufrido anteriormente reacciones alérgicas a ningún medicamento, aunque no se sabe si tenía otro tipo de alergias, dijo una persona con conocimiento del tema a The New York Times.

Después de haber recibido la vacuna el martes, la persona afectada se encontraba hoy, miércoles. aún en el hospital en condición estable, de acuerdo con The Washington Post.

Lo sucedido recuerda a otros dos casos similares que se registraron en Reino Unido, donde dos personas con historial de alergias severas sufrieron una reacción negativa a la vacuna desarrollada por Pfizer y su socio alemán BioNtech.

Al respecto, la agencia que regula los fármacos en Reino Unido emitió una advertencia para pedir que no se vacunen todas aquellas personas que en el pasado hayan experimentado reacciones alérgicas graves a fármacos, algunos alimentos u otra vacuna.

Sin embargo, en Estados Unidos, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) sí permiten que se vacunen las personas con alergias severas, pero les piden que se queden bajo supervisión médica 30 minutos después de recibir la inyección para poder verificar cualquier efecto adverso.

En una rueda de prensa, autoridades de Alaska informaron esta tarde que la trabajadora del sector sanitario presenta una anafilaxis, tal como sucedió como los dos empleados médicos del Reino Unido.

Todos ellos sufrieron una reacción anafiláctica, cuyos síntomas pueden incluir erupción cutánea, náuseas, vómitos y dificultad para respirar y que, de no tratarse de inmediato, generalmente con epinefrina, puede provocar pérdida de conocimiento y hasta la muerte.

En la rueda de prensa, el doctor Lindy Jones, que atendió a la mujer afectada, detalló que la reacción alérgica empezó unos 10 minutos después de que se le pusiera la inyección.

La paciente comenzó a desarrollar una sarpullido rojo y fue trasladada a la sala de emergencias del hospital regional Bartlett, de la ciudad de June, donde había acudido a inmunizarse dentro de la campaña de vacunación contra el Covid-19.

Una vez en urgencias, la mujer presentó dificultades para respirar, el sarpullido se le extendió por el rostro y el torso, y su ritmo cardíaco se aceleró, de manera que los médicos decidieron tratarla con epinefrina y otros medicamentos. Finalmente, determinaron que se trataba de una reacción anafiláctica y la dejaron ingresada en observación en la unidad de cuidados intensivos, aunque ya está casi recuperada.

«Durante todo ese tiempo, aún estaba entusiasmada por haberse puesto la vacuna y por los beneficios que le daría en el futuro», dijo Jones con una sonrisa durante la rueda de prensa.

México y Reino Unido firmaron este martes un nuevo acuerdo que asegura la continuidad del libre comercio entre los dos países, y libre de aranceles tras la salida de la Unión Europea.

«El Acuerdo de Continuidad Comercial México – Reino Unido es resultado de intensos meses de trabajo entre ambos Gobiernos, con el objetivo de lograr un acuerdo beneficioso para todas las partes», indicó la embajadora de Reino Unido en México, Corin Robertson.

Ambos países se comprometieron a comenzar unas nuevas negociaciones comerciales el próximo año para ampliar el acuerdo rubricado este martes.

Por su parte la secretaria de Economía de México, Graciela Márquez, destacó tras la firma que la nueva alianza permite mantener certeza y reglas claras en el intercambio comercial para beneficio de los agentes económicos de ambas partes.

«El instrumento que hoy firmamos guarda una particular importancia que evitará que, ante la salida del Reino Unido de la Unión Europea, una gran cantidad de bienes enfrenten aranceles en ambos mercados. Asimismo, beneficiará a sectores de suma relevancia para México, como el automotriz», señaló Márquez.

Precisó que mediante el acuerdo firmado este martes no solo se mantiene el acceso comercial presencial del que ambos países se han beneficiado al amparo del TLCUEM (tratado con la Unión Europea), sino que se reitera la voluntad compartida por seguir siendo socios económicos estratégicos.

La ministra de Comercio Internacional de Reino Unido, Liz Truss, celebró que el acuerdo «asegura el acceso a los mercados» por parte de ambos países.

Reino Unido dio así un paso más para adherirse al Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT), un tratado al que buscará integrarse a inicios de 2021 con el apoyo de México. «México ha florecido como parte del dinámico TIPAT y nuestra adhesión permitirá a ambos países ir más allá en áreas de interés mutuo, comercio digital, inversiones y servicios», expresó Truss.

El acuerdo de continuidad comercial permitirá un ahorro de 79 millones de dólares en aranceles.

Recordemos que el comercio entre México y Reino Unido tuvo un valor de 5,212 millones de dólares, lo que representó un incremento de 12.5% en comparación con 2018.

Una nueva variante que se propaga con gran rapidez del SARS-CoV-2, el coronavirus que causa el Covid-19, ha sido identificada en el Reino Unido, anunció este lunes el ministro británico de Sanidad, Matt Hancock.

En una declaración ante la Cámara de los Comunes, Hancock aseguró que en los últimos días los científicos británicos han detectado «una nueva variante de coronavirus que puede estar asociada a la propagación más rápida en el sur de Inglaterra».

El ministro anunció en esa misma comparecencia que Londres, así como partes de los condados de Essex (este de Inglaterra) y Hertfordshire (al norte de la capital), pasan al nivel máximo de restricciones, por lo que a partir del miércoles deberán cerrar bares y restaurantes salvo para entregas a domicilio.

Todavía se desconoce hasta qué punto el incremento de contagios en todas las franjas de edad se debe a la nueva cepa, pero la situación hace necesarias «acciones rápidas y decisivas», enfatizó Hancock.

Hasta el momento se han identificado más de mil casos de esta nueva variante, especialmente en el sur de Inglaterra, y las autoridades británicas ya lo han notificado a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hancock añadió que no hay ninguna prueba de que la variante tenga efectos más nocivos sobre la salud de los enfermos y consideró «muy improbable» que las vacunas desarrolladas contra el Covid pierdan efectividad con la nueva cepa.

El consejero médico del Gobierno británico, Chris Whitty, detalló por su parte en una rueda de prensa que esta nueva cepa «contiene bastantes más mutaciones que otras» conocidas, por lo que los científicos se han tomado su vigilancia «particularmente en serio».

Con todo, indicó que sería «sorprendente» que quedara fuera del alcance de las vacunas investigadas hasta ahora, dado que todavía no se han inmunizado al grueso de la población y no ha habido «presión selectiva» sobre el virus en ese sentido.

Whitty no descartó que la cepa se haya extendido ya por otros países, aunque el Reino Unido haya sido el primero en detectarla.

Por otro lado, la decisión del Gobierno de meter a Londres en el nivel 3 de restricciones (riesgo muy alto) llega menos de dos semanas después de que terminase el confinamiento de un mes al que Inglaterra estuvo sometida hasta el pasado 2 de diciembre.

La medida implica que no podrá haber ningún tipo de reunión social bajo techo y que sólo se permitirán encuentros entre gente de diferentes hogares en el exterior, y con un máximo de seis personas. También conlleva el cierre de toda la hostelería, salvo comidas para llevar o entregas a domicilio, y la recomendación de evitar cualquier viaje fuera de la zona sometida a esas restricciones.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha pedido también al Ejecutivo que se cierren de inmediato los colegios de educación secundaria, entre cuyos estudiantes se registra un rápido crecimiento de casos.

Por su parte la responsable técnica de la gestión de la pandemia de COVID-19 en la Organización Mundial de la Salud (OMS), Maria Van Kerkhove, ha señalado que «hasta ahora no hay pruebas» de que la nueva cepa del  virus de COVID-19 detecta en Reino Unido «se comporte de manera
diferente».

En rueda de prensa, Van Kerkhove ha resaltado que esta variante ya ha  sido analizada por el Grupo de Trabajo de Evolución de Virus de la  OMS. «Ha surgido en el contexto de las variantes de visón identificadas en otros lugares», ha asegurado.

En esta misma línea, el director ejecutivo del programa de  emergencias de la OMS, Mike Ryan, ha apuntado que este tipo de mutaciones son en realidad bastante comunes.

Responsables del servicio de sanidad pública británico advirtieron este miércoles de que las personas con un historial de reacciones alérgicas significativas no deberían recibir de momento la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por Pfizer/BioNTech.

La advertencia se produjo después de que dos trabajadores del Servicio Nacional de Salud (NHS) británico, que estuvieron entre los primeros en recibir la vacuna el martes, sufrieran reacciones alérgicas y necesitaran tratamiento.

El director médico del NHS en Inglaterra, Stephen Powis, explicó que ambas personas, que tenían un historial de alergias, se estaban recuperando correctamente.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA), organismo independiente británico que la semana pasada se convirtió en el primero del mundo en autorizar esta vacuna, ha aconsejado ahora que «las personas con un historial significativo de reacciones alérgicas no la reciban» como precaución, añadió.

Las reacciones alérgicas «significativas» incluyen medicamentos, alimentos o vacunas, según la MHRA.

El martes, miles de habitantes del Reino Unido se convirtieron en los primeros del mundo occidental en recibir una vacuna contra el Covid-19, cuando el NHS comenzó la mayor campaña de vacunación desde su creación en 1948.

La vacuna de Pfizer/BioNTech se administra en dos dosis, con 21 días de diferencia.Las personas mayores de 80 años, sus cuidadores y el personal sanitario son los primeros designados para ser vacunados.

El país ha recibido unas 800,000 dosis de la vacuna en el primer lote de un pedido total de 40 millones que debe ir llegando en los próximos meses.

El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, dijo el martes que entendía la inquietud internacional por la velocidad con la que las compañías farmacéuticas han producido vacunas contra el coronavirus. Pero insistió en que se respetaron todos los protocolos de seguridad.

Pfizer afirmó que el MHRA les había informado de las reacciones alérgicas, pero que durante los ensayos clínicos de fase 3 en más de 40,000 personas, la vacuna fue «generalmente bien tolerada, sin que se hayan registrado problemas de seguridad graves».

Reino Unido autorizó este miércoles el uso de emergencia de la vacuna contra el Covid-19 desarrollada por la farmacéutica estadounidense Pfizer y la alemana BioNTech, dando luz verde a la primera del mundo contra el coronavirus que está respaldada por ciencia rigurosa y que busca ayudar a poner fin a la pandemia que ha golpeado el mundo.

El visto bueno a la vacuna coincide con un repunte de los contagios en Estados Unidos y Europa, que eleva la presión sobre hospitales y morgues en algunos lugares y obliga a imponer nuevas restricciones que han afectado en gran medida a las economías.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA), encargada de conceder las licencias a los fármacos en Gran Bretaña, recomendó el uso de la vacuna tras revisar los resultados de los ensayos clínicos que mostraron que tenía una efectividad general del 95%, y que ofrecía una protección significativa a los ancianos, que están entre los grupos de riesgo.

«La ayuda está en camino», dijo el secretario británico de Salud, Matt Hancock, a la BBC, agregando que la situación podría comenzar a mejorar en los próximos meses. «Ahora tenemos una vacuna. Somos el primer país del mundo que tiene una autorizada formal y clínicamente, pero hasta entonces tenemos que aguantar, tenemos que mantener nuestra determinación», afirmó.

Recordemos que Estados Unidos y la Unión Europea también están revisando el fármaco de Pfizer, además de uno similar de su competidor Moderna Inc. Los reguladores británicos evalúan además otra fabricada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Gran Bretaña espera recibir el primer cargamento de 800.000 dosis «en unos días», dijo Hancock, señalando que la campaña de vacunación comenzará en cuanto el Servicio Nacional de Salud tenga el fármaco. Se espera que este mismo miércoles se presenten los detalles del plan de vacunación, aunque Hancock adelantó que los residentes en centros de mayores, las personas de más de 80 años y los trabajadores de la salud estarán entre los primeros en inmunizarse.

El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, calificó la decisión británica como «un momento histórico». «Nos estamos centrando en avanzar con el mismo nivel de urgencia para suministrar de forma segura una vacuna de alta calidad en todo el mundo», afirmó Bourla en un comunicado.

Sobre la autorización en Reino Unido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo este miércoles que recibió datos de Pfizer y BioNTech sobre su vacuna contra el COVID-19 y que la está revisando para una «posible inclusión en una lista de uso de emergencia», un referencial para que los países la autoricen a nivel nacional.

La MHRA afirmó que la OMS está en discusiones con la agencia sobre la posibilidad de acceder a parte de la información de su evaluación, que podría acelerar su inclusión en el listado de emergencia.

En el marco del anuncio del gobierno de Reino Unido, el presidente ruso, Vladimir Putin, pidió a las autoridades sanitarias que comiencen a finales de la próxima semana las vacunaciones «a gran escala» contra el coronavirus en el país.

«Les pediría que organicen el trabajo para que a finales de la semana que viene comencemos la vacunación a gran escala», declaró el mandatario en una videoconferencia, dirigiéndose a su vice primera ministra, a cargo de la Salud, Tatiana Golikova, estimando que «la industria y las infraestructuras están listas».

Por su parte el ministro de Salud ruso, Mikhail Murashko, aseguró que más de 100,000 personas ya han sido vacunados contra el COVID-19, esto durante una presentación por parte de Moscú de su vacuna Sputnik V ante Naciones Unidas.

El canciller Marcelo Ebrard también se refirió a la autorización que la vacuna de Pfizer-BioNTech recibió en Reino Unido.

Indicó que en México la autoridad regulatoria, la Secretaría de Salud a través de la Coferpis, ya tiene la solicitud correspondiente de autorización para la vacuna contra el nuevo coronavirus, reiterando que la vacunación en nuestro país comenzará este mes.

«Lo que muchos suponían imposible ahora es una realidad: la vacunación está por iniciar en diciembre 2020», indicó Ebrard.

La jueza británica Vanessa Baraitser dictaminará el 4 de enero de 2021 si autoriza la extradición de Julian Assange a Estados Unidos, que lo reclama por 18 delitos de espionaje e intrusión informática castigados con hasta 175 años de cárcel en ese país.

La magistrada fijó este jueves la fecha de su dictamen al término de un juicio de cuatro semanas en el tribunal londinense de Old Bailey, en el que han declarado numerosos testigos de la defensa del fundador de WikiLeaks, que se niega a su entrega a las autoridades estadounidenses.

Assange, que considera que EUA tiene «motivaciones políticas», permanecerá en prisión preventiva mientras sigue su proceso, que podría alargarse si, como es previsible, la defensa apela el fallo.

Al final de la vista de hoy, dedicada en buena medida a acordar aspectos técnicos, Baraitser agradeció su «excepcional» trabajo a la defensa, encabezada por Mark Summers y Edward Fitzgerald, y a la Fiscalía, en representación de la Justicia estadounidense, con James Lewis y Clair Dobbin al frente.

La magistrada rechazó, como se esperaba, conceder la libertad condicional a Assange, que seguirá en el centro de alta seguridad londinense de Belmarsh y deberá presentarse de forma personal en las sucesivas vistas rutinarias de control, la próxima de las cuales está prevista para el 29 de octubre.

Baraitser rehusó asimismo aplazar el proceso a fin de dar más tiempo a la defensa a presentar pruebas adicionales, como ya hizo al inicio el 7 de septiembre de esta segunda fase del juicio, pospuesto el pasado mayo.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, dejó el optimismo que se le vio en el verano, y anunció medidas en principio para seis meses para hacer frente a la pandemia, admitiendo que el país está en un «peligroso punto de inflexión» y que es necesario «actuar» para contener el repunte de contagios que se ha venido registrando en los últimos días

Al anunciar el nuevo paquete de medidas, el primer ministro confirmó la suspensión del regreso a oficinas, y dijo que la gente debe trabajar desde casa si es posible, mientras que los pubs, restaurantes y otros lugares deberán cerrar entre las 10 pm y las 5 am.

Las personas tendrán que cubrirse la cara en los taxis, así como en el transporte público. El tamaño de las reuniones se reducirá de 30 a 15 personas y se suspendió un plan para llevar a los espectadores a los estadios deportivos a partir de octubre.

Se indicó que el gobierno aumentará las multas por infringir las reglas.

El anuncio se produce un día después de que los asesores científicos y médicos del gobierno dijeran que las infecciones por coronavirus se duplicaban cada siete días y podrían aumentar a 49,000 por día a mediados de octubre si no se hace nada.

El ministro del Gabinete, Michael Gove, dijo a Sky News que reducir la «mezcla social» era clave para frenar la propagación del virus. Agregó que es imposible decir cuánto tiempo estarían vigentes las restricciones.

Algunos legisladores del gobernante Partido Conservador están inquietos por las nuevas medidas para los negocios y la vida diaria, citando el impacto en una economía ya debilitada y la restricción de las libertades civiles. Los empleadores y los trabajadores de las empresas de hostelería también están preocupados.

La mayoría de los epidemiólogos creen que las restricciones son necesarias y les preocupa que las anunciadas por el gobierno no sean suficientes.

Reino Unido ha reportado 41,877 decesos por COVID-19, el mayor número en Europa, de acuerdo con el conteo de la Universidad John Hopkins.