Tag

genaro garcía luna

Browsing

El Juez Brian Cogan, que preside el juicio contra el exsecretario de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón, Genaro García Luna, decidió excluir el testimonio del narcotraficante Tirso Martínez Sánchez, presentado ayer por la Fiscalía al calificarlo de «rumor» y de «pérdida de tiempo».

Martínez, testigo cooperante de la Fiscalía, se identificó como la persona encargada del envío de cocaína del cártel de Sinaloa a Estados Unidos por tren desde México a tres ciudades estadounidenses: Los Ángeles, California; Chicago, Illinois y Nueva York.

La Fiscalía esperaba incidir a través de este testigo en que García Luna cooperaba de manera habitual con la banda criminal y que se encontraba disponible para ser contactado por distintos miembros.

Estaba previsto que este miércoles Martínez contara que dos socios suyos, identificados como Jorge y Anselmo, le ofrecieron en un momento la posibilidad de hablar con García Luna para pagarle sobornos con el objetivo de garantizar la seguridad de los cargamentos de droga durante su paso por territorio mexicano.

Asimismo, declararía que lo tranquilizaron asegurándole que toda la Policía estaba comprada, incluido el exsecretario de Seguridad Pública.

«Teniendo en cuenta que no sabemos los nombres completos de Jorge o Anselmo, o si estos son sus nombres reales, la corte no permitirá que el jurado escuche lo que equivale a un rumor de culpabilidad del acusado», sentenció el juez Cogan en un escrito.

Además, el magistrado dio la razón a la defensa, que se había quejado de que los hechos que relataba el testigo se remontaban a los años noventa hasta 2000 y «quizá» 2001, cuando a García Luna lo están imputado por delitos supuestamente cometidos entre 2001 y 2012.

En este sentido, incidió en su decisión el descartar el testimonio de Martínez y lo describió como «un acontecimiento secundario y una pérdida de tiempo».

Desde ayer, Cogan mostró sus reservas sobre el testimonio de Tirso Martínez Sánchez, y anunció que decidiría entre la noche de ayer y la mañana de este miércoles sobre su relevancia.

Martínez Sánchez subió al estrado después de que Sergio Villarreal Barragán, alias «El Grande», asegurara que presenció a partir de 2001 el pago de sobornos al exsecretario a cambio de su ayuda al cártel de Sinaloa en su negocio y en la lucha contra clanes rivales.

El abogado de García Luna, César De Castro, además de insistir en el carácter criminal de «El Grande», que ya cumplió condena en Estados Unidos y vive en libertad, subrayó que no había grabaciones de audio o videos de los encuentros de los miembros del clan con García Luna, a pesar de que, como declaró el narco, el clan de los hermanos Beltrán Leyva, para el que trabajaba, solía grabar sus conversaciones con dirigentes y políticos.

Asimismo, el abogado puso en duda que, como aseguró «El Grande», García Luna se reuniera con una asiduidad mensual con Arturo Beltrán Leyva en la Ciudad de México, donde miembros del cártel lo recogían supuestamente en un estacionamiento de un supermercado antes de llevarlo a una «casa segura» donde se reunían.

En Broojula, Ana Paula Ordorica conversa con el periodista Jorge Fernández Menéndez, sobre el juicio de García Luna, y lo que se ha revelado hasta ahora.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) consideró este martes que es «vergonzoso» para el país el juicio que inició ayer en Estados Unidos contra Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública acusado de narcotráfico.

“Es importante porque, primero, muy vergonzoso, se trata de una autoridad del más alto nivel que estaba a cargo de la seguridad pública durante el gobierno de (Felipe) Calderón (2006-2012) y que tenía una doble función, según las acusaciones», manifestó el mandatario.

López Obrador exhibió un recuento del primer día del juicio en Nueva York, donde Sergio Villarreal Barragán, alias «El Grande», aseguró que vio «en varias ocasiones (a García Luna) para pagarle sobornos de parte del cartel de Sinaloa».

Además, la Fiscalía federal de Estados Unidos acusó a García Luna de traicionar a México, aunque la defensa alegó que no hay «dinero, ni fotos, ni videos, ni grabaciones, ni textos, ni pruebas» de las acusaciones.

López Obrador reconoció que «hasta ahora no ha habido pruebas fehacientes», pero citó las acusaciones en contra del exsecretario, como «que acumuló una fortuna de muchísimo dinero de alrededor de 1,000 millones de dólares».

«Al mismo tiempo que se encargaba de la seguridad pública protegía a uno de los cárteles o uno de los grupos de la delincuencia organizada, estaba al servicio de un grupo de la delincuencia organizada y que recibía dinero por eso», sostuvo.

AMLO adelantó que expondrá a diario en su conferencia matutina los avances del juicio, al argumentar que no confía en «los medios convencionales en el país porque guardaron silencio durante mucho tiempo, incluso avalaron acciones vinculadas con los gobiernos anteriores».

“Ya se está hablando de sus cómplices, de García Luna, de algunos que trabajaron con él, pero es un drama judicial, como diría el escritor José Agustín, una tragicomedia, y no queremos que pase de noche o que la gente no se entere», dijo.

Recordemos que García Luna, detenido en diciembre de 2019 en Dallas, Texas, afronta un juicio por cinco delitos, cuatro de ellos relacionados con el narcotráfico: participar en una empresa criminal y conspiración para la distribución internacional, para la posesión y para la importación de cocaína.

El quinto corresponde al supuesto falso testimonio que prestó a las autoridades estadounidenses.

Finalmente, López Obrador reiteró su postura sobre las alternativas que hay en torno a la culpabilidad o inocencia de Genaro García Luna: que García Luna no sea culpable; que García Luna es culpable y actuó por su cuenta engañando a los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón, y que García Luna es culpable y tenía el consentimiento de los expresidentes.

El exsecretario de Seguridad Pública en el sexenio de Felipe Calderón, Genaro García Luna se presentó en su primer día de juicio por narcotráfico, donde el primer testigo de la Fiscalía de Estados Unidos lo acusó se haber recibido sobornos millonarios del Cártel del Sinaloa durante años.

El fiscal Philip Pilmar acusó a García Luna de traicionar a México y a Estados Unidos por aceptar sobornos de narcotraficantes a cambio de ayudarles en sus actividades; la Fiscalía presentó uno de sus testigos estrella: Sergio Villarreal Barragán, alias «el Grande», que aseguró haber presenciado el pago de dichos sobornos con sus propios ojos.

De Castro, de pie frente a los 12 miembros del tribunal, adelantó la que será la estrategia de la defensa, al subrayar que la Fiscalía no tiene pruebas «objetivas»: ni documentos, ni fotos, ni conversaciones grabadas, ni mensajes de texto que incriminen a su cliente.

Según De Castro, todo se basa en rumores y «especulaciones de asesinos, secuestradores y traficantes de droga», muchos de los cuales, según De Castro, fueron encarcelados en la época en la que García Luna fue responsable, abriendo el camino de la venganza a través de sus testimonios.

La fiscal Erin Reid se encargó de dirigir el interrogatorio de «El Grande», que habló en español y fue traducido de manera simultánea por un traductor de la Corte.

«El Grande» aseguró haber visto «en varias ocasiones (a García Luna) para pagarle sobornos de parte del Cártel de Sinaloa entre 2001 y 2006».

Según el testigo, «con la ayuda del Gobierno (mexicano) el cartel creció en lo referente al territorio» e insistió en que también gracias a la ayuda de García Luna el grupo que estaba dirigido por el capo Joaquín «El Chapo» Guzmán pudo aumentar la importación de cocaína a México y deshacerse de grupos rivales».

Villarreal Barragán, que se declaró culpable de narcotráfico en Estados Unidos y cumple una condena rebajada, aseguró que desde su grupo criminal se fomentaba la corrupción de los funcionarios del Ejército y del gobierno, tanto municipal como estatal y federal de dos formas.

«Hay dos tipos de corrupción, el que se voltea para un lado y deja pasar, y otra, la de los funcionarios forman parte de las actividades de la organización», dijo «El Grande» antes de aclarar, a petición de la fiscal, que García Luna era del segundo tipo.

En concreto, apuntó que el ex responsable de la Seguridad Pública daba información sobre operativos de seguridad e investigaciones en contra de miembros del grupo, facilitaba el nombramiento y el cese de agentes en cualquier parte de México y compartía información para golpear a los grupos enemigos.

Asimismo, la Agencia Federal de Investigación (AFI),que García Luna dirigió entre 2001 y 2005, ayudó al Cártel de Sinaloa en varios estados en su guerra contra el Cartel del Golfo, grupo rival.

«El Grande» precisó que el encargado de los pagos a García Luna era Arturo Beltrán Leyva, amigo suyo y uno de los líderes del Clan de los Beltrán Leyva (parte del Cartel de Sinaloa), y agregó que él «estuvo en algunas ocasiones» presente en dichas transacciones, que, según su declaración, aumentaban a medida que el cartel crecía.

El ahora colaborador de la fiscalía estadounidense detalló que cuando él comenzó a trabajar para los Beltrán Leyva en el año 2001, García Luna ya estaba en la nómina del cártel y se le siguió pagando hasta la muerte de Arturo Beltrán Leyv , en 2009.

De acuerdo a lo declarado,cuando García Luna era el director de la Agencia Federal de Investigación (AFI), él y otros altos cargos de seguridad recibían entre un millón y un millón y medio de dólares mensuales por sus servicios.

«Los pagos eran puntuales» dijo desde la tribuna «El Grande», que aseguró que los Beltrán Leyva y García Luna hablaban frecuentemente.

Asimismo, durante la sesión salieron a colación varios nombres de narcos y supuestos policías corruptos que se movían en la órbita de García Luna o tuvieron contacto con él.

Además de Arturo Beltrán Leva y sus hermanos Héctor y Alfredo, fueron citados Ismael «El Mayo» Zambada, «El Rey» Zambada, Ignacio Coronel o Édgar Valdez, alias «la Barbie».

Asimismo, se hizo referencia a varios exmiembros de las fuerzas de seguridad, entre ellos Luis Cárdenas Palomino (exmando de la Policía Federal), y que supuestamente estuvieron presentes en entregas de sobornos a García Luna.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) retomó este viernes el tema del juicio contra el ex secretario de Seguridad, Genaro García Luna, acusado de nexos con el narcotráfico.

El mandatario insistió en que el juicio exhibirá a las agencias del gobierno de Estados Unidos.

«Esto tiene que ver con un asunto mayor, que también va a salir a relucir, la vinculación con las agencias extranjeras, el papel de la DEA (Agencia Antidrogas), de la CIA (Agencia Central de Inteligencia), del gobierno estadounidense», declaró el mandatario..

López Obrador denunció que a García Luna, quien fue secretario de seguridad en el sexenio de Felipe Calderón, y quien lleva más de tres años en prisión, «lo premiaban y llevaba a cabo acuerdos con autoridades de Estados Unidos».

«¿Que se hace (este tipo de acuerdos) con todas las autoridades? Pues sí, de manera institucional. ¿Pero, entonces, sus agencias de inteligencia? Necesitan una sacudida, una revisión», cuestionó el presidente.

Sus declaraciones se producen cuando ha concluido la selección de los miembros del jurado para el juicio, que comenzaría el próximo lunes y durará cerca de 8 semanas, según dijo López Obrador.

García Luna, quien lideró la llamada guerra contra el narco, está imputado por cinco delitos, cuatro de ellos sobre narcotráfico: participar en una empresa criminal, conspiración para la distribución internacional de cocaína, conspiración para la distribución y posesión de cocaína, y conspiración para la importación de cocaína.

El quinto delito es el de supuestamente prestar falso testimonio a las autoridades estadounidenses.

“No nos adelantemos, es que no podemos hacer juicios a priori si ve a llevar a cabo un juicio. Desde luego es en Estados Unidos, se tiene que analizar el contenido de las pruebas, los que van a participar de testigos”, añadió López Obrador.

AMLO afirmó que lo más importante es que estos casos se conozcan, se den a conocer a la opinión pública, para que no se oculten y para que no se repitan.

Además, pidió indagar la acumulación de riqueza de García Luna «independientemente» de si tuvo vínculos con el crimen organizado.

«Habría que ver si es cierto que tiene tanto dinero porque ¿cómo un servidor público, por mucho que ganaban de sueldo, iba a llegar a tener para, como se está difundiendo, hay que probarlo, residencias en Estados Unidos, yates, la obtención de contratos millonarios, en dólares?», cuestionó.

Al ser cuestionado sobre los posibles nexos que también tiene el exgobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, el presidente afirmó que lo verdaderamente importante no es la presunta complicidad con el veracruzano, sino con el expresidente Felipe Calderón.

El presidente bromeó que el juicio contra de Genaro García Luna, es como “pago por evento”, por lo que dijo,  “no se van a aburrir, se los aseguro”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) denunció esta mañana que «altos funcionarios de Estados Unidos» tenían relación con Genaro García Luna, quien es acusado de narcotráfico y cuyo juicio arrancó ayer con la selección del jurado en una corte de Nueva York.

«Evidentemente era muy influyente García Luna en los medios de información, pero no solo en México, sino tenía relaciones, que pueden ser relaciones de trabajo, con altos funcionarios del Gobierno estadounidense», manifestó el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

Al exhibir un artículo de The New York Times sobre el exfuncionario, acusado de aceptar sobornos del Cártel de Sinaloa a cambio de facilitar sus operaciones, López Obrador pidió «que si estuvieron involucradas autoridades de Estados Unidos que sean llamadas a declarar y que participen”.

«Entonces por eso es muy importante el juicio, hasta dónde estaban metidos los agentes o autoridades de Estados Unidos, las agencias. ¿Cómo esta doble vida? Por un lado se le premia, se le reconoce y, por el otro lado, él tiene una relación de protección a la delincuencia organizada», expresó López Obrador.

«Se tiene que ver qué relaciones había, si se demuestra que recibía dinero, sobornos, si él se quedaba con el dinero o había reparto del botín, y quiénes se beneficiaban, qué otras autoridades», añadió  AMLO.

En ese sentido, solicitó a Estados Unidos devolver dinero a México si se demuestra que funcionarios de aquel país recibieron sobornos relacionados con el juicio.

«Claro que sí, lo estamos planteando ya en general, en todos los casos. Lo que es dinero de México tiene que regresar a México, aunque sean juicios que se lleven a cabo en Estados Unidos nos tienen que devolver el dinero», indicó.

García Luna compareció ayer en la primera jornada de selección del jurado que dirimirá su responsabilidad en la acusación de narcotráfico, que se prevé se extienda durante las próximas ocho semanas.

Al respecto, López Obrador reiteró su solicitud de difundir toda la información del juicio por la relevancia del exfuncionario, quien fue el máximo encargado de la Seguridad durante el inicio de la llamada «guerra contra el narco» en el gobierno del expresidente Felipe Calderón.

Sobre el papel del expresidente Felipe Calderón, AMLO esbozó tres posibles escenarios: que García Luna sea inocente y por ende no haya ningún papel del exmandatario en el caso; que García Luna sí es culpable de lo que se le acusa pero que Calderón no estaba al tanto de sus acciones y por lo tanto solo hubo un descuido de su parte, y que Genaro García Luna sí es culpable y Calderón estaba al tanto de todo lo que sucedía.

El esperado juicio por narcotráfico contra el exsecretario de Seguridad Pública durante el sexenio de Felipe Calderón, Genaro García Luna, arrancará mañana en Nueva York, más de tres años después de que fuera detenido por las autoridades de Estados Unidos.

El proceso arrancará con la selección del jurado, con entrevistas a decenas de posibles candidatos a integrarlo tras una búsqueda inicial llevada a cabo en los últimos días.

Una vez formado el jurado, darán comienzo los alegatos iniciales de la Fiscalía y la defensa de García Luna, que de ser hallado culpable se enfrenta a una condena mínima de diez años en prisión y a una máxima de cadena perpetua.

El que fuera máximo responsable de la Seguridad Pública durante el gobierno del PAN de 2006 a 2012, está acusado de narcotráfico y de aceptar sobornos por parte del Cartel de Sinaloa a cambio de facilitar las operaciones del grupo.

El antiguo líder de la organización, Joaquín “El Chapo” Guzmán, fue juzgado y condenado en 2019 a cadena perpetua en el mismo tribunal del distrito neoyorquino de Brooklyn que se encarga del caso de García Luna.

Aunque desde hacía años circulaban acusaciones sobre una supuesta colaboración del exsecretario con el grupo del narcotráfico, en el juicio contra «El Chapo», García Luna fue involucrado directamente por uno de los testigos clave, Jesús «El Rey» Zambada.

«El Rey», un exalto cargo del Cartel preso en Estados Unidos, aseguró haber pagado sobornos millonarios a García Luna, tanto cuando era secretario de Seguridad Pública como previamente, cuando dirigía la desaparecida Agencia Federal de Investigaciones (AFI).

La Fiscalía estadounidense asegura que «el acusado utilizó sus cargos oficiales para ayudar al Cartel de Sinaloa» a cambio de «sobornos multimillonarios» y ha adelantado que cuenta con suficientes pruebas.

La gran cantidad de documentos y otras evidencias recopiladas por las autoridades estadounidenses es lo que en parte ha alargado el proceso previo al juicio, para dar tiempo a los abogados a revisar esos materiales y poder preparar su defensa.

Entre los argumentos que se espera que use García Luna figura, según lo adelantado en documentos judiciales, está el hecho de que durante su mandato fue reconocido por Estados Unidos por la lucha contra el narcotráfico, y los numerosos encuentros que mantuvo con responsables de ese país.

Está pendiente de definición si el excolaborador del gobierno federal involucra durante el juicio a otros altos cargos o si también pueden hacerlo algunos de los testigos que declaren a lo largo del proceso.

La Fiscalía ha dicho que tiene previsto llamar a declarar a «numerosos testigos», aunque sus identidades no se han dado a conocer.

El pasado mes noviembre, el juez que dirige el caso, Brian Cogan, autorizó a la Fiscalía a informar a la defensa de los nombres de los testigos en el último momento, sólo con tres días de antelación en el caso de los considerados no sensibles y un día en el caso de los sensibles.

Según la Fiscalía, identificar a los testigos relevantes podría poner en riesgo su seguridad. También se garantizará anonimato y protección a los miembros del jurado, según indicó el año pasado Cogan, quien destacó «la peligrosidad del acusado demostrada por la gravedad de los crímenes que se le imputan».

A diferencia de muchos otros acusados en procesos de este tipo, García Luna acudirá al juicio vestido de civil, de traje y corbata, y no con el uniforme de preso que es habitual, según autorizó recientemente el juez en respuesta a una solicitud de la defensa.

Un juez aplazó para enero el inicio del juicio conta el exsecretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, acusado en Estados Unidos de tráfico de drogas y otros delitos.

El juez Brian Cogan decidió este lunes en una orden presentada en el sistema electrónico de las cortes federales estadounidenses que la selección de los miembros del jurado empezará el 9 de enero de 2023 en lugar de octubre, que era el mes fijado para el inicio del proceso.

García Luna, quien fue secretario de Seguridad Pública de 2006 a 2012 durante el gobierno del presidente Felipe Calderón, está acusado en Estados Unidos de recibir millones de dólares en sobornos del Cártel de Sinaloa a cambio de permitir que la organización criminal pudiera operar a sus anchas.

Se ha declarado inocente de cargos que incluyen asociación delictiva para distribuir cocaína, participación en una empresa criminal continua y mentir a las autoridades. El exfuncionario, de 53 años, se encuentra en prisión en Nueva York desde hace año y medio.

La decisión de Cogan es en respuesta al pedido del abogado de García Luna, César de Castro, quien solicitó tener más tiempo para revisar todas las pruebas que la fiscalía del distrito este de Nueva York ha presentado.

El mes pasado los fiscales dijeron que planean entregar al abogado cinco aparatos electrónicos de un testigo de la fiscalía, además de 4,900 grabaciones de otro testigo. También dijeron que ya han entregado 6,100 páginas con testimonios de testigos del caso y que planean entregar otras 7,500 con declaraciones de testigos.

En total, los fiscales en el caso han presentado más de un millón de páginas que los miembros de la fiscalía consideran pruebas contra García Luna, dijo De Castro.

Además, muchas de las grabaciones presentadas, sostuvo el abogado, son en español y, por lo tanto, el equipo de defensa necesitará un intérprete.

Cogan dijo el lunes en su orden que otro juez tendrá a cargo la selección de jurado y después él presidirá el juicio.

Un juez en Estados Unidos ordenó este martes que no se revelen públicamente los nombres de los miembros del jurado del juicio al exsecretario de Seguridad Pública mexicano, Genaro García Luna, y que éstos sean escoltados al llegar y salir de la corte además de quedar aislados del público durante el día en el tribunal.

El juez Brian Cogan concedió así el pedido de la fiscalía de mantener al jurado anónimo y parcialmente aislado para garantizar su seguridad.

García Luna, quien fue secretario de Seguridad Pública de 2006 a 2012 durante el gobierno del presidente Felipe Calderón, está acusado en Estados Unidos de recibir millones de dólares en sobornos del Cártel de Sinaloa a cambio de permitir que la organización criminal pudiera operar a sus anchas.

Se ha declarado inocente de cargos que incluyen asociación delictiva para distribuir cocaína, participación en una empresa criminal continua y mentir a las autoridades. El exfuncionario se encuentra en prisión en Nueva York.

Los fiscales del distrito este de Nueva York dijeron meses atrás que les preocupaba que personas cercanas a García Luna llevaran a cabo una campaña de acoso, intimidación y violencia contra testigos en el juicio y sus familias. El juez Cogan estuvo de acuerdo este martes.

«Los hechos que presenta el gobierno muestran que García Luna, de forma repetida, dio prioridad a sus ganancias personales por encima de sus responsabilidades como funcionario público y, a cambio de millones de dólares, aseguró el éxito y seguridad de una de las organizaciones de tráfico de drogas más violentas y notorias del mundo», escribió el juez.

Agregó que la violencia persistente y el amplio alcance del cártel hacen que sea razonablemente probable que los miembros del jurado puedan tener miedo por su seguridad si no se les garantiza anonimidad.

Los abogados de García Luna dijeron en abril que su cliente no es violento y que no tiene conexión con altos mandos del Cártel de Sinaloa y que, por lo tanto, los miembros del jurado no deberían quedar anónimos ni ser apartados del público.

Si eso ocurriera daría la impresión de que su cliente es culpable de los cargos que se le imputan y que eso no garantiza un juicio justo, aseguró el abogado César de Castro.

Durante el juicio a Joaquín «El Chapo» Guzmán a fines de 2018 e inicios de 2019, el jurado también fue anónimo y estuvo parcialmente aislado.

El mes pasado los fiscales del caso de García Luna dijeron que poseían una grabación que demuestra que el exfuncionario habló con otro preso en la cárcel en la que se encuentra sobre ejercer violencia y manipular a testigos que hablen en su contra. También aseguraron que en la grabación García Luna mencionó a Jesús «El Rey» Zambada, un exlíder del Cártel de Sinaloa.

Los fiscales dijeron que funcionarios estadounidenses que realizaron la grabación incluso llegaron a entregar al otro preso el número de teléfono de un agente encubierto de la mafia rusa para que el preso se lo entregara a García Luna.

Según la fiscalía, García Luna y el otro preso llamaron por teléfono desde la cárcel al agente encubierto, aunque los fiscales no ofrecieron más detalles. El martes el juez Cogan hizo referencia a la grabación en su orden y dijo que es fácil pasar de acosar o intimidar a un miembro del jurado a llegar a manipularlo.

Fiscales de Estados Unidos consiguieron documentos de la computadora personal del exsecretario de Seguridad, Genaro García Luna, durante la Presidencia de Felipe Calderón, a quien se acusa de delitos relacionados con narcotráfico y de recibir sobornos del Cártel de Sinaloa.

En un escrito enviado por la Fiscalía federal del Distrito Este de Nueva York al tribunal que lleva el caso, se hace una relación de la nueva documentación reunida por los abogados del gobierno, en anticipación a la audiencia programada para la próxima semana en la que el juez preguntará a las partes sobre el avance de las diligencias.

El equipo de fiscales asegura haber recolectado también correos electrónicos y mensajes WhatsApp, aunque no se especifica su naturaleza, además de otros documentos enviados por el gobierno de México, así como por varios bancos como Bank of America, Citibank o Sabadell United Bank y firmas de abogados.

Sin embargo, como es habitual, la Fiscalía solicita al juez que todo el material permanezca embargado y no se haga público.

Hasta el momento, los fiscales han reunido más de un millón de documentos y audios que supuestamente incriminan al exfuncionario.

El juez que preside el caso, Brian Cogan, fijó el comienzo del juicio para el próximo 24 de octubre, para dar tiempo a la Fiscalía de continuar sus pesquisas y a la defensa de García Luna para revisar la cantidad de material acumulado.

La próxima semana Cogan convocó a las partes para interrogarles sobre sus avances y así determinar, entre otras cosas, si se mantiene la fecha del comienzo del juicio o si es necesario posponerla.

También sigue pendiente la decisión del juez sobre la petición de la Fiscalía de proteger a los miembros del jurado manteniendo su anonimato, evitando que mantengan contacto con el público durante su estancia en los juzgados y garantizando que sean acompañados diariamente por alguaciles en su viaje a la corte.

La Fiscalía realizó esta solicitud en diciembre pasado por considerar que «el acusado tiene los recursos financieros para intimidar o incluso hacer daño al jurado».

Recordemos que García Luna dirigió entre 2001 y 2005 la extinta Agencia Federal de Investigación de México, encargada de luchar contra la corrupción y el crimen organizado, y entre 2006 y 2012 fue secretario de Seguridad Pública.

Según la Fiscalía, «el acusado utilizó sus cargos oficiales para ayudar al cartel de Sinaloa, un famoso cartel de la droga mexicano, a cambio de sobornos multimillonarios» y agregó que tiene previsto llamar a testificar a «numerosos testigos» que han sido partícipes de la violencia ejercida por este cartel mexicano para «protegerse de rivales, luchar por su territorio y silenciar a aquellos que cooperaran con las fuerzas de seguridad».

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) informó que presentó una demanda en Estados Unidos para recuperar el dinero vinculado a las operaciones de presunto lavado de dinero del exsecretario de Seguridad Genaro García Luna, quien fue arrestado en ese país por delitos de narcotráfico.

«La acción presentada cubre 39 empresas y fideicomisos pertenecientes a Genaro García Luna, sus cómplices y/o familiares, las cuales según se alega en la demanda se ubican o cuentan con operaciones en la Florida», explicó el organismo en un comunicado.

La UIF, que depende de la Secretaría de Hacienda, aseguró que estas empresas son propietarias de activos derivados de un gran esquema ilegal de contratación en el sector de la seguridad y defensa nacional, relacionado con el exsecretario de Seguridad Pública.

La demanda, presentada ante una corte de Miami, Florida, alega que este grupo de empresas fue creado por García Luna y allegados para esconder recursos derivados de actos de corrupción. El recurso legal fue presentado en coordinación con la Secretaría de Relaciones Exteriores y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana.

Recordemos que García Luna, que fue secretario de Seguridad durante el Gobierno de Felipe Calderón, se encuentra detenido en una cárcel de Brooklyn en Nueva York, y está a la espera de su juicio ante una corte federal de Estados Unidos.

Es acusado por la justicia estadounidense de narcotráfico y de aceptar sobornos de Joaquín «El Chapo» Guzmán, líder del cartel de Sinaloa, mientras era el encargado de la seguridad nacional en nuestro país.

De acuerdo con el gobierno estadounidense, lo anterior habría permitido el envío de toneladas de cocaína y otras drogas a Estados Unidos. El mes pasado, un tribunal de Nueva York retrasó hasta el 26 de octubre la audiencia del juicio del exsecretario.

La Fiscalía General de la República (FGR) informó esta mañana sobre la detención de Luis Cárdenas Palomino, exfuncionario de seguridad, estrechamente vinculado a Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad en el gobierno de Felipe Calderón, y hoy preso en Estados Unidos acusado de vínculos con el narcotráfico.

Cárdenas Palomino es acusado de tortura en el caso Florence Cassez, y fue detenido en un fraccionamiento de Naucalpan, en el Estado de México.

«Este día se cumplimentó orden de aprehensión por el delito de tortura en contra de Luis ‘C’, en la Ciudad de México, con el apoyo de la Secretaría de Marina, la Coordinación Nacional Antisecuestro (Conase) y el Centro Nacional de Inteligencia», informó la Fiscalía en un mensaje de Twitter.

Además, también se habría ordenado la detención de otros exfuncionarios de la hoy extinta Policía Federal por las torturas cometidas contra supuestos integrantes de la banda de Los Zodiaco en 2012.

Recordemos que Israel Vallarta y su novia de entonces, la francesa Florence Cassez, fueron arrestados en diciembre de 2005 en una finca a las afueras de la Ciudad de México acusados de liderar la banda de secuestradores de Los Zodiaco. Tras un conflicto diplomático entre Francia y México, Cassez fue liberada en 2013 por violación de sus derechos, pero Vallarta no corrió la misma suerte y permanece en prisión sin juicio a 15 años de los hechos.

Adempas, en julio de 2020, Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García fueron acusados en una corte federal en Nueva York de tres cargos de conspirar para el tráfico de cocaína, en colaboración con el Cártel de Sinaloa.

Días después, las autoridades mexicanas congelaron las cuentas de Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García, según informó la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF).

Cuestionado sobre el tema, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que con detenciones como la de Cárdenas Palomino, a quien señaló como «el segundo» de Genaro García Luna, se prueba que en el país «ya no hay impunidad».

Y es que Cárdenas Palomino fue uno de los hombres más cercanos de Genaro García Luna. Fue director de Seguridad Regional de la Policía Federal.

Foto: Twitter @JJesusEsquivel

La Fiscalía estadounidense entregó nuevas pruebas contra el exsecretario de Seguridad, Genaro García Luna, acusado en el país vecino de presuntos delitos de narcotráfico.

Algunas de las pruebas fueron aportadas por los gobiernos de México y Colombia, según se indicó en documentos judiciales.

Las nuevas pruebas, que incluyen «material protegido», son de momento confidenciales y solo se ha hecho público un listado de las mismas.

Según este inventario, los fiscales han presentado registros financieros, fotografías rescatadas de Google Earth y metadata relacionada con documentos recuperados de dispositivos electrónicos de García Luna, además de documentos aportados por los gobiernos mexicano y colombiano, cuyo contenido tampoco se ha revelado.

Además, incorporaron comunicaciones sobre los negocios del acusado, un video de un encuentro entre Genaro Luna y otro preso de la cárcel neoyorquina donde espera juicio y registros de propiedad.

En el escrito, la Fiscalía precisa que durante el juicio también «tiene la intención» de ofrecer registros sobre «actividades comerciales realizadas con regularidad» y solicitadas a Islas Barbados, México y Panamá.

Recordemos que el gobierno de México pidió a Estados Unidos la extradición de García Luna en diciembre pasado, un año después de que la Fiscalía General de la República (FGR) informara que planeaba solicitarla, una vez que concluyera sus propias diligencias respecto a los posibles delitos cometidos por el exfuncionario.

Antes de cualquier proceso de extradición, sin embargo, García Luna debe enfrentar los 5 cargos de los que le acusan las autoridades estadounidenses, entre ellos el de participar en un proyecto criminal continuado y el de conspiración para la importación de cocaína.

García Luna, que fue secretario de Seguridad durante el gobierno de Felipe Calderón, se encuentra detenido en una cárcel de Brooklyn, Nueva York, a la espera de su juicio ante una corte federal de Estados Unidos.

El exsecretario fue arrestado en diciembre de 2019 en Dallas, Texas, y acusado de narcotráfico y de aceptar sobornos de Joaquín «El Chapo» Guzmán, líder del cartel de Sinaloa, mientras era el encargado de la seguridad en nuestro país. De acuerdo con el gobierno estadounidense, ello habría permitido el envío de toneladas de cocaína y otras drogas a Estados Unidos.

Fiscales estadounidenses dijeron este jueves que tienen más de un millón de páginas en documentos para ser usados como pruebas contra el exsecretario de Seguridad Pública de nuestro país, Genaro García Luna, a quien acusan de cargos relacionados con el narcotráfico.

El fiscal del distrito este de Nueva York, Mark Lesko, envió una carta al juez federal del caso en la que explica que la fiscalía también tiene una «voluminosa» cantidad de grabaciones interceptadas.

Recordemos que García Luna está acusado por fiscales estadounidenses de cargos que incluyen la asociación ilícita para el tráfico de cocaína, el falso testimonio y la participación en una organización criminal.

Por el caso que se le sigue, el exfuncionario mexicano se encuentra preso en una cárcel neoyorquina.

García Luna, fue secretario de Seguridad Pública de 2006 a 2012 durante el gobierno del presidente Felipe Calderón, y colaboró previamente en el gobierno de Vicente Fox.

El exfuncionario se ha declarado inocente de las acusaciones de los fiscales, quienes alegan que recibió enormes cantidades de dinero por parte del Cártel de Sinaloa, encabezado por Joaquín «El Chapo» Guzmán, a cambio de permitir que éste traficara cocaína libremente.

La fiscalía y los abogados de García Luna se preparan para ir a juicio. Lesko dijo en su carta que la fiscalía ha hecho pedidos de asistencia legal mutua a funcionarios extranjeros. Se han recibido algunas respuestas afirmativas, dijo, y se están esperando otras.

El fiscal le pidió al juez también que se posponga la audiencia judicial sobre el caso que estaba fijada para este mes ya que la fiscalía necesita más tiempo para ir preparando el juicio. El juez del caso es Brian Cogan, quien también presidió el juicio contra «El Chapo» Guzmán en 2018.

La nueva fecha para que se realice la audiencia es el23 de junio.

Este mismo jueves, un juez autorizó la incautación de cinco propiedades en México de Rafael Caro Quintero, o «RCQ», cofundador del cartel de Guadalajara y ahora jefe de una grupo criminal que lleva su nombre.

La fiscalía del distrito este de Manhattan afirma que las propiedades, situadas en Guadalajara y cerca de esa ciudad, fueron compradas por RCQ con dinero del narcotráfico llevado a cabo por la organización Caro Quintero, un brazo del cartel de Sinaloa.

«Estados Unidos buscará aplicar esta orden a través de canales diplomáticos», indicó la fiscalía en un comunicado tras la decisión del juez federal Eric Vitaliano.

Caro Quintero es acusado por la justicia estadounidense de ordenar en 1985 el asesinato del agente de la DEA Enrique «Kiki» Camarena en México, tras torturarlo salvajemente. Es uno de los 10 hombres más buscados por el FBI, por el que ofrece una recompensa de 20 millones de dólares.

RCQ fue detenido en 1985, juzgado en México y condenado a 40 años de prisión. Pero en 2013 un juez lo liberó por un tecnicismo legal. Poco después, la justicia volvió a pedir su captura, pero era demasiado tarde: RCQ había desaparecido.

Ante los ataques que dice recibir de la oposición y de algunos medios de comunicación, AMLO dijo no estar preocupado, pues tiene un escudo protector y un ángel de la guarda.

“Mi escudo protector es esta conferencia y mi ángel de la guarda es el pueblo. Si se tiene el respaldo del pueblo, si se cuenta con el apoyo de la gente y se mantiene la comunicación con el pueblo, no hay nada que temer», respondió AMLO al ser cuestionado sobre el tema.

El mandatario sostuvo que seguirá como hasta ahora, con la estrategia de pagar con amor al pueblo, servirlo y estarle informando.

López Obrador aseguró que en lugar de estar preocupado, está ocupado en enfrentar las crisis de salud y económica que atraviesa el país.

El presidente dijo que hay muchas acciones que la oposición ha llevado a cabo por razones políticas. Como ejemplo puso el caso del conflicto del agua en Chihuahua. Recordó que es un tema que se está tratando desde diciembre del año pasado, por lo cual, la cuota de agua que falta y por la que hay renuencia ya se hubiera cubierto tan solo con lo que se ha evaporado.

Acusó que se ha puesto por encima del interés de la nación, los intereses personales y partidistas.

También señaló que había intereses en el rechazo a la desaparición de los fideicomisos. «Aprovechan para hacer propaganda», dijo el mandatario; insistió en que el dinero destinado a los apoyos no va a desaparecer y se seguirán entregando recursos a quienes lo necesiten, solo que con transparencia y sin intermediarios.

Durante su conferencia matutina, AMLO fue cuestionado sobre una investigación que refiere que Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad, financió la candidatura de Margarita Zavala en 2018, así como a México Libre, organización que se encuentra en Tribunales luchando por su registro como partido político.

El presidente se limitó a decir que «ya hay investigaciones sobre todos estos casos» en la Fiscalía. Sin embargo, dijo que no debe apresurarse ningún juicio ya que debe haber pruebas y elementos que permitan corroborar los señalamientos. Pidió no hacer linchamientos públicos y llamó a sustentar las denuncias que se presenten.

«La oficina de investigación financiera tiene todo, tiene información, no sé exactamente porque no hay una solicitud, que yo sepa, de la fiscalía, pero sí hay mucha investigación, sobre todo del manejo del dinero», indicó el presidente.

Recordemos que García Luna, excolaborador del presidente Felipe Calderón, está acusado en Nueva York de cinco cargos tras su arresto en diciembre pasado en Texas por sus presuntos nexos y sobornos recibidos de Joaquín «El Chapo» Guzmán, líder del cártel de Sinaloa.

El presidente adelantó que el titular de la UIF, Santiago Nieto, presentará un informe la próxima semana sobre los casos que lleva a cabo relacionados con el manejo de dinero, aunque aclaró, podrá informar lo que se pueda para no violar el debido proceso.

López Obrador aprovechó para reiterar sus acusaciones a la administración de Felipe Calderón de haber actuado de forma autoritaria.

«Había un ambiente en ese sexenio de mucha represión, de mucho autoritarismo, de querer resolver los problemas con el uso de la fuerza, era el diente por diente, ojo por ojo, era eliminar, masacrar, prensando que con eso se iba a resolver el problema, por eso fue que declararon la guerra», criticó el mandatario.

Genaro García Luna se declaró “no culpable” de los nuevos cargos de los que le acusan las autoridades de Estados Unidos, donde se encuentra detenido por supuestos delitos de narcotráfico.

En una audiencia virtual, el juez federal Brian Cogan detalló a García Luna la nueva acusación, que se amplió el pasado 30 de julio y ahora incluye un total de cinco cargos, entre ellos el de participar en un proyecto criminal continuado y el de conspiración para la importación de cocaína.

García Luna ya se había declarado inicialmente “no culpable” de los primeros cargos que se le imputaron y este miércoles volvió a hacer lo mismo con la acusación ampliada, que se dio a conocer en julio pasado cuando también se acusó a dos exfuncionarios, Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño García.

Además de la acusación de participar en un proyecto criminal continuado, a Genaro García Luna se le señala de conspiración para distribuir cocaína y de mentir a los servicios de inmigración de Estados Unidos; por las cinco nuevas acusaciones el mexicano podría enfrentar una posible cadena perpetua.

El juez fijó la próxima audiencia para el próximo 7 de diciembre y reconoció que se trata de un proceso complejo que requiere tiempo y que se está viendo ralentizado debido a la pandemia del coronavirus.

La Fiscalía, en un documento presentado a la Corte, ha dicho que hasta ahora ha reunido más de 189,000 páginas de documentos y un gran número de comunicaciones interceptadas y que aún espera añadir un importante volumen de pruebas durante las próximas semanas.

Recordemos que el excolaborador del presidente Felipe Calderón fue arrestado en diciembre pasado en Dallas, Texas, acusado de narcotráfico y de aceptar sobornos de Joaquín «El Chapo» Guzmán, líder del cartel de Sinaloa, cuando tenía a su cargo el tema de la seguridad en la administración del expresidente Felipe Calderón.

El proceso se lleva a cabo en el mismo tribunal que el pasado año condenó a cadena perpetua a “El Chapo” Guzmán.

Durante el juicio a Guzmán, Jesús «El Rey» Zambada, uno de los exlíderes del Cartel de Sinaloa aseguró haber pagado sobornos de millones de dólares a García Luna para facilitar las operaciones del tráfico de droga de ese grupo a mediados de la década del 2000.

Según el Gobierno estadounidense, ello habría permitido el envío de toneladas de cocaína y otras drogas a Estados Unidos.

La audiencia de este miércoles tuvo que ser suspendida en un inicio debido a que periodistas que estaban conectados a la sesión por vía telefónica ignoraron la petición del juez de silenciar sus dispositivos.

Cogan pidió repetidamente a todas las personas presentes en la llamada que se guardaran silencio o pusiesen sus teléfonos en silencio; al no tener éxito, tomó la decisión de suspender la audiencia, que retomó aproximadamente media hora más tarde.

En la reanudación, el juez advirtió a la prensa de que si incumplían las normas del tribunal (que prohíben entre otras cosas la grabación o retransmisión de los procedimientos) se exponían a sanciones.

Tr.as las declaraciones que emitió esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acerca de las investigaciones que se siguen en Estados Unidos contra el Secretario de Seguridad, Genaro García Luna, Felipe Calderón le recordó que la Justicia no es una asunto de consultas.

A través de su cuenta de Twitter, el exmandatario agradeció «la buena intención» de AMLO, quien declaró en la mañana que Calderón no estaba, hasta ahora, sujeto a investigaciones por parte del gobierno de Estados Unidos.

Al respecto, Calderón le recordó a AMLO que la «justicia no es una asunto de consultas, sino de pruebas y de leyes», pues AMLO declaró que para que su gobierno abriera una investigación, tendría que ser a partir de una consulta ciudadana que así lo avale.

Calderón respondió: «si la Fiscalía tiene pruebas de que he cometido algún delito, adelante, que proceda. Pero si no es así, no hay consulta que valga. Respete mis derechos».

AMLO dijo que la consulta ciudadana para decidir si se somete a juicio no sólo sería para el caso de Calderón, sino abrir juicios a los expresidentes del periodo neoliberal, desde Salinas hasta Peña Nieto, pasando por Zedillo y Fox.

López Obrador reiteró que él desde que asumió, dijo que él optaba por ver «hacia adelante, que se terminara con el periodo neoliberal, que es sinónimo de corrupción».

Finalmente, Felipe Calderón envió una sugerencia al presidente López Obrador «concéntrese en la pandemia, la mayor amenaza de salud a la humanidad en un siglo, y en la terrible recesión económica que viene, la peor en el México moderno. Lo necesitamos ahí».

Pidió que sus estrategas dejen de distraer a la opinión pública con temas relacionados a él.