Tag

Gran Bretaña

Browsing

El caso de la ministra Yasmín Esquivel sigue dando de qué hablar. Aun cuando la universidad ha confirmado que plagió su tesis, con una coincidencia del 90 por ciento, ella sigue diciendo que no lo hizo y se aferra al asiento en la Suprema Corte. A éste solamente logran llegar once personas en el país en un mismo momento. Por ello el rigor y la exigencia de que quienes ocupen un lugar en la Corte sean intachables.

Si el plagio fue el único error que ha cometido la hoy ministra en su larga carrera jurídica, qué lástima porque solo con ese error debe de quedar sin derecho a ostentar uno de esos once lugares al cual aspiran miles de abogados en México.

Pero en estos tiempos que vivimos, la ministra se aferra; sus otros diez colegas no han condenado públicamente el plagio ni la permanencia de Esquivel en la Corte y el presidente la defiende y acusa que es un caso politizado.

Algo similar ocurre en Estados Unidos y en Gran Bretaña actualmente. Personajes que han cometido actos que los deberían obligar a renunciar, se aferran a sus puestos con la misma desfachatez y descaro que la Ministra Esquivel.

En Estados Unidos el recién electo congresista Republicano por Nueva York, George Santos, ha dicho una mentira tras otra sobre sus orígenes; su trabajo y su comportamiento pasado. Todo ha salido a la luz y aún así, George Santos se aferra a su escaño.

La lista de mentiras es larga. Dijo que su mamá estuvo en la Torre Sur de World Trade Center el día de los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 pero que no murió ahí. Que su muerte fue después a causa de cáncer. Los papeles migratorios de la madre del congresista muestran que ella no estaba en Estados Unidos en esa fecha. Dijo que su familia era dueña de una mega compañía de bienes raíces y que tenían 13 propiedades. En realidad Santos no es dueño de nada y vive con su hermana en un departamento en Queens del cual la están corriendo por deber $40 mil dólares de renta. Inventó que estudió en una preparatoria muy prestigiada, Horace Mann, y que después se graduó de Baruch College suma cum laude. La realidad: no estudió universidad y en la preparatoria no hay registros de él como alumno.

Ha dicho que su familia es de origen judía y que sus abuelos maternos huyeron de Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial. La realidad es que sus abuelos nacieron en Brasil. En ese país Santos tiene abierto un expediente por robo de una chequera que intentó utilizar para hacer compras fraudulentas.

Por falta de espacio no puedo extenderme en más de las mentiras de George Santos. El tema es que uno pensaría que con este expediente abierto, él tendría que haber renunciado a su escaño ayer. Pero no. Está aferrado a él y el líder republicano, Kevin McCarthy lo defiende. ¿Por qué? Por la estrecha mayoría de su partido en la Cámara de Representantes: tan solo 4 escaños. Haber volteado Nueva York en favor del partido republicano fue visto como un gran logro. Así, el mega mentiroso de Santos se queda como congresista.

En Gran Bretaña, el Director de la BBC, Richard Sharp, debería estar avergonzado y renunciar. Llegó al cargo nombrado por Boris Johnson cuando era Primer Ministro. Ahora se sabe que Sharp ayudó a que el billonario Sam Blythe le hiciera un préstamo al entonces Primer Ministro. Cenaron juntos Johnson, Sharp y Blythe. Unas semanas después, Sharp fue nombrado Director de la BBC. Ese conflicto de interés habría sido una vergüenza en otros tiempos. Hoy Sharp admite la cena y el préstamo pero no el conflicto de interés.

Yasmín Esquivel en México; George Santos en EUA y Sharp en Gran Bretaña, son la muestra de que los impresentables se niegan a renunciar…y se salen con la suya. Qué tiempos los que vivimos.

Columna completa en El Universal

La renuncia de Liz Truss como Primera Ministra de Gran Bretaña a tan solo 44 días de haber llegado al número 10 de Downing Street muestra una de las grandes ventajas que tienen los sistemas parlamentarios sobre los presidencialistas. Si un Jefe de Estado le falla a la sociedad, tiene que dejar el poder. No importa cuánto tiempo falten para las siguientes elecciones ni si al llegar al poder heredaron un país en crisis.

En un sistema presidencialista como el mexicano estamos amarrados a un Jefe de Estado por seis años. Algunos argumentarán que esto evita la volatilidad en la que se encuentra Gran Bretaña en donde el Partido Conservador ganó las elecciones de diciembre del 2019 con Boris Johnson como su candidato y desde entonces ya van en su 3er Primer Ministro.

De acuerdo. Los Conservadores han estado en una crisis grave desde que coquetearon e impulsaron la idea del Brexit. Pero cada vez que el jefe del partido en el poder y por lo tanto Primer Ministro no logra cumplir con sus promesas de campaña, no ha tenido espacio para aventar culpas.

El reto para el nuevo Primer Ministro, Rishi Sunak, será arreglar la crisis en que está inmersa la economía británica sin que el golpe inevitable que llegará a los bolsillos de los ciudadanos genere un descontento que lo obligue también a dimitir. Sunak lo tendrá que hacer con un partido Conservador sumamente dividido y, para acabarla de amolar, deberá de lograrlo sin que lleguen los reclamos de que como él es multimillonario (tiene más dinero que la Corona inglesa), los sacrificios requeridos para bajar la inflación no le afectan como al resto de los mortales.

Enormes retos para el gobierno británico, sin duda. Pero me parece que son preferibles a la cárcel del sexenio en el que vivimos en el sistema presidencialista mexicano.

Es inexplicable que a cuatro años de haber asumido el poder, el presidente López Obrador siga culpando de sus fallas e incompetencias al pasado. ¿Para eso lucho tanto por ganar?

Liz Truss tuvo que renunciar por presentar un proyecto de presupuesto que simplemente no cuadraba. Proponía reducir los impuestos, en especial a los que más ganan, sin recortes al gasto gubernamental. ¿De dónde saldrían los recursos para cuadrar ese presupuesto? Al no haber una respuesta clara a esta interrogante, Truss trató de salvar su gobierno corriendo a su ministro de finanzas. Nada de responder con una evasiva como un “yo confío en que es una persona íntegra”. Pero ni corriendo al ministro Kwasi Kwarteng logró Truss estabilizar el barco. La historia ya la conocemos. 44 días después de haber llegado al poder tuvo que renunciar por su incompetencia.

Antes de Truss dimitió Boris Johnson. La gota que derramó el vaso de agua fue el escándalo conocido como ‘Partygate’. Johnson y parte de los integrantes de su gobierno se dieron licencia durante la pandemia para reunirse y beber mientras al resto de los ingleses los obligaron a estrictos confinamientos. Mentir y creerse por encima de los ciudadanos comunes y corrientes le costó el puesto.

En México han salido vídeos, muchos vídeos, desde René Bejarano hasta el hermano del presidente Pío López Obrador, recibiendo dinero en efectivo cuya procedencia no han podido explicar. Al cuestionársele, el presidente ha admitido que ese dinero ha sido para ‘el movimiento’, como si eso fuese una excusa para manejar maletas de efectivo. AMLO sigue siendo presidente y lo seguirá hasta el 30 de septiembre del 2024. No importa cuánta corrupción lo rodee, no importa qué tan mal haga su trabajo, tenemos AMLO por seis años. Es la cárcel del sexenio en el sistema presidencialista mexicano.

Con todos sus defectos, el sistema parlamentario como el de los ingleses, me parece uno mucho mejor por la rendición de cuentas a la que obliga a sus gobernantes. Si son incompetentes al gobernar, salen.

Columna completa en El Universal

La Oficina de Estadísticas Nacionales de la Gran Bretaña informó este viernes que durante el segundo trimestre del año, El producto interno bruto cayó 0.2 por ciento tras un sólido avance del 0.5 por ciento en los últimos tres meses.

La economía del Reino Unido se contrajo por primera vez en más de seis años en el segundo trimestre, lo que representa un duro golpe al primer ministro Boris Johnson, que acaba de asumir el cargo.

Los economistas esperaban que no hubiese un cambio. En junio, la economía se estancó.

La caída abrupta se produjo después de que muchas empresas agotaran inventarios acumulados antes de la fecha límite original del 29 de marzo para abandonar la Unión Europea. Los niveles de existencias cayeron en 4 mil 400 millones de libras (5 mil 300 millones de dólares), eliminando 2.15 puntos porcentuales del PIB.

La economía también sufrió el impacto de las fábricas de automóviles que adelantaron a abril los cierres de verano por mantenimiento para evitar posibles interrupciones al suministro en la fecha límite original del brexit.

La fabricación, que disfrutó de un primer trimestre excelente, se redujo 2.3 por ciento en los siguientes tres meses, el mayor nivel desde 2009.

Las cifras del PIB son las primeras desde que Johnson se convirtió en primer ministro el mes pasado, prometiendo retirar al Reino Unido de la UE para la nueva fecha límite del 31 de octubre, con o sin un acuerdo para amortiguar el golpe.

Luego de una larga sesión, la primera ministra británica, Theresa May, superó hoy la moción de confianza convocada por su propio partido, el Partido Conservador, para decidir sobre su continuidad al frente del Gobierno.

May obtuvo 200 votos a favor y 117 en contra, esto en una votación secreta a la que estaban llamados todos los diputados del grupo «tory» en la Cámara de los Comunes.

Con el respaldo obtenido, May se mantiene como primera ministra de Gran Bretaña, además de que no se podrá convocar de nueva cuenta a una moción de confianza durante los próximos 12 meses.

Previo a la votación, May aseguró a los diputados de su partido que no se presentará a las próximas elecciones,  previstas para 2022. «Fue extremadamente clara: no liderará al Partido Conservador en las próximas elecciones», afirmó el diputado Nick Boles tras el mensaje que May dio a puerta cerrada.

La jefa de Gobierno necesitaba obtener una mayoría simple en la votación a la que estaban convocados los 317 diputados conservadores para conservar su cargo.

May afirmó que seguirá adelante con el «trabajo» de materializar el «brexit». Reconoció que un número «significativo» de diputados conservadores han votado contra ella, por lo que aseguró que ha «escuchado lo que han expresado».

 

El ministro de Relaciones Exteriores británico, Boris Johnson, renunció hoy según informó el propio Gobierno británico, profundizando la crisis del Gobierno de Theresa May en medio de las negociaciones del Brexit.

Johnson afirmó en una carta pública que el proceso del Brexit, tal como él esperaba que se desarrollara, es un «sueño que se está muriendo».

Refirió que la salida británica de la Unión Europea (UE) «debería ser una oportunidad para hacer las cosas de forma diferente» y «maximizar las ventajas particulares del Reino Unido como una economía abierta, global y con las miras hacia el exterior».

«Ese sueño se está muriendo, ahogado por unas dudas innecesarias», sostuvo el también exalcalde de Londres, quién criticó que el plan para el Brexit, aprobado de forma colectiva el viernes por el Gobierno británico, significa que el Reino Unido seguirá sin ser un país independiente tras abandonar la UE.

Al respecto advirtió que Reino Unido terminará como una colonia de la Unión Europea. «Realmente nos dirigimos hacia el estatus de una colonia y muchos lucharán para ver la ventaja económica o política de ese arreglo en particular».

Por su parte la primera ministra Theresa May indicó que Gran Bretaña no realizará un referéndum sobre el acuerdo final para la salida de la Unión Europea o retrasar su fecha de aplicación. Descartó que se busque extender el Artículo 50 (el aviso de intención de abandonar la Unión Europea), y sostuvo que los británicos querían que el gobierno aplicara el Brexit en lugar de votar nuevamente sobre el acuerdo.

Al ser consultada sobre un posible desafío de liderazgo debido a las divisiones en su gobierno, May dijo: «Buen intento, pero sigo trabajando para cumplir con lo que los británicos quieren».

En el mismo sentido, el ministro británico del Brexit David Davis, también presentó su renuncia al indicar que el plan presentado por May dejaría al Reino Unido atado a las regulaciones de Bruselas y solo crearía «la ilusión de que hemos recuperado en control»

Rápidamente May designó como nuevo titular de Exteriores del Reino Unido a Jeremy Hunt, hasta ahora en el ministerio de Sanidad. Hunt será el responsable del Foreign Office tras la dimisión de Boris Johnson.

 

Con información de Agencias / Foto: Archivo APO

La primera ministra británica, Theresa May y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker dieron a conocer que este viernes alcanzaron un acuerdo provisional sobre el Brexit, que garantiza la ausencia de una frontera dura entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte.

 

«En Irlanda del Norte, garantizaremos que no haya frontera dura», dijo May durante una rueda de prensa en Bruselas. «Soy optimista sobre las negociaciones que quedan por delante». Detalló que aún quedan acuerdos por cerrar, pues la UE y el Reino Unido deberán abordar la parte de su relación futura.

 

Por su parte el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió este viernes que el «reto más difícil» en las negociaciones del Brexit está todavía por llegar, después de que se anunciara el acuerdo provisional.

 

«El reto más difícil está aún por delante. Todos sabemos que separarse es difícil, pero separarse y construir una nueva relación es mucho más difícil», apuntó Tusk quien se dijo «satisfecho» con el acuerdo alcanzado, que califió como un «éxito personal» de la primera ministra británica, Theresa May.

 

Quien también reaccionó fue el primer ministro irlandés Leo Varadkar al congratularse por las condiciones del acuerdo entre el Reino Unido y la Unión Europea, estimando que «no es el final, pero sí el final del comienzo».

 

«Estoy satisfecho de que se hayan alcanzado los progresos suficientes en el tema de Irlanda», dijo Varadkar en una conferencia de prensa en Dublín, aludiendo a la promesa británica de que tras el Brexit no volverán los puestos y los controles a la frontera entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte.

 

Con información de Agencias / Foto: Archivo APO

La agencia calificadora Moody’s dio a conocer que dentro de las perspectivas que recaen en la región, prevé que el resultado de las elecciones de Gran Bretaña celebradas el pasado jueves, puedan retrasar las negociaciones de su salida de la Unión Europea.

 

Adicional detallan que en caso de que eso suceda, se podría ver afectada la calificación crediticia de Londres, ya que se estaría haciendo más débil el impulso para reducir el déficit presupuestario, la que sería una prioridad menor para el Gobierno, otro elemento negativo para la calificación.

 

Sin embargo, la calificadora abre la puerta a otro escenario, pues indicó que el Gobierno podría considerar opciones de Brexit que representen una ruptura menos dura de la UE, y esto podría ser positivo para su calificación crediticia. «Si bien no está claro en esta etapa qué cambios en su estrategia contemplará el Gobierno, es posible que ahora se consideren versiones ‘más suaves’ de Brexit. Esto podría incluir una solicitud para permanecer dentro del mercado único de la UE o la unión aduanera», sostuvo la agencia.

Con información de Reuters / Foto: Archivo APO

La canciller alemana, Angela Merkel, aseguró que no hay ninguna conspiración contra el Reino Unido, pero que los Veintisiete deben forjar una posición común ante el Brexit después de que los británicos votasen sí en el referéndum.

 

“Algunos del Reino Unido no ha entendido bien (…) Nosotros tenemos que aceptar el resultado del referéndum, el cual lamento. Queremos negociar en un espíritu de amistad”, añadió en una rueda de prensa al fin de la cumbre extraordinaria del Brexit.

 

Merkel indicó  que lo importante es definir el estatus legal de los ciudadanos de la Unión Europea que viven en Reino Unido y los británicos que viven en la Unión, que tengan una seguridad legal.

 

“Quiero subrayar que no deberíamos olvidar que hay otros asuntos de los que necesitamos ocuparnos. El ‘Brexit’ no debe alejarnos de nuestra labor de moldear nuestro futuro. Debemos cuidar nuestras relaciones con China, Turquía o Estados Unidos”, explicó la canciller.

 

Con información  de ABC.es /Foto: Facebook Angela Merkel

 

La primera ministra británica, Theresa May, recibió hoy la autorización del Parlamento para convocar unas elecciones anticipadas el próximo 8 de junio, con las que aspira a ampliar la mayoría conservadora y afianzar su liderazgo de cara al «Brexit».

 

La Cámara de los Comunes aprobó con 522 votos a favor y 13 en contra, la celebración de esos comicios, anunciados el martes por la jefa del Gobierno, que accedió al poder sin pasar por las urnas tras el referéndum sobre la Unión Europea (UE) del 23 de junio de 2016 a favor del «Brexit».

 

Tras la aprobación de la moción, se espera que el Parlamento se disuelva el 3 de mayo -la víspera de unos comicios municipales en el Reino Unido- para dar paso a la campaña electoral.

 

 

 

Con información de Agencias /Foto: Twitter

Por Max Fisher

The New York Times 

 

 

 

El riesgo de la desintegración de Europa es más significativo y real esta semana. Múltiples crisis, cada uno de los síntomas y la causa de los problemas más profundos del continente, están convergiendo al mismo tiempo.

Gran Bretaña dio un paso para salir de la Unión Europea, y Escocia hacia la independencia. Se espera que la extrema derecha lo haga bien en las elecciones holandesas.  Y una disputa creciente entre los gobiernos de Turquía y Holanda revela la dificultad de mantener unida a Europa y las fuerzas que podrían separarlo.

Solos no son suficientes para desbaratar a Europa, que ha aguantado peores cosas. Pero representas las fuerzas más grandes que, dado sus crisis, podrían hacer precisamente eso. Los eventos de esta semana representan una especie de prueba donde Europa podría superar o al menos la gestión de sus problemas, o si esos problemas son suficientes para desentrañar el orden posterior a la Segunda Guerra Mundial.

 

Aquí un resumen de estas crisis y por qué son importantes:

Especial
Especial

 

La extrema derecha, podría ganar la elección en Holanda.

 

Los Países Bajos tendrán una elección nacional el próximo miércoles, donde se espera que el partido de  ultraderecha podrían hacerlo bien. Actualmente posee 15 de los 150 escaños en el Parlamento. Las encuestas indican que va a ganar cinco a 15 asientos adicionales, por lo que es mayor partido o de segunda más grande del país.

El partido está dirigido por Geert Wilders, un agitador populista que es conocido por  posiciones. Extremistas anti islam.

Parece poco probable que Wilders o su partido tengan a los Países Bajos. Necesitaría 76 escaños para formar una mayoría de gobierno, y el sistema multipartidista del país significa que los principales partidos pueden formar fácilmente una coalición sin él.

Aun así, la elección es una prueba para saber si Europa, que también verá grandes elecciones en Francia y Alemania este año, puede gestionar sus crecientes movimientos populistas.

Incluso si el partido de extrema derecha no logran conseguir suficientes escaños para gobernar, pueden ejercer presión. Los principales partidos podrían sentirse obligados a cooptar posiciones populistas, tanto como el Partido Conservador de Gran Bretaña adoptó el Brexit. Y mantener la extrema derecha fuera del poder riesgos exacerbar reacciones populistas, como votantes creen cada vez más que los partidos del sistema están conspirando para socavar la voluntad popular.

La prueba real no es día de las elecciones, pero la forma en la corriente principal maneja los próximos años con una mayoría más pequeña y un envalentonado más a la derecha. En Alemania y Francia, así, la extrema derecha tiene los números para ganar una porción mayor de votos pero no lo suficiente para tomar el poder.

Para llevar: La extrema derecha probablemente no va a tomar el poder, pero habrá más presión para aplicar políticas populistas, tales como la orientación de los migrantes o debilitar la integración europea, debilitando el orden de la  posguerra de Europa.

 

Especial
Especial

 

Turquía y Europa en desacuerdo

 

 

Turquía y los gobiernos europeos tienen una creciente pelea que plantea su propia prueba de alto riesgo. Las autoridades turcas están de gira por Europa para celebrar elecciones y fomentar el voto  a favor de un referéndum el próximo mes que le daría al país una nueva constitución que ampliaría en gran medida los poderes del presidente, Recep Tayyip Erdogan , que ha invertido un importante capital político en la medida .

Sin embargo, Alemania y los Países Bajos han bloqueado los encuentros. El gobierno de Países Bajos deportó al  canciller de Turquía para impedir su asistencia a  las manifestaciones a favor del referéndum.

Pero Erdogan respondió acusando a ambos países del nazismo. Esta pelea sirve a los intereses políticos de los dos líderes turcos y holandeses.

A  Erdogan, le permite hacer un espectáculo de hacer frente a Europa, reuniendo a los nacionalistas en casa. Las encuestas han mostrado una estrecha votación para el referéndum, por lo que necesita cada voto.

Mientras que Mark Rutte, el primer ministro holandés, también tiene mucho que ganar votos entre los escépticos de Erdogan. Pero lo mismo ocurre retador principal de Rutte, el  Wilders, que ha aprovechado la crisis para retratar minoría turca del país como ajeno y hostil.

Debido a que los gobiernos de ambos lados son impulsadas en gran medida por la política electoral nacionalista, pueden decidir, después de que sus respectivos votos, que es en su interés para suavizar las cosas.

O puede que no. El gobierno holandés es probable que surja bajo la presión de una más grande a la derecha. Y Erdogan, si el referéndum pasa y se consolida el poder a las instituciones democráticas, todavía puede sentirse inseguro. Ambos podrían responder derivado de las disputas. En cada ronda, podrían avivar más la indignación pública contra el otro, haciendo más difícil para cualquiera a dar marcha atrás.

El episodio, entonces, no es tanto un peligro en sí mismo, sino una prueba de que Europa y Turquía todavía pueden llevarse bien. Es una cuestión de valores a medida que Europa se balancea hacia el populismo y Turquía hacia el autoritarismo. 

Pero también es una cuestión práctica: Europa necesita a Turquía para frenar la llegada de refugiados, lo que lo ha venido haciendo en virtud de un acuerdo de un año.

Si se les presiona a Erdogan, podría cancelar ese trato y enviaría a  millones a Europa. Una afluencia rápida podría desestabilizar profundamente la política europea y alimentar la extrema derecha en un momento delicado.

Para llevar: Turquía y Europa tanto tienen interés en llevarse bien, pero con el tiempo las presiones políticas podrían construir hasta el punto de forzar una ruptura que perjudique a todos.

 

Esoecial
Especial

El Artículo  50 trae cada vez más cerca el Brexit

 

 

El Parlamento británico aprobó una legislación que permita a la primer ministra, Theresa May, para invocar formalmente el Artículo 50 del Tratado de la Unión Europea, que dicta cómo un estado miembro abandona la unión.Esta legislación es en su mayoría de procedimiento. 

El debate se ha centrado en gran medida de cómo llevar a cabo la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea – ¿Qué papel tiene el Parlamento en las negociaciones, por ejemplo, y si los ciudadanos de la Unión Europea debería conservar ciertos derechos – en lugar de sobre si se producirá la salida. Si los líderes británicos todavía se fijarán en la salida.

Una vez que el Artículo 50 se invoca, Gran Bretaña se bloqueará de forma efectiva en que salen de la Unión Europea. Tendrán dos años para negociar acuerdos comerciales y las reglas de migración.

Si no hay acuerdo dentro de ese tiempo, lo que parece posible dado lo mucho que hay que negociar, a continuación, el país será expulsado sin acuerdo, aunque no se sabe a ciencia cierta lo que eso significaría. 

Gran Bretaña está desesperada para que esto salga bien, pero la Unión Europea tiene todos los incentivos para que este proceso sea doloroso para disuadir a otros estados europeos de continuar.

Para llevar: Brexit parece cada vez más cierto, que esto podría dañar la economía británica y la unidad europea.

 

Especial
Especial

Escocia e Irlanda del Norte en duda

 

Nicola Sturgeon, primer ministro de Escocia, pidió un nuevo referéndum para levar a cabo la independencia, convirtiéndose en un país independiente con el fin de permanecer dentro de la Unión Europea. La votación tendrá lugar en la primavera de 2019, por lo que casi con toda seguridad, mientras que Gran Bretaña aún está negociando Brexit.

Las declaraciones de Sturgeon no es vinculante, y hay muchos pasos a seguir. Ella no puede celebrar un referéndum sin el permiso del gobierno británico, y no está claro si ella lo obtendrá.

En 2014 los  votantes escoceses pasaron  del 55 por ciento a 45 por ciento para tomar esta decisión. Pero en esta ocasión el  Brexit podría inclinar la política. La mayoría de los escoceses votaron para permanecer en la Unión Europea, y Brexit siente, a muchos, como prueba de que los votantes escoceses e ingleses no comparten una visión común para el país y que la más poblada Inglés continuará imponiendo su política conservadora en Escocia.

 

Pero las condiciones económicas son menos favorables  pues una Escocia independiente dependería en gran medida de las exportaciones de petróleo, cuyo precio ha caído en picado desde el 2014.

Tampoco se ha observado la reciente elección en Irlanda del Norte , que entregó mayores ganancias para el Sinn Fein, un partido nacionalista que ha llamado a Irlanda del Norte a abandonar Gran Bretaña y reunirse con Irlanda.

El Brexit ha traído mucha incertidumbre a los acuerdos de paz de Irlanda del Norte, que se basan en reglas frontera irlandesa descanso que pueden no ser ya posible después del Brexit. 

Sinn Fein todavía carece de una mayoría, pero sus ganancias indican el escepticismo de Irlanda del Norte acerca de seguir a Gran Bretaña  para la salida de la Unión Europea.

La conclusión: El Reino Unido podría romper aparte, aunque es demasiado pronto para decir si lo hará.

 

 

 

 

 

Thomas L. Friedman

The New York Times

 

 

Es una pena que los demócratas con contaran con la experiencia de un extranjero para la entrega de la réplica de Trump durante el discurso ante el Congreso. Pudieron repetir el discurso que ofreció hace 11 días el ex primer ministro británico Tony Blair.

 

Fue un apasionado al rechazar su versión sobre el “Trumpismo”. Blair dijo que Reino Unido debería reconsiderar el Brexit, ganó por un margen estrecho de 2 016 votos para que pudiesen retirarse de la Unión Europea.

 

Vale la pena leer por qué los paralelismos entre el Brexit y el Trumpismo son profundas. En su esencia, ambos buscan socavar los grandes sistemas que han estabilizado al mundo,  y buscan extender la prosperidad, la seguridad, el estado de derecho, la democracia y la apertura después de las dos Guerras Mundiales: la Unión Europea, el sistema de comercio mundial , Nafta, la OTAN, las Naciones Unidas y la propuesta de acuerdo comercial transpacífico

 

Tanto el Brexit y el Trumpismo abogan por abandonar o disminuír todos estos en favor de un nacionalistmo económico, que –sin dolo-, pretenden hacer de Gran Bretaña y América, algo mejor.

Sin embargo, el jugar con estos grandes sistemas es peligroso, no porque no necesiten de mejoras, sino porque muchas de los métodos que utilizan, harán las cosas mucho peor. Los críticos son buenos para señalar los defectos de ambos sistemas, pero siempre olvidan mencionar los cientos de millones de personas que salieron de la pobreza a la prosperidad y los extraordinarios 70 años de paz que se mantuvieron desde el final de la Segunda Guerra Mundial…

 

 

 Foto: Facebook Tony Blair

 

Este lunes, se dio a conocer el acuerdo alcanzado en Málaga, en la que se estipula que los líderes de España, Italia y Alemania se reunirán en marzo para organizar una cumbre de la Unión Europea que servirá para definir el futuro de la unión tras la salida de Gran Bretaña.

 

El anuncio fue hecho por el presidente François Hollande y el presidente de gobierno español Mariano Rajoy. Añadieron que como primer paso,  la reunión para fijar los principales puntos, será en Versalles el 6 de marzo próximo. Y la cumbre de la UE tendrá lugar en Roma el 26 de marzo, que coincidirá en fecha para conmemorar el 60mo aniversario desde la fundación de la Comunidad Económica Europea.

Hollande dijo que la reunión en Versalles será importante para «defender el proyecto europeo juntos y fuertes».

 

 

 

 

 

Con información de El Financiero / Foto: Archivo APO