Tag

terremoto

Browsing

Al menos 1,030 personas murieron y más de 1,500 resultaron heridas por el terremoto de 5.9 grados que sacudió anoche el este de Afganistán, un número de víctimas que se espera que vaya en aumento a medida que avanza la operación de rescate.

El movimiento telúrico se registró anoche a unos 46 kilómetros de Khost, capital de la provincia homónima, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), que informó también de una réplica de 4.5 grados. El mayor número de víctimas se produjo en la ciudad de Paktika.

Numerosas organizaciones humanitarias ya trabajan sobre el terreno en coordinación con las autoridades talibanes para rescatar a los supervivientes de la catástrofe, según informó en un comunicado la Oficina de la ONU para la para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

Cinco helicópteros del Ministerio de Defensa afgano, más de 50 ambulancias y múltiples equipos de trabajadores sanitarios han sido desplegados en las provincias de Paktika y Khost, principales afectadas, para acelerar las labores de rescate y el traslado de heridos a los hospitales más cercanos.

Sin embargo, las fuertes lluvias y el viento que azotan la zona no permitieron que varios de los helicópteros aterrizaran en sus tareas, continuó la OCHA, por lo que el traslado de los heridos a los centros hospitalarios se están llevando a cabo por carreteras convencionales que han sido cortadas al tráfico civil.

«Por el momento, al menos 130 heridos han sido trasladados» e ingresados en hospitales, apuntó la OCHA, que señaló que hasta 1,800 viviendas han sido destruidas y dañadas en Gayan, lo que representa el 70% del total de viviendas del distrito.

Afganistán suele sufrir terremotos que dejan decenas de víctimas, especialmente en la zona conocida como Hindu Kush, de gran actividad sísmica y habitual punto de origen de movimientos telúricos en la región.

Algunas de las mayores catástrofes en Afganistán provocadas por terremotos ocurrieron en 1998 en el norte del país, cuando en febrero dos terremotos de 5.9 y 6 grados causaron la muerte de unas 4,000 personas. Pocos meses después, a finales de mayo, un terremoto de 7 grados dejó unos 5.000 muertos.

Foto: Twitter @Seba_Sismos_CL

Mónica García Villegas sumó un segundo proceso penal en su contra por haber permitido como propietaria del colegio Enrique Rébsamen la edificación ilegal de una planta adicional.

Al proceso por homicidio culposo en contra de 26 personas, entre ellas 19 menores de edad, se suma el delito de «responsabilidad de los directores responsables de obra o corresponsable propietario que permita la edificación sin apego a licencia».

El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México fijó un periodo de tres meses para la conclusión de la investigación complementaria en contra de Miss Mónica, detenida el pasado 11 de mayo de 2019, más de 2 años después de que el edificio del que era propietaria colapsara en el sismo del 19 de septiembre.

Durante esos tres meses permanecerá bajo la medida cautelar de prisión preventiva en el Centro Femenil de Readaptación Social de Santa Martha Acatitla.

Durante la audiencia inicial, celebrada el pasado domingo, García Villegas se declaró inocente por la muerte de 26 personas debido al colapso del centro educativo durante el sismo del 19 de septiembre de 2017.

La Agencia de gestión de desastres de Indonesia informó este sábado que luego del terremoto y tsunami que golpearon la isla indonesia de Célebes, hay un balance de al menos 384 muertos y 540 heridos.

«Desplegamos a miles de personas, sobre todo del ejército y de la policía» y más de 16,000 hombres y mujeres fueron ya evacuados, informó este sábado el portavoz de dicha agencia, Sutopo Purwo Nugroho.

Especificó que la mayoría de víctimas se registraron en Palu, una ciudad de 350,000 habitantes en la costa oeste de Célebes. Purwo Nugroho hizo un llamado a que «personal, voluntarios y material especializado» llegaran a la zona para brindar asistencia.

De acuerdo a medios locales, las imágenes de Palu mostraban varios cadáveres cerca del mar, algunos de ellos cubiertos con lonas azules. Los coches destrozados diseminados por la zona reflejaban la violencia con la que la ola, de 1,5 metros de altura, golpeó la localidad.

La agencia indicó que le preocupa el paradero de varios cientos de personas que preparaban un festival en una playa de Palu la noche del viernes, poco antes del tsunami.

 

Con información de AFP / Foto: Archivo APO

Este viernes, un terremoto de magnitud 7.5 sacudió el centro de Indonesia en una serie de terremotos que han afectado a la zona en las últimas horas. Uno de ellos, provocó la muerte de al menos una persona y dejo 10 heridos.

Tras el terremoto, que se registró a las 18:02 hora local, en las redes sociales comenzó a circular un video de un tsunami producido poco después.

Al menos 557 personas murieron y casi 400,000 resultaron desplazadas por los cuatro terremotos de magnitudes comprendidas entre 6.3 y 6.9 que sacudieron la isla de Lombok entre el 29 de julio y el 19 de agosto pasados.

Este jueves, un terremoto magnitud 8.1 grados se registró cerca de las islas Fiyi, reportó el Servicio Geológico de Estados Unidos.

De acuerdo con los primeros informes, el epicentro tuvo lugar 115 kilómetros al sudeste de la capital de Suva, con una profundidad de 669 kilómetros.

Hasta el momento no se reportan víctimas o daños materiales.

De igual forma, el Centro de Advertencias de Tsunamis del Pacífico señaló que a pesar de la intensidad del terremoto, no se espera que se produzcan tsunamis potenciales devastadores.

El número de muertos tras los fuertes sismos que han sacudido la isla indonesia de Lombok desde principios de este mes, se ha elevado a 555, reportó este viernes el gobierno de Indonesia y precisó que la cifra aumentó en 40 en los últimos tres días.

De acuerdo con las cifras publicadas por el gobierno indonesio hoy, casi todas las víctimas perdieron la vida a causa del sismo de magnitud 6.9 grados en la escala Richter que se produjo el pasado 5 de agosto, mientras que las otras murieron en otros sismos.

Además, más de siete mil personas resultaron heridas y 390 mil siguen desplazadas, en tanto que 76 mil 765 casas han sido dañadas o destruidas por los cuatro mayores terremotos que se han registrado desde el 5 de agosto.

El portavoz de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, Sutopo Purwo Nugroho, dijo que la ayuda para las víctimas continúa llegando a la isla, pero que la distribución de los suministros “no ha podido ser tan rápida como se esperaba, debido a las vastas áreas afectadas y las carreteras dañadas”.

A principios de esta semana, Sutopo calculó pérdidas totales en alrededor de 7.7 billones de rupias, equivalentes a 528 millones de dólares, debido a los daños causados a casas, edificios e infraestructura, así como a la producción.

El líder nacional de Morena, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), aseguró que hay más de 60 millones de pobre «saldo del terremoto que ha significado la política económica neoliberal y sobre todo la corrupción que ha imperado en estos últimos 30 años desde que Salinas inició con la entrega de bienes del pueblo a particulares (…) y ha continuado sexenio tras sexenio el saqueo».

 

 

 

 

El tabasqueño indicó que se encuentra trabajando para lograr la meta de 103 millones de pesos que Morena ofreció para los damnificados del sismo, para lo cual creó un fideicomiso que está integrado por hombre y mujeres de «inobgetable honestidad», que verificarán la aplicación de los recursos.

 

AMLO cuestionó los cálculos que el Gobierno Federal ha hecho sobre los recursos que se necesitarán para superar la emergencia que se vive. «Me extraño muro que salió Peña a decir que se iba a destinar para el rescate de damnificados, para la reconstrucción 39 mdp, se me hace poco, porque hay que construir miles de viviendas, hay que rehabilitar la infraestructura, hay que construir escuelas, hospitales, hay que hacer caminos, puente… en fin, creo que es poco lo que se está destinando para este propósito, va a costar más», aseguró el aspirante a la Presidencia de México.

 

 

Ahmad Wani no es su típico emprendedor de Silicon Valley. En lugar de inventar su compañía en un dormitorio universitario o en un garaje de Palo Alto, concibió su gran idea mientras estaba atrapado en las inundaciones que sacudieron Pakistán y el norte de la India.

 

Cuando Wani y su familia pasaron una semana esperando a ser rescatados en 2014, el estudiante de ingeniería de la Universidad de Stanford empezó a preguntarse si los primeros rescatistas tenían suficiente información para decidir dónde enfocar su trabajo después del devastador suceso. Regresar a los Estados Unidos a otro desastre natural, esta vez un terremoto en el Valle de Napa, justo al norte de San Francisco, reforzó su inquietud. «Me di cuenta de que no hay ciencia detrás de la respuesta», dice. «Hay miles de llamadas al 911 y la respuesta no está necesariamente dirigida a los lugares que lo necesitan».

 

De esa afirmación surgió un plan para reordenar la respuesta a los desastres utilizando el Big Data. Meses después, Wani trabajó con dos estudiantes de Stanford para crear una plataforma para predecir el costo de los desastres naturales. El concepto es simple pero también revolucionario. El software One Concern extrae datos geológicos y estructurales de un gran número de fuentes públicas y privadas, y utiliza el aprendizaje automático para predecir el impacto de un terremoto en zonas y edificios específicos. La entrada de información en tiempo real durante un terremoto mejora la respuesta del sistema. Los terremotos representan sólo el comienzo de la empresa, que planea lanzar un programa similar para las inundaciones y eventualmente otros desastres naturales.

 

Ahora, dos años más tarde, la compañía emplea a dos docenas de personas, incluyendo a profesionales de la gestión de emergencias, y cuenta con clientes como ciudades propensas a terremotos de San Francisco y Los Ángeles. «Su habilidad para predecir el daño en un micro nivel realmente cambia», dice Michael Dayton, subdirector del Departamento de Administración de Emergencias de San Francisco. «Fue de la noche a la mañana el uso de otra tecnología.»

 

El software anterior podría identificar un área general donde los rescatistas podrían esperar mayores daños, pero aparecería como un «gran punto rojo» que no fue útil cuando se decidió exactamente dónde enviar recursos, dice Dayton. La tecnología también integra la información de muchas fuentes y hace que sea fácil de analizar en una situación de emergencia cuando cada segundo es de vital importancia. Las evaluaciones instantáneas de daños significan información rápida y útil, en donde los rescatistas pueden priorizar la búsqueda y rescate considerando las áreas más probables de ser afectadas, una proceso más rápido que responder las llamadas del 911 en el orden en que se reciben.

 

One Concern no es la única empresa que ve una oportunidad en usar datos para repensar la respuesta a los desastres. La compañía de mapeo Esri ha construido un software de respuesta rápida que muestra el daño esperado por desastres como terremotos, incendios forestales y huracanes. El gobierno de Estados Unidos ha invertido en programas para usar datos y dar forma a la respuesta a desastres en agencias como la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA).

 

Durante una demostración de lo que es One Concern, la compañía mostró cómo los usuarios pueden mapear las partes de mayor riesgo de la ciudad. La pantalla puede mostrar los efectos de eventos específicos, como un terremoto de magnitud 6.0 originado en el mar, u observar el promedio de una gran muestra de eventos potenciales.

 

Los usuarios encontrarán diferentes datos relevantes. El equipo encargado de revisar la ciudad luego de un terremoto puede ver qué escuelas están en peores condiciones. El equipo de búsqueda y rescate urbano puede predecir qué edificios están más propensos a colapsar completamente dependiendo de dónde se origina el terremoto. Los arquitectos podrían mirar qué puentes necesitan reforzamientos.

 

Este tipo de tecnología llega mientras los terremotos siguen sacudiendo las ciudades más pobladas de todo el mundo. Una serie de terremotos en México han matado a cientos de personas, y estos casos son sólo algunos en comparación con los eventos más mortales de la historia, como el terremoto de 2010 en Haití que mató a decenas de miles de personas.

 

Las ciudades que han adoptado una preocupación por este problema, no han experimentado las consecuencias desde el lanzamiento de la tecnología, pero el software ya ha cambiado la forma en que se preparan. San Francisco ha ajustado la ubicación de las áreas en donde están las bases de cuerpos de rescate y refugios potenciales para evitar peligros mayores, mientras que facilita el acceso a los más vulnerables. «Nuestra misión es salvar vidas», dice Wani. «¿Cómo tomamos las mejores decisiones para salvar la mayoría de las vidas?»

 

 

 

Texto publicado en TIME por Justin Worland / Palo Alto, Calif.

Un día como hoy pero de 2011, más de 15 mil personas perdieron la vida en el terromto que sacudió a Japón. Un terremoto de 9 grados en la escala de Richter, por ello, se realizó una ceremonia en Tokio para recordar a las víctimas. A causa del terromoto también se ocasionó un tsunami. Ambos fueron causados por un accidente de la central nuclear Fukushima Uno.

 

De acuerdo a informes oficiales, informaron que menos de un 10% de los fallecidos en 2011 lo hicieron a causa del terremoto, el resto murió por ahogamiento, una proporción muy inferior a la del gran terremoto de Kobe en 1995, cuando un 80% de las víctimas fallecieron bajo los escombros.

 

El terremoto provocó un tsunami de más de 10 metros de altura que arrasó con la costa del país. Los esfuerzos de reconstrucción en las áreas afectadas se han estado retrasando y más de 120 mil damnificados permanecen en residencias temporales y otro tipo de viviendas.

 

 

 

 

Con información de Agencias / Foto: Twitter

 

 

Un estudio del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), asegura que el sur de California podría sacudirse por un fuerte terremoto con epicentro en Los Ángeles.

 

El estudio examinó una sección de la falla de San Andrés, cerca de la montaña Frazier, en el noreste del condado de Kern. Los investigadores descubrieron que los terremotos ocurren allí en promedio cada 100 años. El último gran temblor se produjo hace 160 años, un evento geológico catastrófico que partió la falla de San Andrés a lo largo de casi 300 kilómetros.

 

“Estos periodos sin actividad sísmica ya han ocurrido en el pasado pero sabemos que siempre culminan en un gran terremoto. No hay manera de evitar esto”, afirmó Scharer y agregó que “se estima que esa cantidad de acumulación de energía se liberará en el futuro en una ruptura de gran magnitud en algún lugar a lo largo de la falla de San Andrés”. señaló  Kate Scharer, autora principal del estudio.

 

Todavía no es posible predecir cuándo podrá suceder esta gran liberación de energía, pero lo que es seguro es que sucederá, pues los expertos han asegurada que pueden llegar a pasar varias décadas antes de que el gran terremoto suceda.

 

 

 

Con información de Agencias