Tag

ONU

Browsing

El Kremlin afirmó este lunes que no existen condiciones para una reunión entre el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y su homólogo ucraniano, Volodímir Zelenski, después de que Turquía reiterara la disposición a acoger ese encuentro.

«Ahora no se dan las condiciones necesarias para la reunión mencionada por el señor (Recep Tayyip) Erdogan», dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

El mandatario turco dijo la semana pasada que había recordado a su par ruso durante una reunión entre ambos en Sochi que Ankara estaba dispuesta a acoger una cumbre entre Putin y Zelenski para resolver el conflicto ruso-ucraniano en la mesa de negociaciones.

Peskov indicó hoy que esa reunión sería posible solo después de que las delegaciones de las partes «hagan sus deberes» para preparar el encuentro.

El portavoz del Kremlin aseguró que actualmente la parte ucraniana «ha desaparecido de los radares» y el proceso de negociación se ha detenido, por lo que «la operación militar especial continúa hasta que se alcancen sus objetivos».

Kiev dijo previamente que si Moscú organiza referéndum en territorios ucranianos bajo su control para unirlos a Rusia, «cerrará toda posibilidad de negociaciones con Ucrania».

Adicional, el Kremlin informó que Putin no tiene previsto acudir presencialmente ni intervenir por videoconferencia en la próxima sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, prevista para septiembre.

«No. No hay planes de viajar o intervenir», ha señalado el portavoz a la agencia rusa de noticias TASS cuando fue consultado sobre este asunto.

Más tarde, el portal oficial del Gobierno ruso publicó un comunicado en el que recoge que el ministro de Asuntos Exteriores, Sergei Lavrov, será el encargado de liderar la delegación rusa en la cita.

Junto a Lavrov, la delegación estará formada por el viceministro de Exteriores, Serfei Vershinin; el presidente del Comité del Consejo de la Federación sobre Asuntos Internacionales, Gregori Karasin; el representante permanente de Rusia ante la ONU, Vasily Nebenzia, y el presidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma Estatal, Leonid Slutski.

Asimismo, acudirá un grupo de asesores de departamentos del Ministerio de Exteriores relacionados con la cooperación humanitaria, la no proliferación de armas, sectores jurídicos o especializados en nuevas amenazas.

Y mientras el Kremlin sierra las puertas en estos dos frentes, el Pentágono de Estados Unidos informó que cerca de 80,000 militares rusos murieron o resultaron heridos en Ucrania desde que comenzó la guerra a finales de febrero.

«Los rusos probablemente han sufrido entre 70 y 80,000 bajas en menos de seis meses», dijo el subsecretario de Defensa, Colin Kahl.

Kahl también aseguró que las fuerzas rusas han perdido «3,000 o 4,000» vehículos blindados y podrían estar agotando los misiles guiados de precisión disponibles, incluidos los de aire-tierra y los de mar-tierra, después de haber disparado a una gran cantidad de blancos en Ucrania desde el comienzo de la invasión el 24 de febrero.

Esas pérdidas son «bastante considerables teniendo en cuenta que los rusos no lograron ninguno de los objetivos de Vladimir Putin al comienzo de la guerra», declaró a los periodistas.

Añadió que el hecho de que las tropas rusas usen menos misiles guiados de precisión y de mayor alcance es un indicador de que sus suministros han caído cerca de lo que se necesita mantener en reserva para «otras contingencias».

Kahl reconoció que los ucranianos también han registrado bajas significativas en el campo de batalla, pero no dio cifras. Sin embargo, Ucrania informó de al menos 10,000 muertos y 30,000 heridos en sus tropas.

Según una fuente militar que pidió el anonimato, el ejército ucraniano, que contaba con 170,000 soldados activos y 100,000 reservistas al comienzo de la guerra el 24 de febrero se ha reforzado hasta alcanzar entre 300,000 y 350,000 militares.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó esta mañana su propuesta de hacer una tregua de paz, que invite a todos los países del mundo a dejar los conflictos bélicos para que, al menos durante cinco años, los gobiernos puedan enfrentar la crisis que inició con la pandemia de COVID-19 y que se agudizó con la guerra entre Rusia y Ucrania.

“Hay que parar la guerra mediante un acuerdo de pacificación de Rusia y Ucrania y, al mismo tiempo, llegar a un acuerdo entre las naciones, sobre todo un acuerdo que suscriba principalmente Rusia, China y Estados Unidos para que (…) nos podamos dedicar a enfrentar la crisis que afecta a miles de millones de seres humanos que pierden la vida, son desplazados, son afectados por crisis económicas porque se afecta el suministro de alimentos porque se detiene el comercio, la creación de empleos, se empobrece más al pueblo”, explicó el mandatario al ser consultado sobre el tema.

López Obrador reconoció, pese al discurso ambiguo que ha manejado en las últimas semanas, que la guerra de Rusia y Ucrania si afecta a todos, incluido México, pues hay personas que están siendo afectadas por la guerra, se pierden vidas, hay desplazados, se afecta el suministro de alimentos, se detiene el comercio y la creación de empleos.

Al preguntarle si la propuesta la enviará a la ONU o si ya habló con el representante de México ante Naciones Unidas, Juan Ramón de la Fuente, el presidente señaló que lo que le falta es sugerir quién podría liderar los «esfuerzos de paz».

“Siento que corresponde Naciones Unidas y el secretario general (António Guterres) debe de participar. Yo propondría a tres personas con este propósito: al presidente de la India, Narendra Damodardas Modi, mejor aceptado en su pueblo y entiendo que lleva buenas relaciones con China y con Rusia y también con Estados Unidos; el tercer personaje que propondría, sería el papa Francisco», sostuvo López Obrador.

Finalmente, dijo, que todos los gobiernos del mundo deben dedicarse a atender las necesidades de sus pueblos.

Rusia y Ucrania alcanzaron este viernes acuerdos con Turquía y la ONU para desbloquear la exportación de granos a través del mar Negro y aliviar la grave crisis alimentaria mundial, un avance diplomático después de cinco meses de la invasión rusa.

Tras varias rondas de negociaciones, las delegaciones rusas y ucranianas firmaron en Estambul dos textos idénticos pero separados, ya que Ucrania se negó a rubricar ningún documento con Rusia.

Antes de que se firmaran los documentos, el consejero presidencial ucraniano Mijailo Podoliak señaló que ambas partes firmarían «acuerdos espejos». «Firmamos un acuerdo con Turquía y la ONU y nos comprometemos con ellos. Rusia firmará un acuerdo espejo» con esas dos partes, afirmó Podoliak en Twitter.

El pacto, negociado desde abril bajo la dirección de la ONU y de Turquía, establece «corredores seguros» para que los barcos ucranianos puedan entrar y salir de tres puertos del mar Negro, tanto en la ciudad de Odesa como en sus alrededores.

Ambas partes se comprometieron además «a no atacar» los buques de sus adversarios, según un funcionario de la ONU.

«Hoy hay un rayo en el mar Negro: un rayo de esperanza, un rayo de posibilidad, un rayo de alivio», reaccionó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, durante la ceremonia en el Palacio de Dolmabahçe, en el estrecho del Bósforo.

El acuerdo «aliviará a los países en desarrollo al borde de la bancarrota y a las personas más vulnerables al borde de la hambruna», dijo. Ahora, «deberá aplicarse en su totalidad» lo acordado.

Se trata del primer pacto importante sellado por ambas partes desde que Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero. El conflicto, que ya ha desplazado a millones de personas y dejado miles de muertos, se libra entre dos de los mayores productores de cereales del mundo.

Cerca de 25 millones de toneladas de trigo y otros cereales están actualmente bloqueados en los puertos de la región de Odesa por la presencia de buques de guerra rusos y de minas, colocadas por Kiev, para defender su costa.

Antes de sellar el acuerdo, Kiev había advertido que cualquier infracción de Moscú al documento y cualquier incursión en los puertos ucranianos tendría una «respuesta militar» inmediata. Turquía se ofreció para ayudar a desminar las aguas del mar Negro para facilitar la exportación de granos.

Los diplomáticos esperan que el grano pueda empezar a exportarse a mediados de agosto. Según el ministro de Defensa ruso, el acuerdo podría aplicarse «en los próximos días».

Naciones Unidas estimó que la población mundial alcanzará los 8,000 millones el próximo 15 de noviembre y que India sustituirá a China como el país más poblado del mundo el próximo año.

En un reporte publicado en el Día Mundial de la Población, la ONU dijo que la población mundial creció menos del 1% en 2020 por primera vez desde 1950.

De acuerdo con sus últimas proyecciones, la población mundial podría crecer hasta los 8,500 millones en 2030, hasta 9,700 millones en 2050 y alcanzar un pico de 10,400 millones durante la década de 2080. Después, la cifra se mantendría en ese nivel hasta 2100.

El reporte sostiene que más de la mitad del incremento previsto hasta 2050 se concentrará en apenas ocho naciones: Congo, Egipto, Etiopía, India, Nigeria, Pakistán, Filipinas y Tanzania.

El informe, «Perspectivas de la Población Mundial 2022», señala que en la actualidad hay 7,942 millones de habitantes en la Tierra y pronostica que los 8,000 millones se alcancen a mediados de noviembre de este año.

John Wilmoth, director de la División de Población de la ONU, dijo que la fecha en la que la proyección de la entidad cruza esa barrera es el 15 de noviembre, pero señaló que «no aseguramos que esa sea la fecha real… y creemos que la incertidumbre es de al menos más o menos un año».

Sin embargo, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, calificó 2022 como un año histórico con el nacimiento del habitante 8,000 millones de la Tierra.

«Esta es una ocasión para celebrar nuestra diversidad, reconocer nuestra humanidad común y maravillarnos con los avances en salud que han ampliado la esperanza de vida y reducido drásticamente las tasas de mortalidad materna e infantil», apuntó Guterres en un comunicado. «Al mismo tiempo, es un recordatorio de nuestra responsabilidad compartida de cuidar nuestro planeta y un momento para reflexionar sobre dónde seguimos sin cumplir nuestros compromisos mutuos».

El reporte proyecta que el próximo año India, que tiene una población actual de 1,412 millones, superará a China, que cuenta con 1,426 millones de habitantes, pero Wilmoth apuntó que hay más incertidumbre sobre esa fecha que sobre la del récord de habitantes.

Wilmoth apuntó que la ONU adelantó la fecha desde 2027, especialmente como resultado del censo de China en 2020. India tenía previsto elaborar el suyo en 2021, pero lo demoró por la pandemia. Naciones Unidas revisará su proyección cuando se conozcan esos datos.

Según la previsión de Naciones Unidas, en 2050 Estados Unidos seguirá siendo el tercer país más poblado del mundo. Se espera que Nigeria sea el cuarto, seguido de Pakistán, Indonesia, Brasil, Congo, Etiopía y Bangladesh. Rusia y México, que están entre los 10 más poblados en 2022, perderían su noveno y 10mo puesto en 2050.

Por otra parte, el informe señaló que la esperanza de vida global mejoró en casi 9 años desde 1990, a 72.8 años para los bebés nacidos en 2019, y se espera que alcance los 77.2 años en 2050, a medida que la tasa de mortalidad sigue reduciéndose.

María Luisa Albores González, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), entregó a la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, la denuncia por el desastre ambiental causado en nuestro país por la empresa Calica, filial de Vulcan Materials.

A través de sus redes sociales, la funcionaria indicó que los daños causados por Calica son en el estado de Quintana Roo.

«El territorio es de [email protected] [email protected], cuidarlo es nuestra responsabilidad. Venimos a defender la naturaleza y nuestra soberanía», apuntó Albores González.

Recordemos que el pasado 16 de junio, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que aunque no se descarta llegar a un acuerdo con la empresa para detener la extracción de minerales en Quintana Roo, ya se analizaba presentar denuncias ante la ONU y ante las bolsas de valores donde cotiza la firma.

«Esto es un agravio, una destrucción al territorio, un desastre ambiental, ecológico. (…) Que ya no sigan extrayendo material, que no lo usen como banco de material porque se llevan ese material a Estados Unidos”, dijo el presidente al referir el «desastre ecológico» que ha generado en Quintana Roo.

En ese momento el mandatario detalló que se buscaba alcanzar un convenio a través del diálogo y el entendimiento, incluso al no descartar que el gobierno federal adquiriera los terrenos de la compañía a precio de avalúo, para convertirlos en un parque turístico.

“Nosotros veríamos si declaramos reserva natural protegida con el uso de algunas zonas con propósitos turísticos, pero no podemos de ninguna manera permitir que se siga destruyendo el medio ambiente”, insistió el presidente.

A inicios de mayo pasado, la Semarnat informó sobre la clausura temporal de las actividades de Calica, resultado de una visita al predio La Rosita por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), en donde se descubrió la existencia de probables daños y deterioros graves a los ecosistemas.

Con la ratificación por parte de Dominica, toda la región de América Latina y el Caribe se ha sumado ya al Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares, según informó hoy en Viena la CTBTO, el organismo de la ONU que gestiona e impulsa ese acuerdo.

Según La organización, con la adhesión el pasado día 30 de la pequeña isla caribeña son ya 173 países en todo el mundo, de los 193 miembros de Naciones Unidas, que han ratificado ya el acuerdo, entre ellos los 33 de América Latina y el Caribe.

Esta ratificación «demuestra el liderazgo ejemplar de la región en la no proliferación nuclear y el desarme», aseguró Robert Floyd, secretario ejecutivo de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (CTBTO).

América Latina y el Caribe se convirtió en la primera zona libre de armas nucleares del mundo con la firma del Tratado de Tlatelolco, en México el 14 de febrero de 1967, y que entró en vigor dos años después.

Ese acuerdo prohibió el ensayo, fabricación, producción, almacenamiento o adquisición de armas nucleares en toda la región, y garantiza el uso de la energía atómica exclusivamente para fines pacíficos.

Recordemos que para entrar en vigor, el Tratado debe ser ratificado por 44 Estados, para lo cual aún se requieren ocho ratificaciones.

China, Israel o Estados Unidos, que tienen armas nucleares, lo han firmado pero no ratificado. Tampoco lo han ratificado Egipto o Irán, y otros tres países con arsenal atómico, Corea del Norte, India y Pakistán, ni siquiera lo han firmado.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que aunque no se descarta llegar a un acuerdo con Calica, filial de Vulcan Materials, SAC-TUN, para detener la extracción de minerales en Quintana Roo, ya se analiza el presentar denuncias ante la ONU y las bolsas de valores donde cotiza, por el desastre ecológico que ha generado en Quintana Roo.

“Esto es un agravio, una destrucción al territorio, un desastre ambiental, ecológico. (…) Que ya no sigan extrayendo material, que no lo usen como banco de material porque se llevan ese material a Estados Unidos”, dijo el presidente al abordar el tema en su mañanera.

Explicó que aunque se busca alcanzar un convenio a través del diálogo y el entendimiento, la posición del gobierno es firma en que no se permitirá más extracción de material en el sitio, por lo que trabaja en fundamentar esta petición, siempre en el marco legal.

“Vamos a hacer denuncias en la ONU, porque incluso estoy pensando también en hacer una notificación a las bolsas de valores donde cotiza la empresa, porque todos tenemos que cuidar el medio ambiente, de verdad”, añadió López Obrador.

AMLO tampoco descartó que la federación compre los terrenos de la compañía a precio de avalúo, para convertirlos en un parque turístico.

“Nosotros veríamos si declaramos reserva natural protegida con el uso de algunas zonas con propósitos turísticos, pero no podemos de ninguna manera permitir que se siga destruyendo el medio ambiente”, insistió.

China acusó este martes que Estados Unidos, Gran Bretaña y otras potencias extranjeras intentan sabotear sus relaciones internacionales orquestando críticas en torno al viaje de la alta comisionada de Naciones Unidas para los derechos humanos, Michelet Bachelet.

Beijing ha frenado durante mucho tiempo la misión de investigación encabezada por Michelle Bachelet, que se centra en las denuncias de confinamiento masivo, trabajos forzados y medidas de control de natalidad obligatorias impuestas a los miembros de las minorías musulmanas uigur y kazaja, entre otras.

El vocero del Ministerio de Exteriores de China, Wang Wenbin, respondió a las críticas afirmando que «Estados Unidos, Gran Bretaña y otras naciones occidentales han montado repetidamente farsas políticas en torno a la visita a China» de Bachelet.

«Primero han presionado abiertamente y han exigido con firmeza que la alta comisionada visite China y Xinjiang, y realizaron la llamada investigación con presunción de culpabilidad», dijo Wang durante su conferencia de prensa diaria.

Acusó que dichos países se lanzaron y no escatimaron en esfuerzos para perturbar y sabotear la visita, creando condiciones y obstáculos para la misma, agregó el funcionario.

Por otra parte, el ministro de Exteriores de China, Wang Yi, recibió a Bachelet en la ciudad sureña de Guangzhou y le transmitió que Beijing se opone a la «politización» de los derechos humanos y a la imposición de un doble rasero, apuntó el Ministerio de Exteriores.

Es el primer viaje a China de un alto comisionado de la ONU para los derechos humanos desde 2005.

Su visita se centra en las denuncias de abusos contra las minorías musulmanas en la región noroccidental de Xinjiang, pero los grupos de derechos temen que su visita ayude a blanquear los abusos.

Se estima que China encerró a un millón o más miembros de las minorías musulmanas, incluyendo la uigur y la kazaja, en lo que los críticos describen como una campaña para borrar sus distintas identidades culturales. Beijing asegura que no tiene nada que ocultar y da la bienvenida a quienes, sin prejuicios políticos, visiten Xinjiang y vean lo que catalogó como una campaña exitosa para restaurar el orden y la cohesión étnica.

Desde Guangzhou, Bachelet viajará a Kashgar, que en su día fue una parada de la Ruta de la Seda, y Urumqi, la capital de la región de Xinjiang, Tanto la ONU como China ha prohibido que medios extranjeros acompañen a Bachelet y no está claro ni con quién se reunirá ni cuánto acceso tendrá durante la visita.

El Partido Comunista chino no permite la oposición política y limita estrictamente la libertad de expresión, además del derecho de reunión y de expresión religiosa. China es además uno de los cinco miembros permanentes de Consejo de Seguridad de la ONU, lo que le concede derecho a veto, y ha firmado, pero no ratificado, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos administrado por la agencia de Bachelet.

Beijing ha recibido críticas por negarse a condenar la invasión rusa de Ucrania además de por su estricta política de «cero COVID» frente a la pandemia del coronavirus, que ha alterado la vida de decenas de millones de ciudadanos y ha trastocado las cadenas de suministro globales.

La ONU rebajó hoy del 4% al 3.1% su previsión de crecimiento para la economía mundial en 2022, como consecuencia de la guerra en Ucrania, que está agravando el problema de la inflación y amenazando la frágil recuperación de la crisis de la COVID-19.

En una revisión de su informe de perspectivas económicas, Naciones Unidas estima que las principales economías del mundo se verán claramente afectadas por el conflicto y progresarán por debajo de lo esperado: un 2.6% en el caso de Estados Unidos, un 2.7% en la Unión Europea (UE) y un 4.5% en China.

Además, pronostica que la economía de Ucrania se hundirá en 2022 entre el 30% y el 50% como resultado de la guerra y que la de Rusia se contraerá un 10.6% por las duras sanciones que se le han impuesto en respuesta a la invasión del país vecino.

«La guerra en Ucrania, en todas sus dimensiones, está desencadenando una crisis que es también devastadora para los mercados globales de energía, está alterando los sistemas financieros y exacerba las vulnerabilidades extremas para el mundo en desarrollo», señaló en un comunicado el secretario general de la ONU, António Guterres.

Para el conjunto de las economías en vías de desarrollo, el informe calcula un ligero retroceso, hasta un crecimiento del 4.5%, aunque algunas regiones en concreto empeoran más respecto a las estimaciones anteriores, como es el caso de México y Centroamérica, donde se espera un crecimiento del 2.2%, muy lejos del 3.4% que la ONU veía el pasado enero.

Detrás de la ralentización en la economía global está en buena parte el repunte de la inflación, que según Naciones Unidas aumentará este año un 6.7% a escala mundial, más del doble que la media que se vio entre 2010 y 2020 y con un encarecimiento especialmente importante de los alimentos y la energía.

La alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió este martes a las autoridades de México que redoblen los esfuerzos para acabar con la problemática de las desapariciones forzadas, un día después de que se anunciara que nuestro país ha rebasado la cifra de 100,000 desaparecidos desde 1964.

«El flagelo de las desapariciones es una tragedia humana de enormes proporciones», señaló la alta comisionada en un comunicado donde afirmó que «ningún esfuerzo debe escatimarse para poner fin a estas violaciones de derechos humanos y abusos de dimensión extraordinaria».

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos que dirige Bachelet también denunció la «abrumadora tasa de impunidad» en torno a estas desapariciones, ya que sólo en 35 de estos más de 100,000 casos han sido condenados los perpetradores.

Alrededor de una cuarta parte de las personas desaparecidas son mujeres, mientras que aproximadamente una quinta parte tenían menos de 18 años en el momento de su desaparición.

La oficina también recordó que más del 97% de las desapariciones cuya fecha se conoce ocurrieron posteriormente a diciembre de 2006, «cuando México transitó hacia un modelo militarizado de seguridad pública».

Bachelet recordó en su mensaje a las familias de las víctimas, «que han sido clave para organizar y proponer soluciones, así como para lograr avances legales e institucionales encaminados a que se reconozca la magnitud de esta problemática en México».

La alta comisionada, quien visitó México en 2019, recordó en concreto a Rosario Ibarra de Piedra, cuyo hijo desapareció en 1975 y que hasta su muerte el pasado mes de abril ayudó a localizar con vida a 150 personas desaparecidas.

La Oficina de la ONU para los Derechos Humanos reconoció algunos pasos significativos de México para avanzar hacia la solución de las desapariciones, como la creación de comisiones de búsqueda en todos los estados o la fundación del Centro Nacional de Identificación Humano. También reconoce las comisiones para examinar las graves violaciones de derechos humanos ocurridas entre 1965 y 1990, así como la desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en 2014.

La oficina recordó que en 2020 México reconoció la competencia del Comité de la ONU contra las Desapariciones Forzadas, y se convirtió en el primer país en aceptar la visita de expertos de esta institución.

«Esperamos que estos pasos positivos allanen el camino para prevenir más desapariciones, esclarecer el paradero de las personas desaparecidas, mejorar el acceso a la justicia y garantizar los derechos de las víctimas», subrayó Bachelet.

El Consejo de Seguridad de la ONU acordó este viernes su primera declaración oficial sobre Ucrania desde el inicio de la invasión rusa, un texto en el que los quince países respaldan las labores de mediación del jefe de Naciones Unidas, António Guterres.

El breve documento, resultado de una iniciativa de México y Noruega, fue aprobado por unanimidad, es decir, con el apoyo de Rusia, en una reunión convocada de último momento.

En él texto, los 15 países del Consejo de Seguridad expresan su «profunda preocupación» por la situación en Ucrania y recuerdan que todos los países de la ONU tienen la obligación de resolver sus disputas internacionales por medios pacíficos.

Además, dan su «fuerte apoyo» a los esfuerzos de Guterres para lograr una solución pacífica.

El propio diplomático, en un comunicado, celebró que «hoy por primera vez el Consejo de Seguridad haya hablado con una voz en favor de la paz en Ucrania» y agradeció el respaldo que se le da, asegurando que no escatimará ningún esfuerzo para «salvar vidas, reducir el sufrimiento y encontrar el camino para la paz».

Más que por su contenido, la declaración tiene relevancia por ser la primera vez desde que inició la invasión en que el Consejo logra acuerdo sobre un texto relativo a Ucrania.

«Estamos satisfechos de tener este primer paso. Creo que es esperanzador ver que la diplomacia está logrando su lugar en el Consejo», señaló a los periodistas el embajador Juan Ramón de la Fuente, representante de México ante la ONU, quien consideró que el acuerdo va «en la buena dirección».

Y es que el poder de veto de Rusia ha frenado hasta ahora cualquier acción por parte del máximo órgano de decisión de Naciones Unidas, donde Moscú bloqueó en los primeros días del conflicto una resolución crítica con su intervención que había impulsado Estados Unidos.

Desde entonces, el Consejo de Seguridad ha celebrado numerosas discusiones sobre el conflicto, pero hasta ahora no había alcanzado ningún tipo de compromiso.

Sí se ha expresado formalmente la Asamblea General, donde están representados los 193 Estados miembros y donde no hay vetos, con una resolución aprobada por amplia mayoría que condenó la invasión rusa.

La declaración acordada hoy llega después de una sesión celebrada este jueves en la que Guterres dio cuenta a los Estados miembros de su reciente visita a Moscú y Kiev, donde se reunió con los presidentes ruso, Vladímir Putin, y ucraniano, Volodímir Zelenski.

Hasta ahora, el único resultado visible de esa gira ha sido la evacuación de casi medio millar de civiles del área de Mariúpol, incluidos al menos un centenar que se encontraban en la acería de Azovstal, en operaciones llevadas a cabo por la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) tras acuerdos con las partes del conflicto.

Hoy, la embajadora noruega ante la ONU, Mona Juul, destacó el apoyo expresado a Guterres por el Consejo y subrayó la importancia de que el jefe de la organización pueda trabajar sin demasiada atención pública para tratar de lograr resultados.

«En ocasiones la diplomacia silenciosa es mucho más efectiva», añadió el representante de México ante Naciones Unidas.

Al menos 3,309 civiles han muerto y 3,493 resultaron heridos desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania el 24 de febrero, indicó hoy el último informe actualizado de víctimas no militares del conflicto que elabora la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Entre los asesinados hay 234 niños, y otros 330 menores de edad han resultado heridos en el transcurso del conflicto, destacó la oficina dirigida por la alta comisionada, Michelle Bachelet.

Más de la mitad de las víctimas confirmadas por Naciones Unidas murieron en la región del Donbás (1,754), mientras que los 1,555 restantes perecieron en zonas bajo control del gobierno ucraniano, incluyendo regiones alrededor de las ciudades de Kiev, Járkov, Mikolaiv y Odesa, entre otras.

La mayor parte de las víctimas fallecieron por ataques de artefactos explosivos con gran área de impacto, incluyendo bombardeos con artillería pesada y sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple, indicó la oficina de la ONU.

El organismo insiste en que la cifra real de víctimas civiles puede ser mucho mayor a los por ahora confirmados, ya que no se tienen datos completos de lugares con intensos enfrentamientos, como las cercadas localidades de Mariúpol, Izium y Popasna.

Naciones Unidas recuerda que el ataque deliberado a civiles o infraestructuras no militares (hospitales, escuelas, etc.) es considerado crimen de guerra por el derecho internacional.

En tanto, la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) añadió que sigue recibiendo pruebas de graves violaciones de derechos humanos en la invasión rusa que incluyen ejecuciones extrajudiciales, arrestos arbitrarios, desplazamiento forzado de poblaciones a Rusia y Bielorrusia, así como tortura y maltrato de detenidos.

Entre las principales víctimas de estos abusos se encuentran activistas sociales, voluntarios de organizaciones humanitarias, veteranos de la guerra iniciada en 2014, soldados del ejército ucraniano o «simples ciudadanos de a pie que apoyan la integridad territorial de Ucrania», denuncia OMCT.

Rusia confirmó este viernes haber atacado Kiev, capital de Ucrania, con armas de «alta precisión» en plena visita del secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

En este ataque murió la productora y periodista de la emisora financiada por Estados Unidos, Radio Free Europe/Radio Liberty, después de que su vivienda recibiera el impacto de un misil.

El ministerio de Defensa de Rusia informó que lanzó un ataque aéreo de «alta precisión de largo alcance» contra los talleres de la empresa espacial y de fabricación de misiles Artyom en Kiev.

El primer bombardeo en la capital desde mediados de abril se produjo después de que Guterres visitara Bucha y otras ciudades en la periferia de Kiev. «Es una zona de guerra, pero causa conmoción que esto haya ocurrido cerca del lugar en que nos encontrábamos», dijo Saviano Abreu, un portavoz de la ONU que acompañaba a Guterres.

El presidente ucraniano Volodimir Zelenski denunció el ataque como intento de «humillar a la ONU y a todo cuanto esta organización representa».

Alemania criticó el ataque tildándolo de «inhumano» y afirmó que muestra que el presidente ruso Vladimir Putin «no tiene ningún respeto por el derecho internacional».

El secretario general de la ONU condenó el ataque como «malvado» y tras visitar Bucha pidió a Moscú «cooperar» con la Corte Penal Internacional a fin de «establecer las responsabilidades», sobre los presuntos crímenes cometidos contra civiles en esta localidad. Señaló que hay una investigación en marcha contra diez soldados rusos sospechosos de cometer atrocidades en Bucha, donde decenas de cadáveres vestidos de civiles fueron encontrados tras el retiro de las tropas de Moscú.

Horas antes del bombardeo en Kiev, el presidente estadounidense Joe Biden solicitó al Congreso 33,000 millones de dólares de ayuda adicional para respaldar a Ucrania frente a «las atrocidades y agresiones» rusas. «El costo de esta pelea no es barato. Pero ceder ante la agresión va a ser más costoso si permitimos que suceda», defendió el presidente estadounidense.

Tras semanas de conflicto sin que las tropas rusas lograran capturar la capital ucraniana, ahora los esfuerzos de Moscú están centrados en lograr un avance significativo en el este y a asentar su control en la zona sur, en torno al puerto de Mariúpol.

Las autoridades ucranianas indicaron que tienen previsto para este viernes un plan para evacuar a los civiles atrapados en la planta de Azovstal sitiada por las fuerzas rusas en Mariúpol. Cientos de militares y civiles ucranianos, entre ellos decenas de niños, están refugiados en esta planta.

En tanto, Kiev ha admitido que las fuerzas rusas han capturado varias localidades en la región del Donbás, en el este.
La primera fase de la invasión lanzada por Rusia el 24 de febrero fracasó a la hora de capturar Kiev o para derrocar al gobierno ucraniano, tras enfrentar una aguerrida resistencia, que fue reforzada por las armas enviadas a Ucrania por países occidentales.

Ahora la campaña rusa se centra en capturar territorios en el este y en el sur de Ucrania y también utilizar misiles de largo alcance contra zonas del oeste y del centro del país.

Diputados y diputadas del PAN, PRI y PRD acudieron esta tarde a las oficinas de la ONU-DH México para presentar una denuncia en contra de Morena y el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), por el discurso de odio que han impulsado a raíz de la votación de la reforma eléctrica.

Los legisladores de la coalición Va por México solicitaron la intervención del organismo internacional para que cesen los ataques de odio, que surgieron cuando la dirigencia nacional de Morena, a cargo de Mario Delgado y Citlalli Hernández, presentaron la campaña para «mostrar» a quienes votaron en contra de la reforma del presidente.

«Nosotros como legisladores tenemos todo el derecho de votar a favor, en contra o en abstención de cualquier iniciativa, pero es increíble, que por el simple hecho de que venga de parte del Presidente y decidamos votar en contra, nos tachen de traidores», indicó la diputada del PAN, Mariana Gómez del Campo.

En la carta de denuncia, que fue entregada al representante en México de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Guillermo Fernández Maldonado Castro, se indica que debido dicha campaña, que los ha acusado de «traidores a la patria», algunos legisladores y legisladores han sido víctimas de violencia.

Lamentaron que políticos con ideas afines al gobierno federal atenten contra la integridad de quienes no piensan igual; por ello solicitaron la intervención de la Alta Comisionada de los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a fin de que se haga un llamado urgente a cesar la promoción de la violencia.

“Nosotros, como legisladores de oposición, hemos sido atacados sistemáticamente. Las diputadas y los diputados de Acción Nacional hemos recibido cientos de amenazas, agresiones y vandalizaciones contra nosotros, nuestras oficinas y los Comités Directivos de nuestros estados y municipios. E incluso, está el caso de la Diputada Maryjose Gamboa, quien hace unos días sufrió agresiones personales directas”, denunciaron los diputados de Acción Nacional.

Afirmaron que los diputados de oposición son atacados porque fueron voces enérgicas y valientes que defendieron a México frente a la “tóxica” reforma eléctrica del presidente.

“El origen de todo esto es claro: la semilla de odio y confrontación que este gobierno ha sembrado los últimos 4 años, y que ya alcanzó un nivel absurdo al etiquetarnos como traidores a quienes simplemente pensamos distinto a ellos”, añadieron.

 

Foto: Twitter @marianagc

Las autoridades rusas denunciaron ante Naciones Unidas sus sospechas de que Ucrania prepara un «montaje» de fosas comunes en la ciudad de Ragovka, cerca de la capital, Kiev.

El enviado adjunto de Moscú ante la ONU, Dimitri Polianski, ha reiterado las acusaciones de Rusia a Ucrania por su supuesta autoría del ataque sobre la estación de tren de Kramatorsk del pasado viernes, que dejó cerca de 40 personas sin vida.

En este sentido, dijo que aunque que aquella «provocación» falló, las autoridades ucranianas «tratan de tener en cuenta sus errores y de trabajar de forma más limpia».

«Se están esforzando mucho. En los últimos días hemos pasado información a la ONU sobre las próximas provocaciones que estarían preparando», ha añadido Polianski en alusión a las supuestas fosas comunes de Ragovka.

Por otro lado, informó que periodistas de medios occidentales habrían presuntamente llegado a la ciudad de Kremina antes de un supuesto ataque de falsa bandera por parte del Ejército ucraniano.

Por otro lado, Polianski acusó a las autoridades ucranianas de haber estado maltratando y adoctrinando a la población desde hace al menos ocho años. «Es triste que Ucrania se haya hundido en la crueldad desenfrenada y ciega sin ir a la zaga de Estado Islámico», dijo.

En este contexto, el enviado adjunto ante Naciones Unidas justificó que la «operación militar» en territorio ucraniano «no tenía alternativa» y es «necesaria» no solo para el «futuro de Ucrania», si no, según él, para «la seguridad de Rusia y todos sus demás vecinos».

Paralelamente, el alcalde de Mariúpol declaró este lunes que más de 10,000 civiles han muerto en esa ciudad desde que Rusia invadió al país a finales de febrero pasado.

El alcalde añadió que las fuerzas rusas han llevado crematorios móviles para incinerar los restos humanos y se niegan a permitir corredores humanitarios a la ciudad, en un intento por encubrir las matanzas.

Horas antes, Rusia aseguró haber destruido sistemas de defensa antiaérea ucranianos en un aparente intento de conseguir la superioridad aérea y privar a Ucrania de armas que Kiev considera cruciales para hacer frente a una inminente ofensiva rusa desde el este.

Rusia aseveró que usó misiles crucero para destruir cuatro plataformas antiaéreas S-300 en las afueras de Dnipro.

Indicó que Ucrania recibió los sistemas antiaéreos de un país europeo al que no nombró. La semana pasada, Eslovaquia le dio a Ucrania sistemas S-300 de diseño soviético, pero niega que hayan sido alcanzados. Previamente Rusia reportó dos bombardeos contra sistemas similares en otros dos lugares.

La ofensiva inicial de Rusia se estancó en varios frentes ante la firme resistencia de los ucranianos, que les impidieron a los rusos tomar la capital y otras ciudades. La falta de superioridad aérea ha impedido a los rusos cobijar desde el aire a sus tropas en tierra, limitando su avance y probablemente haciéndolas blanco fácil de los ucranianos.

Ante su fracaso en tomar gran parte de Ucrania, Rusia ha recurrido al bombardeo aéreo de centros urbanos, el ejemplo de ello fue lo sucedido en Bucha. La guerra ha reducido a escombros a ciudades enteras, ha matado a miles de personas y ha dejado a Rusia política y económicamente aislada.

La Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) suspendió este jueves a Rusia del Consejo de Derechos Humanos del organismo a raíz de la invasión de Ucrania.

De los 193 miembros de la asamblea, 93 votaron a favor, 24 en contra y 58 se abstuvieron, lo que puso en evidencia un debilitamiento de la unidad internacional contra Rusia.

Se trata de la segunda suspensión de un país del consejo, después de Libia en 2011.

Las abstenciones, condenadas por Kiev, no se tomaron en cuenta porque para una suspensión basta con el voto favorable de dos tercios de los países que se pronuncian a favor o en contra.

Entre los países que votaron en contra figura China, que lo considera una «iniciativa precipitada» que «añade leña al fuego» y un sienta un «precedente peligroso». También se opusieron Irán, Kazajistán, Bolivia y Cuba. Venezuela llamó a votar en contra pero ha perdido su derecho a voto debido a la acumulación de pagos pendientes. Como era de esperar, Rusia, Bielorrusia y Siria se opusieron a la resolución.

Pese a las presiones en los últimos días de Rusia para que los países votaran en contra, varios estados africanos, como Sudáfrica y Senegal, han optado por abstenerse al considerar que la resolución que suspende a Moscú «prejuzga los resultados de la comisión de investigación» creada en marzo por el Consejo de Derechos Humanos.

Brasil, México e India, actualmente los tres miembros no permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, también se abstuvieron.

Por la mañana en su conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ya había adelantado que México se abstendría en la votación.

«Lo que hemos nosotros planteado es que no debemos votar por la expulsión de Rusia ni estar en contra, nos vamos a abstener”, precisó. Detalló que la abstención, que él llamó «expulsión», también es una postura y que la ONU debe insistir en que se consiga la paz y el fin de la guerra en Rusia, la cual, dijo es un claro “fracaso de la política”.

Y acusó que la ONU no hizo nada por frenar el conflicto bélico “¿Qué no pudieron antes de que se desatara la guerra convocar a las partes? ¿Qué hicieron? ¡Nada!”, reclamó.

Aunque la posibilidad de excluir a Rusia del Consejo de Derechos Humanos se comentaba desde hace semanas, Washington decidió dar el paso tras conocerse la matanza llevada a cabo en la localidad de Bucha, cerca de Kiev, donde las autoridades ucranianas acusan a tropas rusas de matar a cientos de civiles.

Creado en 2006 para sustituir a la fracasada Comisión de Derechos Humanos, el Consejo es el máximo órgano de Naciones Unidas en este ámbito y está compuesto por 47 países, elegidos para mandatos de tres años.

Su composición, que se decide en elecciones celebradas anualmente, ha sido criticada regularmente por incluir a Estados con historiales muy dudosos en materia de derechos humanos. Actualmente se sientan en el Consejo, entre otros, China, Cuba, Libia, Estados Unidos, Ucrania o Venezuela. Rusia, por su parte, ha sido un miembro habitual y ahora estaba en el segundo año de un mandato de tres.