Tag

ONU

Browsing

La Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops) reporto al gobierno de López Obrador un lote de 5.5 millones de medicamentos y materiales de curación.

«Como parte del acuerdo para la compra consolidada de medicamentos y material de curación se informa que durante los primeros días de abril se hizo la entrega de 5.5 millones de piezas de medicinas e insumos de curación priorizados», indicó la ONU.

De acuerdo a la oficina de la ONU en México, el acuerdo para adquirir medicamentos entre el gobierno de México y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha reportado ya un ahorro de 118.7 millones de dólares al estado.

Recordó que desde enero pasado, la Unops inició las entregas de medicamentos y materiales de curación y cada semana, los operadores logísticos contratados por el gobierno federal han recibido insumos para su distribución en las instituciones de salud pública.

«Entre los que se encuentran fármacos para tratamiento de enfermedades oncológicas, hematológicas e infecciosas», señaló.

El ahorro que hasta ahora ha habido, indicó la oficina, se debe a la compra consolidada de medicamentos, tomando como base los precios referenciales pagados por el comprador público el año pasado. Se indicó que se han adjudicado contratos por un valor total superior a 877 millones de dólares para más de 210 claves de medicamentos.

La ONU dijo que aplicando los principios de la gestión pública justa y equitativa se maximiza la transparencia, la competencia abierta, el mejor precio y calidad de medicamentos y materiales de curación para beneficiar a la población en México.

La creciente participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública y en proyectos del gobierno en nuestro país generan preocupación en materia de respeto a los Derechos Humanos y de transparencia, declaró este miércoles el representante de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (ONU-DH) en México.

Guillermo Fernández-Maldonado, quien asumió la representación en septiembre del año pasado, dijo que existen riesgos al asignar labores de seguridad pública a integrantes del Ejército, ya que éstos cuentan con un entrenamiento diferente al de una corporación policial de carácter civil.

«Hay pautas al respecto porque estamos hablando de cuerpos diferentes entrenados para situaciones diferentes y que incluso las órdenes operativas, el tipo de armamento corresponden a situaciones de conflicto armado o de guerra», declaró Fernández-Maldonado en entrevista con la agencia The Associated Press (AP).

A esto se suma el riesgo de se registren violaciones a los Derechos Humanos al conferir labores policiales a fuerzas castrenses.

Fernández-Maldonado dijo que, ante la decisión del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de conferirle a las Fuerzas Armadas el control de proyectos de infraestructura y otras áreas administrativas, el gobierno debe aplicar criterios para transparentar la utilización de recursos.

Recordemos que el gobierno federal ha encargado a las Fuerzas Armadas la construcción del aeropuerto Felipe Ángeles; la administración de aduanas y de puertos; las operaciones y ganancias generadas a través de Tren Maya, entre otros proyectos.

«Otro aspecto que me parece fundamental es el tema de rendición de cuentas, es decir, tradicionalmente ha sido difícil, y no sólo en México, sino en muchos países, la rendición de cuentas por parte del Ejército, muchas veces con el argumento de seguridad nacional», agregó Fernández-Maldonado.

El exrepresentante adjunto de ONU-DH en Colombia reconoció que se han logrado avances en el plan para capacitar en materia de Derechos Humanos a los elementos de la Guardia Nacional, creada por López Obrador y que está conformada principalmente por integrantes de las Fuerzas Armadas que fueron transferidos a la agencia policial.

Fernández-Maldonado aprovechó para comentar sobre el tema migratorio que afecta a la región, Dijo que los gobiernos de México y Estados Unidos deben trabajar de forma conjunta, a través de proyectos de inversión, para atender las causas que ocasionan el desplazamiento.

Al respecto, Amnistía Internacional alertó sobre el hecho de que pese a rechazar la militarización del país, el gobierno de López Obrador ha desplegado más efectivos militares como parte de su estrategia de seguridad pública que las administraciones de sus predecesores Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón

En el apartado de las fuerzas de seguridad, la organización expresó su preocupación ya que se siguen realizando detenciones arbitrarias y recurriendo a un “uso excesivo de la fuerza, lo que en ocasiones provocó homicidios ilegítimos”.

El informe destaca que AMLO emitió en mayo del año pasado un decreto que permite mantener el despliegue de Fuerzas Armadas para operaciones de seguridad pública hasta marzo de 2024, a pesar de que dicho decreto “carecía de normativa sustantiva para garantizar que el comportamiento de las fuerzas armadas fuera conforme con las normas internacionales”.

El convenio del gobierno federal y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para adquirir medicamentos ha reportado ya un ahorro de 117 millones de dólares al estado mexicano, según un comunicado emitido por el organismo internacional.

«Los contratos adjudicados tienen un valor total mayor a 18,000 millones de pesos (877 millones de dólares) para más de 210 claves de medicamentos, con lo que se ha logrado un ahorro inicial de 2,389 millones de pesos (117 millones de dólares)», informó la ONU.

Las cifras que reportó la ONU surgen al comparar las transacciones actuales con los precios referenciales pagados por el comprador público el año pasado.

Recordemos que con la llegada del presidente López Obrador, y la creación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), se firmó un convenio con la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops) para la compra centralizada de medicamentos y material de curación.

Hasta la fecha se han adjudicado mediante ese convenio contratos para proveer 98 millones de unidades de medicamentos priorizados a las instituciones de salud pública del país.

Desde enero de este año se han entregado medicamentos priorizados a varias entidades y estados del país; entre ellos, medicamentos para el tratamiento de enfermedades oncológicas, hematológicas e infecciosas, destacó la ONU.

«Hasta hoy la Unops ha emitido 216 órdenes de entrega solicitadas a los proveedores contratados, y esta semana serán entregados medicamentos en los estados de Sinaloa y Baja California Norte y Baja California Sur», indicó la entidad.

Sin embargo, en diciembre pasado, la Asociación Mexicana de Industrias de Innovación Farmacéutica (Amiif) señaló que la licitación pública de medicamentos mediante la Unops tenía elementos que ponen en riesgo la propiedad industrial de fármacos patentados.

La advertencia de la industria farmacéutica ocurrió después de que el gobierno federal anunciara, el 29 de octubre de 2020, la compra de 384 claves de medicamentos por 32,000 millones de pesos tras firmar un acuerdo con Unops.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se lanzó este miércoles contra la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a quien acusó de no evitar el acaparamiento de vacunas contra el COVID-19.

De paso aseguró que al mecanismo Covax, el cual ayudaría a evitar el acaparamiento de las vacunas y que llegaran a los países de menos recursos, de posible «simulación».

«Y vuelvo a decir con todo respeto ¿Y dónde está la ONU? ¿Fue pura formalidad nada más nuestra resolución que se aprobó casi por unanimidad de que no iba a haber acaparamiento de vacunas? ¿Fue nada más simulación?», cuestionó el mandatario durante su conferencia de prensa matutina.

Afirmó que México seguirá insistiendo en que no se acaparen las vacunas, tema que ha venido manejando desde hace algunas semanas. Recordó que 10 países tienen el 80% de las vacunas, mientras que 120 tienen el 20% y 80 países no tienen ni una sola dosis lo que «es una gran injusticia».

Criticó que el mecanismo Covax haya distribuido hasta ahora solo 4% del total de las vacunas que anunció.

Insistió en que debe haber solidaridad, «porque si no es pura demagogia» y señaló que en circunstancias como estas el acaparamiento significa egoísmo y eso afecta a los países más pobres «¿dónde queda la fraternidad universal?», cuestionó.

No es la primera vez que López Obrador arremete contra la ONU. A finales de febrero pasado, el mandatario acusó que la organización parecía un «florero, un adorno», en el tema de la distribución de vacunas.

Sobre el tema de las vacunas, López Obrador reiteró que México tiene ya comprometidas al menos 140 millones de dosis de vacunas de diferentes laboratorios, sin embargo dijo que el problema es que las firmas «incumplen» y «no llegan a tiempo» las entregas.

Dijo que sigue en pie su compromiso de que a más tardar a finales de abril estén vacunados los todos los adultos mayores del país cuando menos con una dosis. En ese sentido dio que ya se está vacunando en 600 municipios del país y recalcó que no van a faltar las vacunas.

Consumidores, minoristas y restaurantes, entre otros, desperdiciaron 931 millones de toneladas de alimentos en 2019, o el 17 % del total de la comida consumible en el mundo, según un nuevo informe del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA).

Esta cantidad equivale en peso a 23 millones de camiones de 40 toneladas completamente cargados y suficientes para dar la vuelta a la Tierra siete veces, detalla el estudio publicado hoy, que busca reunir esfuerzos a fin de reducir a la mitad el desperdicio para 2030 de acuerdo con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fijados por las Naciones Unidas.

«Si queremos tomarnos en serio la lucha contra el cambio climático, la pérdida de naturaleza y biodiversidad, la contaminación y el desperdicio, las empresas, los gobiernos y los ciudadanos de todo el mundo deben hacer su parte para reducir el malgasto de alimentos», declaró la directora ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen.

El ‘Informe del índice de desperdicio de alimentos 2021’, señala el fuerte impacto ambiental, social y económico de esta práctica en los 54 países analizados, y estima que entre el 8% y el 10% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero están asociadas con alimentos que no se consumen.

Además, la investigación revela que la cantidad de residuos comestibles «per cápita» es muy similar en todos los hogares con independencia de sus ingresos, lo que sugiere que se trata de un «problema global» que afecta por igual a naciones desarrolladas y en desarrollo.

Esto difiere de narrativas anteriores que culpaban del mal uso de alimentos a los consumidores de los países más avanzados y atribuían su desperdicio a deficiencias de producción, almacenamiento y transporte en los países en desarrollo.

A nivel mundial «per cápita» se desperdician 121 kilogramos de alimentos al año, según el estudio, si bien 74 de ellos se origina en los hogares, donde se descarta un 11% del total de alimentos disponibles.

Con 690 millones de personas afectadas por el hambre en 2019, un número que se espera aumente drásticamente por la pandemia de Covid-19, y tres mil millones de personas que no pueden pagarse una dieta saludable, los consumidores «necesitan ayuda para reducir el desperdicio de alimentos en el hogar», subraya el informe.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó el viernes por unanimidad una resolución impulsada por el Reino Unido que exige equidad en el acceso a las vacunas contra el Covid-19, dando señales de cierta unidad en la comunidad internacional.

La resolución, la segunda que adopta el Consejo sobre la pandemia, insta asimismo a la solidaridad y a un alto el fuego en los países en conflicto para luchar mejor contra el virus y llevar a cabo las jornadas de vacunación.

«El voto a favor de la equidad en las vacunas es importante y lo apreciamos», dijo el director de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus. «Pero hay que tomar medidas concretas, como renunciar a la propiedad intelectual de las patentes para aumentar la producción, la cobertura de la vacuna y deshacerse de este virus lo antes posible», añadió.

En un hecho poco común en la ONU, la resolución, redactada por el Reino Unido, fue copatrocinada por los 15 miembros del Consejo de Seguridad, según fuentes diplomáticas.

Tras apenas una semana de negociaciones, esta resolución representa un giro para la comunidad internacional hacia una unidad que a menudo ha fallado desde el inicio de la pandemia hace un año.

También refleja un claro acercamiento en la relación entre Estados Unidos y China desde la llegada al poder del demócrata Joe Biden.

La resolución aprobada este viernes «subraya la urgente necesidad de solidaridad, equidad y eficiencia» y pide la «donación» de vacunas a «las economías desarrolladas y de todos aquellos en condiciones de hacerlo a los países de ingresos bajos y medianos o que lo necesiten (…) para un acceso equitativo a los productos sanitarios contra el Covid-19».

Asimismo, el Consejo llama al fortalecimiento de los enfoques nacionales y multilaterales y la cooperación internacional para facilitar un acceso equitativo y asequible a las vacunas contra el Covid-19 en países en conflicto armado o en situaciones de pos-conflicto o de emergencia humanitaria compleja.

El Consejo llamó al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a «evaluar con frecuencia y en forma integral los obstáculos al acceso a las vacunas» e instó a los países miembro a tomar «medidas para evitar la especulación y almacenamiento inadecuado que podría dificultar el acceso a vacunas seguras y eficaces, especialmente en situaciones de conflicto armado».

Recordemos que este es un tema que el gobierno de México ha respaldo y en el que ha insistido. Apenas el martes pasado, en el marco de la visita del presidente de Argentina, Alberto Fernández, el presidente López Obrador llamó a que se garantice la distribución de las vacunas de forma equitativa, universal y sin acaparamiento.

Sin embargo ha sido un tema en el que ha venido insistiendo. El fin de semana pasado, el mandatario hizo un llamado urgente a evitar el acaparamiento y facilitar a todo el mundo el acceso equitativo a las vacunas, acusando que 10 países concentran el 80% de estas, mientras que 70 países, incluido México, solo acceden al 20%.

“Lo más grave, lamentable, reprobable, es que cerca de 120 países no tienen ni una sola dosis de vacunas y esto no puede pasar de noche, desapercibido; se tiene que decir para llamar a los gobiernos donde están las plantas de producción de vacuna a que actúen con más solidaridad, con fraternidad. Es el momento de demostrar con hechos que hay una política en el mundo en favor de los derechos humanos y en este caso en favor del derecho a la salud, del derecho a la vida, que es el principal de los derechos humanos”, expresó López Obrador.

En el mismo sentido, el canciller Marcelo Ebrard denunció el acceso inequitativo de vacunas contra COVID-19 en sesión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (CSONU) del pasado 17 de febrero.

Durante su participación, el secretario de Relaciones Exteriores recalcó que era necesario que el mecanismo de vacunación Covax, coordinado mediante la vía multilateral por casi todos los países del mundo, acelere la distribución de las vacunas y se revierta el acaparamiento por parte de diez países que concentran tres cuartas partes de todas las vacunas.

Subrayó que «se estima, conservadoramente, que hay más de 100 países en los que no se ha aplicado ni una sola dosis […] nunca habíamos visto una división tan profunda que afectase a tantos en tan poco tiempo»

PABLO HIRIART

EL FINANCIERO

 

Gobernar abarca muchos campos, pero quizás el esencial radica en cómo recaudar y en qué gastar el dinero.

Este recordatorio de una obviedad es pertinente ahora que la representación de México en el Consejo de Seguridad de la ONU protesta por la forma inequitativa del reparto de vacunas contra el Covid.

“La están acaparando 20 países”, dijo el canciller Ebrard.

El gobierno de México, en uso de sus facultades soberanas, ha decidido gastar en lo que llama ‘el rescate de la industria petrolera’. Durante el año pasado Pemex perdió 761 mil millones de pesos.

Sumado al año previo, el gobierno de México ha perdido un billón 200 mil millones de pesos en Pemex.

El Congreso mexicano, electo democráticamente, lo ha permitido. Y la población, mayoritariamente, apoya a su gobierno. No hay nada qué discutir. El gobierno está en todo su derecho de desperdiciar, en un año, 761 mil millones de pesos.

Ha sembrado sus recursos en petróleo y ha cosechado pérdidas estratosféricas. Asunto suyo y de la mayoría que le apoya.

Alemania y otros países sembraron en ciencia y cosechan vacunas.

Para el gobierno de México el rescate de la industria petrolera es considerado un asunto de seguridad nacional.

Y para Merkel y otros gobernantes, el Covid es su tema de seguridad nacional.

Cuestión de enfoques, de prioridades.

Alemania decidió invertir una cantidad –comparativamente ínfima respecto a las pérdidas de Pemex– en apoyar a científicos para obtener una vacuna contra el Covid y lo logró.

La entonces mediana empresa BioNTech, un laboratorio propiedad de dos migrantes turcos, obtuvo de la señora Angela Merkel un apoyo de 375 millones de euros.

Cuando descubrieron la vacuna contra el Covid, se asociaron con la estadounidense Pfizer para producirla en grandes cantidades, y a la vez diseñar sistemas de refrigeración para el producto.

El gobierno de Estados Unidos decidió invertir 10 mil 790 millones de dólares en el desarrollo y producción de vacunas en seis farmacéuticas, y acertó en dos: Pfizer-BioNTech y Moderna.

Ninguna de esas cifras se compara con lo que pierde Pemex, por decisión soberana de su gobierno y del Congreso.

Alemania invirtió en investigación y cosechó las vacunas que van a salvar al mundo.

Estados Unidos invirtió en desarrollar en serie la producción y las cadenas de almacenamiento del producto, y obtiene vacunas para un buen número de sus habitantes.

México, con todo su derecho, prefirió perder 761 mil millones de pesos, tan sólo el año pasado, en ‘rescatar Pemex’ y no lo consiguió.

Si en lugar de recortar presupuesto a la ciencia, maltratar a los médicos especialistas y ofender a los científicos –los llamaron porfiristas–, se les hubiera apoyado, otra sería la situación.

Todo el programa de apoyo económico a laboratorios en búsqueda de la vacuna contra el Covid –desde enero del año pasado– le costó a Alemania 750 millones de euros.

Esa cantidad destinada a la investigación y búsqueda de una vacuna contra el virus, equivale a sólo nueve días de pérdidas del gobierno mexicano en Pemex.

BioNTech recibió del gobierno alemán, para su gran hallazgo, el equivalente a 3.7 días de pérdidas de Petróleos Mexicanos.

Hay que insistir, si el gobierno de México quiere tirar el dinero a razón de 100 millones de dólares diarios (así ha sido en los últimos 12 meses), puede hacerlo.

Pero vamos a la pregunta central: ¿tiene derecho el gobierno mexicano a acusar de acaparadores a los países que invirtieron en ciencia y obtuvieron la vacuna?

Mientras en México las autoridades se burlaban del virus, decían que eran de una raza inmune, que se combatía con amuletos, apostaban por la “ciencia colaborativa” (¿?) en lugar de la “ciencia neoliberal”, y quemaba su dinero, el gobierno de la señora Merkel empujaba por las vacunas.

¿No tienen derecho los alemanes a vacunarse primero, con su producto?

Estados Unidos, con todo y su disparatado presidente, invirtió en desarrollo y producción de vacunas (menos de la tercera parte de lo que Pemex perdió el año pasado, por decisión del gobierno mexicano).

¿No tienen derecho a vacunarse ellos primero, porque hicieron lo correcto con su dinero y lograron el producto?

Biden ha invertido más recursos que Trump en vacunas y solicitó dinero adicional al Congreso para producir aceleradamente 200 millones de dosis más, que deben estar listas en verano y así concluir la tarea con los adultos.

Desde luego que hay una falta de solidaridad flagrante hacia los países pobres al no donarles vacunas las naciones que tienen más.

Pero México no es un país pobre. Según la ONU, es país de ingreso medio-alto, y tiene dinero para gastarlo y perderlo a manos llenas.

Pemex ha perdido, en un año, más dinero que lo invertido por Alemania y Estados Unidos juntos en la investigación del Covid, la producción de vacunas y los sistemas de almacenamiento y distribución.

Las vacunas no fueron su prioridad. Entre los países latinoamericanos de ingreso medio-alto, los individuos que han recibido una vacuna por cada 100 habitantes, Chile tiene 3.2, Brasil 1.7, Costa Rica 0.9, Argentina 0.7 y México 0.5 (Washington Post).

Que proteste Haití. A ese país auténticamente pobre de las Antillas sólo llegan los aviones de Estados Unidos cargados con deportados.

Afortunadamente, la OMS llevará a los países pobres, antes de fin de año, 2 mil millones de vacunas. Irán a las naciones que carecen de dinero para comprarlas.

¿Y el gobierno de México es el que protesta?

Lo que se tiró en un año en Pemex, 761 mil millones de pesos de pérdidas netas (resultado que queda después de todos los ingresos, menos todos los gastos y ya pagados los impuestos y amortizaciones), alcanzaría para construir más de 700 hospitales de alta especialidad. O 7 mil 600 millones de dosis de vacunas contra el Covid, suficientes para vacunar a México y, solidariamente, a todos los pobres del mundo.

Pero gobernar es, fundamentalmente, decidir en qué se gasta el dinero.

Y el gobierno de México decidió tirarlo, en lugar de invertir en ciencia e investigación.

¿Qué reclama, entonces?

El canciller Marcelo Ebrard recordó durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que el gobierno de Argentina respaldó la resolución que México presentó ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y que recibió el apoyo de 179 países, exigiendo que se garantizara el acceso equitativo y universal a medicamentos y a vacunas.

Enfatizó que la semana pasada se planteó en el Consejo de Seguridad a la ONU lo inaceptable que resulta el acaparamiento de las vacunas, pues 10 países están concentrando ya casi el 80% de las vacunas del mundo, situación que se está acelerando.

Aprovechó para informar que México y Argentina, en colaboración con la Fundación Slim, firmaron un acuerdo para producir, envasar y distribuir más de 200 millones de dosis de AstraZeneca para toda América Latina, con lo que dijo, se predicará con el ejemplo: ayudar a la región y no ser de esos países que se dedican sólo a ver por sí mismos.

El canciller procedió a presentar un resumen de lo que México tiene contratado al día de hoy de vacunas contra el Covid-19, y comenzó hablando de COVAX, que impulsa la Organización Mundial de la Salud (OMS); aseguró que a pesar de que México adquirió una buena cantidad de dosis de la vacuna, hasta ahora el mecanismo no ha entregado ninguna.

«Empiezo por Covax. Covax es un instrumento multilateral. Al día de hoy no han entregado una sola vacuna, se los dije en el Consejo de Seguridad también. México ahí adquirió 51.5 millones de dosis para 25.75 millones de personas. Recuerden que las dosis por lo general son dos», sostuvo Ebrard.

Confió en que sea este martes cuando el Covax informe a México, y a muchos países del mundo, cuándo van a entregar las primeras vacunas; recalcó que ha habido un retraso de al menos tres meses.

«Es el único instrumento multilateral para garantizar el acceso universal, entonces sí nos preocupa que se esté tardando, mientras al mismo tiempo se anuncian nuevas compras de países muy desarrollados de millones de dosis», insistió el titular de la SRE.

Respecto al resto de vacunas que se tienen pactadas, dijo que con AstraZeneca se tiene un acuerdo por 77.4 millones de dosis para 38.7 millones de personas. DE Pfizer, este se tiene un contrato de 34.4 millones de dosis para 17.2 millones de personas, hoy se recibieron 511 mil dosis correspondientes al envío de esta semana; reconoció que a pesar de que las entregas se han normalizado, se está muy lejos del número de vacunas que México compró.

De CanSino se contrataron 35 millones de dosis para 35 millones de personas, de las cuales ya llegaron dos millones de dosis que se están envasando en una planta de Querétaro. De Sputnik V se contrataron 24 millones de dosis para 12 millones de personas. y el día de ayer llegaron las primeras 200 mil. De AstraZeneca-India, del Instituto Serum, se contrataron dos millones de dosis para un millón de personas, de las que ya llegaron a México 870 mil y se  espera un segundo embarque en los próximos días.

Por último, de Sinovac se adquirieron 10 millones de vacunas para cinco millones de personas, de las cuales llegaron 200 mil dosis el día sábado 20 de febrero.

Todas las vacunas adquiridas dan un gran total firmado, pactado y pagados los anticipos de 234.33 millones de dosis para 134.66 millones de personas; tan solo esta semana se recibieron 911 mil 875 dosis. Hasta ahora se han recibido tres millones 39 mil 625 vacunas.

Sobre el tema del COVAX y la falta de entrega de vacunas, el presidente López Obrador llamó a que la ONU intervenga más para garantizar que todos los países del mundo tengan acceso a las vacunas.

Al referirse al mecanismo, dijo que «no está funcionando» porque, de 80 países que cuentan con la vacuna, como se ha dicho, 10 están concentrando el 80%; enfatizó que hay más de 100 países que no tienen una sola dosis de vacuna, lo que es totalmente injusto. Incluso preguntó dónde está la fraternidad universal.

«De modo que la ONU tiene que intervenir, porque parece un florero, está de adorno y es un acuerdo de todos los gobiernos que se tiene que hacer valer», dijo el mandatario.

Al ser cuestionado sobre las medidas que se han aplicado en los distintos países, específicamente en Argentina y México, AMLO dijo que aunque respetan las políticas que se llevan a cabo en otros países, pues cada pueblo y cada gobierno tiene sus circunstancias, México definió enfrentar la pandemia con responsabilidad y sin medidas coercitivas.

«Acerca de las comparaciones, si se tratara de eso yo podría contestarle, nada más que es hasta de mal gusto, ofrezco disculpa, que a la nación más poderosa del mundo, que tenemos de vecinos (Estados Unidos), les ha ido peor que a nosotros. Lamentamos mucho que esto pase al pueblo estadounidense, que es un pueblo también hermano, pero como que no conviene hacer comparaciones, como que no es un asunto de maniqueísmo».

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, denunció este miércoles que el 75% de las vacunas contra el COVID-19 se han administrado en sólo 10 países, mientras que 130 regiones todavía no han recibido una sola dosis del fármaco.

En una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, Guterres apuntó que la esperanza que ha representado el inicio de la vacunación para derrotar la pandemia del coronavirus, ha recordado que la capacidad científica debe utilizarse en beneficio de todos los habitantes del planeta, ya que nadie estará a salvo hasta que todos estén a salvo.

«En este momento crítico, la mayor prueba moral que encara la comunidad global es la equidad en la distribución de vacunas. Debemos asegurarnos de que todo el mundo, en todas partes, pueda vacunarse lo antes posible», dijo el Secretario General de la ONU, al lamentar que, pese a ello, el progreso en la vacunación haya sido «tremendamente desigual e injusto».

El líder de la ONU también pidió su «alto al fuego» para aliviar el sufrimiento, crear un espacio para la diplomacia y permitir el acceso humanitario, incluida la entrega de vacunas en todo el mundo.

Además, propuso el establecimiento de un Grupo de Trabajo de Emergencia que impulse y coordine la lucha contra la pandemia a nivel mundial. De hecho, apuntó que el G20 podría encargarse de esta tarea que, además de la formación del grupo como tal, conllevaría a la elaboración de un Plan Mundial de Vacunación para reunir a todos los actores con poder, experiencia científica y capacidades financieras y de producción.

El plan, tal y como explicó, debería incluir a todos los países con capacidad de desarrollar o producir vacunas si se contara con las licencias para hacerlo. Para orquestar la implementación y financiamiento del plan, el Grupo de Trabajo actuaría en colaboración con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos e instituciones relevantes.

«El grupo de trabajo tendría la capacidad de movilizar a las empresas farmacéuticas y a los actores clave de la industria y la logística. Estoy dispuesto a impulsar a todo el sistema de las Naciones Unidas en apoyo de este esfuerzo», añadió Guterres.

Destacó el trabajo que se puede hacer cuando el mundo se une, y como ejemplo mencionó el mecanismo COVAX, que busca garantizar la llegada de las vacunas a los países de ingresos bajos y medios. «Juntos, podemos garantizar un suministro suficiente, una distribución justa y confianza en las vacunas. Podemos vencer esta enfermedad. Y podemos hacer que nuestras economías vuelvan a funcionar».

Tal como lo adelantó ayer en la conferencia matutina de Palacio Nacional, en su intervención, el canciller Marcelo Ebrard,  aseguró que el mecanismo COVAX ha resultado insuficiente hasta ahora, pues no se han distribuido vacunas a través de éste.

«Instamos a los países a evitar el acaparamiento de vacunas, y a acelerar las primeras etapas de las entregas de COVAX, privilegiar la distribución a los países de menos recursos», pues dijo que de mantenerse la actual tendencia, algunos países no podrán acceder a la vacuna hasta mediados de 2023.

Coincidió con lo expuesto por Guterres, ya que dijo que las primeras dosis de vacunas se concentran en solo 10 países.

«Nunca habíamos visto una división tan profunda que afectase a tantos en tan poco tiempo», dijo el canciller, por lo que urgió a revertir la injusticia que se está cometiendo.

Solicitó a los gobiernos evitar los mecanismos que impidan la distribución de las vacunas, y que se fortalezcan las cadenas de suministros que promuevan y garanticen el acceso al fármaco.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, informó que ayer, en el primer día de la etapa de vacunación a adultos mayores, se aplicaron 87 mil 472 vacunas de AstraZeneca en 144 municipios del país, distribuidos en 30 estados de la República.

Explicó que la vacunación comenzó en zonas rurales porque, en comparación con las zonas metropolitanas, la letalidad es superior a causa de la desigualdad social.

“El rendimiento de la vacuna contra COVID-19 debe ser orientado a donde existe mayor necesidad por el riesgo de complicaciones”, apuntó el subsecretario, contestando así a quienes han criticado el orden de vacunación que el gobierno federal ha implementado.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que el Plan Nacional de Vacunación avanza y no se detendrá, ya que dijo, se ha garantizado que que constantemente llegarán lotes de vacunas al país, además de que producirán en México algunos lotes, como las de AstraZeneca y CanSino.

Detalló que hoy arribará un embarque de casi 500 mil dosis de la vacuna de Pfizer, las cuales servirán para la segunda aplicación a quienes ya recibieron la primera, específicamente personal de salud. Sobre el contrato con Pfizer, explicó que se acordó que cada martes lleguen vacunas a México.

“La mayor parte es para segundas dosis y para terminar de vacunar al personal médico que está en hospitales COVID. Sería la aplicación para 200 mil nuevos trabajadores de salud que no han sido vacunados”, precisó el mandatario.

Adicional informó que el próximo lunes 22 de febrero se cerrará el acuerdo para importar un millón de dosis de la vacuna china Sinovac, misma que «queremos también aplicarla a maestros para el regreso a clases, estamos también preparando eso, en estados con semáforo verde, por ejemplo, en el caso de Chiapas, y en estados que vayan bajando en intensidad en cuanto a la pandemia y estén en amarillo».

El jefe del Ejecutivo reafirmó su postura para que no haya acaparamiento internacional de las vacunas y se distribuyan con equidad entre los países.

Y es que López Obrador recordó que México tuvo una interrupción en el suministro de la vacuna de Pfizer, pues la planta de que se están mandando a México es la de Bélgica, pese a la cercanía que hay con plantas en Estados Unidos; criticó que la producción en Estados Unidos de Pfizer esté permitida solo para su uso en ese país.

«Son de las cosas que queremos ver en la ONU», dijo López Obrador. «Que no haya acaparamiento en las vacunas, que haya un principio de igualdad», concluyó.

Sobre el tema, fue el canciller Marcelo Ebrard quien indicó que México expondrá ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (ONU) su preocupación en torno al acceso no equitativo a las vacunas contra el COVID-19 a nivel mundial.

El titular de la SRE dijo que mañana miércoles planteará la temática de México y América Latina sobre la «desigualdad» de acceso ante el Consejo de Seguridad de la ONU, en el que México se encuentra.

«¿Cómo los países que producen (vacunas) tienen tasas de vacunación muy altas y América Latina y el Caribe mucho menores?», cuestionó Ebrard al participar en la conferencia matutina. «Mañana (miércoles) lo vamos a plantear en el Consejo de Seguridad, porque no es justo», añadió.

Miriam Esther Veras Godoy, directora del Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia (Censia), quien encabezaba el Programa de Vacunación Universal, presentó este domingo su renuncia, a solo tres semanas de haber iniciado el proceso de vacunación contra la Covid-19.

Según versiones recogidas por medios nacionales, su renuncia se derivó al no estar de acuerdo con la forma en que se realiza la vacunación contra el virus SARS-CoV-2, aunque la Secretaría de Salud se limitó a decir que la renuncia fue presentada por la funcionaria por razones personales.

Ricardo Alcalá, titular de la Dirección General de Promoción de la Salud, y quien encabezó la noche de ayer la conferencia vespertina, negó que la renuncia de Veras Godoy vaya a afectar la estrategia de vacunación que se ha establecido.

«No deja un hoyo, simplemente la doctora Veras Godoy toma esta decisión y seguiremos caminando con un operativo que tiene grandes retos, los cuales los estamos enfrentando y vamos a cumplir todas las metas que tenemos trazadas», sostuvo el funcionario federal.

Incluso dijo que la atención del coronavirus no tiene los mismos mecanismos que el Programa de Vacunación Universal, sino que en el plan de vacunación contra la Covid-19 hay otras instituciones participando.

Sobre el tema de la vacunación, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador informó que aceptó reducir el número de dosis que Pfizer-BioNTech entregará a México como parte de los contratos firmados, esto luego de una propuesta que hiciera la ONU, para destinar dichas vacunas a países pobres y así evitar también el acaparamiento de las mismas.

«La ONU le ha pedido a Pfizer que baje sus entregas a los países en los que se tiene contrato, como es el caso nuestro, los países europeos, para que se disponga una cantidad de vacunas a la ONU y que no haya acaparamiento, y que la ONU también ponga esas vacunas a disposición de países más pobres. Nosotros estuvimos de acuerdo con eso, que nos bajen y luego nos repongan lo que nos corresponde», dijo AMLO.

Pese a la disminución de dosis, el mandatario indicó que no cambiará el plan de vacunación que se tiene en México; informó que para que el plan de vacunación siga adelante, ya se están buscando otras vacunas, como la de CanSino, la rusa Sputnik V y la de AstraZeneca-Oxford, a fin de tener las vacunas suficientes para inmunizar a todos los mexicanos.

Explicó que a diferencia de lo que está pasando en el mundo, y las denuncias que se han hecho, en México se están aplicando todas las vacunas que se van recibiendo, y no se ha optado por tener una reserva de las mismas «congeladas», como está pasando en algunos países europeos.

Al respecto, Ricardo Cortés informó que más de la mitad de las entidades federativas del país han aplicado 95% de las dosis de vacunas, recibidas hasta el 12 de enero.

Detalló que en total se han vacunado 468 mil 708 profesionales de la salud, de los cuales tres mil 434 cuentan con su esquema completo; es decir, de las dos dosis con 21 días de diferencia entre una y otra.

Cortés Alcalá explicó que del total de vacunas enviadas por la farmacéutica Pfizer-BioNTech a nuestro país, hasta el momento se ha utilizado 100% de los primeros cuatro cargamentos recibidos los días 23, 26 y 30 de diciembre y del 5 de enero, así como 82% de las dosis que arribaron el 12 de enero.

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, dijo hoy que la expansión del rol de las fuerzas armadas en México ha tenido un impacto negativo en los derechos humanos y reveló que ha pedido al gobierno que dé marcha atrás en esta estrategia.

El entorno de seguridad se ha deteriorado en nuestro país por la proliferación del crimen organizado, el aumento del tráfico ilícito de droga y la alta incidencia de asesinatos de activistas, periodistas y mujeres.

La alta comisionada enfatizó que ha pedido al gobierno de México que reconsidere sus decisiones en relación con las fuerzas armadas ya que actualmente no se ajustan a las normas internacionales.

Sostuvo que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) «se ha caracterizado por un aumento en la atribución de poderes a las fuerzas armadas, incluyendo en asuntos de seguridad interna mediante la creación de la Guardia Nacional».

Como parte de la misma estrategia, agregó, se han ampliado las competencias de la Secretaría de la Defensa Nacional, aumentando su presupuesto y sus tareas en el desarrollo de infraestructura pública.

«Al haber sido yo misma ministra de Defensa (en Chile) entiendo que las fuerzas armadas pueden tener un rol importante en muchos asuntos, como por ejemplo en la respuesta a epidemias porque son muy buenas en logística e infraestructuras, pero tienen que ser guiadas por civiles. Son los políticos quienes tienen que dar las órdenes», recalcó Bachelet.

En una rueda de prensa en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos, que se celebra cada 10 de diciembre, la alta comisionada también externó su preocupación por el gran número de periodistas asesinados o que han sufrido ataques en México.

Los primeros han llegado a veinte en lo que va del año, mientras que los periodistas agredidos o acosados se elevan a 224 en el mismo periodo, según las cifras reportadas a la ONU. Un total de 138 reporteros han muerto de forma violenta en la última década.

«Llamamos a que se tomen medidas para investigar y castigar estos ataques. La prevención y la protección es lo más importante para la libertad de expresión», recalcó Bachelet, quien sostuvo que su preocupación en torno a la inseguridad en la que trabajan los periodistas se extiende a los líderes sociales.

Como aspecto positivo, la alta comisionada mencionó que México haya aceptado la competencia del Comité de la ONU sobre Desapariciones Forzadas, lo que permitirá a las víctimas de este crimen, a sus familiares o representantes en caso de que sigan desaparecidos, denunciar sus casos ante dicha instancia.

«Creo que se trata de un paso muy importante para las familias y las víctimas. Les permite acceder a un mecanismo de protección internacional. Cuando fui a México me reuní con las madres de algunos desaparecidos y para ellas éste será un paso muy importante», recalcó.

El gobierno de Ciudad de México justificó este lunes otorgar el contrato de la modernización de la línea 1 del metro al consorcio de la empresa CRRC Zhuzhou Locomotive, subsidiaria de China Railway, que tiene una historia polémica en el país.

En rueda de prensa, el gobierno capitalino confirmó que pagará 37,374 millones de pesos a CRRC en un plazo de 19 años, un 3.5% por debajo de lo autorizado por el Congreso local de 38,734 millones de pesos.

En cambio, la española Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) presentó un presupuesto de 54,122 millones de pesos, por lo que desistió, señaló Florencia Serranía, directora del Sistema de Transporte Colectivo (STC).

«La empresa española, desgraciadamente, no pudo competir porque sus montos fueron muy altos», expresó Serranía.

La explicación del gobierno llega después de que el viernes se diera a conocer que asignó el contrato al consorcio liderado por CRRC, con la participación de la española Coalvi y la francesa Thales, para modernizar la línea 1 del metro de Ciudad de México.

Recordemos que CRRC, que también ha mostrado interés en el Tren Maya, ha protagonizado polémicas con el gobierno federal en el pasado, por la cancelación del tren México-Querétaro durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

En 2014, México revocó la licitación otorgada a China Railway un día antes de revelarse que la entonces esposa de Peña Nieto, Angélica Rivera, había comprado una mansión a Grupo Higa, contratista del gobierno con participación en la firma Teya, socia local de CRCC.

La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), que también ha acompañado las licitaciones del Tren Maya, defendió este lunes la adjudicación del contrato.

«Hemos obtenido dos oferentes, y eso lo puedo decir con absoluto conocimiento, ambos de altísima calidad, cualquier persona que revise las dos ofertas propuestas observará que la calidad de las ofertas realmente son ajustadas a lo que el Metro necesitaba», aseveró Marcelo Pérez, asesor en financiamiento de infraestructura de la UNOPS.

En el plan de modernización, por el que se adjudicó el contrato, se contempla añadir 30 trenes «más grandes y modernos» de 2020 a 2024, rehabilitar las vías y los sistemas eléctricos, y aumentar la frecuencia de 30 a 36 trenes por hora.

La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, negó que se privatice al aclarar que el contrato es una obra pública financiada.

«La operación del Metro es pública y siempre va a ser pública y lo que estamos haciendo, por ser una obra de muchos recursos económicos, es financiarla como se hace en otros países del mundo, este financiamiento no es con deuda pública, sino es un financiamiento que otorgan los privados», precisó.

Las concentraciones de gases de efecto invernadero subieron a un nuevo récord en 2019 y volvieron a aumentar este año a pesar de una esperada caída en las emisiones debido a los confinamientos que hubo en casi todo el mundo para frenar la propagación del Covid-19.

Y es que muchos científicos esperan la mayor caída anual en las emisiones de carbono en generaciones este año, ya que las medidas para contener el coronavirus han dejado en tierra aviones, atracado barcos y mantenido a los viajeros en casa.

Sin embargo, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) describió la caída proyectada como una «pequeña irregularidad», y dijo que el impacto resultante en las concentraciones de dióxido de carbono que contribuyen al calentamiento global no sería mayor que las fluctuaciones anuales normales.

«En el corto plazo, el impacto de los confinamientos por el Covid-19 no se puede distinguir de la variabilidad natural», dijo en su reporte de gases de efecto invernadero.

El informe anual publicado por la agencia de la ONU mide la concentración atmosférica de los gases (dióxido de carbono, metano y óxido nitroso) que están calentando nuestro planeta y provocando eventos climáticos extremos.

Los niveles de dióxido de carbono, un producto de la quema de combustibles fósiles que es el mayor contribuyente al calentamiento global, alcanzaron un nuevo récord de 410.5 partes por millón en 2019, dijo. Dicho aumento anual es mayor que el del año anterior y supera el promedio de la última década.

Al igual que otros organismos científicos, la OMM dijo que espera que las emisiones globales anuales de carbono caigan este año debido a las medidas contra el Covid-19, y aventuró una estimación preliminar de entre 4.2 y 7.5 por ciento.

Tal caída no causaría que el dióxido de carbono atmosférico disminuya, pero ralentizaría la tasa de aumento temporalmente en una escala que cae dentro de las variaciones normales, dijo.

El secretario general de la OMM, Petteri Taalas, explicó que las cuarentenas masivas pueden haber disminuido la emisión de agentes contaminantes y gases invernaderos como el CO2, pero no han tenido ningún impacto significativo en su concentración en la atmósfera.

Taalas recordó que desde 1990 el forzamiento radiativo (diferencia entre la insolación absorbida por la Tierra y la energía que ésta irradia de vuelta al espacio) ha aumentado un 45%, reforzando el calentamiento del planeta.

Todos los gases de efecto invernadero tienen un periodo prolongado de vida, pero el CO2 que representa el 80% del total, es el que más dura. Alertó que puede quedarse cientos de años en la atmósfera y más tiempo en el océano.

«La última vez que la Tierra experimentó una concentración de CO2 comparable fue de 3 a 5 millones de años atrás, cuando la temperatura era de 2 a 3 grados centígrados más y el nivel del mar de 10 a 20 centímetros más elevado, pero en ese entonces no tenía 7,700 millones de habitantes», comentó Taalas.

El científico y responsable de la OMM dijo que estos resultados son principalmente consecuencia del uso de combustibles fósiles, entre los cuales se está observando una ligera disminución del carbón, pero un aumento del consumo de petróleo y gas.

A preguntas relacionadas con las expectativas que genera en el área del cambio climático la próxima llegada del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, a La Casa Blanca, Taalas recordó que éste ha ofrecido «invertir un par de billones en tecnologías limpias».

Si esto sucede, agregó, no sólo será positivo por el hecho en sí, sino también por la motivación que puede ser para otros países. Sobre la Administración de Donald Trump, comentó que a pesar de su mala imagen en lo relativo al medio ambiente EEUU ha cumplido buena parte de los compromisos del Acuerdo de París de 2015, del que Trump retiró a su país.

Foto: @NoticiasONU

El director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) entró en cuarentena después de ser identificado como contacto de una persona que dio positivo en Covid-19.

Tedros Adhanom Ghebreyesus tuiteó ayer por la noche que se encontraba «bien y sin síntomas», pero que haría cuarentena «los próximos días, en línea con los protocolos de la OMS, y trabajaré desde casa».

La agencia de salud de Naciones Unidas aclaró el hecho del aislamiento de Tedros, señalando que «en contra de algunos reportes incorrectos», él no había dado positivo, sino que fue identificado como contacto de una persona que sí dio positivo. El tuit no identificó a la persona infectada.

La agencia de la ONU tiene su sede en Ginebra, donde los casos están subiendo y el domingo se anunciaron nuevas restricciones para frenar los contagios. En los últimos días se han registrado más de 1,000 nuevos casos diarios en una zona de unos 500,000 habitantes.

En las conferencias celebradas dos veces a la semana por la OMS, el director y otros líderes han optado en general por no llevar mascarilla, insistiendo en que tomaron otras precauciones como la sana distancia y asegurar una buena circulación el aire en la gran sala donde se celebran las conferencias.

Recordemos que la OMS coordina la lucha mundial contra la pandemia de coronavirus, no sólo en el ámbito de la prevención del contagio y su puesta bajo control, sino también en lo relativo a los esfuerzos internacionales para encontrar un tratamiento y una vacuna contra la enfermedad.

Los casos globales confirmados de Covid-19 en el mundo ascienden actualmente a 46 millones y los fallecidos, suman 1,185 millones, con la pandemia centrada actualmente en Europa y Estados Unidos.

Desde principios de año Tedros se ha mantenido al frente de los esfuerzos de la OMS por guiar a los países hacia el control de la pandemia, y ha participado en innumerable reuniones de carácter científico y político, a través de diversos encuentros virtuales con ministros de Sanidad de todo el mundo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó este jueves la firma de un acuerdo de equivalencia para que pueda adquirir medicamentos en todo el mundo a través de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS). Señalaron que dicho acuerdo busca acabar con el desabasto de medicinas que hay en el país.

Así, el gobierno federal estará comprando 384 claves de medicamentos equivalentes a 32,000 millones de pesos. Entre los medicamentos se encuentran los oncológicos y los antirretrovirales para atender a pacientes con VIH.

«Ya se tiene el primer pedido de las medicinas, se va a hacer cargo la ONU, en particular la UNOPS, de la adquisición, va a ser una licitación abierta, mundial, transparente y se revolvió dar un anticipo a la ONU», dijo López Obrador en su conferencia matutina.

Y aunque se reconoció el desabasto que hay, AMLO aseguró que es un «problema de tiempo atrás». Acusó a las administraciones anteriores de haber permitido el tráfico de influencias ya que 10 empresas, entre farmacéuticas y distribuidoras de medicamentos, «acaparaban todo» el mercado, con beneficios de cerca de 100,000 millones de pesos.

Dijo que no estuvieron exentos algunos políticos de éstas prácticas. «Tenían hasta representantes al interior del gobierno que los defendían, al grado de que nos llevó muchísimo tiempo enfrentar esas resistencias al interior del mismo gobierno».

Sobre los recurso que se utilizarán para las compras, AMLO recordó que este año hubo un incremento de 40,000 millones de pesos en el presupuesto de salud pública, que se mantendrá en 2021 con un aumento de 9% en términos reales.

Por su parte Arturo Herrera, titular de la Secretaría de Hacienda, indicó que parte de los recursos también saldrán del Fondo de Salud para el Bienestar, que la Cámara de Diputados aprobó ayer que el gobierno disponga cerca de 33,000 millones de pesos.

Herrera enfatizó que los medicamentos se distribuirán al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi), el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

En su intervención, el consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, señaló que el nuevo acuerdo amplía los acuerdos de equivalencia que México ya tiene con Australia, Suiza, Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea (UE). «Lo que se va a firmar hoy es que se abre estos acuerdos de equivalencia con prácticamente todos los países y que lo que se hace es se reducen los plazos y se simplifican todos los requerimientos».

El acuerdo también permitirá a México acceder a los 27 medicamentos del Fondo Estratégico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y su Fondo Rotatorio de Vacunas. Este fondo incluye la vacuna contra el Covid-19 con las más de 51 millones de dosis que México ya apartó para el 20% de su población, indicó Cristian Morales, representante de la OPS en México.

Se detalló que las primeras compras de patentes de medicamentes se harán en diciembre próximo para garantizar el abasto a partir de abril del próximo año.