Tag

comercio

Browsing

Jesús Seade ayudó a fundar la OMC, con sede en Ginebra, a principios de la década de 1990; ahora quiere regresar a la Organización como su nuevo titular.

El funcionario fue anunciado este lunes por parte del gobierno mexicano como el candidato para reemplazar a Roberto Azevedo.

El también representante en Jefe en el último tramo de la negociación del tratado comercial entre México, Estados Unidos y Candá, T-MEC, ha advertido que «después de 25 años de inacción en el desarrollo de las reglas, hemos perdido el camino”.

En entrevista con Reuters aseguró que hay enormes oportunidades de modernizar el sistema de comercio global que rige la OMC.

Indicó que las normas actuales no reflejan la realidad de las cadenas de suministro mundiales, el cambio tecnológico, el surgimiento de Asia como potencia en ese ámbito o las cuestiones laborales y ambientales claves para los acuerdos comerciales modernos.

“No se puede negar que la OMC necesita cambiar, necesita volver a las negociaciones”, aseguró Seade. Calificó a la OMC como un organismo internacional vital para recomponer las relaciones comerciales a nivel mundial, el cual atraviesa profunda crisis.

Señaló que México tiene un compromiso histórico con el multilateralismo, con la OMC, y con el comercio abierto. En particular, dijo que su vocación multilateral ha sido de siempre. Recordó que tuvo el honor de ser embajador en el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT) y activo negociador; también fungió como director general adjunto del acuerdo en plena crisis; también ayudó a fundar la OMC y director general adjunto de ella en sus inicios.

El hasta ahora funcionario mexicano señaló que a corto plazo, la OMC debería ayudar a reactivar la economía mundial después del coronavirus; mientras que a mediano plazo, podría trabajar en fórmulas para hacer un “libro de buenas prácticas” que guíe esas respuestas en el futuro.

Sostuvo que fortalecer la OMC es un reto mundial imperativo. «Su función negociadora, siempre su alma, está empantanada. Y su cuidado de las reglas, en seria crisis. El sistema multilateral, base de la prosperidad del comercio mundial desde los años 40, enfrenta su mayor reto en siete décadas».

Roberto Azevedo, actual director general de la OMC, dijo el mes pasado que dejará su cargo a fines de agosto, un año antes de lo previsto. Su sucesor enfrentará tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, así como el creciente proteccionismo exacerbado por la pandemia del COVID-19.

México registró un déficit en la balanza comercial de 3,087.4 millones de dólares en abril por la fuerte caída del comercio por la crisis del coronavirus, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

«La información oportuna de comercio exterior de abril de 2020 indica que se registró un déficit comercial de -3,087.4 millones de dólares, saldo que se compara con el superávit de 1,510 millones obtenido en el mismo mes de 2019», informó el instituto.

Las exportaciones sumaron en abril 23,384.8 millones de dólares, un 40.9% inferior a las del mismo periodo del año pasado, precisó el organismo.

Las exportaciones no petroleras decrecieron un 39.4% frente al mismo mes de hace un año, al sumar 22,626.8 millones de dólares.

Las ventas petroleras en el extranjero cayeron un 66.4% frente al mismo periodo del pasado año, al totalizar apenas 758 millones.

En cambio, las exportaciones no petroleras a Estados Unidos cayeron a una tasa anual de -40.7% y las canalizadas al resto del mundo lo hicieron en -33.4%, detalló el INEGI.

Asimismo, las importaciones totalizaron 26,472.2 millones de dólares, un 30.5% menos que las del mismo mes del pasado año.

Las compras petroleras cayeron un 53% interanual, al ubicarse en 2,036.8 millones de dólares, mientras que las no petroleras disminuyeron un 27.6% al sumar 24,435.4 millones de dólares.

«Por tipo de bien, se presentaron disminuciones mensuales de -33.34% en las importaciones de bienes de consumo, de -21.61% en las de bienes de uso intermedio y de -7.35% en las de bienes de capital», agregó el organismo.

Con los datos de abril, en los primeros cuatro meses del año el país acumula un superávit en la balanza comercial de 635 millones de dólares.

México registró un superávit en la balanza comercial de 5,820.3 millones de dólares en 2019, lo que se contrapone al déficit en la balanza comercial de 13,618 millones en 2018.

Los representantes de comercio de China y Estados Unidos acordaron este viernes implementar el acuerdo comercial firmado en enero pasado, a pesar de las crecientes tensiones por la pandemia del nuevo coronavirus, señalaron fuentes oficiales.

El viceprimer ministro de China, Liu He, quien dirigió el equipo negociador de su país, se comunicó telefónicamente esta mañana con el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, según reportó el ministerio chino de Comercio.

«Ambas partes señalaron que deberían fortalecer la cooperación macroeconómica y en salud pública, esforzarse por crear una atmósfera y condiciones favorables para la implementación de la fase uno del acuerdo económico y comercial entre Estados Unidos y China, promoviendo resultados positivos», señaló la nota.

Por su parte, la nota de los representantes estadounidenses señaló que las partes «también acordaron que a pesar de la actual emergencia sanitaria global, los dos países tienen la expectativa de cumplir sus obligaciones en los plazos adecuados».

Apuntaron también que se registran «buenos progresos» en la creación de las infraestructuras gubernamentales necesarias para hacer que el acuerdo comercial tenga éxito.

El contacto y acuerdo tuvo lugar después de que ambas naciones intercambiaran recientemente acusaciones por la pandemia del nuevo coronavirus.

La semana pasada, el presidente Donald Trump amenazó con nuevas tarifas a China al afirmar que había evidencia que vinculaba al Covid-19 con un laboratorio de alta seguridad en la ciudad china de Wuhan, donde el patógeno fue identificado a fines del año pasado.

En enero, China acordó importar 200,000 millones de dólares adicionales en productos estadounidenses durante dos años, por encima de los niveles adquiridos en 2017, lo que marca una tregua en la guerra comercial.

Sin embargo, diversos analistas se preguntan si China podrá cumplir tan ambiciosos compromisos después de que el brote de coronavirus frenara la actividad comercial a principios de este año.

La Unión Europea y México concluyeron este martes el último elemento que quedaba pendiente en la negociación de su nuevo Tratado de Libre Comercio (TLCUEM).

El acuerdo modernizado incluye nuevas disciplinas como energía y materias primas, desarrollo sostenible, pequeñas y medianas empresas, buenas prácticas regulatorias, transparencia y anticorrupción, entre otras.

La UE es el tercer socio comercial de México y segunda fuente de inversión extranjera directa, según informó la SE. Indicó que en 2019, el comercio México-UE sumó 75.5 mil millones de dólares, donde las exportaciones mexicanas alcanzaron casi 25 mil millones de dólares. Por su parte, las inversiones de los 27 países de la UE en México alcanzaron cerca de 180 mil millones de dólares.

Fue el Comisario de Comercio de la Comisión Europea, Phil Hogan, quien informó que la propuesta mexicana para el capítulo de compras de gobierno a nivel sub-federal fue aceptada por los Estados Miembros de la UE, con lo que se daba por concluido el proceso de negociación del acuerdo que inició en junio de 2016.

A través de un enlace telefónico, Graciela Márquez y el Comisario Hogan expresaron su preocupación por los efectos de la pandemia del COVID-19 sobre la salud de los ciudadanos y en la economía de los países.

«Llegar a un acuerdo en los tiempos actuales muestra que ambas partes comparten los valores de un sistema de comercio basado en reglas que ofrezca certidumbre y en contra de cualquier corriente proteccionista» indicaron ambas partes a través de un comunicado.

Terminada la negociación, será necesario concluir con algunos procedimientos para que el TLCUEM entre en vigor. Entre ellos, la revisión legal del acuerdo y enseguida la traducción a todos los idiomas de la UE.

Posteriormente la propuesta de la Comisión se transmitirá para su firma. Una vez firmado el Acuerdo por ambas partes se someterá a consideración de los cuerpos legislativos de ambas partes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) descartó que el comercio con Estados Unidos se vaya a ver afectado tras la decisión de su homólogo estadounidense de prohibir temporalmente la inmigración legal a su país.

«Nos necesitamos mutuamente, ya no se podría cerrar la frontera por completo porque existe un nivel de integración que hace indispensable que se mantenga abierta», dijo López Obrador durante su conferencia matutina.

Y es que Trump firmó ayer un decreto para detener temporalmente la inmigración legal hacia Estados Unidos, argumentando que así combatirá el desempleo generado por la crisis del nuevo coronavirus.

«Hay cuestiones excepcionales, el mismo presidente Trump ha reconocido que hay productores agrícolas de Estados Unidos que requieren de trabajadores mexicanos y así en muchos casos», añadió López Obrador.

El mandatario señaló además que su gobierno analiza coordinar con Estados Unidos la reactivación comercial en la frontera, de más de 3,000 km, principalmente en la industria automotriz, una vez superada la crisis sanitaria por la Covid-19.

En ese sentido, compañías automotrices estadounidenses y mexicanas urgieron a ambos gobiernos homologar actividades esenciales para reabrir centros de trabajo, evitar más daño a la economía y no seguir afectando a las cadenas de suministro durante la pandemia.

«Ellos (EUA) para poder iniciar sus actividades económicas tienen que considerar lo que se produce en México y que forma parte de su cadena de fabricación», anticipó AMLO.

López Obrador apuntó que hay un compromiso con los empresarios mexicanos para que el flujo comercial con Estados Unidos se restablezca dentro de las medidas sanitarias para prevenir contagios del Covid-19. “Nosotros nos hemos comprometido, sobre todo, con los empresarios nacionales a analizar estas aperturas para poco a poco ir regresando normalidad productiva en la frontera”, expuso.

El gobierno de Estados Unidos dijo que el G7 apoyó las duras críticas expresadas por el presidente Donald Trump contra la Organización Mundial de la Salud (OMS) por el manejo en la pandemia de Covid-19, instando a una «exhaustiva revisión y reforma» de esa agencia de la ONU.

El tema fue discutido durante una videoconferencia CON los otros líderes del G7, Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y Reino Unido, y que tuvo a Trump como anfitrión.

Trump acusa a la OMS de haber ocultado el alcance del brote de coronavirus en China. El martes, anunció que suspendía las aportaciones de Estados Unidos a la agencia, que en 2019 fueron por 400 millones de dólares, el monto mayor de las contribuciones.

Según La Casa Blanca, los otros mandatarios del G7 se mostraron solidarios con la postura de Trump.

«Los líderes reconocieron que los países del G7 contribuyen anualmente con más de 1,000 millones de dólares a la Organización Mundial de la Salud (OMS), y buena parte de la conversación se centró en la falta de transparencia y la mala gestión crónica de la pandemia por parte de la OMS», informó La Casa Blanca en un comunicado.

«Los líderes instaron a una exhaustiva revisión y proceso de reforma» de la OMS, agregó.

Adicional, los líderes acordaron coordinar el relanzamiento de sus economías una vez que comience a ceder la pandemia de coronavirus con el fin de asegurar «cadenas de abastecimiento confiables» en el futuro.

«Los líderes del G7 instruyeron a sus ministros a trabajar conjuntamente para preparar el relanzamiento de todas las economías del G7 sobre la base de fundamentos que permitan a estas naciones restablecer el crecimiento económico con sistemas de salud fortalecidos y cadenas de abastecimiento confiables».

Asimismo, se acordó mantener un compromiso para tomar todas las medidas necesarias con el fin de asegurar una fuerte respuesta global y coordinada a esta crisis sanitaria y la calamidad humanitaria y económica, así como lanzar una recuperación sólida y sustentable.

Los líderes de la Unión Europea, que también participaron de la videoconferencia, dijeron en un comunicado que el comercio será crucial «tanto para superar la crisis inmediata como para asegurar una recuperación económica robusta».

Si pensamos que la economía mexicana es una silla que se sostiene por cuatro patas, una representa los ingresos por turismo; otra las remesas; otra los ingresos petroleros y una última es el libre comercio, la pandemia del COVID19 ha venido a dejar dicha silla sin patas. Y el carpintero que tendría que estar viendo la forma de que éstas patas se refuercen para que la silla no se desplome está pensando en usar sus herramientas y recursos para fabricar una vajilla que pensaba que sería la manera de crecer el negocio. Pero luego vino el desplome de las patas. No es culpa del carpintero, pero aun así, vino el desplome.

Ese carpintero es el presidente Andrés Manuel López Obrador que, como el carpintero que se va a quedar sin silla, cree que, porque antes de que a ésta se le rompieran las patas, el plan de fabricar vajillas que se tenía para que creciera el negocio hace unas semanas no puede modificarse.

Si se quisieran reforzar las patas de la silla, la tarea no sería sencilla. El turismo estará muerto hasta que no se tenga o una vacuna o una medicina para lidiar con el COVID. Las remesas no volverán a llegar a los niveles de febrero del 2020 hasta que la economía de Estados Unidos se recupere. Los mejores estimados hablan de que el actual desempleo en nuestro vecino del norte tardará en recuperarse cuando menos una década porque apenas van tres semanas de cierre y ya hay más de 17 millones de desempleados.

Los ingresos petroleros también están en una situación complicada dada la contracción en la movilidad en general que lleva a una menor demanda. Y el libre comercio… pues ese TMEC que se firmó el último día del gobierno de Peña Nieto, con bombo y platillo, y que estaba por entrar en vigor el 1º de junio una vez que el parlamento canadiense lo aprobó, ahora ha vuelto a sufrir un revés.

Aun cuando ya sabemos que somos socios de Estados Unidos, el gobierno mexicano ha hecho todo por destruir la herramienta que ha representado el libre comercio con norteamérica. El mejor ejemplo ha sido la decisión de cancelar la construcción de la planta cervecera de Constelation Brands, una de las cerveceras más importantes del mundo que, bajo las reglas del TLCAN no debiera de haber recibido el revés que le ha dado el gobierno de López Obrador. Su justificación para cancelarla ha sido una consulta ciudadana de baja participación y cero cumplimiento con las reglas electorales. Pero, como el presidente insiste en hacerlo, le vuelve a dar un golpe al Tratado de Libre Comercio de Norteamérica. Aun cuando sienta que la baja participación ciudadana justifiquen su decisión arbitraria.

Pero dejando a un lado este desdén por el Estado de Derecho, en Estados Unidos hay un grupo de empresas y senadores que le están pidiendo a Trump que aplace la entrada en vigor del nuevo acuerdo comercial por los problemas económicos internos que enfrenta y enfrentará la economía estadounidense dada la pandemia de salud. Y allá, en EUA, el gobierno escucha. Y además, sabe que en México tienen a un socio seguro.

Si nos quieren apretar aplazando la entrada en vigor del TMEC, saben que lo pueden hacer. De entrada, en lugar del 1º de junio, la entrada en vigor se ha aplazado hasta julio. Pero además, entre que el presidente López Obrador se ha vuelto a poner en las manos de Trump para que absorba nuestra baja en la producción energética a cambio de no sabemos qué, y entre que los estadounidenses ya han tomado la medida al gobierno mexicano porque saben que en aras de que entre en vigor el tratado comercial estamos dispuestos a dar lo que sea, México sigue a la merced de que la silla de nuestra economía siga de pie gracias a las cuatro patas que sigue sosteniendo la economía estadounidense, que hoy se tambalea. Flaco sustento.

Columna completa en El Universal

La Organización Mundial del Comercio (OMC), informó esta miércoles que el descenso que las transacciones comerciales registren a raíz de la pandemia del Covid-19, probablemente sea mayor que el desplome del comercio registrado a raíz de la crisis financiera mundial de 2008-2009.

«Esta crisis es ante todo una crisis sanitaria, que ha obligado a los Gobiernos a adoptar medidas sin precedentes para proteger la vida de la gente», dijo el Director General de la OMC, Roberto Azevêdo. «El inevitable descenso del comercio y de la producción tendrá dolorosas consecuencias para los hogares y las empresas, aparte del sufrimiento humano causado por la propia enfermedad.»

El dirigente indicó que el objetivo inmediato es controlar la pandemia y mitigar los daños económicos a las personas, las empresas y los países. Para ello, dijo, los encargados de la formulación de las políticas deben empezar a planificar la etapa posterior a la pandemia.

En un informe que se presentó, la OMC indica que el comercio mundial de mercancías experimentará un descenso de entre el 13% y el 32% en 2020 debido a la pandemia.

Señala que se prevé una recuperación del comercio en 2021, misma que dependerá de la duración del brote y de la eficacia de las respuestas en materia de política.

Añadió que casi todas las regiones sufrirán en 2020 disminuciones de dos dígitos del volumen del comercio, y las exportaciones se verán especialmente afectadas en América del Norte y Asia, y dijo que es probable que la caída del comercio sea más pronunciada en sectores caracterizados por la complejidad de las cadenas de valor, sobre todo en el caso de los productos electrónicos y de la industria del automóvil.

Precisó que el comercio de servicios bien podría ser el más directamente afectado por la emergencia sanitaria debido a la imposición de restricciones al transporte y los viajes.

Fue en ese punto donde Azevêdo señaló que el volumen del comercio de mercancías ya venía registrando una desaceleración del 0.1% en 2019, ocasionada por las tensiones comerciales y la ralentización del crecimiento económico.

«Las cifras son feas, no hay cómo negarlo. Con todo, una recuperación rápida y vigorosa es posible. Las decisiones que se adopten hoy determinarán la configuración futura de las perspectivas de recuperación y crecimiento mundiales. El comercio será un componente importante en este sentido, junto con la política fiscal y monetaria. Para reactivar las inversiones que necesitaremos será fundamental que los mercados se mantengan abiertos y sean previsibles, y fomentar un entorno empresarial más favorable en general. Si los países colaboran, veremos una recuperación mucho más rápida que si cada uno actúa por su cuenta», sostuvo el director de la OMC.

La Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur) propuso mantener los fines de semana largos, los cuales anunció el presidete Andrés Manuel López Obrador (AMLO) buscará desaparezcan, con el fin de celebrar el día de la feha exacta la conmemoración histórica.

Los empresarios indicaron que los puentes o fines de semana largo se podrían conservar y, para apoyar el objetivo del presidente, podrían llevar el nombre de la conmemoración y retomar las mecánicas de concursos escolares, a fin de fortalecer la memoria histórica nacional.

López Campos señaló que las autoridades estatales y federales deben de promover los valores cívicos, que podría ser a través de campañas de difusión e inclusión en los programas educativos.

Indicaron que el tema de las conmemoraciones debe de estar presente en la memoria de los educandos desde la infancia en las familias, y continuar en los salones de clase.

También expusieron que en los centros de trabajo se podría realizar una ceremonia conmemorativa, de tal manera que todos los mexicanos tengan presenten el significado de esa fecha del calendario.

De no reconsiderar la decisión de eliminar esos fines de semana, advirtieron, se propiciará el ausentismo escolar y laboral, ya que muchos trabajadores y estudiantes prolongarán sus días de asueto, cuando sea en martes, miércoles o jueves.

La Concanaco, aseguró, mantendrá su gestión para evitar que no se pierdan los fines de semana largos, ya que con ello se aumenta la competitividad de las empresas, se fomenta el turismo local y nacional, a la vez que fortalece el tejido social, al permitir que las familias tengan la oportunidad de convivir más tiempo, situación que permite tener un país más pacífico.

El gobierno de Reino Unido indicó este viernes, que el día de mañana, 1 de febrero, comenzará un nuevo capítulo en su historia, al dejar de formar parte de la Unión Europea.

«Así, se cumple con la voluntad de la mayoría del pueblo británico que votó en el referéndum de salida en el año 2016». 

Señaló que para garantizar una transición sin problemas y la continuidad del comercio en países clave como México, habrá un período de transición hasta diciembre de 2020 durante el cual el Reino Unido puede seguir siendo tratado como un Estado miembro para efecto de los acuerdos internacionales de la Unión Europea, incluidos los acuerdos comerciales.

«La continuidad de nuestros acuerdos internacionales durante el período de implementación brinda estabilidad en sectores claves, y ofrece seguridad y confianza a las empresas, los ciudadanos y nuestros socios internacionales».

Al afirmar que el Reino Unido fue el primer país europeo en reconocer la independencia de México hace casi 200 años, así como el primero en firmar un acuerdo de libre comercio, el gobierno reconoció que existen grandes oportunidades para las relaciones entre ambos países. 

«Como señal del compromiso del Gobierno Británico con México, se están invirtiendo alrededor de $6 mil millones de pesos en programas de cooperación durante los próximos tres años en áreas como Salud, Educación, Cambio Climático, Ciudades del Futuro, Servicios Financieros, Cooperación Científica y Anticorrupción/Derecho de Estado. También hay un sólido compromiso con apoyar la igualdad de género, en línea con el nuevo énfasis que el Gobierno de México ha puesto en ese tema». 

Recordó que las conexiones comerciales entre ambos países están aumentando, y el comercio bilateral total ha crecido a un ritmo constante del 7% desde 2010. 

“El Reino Unido busca construir la economía más innovadora y abierta del mundo a la vanguardia de las nuevas industrias. Este es el momento de mirar hacia el futuro con confianza y estoy muy emocionada de liderar ese esfuerzo aquí en México y de lograr cada vez más con nuestros amigos mexicanos”, dijo Corin Robertson, Embajadora Británica en México.

El presidente Donald Trump firmó este miércoles, desde la Casa Blanca, el acuerdo comercial México-Estados Unidos-Canadá, T-MEC, el cual fue previamente aprobado por el Senado de Estados Unidos estadounidense luego de sufrir una modificación a lo firmado anteriormente.

El documento resolvió cuestiones pendientes al tratado negociado con anterioridad por los tres países, el cual una vez que reciba la correspondiente ratificación parlamentaria de Canadá, sustituirá al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que data de 1994.

En su discurso previo, Trump aseguró que se trata de un acuerdo que otros dijeron que no podía ser hecho y que “por fin estamos terminando».

El republicano calificó al T-MEC como el acuerdo más grande que alguna vez se consiguiera en su país, el que además dijo, es justo y moderno, y beneficia a su país y a sus trabajadores.

Aseguró que este pacto servirá para los trabajadores, además de que incluye el cuidado al ambiente y la estabilidad monetaria.

Sin embargo, no dejó pasar la oportunidad para reiterar que la frontera que tiene con México es la más larga y fuerte, económicamente hablando, por lo que se construye un muro para detener a los migrantes, el cual según el propio Trump, está pagando nuestro país.

En su discurso anunció que su gobierno y su partido han ayudado a mejorar a su país, por lo que dijo quieren mantenerse en sus cargos para continuar con las labores; en ese sentido, solicitó el voto de algunos senadores, sin mencionar el proceso de juicio político que se le sigue en el Congreso.

Agradeció la colaboración cercana del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y a la “increíble amistad y la relación» que han desarrollado con el presidente Andrés Manuel López Obrador, así como los embajadores de ambos países, los secretarios de Economía y Relaciones Exteriores de México.

Calificó al TLCAN como terrible, por lo que la firma del nuevo acuerdo ayuda a su país a reforzar sus industrias sin quitarles las fábricas y la producción de diversos productos a los estadounidenses.

El embajador de Estados Unidos, Christopher Landau, festejó la aprobación del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) en el Senado de su país.

«Me da enorme placer informarles que el Senado de EEUU acaba de aprobar el #TMEC, lo que nos acerca un paso más a finalizar este importante acuerdo que beneficiará a nuestras naciones por generaciones», escribió Landau en su cuenta de Twitter.

El diplomático, quien se ha caracterizado por su actividad en redes sociales, agregó que la aprobación del T-MEC por los legisladores de su país es «otro hito en la relación entre las tres potencias de Norteamérica».

El Senado estadounidense aprobó este jueves el renovado acuerdo comercial, el cual quedó listo para entrar en vigor cuando se efectúe el mismo procedimiento parlamentario en Canadá.

La votación fue de 89 a favor y 10 en contra; ahora el acuerdo será remitido a la oficina del presidente Donald Trump para su promulgación.

Por su parte Larry Rubin, presidente de la comunidad americana en México, aseguró que finalmente es una realidad el T-MEC y ahora solo faltará la aprobación del congreso canadiense, aunque confió en que «podemos ya darlo como un hecho”.

«El beneficio que este nuevo tratado generará para México, es un crecimiento de inversión y una gran generación de empleo, ya que solo el comercio bilateral entre México y Estados Unidos irá de 600,000 millones de dólares a más de un trillón de dólares en menos de 5 años”, finalizó Rubin.

Estados Unidos y China firmaron hoy la Fase 1 de su acuerdo comercial, lo que supone un avance para terminar con la guerra comercial que ambos países arrastran de tiempo atrás.

Adicional, pondría fin a los aranceles impuestos entre ambos países, pues reduce tarifas además de permitir que el país asiático impulse la compra de bienes.

En conferencia de prensa el presidente Donald Trump y el viceprimer ministro Liu He, representante chino en las conversaciones con Washington, suscribieron el documento que constaría de 86 páginas, aunque aun no se ha hecho público.

“Esta es una ocasión muy importante y notable. En la actualidad, damos un paso trascendental, uno que nunca ha sido tomado antes con China, hacia un futuro con una justa y recíproca del comercio como firmamos la Fase 1 del acuerdo comercial histórico entre los Estados Unidos y China “, dijo Trump.

Acompañado de altos funcionarios, mostró un discurso conciliador al afirmar que los dos países juntos están corrigiendo los errores del pasado y ofreciendo un futuro de justicia y seguridad económica para los trabajadores, agricultores y familias.

Sin embargo declaró que su país levantará las barreras arancelarias contra las importaciones chinas si las partes conciertan la segunda fase del acuerdo.

Por su parte, Liu dijo que ambas partes trabajarán estrechamente para obtener resultados tangibles y lograr una relación de beneficio mutuo a pesar de las diferencias en sus modelos políticos y económicos.

El arreglo clave es una promesa china de comprar productos agrícolas y otros bienes y servicios por un valor adicional de 200 mil millones de dólares por dos años o más, detalló el diario The New York Post.

Trump ha promocionado el acuerdo y las negociaciones como parte de su campaña de reelección de 2020, calificando a la nación asiática como un “monstruo grande y hermoso».

Previamente trascendió que el secretario estadounidense del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que en la futura “Fase Dos del acuerdo comercial China, se reducirán los aranceles estadounidenses sobre los bienes comprados a China, incluso si la siguiente ronda se realiza en varias etapas.

Fue un día de fiesta en Palacio Nacional. Para firmar el adendum de la ratificación del TMEC se reunieron las delegaciones de México, Estados Unidos y Canadá, encabezadas por el presidente López Obrador, el canciller Marcelo Ebrard y el Subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, por la parte mexicana; Robert Lighthizer y Jareed Kushner, por parte de EUA; y Chrystia Freeland del lado canadiense.

Sabemos que en la recta final de la negociación sobre la ratificación hubo cuatro temas espinosos. El laboral; el ambiental; el de medicamentos y los aranceles al acero y al aluminio. Sobre estos temas se logró un adendum en donde los canadienses se sentaron a esperar qué lograban acordar primero los demócratas con los sindicatos de Estados Unidos; luego los demócratas con La Casa Blanca y por último voltearon a ver qué es lo que diría México sobre las nuevas exigencias que se le harían al país.

Todo indica que van a ser fuertes las exigencias para México. Que si bien no entraran inspectores estadounidenses al país para revisar que se cumplan las leyes laborales, sí habrá un mayor escrutinio en este sentido lo que será probablemente un golpe a algo que nunca he entendido como orgullo nacional: “la mano de obra barata mexicana”.

La verdad es que el mundo ha cambiado. Las ganancias del libre comercio que han dejado atrás a los trabajadores que simplemente ven como se enriquecen los dueños de las grandes multinacionales ya no es un escenario sostenible.

Quien crea que sí, puede voltear a ver a las dos grandes democracias: Estados Unidos y Gran Bretaña. En ambos países han ganado liderazgos llevados hasta el poder por el hartazgo de las clases medias trabajadoras. En EUA los trabajadores de cuello azul de estados como Ohio, Wisconsin y Pennsylvania que eran leales a los demócratas pero que se cansaron de condiciones lamentables de trabajo y prefirieron votar por Trump. En Gran Bretaña, los cansados con una situación económica precaria de cuyas causas culpaban a los migrantes, votaron por el Brexit y mañana muy probablemente lo ratifiquen en las elecciones convocadas por Boris Johnson.

En México urgen mejoras laborales desde hace décadas. Entiendo que parte del descontento con lo acordado ahora tiene que ver con la preocupación de que Estados Unidos utilice argumentos de incumplimientos laborales para justificar un proteccionismo comercial, pero si no queremos que estos argumentos sean utilizados, lo mejor que podemos hacer es que se mejoren las condiciones laborales y que los sindicatos sirvan para representar a los trabajadores. ¡Adiós a los millonarios liderazgos sindicales (Romero Deschamps; Napoleón Gómez Urrutia) con trabajadores en situaciones precarias!

Columna completa en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pidió a la demócrata estadounidense Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes en Estados Unidos, definirse para que se apruebe el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Ya están los tiempos encima, de manera muy respetuosa, sinceramente con respeto, le solicitaría a la señora Pelosi que se decida sobre este tema, ya nosotros hemos cumplido cabalmente y consideramos que es un buen acuerdo para nuestras naciones muy conveniente para el pueblo de Estados Unidos, para el de Canadá y el mexicano», dijo el mandatario durante su conferencia matutina.

López Obrador insistió que para el Gobierno de México es importante que se apruebe el acuerdo comercial, para evitar que se empate con las elecciones presidenciales que se avecinan en Estados Unidos.

El Presidente indicó que los integrantes del Senado ya conocen los últimos ajustes que se realizaron al tratado, por lo que todas las fuerzas políticas están dispuestas a firmar un adendum.

“Ayer se hizo una consulta con senadores de nuestro país, digamos que ya se definió en qué términos nosotros podemos ratificar el tratado, ya se concluyeron las negociaciones. Como lo acordamos se puso a consideración de los representantes en el Senado de todas las fuerzas políticas, lo que nosotros podemos aceptar, en lo que sería una especie de adendum, un complemento que ya se acordó en el Senado mexicano», afirmó López Obrador.

El mandatario aseguró que mayormente son los legisladores del Partido Demócrata quienes proponían hacer otros cambios, como el que autoridades estadounidenses realizarán inspecciones para verificar que se cumplieran las recientes modificaciones constitucionales en materia laboral mexicana.

Confío en que pronto se apruebe el T-MEC y se dijo “optimista»de que se logre el acuerdo.

La Organización Mundial de Comercio (OMC) rebajó este martes, de manera significativa, de 2.6% a 1.2%, su previsión de crecimiento del comercio mundial para 2019, debido sobre todo a las tensiones entre China y Estados Unidos.

«Las oscuras perspectivas que se ciernen sobre el comercio son desalentadoras, pero eran esperadas», declaró el director general de la OMC, Roberto Azevedo, en un comunicado.

Estados Unidos y China no lograron hasta ahora llegar a un acuerdo para eliminar las trabas aduaneras y el presidente Donald Trump estaría preparando nuevas restricciones para las inversiones en China.

«Los conflictos comerciales aumentan la incertidumbre, lo que lleva a varios actores a retrasar sus inversiones», lamentó Azevedo.

El responsable también advirtió de que la creación de empleo podría verse amenazada porque las empresas dan trabajo cada vez a menos gente para producir bienes y servicios destinados a la exportación.