Tag

efectos

Browsing

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) confirmó este miércoles un «posible vínculo» de AstraZeneca con los casos inusuales de coagulación sanguínea reportados en algunas personas que recibieron esta vacuna, pero considera que sus beneficios siguen estando por encima del riesgo de efectos secundarios.

Según las conclusiones alcanzadas hoy por el comité de seguridad (PRAC) de la EMA, los coágulos de sangre «inusuales» con bajas plaquetas «deben incluirse como efectos secundarios muy raros» de la vacuna de AstraZeneca, en base a «todas las pruebas disponibles actualmente», incluyendo el asesoramiento de un grupo especial de expertos.

Los expertos de la EMA no han podido identificar un factor de riesgo para estos eventos, como la edad, el sexo o un historial médico previo, aunque una “explicación plausible es que son una respuesta inmune a la vacuna” en algunas personas, por lo que el PRAC ha solicitado nuevos estudios para tratar de recopilar más información y tomar las medidas adicionales necesarias.

La directora ejecutiva de la EMA, Emer Cooke, subrayó, en una rueda de prensa telemática desde la sede de la agencia en Ámsterdam, que la COVID-19 es una “enfermedad muy peligrosa” y las vacunas son “muy importantes para luchar contra la pandemia”, lo que incluye AstraZeneca, que “se ha demostrado altamente efectiva” contra el coronavirus.

El PRAC ha confirmado que los beneficios de la vacuna de AstraZeneca para prevenir la COVID-19 en general superan a los riesgos de efectos secundarios, añadió Cooke, que reiteró que tras un análisis en profundidad, se ha llegado a la conclusión de que los casos notificados de coágulos sanguíneos inusuales posteriores a la vacunación deben incluirse como posibles efectos secundarios de la vacuna.

Al no haber un factor de riesgo definido, la EMA subraya que es importante que tanto las personas vacunadas como los profesionales de la salud estén al tanto de la posibilidad de que se desarrollen casos muy raros de coagulación sanguínea combinados con niveles bajos de plaquetas en la sangre dentro de las dos semanas posteriores a la vacunación.

Hasta ahora la mayoría de los casos notificados han ocurrido en mujeres menores de 60 años dentro de los 15 días posteriores a la vacunación.

El PRAC revisó en profundidad un total de 62 casos de trombos cerebrales venosos (CVST) y 24 casos de trombosis de la vena esplácnica, notificados hasta el 22 de marzo, de los cuales, 18 fueron mortales.

La pandemia y la falta de recursos económicos llevó a que 5.2 millones de mexicanos de entre 3 y 29 años no estén inscritos en el ciclo escolar 2020-2021, informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

«Se tiene que 5.2 millones de 3 a 29 años de edad (9.6% en relación con la población total de 3 a 29 años) no están inscritos por la Covid-19 por falta de dinero o recursos para el ciclo escolar 2020-2021. De estos, 3 millones corresponden al nivel de educación básica (preescolar, primaria y secundaria)», indicó el Instituto al presentar los resultados de la Encuesta para la Medición del Impacto en COVID-19 en la Educación.

Sobre los motivos asociados a la Covid-19 para no inscribirse en el ciclo escolar actual, 26.6% considera que las clases a distancia son poco funcionales para el aprendizaje; el 25.3% señala que alguno de sus padres o tutores se quedaron sin trabajo y el 21.9% carece de computadora, otros dispositivo o conexión de internet, entre otros.

Cerca de 33.6 millones de personas entre los 3 y 29 años estuvieron inscritas en el ciclo escolar previo, el 2019-2020 (62% del total). De ellas, 740,000 (2.2%) no concluyeron el ciclo: el 58.9% por alguna razón asociada a la contingencia sanitaria y 8.9% por falta de dinero o recursos.

«Más de la mitad de la población de 3 a 29 años tiene mucha disponibilidad para asistir a clases presenciales una vez que el gobierno lo permita», remarcó el Inegi.

Por nivel de escolaridad, 55.7% de la población de educación superior usó de la computadora portátil como herramienta para recibir clases, mientras que 70.2% de los alumnos de primaria utilizó un celular inteligente. En 28.6% de las viviendas con población de 3 a 29 años inscrita se hizo un gasto adicional para comprar teléfonos inteligentes, en 26.4% para contratar servicio de internet fijo y en 20.9% para adquirir mobiliario como sillas, mesas, escritorios o adecuar espacio para el estudio.

En 56.4% de las viviendas piensan que el beneficio de las clases a distancia es no poner en riesgo la salud de los alumnos, seguida de las ventajas que propicia la convivencia familiar con un 22.3% y del ahorro de dinero en gastos diversos como pasajes y materiales escolares con 19.4 por ciento.

Sobre las principales desventajas, 58.3% opinan que no se aprende o se aprende menos que de manera presencial, seguida de la falta de seguimiento al aprendizaje de los alumnos (27.1%) y de la falta de capacidad técnica o habilidad pedagógica de padres o tutores para transmitir los conocimientos (23.9%).

Esta encuesta permite conocer el impacto por la cancelación provisional de clases presenciales en las instituciones educativas del país, en la experiencia educativa de niños, niñas, adolescentes y jóvenes de 3 a 29 años, tanto en el pasado ciclo escolar 2019- 2020, como en el actual ciclo 2020- 2021.

Recordemos que México no tiene clases presenciales para los poco más de 30 millones de estudiantes de nivel básico a medio superior desde el año pasado, el 23 de marzo de 2020, debido a la pandemia de Covid-19, que ha dejado en el país casi 2.2 millones de contagios en el país y más de 198 mil muertes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) instó este lunes a los países a que no detengan las campañas de vacunación después de que varias naciones europeas y asiática se sumaron al grupo que suspendió el uso de la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19 por dudas sobre su seguridad.

Y aunque Tailandia anunció planes para seguir adelante con la vacuna de AstraZeneca, Indonesia dijo que esperaría después de que Irlanda y Holanda anunciaron suspensiones este domingo.

Dinamarca y Noruega informaron de casos aislados de hemorragia, coágulos sanguíneos y un recuento bajo de plaquetas después de la vacuna AstraZeneca. Islandia y Bulgaria habían suspendido anteriormente su uso, mientras que Austria e Italia dejaron de usar algunos lotes.

La OMS dijo que su panel asesor estaba revisando los informes relacionados con la inyección y que publicará sus hallazgos lo antes posible. Citó a una reunión para este martes, donde se abordará la situacoón.

Destacó que es poco probable que cambie sus recomendaciones, emitidas el mes pasado, para un uso generalizado, incluso en países donde la variante sudafricana del virus puede reducir su eficacia.

«A día de hoy, no hay pruebas de que los incidentes estén causados por la vacuna y es importante que las campañas de vacunación continúen para poder salvar vidas y frenar la grave enfermedad que provoca el virus», afirmó el portavoz de la OMS, Christian Lindmeier.

La vacuna de AstraZeneca fue una de las primeras y más baratas que se desarrolló y fue lanzada a gran volumen desde que el coronavirus se identificó por primera vez en China a fines de 2019. Este lunes, Italia, Francia y Alemania anunciaron la suspensión de la vacuna de AstraZeneca ante el creciente temor por coágulos. Fuera de la UE, República Democrática del Congo, Indonesia y Tailandia aplazaron por su parte la campaña de vacunación.

La OMS ya indicó que no hay indicios de que los eventos fueran causados ​​por la vacunación, una opinión también expresada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), que dijo que el número de coágulos de sangre reportados no es superior al observado en la población general.

El puñado de efectos secundarios informados en Europa ha alterado los programas de vacunación que ya están bajo presión por la lentitud de los lanzamientos y el escepticismo existente en algunos países.

Holanda dijo el lunes que detectó 10 casos de posibles efectos secundarios adversos destacados de la vacuna de AstraZeneca, horas después de que el gobierno suspendiera su programa de vacunación tras los informes de posibles efectos secundarios en otros países.

Dinamarca reportó síntomas «muy inusuales» en un ciudadano de 60 años que murió de un coágulo de sangre tras recibir la vacuna, la misma frase que utilizó Noruega el sábado sobre tres personas menores de 50 años que, según dijo, estaban siendo tratadas en un hospital.

AstraZeneca ha informado que hizo una revisión que cubría a más de 17 millones de personas vacunadas en la Unión Europea y Reino Unido, y no mostró pruebas de un mayor riesgo de coágulos sanguíneos. En Alemania, las dudas sobre la vacuna provocaron una disputa política, y el líder de la Unión Social Cristiana (CSU) en Baviera, Markus Soeder, dijo que el país necesita una orientación clara de sus propios expertos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció este lunes que Francia suspende temporalmente el uso de la vacuna de AstraZeneca. «La suspendemos hasta mañana por la tarde», dijo en una rueda conjunta con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, con quien mantiene en la ciudad francesa de Montauban la XXVI cumbre bilateral entre ambos países.

Macron aclaró que la decisión, que sigue a la tomada este mismo lunes por otros países europeos, como Alemania o Italia, ha sido tomada por recomendación y en vínculo con las autoridades sanitarias francesas.

 

La Inversión Extranjera Directa (IED) captada en 2020 por nuestro país fue de 29,079 millones de dólares, lo que representa una caída del 11.7% frente a los 32,921 millones de dólares reportados el año pasado, derivado de la pandemia de coronavirus y la crisis económica según dijo la Secretaría de Economía (SE).

Dicha cifra es resultado de la diferencia de 39,220.3 millones de dólares registrado como flujos de entrada y 10,140.9 millones de dólares en flujos de salida.

«Esto se explica, fundamentalmente, por los efectos negativos de la pandemia de covid-19 en los flujos globales de inversión», indicó la dependencia federal.

y aunque informó sobre la caída de la IED, la Secretaría de Economía destacó que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) estimó que en 2020 los flujos globales de IED disminuyeron 42% con respecto a 2019, según el World Investment Report publicado en enero de 2021.

«Esto evidencia que, en comparación con el resto del mundo, México tuvo un mejor desempeño en la atracción de IED en el año más adverso de la historia económica reciente», indicó la secretaría que encabeza Tatiana Clouthier.

Recordó que en 2020 se anunciaron 212 proyectos de inversión extranjera para ser materializados en México, que representan un monto de 16,253 millones de dólares, de los cuales ya se han reportado 5,838 millones de dólares al Registro Nacional de Inversiones Extranjeras.

Se detalló que la IED registrada entre enero y diciembre de 2020 provino de 3,334 sociedades con participación de capital extranjero, 2,725 contratos de fideicomiso y 24 personas morales extranjeras; mientras que se financió principalmente a través de reinversión de utilidades, en un 55.4%; seguida de cuentas entre compañías, en 22.6% y por nuevas inversiones, en 22.0%.

Por sector económico, se desagrega en: manufacturas, con 40.6%; servicios financieros y de seguros, con 23.2%; transportes, con 9.8%; comercio, con 7.7%; minería, con 4.6%; y medios masivos con 4.3%. Los sectores restantes captaron 9.8%.

Por país de origen, los flujos de IED provinieron principalmente de los socios del T-MEC en 53.6% (Estados Unidos, 39.1% y Canadá, 14.5%), seguidos por España en 13.7%, Japón en 4.2%, Alemania en 3.5% y de otros países que aportaron el 25.0% restante.

El Banco de México (Banxico) indicó este miércoles que las pruebas de estrés al sistema financiero local mostraron que la banca en su conjunto cuenta con niveles de capital que le permitirían hacer frente a distintos retos que podría enfrentar la economía derivados de la pandemia del coronavirus.

No obstante, a nivel individual algunas instituciones que representan una baja participación en el sistema podrían sufrir dificultades para mantener los niveles mínimos de capitalización requeridos por la regulación local.

Al presentar el Reporte de Estabilidad Financiera, Banxico reconoció que la pandemia de COVID-19 ha planteado un escenario inédito a nivel global, que ha afectado profundamente la vida cotidiana y las actividades económicas en todos los países. En particular, dijo, las medidas de confinamiento y distanciamiento social adoptadas para limitar la propagación del virus han tenido un efecto adverso sobre las economías, dislocando las cadenas de valor y paralizando diversos sectores productivos.

Precisaron que el sistema financiero en México continúa enfrentando retos importantes relacionados con la operación de los mercados, el flujo de financiamiento a la economía, la contención de los problemas de liquidez y la gestión adecuada de los riesgos.

Reconocieron que las afectaciones a la actividad económica ocasionadas por la pandemia y las medidas implementadas para su contención han repercutido en los niveles de empleo e ingresos de los hogares.

Banxico detalló que el financiamiento a hogares durante el segundo y tercer trimestre del año se desaceleró, asociado a factores de oferta como de demanda, explicándose principalmente por la reducción del financiamiento destinado al consumo. La morosidad de la cartera de consumo exhibió una disminución en todos los segmentos debido a los quebrantos de cartera vencida de la banca; los préstamos personales continúan siendo el segmento que presenta mayor morosidad. A diferencia del crédito al consumo, el crédito a la vivienda continuó creciendo en 2020, aunque a un menor ritmo.

Por su parte el financiamiento total a las empresas privadas no financieras del país se desaceleró durante el segundo y tercer trimestre de 2020; no obstante, aclaró Banxico, su variación real anual se mantuvo ligeramente positiva a septiembre. En particular, el crédito a Pymes continuó contrayéndose durante el periodo de referencia, reflejando un menor financiamiento, particularmente, a nuevos acreditados.

Con respecto a la posición financiera del sector público, el informe del Banco de México refiere que en el periodo enero-septiembre de 2020, el balance público presentó un déficit menor al que se había proyectado originalmente en el Paquete Económico 2020. Lo anterior resultado tanto de menores ingresos presupuestarios como de un menor gasto respecto a lo previsto en la Ley de Ingresos de la Federación. En cuanto a las empresas productivas del Estado, la caída de los precios del petróleo, así como una menor producción, propiciaron una reducción en los ingresos anuales de Pemex durante el tercer trimestre.

Se añade que si bien a principios de la pandemia el riesgo de liquidez para algunas instituciones aumentó, en general las instituciones contaban con amplias reservas de liquidez para hacer frente a este riesgo. A partir del segundo trimestre de 2020, tras el choque inicial generado por la incertidumbre de la pandemia, las reservas de liquidez del sistema en su conjunto, en particular de los bancos más grandes, se han incrementado. Los bancos medianos y pequeños mantienen también, en promedio, niveles adecuados de liquidez, a pesar de los retos que han enfrentado durante el segundo semestre.

Asegura que la banca de desarrollo e instituciones de fomento continúan presentando solidez financiera. Añaden que el financiamiento de la banca de desarrollo tiene potencial para mitigar los efectos crediticios de las contracciones económicas, siempre y cuando se utilicen para financiar proyectos socialmente rentables y con condiciones adecuadas de recuperación.

En el reporte, se mencionan cuatro riesgos macrofinancieros para el sistema financiero: una recuperación de la economía global menos vigorosa de lo anticipado, particularmente en Estados Unidos; mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales y una recomposición de flujos hacia activos de menor riesgo; una recuperación más lenta de la economía nacional, y ajustes en la calificación crediticia soberana y de Pemex.

A dichos riesgos se suman los relacionados con la continuidad operativa por las medidas de confinamiento y trabajo a distancia implementadas por diversas instituciones financieras durante la pandemia. Asimismo, el incremento en las conexiones remotas que se requieren en el uso de esquemas de trabajo a distancia ha contribuido a un aumento en la exposición a los riegos asociados a la ciberseguridad.

«El sistema financiero mexicano en su conjunto ha mostrado resiliencia ante las condiciones adversas que se han presentado. No obstante, persiste incertidumbre respecto a los efectos de la pandemia en la cartera de crédito de los sectores más vulnerables, por lo que se requiere especial seguimiento a los sectores o segmentos con mayor afectación en sus ingresos, así como al riesgo que representa para algunas instituciones la concentración en sus fuentes de financiamiento», precisa Banxico.

El Banco de México (Banxico) revisó a la baja este miércoles sus previsiones de impacto de la pandemia en la economía nacional, e informó que ahora espera una contracción de 9.3% en 2020, desde el 12.8% estimado en el segundo trimestre.

Banxico presentó su informe del tercer trimestre correspondiente a julio-septiembre 2020, en el que analiza el impacto que ha tenido la pandemia de Covid-19 en la economía.

El nuevo estimado anticipa una caída del PIB mexicano en un intervalo de 8.7% a 9.3% y un escenario central, también negativo, de 8.9%.

Recordemos que en el segundo trimestre, el PIB se desplomó 18.7% frente al mismo lapso de 2019, pero entre julio y septiembre la caída se moderó a 8.6% sobre igual período del año pasado, según cifras oficiales.

Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México, dijo en rueda de prensa que disponen de mayor información sobre el impacto de la pandemia y la fase de recuperación, lo que permite anticipar un escenario único, aunque reconoció que «sigue persistiendo un alto grado de incertidumbre en lo global y lo nacional (…). Estamos conscientes de que es una situación muy adversa por la pandemia, que no está controlada».

Díaz de León indicó que no se descarta un segundo confinamiento ante el avance de la pandemia del nuevo coronavirus.

Luego de que se ordenara el cierre de actividades en marzo pasado, operando únicamente las actividades esenciales, desde junio pasado se dado pie a una reapertura gradual de sectores de la economía.

Para 2021, Banco de México ve un crecimiento del PIB en un intervalo de 0.6% a 5.3% y para 2022 se consolidaría la recuperación en torno a 2.6% y 3.8%.

Sobre la inflación, el informe muestra una desaceleración tras un repunte transitorio en el trimestre anterior y espera que cierre el año en 3.6%, dentro del objetivo del banco de 3%, +/- un punto porcentual.

La agencia Fitch Ratings informó este miércoles que mantuvo la calificación de México en BBB- con una perspectiva estable, pese a las especulaciones que había sobre la economía mexicana, aunado a la crisis financiera que trajo la pandemia de Covid-19.

Fitch indicó que su decisión es respaldada por un marco de política macroeconómica consistente, y finanzas externas relativamente estables y robustas.

La agencia calificadora agregó que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) mantendrá una postura fiscal estricta y probablemente implementará una reforma tributaria en 2022.

Así, la calificación crediticia de México se mantiene estable en la categoría de grado de inversión.

Ficht destacó que «el marco de políticas de México sigue siendo una fortaleza» y que en su evaluación abonó a la calificación “el historial de políticas macroeconómicas prudentes, creíbles y consistentes”, lo que refleja una sólida capacidad y flexibilidad institucionales.

Al respecto, la Secretaría de Hacienda indicó que «en este sentido, el sector público y privado de México continúan teniendo acceso a condiciones favorables en los mercados internacionales, especialmente en la coyuntura económica actual».

La dependencia resaltó que de acuerdo a la agencia, en 2020 México registrará uno de los menores déficits entre los países con calificación crediticia “BBB”, lo que respalda la perspectiva estable.

«El gobierno de México mantiene su compromiso con políticas y marcos institucionales de políticas sólidos, respaldados por una gobernanza y transparencia efectivas y guiados bajo el principio de no corrupción. Esto permitirá que el país siga manteniéndose resiliente ante el desafiante contexto económico mundial», indicó la secretaría que dirige Arturo Herrera.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró este martes sus perspectivas para América Latina y el Caribe al pronosticar un desplome de la economía de la región del 8.1% este año, debido al impacto de la pandemia de Covid-19.

La nueva proyección es 1.3 puntos menor que su perspectiva de junio pasado; sin embargo, el informe señala que América Latina y el Caribe será la región más golpeada del mundo por los efectos económicos de la crisis sanitaria, dado que muchos países estarán «severamente afectados al enfrentar profundas recesiones».

Puntualiza que las economías de la región sufrirán su mayor contracción al menos desde 1960 debido a la pandemia.

La caída de este año superará el retroceso de 2.5% registrado en 1983, en plena crisis de la deuda externa, y el 1.9% de la debacle financiera de fines de la década pasada, según cifras del Banco Mundial que se remontan a 1960.

En su informe de Perspectivas Económicas Globales, el FMI también revisó la perspectiva para 2021, la cual empeora ligeramente respecto a la anterior situar el crecimiento en la región en el 3.6%, frente al 3.7% que pronosticó en junio.

Detalla que las dos grandes economías de la región, Brasil y México, caerán un 5.8% y un 9% este año, respectivamente, según estos pronósticos, mientras que en 2021 volverán al crecimiento con tasas respectivas del 2.8 % y un 3.5%.

Entre los que menos sufrirán económicamente los efectos de la pandemia se encuentran Paraguay y Uruguay, con contracciones previstas este año del 4% y el 4.5%, respectivamente. Contrariamente, Venezuela y Perú serán los más perjudicados por las consecuencias de la pandemia, y su actividad económica caerá este año un 25% y un 13.9% respectivamente.

El Fondo celebra esta semana, de manera virtual, su tradicional asamblea anual conjunta con el Banco Mundial en la que discutirá los principales retos económicos para salir de la crisis causada por la pandemia del coronavirus.

En el caso de la economía estadounidense, rebajó sus previsiones de contracción para 2020, hasta el -4.3%, con lo que mejora en 3.7 puntos porcentuales su anterior estimación de junio. Para 2021, el FMI empeora levemente su pronóstico al situar la expansión económica de EUA en 3.1%, 1.4 puntos porcentuales menos de lo anticipado hace cuatro meses.

El Fondo destaca que la caída económica en Estados Unidos de este año, pese a ser «histórica», ha sido amortiguada por el paquete de estímulo fiscal adoptado por el Congreso en primavera y el respaldo monetario «sin precedentes» ofrecido por la Reserva Federal (Fed).

Para la economía mundial, pronosticó una caída del 4.4% en 2020, ocho décimas mejor que el -5.2% que calculó en junio, gracias a la «fuerte recuperación» de China, que será la única gran economía que crezca (1.9%), y a los masivos estímulos fiscales y monetarios derivados de la pandemia.

«Pronosticamos una recesión menos severa en 2020, aunque todavía fuerte, respecto a junio. Pese a que la economía mundial está recuperándose, la cuesta será larga, desequilibrada e incierta», indicó Gita Gopinath, economista jefe del Fondo, en la presentación del informe.

Para 2021, el FMI prevé que la economía mundial se recupere con una expansión del 5.2%, un dato que no obstante es dos décimas menos de lo esperado en junio.

La mayoría de miembros de la junta de gobierno del Banco de México (Banxico), advirtieron que la economía del país enfrentará una recuperación «difícil, prolongada» y que estará «sujeta a incertidumbre».

Según la minuta de la junta de decisión de política monetaria del 24 de septiembre que se publicó hoy,  todos los integrantes destacaron que la actividad económica en México, después de una profunda contracción en abril y mayo, comenzó a recuperarse en junio y julio.

Sin embargo, en el documento se refiere que la mayoría de los integrantes de la Junta de Gobierno señalaron que la recuperación económica será difícil y prolongada y que está sujeta a incertidumbre. Incluso uno de los miembros estimó que la etapa de recuperación podría durar entre dos y seis años o hasta una década.

Por el lado de la oferta, la mayoría resaltó la heterogeneidad en el ritmo de recuperación de los distintos sectores. Se señaló que el sector industrial ha registrado el mejor desempeño, impulsado por las manufacturas, particularmente las automotrices, y que, en contraste, los servicios siguen mostrando debilidad.

En el caso de la demanda, la mayoría coincidió en que su recuperación ha estado impulsada por el sector externo. Algunos resaltaron que las exportaciones comenzaron a repuntar en junio. La mayoría destacó que el consumo y la inversión siguen mostrando atonía.

Todos los miembros de la Junta destacaron las fuertes afectaciones en el mercado laboral. La mayoría notó que las tasas de subocupación, desocupación y de la población fuera de la fuerza laboral pero disponible para trabajar, siguen en niveles elevados.

La mayoría señalaron que la situación actual de las finanzas públicas constituyen un factor de riesgo, a lo que se suma que hay un entorno poco propicio en el país para la inversión privada.

Bajo ese contexto, consideraron que «la conducción de la política monetaria dependerá de la evolución de los factores que inciden sobre las perspectivas de inflación y sus expectativas, incluyendo los efectos que en ambas pudiera tener la pandemia».

Recordemos que el pasado 24 de septiembre, se tomó la decisión de reducir en 25 puntos base el objetivo para la Tasa de Interés Interbancaria a un día a un nivel de 4.25%.

Sobre el tema, Grupo Financiero Citibanamex indicó este jueves que la economía de México se  recuperará hasta mediados de 2025 los niveles de productividad registrados en 2018, antes de la llegada de la pandemia.

«Prevemos que el PIB volverá a los niveles de 2018 hasta mediados de 2025, con riesgos a la baja especialmente a partir de 2021», precisó Citibanamex en un reporte a sus clientes.

El presidente Donald Trump desafió a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a aprobar de inmediato un segundo cheque de 1,200 dólares para los estadounidenses, como medida para aliviar el impacto económico de la pandemia.

«Si me envían un proyecto de ley separado con un cheque de estímulo (1,200 dólares), irá a nuestro gran pueblo INMEDIATAMENTE», escribió el presidente en su cuenta Twitter. «Estoy listo para promulgarlo en este mismo momento» ¿Está escuchando, Nancy?», añadió.

En otro mensaje, el presidente afirmó que la Cámara de Representantes y el Senado deberían aprobar un paquete de 25,000 millones de dólares para apoyar el pago de sueldos de las aerolíneas, y 135,000 millones de dólares para el programa de protección de sueldos de las empresas pequeñas.

El republicano dijo que ambos apoyos se pagarían totalmente con los fondos no usados de la Ley de Estímulo Económico.

Sus nuevos mensaje llegan horas después de que ordenara ayer suspender hasta después de las elecciones del 3 de noviembre las negociaciones con el Congreso para aprobar un nuevo paquete de estímulo económico por la pandemia del coronavirus.

«He dado instrucciones a mis representantes para que dejen de negociar hasta después de las elecciones, cuando, inmediatamente después de que gane, aprobaremos una gran Ley de Estímulo centrada en los trabajadores Estadounidenses y las pequeñas empresas», escribió Trump en Twitter, en un mensaje al que los mercados de valores reaccionaron inmediatamente con caídas.

Las negociaciones entre la Casa Blanca y los demócratas para aprobar un nuevo rescate han estado estancadas. En marzo pasado, cuando la pandemia de la COVID-19 golpeó a la economía de Estados Unidos, el Congreso aprobó y el presidente Donald Trump promulgó una ley de estímulo económico que incluyó la distribución de cheques por 1,200 dólares a los contribuyentes impositivos.

Otro elemento de la ley de marzo fue un subsidio por desempleo extendido a trabajadores independientes y contratistas que no están cubiertos, normalmente, por la prestación convencional. Esos pagos de 600 dólares por semana terminaron a fines de julio sin un acuerdo entre el Congreso y Trump para extenderlo.

Las negociaciones entre el Ejecutivo y el Congreso para un segundo paquete de estímulo se han prolongado, con recriminaciones de ambas partes, mientras millones de personas siguen desempleadas y sin la capacidad financiera de hacer frente a deberes.

Al respecto, el jefe de gabinete de La Casa Blanca, Mark Meadows, dijo este miércoles que no es optimista ante la eventual consecución de un acuerdo de ayuda financiera por el COVID-19.

No obstante, afirmó que el gobierno del presidente Donald Trump sí respalda una estrategia de aportes más graduales, incluso a pesar de que aseguró que las negociaciones con el Congreso habían terminado.

«Estamos dispuestos a comprometernos. Pero no veo con optimismo un acuerdo integral. Estoy optimista en que podamos resolver unas 10 sobre una base gradual», dijo Meadows en una entrevista a Fox News.

Meadows no precisó qué 10 asuntos quiere abordar el gobierno, pero reiteró la postura tuiteada por Trump, cuando indicó que apoyaría una legislación aparte sobre las aerolíneas, las pequeñas empresas y los cheques de estímulo para las personas.

La recesión causada por la pandemia de coronavirus en 2020 será menos severa de lo previsto, aunque la recuperación va a ser «larga, desigual e incierta», advirtió este martes la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

«El panorama es menos nefasto hoy. Estimamos que la evolución en el segundo y tercer trimestre fue mejor a lo esperado, lo que permite una pequeña revisión al alza del pronóstico global para 2020», dijo Georgieva en un discurso previo a la reunión semestral del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial que comienza la próxima semana, en formato virtual.

El 24 de junio, el FMI publicó una actualización de sus previsiones, en la que estimó una contracción de la economía global de 4.9%, frente a una proyección de una caída del PIB mundial de 3% hecha en abril.

La titular del FMI no adelantó cifras este martes antes de la publicación la próxima semana del informe de Perspectivas de la Economía Mundial (WEO).

«Menos desastroso no quiere decir que sea alentador», insistió la directora del FMI en un intercambio con Minouche Shafik, de la London School of Economics (LSE). Para 2021, el FMI sigue proyectando una recuperación «parcial» y «desigual».

Para Latinoamérica y el Caribe el FMI pronosticó en junio una contracción del PIB de 9.4% en 2020 y las contadas actualizaciones muestran un escenario dispar.

En su discurso, Georgieva indicó que en los lugares donde persista la pandemia «es crítico mantener los salvavidas» para la economía, las empresas y los trabajadores.

Este martes la Organización Mundial del Comercio (OMC) señaló que la caída del comercio mundial será más suave a lo esperado, anticipando una contracción de 9.2%, frente al 12.9% estimada en abril para 2020.

«El comercio mundial muestra signos de recuperarse de una profunda caída inducida por el covid-19, pero los economistas de la OMC advierten que cualquier recuperación podría verse interrumpida por los efectos de la pandemia en curso», indicó el organismo con sede en Ginebra.

Por su parte la Comisión Económica para América Latina y el Caribe  (CEPAL), advirtió que América Latina y el Caribe vive su peor crisis económica en un siglo, con una contracción estimada de su PIB de -9,1%, por lo que el PIB per cápita a fines del 2020 sería igual al de 2010, es decir, un retroceso de una década con un fuerte aumento en la desigualdad y la pobreza.

Al presentar el informe económico anual, que realiza un balance de las economías de la región en el último año, en especial el impacto sufrido por la crisis de la COVID-19, Alicia Bárcena precisó que los países de la región tendrán que mantener un amplio gasto fiscal y políticas de estímulo para poder superar el fuerte impacto que dejó la pandemia.

La CEPAL destacó que la austeridad fiscal no es una respuesta adecuada para atender los retos que se enfrentan por la crisis sanitaria.

«Los esfuerzos nacionales deberán ir acompañados de una mayor movilización de recursos externos, a través del acceso a fuentes accesibles de financiamiento en condiciones favorables, tanto en los mercados internacionales como por parte de las instituciones financieras internacionales», señaló Bárcena.

Apuntó que las naciones tendrán que evitar el colapso de sus economías con políticas de estímulos a la demanda agregada, administrar las presiones que genera el choque externo sobre los sistemas cambiarios y monetarios, y gestionar adecuadamente los flujos de capitales para potenciar la efectividad de las políticas fiscal y monetaria.

Lla Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que unos 34 millones de personas perdieron su trabajo por las medidas de confinamiento impuestas para combatir la COVID-19 en Latinoamérica, la región del mundo donde más empleo se ha destruido durante la pandemia.

De acuerdo a las últimas estimaciones realizadas por la OIT en su nueva actualización del informe «Panorama Laboral en tiempos de la COVID-19», América Latina ha marcado por culpa de la pandemia un récord histórico de tasa de desempleo, así como mínimos históricos de ocupación y de participación en el mercado laboral.

El estudio analiza la tendencia del empleo en esta inédita situación para la región latinoamericana a partir de los datos de nueve países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Perú, Paraguay y Uruguay, que representan el 80 % del empleo de la región.

Latinoamérica cerró el primer semestre de 2020 con un índice de ocupación del 51.1%, lo que supone un mínimo histórico con 5.4 puntos menos que en el mismo periodo del año anterior. Esto se tradujo en 34 millones menos de empleados, en su mayoría mujeres y jóvenes del sector informal.

«Es una bomba de tiempo porque, a medida que el empleo se reactive, regresarán al mercado de trabajo y puede convertirse en una crisis política, con una presión grande por recuperar esos empleos», advirtió este miércoles en la presentación del informe el director de la OIT para América Latina y el Caribe, Vinícius Pinheiro.

La tasa de desempleo se elevó en el segundo semestre hasta un 11.4%, un valor máximo que supera a otras crisis previas como la de 2008, pero que no representa a todas las personas que perdieron su trabajo por la emergencia de la COVID-19.

El índice de desempleo apenas se incrementó 2.2 puntos porcentuales respecto al primer trimestre de 2020, lo que equivale a unos 2 millones.

Según los cálculos de la OIT, si todos los latinoamericanos que perdieron su trabajo hubiesen pasado a ser desempleados, la tasa de desocupación se habría disparado hasta el 24%, pero no sucedió así.

Los 32 millones de personas restantes que se quedaron sin empleo se volvieron población económicamente no activa, fuera de la fuerza de trabajo aunque en algunos casos fuese de manera transitoria. «Es población que está expectante para retomar su trabajo», dijo la especialista Roxana Maurizio, coordinadora del informe.

Así, la tasa de participación en el mercado de trabajo también registró un valor sin precedentes al reducirse hasta el 52.6% en el segundo semestre de 2020, casi diez puntos porcentuales menos que en el mismo periodo de 2019.

Estas tendencias refuerzan significativamente las brechas existentes antes de la pandemia, pues la mayoría de los trabajadores que se han quedado sin empleo son mujeres. Mientras el empleo masculino ha caído entre el 3% y 34%, el empleo femenino se redujo entre el 7% y el 43%.

Para la OIT, esto se debe a la mayor presencia de mujeres en ciertos sectores económicos fuertemente afectados por esta crisis y en empleos informales y a las crecientes dificultades de conciliar el trabajo remunerado con las responsabilidades familiares.

También hubo mayor destrucción de trabajos entre los jóvenes con menos formación educativa, empleados mayoritariamente en sectores también afectados como hoteles, comercio, servicios personales y construcción.

Para la OIT, el panorama laboral actual es aún más preocupante debido a que la recuperación esperada para 2021 es más débil que la observada en crisis anteriores.

«Nos parece que hemos llegado al fondo del pozo. Hay señales de reactivación económica muy preliminares e incipientes. Ya se ha empezado a reaccionar, pero no esperemos que la recuperación económica sea sostenida», indicó Pinheiro.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través de la  de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), informó que acordó aplicar nuevas medidas para proteger la economía de personas y empresas que se hayan visto afectadas por la pandemia de Covid-19.

La dependencia indicó que el objetivo es aminorar los compromisos crediticios y proteger los patrimonio, al disminuir las mensualidades a pagar mediante reducciones de tasas de interés o extensiones de los plazos.

Señaló que dichas medidas beneficiarán a las diversas modalidades de créditos al consumo, hipotecarios, a las empresas y otros.

La SHCP detalló que hasta ahora 8 millones 622 mil 159 créditos se apegaron a los Criterios Contables Especiales (CCE), lo que ha resultado en un alivio financiero para familias y empresas.

Recordó que las medidas de alivio temporal han consistido en el diferimiento parcial o total del pago de intereses o de capital por 4 o 6 meses, y 18 meses para créditos dirigidos al sector agropecuario o rural, todo ello sin la generación de intereses adicionales, cobro de comisiones por reestructuras, solicitud de garantías adicionales ni la restricción o cancelación de líneas de crédito, entre otras.

Ahora, dijo, «la facilidad regulatoria pretende promover restructuras de los créditos para que las instituciones financieras ajusten los esquemas de pago a la nueva realidad de las economías de los acreditados y sus familias». Para ello informó que se disminuirán los pago que se venían realizando, al menos en un 25%, lo que implicará que se amplíe el plazo remanente hasta en un 50% del plazo original, así como disminuir la tasa de interés y hacer quitas de capital.

Para facilitar las acciones, las autoridades financieras decidieron implementar nuevas medidas para incentivar y permitir a bancos y otros intermediarios financieros reestructurar los créditos de los clientes; se incluye: computar un monto menor de reservas específicas cuando se pacte una reestructura con el cliente; el reconocimiento de las reservas específicas que se liberen por la reestructura de un crédito como reservas adicionales; podrán reconocer un mayor capital regulatorio al considerar las reservas adicionales como parte del capital complementario, y reducir prudentemente los requerimientos de capital por riesgo de crédito.

«Este paquete de medidas no sólo busca otorgar un alivio en la economía de los clientes beneficiarios, sino que contribuye a la recuperación económica del país proveyendo liquidez a familias y empresas. Al mismo tiempo, este nuevo mecanismo privilegia el compromiso del Gobierno de mantener finanzas públicas sanas y un sistema financiero sólido y resiliente», señaló Hacienda.

México recibió en julio un 66.6% menos de turistas internacionales que en el mismo mes de 2019, al pasar de casi 4.2 millones a 1.39 millones de viajeros derivado de la pandemia de COVID-19, y pese a que julio fue el segundo mes en el que comenzó la reapertura económica del país.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) informó este jueves que el principal descenso, de un 81.4%, se dio en los turistas llegados por vía aérea, que en julio del año pasado representaron poco más 1.7 millones de personas y este año fueron 322,720 viajeros.

Los turistas fronterizos decrecieron un 56.3% en julio, llegando a los 859,249 turistas.

Aunque la caída del turismo sigue siendo muy acentuada, el dato de julio mejora frente a la caída del 74.8% en turistas internacionales de junio, lo que se puede interpretar como una paulatina reactivación del mercado.

El 1 de junio arrancó en México la llamada «nueva normalidad» con una apertura económica y social por fases y muy cautelosa tras dos meses de una emergencia sanitaria que paralizó las actividades no esenciales.

Por este motivo, México perdió en julio el 77.4% de sus ingresos de divisas producidos por el turismo respecto al mismo mes de 2019.

Los viajeros internacionales dejaron en el país 490.4 millones de dólares en el séptimo mes de 2020, mientras que en julio de 2019 gastaron 2,167.7 millones de dólares.

El gasto medio de cada turista también disminuyó, ya que pasó de 263.3 dólares el año pasado a 171.8 dólares en julio pasado, un 34.8% menos.

La industria turística, que aporta el 8.7% del PIB, no se recuperará por completo hasta 2023, según las estimaciones de Miguel Torruco, titular de la Secretaría de Turismo (Sectur).

México se consolidó en 2019 como uno de los 10 países más visitados del mundo al recibir más de 45 millones de turistas internacionales con una derrama económica de 24,563 millones de dólares.

El Gobierno de México presentó el 23 de julio un plan de impulso al sector hotelero para enfrentar la crisis de la COVID-19 que consistirá en prestar 11,400 millones de pesos a estos establecimientos a una tasa máxima del 13.5% de interés.

La Confederación mexicana de Cámaras Industriales (CONCAMIN) advirtió este jueves que aún no llega lo peor de la pandemia y sus efectos en el país, la cual ha dejado hasta ahora más de 573 mil contagios y más de 62 mil muertos.

«Todo parece que será aun peor, pero si grave ha sido en lo sanitario, peor ha sido en lo económico, nuestro país no solamente se ha desangrado, sino también se ha empobrecido. Somos el tercer país con mayor número de muertes, nuestra economía caerá este año hasta un 12.8%», expresó Francisco Cervantes, presidente de CONCAMIN.

Al presentar el informe «COVID-Industrial», los empresarios lamentaron una reciente estimación de la Universidad de Washington que pronostica cerca de 130,000 muertos en México por el nuevo coronavirus para este año.

También señalaron la caída histórica de 18.7% del PIB en el segundo trimestre de 2020, como confirmó esta semana el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Con esto, México acumula 21 meses de bajas consecutivas de la actividad industrial y una contracción de 3.7% del PIB en los primeros seis trimestres de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), expuso José Luis de la Cruz, presidente de la Comisión de Estudios Económicos de CONCAMIN.

«Al menos hasta el cierre del segundo trimestre todavía no se toca un fondo, la información preliminar de julio y agosto nos permite pensar en que las caídas van a aminorar, pero no debemos confundir el que las tasas de crecimiento negativo sean menores a que eso ya significa una recuperación», afirmó.

El economista pronosticó el cierre del 10% del total de las unidades económicas este año y una tasa de desempleo de 6%. También apuntó que la proporción de personas ocupadas en pobreza laboral ahora es de 48%, al citar al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Señalaron que pese al inicio del programa de reactivación económica de la «nueva normalidad» el 1 de junio, la industria manufacturera aún opera al 66% de su capacidad.

«Las estimaciones que de momento tenemos estarían planteando que sería muy probablemente hacia mediados de 2022 cuando podríamos tener niveles similares en la parte industrial a lo que se tenía en 2019 y a finales de ese año similares a los de 2018», añadió el economista.

La CONCAMIN exigió al gobierno un acuerdo nacional para promover el desarrollo industrial y lo «Hecho en México» para la recuperación económica. Los industriales coincidieron en que la pandemia solo agravó los problemas que ya arrastraba el país al señalar la caída de inversión, los cambios de la política energética y la cancelación de proyectos como la cervecera de Constellation Brands en Mexicali.

El gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, dijo este miércoles que es apresurado estimar cuándo volverá la economía a los niveles previos a la pandemia.

Las declaraciones de Díaz de León se dan luego de que el INEGI diera a conocer los datos revisados del PIB correspondientes al segundo trimestre del año, en el que se confirmó una caída de 18.7% en su comparación anual.

Durante la presentación del informe trimestral, Díaz de León explicó que, debido a la incertidumbre sobre los efectos del brote, los pronósticos de Banxico para el cierre de 2020 y 2021 no se basan en un escenario central, sino en tres alternativos: en «V», en «V profunda» y en «U».

«Ante esta incertidumbre (…) se considera que en la coyuntura actual no es posible presentar un escenario central de pronósticos de actividad económica de México como el que usualmente el Banco de México da a conocer en sus Informes Trimestrales, toda vez que un escenario así podría sugerir un nivel de precisión mayor al que el entorno
actual o la información disponible permite alcanzar», precisó Banxico.

En el escenario de “afectación tipo V”, el Banco de México indicó que contemplan que la recuperación observada en junio perdura a un ritmo elevado en el tercer trimestre, de modo que se observa un repunte importante de la actividad en ese periodo, para después continuar con una recuperación gradual en el resto del horizonte de pronóstico. La variación del PIB en dicho escenario para 2020 se revisa de -4.6 a -8.8% y para 2021 de 4.0 a 5.6%.

En el escenario de “afectación tipo V profunda” se espera que, como resultado de la reapertura, en el tercer trimestre se presenta una reactivación de la actividad, si bien menor que en el escenario anterior, y que posteriormente se observa una recuperación con mayor gradualidad durante el resto del horizonte de pronóstico, como reflejo de una posible mayor persistencia de la pandemia en el país, de un levantamiento paulatino de las medidas adoptadas para hacerle frente, y de una lenta recuperación de la economía global. La variación del PIB en este escenario para 2020 se revisa de -8.8 a -11.3% y para 2021 de 4.1 a 2.8%.

Para el escenario de “afectación tipo U” profunda se supone que la debilidad de la actividad económica causada por el choque en el primer semestre de 2020 se extiende durante el resto del año, derivado de una posible intensificación de la pandemia o del resurgimiento de mayores brotes a nivel mundial, además de afectaciones más
persistentes en la demanda y en la oferta. La variación del PIB en este escenario para 2020 se revisa de -8.3 a -12.8% y para 2021 de -0.5 a 1.3%.

El goberbador de Banxico señaló que la Junta de Gobierno no identific una probabilidad marcadamente superior de un escenario a otros, por lo que adelantó que conforme se vaya disponiendo de mayor información sobre la dinámica de la propia pandemia y sus afectaciones a la actividad económica se podrá determinar qué tipo de escenario es el que se estará materializando.

Al reconocer que la pandemia del COVID-19 ha causado un elevado costo humano y afectaciones económicas significativas en México, así como en el resto del mundo, Banxico advirtió que México continuará enfrentando un entorno complejo, donde los choques derivados de la pandemia impactarán la actividad económica, la inflación y las condiciones financieras del país.

Señaló que ante un incremento súbito en la aversión al riesgo, los mercados financieros nacionales se vieron rápidamente afectados, lo que requirió de diversas acciones para procurar un ajuste ordenado.

Precisó que las afectaciones sobre la actividad económica y la inflación se siguen materializando, por lo que se espera que incidan durante un periodo de tiempo más amplio