Tag

seguridad

Browsing

Blinken, el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, llegaron anoche a la Ciudad de México para iniciar el Diálogo de Alto Nivel de Seguridad junto a funcionarios del gobierno mexicano.

Antes del arranque formal del diálogo en la cancillería, el presidente Andrés Manuel López Obrador recibió a la delegación estadounidense en Palacio Nacional, donde estuvo acompañado de parte de su gabinete.

El mandatario expresó a los funcionarios estadounidenses su disposición de que haya cooperación para el desarrollo y pidió que ambos gobiernos «sean respetuosos» las soberanías.

«Considero que vamos a poder, juntos, inaugurar una etapa nueva en nuestras relaciones», expresó López Obrador.

El presidente destacó que hay 38 millones de mexicanos en Estados Unidos, país con el que México comparte más de 3,000 kilómetros de frontera, y que el comercio global demanda mayor unidad e integración económica entre ambos países.

«Acabo de publicar un libro y ahí expreso que sería inconcebible el que no hubiese entendimiento. Sería muy lamentable el que no nos entendiéramos, que no se fortalecieran las relaciones», expresó.

Destacó que el nuevo embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, es «muy respetuoso», y recordó que el objetivo principal de su gobierno es «desterrar la corrupción», porque es la principal causa de la desigualdad y la violencia.

Por su parte, Blinken, quien encabeza la delegación estadounidense, agradeció a AMLO el recorrido que el presidente les hizo por Palacio Nacional, e indicó que coinciden en que debe haber cooperación y entendimiento, para reforzar la relación entre ambos países.

«El trabajo que debemos realizar lo debemos de traducir en una transformación real con una responsabilidad compartida», expresó Blinken.

Si bien no estaba previsto abordar el tema migratorio, el director del Instituto Nacional de Migración (INM) de México, Francisco Garduño, estuvo en el encuentro, lo cual dio indicios de que el tema sería abordado.

López Obrador reiteró la invitación para que el presidente Joe Biden visite México «cuando pueda».

«Mucho gusto estar aquí, un saludo muy afectuoso para el presidente Biden y la invitación para que cuando él pueda nos visite», expresó el mandatario.

Recordemos que López Obrador había invitado anteriormente a Biden a visitar México durante los festejos del bicentenario de la Independencia en septiembre pasado, pero el viaje finalmente no se concretó.

Estados Unidos cree que ya es hora de que haya «una actualización» tras 13 años de Iniciativa Mérida, por medio de la cual Washington ha enviado más de 3,000 millones de dólares a nuestro país para ayudar a luchar contra el narcotráfico.

Así lo expresaron los secretarios de Estado, Antony Blinken, de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y el fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, este jueves en una llamada con periodistas, a un día de que inicie el Diálogo de Alto Nivel sobre Seguridad (DANS), en la Ciudad de México.

Los funcionarios explicaron que el objetivo del diálogo de mañana es poner al día «el marco de seguridad» entre ambos países para responder a los nuevos desafíos y revitalizar la cooperación en esta materia. En concreto, revelaron que el nuevo plan podría llevara el nombre de «Marco bicentenario EE.UU.-México para la seguridad, la salud pública y comunidades más seguras».

Uno de los funcionarios estadounidenses consideró que, después de 13 años de la Iniciativa de Mérida, realmente «ya es hora de una actualización», conforme se revisa la cooperación bilateral de seguridad en una amplia gama de asuntos.

Recordemos que el canciller Marcelo Ebrard adelantó esta semana que su principal petición en el DANS sería pedir a Blinken acabar con la Iniciativa Mérida, acuerdo que arrancó en 2008 con el expresidente Felipe Calderón.

Pese a no ser un tema oficial, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) señaló que era posible que se aborde el tema migratorio.  Preguntados sobre si habrá algún anuncio migratorio, los responsables estadounidenses indicaron que uno de los componentes claves del nuevo marco de seguridad será abordar el tráfico y el contrabando de seres humanos.

«Creo que uno de los ámbitos en los que pretendemos colaborar dentro de este marco de seguridad más amplio es adoptar medidas o medidas adicionales para abordar la actividad criminal asociada con el movimiento de individuos», dijo uno de los funcionarios.

En ese sentido, apuntaron que tras este diálogo lo siguiente será desarrollar un plan de acción para el 1 de diciembre, con vistas a tener preparado un marco de seguridad para los próximos tres años hacia el 30 de enero de 2022.

En dos días llegan a México el Secretario de Estado norteamericano, Anthony Blinken, el de Homeland Security, Alejandro Mayorkas, y el Procurador Merrick Garland para reunirse con el canciller Marcelo Ebrard en el Diálogo de Alto Nivel que se enfocará en temas de seguridad.

A estas pláticas llegan los funcionarios del gobierno de Joe Biden, que están con un tema central en su agenda: evitar la injerencia de China en el mundo en general y en América en particular.

Si bien Ebrard tiene entre sus temas prioritarios cerrar el capítulo de la Iniciativa Mérida y abrir uno nuevo en materia de seguridad, para Garland, Blinken y Mayorkas no habrá pasado desapercibido que en la Cumbre de Celac, fue Ebrard quien presentó con bombo y platillo la videoconferencia del Jefe de Estado chino, Xi Jinping.

Con este antecedente vale la pena preguntarnos ¿con qué ánimo llegarán Mayorkas, Garland y Blinken al diálogo con Ebrard?

En un momento en donde la doctrina de política exterior de Biden es ya muy clara: su tema principal es China, México ha decidido inexplicablemente acercase a ese país. Inexplicablemente porque, desde la entrada de China a la Organización Mundial del Comercio (OMC), estamos ambos países en una situación se suma cero. Lo que China gana con Estados Unidos, México lo pierde y viceversa.

Entonces, cuando Estados Unidos decide que su estrategia es frenar a China, resulta incomprensible que México no opte por aprovechar la circunstancia para acercarse aún más al vecino del norte.

Para Biden, que enfrenta enormes problemas internos y de política internacional, China es uno de los pocos frentes en donde logra respaldo bipartidista. Tanto demócratas como de republicanos están en favor de contener a China. En la más reciente encuesta de Gallup, el 79 por ciento de los estadounidenses expresó tener una opinión muy desfavorable sobre China. Aquí no hubo diferencias notables entre miembros o simpatizantes de cada partido.

Por ello, a diferencia de prácticamente el resto de las acciones de Donald Trump, en la relación con China Biden no solo ha mantenido la postura de fuerza y contención que implementó su antecesor, sino que la ha aumentado: mantiene las tarifas a los productos chinos; ha seguido con las críticas del manejo del coronavirus por parte de China; ha criticado los abusos en materia de Derechos Humanos de ese país y ha expresado abierto apoyo a un Taiwán independiente.

Para el gobierno de Biden, el papel de Estados Unidos actualmente es lograr que prevalezca la democracia sobre el autoritarismo y ahí China es el principal rival. Esto explica muchas de las acciones de política interna e internacional que ha llevado a cabo el gobierno.

Así las cosas, se antoja complicado el encuentro del 8 de octubre entre Ebrard y la comitiva de Estados Unidos. El memorándum que quiere firmar el gobierno mexicano con el estadounidense, para ser viable, requiere que la relación que tenemos con China cambie. Nuestro desarrollo está atado a Estados Unidos. No es muy difícil de entender esto. O cuando menos, no debería serlo.

Si el gobierno mexicano cree que puede abrazar a Xi Jinping y a la vez pedir cooperación y confianza de Estados Unidos, muy pronto se dará cuenta de que está muy equivocado.

 

Columna completa en El Universal

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dirigió un mensaje en el marco de la 76 Asamblea General de las Naciones Unidas, donde se enfocó en las lecciones de la pandemia, así como en los retos por venir. Dijo que México ha sido una importante voz en la lucha por el acceso equitativo a herramientas contra la pandemia.

El canciller informó que nuestro país ha promovido frente al Grupo de los Veinte una propuesta para que la comunidad internacional reconozca todas las vacunas aprobadas por la OMS, sin condicionamientos de ningún tipo.

«Es el momento de dar todo nuestro respaldo a la máxima autoridad sanitaria internacional. México contribuirá al proceso de reforma del sistema sanitario internacional para prevenir y atender oportunamente las próximas pandemias», afirmó.

El canciller se refirió al cambio climático como el otro gran desafío de nuestro tiempo. En su discurso, reafirmó el compromiso de México con el Acuerdo de París y detalló el énfasis en la construcción de resiliencia. “Las medidas de adaptación mexicanas incluyen soluciones basadas en la naturaleza”, afirmó. Detalló que ejemplo de esto es “Sembrando Vida”, programa de reforestación que promueve el Gobierno de México y que es uno de los más grandes del mundo.

Además, el canciller destacó la propuesta de un informe quinquenal de Prospectiva Estratégica y Riesgo Global que permita afrontar los efectos del cambio climático.

El canciller detalló el respaldo de México a la propuesta de reformar al Consejo de Seguridad de la ONU para promover que dicho órgano sea más representativo, democrático, transparente y eficiente. Detalló la viabilidad de una reforma que incremente los asientos no permanentes, con mandatos de largo plazo y con posibilidad de reelección inmediata.

Compartió también que México, junto con Francia, ha propuesto que se regule el derecho de veto de los miembros permanentes para evitar la frecuente parálisis del órgano.

Con respecto a la participación de México en el Consejo de Seguridad de la ONU, señaló que nuestro país enfatiza la necesidad de promover la paz y seguridad, la participación efectiva de las mujeres en todas las tareas relativas al mantenimiento de la paz, el acceso humanitario sin barreras y el cumplimiento irrestricto del derecho internacional humanitario.

De manera especial, nuestro país será firme en la posición “sobre el comercio irresponsable de armas y su tráfico, así como el vínculo con el incremento de la violencia, los homicidios y la comisión de crímenes de alto impacto que afectan la seguridad de los ciudadanos y limitan sus posibilidades de desarrollo.”

En materia de recuperación económica y social, México hizo un llamado para que las instituciones financieras internacionales impulsen medidas para evitar la contratación de deudas insostenibles. Destacó la importancia de que estos mecanismos estén también disponibles para países de renta media, donde vive el 75% de la población mundial.

En su discurso, el canciller reafirmó el compromiso de México con el respeto, la protección y la promoción de los derechos humanos. Destacó el combate a los discursos de odio, discriminación, xenofobia, y racismo, y reafirmó el compromiso de México con los objetivos del Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular y del Pacto Mundial sobre Refugiados. En este sentido, destacó la reciente protección brindada a cientos de personas provenientes de Afganistán, así como a decenas de miles de migrantes provenientes del resto del mundo

También abordó el tema del bloqueo a Cuba. Ebrard afirmó que en lugar de medidas unilaterales, se deberían poner en marcha medidas de solidaridad y apoyo mutuo. Subrayó también la importancia del diálogo entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y la oposición venezolana porque «es a través del diálogo y la negociación que se «encontrará una solución para los venezolanos».

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó este miércoles la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2021, la cual señala que el costo total a consecuencia de la inseguridad y el delito en hogares representó un monto de 277.6 mil millones de pesos, es decir, 1.85% del PIB.

Esta cifra equivale a un promedio de 7,155 pesos por persona afectada por la inseguridad y el delito.

Así, en el país hubo 21.2 millones de víctimas de algún delito de 18 años y más, lo cual representa una tasa de prevalencia delictiva de 23,520 víctimas por cada cien mil habitantes durante 2020, cifra estadísticamente inferior a la estimada en 2019 que fue de 33,659.

Recordemos que la tasa de incidencia delictiva por cada cien mil habitantes en 2020 fue de 30,601.

Coincidiendo con la pandemia y el confinamiento asociado, se estima que el número de delitos en México cayó de 30.3 millones en 2019 a 27.6 millones en 2020; así, la incidencia delictiva bajó de 33.7 a 30.6 delitos por cada 100 habitantes en el período; en tanto, el número de víctimas del delito en México cayó de 22.3 millones en 2019 a 21.2 millones; así, la prevalencia delictiva bajó de 24.8% a 23.5% de la población en el período.

El delito de robo en la calle o transporte público presentó una reducción en su frecuencia, al pasar de 27% del total de los delitos ocurridos durante 2019 a 22.5% en 2020.

De los 27.6 millones de delitos registrados, 22.5% fueron robo en la calle o transporte público; 19.3% fraudes; 16.9% extorsiones; 10.6% robos de vehículos; 9.7% amenazas verbales y 6.1% robos a casa habitación.

El presidente del INEGI, Julio Sanatella, indicó que el fraude es el delito más frecuente en 13 estados (norte, penínsulas y occidente del país); el robo en la calle o en el transporte público en 7 (centro y sureste), y la extorsión en 11 estados (golfo, centro y sur del país).

Las entidades con la mayor incidencia delictiva fueron la CDMX con 53.3 delitos por cada 100 habitantes; el Estado e México con 39.5, y Morelos con 35.8; la menor incidencia se observó en Chiapas con 15.7, Veracruz con 18.8 y Yucatán con 21.3.

La encuesta revela que la cifra negra, es decir el nivel de delitos no denunciados o denunciados que no derivaron en carpeta de investigación, fue de 93.3% a nivel nacional durante 2020.

Los principales motivos que llevan a la población víctima de un delito a no denunciar son circunstancias atribuibles a la autoridad, tales como considerar la denuncia como pérdida de tiempo con 33.9% y la desconfianza en la autoridad con 14.2%.

La percepción de inseguridad de la población de 18 años y más en los estados del país durante marzo y abril de 2021 se ubicó en 75.6%.

Durante el mismo periodo, la sensación de inseguridad en los ámbitos más próximos a las personas fue de 65.5% en su municipio o demarcación territorial y 41.9% en su colonia o localidad. Dichas estimaciones fueron estadísticamente menores a las registradas en 2020.

Se estima que en 2020 ocurrieron 3.1 delitos sexuales contra la mujer, incluyendo violación, hostigamiento, manoseo, exhibicionismo o intento de violación por cada 100 mujeres.

El gobierno federal informó que el país acumula 22,611 homicidios en lo que va de 2021, lo que se traduce en una reducción del 3.9% respecto a los 23,537 que hubo entre enero y agosto del año pasado.

Durante agosto, se registraron 2,815 asesinatos, un 1.23% menos que los 2,850 de julio, y un 5.85% menor a los 2,990 de agosto del 2020.

«De enero a agosto disminuyó 3.9 % en este año respecto al mismo periodo del año anterior, siendo este mes, agosto, el más bajo en lo que va de la presente administración», expresó Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Seguridad Pública y Protección Ciudadana (SSPC) durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Se señaló que el mes más violento en lo que va de año fue mayo, con 3,000 asesinatos, mientras que marzo de 2020 fue el mes con más homicidios de la actual administración con 3,042 casos.

Los seis estados que concentran la mitad de los homicidios acumulados en 2021 son Guanajuato con 2,383; Baja California con 2,157; Michoacán con 1,754; Estado de México con 1,716; Chihuahua con 1,701, y Jalisco con 1.677.

Sin embargo no hay que olvidar que México ha registrado los dos años más violentos de su historia en los primeros dos años de gobierno de López Obrador, con 34,681 víctimas en 2019 y 3,4557 en 2020.

Rosa Icela Rodríguez, encargada de la seguridad, reveló que a partir de agosto, por órdenes del presidente, los municipios considerados prioritarios para atender la seguridad pasaron de 15 a 50. En ellos, precisó se hicieron acciones focalizadas mediante mesas de construcción de paz.

En agosto, esos municipios prioritarios concentraron el 42% de los homicidios dolosos del país, pero con el refuerzo de las fuerzas de seguridad en 24 municipios se registro disminución de 27% de casos en promedio, en uno no se registró ninguna variación y en 25 hubo un aumento de 32%.

Otro de los puntos que llamó la atención del informe mensual de seguridad, fue el dato relativo a los feminicidios. La secretaria refirió que en los primero ocho meses del año se registró un aumento de 8% en este delito. En agosto se registraron 107 feminicidios, 57% más que los 68 de julio y un 42% más que los 75 de agosto del 2020.

De hecho, la cifra registrada en agosto es el máximo histórico de este delito. Sin embargo, la secretaria afirmó que en el pasado no se registraba como se debía este delito, «este delito se empezó a tipificar con metodología clara a partir de 2019», lo que aseguró explica el aumento de las cifras.

De igual forma, Rodríguez señaló que en agosto la violencia familiar disminuyó pese a que durante la pandemia se había registrado un incremento en este delito, registrándose 21,283 casos frente al máximo histórico de mayo pasado de 23,905.

En cuanto al secuestro, este delito disminuyó 23.6% respecto al mismo periodo de 2020 y tuvo una baja de 57.3% en agosto de este año en comparación con enero de 2019 cuando se registró máximo histórico de 185 víctimas.

La titular de la SSPC también destacó la baja de 23.5% en los delitos del fuero federal en lo que va del año, comparado con el mismo periodo de 2019. Detalló que los delitos del fuero federal a la baja son los fiscales, delincuencia organizada, financieros, los relacionados con arma de fuego y explosivos, patrimoniales y  contra la salud; robo en general, robo de vehículo; robo a transportista, a negocio y a casa habitación.

Por el contrario, al alza se registraron los delitos cometidos por servidores públicos, los electorales y el tráfico de personas, además de la extorsión.

Finalmente, la secretaria comentó que el robo de hidrocarburos ha bajado 94% en lo que va de la administración y que se traduce en un ahorro de 165 mil millones de pesos, es decir, 164 millones de pesos diarios, mientras que la pérdida evitada por toma de casetas asciende a 9 mil 329 millones de pesos.

Las cuentas bloqueadas suman 41 mil 674 por vínculos con operaciones ilícitas del crimen organizado y de cuello blanco, con monto de 13 mil 263 millones de pesos en esta administración.

Los ministros de Exteriores de Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Reino Unido, Turquía y Catar, además de la Unión Europea (UE) y la OTAN, comenzaron este lunes una reunión virtual para coordinar los pasos que se darán respecto a Afganistán, tras la retirada de las tropas internacionales.

El encuentro, que está encabezado por el secretario de Estado de EUA, Antony Blinken, se produce a un día de que se cumpla el plazo para la evacuación y presencia militar estadounidense.

En un comunicado, emitido antes de la reunión, el Departamento de Estado subrayó que los participantes, a los que calificó de «aliados clave», hablarían de «un enfoque coordinado para los días y semanas próximos» en Afganistán.

Recordemos que Estados Unidos ha iniciado ya la fase de repliegue de sus tropas en Kabul, destinadas a garantizar la seguridad del aeropuerto de la capital afgana durante las evacuaciones de ciudadanos estadounidenses y de sus aliados afganos.

Hasta el momento, han sido sacados de Afganistán 5,400 estadounidenses, del total de casi 120,000 personas, incluidos colaboradores afganos y ciudadanos de terceros países, que han salido del país en las últimas dos semanas.

Las labores de evacuación de los últimos días se producen en medio de un creciente riesgo de ataques después del registrado en el aeropuerto de Kabul del pasado jueves, reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que dejó 13 soldados estadounidenses muertos y 18 heridos, y en el que también fallecieron y fueron heridos decenas de afganos.

La Casa Blanca ha asegurado que ni Estados Unidos ni sus aliados tienen prisa por reconocer un gobierno de los talibanes en el futuro próximo tras la retirada completa prevista, a más tardar, para mañana martes.

El pasado viernes, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, reconoció que su país está «discutiendo activamente» si mantendrá presencia diplomática en Afganistán después de mañana, pero que primero tienen que haber unas condiciones de «seguridad básicas» sobre el terreno.

Además, citó «una serie de criterios que deben cumplirse» por parte del futuro gobierno afgano para que Estados Unidos pueda «trabajar» con él, entre los que mencionó el «respeto» a los derechos de sus ciudadanos, especialmente de las mujeres, y que «cumpla con sus compromisos antiterroristas».

Al respecto, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, se reúne este lunes con los representantes de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad, que tienen derecho a veto, para discutir la situación en Afganistán.

«Esta reunión con los cinco países, de esta tarde, debe ser vista como una extensión de sus buenos oficios para intentar unir a la comunidad internacional en el Consejo de Seguridad», dijo el portavoz de Guterres, Stephan Dujarric, este lunes en su rueda de prensa diaria.

El Consejo de Seguridad está compuesto por 15 países de los que sólo China, Estados Unidos, Rusia, Francia y Reino Unido cuentan con representantes permanentes y derecho a veto. Francia y Reino Unido han propuesto la creación de una zona segura en el aeropuerto civil de Kabul bajo control de la ONU que permita continuar las evacuaciones desde Afganistán, adelantó el domingo el presidente francés, Emmanuel Macron.

La creación de esa zona segura «es muy importante. Daría un marco de Naciones Unidas para actuar con urgencia», explicó Macron en una entrevista publicada por Le Journal du Dimanche.

Este lunes, Kabul sufrió nuevos ataques que tenían como objetivo el aeropuerto, a tan solo unas horas de que concluya el plazo para la retirada total de las fuerzas extranjeras de Afganistán y el fin de las evacuaciones.

La ciudad se despertó hoy con el lanzamiento de varios proyectiles contra el aeropuerto, disparados desde la parte trasera de un vehículo, en un ataque que fue reivindicado horas más tarde por la rama afgana del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Aunque no se han reportado víctimas mortales, algunas imágenes que se difundieron en las redes sociales y los canales de televisión locales mostraron daños por las explosiones que afectaron al menos a una vivienda y a un vehículo.

Los ataques de hoy tuvieron lugar después de que la ciudad sufriera el domingo otras dos explosiones, una provocada por el lanzamiento de un dron estadounidense contra un vehículo en el que viajaban supuestos miembros del EI y otra por el impacto de un cohete contra una casa.

El ataque contra la vivienda causó al menos diez muertos y cinco heridos, en su mayoría niños, afirmó Hazrat Shah, un líder del área donde se produjo el suceso, que detalló que «la familia tenía algunos invitados en casa» cuando cayó el cohete.

Foto: Twitter

El regulador farmacéutico de Estados Unidos concedió este lunes la aprobación total a la vacuna contar el COVID-19 de Pfizer y BioNTech, convirtiéndola en la primera en obtener la validación completa de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

La FDA, que en diciembre autorizó el uso de emergencia de la vacuna en dos dosis, dio su aprobación total para el uso en personas de 16 años o más, basándose en los datos actualizados de las pruebas clínicas de las empresas y la revisión de la fabricación.

Las autoridades sanitarias esperan que la medida convenza a los estadounidenses no inmunizados de que la vacuna de Pfizer es segura y eficaz.

«Esta aprobación de la FDA debería dar mayor confianza en que esta vacuna es segura y eficaz», escribió en Twitter el presidente Joe Biden, que ha tratado de aumentar los niveles de vacunación.

Poco después del anuncio de la FDA, el Pentágono dijo que se está preparando para que la vacuna sea obligatoria para el personal militar estadounidense.

Las autoridades sanitarias estadounidenses esperan que la aprobación total de la FDA también impulse a más gobiernos estatales y locales, y a empresas, a imponer la obligación de vacunarse.

«Si bien millones de personas ya han recibido vacunas contra el COVID-19 de manera segura, reconocemos que para algunos, la aprobación de una vacuna por parte de la FDA puede infundir ahora una confianza adicional para vacunarse», dijo Janet Woodcock, comisionada interina de la FDA.

Más de 204 millones de personas en Estados Unidos, según los datos disponibles hasta este domingo.

Quien también llamó a sus seguidores a vacunarse contra el COVID-19, fue el expresidente Donald Trump. Sin embargo, fue abucheado durante su mitin ​​en Cullman, Alabama, la noche del sábado por hacer dicha sugerencia a su base.

«Creo totalmente en sus libertades, lo creo, tienen que hacer lo que tienen que hacer», dijo Trump a la multitud. «Pero te recomiendo que te pongas las vacunas». El expresidente luego dijo a sus seguidores que las vacunas son «buenas» y una vez más los animó a que se inyectaran.

 

Una delegación del gobierno de Joe Biden se reunió este martes con autoridades de nuestro país para discutir las estrategias que permitan a ambos países atender las causas del flujo migratorio y las condiciones para la reapertura de la frontera común, que fue cerrada hace más de 17 meses por la pandemia del coronavirus.

La misión es encabezada por el secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas, y el consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, quienes arribaron este mismo martes a la Ciudad de México para sostener los encuentros con las autoridades de México, en especial con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Antes del encuentro con López Obrador, el canciller Marcelo Ebrard dijo que la primera sesión de conversaciones, donde estaban presentes funcionarios civiles y militares, fue «cordial y productiva». «La relación bilateral avanza y va muy bien», escribió en su cuenta de Twitter.

Más temprano, Ebrard dijo que los estadounidenses tenían previsto presentarles los planes para atender las causas de fondo del flujo migratorio hacia la frontera sur de Estados Unidos que se ha incrementado de manera significativa durante este año tras la llegada al gobierno de Biden.

La delegación estadounidense incluye también a Juan González, asistente especial de Biden y director principal del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental, y a Ricardo Zúñiga, enviado especial del Departamento de Estado para el llamado Triángulo Norte, que conforman Guatemala, El Salvador y Honduras.

Parte de la agenda prevista fue adelantada por la vicepresidenta Kamala Harris durante una conversación telefónica con López Obrador, quien consideró la plática como «muy buena». Sin ofrecer mayores detalles de lo hablado, AMLO reconoció a Harris asegurando que es «muy sensible, muy respetuosa, muy eficaz».

Recordemos que Harris y Mayorkas visitaron en junio pasado la Ciudad de México para discutir con López Obrador y miembros de su gabinete acciones para atender el masivo flujo de migrantes que se ha convertido en uno de los dolores de cabeza de la administración Biden.

«No es usual que haya un contacto tan frecuente pero es muy positivo, (y) habla de la intensidad y capacidad de diálogo», dijo Ebrard al referirse a las visitas que han hecho representantes de ambos gobiernos a Washington y Ciudad de México en los últimos meses.

Ebrard indicó que durante la visita de la delegación estadounidense también se discutirá la reapertura de la frontera con Estados Unidos para «hacerles ver la conveniencia para que se regularice la situación».

El titular de la SRE expresó que México tiene un «avance muy notable» en la vacunación de la población adulta de los municipios fronterizos, situación que aseguró que garantiza las condiciones para la reapertura que se espera lograr después de agosto.

Y es que Estados Unidos decidió el mes pasado extender hasta el 21 de agosto las restricciones de tránsito terrestre para viajes no esenciales en su frontera sur, ante el aumento de los casos de coronavirus en ambos países y la aparición de la variante Delta, que es mucho más contagiosa que otras.

Se adelantó que comitivas de ambos países se podrían reunir el próximo mes para un «diálogo económico de alto nivel» en el que se discutirá el mejoramiento de la infraestructura y la reactivación del proyecto del Banco de América del Norte.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció este domingo 50,000 millones de pesos adicionales para la Guardia Nacional.

«(Es) para terminar de consolidar esta institución a finales de 2023, con todos los elementos, con todo el profesionalismo de los que integren la Guardia Nacional, con salarios justos, prestaciones y también con todas las instalaciones”, dijo AMLO en un evento durante su gira de este fin de semana por Xalapa, Veracruz.

El mandatario hizo este anuncio con una defensa al creciente rol de las Fuerzas Armadas en la seguridad pública del país, luego de los dos años más violentos de su historia en 2019, con 34,681 asesinatos, y 2020, con 34,554, los primeros dos del sexenio de López Obrador.

Por ello, destacó la reforma constitucional que propuso para que los militares participen en tareas de seguridad ciudadana.

“No se permitía porque, entre otras cosas, había el argumento de que no había que militarizar al país, nosotros sostenemos que se tiene que contar con el apoyo tanto de la Secretaría de la Defensa como de la Secretaría de Marina para labores de seguridad pública», justificó.

El monto anunciado por el mandatario es más de 40% superior a los 35,671 millones de pesos asignados para la Guardia Nacional en el presupuesto de 2021.

De hecho, el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) encontró que el gasto militar tuvo su nivel más alto en México en 2020, mientras que el de seguridad pública su punto más bajo en 12 años.

Pero López Obrador celebró que la Guardia Nacional ya tenga casi 100,000 elementos, mientras que la Policía Federal que desapreció en su gobierno solo llegó a tener 40,000.

También citó que alrededor del 75% de la población confía en el nuevo cuerpo de seguridad, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Aunque al crear la Guardia Nacional su gobierno prometió un mando civil, el presidente ahora defendió una nueva reforma que la integrará a la Secretaría de la Defensa Nacional.

“¿Cómo garantizamos que esta institución se mantenga con apego a principios e ideales, que sea incorruptible y que se pueda proyectar a través de los años? Pues solo convirtiéndola en una rama de la Secretaría de la Defensa Nacional”, sostuvo.

Y es que la participación de las Fuerzas Armadas ha crecido en el sexenio de López Obrador, quien también las ha empleado para administrar puertos y aduanas, y construir sus obras emblemáticas, como el Tren Maya y el nuevo aeropuerto Santa Lucía de Ciudad de México.

La militarización de la Guardia Nacional ha causado alerta en organizaciones civiles por el involucramiento de las Fuerzas Armadas en desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales, pero López Obrador ha minimizado las críticas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) sugirió esta mañana la destitución del fiscal de Guanajuato, Carlos Zamarripa, al indicar que no ha habido «ninguna mejora» en la seguridad del estado desde que asumió el cargo en 2009.

«No es posible, si fuese un gerente de una empresas, con estos resultados ya lo habrían corrido, hablando en plata. Más si se trata de un asunto tan delicado como la seguridad pública», expresó el mandatario en su rueda de prensa matutina en Palacio Nacional.

Y es que Guanajuato, gobernado por PAN, es el estado más violento del país por los choques entre grupos del narcotráfico, y encabeza la lista de homicidios con 1,545 durante los primeros cinco meses del año.

«Es evidente que no hay buenos resultados. Guanajuato es uno de los estados con más violencia desde hace bastante tiempo y no es posible que no haya ninguna mejora sobre todo en el caso de homicidios y lleva 12 años el procurador», señaló el mandatario.

López Obrador expresó que ojalá el gobernador, Diego Sinhue Rodríguez, «actúe», pues opinó que el gobierno no puede estar secuestrado por facciones e intereses de grupo ni permitir privilegios.

Puso como ejemplo el caso de Veracruz, cuando fue destituido el fiscal Jorge Winckler, actualmente prófugo de la justicia, hubo «una disminución en los índices delictivos y en particular en homicidios y secuestros».

El presidente denunció que durante los gobiernos anteriores, en lo que llama el «período neoliberal», se nombraban fiscales estatales «para mantenerlos por 12 o 15 años», los cuales se sentían «intocables».

«Todo era: yo voy a dejar el procurador para que cuando yo termine voy a tener quien me cuide y me proteja», reprochó el mandatario.

Recordemos que nuestro país ha registrado los dos años más violentos de su historia en los primeros dos años de López Obrador, con 34,681 víctimas de asesinato en 2019 y 34,554 en 2020. Además, reportó 2,963 homicidios en mayo, el mes más violento en lo que va de 2021.

López Obrador admitió ayer que no podrá «acreditar históricamente» su gobierno si no logra pacificar el país, por lo que anunció reuniones con los 32 gobernadores para revisar el plan de seguridad.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo este jueves que en los próximos días se reunirá con los 32 gobernadores del país para revisar el plan de seguridad, con el fin de «pacificar a México».

«Voy a recibir a todos los gobernadores poco a poco para el plan de seguridad (…) ya sea estén juntos o por grupos», explicó AMLO, aunque no especificó fechas para cada uno de los encuentros.

Ayer, López Obrador tuvo una primera reunión en Palacio Nacional con 16 gobernadores electos y en funciones de su partido, así como con el gabinete de seguridad del gobierno federal.

«Todos tenemos responsabilidad y con esta reunión y otras que vamos a tener con gobernadores vamos a seguir fortaleciendo el trabajo coordinado y tengo confianza de que vamos a seguir avanzando hasta pacificar al país», expresó el mandatario.

Sobre el tema, AMLO reiteró que no recibirá al gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, quien desde hace semanas le pide audiencia para mostrarle pruebas de una supuesta alianza entre Morena y el crimen organizado en los pasados comicios.

«Por eso también con todo respeto le mando a decir al gobernador de Michoacán que no lo puedo recibir porque hay mucha politización y yo no me quiero meter en esas cosas. Que pase el proceso electoral, que termine el proceso electoral, que se califiquen las elecciones y entonces vemos, porque no quiero aquí que se produzcan debates ríspidos o espectáculo. Hay que cuidar, lo que decía don Adolfo Ruiz Cortines, la investidura presidencial. No es Andrés Manuel, es lo que representamos», aclaró el mandatario.

Tras las declaraciones del mandatario, Aureoles utilizó sus redes sociales para responder a AMLO y le dijo que no se trataba de «Silvano Aureoles, es la seguridad nacional».

Al reconocer la importancia del respeto a la investidura presidencia, que dijo es sostén y parte de la estabilidad de la democracia del país, el perredista solicitó el mismo respeto por la investidura de los gobernadores, añadiendo su solicitud de ser recibido.

«Mi derecho de audiencia, como gobernador y como ciudadano, ha sido violentado de forma recurrente. No quiero que me reciba para que se politice la elección, quiero que lo haga porque es un tema que pone en riesgo el futuro de México».

López Obrador consideró que el tema de la seguridad «es un desafío político» puesto que «si no terminamos de pacificar a México no vamos a poder acreditar históricamente a nuestro gobierno», dijo.

Y es que según datos oficiales, México ha registrado los dos años más violentos de su historia en los primeros dos años de la administración de la 4T, con 34,681 víctimas de asesinato en 2019 y 34,554 en 2020. Además, se reportaron 2,963 homicidios en mayo pasado, convirtiéndose así en el mes más violento en lo que va del año.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) debatió esta mañana con el periodista Jorge Ramos, quien acudió a la conferencia matutina de Palacio Nacional, para cuestionar al mandatario sobre la estrategia de seguridad y la estrategia contra la COVID-19.

Pese a los datos que el periodista brindó, López Obrador insistió en que eran formas distintas de ver la situación, pues a pesar de las dificultades que se ha enfrentado el gobierno, se ha logrado «contener» los homicidios, además de que aseguró, ha sido exitosa la gestión de la pandemia.

«Nosotros tenemos dificultad para reducir como quisiéramos el delito de homicidio, pero hemos logrado contener el crecimiento que se traía en homicidios. Incluso hay una disminución, si quieres marginal, del 3 por ciento», expresó el presidente.

Y es que el periodista regresó a la mañanera luego de que hace un año se presentara y el mandatario le prometiera que habría resultados en cuanto a seguridad para finales de 2020, situación que esta mañana dijo no ha sucedido.

Ramos aseguró que el balance del gobierno de López Obrador es «muy negativo» con más de 80,000 muertos desde diciembre de 2018 según datos oficiales y dijo que «fuera de la burbuja de Palacio Nacional, el país no está en paz ni tranquilidad».

El presidente negó dichas afirmaciones, y dijo que se ha «avanzado» en términos de seguridad, e incluso respondió que él tiene «otros datos», que difieren a los que Ramos presentaba.

«Llevamos una disminución en homicidios del 3 por ciento. Pero en el caso de robo de vehículos, tenemos una disminución del 40 por ciento, en secuestros un 40 por ciento menos y en robo en general un 26 por ciento», expresó López Obrador.

Y aunque admitió que ha habido un incremento de feminicidios, aseguró que se debe en gran parte a que antes no se tipificaba este delito y «no se consideraban feminicidios los asesinatos de mujeres en los gobiernos anteriores».

Y es que según los datos oficiales, nuestro país ha registrado los dos años más violentos de ka historia en los primeros dos años de la administración de López Obrador, con 34,681 víctimas de asesinato en 2019 y 34,554 en 2020. Además, reportó 2,963 homicidios en mayo, el mes más violento en lo que va de 2021.

Tan solo este domingo 4 de julio, se registraron 115 homicidios en todo el país, una cifra sustancialmente mayor al promedio diario que ronda en los 80 crímenes.

Jorge Ramos planteó al presidente que sigue habiendo masacres en el país, como las ocurridas en Zacatecas o Aguililla, y recordó la violenta campaña electoral que culminó el pasado 6 de junio, en la que un centenar de políticos fueron asesinados.

El presidente respondió que «no hay masacres» sino «enfrentamientos entre bandas» en los que no participa el Estado, defendió que «hay gobernabilidad» en el país y que en la mayoría de asesinatos de candidatos «se detuvo a los responsables».

Jorge Ramos también preguntó sobre la gestión de la pandemia de COVID-19. Hasta ahora, en el país se registran 233,600 muertos oficiales, aunque hay más de 332 mil en exceso de mortalidad asociada a COVID, lo que coloca a México como el cuarto país del mundo con más decesos absolutos después de Estados Unidos, Brasil y la India a pesar de ser el décimo en cuanto a población.

«Lamento mucho que un periodista como tú esté desinformado», respondió López Obrador al asegurar que para informar con objetividad y ética hay que ver los datos de muertos por millón de habitantes. «En América Latina, y me duele porque son hermanos, nuestro México ocupa el sexto lugar. Primero es Perú, Brasil, Argentina, Paraguay y el sexto, México», dijo López Obrador intentando justificar el tema, tomando datos de la Universidad Johns Hopkins.

El presidente defendió que la pandemia en México se ha gestionado «mejor que en otras partes» y que tiene «la conciencia tranquila». Cuestionado sobre su negativa a llevar cubrebocas en público, dijo que lo hace por «convicción».

México y Estados Unidos acordaron avanzar en estrategias para fortalecer y ampliar los mecanismos de inteligencia, especialmente en el área financiera, así como para reducir la violencia y el tráfico ilícito de armas.

Durante un encuentro binacional ocurrido la tarde de ayer en la Ciudad de México, autoridades de nuestro país se reunieron con funcionarios del FBI en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

El encuentro binacional se llevó a cabo dos semanas después de la visita que realizó a la capital el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas.

«El objeto de la reunión fue estrechar el trabajo para enfrentar conjuntamente los retos en materia de seguridad, específicamente los relacionados con la colaboración ente México y el Buró Federal de Investigaciones», señaló la cancillería en un comunicado.

Durante el encuentro se analizaron estrategias para reducir la violencia y combatir el tráfico ilícito de armas, iniciativas que son promovidas por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Las autoridades de ambos países coincidieron en avanzar en una estrategia que le dé prioridad y fortalezca los mecanismos de inteligencia, especialmente la financiera.

«El objetivo es fortalecer la cooperación bilateral, pero desde una visión de salud pública e inteligencia financiera, que deje atrás las políticas punitivas características de la Iniciativa Mérida», refiere el comunicado.

La delegación mexicana estuvo integrada por Roberto Velasco, jefe de unidad para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, y Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad Pública; Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, entre otros. En representación del gobierno estadounidense estuvieron presentes Amanda Liskamm, fiscal general interina adjunta; Calvin Shivers, subdirector del FBI, y John Creamer, encargado de negocios en la embajada de Estados Unidos.

Para este jueves está prevista una reunión de trabajo entre autoridades mexicanas y funcionarios de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA).