Tag

Elon Musk

Browsing

Las recientes caídas en bolsa de Tesla y Twitter han hecho que la fortuna de Elon Musk, la persona más rica del mundo, caiga por debajo de los 200,000 millones de dólares, según las últimas estimaciones de la lista de multimillonarios de Forbes.

El patrimonio de Musk, concentrado en buena medida en acciones de las dos compañías, se situaba este miércoles en algo más de 197,000 millones de dólares en esa lista, que se actualiza en tiempo real en función de los movimientos en Wall Street.

Se trata de la primera vez en varios meses en que la fortuna del empresario se encuentra por debajo de la barrera de los 200 mil, un exclusivo «club» del que sólo él y el fundador de Amazon, Jeff Bezos, han formado parte y que ahora se ha quedado sin miembros.

La fortuna de Musk tocó techo el pasado noviembre en unos 340,000 millones de dólares gracias a un récord en el precio de las acciones de Tesla, que luego bajaron con fuerza, en parte a raíz de la decisión de su máximo ejecutivo de deshacerse de una importante participación en la empresa.

Los descensos recientes en Wall Street, sobre todo en el ámbito tecnológico, han golpeado no solo el patrimonio de Musk, sino el de varios de los hombres más ricos del mundo como Bezos, Bill Gates o Mark Zuckerberg.

Ahora, Musk sigue en lo más alto de la lista de Forbes, seguido por el máximo ejecutivo del conglomerado de lujo LVMH, Bernard Arnault, Bezos, Gates y el inversor Warren Buffett.

Elon Musk anunció este viernes que el proceso para adquirir Twitter por 44,000 millones de dólares están en «suspensión temporal», pues está a la espera de la cifra exacta de cuentas de spam y falsas que existen en la plataforma de redes sociales.

Musk, que ha insistido abiertamente sobre su deseo de acabar con el problema de Twitter con los «bots de spam» que imitan a personas de carne y hueso, pareció cuestionar si la compañía estaba subreportando dichos números.

En un tuit, el multimillonario propietario de Tesla, publicó el enlace a un artículo publicado el 2 de mayo por Reuters que citaba un reporte financiero de Twitter que estimaba que las cuentas falsas o de spam representaron menos del 5% de los «usuarios activos diarios monetizables» en el primer trimestre del año.

«El acuerdo por Twitter está en suspensión temporal, a la espera de detalles que apoyen el cálculo de que las cuentas de spam/falsas representan efectivamente menos del 5% de los usuarios», afirmó Musk, indicando su escepticismo de que el número de cuentas no auténticas sea realmente tan bajo.

Cerró su mensaje con un: todavía comprometido con la adquisición, aunque diversos analistas han apuntado que esto podría no ser así.

Luego del anuncio de Musk, las acciones de Twitter y de Tesla se dispararon en direcciones opuestas: las de la red social perdieron un 14%, mientras que las de la automotriz, que Musk propuso utilizar para ayudar a financiar la compra, ganaron un 7%.

Los inversionistas están analizando los problemas legales de Musk, además de la posibilidad de que la adquisición de Twitter pueda suponerle una distracción a la hora de dirigir la automotriz más valiosa del mundo.

La propuesta de acuerdo siguió ejerciendo presión sobre las acciones de Tesla, que ya habían caído un 16% esta semana.

El fuerte salto en el precio de las acciones de Tesla antes de la campana de apertura del viernes en Wall Street señaló las crecientes dudas de que se realice la adquisición de Twitter. Musk ya vendió acciones de Tesla por más de 8.000 millones de dólares para financiar la compra.

Originalmente, Musk se había comprometido a pedir prestados 12,500 millones de dólares para comprar Twitter, con acciones de Tesla como garantía. También dijo que pediría prestados 13,000 millones de dólares a los bancos y que aportaría 21,000 millones de dólares en acciones de Tesla.

La semana pasada, Musk reforzó la participación accionaria en su oferta por Twitter, mediante compromisos de más de 7,000 millones de dólares de un grupo diverso de inversionistas, entre ellos varios grandes de Silicon Valley, como Larry Ellison, cofundador de Oracle.

El dinero de los nuevos inversionistas estaba reduciendo la cantidad prestada sobre el valor de las acciones de Tesla a 6,250 millones de dólares, según un documento oficial. La participación accionaria de Tesla podría pasar de 21,000 millones de dólares a 27,250 millones de dólares.

El tuit de Musk se produjo un día después de que la plataforma despidió a dos de sus principales directivos.

Twitter informó que ha paralizado la mayoría de las contrataciones, excepto para puestos críticos, y está «reduciendo los costos no laborables para asegurar que estamos siendo responsables y eficientes».

En una nota a los empleados, confirmada por Twitter, el director ejecutivo, Parag Agrawal, afirmó que la compañía no ha alcanzado sus objetivos de crecimiento y beneficios tras una inversión «enérgica» para expandir su base de usuarios e ingresos.

Elon Musk dijo este martes que si se cierra su operación de compra de Twitter levantará el veto en la red social al expresidente Donald Trump, cuya cuenta permanece cerrada desde el asalto al Capitolio por parte de sus seguidores en 2021.

«Daría marcha atrás al veto permanente. Pero todavía no soy el propietario de Twitter, así que esto no es algo que vaya a pasar con toda seguridad», dijo Musk en una entrevista en el marco de la conferencia automovilística que celebra este martes el diario Financial Times.

El consejero delegado de Tesla calificó el cierre de la cuenta de Trump como un «error» al opinar que ha alienado a una gran parte de Estados Unidos y que, además, no impidió que el expresidente se siguiera comunicando con sus seguidores.

También dijo que se trató de una decisión «moralmente equivocada» y que, si bien acepta que se supriman mensajes específicos en Twitter que violan sus normas de uso y que se suspenda temporalmente a los usuarios reincidentes, no cree que los vetos permanentes a personas deban existir en la red social.

«Los vetos permanentes deben ser extremadamente raros y reservarse para cuentas gestionadas por robots o que practican publicidad agresiva. Creo que el de Donald Trump no fue el tipo correcto de veto», indicó el magnate.

Recordemos que el pasado 28 de marzo, la junta directiva de Twitter aceptó la oferta de adquisición por parte de Musk por 44,000 millones de dólares, a razón de 54.20 dólares por acción, aunque la operación todavía debe ser aprobada por los reguladores.

El empresario de origen sudafricano, muy aficionado a esta red social, se ha presentado como un defensor de la «libertad de expresión» en la plataforma y ahora parece llevar esa misión por bandera en su nueva conquista.

Trump está vetado de la que durante su presidencia fue su red social favorita. El veto se dio en enero de 2021, cuando Twitter consideró que había publicado mensajes en los que incitaba a miles de sus seguidores a asaltar el Capitolio de EE.UU. mientras se celebraba la toma de posesión de su sucesor y actual presidente, Joe Biden.

El exmandatario ha asegurado que incluso si Musk le permite volver a Twitter, no tiene intención de hacerlo, y que prefiere usar su propia red social, Truth Social, como único canal.

El anuncio de la compra de Twitter que hizo Elon Musk es enorme en materia de negocios pero aún más en la forma como afectará como nos comunicamos hoy en día. ¿Para bien o para mal? Esa es la gran pregunta.

Comencemos por aclarar que Twitter no es un gran negocio. Es más chico que otras plataformas, como Facebook o Instagram, y sus ingresos dependen en un 90 por ciento de anunciantes. Pero eso a Elon Musk no le importa. Sugiere mover la plataforma hacia un esquema de suscripciones pero aclara que lo que más le interesa es influir en la forma como se discuten los temas fundamentales de hoy en el mundo en general y en Estados Unidos en particular.

En ese país están muy nerviosos los demócratas y muy ansiosos los republicanos con la noticia de Elon. Los republicanos sienten que Musk logrará balancear más un discurso que sienten está cargado del lado liberal y además están con la expectativa de que regrese Donald Trump a la plataforma. Aunque el expresidente ha dicho que no regresará a Twitter, habrá que ver si resiste la tentación de utilizar la red social ante las elecciones intermedias de este año y hacia las presidenciales del 2024.

Una encuesta de YouGov muestra que el 54 por ciento de los republicanos están de acuerdo con que Elon compre Twitter, mientras que solo un 7 por ciento de los demócratas piensan igual.

Del lado demócrata hay más preocupación por esta postura de completa libertad de expresión que ha dicho Musk que será el mantra principal de Twitter. Muchos se preguntan ¿qué pasa cuando se deja en absoluta libertad la comunicación en aras de defender la libertad de expresión? Las plataformas que lo han hecho se han visto inundadas de violencia, información falsa y pornografía. El ejemplo perfecto es Perler que fue vetada de Apple y Google en su plataforma de descarga, de la cual depende Twitter.

De entrada, esta intención de absoluta libertad que quiere Musk se enfrentará a dos grandes problemas. El primero es que los reguladores de contenidos en la Unión Europea ya salieron a decir que si quiere funcionar en sus 27 países miembros, Twitter tendrá que seguir procurando moderar y/o sacar a quienes fomenten discursos de odio y promuevan información falsa.

El segundo problema será China. ¿Qué va a hacer Elon Musk con un país que censura las comunicaciones en su país, incluyendo redes sociales, y que además es comprador y suministrador importantísimo de insumos para Tesla? ¿Va a poner en riesgo las finanzas de la empresa de vehículos eléctricos en aras de mantenerse firme con la libertad de expresión? Se antoja una decisión complicada ya que, de entrada, parte del financiamiento para la compra de Twitter está respaldado por acciones de Tesla.

Algo que suena muy interesante en el código de Twitter, según Musk, es la intención de acabar con los bots y las cuentas falsas. Ojalá encuentre la receta. No será sencillo y habrá que encontrar cómo proteger la identidad de quienes viven en regímenes autoritarios que amenazan las libertades de ciudadanos que utilizan Twitter con pseudónimos para poder comunicarse con “el exterior”.

Interesante también su idea de permitir la edición de mensajes en la plataforma. ¿Qué pasa si le damos retwitt a un mensaje que después es editado y con ello cambia el sentido del mensaje?

Twitter es, como ha dicho Musk, el espacio digital en el que los temas fundamentales de la humanidad se debaten. Veremos qué significa que las llaves de ese espacio las tenga una sola persona y además la que hoy es la más rica del mundo.

Apostilla: Como todo con Elon Musk, hasta el precio que ofertó para la compra tiene su simbolismo. La oferta de $54.20 por acción contiene sus número favoritos, 420, en referencia a la mariguana.

Columna completa en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que espera que Elon Musk limpie a Twitter «de la corrupción» y la «censura» que existe en la plataforma, luego de que el multimillonario comprara la compañía por 44,000 millones de dólares.

«Ojalá y lo limpien, que lo limpien de la corrupción que hay ahí, de manipulación con bots, con robots, la compra de publicidad sin transparencia», afirmó el mandatario durante su conferencia matutina.

López Obrador, un defensor del papel de «las benditas redes sociales» como espacios de libre expresión, frente a los medios tradicionales, acusa a algunos de ellos de servir a grupos de poder.

En enero de 2021, criticó la decisión de Twitter y Facebook de bloquear las cuentas del expresidente estadounidense Donald Trump, argumentando que la libertad de expresión es un derecho que no puede ser constreñido por las empresas.

«Que se acabe la manipulación y que no haya censura para tener medios de información alternativos y que todos tengamos posibilidad de comunicarnos», agregó el presidente este martes.

Y es que ayer, tras confirmar la compra, Musk, dueño de Tesla y SpaceX, afirmó el lunes que quiere transformar Twitter para garantizar la libertad de expresión.

Sin embargo, la Federación Internacional de Periodistas (FIP), la mayor entidad del sector en todo el mundo, alertó que la compra de Twitter por parte de Musk representa una clara amenaza a la libertad de prensa.

La operación, que ya obtuvo luz verde de la junta directiva de la red social, «amenaza el pluralismo y la libertad de prensa, y crea un terreno fértil para la desinformación», señaló la Federación, que representa a unos 600,000 periodistas a través de 187 sindicatos y asociaciones de 146 países.

Elon Musk «es conocido por haber criticado durante mucho tiempo las políticas de moderación de contenido en Twitter y ha pedido varias veces que la red social esté menos regulada», añadió la FIP en un comunicado.

La entidad criticó en particular el deseo de Musk de autenticar a los usuarios de la red social, por estimar que la ausencia de anonimato «socavaría gravemente la protección (…) de muchos periodistas y fuentes en todo el mundo».

La FIP también teme que una menor moderación del contenido podría aumentar la desinformación y amenazar el periodismo de calidad.

Señaló que el espacio de Twitter debe ser «debidamente moderado, respetando la libertad de expresión. Es un equilibrio delicado con el que cualquier propietario de Twitter debe tener cuidado», apuntó en el comunicado el secretario general de la FIP, Anthony Bellanger.

Finalizaron su comunicado señalando que preocupa que los planes de Musk para Twitter vayan en la dirección equivocada, al aumentar las oportunidades de atacar a los periodistas y amenazar el anonimato de los usuarios.

Finalmente, el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, advirtió este martes a Musk que la compra de Twitter deberá cumplir plenamente con las nuevas normas de la Unión Europea para las grandes plataformas digitales, «sin importar» quien forme su accionariado.

«Sean coches o redes sociales, cualquier compañía que opere en Europa debe cumplir con nuestras reglas, sin importar su accionariado», ha escrito Breton en un breve mensaje difundido precisamente a través de la red de ‘microblogging’.

«El señor Musk lo sabe muy bien», ha continuado Breton, quien ha considerado que como el multimillonario consejero delegado de Tesla está ya «familiarizado» con las reglas de la Unión Europea para la industria del automóvil y «se adaptará rápidamente» a la nueva Ley de Servicios Digitales.

Twitter anunció este lunes que aceptó la oferta de compra del empresario estadounidense Elon Musk, por unos 44,000 millones de dólares, lo que hará que la compañía deje de cotizar en bolsa.

Después de una mañana de especulaciones y de que Wall Street suspendiera su cotización ante un acuerdo inminente, la empresa indicó en un comunicado que Musk, a través de una entidad, pagará 54.20 dólares por acción en la compra.

«La libertad de expresión es el cimiento de una democracia funcional y Twitter es la plaza digital del pueblo donde los asuntos vitales para el futuro de la humanidad se debaten», dijo en el comunicado el fundador de Tesla y hombre más rico del mundo.

«También quiero hacer Twitter mejor que nunca al potenciar el producto con nuevas características, convertir los algoritmos en fuente abierta para incrementar la confianza, vencer a los ‘bots’ de ‘spam’, y autentificar a todos los humanos», agregó.

Según los detalles proporcionados sobre el acuerdo, este ha sido aprobado de manera unánime por la junta directiva y se espera que llegue a término este año tras la luz verde de los accionistas, los reguladores y otras condiciones habituales.

El presidente independiente de la junta de Twitter, Bret Taylor, explicó que el organismo ha evaluado la propuesta de Musk centrándose en «el valor, la certidumbre y la financiación», y lo consideró beneficioso para los accionistas.

Por su parte, el máximo ejecutivo de la empresa Parag Agrawal, agregó en la nota: «Twitter tiene un propósito y relevancia que afectan al mundo entero. Profundamente orgulloso de nuestros equipos e inspirado por el trabajo que nunca ha sido más importante».

La junta directiva de Twitter está negociando con el empresario Elon Musk sobre la posibilidad de comprar la red social, reportó este lunes el diario The New York Times.

La semana pasada, Musk dijo que había asegurado 46,500 millones de dólares en financiamiento para comprar Twitter, ejerciendo presión sobre la junta para negociar un acuerdo.

El Times, citando fuentes enteradas de la situación, reportó que las dos partes están discutiendo detalles como un cronograma y tarifas a pagar en caso de que no se concrete el acuerdo. Las fuentes enfatizaron que la situación es fluida y cambiante.

Twitter había adoptado medidas para impedir una compra haciéndola prohibitivamente costosa. En un principio, el consejo de administración había considerando usar una cláusula denominada «píldora venenosa» para dificultar la adquisición.

Esa cláusula establece que si un accionista alcanza más del 15% del capital de Twitter, el consejo se reserva el derecho de vender las acciones a todos los demás accionistas. Musk posee actualmente algo más del 9% del capital de la red social.

Pero, al ver que Musk había conseguido el financiamiento, cambió de parecer, según reportó The Wall Street Journal, que fue el primer medio en reportar las negociaciones.

El pasado 14 de abril, el director general de Tesla ofreció comprar la red social a 54.20 dólares por acción, es decir, unos 43,000 millones de dólares, pero en ese momento no reveló cómo financiaría la adquisición.

La semana pasada, en documentos entregados a reguladores en Estados Unidos, Musk dijo que el dinero vendría de Morgan Stanley y otros bancos, poniendo como garantía su participación en Tesla.

Musk ha declarado que desea comprar Twitter porque no cree que la red social está cumpliendo su promesa de servir como plataforma de libre expresión.

En semanas recientes, Musk ha mencionado algunas posibles reformas a Twitter, como por ejemplo la relajación de las restricciones a sus contenidos, como las usadas para suspender la cuenta del expresidente Donald Trump, y la necesidad de expulsar las cuentas falsas o automatizadas.

Las acciones de Twitter subían casi un 4% este lunes en las primeras operaciones en Wall Street. Según medios como The New York Times, The Wall Street Journal y la CNBC, Twitter podría anunciar hoy mismo un posible acuerdo de adquisición.

Con más de 82 millones de seguidores, el hombre más rico del mundo utiliza su cuenta de Twitter casi a diario para dar noticias sobre sus empresas, bromear e incluso lanzar provocaciones.

Recordemos que Musk es el hombre más rico del mundo, con un valor estimado, según la revista Forbes, de 279,000 millones de dólares. Pero gran parte de su fortuna está atada a acciones de Tesla, posee 17% de la compañía, según FactSet, y de SpaceX, su compañía de viajes espaciales.

El fundador de Tesla, Elon Musk, formará parte de la Junta Directiva de Twitter después de que ayer se conociera que adquirió un 9.2% de la plataforma, y prometió que hará «mejoras significativas» en los próximos meses.

«Estoy emocionado de compartir que vamos a nombrar a Elon Musk miembro de nuestra junta», escribió el director ejecutivo de Twitter, Parag Agrawal, en un mensaje difundido en la red social.

Agrawal agregó que la compañía ha mantenido conversaciones con Musk en las últimas semanas, y confía en que aportará «un gran valor» a la Junta Directiva de la empresa.

«Él es tanto un creyente apasionado como un intenso crítico del servicio, que es exactamente lo que necesitamos en Twitter , y en la sala de juntas, para fortalecernos a largo plazo. ¡Bienvenido Elon!», escribió Agrawal en otro mensaje.

El propio Musk respondió a Agrawal con otro tuit en el que mostraba su deseo de comenzar a trabajar en la junta directiva «para realizar mejoras significativas en Twitter en los próximos meses», aunque no ofreció más detalles.

Tras conocerse el nombramiento del empresario, las acciones de Twitter se dispararon un 7.3% en las actividades electrónicas de la Bolsa de Nueva York anteriores a su apertura.

De acuerdo con un documento remitido al regulador bursátil, Musk no podrá controlar en ningún momento más de un 14.9% de la compañía, ni de forma individual o como parte de un grupo. El anuncio disparó ayer los valores de la compañía que cerraron un 27.12% por encima de su cierre anterior.

El multimillonario, que posee en la actualidad casi 73 millones y medio de acciones de la compañía de mensajería, criticó a finales de marzo la red social en varios tuits.

El 25 de marzo, propuso una votación entre sus seguidores sobre si Twitter se adhería «rigurosamente» al principio de la libertad de expresión. El 70.4% de los más de dos millones de usuarios que participaron en el sondeo aseguraron que no.

«Las consecuencias de esta encuesta serán importantes. Por favor vote con cuidado», escribió Musk entonces, antes de que se conociera su participación en la red social.

Un día antes había preguntado, también a través de la misma red, sobre si el algoritmo de Twitter debería ser abierto, a lo que el 82.7% de los participantes en la encuesta respondieron que sí.

Musk ha sido siempre muy activo en Twitter, desde donde ha compartido información sobre sus empresas y donde ha protagonizado varias polémicas, como su apoyo y su rechazo a la criptomoneda dogecoin, que provocó fluctuaciones de vértigo.

En noviembre de 2021, el empresario sondeó a los usuarios de Twitter sobre si debía o no vender un 10% de sus acciones en Tesla.

En más noticias del multimillonario, Elon Musk ascendió por primera vez al puesto del hombre más rico del mundo en la Lista Forbes 2022, que le calcula una fortuna de 219,000 millones de dólares.

Musk ya ocupaba el segundo puesto en esa lista cuando se confeccionó en 2021, pero este año se sube a lo más alto del podio por encima, en este orden, del estadounidense Jeff Bezos (fundador de Amazon, 171,000 millones estimados), el francés Bernard Arnault (Louis Voutton, 151,000 millones) y el también estadounidense Bill Gates (Microsoft, 129,000 millones).

Musk, creador del automóvil eléctrico Tesla, es presentado por Forbes como el hombre que «ha revolucionado en transporte, tanto en la tierra con Tesla como en el espacio mediante el fabricante de cohetes SpaceX».

Foto: Twitter @elonmusk

Elon Musk, presidente ejecutivo de Tesla, fue nombrado «Persona del año» 2021 por la revista TIME, un año en el que su empresa de vehículos eléctricos se convirtió en el fabricante de automóviles más valioso del mundo y su compañía de cohetes alcanzó el borde del espacio con una tripulación totalmente civil.

Musk también es el fundador y CEO de SpaceX y dirige la empresa de chips cerebrales Neuralink y la de infraestructuras The Boring Company.

El valor de mercado de Tesla se disparó a más de un billón de dólares este año, lo que la hace más valiosa que Ford Motor y General Motors juntas.

Tesla produce cientos de miles de automóviles al año y ha conseguido evitar los problemas de la cadena de suministro mejor que muchos de sus rivales, al tiempo que ha empujado a muchos consumidores jóvenes a pasarse a los automóviles eléctricos y a los fabricantes de vehículos tradicionales a centrarse en esta tecnología.

«Por crear soluciones a una crisis existencial, por encarnar las posibilidades y los peligros de la era de los titanes de la tecnología, por impulsar las transformaciones más audaces y disruptivas de la sociedad, Elon Musk es la Persona del Año 2021 de TIME», dijo el editor jefe de la revista, Edward Felsenthal.

«Incluso las aventuras espaciales de Elon Musk son una línea directa a la primera Persona del Año, Charles Lindbergh, a quien los editores seleccionaron en 1927 para conmemorar su histórico primer vuelo transatlántico en solitario sobre el Atlántico», añadió.

Desde su paso como presentador del programa Saturday Night Live hasta lanzar tuits sobre criptomonedas y memes que han provocado grandes movimiento en su valor, Musk ha dominado los titulares y ha acumulado más de 66 millones de seguidores en Twitter.

Según la revista, la «Persona del Año» significa alguien «que afectó más a las noticias o a nuestras vidas, para bien o para mal».

La revista TIME nombró a la cantante pop adolescente Olivia Rodrigo como «Artista del Año», a la gimnasta estadounidense Simone Biles como «Atleta del Año» y a los científicos que han trabajado en las vacunas como «Héroes del Año».

El bitcóin cayó este martes por debajo de los 30,000 dólares por vez primera desde enero, sumándose a las pérdidas de la víspera después de que el banco central de China profundizó su ofensiva contra las criptomonedas.

La criptomoneda más grande del mundo se hundía más de un 7%, a 29,332 dólares, su cota más reducida desde el 27 de enero, tras entregar las ganancias logradas en las operaciones asiáticas. Su desplome hacía caer también a monedas más pequeñas, como el ether.

El bitcóin cayó más de un 10% el lunes, su mayor declive diario en más de un mes, elevando al 30% sus pérdidas de la última semana y casi borrando las ganancias acumuladas en lo que va de año. En sus últimas operaciones caía un 6.7%, a 29,560 dólares.

La liquidación se produjo luego de que el Banco Popular de China (PBOC) instó a los bancos y empresas de pagos más grandes de China a tomar medidas enérgicas contra las operaciones de criptomonedas, en el último ajuste de las restricciones en el sector por parte de Pekín.

Las operaciones con criptomonedas fueron efectivamente vetadas en China por un cambio de reglas en 2017, pero han surgido plataformas de venta libre (OTC) con sede en el extranjero para recibir pagos de personas con sede en el país y comprar criptomonedas en su nombre.

«Básicamente dice que ahora las transacciones OTC no son legítimas (…), los bancos no nos permiten transferir dinero para compras y ventas de criptomonedas», dijo Bobby Lee, jefe de la aplicación de billetera de criptomonedas Ballet y ex director ejecutivo de BTC China, el primer operador de bitcóin de China.

Tras la declaración del PBOC del lunes, bancos como el Agricultural Bank of China y Alipay, la omnipresente plataforma de pago de Ant Group, afirmaron que intensificarían el monitoreo para erradicar las criptotransacciones.

El bitcóin ha perdido más de la mitad de su valor desde el pico que tocó en abril de casi 65,000 dólares, pero en lo que va de año sigue acumulando un alza cercano al 2%.

El ether, la segunda mayor criptomoneda, que suele moverse en tándem con el bitcóin, perdía más de un 6%, a 1,773 dólares, su mínimo en un mes.

Adicional, recordemos que a mediados de mayo, Elon Musk anunció que Tesla dejaba de aceptar bitcoins como medio de pago por la preocupación sobre «el creciente uso de combustibles fósiles para el proceso de minado de las criptomonedas y transacciones de bitcoins, especialmente el carbón, que tiene las peores emisiones de cualquier combustible».

No obstante, hace una semana, en lo que pudo interpretarse como una marcha atrás del empresario, Musk precisó que Tesla solo vendió alrededor del 10% de sus bitcoins desde mediados de mayo «para confirmar que BTC podría liquidarse fácilmente sin mover el mercado», añadiendo que «cuando haya confirmación de un uso razonable de energía limpia (en torno al 50%) por parte de los mineros con una tendencia futura positiva, Tesla reanudará las transacciones de bitcoin».

La Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC), anunció un acuerto con el empresario Elon Musk para que deje la presidencia de Tesla y de esta forma evitar una demanda por fraude, luego de que Musk publicara una serie de tuits en donde señalaba su  intención de sacar de la bolsa al fabricante de automóviles eléctricos.

 

Musk y Tesla se comprometen a pagar una multa de 20 millones de dólares cada uno para llegar al acuerdo con el regulador estadounidense de la bolsa.

Además se nombrará dos consejeros independientes para su consejo de administración y establecerá un «nuevo comité de consejeros independientes y pondrá más controles y procesos para supervisar las comunicaciones de Musk»

En la denuncia del organismo indica que Musk se comportó de forma «temeraria», que su tuit era falso y engañoso, y que con esta acción dañó a los inversores de Tesla, cuando la realidad y la verdad es que ni siquiera había debatido, y mucho menos confirmado, los términos clave del acuerdo con ninguna fuente de financiación en potencia.

El pasado viernes, las acciones de Tesla perdieron casi un 14 % de su valor y cerraron la jornada a 264 mil 77 dólares, 42 mil 75 dólares menos que la marca establecida al cierre del jueves. La pérdida es la mayor sufrida por el fabricante desde finales de 2013.

 

Con información de Agencias /  Foto: Twitter

 

El empresario tecnológico Elon Musk anunció este viernes que enviará ingenieros de sus compañías SpaceX y Boring Co. para ayudar en el rescate de 12 niños y su entrenador que se encuentran atrapados en una cueva inundada en Tailandia.

«Los ingenieros de SpaceX & Boring Co llegan a Tailandia mañana para ver si podemos ayudar al gobierno», tuiteó Musk. «Probablemente haya muchas complejidades que son difíciles de apreciar sin estar allí en persona», agregó.

Las autoridades tailandesas han estado luchando contra las fuertes lluvias mientras intentan encontrar una forma de extraer al grupo, atrapado desde hace casi dos semanas en el complejo de cuevas de Tham Luang en el norte del país.

Musk dijo que estaba buscando formas de sacar agua de la cueva o bombear aire adentro.

«Tal vez vale la pena intentarlo: insertar un tubo de nailon de 1 metro de diámetro (o un conjunto de tubos más corto para los tramos más difíciles) a través de la red de cuevas e inflar con aire como un castillo inflable», explicó en Twitter. Previo explicó que Boring Co «tiene un georradar avanzado y es bastante bueno para cavar hoyos».

El anuncio del empresario surge a la par de que las autoridades anunciaran que la evacuación mediante buceo de niños y su entrenador «no era aconsejable», pues “los chicos no pueden bucear por el momento», explicó Narongsak Osottanakorn, gobernador de la provincia de Chiang Rai.

«El problema ahora es cuándo estarán listos para bucear», añadió. El anuncio se produce horas después de la muerte de un buzo tailandés, de quien se explicó que tras haber entregado una reserva de oxígeno, a su vuelta, no tuvo suficiente oxígeno.

 

Con información de AFP / Foto: Archivo APO