Tag

Economía

Browsing

La consultora británica Oxford Business Group (OBG) destacó este jueves el «impacto económico positivo» de las mayores obras de infraestructura del actual gobierno federal, entre los que se encuentran la refinería de Dos Bocas en Tabasco, el nuevo aeropuerto Felipe Ángeles en Santa Lucía, Estado de México, así como el Tren Maya.

«Las inversiones en infraestructura y tecnología que planea México tienen el potencial de acelerar el crecimiento económico en estas dos áreas cuya actividad se vio ralentizada debido a la crisis», aseguró Harry Van Schaick, editor regional de OBG en América Latina.

La firma lanzó el informe «Covid-19 response report» sobre la economía de México, que tuvo una contracción histórica de 8.2% del PIB en 2020 por la crisis de la pandemia del COVID-19, que ha dejado en nuestro país casi 2.7 millones de contagios y más de 237,000 muertes.

El reporte consideró clave el ritmo de vacunación para la recuperación económica de México, pero también la capacidad de abordar sus «vulnerabilidades y desigualdades estructurales».

Aunque la refinería, el aeropuerto y el Tren Maya han despertado críticas de la oposición y activistas, principalmente por su impacto ambiental y concentración desproporcionada del presupuesto público, OBG destacó su potencial.

«La inversión público-privada en estos proyectos contribuirá a la integración de la región en las cadenas de valor globales y a la reducción de las diferencias regionales», indicó la firma, que también mencionó el Corredor Transístmico del sureste que se desarrolla.

El documento además enunció las «políticas fiscales caracterizadas por su austeridad» y el haber mantenido «una economía abierta durante la pandemia» para conservar la actividad económica en áreas fundamentales como el turismo, la manufactura y el comercio exterior.

Fue justo la apertura lo que permitió que nuestro país se convirtiera en el tercer país más visitado del mundo en medio de la pandemia, recordó la consultora.

El informe también observó una recuperación de la industria automotriz, el principal sector de la manufactura de México, que «será también muy importante para la salud a largo plazo del sector manufacturero y de la economía en general».

«La digitalización en varios sectores, tal como el sector energético y bancario, pueden corregir vulnerabilidades estructurales en el país y aprovechar nuevas tendencias económicas globales», añadió Van Schaick.

Justo esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) defendió el ambiente de inversión en medio de reclamos de empresarios mexicanos y congresistas estadounidenses para garantizar certeza en medio del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

El mandatario presumió del nuevo pronóstico de crecimiento del banco BBVA, que este miércoles elevó a 6.3% su estimación de aumento del PIB para 2021, en línea con organismos como el Banco de México, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“El decir que hay problemas, que hay desconfianza en la inversión, es un discurso que tiene que ver más con la politiquería, con los que no están de acuerdo con nosotros, con la oposición”, sostuvo AMLO.

López Obrador afirmó que va muy bien la economía en el país, indicando que «nos estamos recuperando». Para justificar sus dichos, mencionó la recuperación de empleos perdidos por la pandemia, que dijo, se está muy cerca de volver a niveles precios a la pandemia en cuanto a número de trabajadores inscritos en el Seguro Social.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó esta mañana que en la primera quincena de julio de 2021 el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) registró una inflación de 0.37% respecto a la quincena inmediata anterior.

Con este resultado la inflación anual se colocó en 5.75%. En igual periodo de 2020 las cifras fueron de 0.36% quincenal y de 3.59% anual.

Así, la inflación interanual se aceleró ligeramente en la primera quincena de julio, contrario a las expectativas del mercado, abriendo la puerta a nuevos incrementos a la tasa de referencia del Banco de México (Banxico).

El índice de precios subyacente presentó un incremento de 0.31% quincenal y de 4.64% anual; por su parte, el índice de precios no subyacente subió 0.55% quincenal y 9.24% anual.

Al interior del índice de precios subyacente, a tasa quincenal, los precios de las mercancías aumentaron 0.37% y los de los servicios 0.24%.

Dentro del índice de precios no subyacente, los precios de los productos agropecuarios crecieron 0.33% y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno lo hicieron en 0.72% quincenal.

Según los datos, mayores tarifas del gas doméstico y de los precios de la tortilla de maíz ayudaron a empujar la inflación, que desde marzo se mantiene oscilando por arriba de la meta permanente de Banxico de un 3% +/- un punto porcentual.

Recordemos que a fines del mes pasado, el Banco de México elevó sorpresivamente su tasa clave de interés en 25 puntos base, para ubicarla en un 4.25%, citando la necesidad de reforzar la postura monetaria a fin de evitar afectaciones en las expectativas de inflación.

El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) pidió este miércoles al gobierno federal que incentive la inversión e impulse proyectos de infraestructura para detonar el crecimiento económico de México, lo que incluye la inversión pública y privada.

«Tenemos que darle a los mexicanos la confianza de que este es un país de oportunidades y que allá afuera hay un sinfín de posibilidades para invertir, para generar empleos productivos y para generar empleos formales y para que nuestro país se pueda recuperar», indicó el presidente del CCE, Carlos Salazar.

En un video difundido en redes sociales titulado «La recuperación económica de México», Salazar recordó que en 2020 la economía mexicana cayó un 8.2%, una cifra «verdaderamente desastrosa» que atribuyó a la pandemia de coronavirus y a la falta de ayudas a empresas medianas y pequeñas, lo que llevó a un mayor desempleo tanto formal como informal.

Además, habló de una «falta de entendimiento» sobre cómo recuperar la economía mexicana. Destacó que positivamente en 2021 la economía mexicana está creciendo y, apoyado en el pronóstico del Banco de México (Banxico), dijo que lo hará por encima del 6%.

Al respecto, el banco BBVA elevó este miércoles a 6.3% su pronóstico de crecimiento del PIB para este 2021, desde una estimación previa de 4.7%, por mejores perspectivas de las exportaciones, el consumo y la inversión. También aumentó a 3% su previsión de crecimiento para 2022 desde una proyección anterior de 2.8%.

Carlos Salazar habló de distintas variables que han sustentado el crecimiento económico. En primer lugar, la «tremenda» expansión de Estados Unidos que empuja el crecimiento de México. También mencionó el alza del consumo, gracias a «los programas sociales que de alguna forma sí ha mejorado la posibilidad de que la gente siga manteniendo los niveles altos de consumo».

Otra fue las remesas que envían los mexicanos que viven en el exterior, así como que el gasto público sigue creciendo e inclusive va por arriba de lo presupuestado.

El presidente del CCE lamentó que la inversión «sigue manteniendo números muy pequeños». «Habíamos tenido tres meses consecutivos, febrero marzo y abril, con crecimientos, y el mes de mayo ya tenemos una pequeña disminución en su tasa comparativa mensual», subrayó.

Por ello, habló de la importancia de darle «confianza» a los mexicanos para invertir en el país, una nación «de oportunidades».

«El CCE sigue tratando desde su trinchera de estar asociado con la Secretaría de Hacienda y con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes con los programas y paquetes de inversión en infraestructura», subrayó.

Dijo que se han identificado hasta 1,500 proyectos de infraestructura, lo que necesita promoverse por parte de las autoridades. «La inversión debería de ser para los mexicanos una obsesión», subrayó el empresario, que consideró que así se logrará «realmente» desarrollo y crecimiento.

Además, llamó a seguir impulsando los programas de vacunación anticovid, porque esto permitirá rápidamente regresar a la actividad productiva.

Rusia llamó hoy a Estados Unidos a levantar el bloqueo a Cuba, asegurando que será una medida que serviría para poner fin a las manifestaciones que han sacudido la Isla desde el fin de semana pasado.

«Si en Washington realmente están preocupados por la situación humanitaria en Cuba y quieren ayudar a los cubanos simples, hay que comenzar (…) por derogar el bloqueo, rechazado desde el principio por toda la comunidad internacional», indicó la diplomacia rusa.

La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajárova, instó a Washington a asumir posiciones objetivas, poner fin a la hipocresía y las políticas de doble fondo. Exigió permitir a los cubanos, su gobierno y su pueblo solucionar los problemas y decidir su destino.

Zajárova señaló que lo único que deben hacer Estados Unidos y sus seguidores es no inmiscuirse en los asuntos de un Estado soberano.

Y es que miles de cubanos tomaron las calles el domingo para protestar contra el gobierno al grito de «¡libertad!» en una jornada inédita que se dejó un saldo de decenas de detenidos y enfrentamientos después de que el presidente Miguel Díaz-Canel llamara a sus partidarios a salir a enfrentar a los manifestantes.

Las protestas, las más fuertes que han ocurrido en Cuba desde el llamado «maleconazo» de agosto de 1994, se produjeron con el país sumido en una grave crisis económica y sanitaria, con la pandemia fuera de control y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos, además de cortes de electricidad.

Zajárova criticó las declaraciones oficiales de La Casa Blanca respecto a la situación en la Isla, que señalan al gobierno cubano de ser responsable de la inestabilidad que se vive.

«El cinismo especial de Washington radica en que llevó a cabo durante todo el tiempo de la existencia de la Cuba revolucionaria una estrategia de estrangulamiento del país, discriminación de su pueblo y destrucción de la economía», denunció.

La diplomática rusa recordó que el embargo económico de EUA contra Cuba se recrudeció con restricciones como la extraterritorial ley Helms-Burton (Ley de la Libertad Cubana y Solidaridad Democrática) que criminalizó el comercio entre la isla y empresas de terceros países.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) elevó este jueves su previsión de crecimiento en 2021 para la región del 4.1% estimado en abril pasado al 5.2%.

Esta cifra refleja un rebote desde la profunda contracción de 6.8% registrada en 2020 como consecuencia de los efectos adversos producidos por la pandemia de COVID-19.

«Esta expansión no alcanzará para asegurar un crecimiento sostenido ya que los impactos sociales de la crisis y los problemas estructurales de la región se han agudizado y se prolongarán durante la etapa de recuperación», alertó el organismo dependiente de Naciones Unidas.

Para 2022, la Cepal proyecta una tasa de crecimiento regional del 2.9%, «lo que implica una desaceleración», indicó en el documento «La paradoja de la recuperación en América Latina y el Caribe. Crecimiento con persistentes problemas estructurales: desigualdad, pobreza, poca inversión y baja productividad».

Los países que más van a crecer este año son Panamá (12%), Perú (9.5 ), Chile (8%), República Dominicana (7.1%), Argentina (6.3%), México (5.8%), Colombia (5.4%) y Bolivia (5.1%).

Le seguirían El Salvador (5%), Honduras (5%), Guatemala (4.6%), Brasil (4.5%) Uruguay (4.1%), las islas del Caribe (4.1%), Paraguay (3.8%), Costa Rica (3.2%) y Ecuador (3%).

Mientras que los que tendrán un peor desempeño este año son Cuba (2.2%), Nicaragua (2%), Haití (0.1%) y Venezuela (-4%).

«La tasa de crecimiento actual no es sostenible y existe un riesgo de retorno a trayectorias mediocres, con insuficiente inversión y empleo, y mayor deterioro ambiental», advirtió el organismo.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, urgió a los gobiernos a mantener las políticas de transferencias de emergencia para fortalecer una reactivación que sea sostenible en el tiempo, más justa, igualitaria y amigable con el medio ambiente.

Se apuntó que al 30 de junio, la región acumulaba más de un millón 260 mil 000 muertos a causa del COVID-19 (32% del total mundial), a pesar de que su población representa el 8.4% a nivel global, y presenta grandes brechas en la vacunación respecto a los países desarrollados.

En ese sentido, detallaron que en América Latina y el Caribe (30 países) el porcentaje de la población total con esquema de vacunación completo llega a solo 13.6%, mientras que en la Unión Europea es de 34.9% y en América del Norte 46.3%.

La tasa de inflación aumentó en junio hasta el 5.88%, después de que los precios subieran en el sexto mes del año un 0.53%, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

«La inflación general del Índice Nacional de Precios al Consumidor se ubicó en 5.88% año contra año en junio 2021, cuarto mes consecutivo por encima del límite de 4% del Banco de México», dijo en Twitter el presidente del INEGI, Julio A. Santaella.

En junio de 2020, hace justo un año, los datos correspondientes reflejaron un aumento del 0.55% en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), con lo que la inflación quedó entonces en el 3.33%.

En abril pasado, México registró una inflación del 6.08%, la tasa más alta desde finales del 2017.

Por lo que este dato de junio, aunque sigue siendo elevado y alejado de la meta del Banco de México del 3% (+/- un punto porcentual), refleja un sutil freno en el alza de los precios al consumidor.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, aumentó el 0.57% mensual y dejó la tasa anual en el 4.58%, señaló el INEGI en un comunicado.

«La inflación subyacente quedó en 4.58%, la mayor tasa desde diciembre de 2017», dijo Santaella.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.65% y los servicios crecieron un 0.48%, con una tasa anual del 5.81% y del 3.22%, respectivamente. En los no subyacentes, los agropecuarios aumentaron 0.05% respecto al mes anterior y los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno subieron 0.71%.

A nivel anual, los precios de los agropecuarios han crecido 6.95%, mientras que las tarifas energéticas se han disparado un 12.45%. De este modo, la partida de no subyacentes subió 0.42% mes contra mes y aumentó un 10% interanual.

El índice de precios de la canasta de consumo mínimo, conformado por 176 productos y servicios, marcó un aumento mensual del 0.66%, para quedar en un alza anual del 7.02%.

El INEGI también anunció que en junio el índice de precios al productor, incluyendo el petróleo, presentó una variación al alza del 0.93% respecto del mes anterior, alcanzando una variación anual de 7.13%.

La Inversión Fija Bruta registró un repunte del 43.1% en abril frente al mismo mes del año anterior, que estuvo severamente impactado por la pandemia de coronavirus, según datos divulgados este martes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El INEGI anunció que se obtuvo este resultado por el alza del 49.6% en el rubro de maquinaria y equipo y por un aumento del 38.4% interanual en la construcción.

Según datos ajustados por estacionalidad, la Inversión Fija Bruta cayó 0.9% en abril pasado frente al mes precedente, ante el descenso de la construcción del 1.3% y de la maquinaria y equipo del 0.8%.

«Después de haber crecido tres meses consecutivos al iniciar el año, la inversión fija gruta bajó 0.9% mes contra mes en abril 2021», afirmó en Twitter Julio A. Santaella, presidente del INEGI.

El mes de abril del 2020 fue el primer mes completo en el que la pandemia de coronavirus azotó con fuerza el país llevando al cierre de las actividades productivas no esenciales y al distanciamiento social.

Con los datos de abril del 2021, la Inversión Fija Bruta acumula un aumento del 3.5% en los primeros cuatro meses del año debido al avance de la maquinaria y equipo (9.8%) y la caída de la construcción (0.7%).

Recordemos que la Inversión Fija Bruta cayó un 18.2% interanual en 2020 arrastrada por la crisis de la pandemia ddel COVID-19. En 2019, esta inversión se contrajo el 4.9%, mientras que creció 0.6% en 2018 y disminuyó un 1.5% en 2017.

La Inversión Fija Bruta permite tener «un amplio conocimiento» sobre el comportamiento de la inversión en el corto plazo. Está integrada por los bienes utilizados en el proceso productivo durante más de un año y que están sujetos a derechos de propiedad.

La confianza del consumidor de México aumentó 1.5 puntos en junio respecto al mes previo, y se situó en su mayor nivel en 21 meses, según cifras dadas a conocer esta mañana por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

«El Indicador de Confianza del Consumidor aumentó 1.5 puntos en junio 2021 alcanzando un nivel de 44.5 puntos, su mayor nivel en 21 meses», informó en Twitter el titular del INEGI, Julio A. Santaella.

En su comparación anual, en el sexto mes de 2021 el indicador de confianza avanzó 12.5 puntos, con datos ajustados por estacionalidad.

En junio de 2020 la confianza del consumidor estaba en uno de sus puntos más bajos coincidiendo con el confinamiento, la pérdida de empleos y la primera ola de contagios de coronavirus en buena parte del país.

En junio de 2021, se presentaron crecimientos mensuales en términos desestacionalizados en los cinco componentes que lo integran.

«Al interior del indicador de confianza del consumidor, todos sus componentes contribuyeron a su avance de junio 2021: situación económica actual y futura del hogar y del país, así como posibilidades de comprar muebles o electrodomésticos», añadió Santaella.

La situación económica en el momento actual de los miembros del hogar comparada con la que tenían hace 12 meses tiene un nivel de 46.7 puntos, una mejora de 1.3 puntos frente al mes de mayo.

La situación económica esperada de los miembros del hogar dentro de 12 meses, respecto a la actual, se sitúa en 59.1 puntos, lo que supone 1.2 puntos más frente al mes previo.

La percepción sobre la situación económica del país hoy en día, comparada con la de hace 12 meses, se situó en 38.5 puntos, una mejora de 1.4 puntos mes contra mes.

La situación económica del país esperada dentro de 12 meses, respecto a la actual, se ubicó en 53.8 puntos, lo que supone 1.6 puntos más.

Finalmente, el índice que congrega las posibilidades en el momento actual de los integrantes del hogar, comparadas con las de hace un año, para realizar compras de muebles, televisor, lavadora, otros aparatos electrodomésticos, se ubica en un nivel todavía bajo de 24.2 puntos, pero es 1.7 puntos mayor al de hace un mes.

Analistas del sector privado elevaron a 5.80% el pronóstico de crecimiento del PIB para este 2021, reveló este jueves la encuesta mensual de junio realizada por el Banco de México(Banxico) entre expertos del sector privado.

Esta estimación de crecimiento es superior a la prevista en mayo, cuando los especialistas calculaban un aumento del 5.16% de la economía para este año.

El sector privado considera, por tanto, que la economía mexicana volverá a crecer en 2021 tras el desplome del 8.2% vivido en 2020 por la crisis de la pandemia del COVID-19, la peor contracción desde la Gran Depresión.

Este pronóstico es todavía algo menor al de la Secretaría de Hacienda, que estima un crecimiento del 6.5%.

Sin embargo, los analistas consultados en el estudio no fueron tan optimistas en sus previsiones para 2022, año en el que pronosticaron un crecimiento de 2.80%, pero sí por encima de la proyección previa del 2.65%.

La encuesta se levantó entre el 24 y el 29 de junio, y participaron 35 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado en México y el extranjero.

El sondeo de Banxico también reflejó un aumento en el pronóstico de la inflación general para el cierre de 2021, la cual esperan se sitúe en 5.58%, frente al 5.02% estimado el mes anterior. Para 2022, la nueva expectativa es que la inflación general cierre en 3.75%, una cifra ligeramente superior al 3.70% proyectado anteriormente por los especialistas.

Los expertos también mejoraron su expectativa para el tipo de cambio del peso mexicano frente al dólar. De acuerdo con sus estimaciones, el peso cerrará el año intercambiándose a 20.25 unidades por billete verde, mientras en la encuesta anterior la cotización proyectada era de 20.49 pesos por dólar.

El pronóstico monetario mejoró para el final de 2022: los analistas calculan ahora que se intercambiará en 20.76 unidades por dólar, dejando atrás la anterior cotización que proyectaron en 20,87 pesos por unidad estadounidense.

La actividad económica repuntó un 22.3% interanual en abril de 2021 frente al mismo mes del año anterior, por el alza de la actividad industrial y de servicios, según datos difundidos este viernes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El avance del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), precisó el INEGI, es el resultado del aumento del sector industrial (36.6%) del sector servicios (17.9%), en tanto que decreció el sector agrario (0.7%).

Según cifras desestacionalizadas, sin factores coyunturales y de calendario, el IGAE retrocedió un 0.2% respecto al mes previo. El sector servicios aumentó un 0.3% pero cayeron las actividades agrícolas un 2.9% y las industriales un 0.2%.

«El IGAE tocó un máximo en el verano de 2018 para tomar una leve tendencia descendente y colapsarse con la pandemia. En junio 2020 inició una recuperación parcial que para abril 2021 todavía no alcanza el nivel de febrero 2020», indicó en Twitter el presidente del Inegi, Julio A. Santaella.

El IGAE es un indicador preliminar de distintos sectores que muestra la tendencia o dirección que la economía tendrá en el corto plazo.

El Banco de México (Banxico) anunció este jueves su decisión de subir la tasa de interés al 4.25%, esto tras aumentar 25 puntos base el objetivo ante la recuperación de la actividad económica global del segundo trimestre.

La Junta de Gobierno de Banxico aprobó esta decisión con una votación divida en la que tres integrantes apoyaron la nueva tasa y dos preferían mantenerla en 4%, nivel que tenía desde febrero.

«Desde la última decisión de política monetaria, el peso mexicano se depreció, las tasas de interés de corto plazo aumentaron y las de mayor plazo disminuyeron. La recuperación de la economía mexicana registró un importante repunte en marzo y cierta moderación en abril», argumentó Banxico.

Al señalar que las cadenas de suministro y los procesos productivos de diversos bienes y servicios siguen afectados por la pandemia, advirtió que hubo choques adicionales a los previstos en la inflación general y subyacente, que alcanzaron 6.02% y 4.58% en la primera quincena de junio, tal como lo informó el INEGI.

Los integrantes de la Junta de Gobierno de Banxico indicaron que las expectativas de inflación general y subyacente en 2021 volvieron a aumentar y las de mediano y largo plazos se mantuvieron relativamente estables en niveles superiores a la meta de 3%. Adelantó que ahora se estima que la inflación general converja a la meta de 3% en el tercer trimestre de 2022.

Alertó que las previsiones que se tienen hasta ahora están sujetas a riesgos, entre las que mencionó las presiones inflacionarias externas; las presiones de costos o reasignaciones de gasto; la persistencia en la inflación subyacente;  la depreciación cambiaria; y que la sequía presione a los precios agropecuarios. Y aunque no los pasó por alto, dijo que los riesgos que persisten a la baja con los efectos de la brecha negativa del producto; las mayores medidas de distanciamiento social; y la apreciación cambiaria.

«Si bien se prevé que los choques que han incidido sobre la inflación son de carácter transitorio, por su diversidad, magnitud y el extendido horizonte en el que han venido afectando a la inflación, pueden implicar un riesgo para el proceso de formación de precios», dijo Banxico.

Por ello indicó que era necesario reforzar la postura monetaria a fin de evitar afectaciones en las expectativas de inflación, así como para lograr un ajuste ordenado de precios relativos y propiciar la convergencia de la inflación a la meta de 3%.

La inflación interanual de México superó las expectativas en la primera mitad de junio y duplicó la meta oficial del Banco de México (Banxico), por lo que no se vislumbran recortes en la tasa de interés referencial en lo que resta de año mientras crece la posibilidad de que haya al menos un alza.

En la primera quincena de junio de 2021, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo una inflación de 0.34% respecto a la quincena inmediata anterior; con este resultado la inflación anual se ubicó en 6.02%, según cifras divulgadas este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Recordemos que en el mismo periodo de 2020 las cifras correspondientes fueron de 0.32% quincenal y de 3.17% anual.

El índice de precios subyacente registró un aumento de 0.35% quincenal y de 4.58% anual; por su parte, el índice de precios no subyacente avanzó 0.31% quincenal y 10.61% anual.

Al interior del índice de precios subyacente, a tasa quincenal, los precios de las mercancías crecieron 0.42% y los de los servicios 0.28%.

Dentro del índice de precios no subyacente, los precios de los productos agropecuarios subieron 0.13% y los de los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno lo hicieron en 0.45% quincenal.

Banxico, que tiene una meta permanente de inflación del 3% +/- un punto porcentual, ha mantenido en un 4% la tasa clave en sus últimas dos decisiones, citando la necesidad de consolidar una trayectoria decreciente de la inflación hacia su objetivo.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer este jueves que el Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE) estima una variación positiva del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de 24.8% en mayo de 2021 respecto al mismo mes del año anterior.

El Indicador Oportuno de la Actividad Económica estima anticipadamente el desempeño económico antes de la publicación del índice general IGAE, un referencial del PIB mensual.

En su reporte de hoy, el INEGI indicó que las actividades secundarias presentaron una variación de 36.4% el mes pasado en su comparación interanual, así como un alza del 19.8% para el caso de las actividades terciarias.

Recordemos que en abril, el indicador preliminar IOAE presentó un avance del 20.6% interanual. Adicional se tiene que considerar que en mayo del año pasado, la economía mexicana estaba fuertemente golpeada por las restricciones derivadas de la pandemia del COVID-19.

En más temas económicos, este jueves se informó que México retrocedió dos posiciones, en la Clasificación Mundial de Competitividad 2021, elaborada por el Instituto para el Desarrollo Gerencial (IMD).

Al pasar de la posición 53 a la 55, nuestro país se ubica en la posición más baja desde 1997, cuando fue incluido en dicha clasificación.

El IMD se compone de cuatro rubros: desempeño económico (México pasó de la posición 38 a la 49); eficiencia gubernamental (pasó del lugar 55 al 59); eficiencia empresarial (subió un sitio, del 48 al 47, y el de infraestructura, donde retrocedió de la posición 57 a la 58.

El IMD mida la capacidad de competir en mercados nacionales o de enfrentar a la competencia internacional.

La Asociación de Bancos de México (ABM) informó este miércoles sobre «un punto de inflexión» en la recuperación económica, pese a advertir de persistentes riesgos para el crecimiento en nuestro país.

«Ya se observan mejoras en los indicadores macroeconómicos. No obstante, queda terreno para recuperarse de la crisis, es decir, no podemos descuidarnos y no podemos bajar la guardia», declaró Daniel Becker, presidente del ABM.

El representante de los banqueros en México aplaudió la «certidumbre» que trajo las elecciones del pasado 6 de junio, aunque prefirió no referirse a los resultados, en los que la alianza de partidos que apoyan al presidente (Morena-PT-PVEM) perdió la mayoría calificada del Congreso.

“Celebramos que se ratifique que México es un país que tiene órganos autónomos independientes robustos, que cuidan la democracia y la dan certeza a nuestro país”, expresó Becker.

Señaló que las elecciones tuvieron una enorme participación ciudadana con lo que se fortalece la democracia y se reconoce la capacidad e imparcialidad del INE, como un órgano constitucional autónomo y ciudadano.

En temas económicos, el representante de la banca estimó un crecimiento de entre 6% y 8% del crédito privado para finales de año. Destacó que el crédito a las empresas ya presentó un aumento de 4 % de enero a marzo de 2021 con respecto al trimestre anterior.

Sin embargo, no todo fueron buenas noticias, pues alertó que el crédito al consumo aún tuvo una variación anual negativa de 6.1% en abril, con la mayor caída,  de 19.7%, en los préstamos personales.

“Estamos seguros de que conforme haya un proceso más rápido de percepción de vacunación esto crecerá”, añadió Becker, quien señaló como riesgos a la baja los ‘cuellos de botella’ en suministros globales, la volatilidad en mercados financieros y la recuperación de la inversión menor a la esperada.

En más temas económicos, el Banco de México (Banxico) dijo este miércoles que el sistema financiero ha mostrado una posición sólida que apoyaría la recuperación de la economía, cuyas perspectivas de crecimiento han mejorado gracias el inicio de la vacunación contra el COVID-19.

En su reporte de estabilidad financiera, Banxico dijo que si bien desde inicios de 2020 la economía mexicana ha enfrentado afectaciones considerables y una elevada incertidumbre por los choques de la pandemia, el panorama ha mejorado ante perspectivas económicas globales más alentadoras.

«El sistema financiero mexicano ha continuado mostrando resiliencia y una posición en general sólida, caracterizada por niveles de capital y de liquidez por encima de los mínimos regulatorios», dijo Banxico y agregó que la campaña de inmunización ha favorecido las perspectivas de crecimiento.

Banco de México advirtió que el panorama es aún incierto debido, principalmente, a la evolución que pueda tener la pandemia.

Standard & Poor’s (S&P) confirmó la tarde de ayer las calificaciones crediticias soberanas para México de largo plazo en moneda extranjera en «BBB» y en moneda local de «BBB+», aunque ratificó la perspectiva negativa, por los riesgos presupuestarios provenientes principalmente de Pemex.

En un comunicado, la agencia señaló que «las elecciones del 6 de junio mostraron un sólido apoyo al presidente López Obrador y a sus aliados, quienes con una mayoría simple en el Congreso se mantienen bien posicionados para impulsar la agenda política en la segunda parte de su sexenio”.

La firma explicó que las calificaciones de México se basan en las fortalezas y debilidades de su democracia, la cual ha generado estabilidad política y cambios regulares de gobierno en las últimas dos décadas.

Dijo que la perspectiva negativa indica el riesgo de que la calificación baje más en los próximos 12 meses, esto ante el debilitamiento de las finanzas públicas, probablemente derivado del manejo de los complejos desafíos fiscales relacionados con Pemex o ante la posibilidad de que algunas iniciativas gubernamentales puedan presionar aún más el entorno empresarial.

Al respecto, el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, señaló en redes sociales que con la calificación de S&P se acumulan siete ratificaciones de la deuda soberana de México en la primera mitad de 2021, lo que «beneficia a la economía mexicana en su totalidad al permitir acceso a financiamiento”.

La agencia también dijo que espera que la actual Administración «mantendrá una gestión macroeconómica cautelosa», con una deuda neta del gobierno general que se mantendrá estable en torno a 48% del Producto Interno Bruto (PIB) durante los próximos tres años.

Apuntó que el crecimiento se desaceleraría tras un repunte en 2021, debido a presiones en el entorno para hacer negocios, algunas antiguas y otras asociadas con políticas recientes, que pesan sobre la inversión.

Tras conocer la postura de S&P, la Secretaría de Hacienda emitió un comunicado en el que señaló que la decisión mantiene la calificación soberana «en una cómoda posición, dos escalones por encima del grado de inversión».

La dependencia dijo que calificadora destacó que la recuperación económica ha estado enmarcada por una priorización de la estabilidad macroeconómica y financiera y en ese contexto S&P mejoró su estimación de crecimiento de 4.9% a 5.8% en 2021 guiado por el dinamismo de la actividad económica de Estados Unidos y de las remesas.

Foto: S&P

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió este jueves que la decisión de El Salvador de adoptar el bitcóin como moneda de circulación legal puede generar riesgos y desafíos regulatorios.

«La adopción del bitcóin como moneda de curso legal plantea una serie de problemas macroeconómicos, financieros y legales que requieren un análisis muy cuidadoso», dijo el portavoz del FMI, Gerry Rice.

«Por eso, estamos siguiendo de cerca los avances en este tema y continuaremos nuestra consulta con las autoridades», añadió en rueda de prensa.

Y es que representantes del FMI mantendrán este jueves una reunión virtual con el presidente Nayib Bukele, después de que el Congreso salvadoreño aprobara esta semana una ley por la cual «todo agente económico deberá aceptar bitcóin como forma de pago».

Según Bukele, esto contribuirá a la bancarización de la población y evitará perder «millones de dólares» en intermediación en el envío de remesas de salvadoreños desde el exterior.

«Lo que hemos dicho en el pasado, en general, es que los activos en criptomonedas pueden plantear riesgos significativos, y las medidas regulatorias efectivas son muy importantes a la hora de abordarlos», se limitó a comentar Rice al ser consultado sobre el tema.

Bukele se reunirá con miembros del equipo técnico del FMI en el marco de las conversaciones iniciadas en abril con el organismo sobre la posibilidad de obtener un nuevo préstamo para el país centroamericano.

El Salvador busca financiamiento para reimpulsar su economía, que se contrajo un 7.9% en 2020 por la pandemia. Para esto, negocia con el Fondo un préstamo de unos 1,300 millones de dólares.

El FMI ya le otorgó el año pasado a El Salvador asistencia de emergencia por unos 389 millones de dólares por medio del Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR) para enfrentar la crisis por el COVID-19.