El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insultó este martes al alcalde de Kenosha, el demócrata John Antaramian, horas antes de arrobar a dicha localidad del estado de Wisconsin,

Kenosha ha sido escenario de protestas y disturbios raciales después de que un hombre negro resultara herido por disparos de la policía.

El mandatario empleó adjetivos como «tonto» y «estúpido» para referirse a Antaramian, quien al igual que el gobernador de Wisconsin, Tony Evers, le ha pedido que no viaje a Kenosha para no incrementar las tensiones en la zona.

«Vamos a saludar a las fuerzas del orden y a la Guardia Nacional (en Kenosha). Todo se detuvo de inmediato con la llegada de la Guardia Nacional, es tan fácil de parar. Anoche estos anarquistas radicales intentaron irrumpir en la casa del alcalde y muchas cosas malas le están pasando a este pobre tonto, alcalde muy estúpido», dijo Trump en declaraciones a la prensa en la base de Saint Andrews, en Maryland, antes de partir.

«No sé cómo es alcalde, no tengo ni idea, pero todo lo que tiene que hacer es llamar y en diez minutos el problema estará resuelto», agregó el mandatario.

Sin embargo sus ataques no quedaron ahí. Trump insistió que el alcalde tiene «números tremendos» de gente acosándole de manera horrible, incluso intentando irrumpir en su casa. Pese a ello, dijo el republicano, «él no cambia, porque es un tonto. Solo un tonto insistiría de esa manera».

Para Trump, los manifestantes son «alborotadores», «agitadores», «anarquistas», «saqueadores» y «gente mala».

Cuestionado sobre si tiene previsto entrevistarse en Kenosha con la familia de Jacob Blake, el hombre negro que recibió el pasado 23 de agosto siete disparos en la espalda por parte de un policía blanco, el presidente indicó que no sabía.

«Todavía no sé, veremos, estamos determinándolo, todavía no sé», subrayó.

Después de que Blake resultara herido se desencadenaron protestas y disturbios raciales en Kenosha, que dejó un saldo de dos muertos.

Ayer, Trump defendió en una rueda de prensa en La Casa Blanca a Kyle Rittenhouse, un adolescente blanco de 17 años acusado de homicidio por supuestamente matar a dos manifestantes en Kenosha la semana pasada con un fusil de asalto y herir a un tercero.

«Ustedes vieron el mismo video que yo. Él estaba tratando de escaparse de ellos (los manifestantes), supongo, y se cayó y le atacaron muy violentamente, y es algo que estamos examinando, que está bajo investigación», respondió Trump a la pregunta de por qué no condena lo que hizo Rittenhouse.

«Creo que él estaba en muchos aprietos y que probablemente le habrían matado», añadió el mandatario.

El momento al que se refería Trump, en el que Rittenhouse cae al suelo, se produjo después de que el joven hubiera matado a uno de los manifestantes, Joseph Rosenbaum, según muestra un vídeo del incidente y corroboran los documentos judiciales.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario