Tag

universidad oxford

Browsing

El presidente de los Consejos de Administración de Grupo Carso y de América Móvil, Carlos Slim Domit, aseguró este viernes que México y América Latina tendrá la vacuna contra el coronavirus un año antes de lo previsto.

Durante su participación en el evento digital «México Siglo XXI» organizado por Fundación Telmex Telcel, el directivo dijo que, en caso de ser aprobada, «el apoyo de la Fundación Carlos Slim, permitirá que México y América Latina accedan a la vacuna un año antes de lo previsto».

Sin embargo, reiteró que previo a la vacuna, ya existe un tratamiento efectivo contra el COVID-19 y este es el uso del cubrebocas.

«Ya hay un tratamiento preventivo y efectivo, con evidencia científica que está siendo posible controlar los rebrotes en muchos países, reduciendo el riesgo de contagio hasta más del 90%, con posible protección, superior incluso al de las vacunas, tratamiento accesible y sin receta, es el cubrebocas, y de todos depende su efectividad», afirmó.

El directivo resaltó que la solución definitiva para enfrentar la pandemia es contar con vacunas efectivas, por lo que han seguido el avance de proyectos que buscan su desarrollo urgente.

Aseguró que la farmacéutica AstraZeneca está tratando de hacer realidad la vacuna, y por ello resaltó la importancia del acuerdo entre México, la empresa y la Universidad de Oxford, para que se pueda tener acceso a la vacuna lo más pronto posible.

«Aunque la vacuna aún está en proceso de pruebas que lleva plazos y riesgos, ha mostrado resultados alentadores en sus fases anteriores», señaló.

Dijo que en México, la empresa Liomont completará el proceso de estabilización, fabricación y envasado.

Detalló que la Fundación Carlos Slim trabajará con AstraZeneca para distribuir desde México a toda Latinoamérica la vacuna, y participará con la disponibilidad de recursos en complemento con los gobiernos de los países para iniciar el proceso de producción de 150 millones de dosis con posibilidad de incrementarse a 250 millones, resaltó.

Expuso que esto será sin fines de lucro y sin beneficio económico para nadie.

Los efectos adversos que llevaron a frenar los ensayos de la vacuna para el COVID-19 de la farmacéutica AstraZeneca, no estuvieron asociados a la vacuna en sí, según un documento publicado este miércoles por la Universidad de Oxford.

Los ensayos globales de la vacuna de la farmacéutica, que desarrolla con investigadores de Oxford, fueron suspendidos el 6 de septiembre, después de que un participante británico de los estudios presentara un efecto secundario grave que se pensó podría ser un desorden inflamatorio espinal llamado mielitis transversa.

Las revisiones de seguridad comenzaron cuando voluntarios de la candidata a vacuna, llamada AZD1222 o ChAdOx1 nCoV-19, desarrollaron síntomas neurológicos inexplicables que incluyeron debilidad de las extremidades o cambios en la sensibilidad.

«Después de una revisión independiente, se consideró poco probable que estas enfermedades estuvieran asociadas con la vacuna o no hay pruebas suficientes para decir con certeza que las enfermedades estaban relacionadas con la vacuna», según el documento.

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Recordemos que los ensayos de la vacuna se reanudaron en Gran Bretaña, Brasil y Sudáfrica, pero aún no en Estados Unidos. Hasta ahora AstraZeneca ni la Universidad de Oxford han comentado al respecto.

También se informó esta tarde que Italia podría tener sus primeras dosis de la vacuna que desarrollan AstraZeneca para fines de noviembre, dijo el director gerente de la firma de biotecnología IRBM.

IRBM, cuyo laboratorio tiene oficinas centrales al sur de Roma, está cooperando con AstraZeneca en el desarrollo de la vacuna para la enfermedad que ha causado más de 35,600 muertes en Italia.

«Es posible tener las primeras dosis en Italia para fines de noviembre, siempre que los ensayos clínicos continúen tal como está previsto y la vacuna sea autorizada», dijo Matteo Liguori, director gerente de IRBM.

El Ministerio de Salud de Italia ya ha dicho que una vacuna podría estar disponible para fines de este año