Tag

ONU

Browsing

Miriam Esther Veras Godoy, directora del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia (Censia), quien encabezaba el Programa de Vacunación Universal, presentó este domingo su renuncia, a solo tres semanas de haber iniciado el proceso de vacunación contra la Covid-19.

Según versiones recogidas por medios nacionales, su renuncia se derivó al no estar de acuerdo con la forma en que se realiza la vacunación contra el virus SARS-CoV-2, aunque la Secretaría de Salud se limitó a decir que la renuncia fue presentada por la funcionaria por razones personales.

Ricardo Alcalá, titular de la Dirección General de Promoción de la Salud, y quien encabezó la noche de ayer la conferencia vespertina, negó que la renuncia de Veras Godoy vaya a afectar la estrategia de vacunación que se ha establecido.

«No deja un hoyo, simplemente la doctora Veras Godoy toma esta decisión y seguiremos caminando con un operativo que tiene grandes retos, los cuales los estamos enfrentando y vamos a cumplir todas las metas que tenemos trazadas», sostuvo el funcionario federal.

Incluso dijo que la atención del coronavirus no tiene los mismos mecanismos que el Programa de Vacunación Universal, sino que en el plan de vacunación contra la Covid-19 hay otras instituciones participando.

Sobre el tema de la vacunación, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que aceptó reducir el número de dosis que Pfizer-BioNTech entregará a México como parte de los contratos firmados, esto luego de una propuesta que hiciera la ONU, para destinar dichas vacunas a países pobres y así evitar también el acaparamiento de las mismas.

«La ONU le ha pedido a Pfizer que baje sus entregas a los países en los que se tiene contrato, como es el caso nuestro, los países europeos, para que se disponga una cantidad de vacunas a la ONU y que no haya acaparamiento, y que la ONU también ponga esas vacunas a disposición de países más pobres. Nosotros estuvimos de acuerdo con eso, que nos bajen y luego nos repongan lo que nos corresponde», dijo AMLO.

Pese a la disminución de dosis, el mandatario indicó que no cambiará el plan de vacunación que se tiene en México; informó que para que el plan de vacunación siga adelante, ya se están buscando otras vacunas, como la de CanSino, la rusa Sputnik V y la de AstraZeneca-Oxford, a fin de tener las vacunas suficientes para inmunizar a todos los mexicanos.

Explicó que a diferencia de lo que está pasando en el mundo, y las denuncias que se han hecho, en México se están aplicando todas las vacunas que se van recibiendo, y no se ha optado por tener una reserva de las mismas «congeladas», como está pasando en algunos países europeos.

Al respecto, Ricardo Cortés informó que más de la mitad de las entidades federativas del país han aplicado 95% de las dosis de vacunas, recibidas hasta el 12 de enero.

Detalló que en total se han vacunado 468 mil 708 profesionales de la salud, de los cuales tres mil 434 cuentan con su esquema completo; es decir, de las dos dosis con 21 días de diferencia entre una y otra.

Cortés Alcalá explicó que del total de vacunas enviadas por la farmacéutica Pfizer-BioNTech a nuestro país, hasta el momento se ha utilizado 100% de los primeros cuatro cargamentos recibidos los días 23, 26 y 30 de diciembre y del 5 de enero, así como 82% de las dosis que arribaron el 12 de enero.

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, dijo hoy que la expansión del rol de las fuerzas armadas en México ha tenido un impacto negativo en los derechos humanos y reveló que ha pedido al gobierno que dé marcha atrás en esta estrategia.

El entorno de seguridad se ha deteriorado en nuestro país por la proliferación del crimen organizado, el aumento del tráfico ilícito de droga y la alta incidencia de asesinatos de activistas, periodistas y mujeres.

La alta comisionada enfatizó que ha pedido al gobierno de México que reconsidere sus decisiones en relación con las fuerzas armadas ya que actualmente no se ajustan a las normas internacionales.

Sostuvo que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) «se ha caracterizado por un aumento en la atribución de poderes a las fuerzas armadas, incluyendo en asuntos de seguridad interna mediante la creación de la Guardia Nacional».

Como parte de la misma estrategia, agregó, se han ampliado las competencias de la Secretaría de la Defensa Nacional, aumentando su presupuesto y sus tareas en el desarrollo de infraestructura pública.

«Al haber sido yo misma ministra de Defensa (en Chile) entiendo que las fuerzas armadas pueden tener un rol importante en muchos asuntos, como por ejemplo en la respuesta a epidemias porque son muy buenas en logística e infraestructuras, pero tienen que ser guiadas por civiles. Son los políticos quienes tienen que dar las órdenes», recalcó Bachelet.

En una rueda de prensa en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos, que se celebra cada 10 de diciembre, la alta comisionada también externó su preocupación por el gran número de periodistas asesinados o que han sufrido ataques en México.

Los primeros han llegado a veinte en lo que va del año, mientras que los periodistas agredidos o acosados se elevan a 224 en el mismo periodo, según las cifras reportadas a la ONU. Un total de 138 reporteros han muerto de forma violenta en la última década.

«Llamamos a que se tomen medidas para investigar y castigar estos ataques. La prevención y la protección es lo más importante para la libertad de expresión», recalcó Bachelet, quien sostuvo que su preocupación en torno a la inseguridad en la que trabajan los periodistas se extiende a los líderes sociales.

Como aspecto positivo, la alta comisionada mencionó que México haya aceptado la competencia del Comité de la ONU sobre Desapariciones Forzadas, lo que permitirá a las víctimas de este crimen, a sus familiares o representantes en caso de que sigan desaparecidos, denunciar sus casos ante dicha instancia.

«Creo que se trata de un paso muy importante para las familias y las víctimas. Les permite acceder a un mecanismo de protección internacional. Cuando fui a México me reuní con las madres de algunos desaparecidos y para ellas éste será un paso muy importante», recalcó.

El gobierno de Ciudad de México justificó este lunes otorgar el contrato de la modernización de la línea 1 del metro al consorcio de la empresa CRRC Zhuzhou Locomotive, subsidiaria de China Railway, que tiene una historia polémica en el país.

En rueda de prensa, el gobierno capitalino confirmó que pagará 37,374 millones de pesos a CRRC en un plazo de 19 años, un 3.5% por debajo de lo autorizado por el Congreso local de 38,734 millones de pesos.

En cambio, la española Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) presentó un presupuesto de 54,122 millones de pesos, por lo que desistió, señaló Florencia Serranía, directora del Sistema de Transporte Colectivo (STC).

«La empresa española, desgraciadamente, no pudo competir porque sus montos fueron muy altos», expresó Serranía.

La explicación del gobierno llega después de que el viernes se diera a conocer que asignó el contrato al consorcio liderado por CRRC, con la participación de la española Coalvi y la francesa Thales, para modernizar la línea 1 del metro de Ciudad de México.

Recordemos que CRRC, que también ha mostrado interés en el Tren Maya, ha protagonizado polémicas con el gobierno federal en el pasado, por la cancelación del tren México-Querétaro durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

En 2014, México revocó la licitación otorgada a China Railway un día antes de revelarse que la entonces esposa de Peña Nieto, Angélica Rivera, había comprado una mansión a Grupo Higa, contratista del gobierno con participación en la firma Teya, socia local de CRCC.

La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), que también ha acompañado las licitaciones del Tren Maya, defendió este lunes la adjudicación del contrato.

«Hemos obtenido dos oferentes, y eso lo puedo decir con absoluto conocimiento, ambos de altísima calidad, cualquier persona que revise las dos ofertas propuestas observará que la calidad de las ofertas realmente son ajustadas a lo que el Metro necesitaba», aseveró Marcelo Pérez, asesor en financiamiento de infraestructura de la UNOPS.

En el plan de modernización, por el que se adjudicó el contrato, se contempla añadir 30 trenes «más grandes y modernos» de 2020 a 2024, rehabilitar las vías y los sistemas eléctricos, y aumentar la frecuencia de 30 a 36 trenes por hora.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, negó que se privatice al aclarar que el contrato es una obra pública financiada.

«La operación del Metro es pública y siempre va a ser pública y lo que estamos haciendo, por ser una obra de muchos recursos económicos, es financiarla como se hace en otros países del mundo, este financiamiento no es con deuda pública, sino es un financiamiento que otorgan los privados», precisó.

Las concentraciones de gases de efecto invernadero subieron a un nuevo récord en 2019 y volvieron a aumentar este año a pesar de una esperada caída en las emisiones debido a los confinamientos que hubo en casi todo el mundo para frenar la propagación del Covid-19.

Y es que muchos científicos esperan la mayor caída anual en las emisiones de carbono en generaciones este año, ya que las medidas para contener el coronavirus han dejado en tierra aviones, atracado barcos y mantenido a los viajeros en casa.

Sin embargo, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) describió la caída proyectada como una «pequeña irregularidad», y dijo que el impacto resultante en las concentraciones de dióxido de carbono que contribuyen al calentamiento global no sería mayor que las fluctuaciones anuales normales.

«En el corto plazo, el impacto de los confinamientos por el Covid-19 no se puede distinguir de la variabilidad natural», dijo en su reporte de gases de efecto invernadero.

El informe anual publicado por la agencia de la ONU mide la concentración atmosférica de los gases (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso) que están calentando nuestro planeta y provocando eventos climáticos extremos.

Los niveles de dióxido de carbono, un producto de la quema de combustibles fósiles que es el mayor contribuyente al calentamiento global, alcanzaron un nuevo récord de 410.5 partes por millón en 2019, dijo. Dicho aumento anual es mayor que el del año anterior y supera el promedio de la última década.

Al igual que otros organismos científicos, la OMM dijo que espera que las emisiones globales anuales de carbono caigan este año debido a las medidas contra el Covid-19, y aventuró una estimación preliminar de entre 4.2 y 7.5 por ciento.

Tal caída no causaría que el dióxido de carbono atmosférico disminuya, pero ralentizaría la tasa de aumento temporalmente en una escala que cae dentro de las variaciones normales, dijo.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, explicó que las cuarentenas masivas pueden haber disminuido la emisión de agentes contaminantes y gases invernaderos como el CO2, pero no han tenido ningún impacto significativo en su concentración en la atmósfera.

Taalas recordó que desde 1990 el forzamiento radiativo (diferencia entre la insolación absorbida por la Tierra y la energía que ésta irradia de vuelta al espacio) ha aumentado un 45%, reforzando el calentamiento del planeta.

Todos los gases de efecto invernadero tienen un periodo prolongado de vida, pero el CO2 que representa el 80% del total, es el que más dura. Alertó que puede quedarse cientos de años en la atmósfera y más tiempo en el océano.

«La última vez que la Tierra experimentó una concentración de CO2 comparable fue de 3 a 5 millones de años atrás, cuando la temperatura era de 2 a 3 grados centígrados más y el nivel del mar de 10 a 20 centímetros más elevado, pero en ese entonces no tenía 7,700 millones de habitantes», comentó Taalas.

El científico y responsable de la OMM dijo que estos resultados son principalmente consecuencia del uso de combustibles fósiles, entre los cuales se está observando una ligera disminución del carbón, pero un aumento del consumo de petróleo y gas.

A preguntas relacionadas con las expectativas que genera en el área del cambio climático la próxima llegada del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, a La Casa Blanca, Taalas recordó que éste ha ofrecido «invertir un par de billones en tecnologías limpias».

Si esto sucede, agregó, no sólo será positivo por el hecho en sí, sino también por la motivación que puede ser para otros países. Sobre la Administración de Donald Trump, comentó que a pesar de su mala imagen en lo relativo al medio ambiente EEUU ha cumplido buena parte de los compromisos del Acuerdo de París de 2015, del que Trump retiró a su país.

Foto: @NoticiasONU

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) entró en cuarentena después de ser identificado como contacto de una persona que dio positivo en Covid-19.

Tedros Adhanom Ghebreyesus tuiteó ayer por la noche que se encontraba «bien y sin síntomas», pero que haría cuarentena «los próximos días, en línea con los protocolos de la OMS, y trabajaré desde casa».

La agencia de salud de Naciones Unidas aclaró el hecho del aislamiento de Tedros, señalando que «en contra de algunos reportes incorrectos», él no había dado positivo, sino que fue identificado como contacto de una persona que sí dio positivo. El tuit no identificó a la persona infectada.

La agencia de la ONU tiene su sede en Ginebra, donde los casos están subiendo y el domingo se anunciaron nuevas restricciones para frenar los contagios. En los últimos días se han registrado más de 1,000 nuevos casos diarios en una zona de unos 500,000 habitantes.

En las conferencias celebradas dos veces a la semana por la OMS, el director y otros líderes han optado en general por no llevar mascarilla, insistiendo en que tomaron otras precauciones como la sana distancia y asegurar una buena circulación el aire en la gran sala donde se celebran las conferencias.

Recordemos que la OMS coordina la lucha mundial contra la pandemia de coronavirus, no sólo en el ámbito de la prevención del contagio y su puesta bajo control, sino también en lo relativo a los esfuerzos internacionales para encontrar un tratamiento y una vacuna contra la enfermedad.

Los casos globales confirmados de Covid-19 en el mundo ascienden actualmente a 46 millones y los fallecidos, suman 1,185 millones, con la pandemia centrada actualmente en Europa y Estados Unidos.

Desde principios de año Tedros se ha mantenido al frente de los esfuerzos de la OMS por guiar a los países hacia el control de la pandemia, y ha participado en innumerable reuniones de carácter científico y político, a través de diversos encuentros virtuales con ministros de Sanidad de todo el mundo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó este jueves la firma de un acuerdo de equivalencia para que pueda adquirir medicamentos en todo el mundo a través de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS). Señalaron que dicho acuerdo busca acabar con el desabasto de medicinas que hay en el país.

Así, el gobierno federal estará comprando 384 claves de medicamentos equivalentes a 32,000 millones de pesos. Entre los medicamentos se encuentran los oncológicos y los antirretrovirales para atender a pacientes con VIH.

«Ya se tiene el primer pedido de las medicinas, se va a hacer cargo la ONU, en particular la UNOPS, de la adquisición, va a ser una licitación abierta, mundial, transparente y se revolvió dar un anticipo a la ONU», dijo López Obrador en su conferencia matutina.

Y aunque se reconoció el desabasto que hay, AMLO aseguró que es un «problema de tiempo atrás». Acusó a las administraciones anteriores de haber permitido el tráfico de influencias ya que 10 empresas, entre farmacéuticas y distribuidoras de medicamentos, «acaparaban todo» el mercado, con beneficios de cerca de 100,000 millones de pesos.

Dijo que no estuvieron exentos algunos políticos de éstas prácticas. «Tenían hasta representantes al interior del gobierno que los defendían, al grado de que nos llevó muchísimo tiempo enfrentar esas resistencias al interior del mismo gobierno».

Sobre los recurso que se utilizarán para las compras, AMLO recordó que este año hubo un incremento de 40,000 millones de pesos en el presupuesto de salud pública, que se mantendrá en 2021 con un aumento de 9% en términos reales.

Por su parte Arturo Herrera, titular de la Secretaría de Hacienda, indicó que parte de los recursos también saldrán del Fondo de Salud para el Bienestar, que la Cámara de Diputados aprobó ayer que el gobierno disponga cerca de 33,000 millones de pesos.

Herrera enfatizó que los medicamentos se distribuirán al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

En su intervención, el consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, señaló que el nuevo acuerdo amplía los acuerdos de equivalencia que México ya tiene con Australia, Suiza, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea (UE). «Lo que se va a firmar hoy es que se abre estos acuerdos de equivalencia con prácticamente todos los países y que lo que se hace es se reducen los plazos y se simplifican todos los requerimientos».

El acuerdo también permitirá a México acceder a los 27 medicamentos del Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y su Fondo Rotatorio de Vacunas. Este fondo incluye la vacuna contra el Covid-19 con las más de 51 millones de dosis que México ya apartó para el 20% de su población, indicó Cristian Morales, representante de la OPS en México.

Se detalló que las primeras compras de patentes de medicamentes se harán en diciembre próximo para garantizar el abasto a partir de abril del próximo año.

El Nobel de la Paz premió este viernes al Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU por sus esfuerzos para luchar contra el hambre, prevenir su uso como arma de guerra y contribuir a mejorar las condiciones para la concordia en áreas en conflicto.

El PMA es la mayor organización humanitaria que se ocupa de la cuestión del hambre y de la seguridad alimenticia; el año pasado ayudó a cerca de 100 millones de personas en 88 países.

El Comité Nobel noruego resaltó que el año pasado 135 millones de personas sufrieron hambre severa, el número más alto «en muchos años», y que el PMA ha mostrado una «impresionante habilidad» para aumentar sus esfuerzos durante la pandemia de coronavirus, que ha empeorado la situación en países con conflictos armados como Yemen, Nigeria y Sudán del Sur.

«El mundo está en peligro de vivir una crisis de hambre de proporciones inconcebibles si el PMA y otras organizaciones de ayuda alimentaria no reciben el apoyo financiero que han pedido», señaló el comité en su motivación del premio.

En una rueda de prensa posterior, la presidenta del comité, Berit Reiss-Andersen, resaltó que la pandemia y los retos planteados por esta «refuerzan» la necesidad del premio al PAM, que espera ayude a aumentar la atención sobre la necesidad de que todos los países con capacidad para hacerlo contribuyan a solucionar el problema del hambre.

Resaltaron que el «rol clave» jugado por el PMA en cooperación multilateral para convertir la seguridad alimenticia en instrumento de paz, su papel para movilizar a los estados a no usar el hambre como arma de guerra y conflicto y su contribución diaria a la fraternidad entre naciones se ajusta a los criterios marcados un siglo atrás por el magnate sueco Alfred Nobel, creador de los premios, resalta el fallo.

«En su condición de mayor agencia especializada de la ONU, el PMA es una versión moderna de los congresos de paz que el Nobel pretende promover», asegura el comité.

La elección del PMA no despertó controversia en Noruega y generó reacciones mayoritariamente positivas hacia un premio para el que sonaban en las quinielas previas la Organización Mundial de la Salud (OMS), la activista medioambiental sueca Greta Thunberg y organizaciones de defensa de la libertad de prensa.

Es la séptima vez que el Nobel de la Paz premia a alguna agencia de la ONU, a la propia organización matriz o a alguno de sus secretarios: la última vez había sido en 2001, cuando las Naciones Unidas y su entonces líder, Kofi Annan, recibieron el galardón «por su trabajo por un mundo mejor organizado y más pacífico».

Con el galardón, el PMA recibirá los 10 millones de coronas suecas (1.1 millones de dólares) con que está dotado el premio de la Paz, al igual que el resto de los Nobel.

El de la Paz es el único de los seis galardones que se otorga y se entrega fuera de Suecia, en Oslo, por deseo expreso de Alfred Nobel, ya que en su época Noruega formaba parte del reino sueco.

La ronda de ganadores de los Nobel, que este año se anuncian y serán entregados en diciembre en formato reducido por la pandemia, se cerrará el próximo lunes con el de Economía.

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró este martes que el mundo se enfrenta a un momento histórico por la pandemia del coronavirus, por lo que llamó a los líderes internacionales a guiarse por la ciencia y a dejar de lado el populismo y el nacionalismo.

«El populismo y el nacionalismo han fracasado. Usados como enfoques para contener el virus, muchas veces han llevado a un empeoramiento palpable», dijo Guterres en su discurso de apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas.

El jefe de la organización subrayó que los Gobiernos deben unirse, actuar con más solidaridad y tener humildad para admitir que «un virus microscópico ha puesto de rodillas al mundo».

«En un mundo interconectado, es hora de admitir una sencilla verdad: la solidaridad es en interés propio. Si no logramos entender eso, todo el mundo saldrá perdiendo», insistió.

Guterres reiteró la idea de que esta generación se enfrenta ahora a su 1945, en referencia al año clave del siglo XX en el que terminó la II Guerra Mundial y se estableció el orden internacional que ha regido el mundo desde entonces.

«Esta pandemia es una crisis como ninguna otra que hayamos visto, pero también es el tipo de crisis que vamos a ver en distintas formas una y otra vez. La COVID-19 no es sólo una llamada de atención, es un ensayo general para el mundo de desafíos que está por venir», apuntó.

Señaló que la ONU está trabajando para que los tratamientos para la enfermedad sean un «bien público global» y para que haya una «vacuna popular» que esté a disposición de todos.

Así, criticó que «algunos países» estén cerrando acuerdos para vacunas exclusivamente para sus poblaciones.

«Este vacunacionalismo (un término que usó en inglés) no es solo injusto, sino que es contraproducente. Ninguno de nosotros estará seguro hasta que todos estemos seguros», señaló.

También insistió a los gobernantes en la necesidad de guiarse por la ciencia y de aferrarse a la realidad, al tiempo que alertó de la generalización de la desinformación en internet.

Guterres reclamó además más apoyo financiero a los países en vías de desarrollo para evitar que la pandemia suponga su ruina, un aumento de la pobreza y crisis de deuda y aseguró que la recuperación debe ser una oportunidad para establecer un nuevo «contrato social».

El diplomático portugués repitió además su llamamiento a un alto el fuego global, una iniciativa que lanzó el pasado marzo con motivo de la pandemia y que ha dado resultado en algunos conflictos, pero ha sido ignorada en otros.

Durante la Asamblea General de la ONU, Jair Bolsonaro aseguró que Brasil «es víctima de una de las más brutales campañas de desinformación sobre la Amazonía y el Pantanal» y culpó a los indígenas de los incendios que devastan parte de la selva y la sabana.

«Los incendios tienen lugar prácticamente en los mismos lugares, en la parte este de la selva donde agricultores locales e indígenas queman sus pequeños cultivos para sobrevivir, en áreas ya desmatadas», dijo Bolsonaro en un discurso virtual pregrabado a raíz de la pandemia de coronavirus.

«Brasil se destaca como el mayor productor mundial de alimentos. Y por eso hay tanto interés en propagar desinformaciones sobre nuestro medio ambiente», añadió.

Por su parte el presidente Donald Trump utilizó su discurso ante la Asamblea General para arremeter de nuevo contra China, a la que acusa de plantear «falsedades» sobre la  expansión del coronavirus, y ha instado a la organización internacional a «hacer responsable de sus actos» al gigante asiático.

El inquilino de La Casa Blanca se ha mostrado convencido de que Estados Unidos podrá «derrotar» el coronavirus y distribuir una vacuna, dando pie a «una nueva era de prosperidad, cooperación y paz sin precedentes», pero alega que, a su juicio, la pandemia no habría llegado a los niveles actuales si China hubiese actuado de otra forma.

Además, ha criticado que el Gobierno chino, «y la Organización  Mundial de la Salud, que está ‘de facto’ controlada por China», aseguró que no había indicios de contagios entre humanos. «Más tarde, dijo falsamente que las personas sin síntomas no transmitían la  enfermedad», añadió el republicano.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió este lunes «fraternidad universal» para superar la crisis de COVID-19, en su primer discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, celebrada este año de forma telemática.

«Necesitamos ser fraternos, ayudarnos mutuamente. Ahora que todos los pueblos estamos enfrentando esta pandemia de COVID-19, necesitamos ser muy solidarios. ¡Que viva la fraternidad universal!», dijo AMLO en un mensaje pregrabado para la cumbre del 75 aniversario de la ONU.

López Obrador reiteró el llamado de cooperación de México, que en abril pasado impulsó una resolución, aprobada por 179 países en la ONU, para impedir la especulación con insumos médicos, evitar su acaparamiento y distribuirlos con equidad ante el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Aunque asumió la Presidencia en diciembre de 2018, esta fue la primera participación en la ONU de López Obrador.

AMLO insistió en su visión de política exterior: «la mejor política exterior es la interior», en su discurso ante la ONU, que duró cerca de tres minutos.

«Nosotros en México nos vamos a seguir guiando por los principios de nuestra Constitución en materia de política exterior: no intervención, autodeterminación de los pueblos, solución pacífica de las controversias, respeto a los derechos humanos y, un principio básico, la cooperación», indicó.

La crisis del coronavirus, que en México acumula más de 73,000 muertos y casi 698,000 casos, ha orillado a López Obrador a tomar un rol internacional más activo.

En este contexto, el mandatario apareció por primera vez en un foro internacional en marzo, cuando participó en una cumbre virtual del G20 en la que también urgió a una distribución justa de equipo médico entre países ricos y en desarrollo.

López Obrador suele delegar la responsabilidad a su secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, quien en la asamblea general de la ONU del año pasado abanderó la defensa del multilateralismo y llamó a combatir los crímenes de odio y el supremacismo blanco tras la matanza de 23 personas en El Paso, Texas.

En esta ocasión, el presidente de México pidió recordar las cuatro libertades de Franklin D. Roosevelt, presidente de Estados Unidos de 1933 a 1945 que impulsó la creación de la ONU.

«La primera, la libertad de palabra; la segunda, la libertad de creencia; la tercera, la libertad a vivir libres de miedos y de temores, y la cuarta libertad, a vivir libres de miseria, que haya justicia en el mundo», dijo López Obrador.

Sobre Estados Unidos, el presidente Donald Trump no intervino este lunes como estaba previsto en la cumbre virtual, un gesto que marcó un contraste con la mayoría de países restantes, que enviaron videos grabados por altos cargos de sus Gobiernos.

La agenda que divulgó la ONU la semana pasada indicaba que el republicano participaría en la cumbre virtual sobre los 75 años de la organización, pero el rostro de Trump no apareció finalmente en la pantalla donde se proyectaban los breves videos enviados por líderes de todo el mundo.

En su lugar, la viceembajadora interina de Estados Unidos ante la ONU, Cherith Norman Chalet, pronunció un discurso en persona desde el salón de la Asamblea General, en el que opinó que la institución creada en 1945 ha sido «en muchos sentidos, un experimento exitoso», pero aseguró que mantiene algunos rasgos «preocupantes».

Desde que llegó al poder en 2017, Trump ha sido muy crítico con la ONU y ha retirado a Estados Unidos de dos destacados foros de esa organización: el Consejo de Derechos Humanos y la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

El mandatario también cortó todos los fondos que Estados Unidos concedía a la agencia para los refugiados palestinos de la ONU (UNRWA), y ha iniciado el proceso para retirar a su país de la Organización Mundial de la Salud (OMS), vinculada también a Naciones Unidas.

Trump dará este martes su cuarto discurso ante la Asamblea General de la ONU, a la que se dirigirá por vía virtual y ante la que se espera que arremeta contra China e Irán, además de resumir su doctrina nacionalista para los votantes en Estados Unidos, que en menos de un mes y medio decidirán si le conceden un segundo mandato.

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró este miércoles que es el coronavirus la mayor amenaza en materia de seguridad a la que se enfrenta actualmente el mundo, por lo que reiteró su llamamiento a un alto al fuego en todos los conflictos en curso.

“El virus es la amenaza de seguridad global número uno en nuestro mundo hoy”, defendió Guterres en una conferencia de prensa, en la que adelantó que la próxima semana usará su discurso ante la Asamblea General para pedir a los jefes de Estado y de Gobierno que hagan todo lo posible para lograr que esa tregua mundial se haga realidad antes de fin de año.

El jefe de Naciones Unidas, que lanzó esta idea desde marzo pasado, destacó que su llamado ha sido seguido por varios Estados y grupos armados y recordó que se han visto “esperanzadores pasos hacia la paz” en lugares como Afganistán o Sudán y altos el fuego en Siria, Libia o Ucrania que pueden dar espacio a la diplomacia.

“Debemos aprovechar todas las oportunidades en las próximas semanas para dar un nuevo empujón colectivo por la paz”, insistió.

Guterres subrayó que la pandemia continúa “descontrolada” y advirtió de que la comunidad internacional necesita unirse para derrotar a la enfermedad.

Y aunque dijo que muchos ponen sus esperanzas en una vacuna, recordó que en una pandemia no hay una «panacea”; en ese sentido, insistió en que debe garantizarse que cuando haya una vacuna, ésta sea “asequible” y esté al alcance de todos.

Al mismo tiempo, alertó de la proliferación de desinformación sobre una futura vacuna, que está alimentando la desconfianza de muchos ciudadanos e impulsando teorías de la conspiración.

“Hemos visto alarmantes informes de grandes segmentos de la población en algunos países que indican su reticencia o incluso rechazo a ponerse una vacuna de la COVID-19”, dijo Guterres, que urgió a hacer más para acabar con la desinformación.

El secretario general de la ONU urgió además a trabajar para que la recuperación tras la pandemia sea más verde y más justa y para dar respuesta a muchas de las fragilidades que el virus ha expuesto. EFE

La pandemia del coronavirus ampliará la brecha de pobreza entre hombres y mujeres, llevando a 47 millones de mujeres y niñas a la pobreza el próximo año, borrando los avances logrados en las últimas décadas, dijo este miércoles la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

A nivel global, más mujeres que hombres caerán en la pobreza debido a las consecuencias economías y las enormes pérdidas de empleo provocadas por la pandemia del Covid-19, siendo las más afectadas las trabajadoras informales en Latinoamérica y África subsahariana, según las nuevas estimaciones de la ONU.

«Los incrementos de la pobreza extrema entre las mujeres (…) son una dura crítica a las profundas fallas en las formas que hemos construido nuestras sociedades y economías», dijo Phumzile Mlambo-Ngcuka, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres.

Durante la pandemia, las mujeres han perdido sus empleos a una mayor tasa que los hombres, debido a que es más probable que trabajen en los sectores más golpeados por las largas cuarentenas, como tiendas minoristas, restaurantes y hoteles.

Las mujeres también tienen más probabilidades de trabajar en la economía informal, típicamente en puestos como empleadas domésticas o de aseo que suelen tener poca o ninguna cobertura de salud, beneficios de desempleo u otras protecciones.

«Sabemos que las mujeres asumen la mayor parte de la responsabilidad del cuidado de la familia; ellas ganan menos, ahorran menos y tiene empleos mucho menos seguros», sostuvo Mlambo-Ngcuka.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la ONU, cerca de un 70% de las trabajadoras domésticas a nivel global había perdido su empleo como resultado del Covid-19 hasta junio de este año.

En general, la pandemia llevará a unos 96 millones de personas más a la pobreza extrema antes del próximo año y de ellas cerca de la mitad son mujeres y niñas, según estimaciones de ONU Mujeres y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Eso llevará el total de mujeres y niñas que viven en extrema pobreza a nivel global a 435 millones (definido como una persona que vive con 1.9 dólares al día o menos) y se espera que la cifra no vuelva a los niveles previos a la pandemia hasta 2030.

Para 2021, por cada 100 hombres de entre 25 y 34 años que vivan en extrema pobreza, habrá 118 mujeres, una brecha que se espera que aumente a 121 mujeres por cada 100 hombres para 2030, según estimaciones de la ONU.

Los gobiernos podrían adoptar medidas para ayudar a las mujeres en empleos informales de baja remuneración, dijo Achim Steiner, administrador del PNUD.

«Más de 100 millones de mujeres y niñas podrían salir de la pobreza si los gobiernos implementan una estrategia integral con el objetivo de mejorar el acceso a la educación y la planificación familiar, salarios justos y equitativos, y ampliar las transferencias sociales», sostuvo Steiner.

Foto: ONU

La UNESCO advirtió que 24 millones de estudiantes en todo el mundo, desde el nivel de preescolar hasta el ciclo superior, podrían no volver a la escuela en 2020 como consecuencia de los cierres provocados por la pandemia de Covid-19.

Según el informe ‘Education in the time of COVID-19 and beyond’, que ha sido presentado este martes, la mayoría de los alumnos en situación de riesgo, unos 5.9 millones, se encuentra en Asia Meridional y Occidental, mientras que otros 5.3 millones de estudiantes corren el mismo peligro en el África Subsahariana.

Ambas regiones ya se enfrentaban a graves problemas educativos antes de la pandemia, por lo que la UNESCO considera probable que su situación empeore considerablemente.

La educación superior podría experimentar los mayores índices de abandono, así como una reducción de matrículas de hasta el 3.5%, lo que redundaría en una pérdida de 7.9 millones de alumnos. El segundo nivel más afectado sería la enseñanza preescolar, en la que se ha previsto una pérdida de matrículas del 2.8%, es decir, unos 5 millones menos de niños escolarizados.

Según las mismas proyecciones, el nivel de primaria podría perder el 0.27% del alumnado y el de secundaria el 1.48%, lo que equivaldría a 5.2 millones de niñas y 5.7 millones de niños que dejarían los estudios en ambos niveles.

Las estadísticas compiladas por la UNESCO muestran que casi 1,600 millones de alumnos de más de 190 países, el 94% de la población estudiantil del mundo, se vieron afectados por el cierre de las instituciones educativas en el momento más álgido de la crisis, una cifra que hoy se ha reducido a 1,000 millones.

Alrededor de 100 países todavía no han anunciado en qué fecha volverán a abrir sus escuelas.

«Estas conclusiones ponen de relieve la urgente necesidad de velar por la continuidad del aprendizaje para todos, especialmente de los más vulnerables, ante esta crisis sin precedentes», declara la directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay.

En el informe se pide a las autoridades nacionales y la comunidad internacional que coordinen esfuerzos para situar a la educación en la vanguardia de los planes de recuperación y proteger las inversiones en el sector educativo.

Según los cálculos de la UNESCO, la pandemia ampliará  en un tercio el déficit en la financiación necesaria para la  consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en Educación, acordados por la comunidad internacional para 2030, en los países de ingresos bajos y medios-bajos, una brecha que en la actualidad alcanza ya la «impresionante» cifra de 148,000 millones de dólares estadounidenses.

El informe también pone de manifiesto que el cierre de escuelas no solo afecta a la educación, sino que también impide el suministro de servicios esenciales para los niños y las comunidades, entre otros el acceso a una alimentación equilibrada, y limita la capacidad de los padres para acudir al trabajo. Asimismo, las medidas de clausura incrementan el riesgo de que las niñas y mujeres puedan padecer violencia doméstica.

Durante la presentación del documento, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, ha advertido de que la pandemia ha causado el trastorno más grave registrado en los sistemas educativos en toda la historia y amenaza con provocar un déficit de aprendizaje que podría afectar a más de una generación de estudiantes.

«Ya nos enfrentábamos a una crisis de aprendizaje antes de la pandemia, afirma Guterres. Ahora nos enfrentamos a una catástrofe generacional que podría despilfarrar un potencial humano incalculable, socavar décadas de progreso y agravar las desigualdades más arraigadas».

En ese sentido, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) prevé que en el caso de México, el impacto de la pandemia sea de 1.4 millones de estudiantes que no regresarán a clases en el próximo ciclo escolar.

«De acuerdo con la estimación de alumnos que no continuarán sus estudios en el nivel medio superior, se trata de una reducción de 15.55%, mismo porcentaje que se proyecta en la matrícula de jóvenes registrados en educación superior yposgrado», indicó el PNUD.

Precisa que se perderían 800 mil estudiantes de secundaria a preparatoria; 593 mil en educación universitaria y 38 mil 567 en posgrado, para un total de un millón 431 mil 567 alumnos.

Según los cálculos, no se tiene un aproximado de cuántos alumnos dejarían la educación básica, puesto que tradicionalmente es el nivel con menor deserción escolar.

Tal como lo adelantó ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó esta mañana la firma de un convenio con la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) para la adquisición de medicamentos, vacunas y equipos médicos.

AMLO informó que mediante el acuerdo y con el acompañamiento de la oficina de la ONU, se obtendrán obtener «todas las medicinas, de buena calidad a bajo precios y sin corrupción en todos los países del mundo».

El mandatario aseguró que con el convenio se podrán resolver los problemas de fondo en el abasto de medicamentos en el país, pues dijo, en los últimos años han faltado medicamentos en diversas regiones, e incluso se ha llegado a distribuir algunos adulterados que han causado la muerte de mexicanos.

AMLO enfatizó que «existen pruebas de que ha imperado la corrupción en todo lo que tiene que ver con la compra de medicamentos, a esos extremos se ha llegado, se robaban hasta el dinero de las medicinas».

Reiteró que el acuerdo va acompañado de la creación de la empresa distribuidora del Gobierno que se encargará de transportar y llevar medicamentos, vacunas y equipo médicos a todo el país.

El presidente volvió a acusar que antes había un monopolio y corrupción en la compra de medicamentos.

Por su parte, el canciller Marcelo Ebrard señaló que mediante el acuerdo, México se beneficia de una cooperación técnica enfocada en optimizar el proceso de adquisición de insumos médicos. «Es la primera vez en la historia del país que hay una licitación por encargo. La ONU busca, valora, adquiere y entrega», apuntó Ebrard.

Dijo que la firma del convenio representa un cambio de raíz, que ayuda a romper la inercia de los oligopolios acostumbrados a imponer todo tipo sobreprecios y abusos.

Estimó que son 3,643 claves (medicamentos) los que se necesitan en el país, de los cuales, se busca que cerca de 2 mil se incluyan en la compra; es probablemente, enfatizó Ebrard, la licitación más grande en manos de la ONU de un solo país.

Indicó que se contemplan compras por un total de 6,800 millones de dólares, y añadió que la ONU vigilará que los procesos de licitación sean transparentes y los insumos que se adquieran sean de alta calidad.

En su turno, el representante de la UNOPS en México, Fernando Cotrim, dijo que las licitaciones serán públicas e internacionales, por lo que garantizó que habrá igualdad de condiciones para el mercado nacional e internacional, además de que se vigilarán los requerimientos de participación y los criterios de elegibilidad.

Finalmente, el representante de la OPS/OMS en México, Cristian Morales, comentó que el acuerdo garantiza el acceso a medicamentos, vacunas e insumos de calidad y a precios competitivos, así como que permite que el sistema de salud de México avance hacia la modernidad, a la cobertura universal de salud y al acceso efectivo a servicios integrales oportunos y de calidad.

Tras celebrar la aprobación de la reforma a la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público, que permitirá que se puedan comprar en el extranjero, bienes y servicios para el sector salud, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la firma de un convenio con la ONU para que lo acompañe en dichas compras.

AMLO agradeció a los legisladores que impulsaron la aprobación de la reforma con la que México podrá comprar insumos en el exterior y expresó su respeto a los que votaron en contra.

Informó que será mañana durante la conferencia matutina cuando se firme el convenio con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que el organismo acompañe los procesos de adquisición del gobierno federal.

López Obrador indicó que la participación de la ONU en los procesos de compra abonará a la transparencia.

Adelantó que como parte de la firma del convenio, se incluirá el primer pedido para garantizar la llegada de diferentes medicamentos al país lo antes posible.

El mandatario también reiteró la creación de una distribuidora del Estado mexicano, para medicamentos, equipos médicos y vacunas, la cual permitirá que los insumos lleguen a todos los rincones del país.

«Es inaceptable que se distribuyan los refrescos embotellados y las papitas en todo el territorio nacional y no lleguen las medicinas a los pueblos», enfatizó el mandatario.

Dijo que las compras consolidadas se surtirán a través de los almacenes de la nueva distribuidora al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), a la Secretaría de Salud y a los estados que se adhirieron al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi).

“Significa quebrar el monopolio que existía de empresas que tenían el control en México; vendían a precios elevados los medicamentos, de baja calidad y con problemas frecuentes de desabasto (…) No solo era la compra de las medicinas sino la distribución de los medicamentos que también se contrataban a particulares y era muy irregular todo el abasto”, agregó.

López Obrador reveló que será David León Romero, actual titular de la Coordinación Nacional de Protección Civil, quien dirija la nueva distribuidora.

El secretario general de la ONU, António Guterres, dijo este viernes ante el Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC), que «la pandemia ha subrayado la necesidad de un multilateralismo fortalecido y renovado» y destacó la importancia de los miembros de este organismo para financiar la aplicación de la Agenda 2030.

«En este momento clave, con la Covid-19 todavía expandiéndose, las tensiones geopolíticas en aumento y el grito por la justicia racial, social y climática más urgente que nunca, tenemos la responsabilidad de responder a las ansiedades, los miedos y las esperanzas de los pueblos a los que servimos», dijo Guterres.

Al comienzo del encuentro, en el que se discute el futuro de los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Agenda del 2030 y el papel del multilateralismo tras la irrupción de la pandemia de Covid-19, Guterres insistió en que el coronavirus ha mostrado y «exacerbado las vulnerabilidades y las desigualdades dentro y entre los países».

Adicional, dijo que la pandemia ha vuelto a confirmar que los sistemas de los que depende el mundo: alimentación, comercio, salud y clima, son no solo más interdependientes, sino cada vez más frágiles.

«Un revitalizado ECOSOC en el centro de un multilateralismo entrelazado, inclusivo y efectivo puede ayudarnos» a responder a esas inquietudes de los pueblos, según el secretario general de la ONU.

Guterres se mostró también partidario de reimaginar la manera en la que las naciones cooperan e instó a trabajar por un multilateralismo basado en los ideales y objetivos consagrados en la Carta de la ONU y en los acuerdos definidos a lo largo de las décadas.

«Un multilateralismo basado en la confianza, que se sustente en el derecho internacional y esté orientado hacia los objetivos generales de la paz y la seguridad, los derechos humanos y el desarrollo sostenible», dijo el máximo responsable de la ONU.

Pidió un «multilateralismo inclusivo» que se aproveche de las contribuciones de la sociedad civil, las empresas, las fundaciones, la comunidad investigadora, las autoridades locales, las ciudades y los gobiernos regionales.

El arranque de las reuniones del ECOSOC coincide con la clausura del Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible que entre el 7 y el 16 de julio discutió la evolución del cumplimiento de la Agenda 2030 y lo que la ONU ha definido como «el impacto catastrófico» de la COVID-19 en el ámbito del desarrollo.

Entre 80 y 130 millones de personas en todo el mundo podrían caer en situación de hambre a final del 2020, a causa de la pandemia de Covid-19 Según estima un informe presentado hoy por cinco agencias de la ONU, en el que se advierte de que la desnutrición es un problema creciente.

El informe, titulado «El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo», es elaborado por la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo de Desarrollo Agrícola (FIDA), junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS)y el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF).

El informe advierte que a crisis sanitaria «está intensificando la vulnerabilidad y la desigualdad de los sistemas alimentarios mundiales», desde la producción, hasta la distribución y el consumo.

Estima que a finales de 2020, entre 83 y 132 millones de personas «podrían pasar hambre» por la recesión económica derivada de la pandemia, aunque reconoce que «aun es pronto para valorar el impacto real» de las restricciones y bloqueos comerciales.

La previsión se basa en las estimaciones que indican un desplome del Producto Interno Bruto (PIB) mundial de entre el 4.9% y el 10%. Por eso se concluye que esta circunstancia imprevista «pone aún más en riesgo» la posibilidad de alcanzar la meta del Hambre Cero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

«El hambre sigue creciendo y la pandemia esta empeorando las cosas, muchas personas podrían caer en el hambre este año. Si la tendencia actual sigue adelante no vamos a lograr la meta de ‘hambre cero’ para 2030», ha destacado en una videoconferencia el secretario general de las Organización de las Naciones Unidas, António Guterres.

En la misma línea se mostró la presidenta del Consejo Económico y Social (ECOSOC) de Naciones Unidas, Mona Juul, quien alertó que la pandemia amenaza el bienestar de la población, y está exacerbando el hambre y la inseguridad alimentaria.

Más allá de la pandemia, el hambre en el mundo es un problema que no deja de crecer. Los datos recabados demuestran que los hambrientos crónicos comenzaron a aumentar «lentamente» en 2014 y siguen haciéndolo hasta hoy, después de disminuir durante décadas.

En 2019 se estima que unas 690 millones de personas pasaron hambre en el mundo, diez millones más que en 2018, y casi 60 millones más en el último lustro.

En Asia, la región más poblada del planeta, se registra el mayor número de personas desnutridas (381 millones), seguida por África (250 millones) y América Latina y el Caribe (48 millones).

Las agencias sostienen que atajar el hambre o la desnutrición en todas sus formas, como la obesidad o la falta de micronutrientes, no solo tiene que ver con ofrecer suficiente comida para sobrevivir. Esta debe ser «nutritiva», sobre todo para los niños.

En este sentido, apuntan a que «un obstáculo clave» para esa meta es «el alto coste» de los alimentos beneficiosos y que las dietas sanas son poco asequibles para «un gran número de familias».