El presidente Donald Trump compartió esta tarde un mensaje de despedida, a unas horas de finalizar su mandato, en el que destacó que deja La Casa Blanca siendo «el primer presidente en décadas que no ha comenzado nuevas guerras».

«Estoy especialmente orgulloso de ser el primer presidente en décadas que no ha comenzado nuevas guerras», subrayó en un discurso grabado en video, y compartido por La Casa Blanca en sus diferentes canales de comunicación.

Así, Trump romperá la tradición y no acudirá a la ceremonia de investidura de su sucesor, y abandonará mañana Washington con destino a su mansión privada en Palm Beach, en Florida, horas antes de que Biden llegue a La Casa Blanca.

En su discurso, en el que no mencionó a Biden por el nombre, se limitó a señalar que «rezará» por la nueva Administración. «Esta semana, inauguramos una nueva administración y oramos por su éxito en mantener a Estados Unidos seguro y próspero. Extendemos nuestros mejores deseos y también queremos que tengan suerte, una palabra muy importante».

El republicano prosiguió a decir que estaba orgulloso de haber logrado más de lo que se había propuesto en un inicio.

Sus primeros agradecimientos fueron para su familia: su esposa Melania, a su hija Ivanka, a su yerno Jared Kushner, a sus hijos Barron, Donald, Eric, Tiffany y Lara. Añadió un agradecimiento al vicepresidente Mike Pence y su familia, así como a todo el personal de La Casa Blanca y el gabinete.

«Quiero agradecer al pueblo estadounidense. Servir como su presidente ha sido un honor indescriptible. Gracias por este extraordinario privilegio. Y eso es lo que es: un gran privilegio y un gran honor», sostuvo.

Aseguró que todos los estadounidenses se «horrorizaron» por el asalto al Capitolio, pues dijo, la violencia política es un ataque a todo lo que apreciamos como estadounidenses, por lo que «nunca se puede tolerar». En ese sentido afirmó que aunque habrá desacuerdos, Estados Unidos es un país de ciudadanos «increíbles, decentes, fieles y amantes de la paz».

Sostuvo que junto a millones de estadounidenses, construyó el mayor movimiento político en la historia de nuestro país, así como la mayor economía de la historia. Recordó que se trató de «America First», apostando a que Estados Unidos volviera a ser grande. Indicó que restauró el principio de que una nación existe para servir a sus ciudadanos, además de que dijo que su agenda no tenía que ver con la derecha o la izquierda, ni se trató de republicanos o demócratas, sino del bien de la nación.

Al hablar de sus logros, dijo que su administración aprobó el paquete más grande de recortes de impuestos, e impulsó reformas históricas, entre las que mencionó los acuerdos comerciales, y la imposición de aranceles a China, con quien dijo, se hizo un gran «trato».

Fue en ese punto en el que habló sobre el Covid-19, que dijo, obligó a tomar otros caminos a los planeados. Indicó que su país produjo no una, sino dos vacunas contra el nuevo coronavirus a una velocidad récord. «Dijeron que no se podía hacer pero lo hicimos. Lo llaman un ‘milagro médico'».

Mencionó que confirmó a tres nuevos magistrados de la Corte Suprema, para que interpretarán la Constitución tal como está redactada.

Destacó que logró la frontera más segura en la historia de Estados Unidos, dándole a los agentes fronterizos y oficiales de ICE las herramientas que necesitan para hacer su trabajo mejor. «Con orgullo, dejamos la próxima administración con las medidas de seguridad fronteriza más fuertes y sólidas jamás implementadas. Esto incluye acuerdos históricos con México, Guatemala, Honduras y El Salvador».

En material internacional, dijo que «borramos el califato de ISIS» y acabaron con la miserable vida de su fundador y líder, al Baghdadi. Indicó que enfrentaron al opresivo régimen iraní y mataron al principal terrorista del mundo, «el carnicero iraní Qasem Soleimani». Recordó que reconocieron a Jerusalén como la capital de Israel y reconocieron la soberanía israelí sobre los Altos del Golán. Destacó que lograron una serie de acuerdos de paz históricos en el Oriente Medio.

Sin mencionarlo explícitamente, pero en clara referencia a su boqueo en redes sociales, Trump dijo que hay una firme creencia en la libertad de expresión y el debate abierto. «Solo si olvidamos quiénes somos y cómo llegamos aquí, podríamos permitir que se lleve a cabo la censura política y las listas negras en Estados Unidos. Ni siquiera es pensable. Cerrar el debate libre y abierto viola nuestros valores fundamentales y las tradiciones más duraderas».

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario