Tag

Venezuela

Browsing

Cuba es anfitrión, a partir de este viernes, la XXI Cumbre de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) a tan solo 10 días de la polémica Cumbre de las Américas, de la que fue excluida junto con Nicaragua y Venezuela.

Durante el encuentro, representantes de las diez naciones integrantes, encabezados por los presidentes de Cuba, Miguel Díaz-Canel; Venezuela, Nicolás Maduro; Nicaragua, Daniel Ortega, y Bolivia, Luis Arce, «compartirán estrategias de desarrollo comunes» y «analizarán la situación política regional», según indicó el Ministerio de Exteriores cubano.

La cumbre fue anunciada de forma sorpresiva apenas el martes pasado, en medio del pulso de Nicaragua, Venezuela y Cuba con Estados Unidos después de que éste afirmara que no invitaría a países que no considera democráticos a la Cumbre de las Américas, que se realizará en Los Ángeles, California del 6 al 10 de junio.

Este miércoles llegó a Cuba el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves, en una visita oficial en la que ha sido condecorado con la orden José Martí, la más alta distinción del país. Ayer jueves llegaron las delegaciones internacionales restantes.

Según los expertos, el encuentro de la ALBA forma parte de la respuesta regional a la decisión de Estados Unidos, que ha suscitado críticas en parte del continente.

Estados Unidos había dicho en un primer momento que no iba a invitar a Cuba, Venezuela y Nicaragua; y aunque ya ha confirmado que no contará con la presencia de estos últimos dos, no ha aclarado qué hará finalmente con Cuba, aunque Díaz-Canel ha asegurado que «pase lo que pase» no acudiría a la cita.

Los integrantes de la ALBA celebrarán un encuentro de cerca de dos horas, antes de concluir la Cumbre con una foto oficial. Este foro de integración, creado en 2004 por los expresidentes ya fallecidos Fidel Castro (Cuba) y Hugo Chávez (Venezuela), celebra habitualmente sus cumbres de líderes a finales de año. La anterior fue en diciembre de 2021, también en La Habana.

Cuenta con diez miembros: Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, y Venezuela, y dos invitados especiales (Haití y Surinam).

Delegaciones del presidente Nicolás Maduro, y de la oposición venezolana podrían anunciar pronto la reanudación de las negociaciones en nuestro país, debido a que Washington aliviaría algunas restricciones al gobierno venezolano, dijeron personas familiarizadas con el caso a la agencia Reuters.

El gobierno del presidente Joe Biden autorizaría a la compañía petrolera estadounidense Chevron Corp iniciar negociaciones con el gobierno de Maduro, levantando temporalmente la prohibición que se encontraba vigente.

Sin embargo, aún no hay una decisión final de Washington sobre la renovación de la licencia limitada actual de Chevron para operar en Venezuela, agregó la fuente.

Y si bien los cambios permitirán a Chevron Corp negociar su licencia con PDVSA, no lo hacen para perforar ni exportar petróleo de origen venezolano.

Además, la agencia AP informó que Carlos Erik Malpica Flores, exalto funcionario de PDVSA y sobrino de la primera dama de Venezuela, será eliminado de una lista de personas sancionadas por Estados Unidos.

Las medidas llegan liego de que Maduro aceptara reunirse en marzo con representantes de la administración Biden, así como de una reunión reciente en Centroamérica entre funcionarios estadounidenses y la coalición opositora Plataforma Unitaria para discutir un camino a seguir.

Decenas de venezolanos, incluido el fiscal general del país y el jefe del sistema penitenciario, y más de 140 entidades, entre ellas el Banco Central de Venezuela, seguirán sancionadas. El propio Maduro está bajo acusación en Estados Unidos, señalado de conspirar para «inundar Estados Unidos con cocaína» y utilizar el narcotráfico como «arma contra Estados Unidos».

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos continuará prohibiendo las transacciones con el gobierno venezolano y PDVSA dentro de los mercados financieros estadounidenses.

Recordemos que el gobierno de Venezuela suspendió las conversaciones con la oposición en octubre luego de la extradición a Estados Unidos de un aliado clave de Maduro, Alex Saab, por cargos de lavado de dinero. Maduro en ese momento condicionó su regreso a la mesa de negociaciones a la liberación del empresario, quien fue extraditado desde Cabo Verde.

Las negociaciones se llevaron a cabo en Ciudad de México lideradas por diplomáticos noruegos. Se esperaba que el gobierno venezolano y la oposición anuncien este martes la reanudación del diálogo.

México exigirán visa de entrada al país a los ciudadanos procedentes de Venezuela a partir del 21 de enero en el marco de una serie de medidas para frenar la migración irregular hacia Estados Unidos.

«Se ha identificado un incremento sustancial de nacionales de la República Bolivariana de Venezuela que ingresan al territorio nacional con supresión de visado con una finalidad distinta a la permitida, como el tránsito irregular hacia un tercer país», señala un documento publicado este viernes por el Diario Oficial (DOF).

Las autoridades han recalcado que durante los últimos años se ha producido un fuerte incremento de las llegadas de venezolanos al país, desde donde la mayoría pretende llegar a territorio estadounidense.

El gobierno federal alertó que también han aumentado las declaraciones falsas sobre sus motivos de viaje, la diversificación de rutas de tránsito y la identificación de algunos delitos asociados a la movilidad internacional, como la trata de personas y el tráfico de migrantes.

«México ha determinado de manera unilateral la aplicación de visados en pasaportes ordinarios a los venezolanos que pretendan ingresar al país como visitantes sin permiso para realizar actividades remuneradas, lo que hace necesario dar a conocer la medida y señalar los trámites vigentes que deberán realizar dichas personas para su ingreso al territorio nacional», añade el texto.

Y es que de acuerdo a las estadísticas de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación, entre enero y noviembre pasado ingresaron a través de los aeropuertos mexicanos 160,379 venezolanos, cifra que supera en más del quíntuple el registro del mismo período del 2020, que fue de 29,789.

La organización Amnistía Internacional expresó en diciembre su preocupación por la decisión de México de exigir visa a los venezolanos, y dijo en una carta abierta al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que la mayoría de los venezolanos que huyen de su país «son personas refugiadas y tienen derecho a protección internacional».

En los últimos años más de seis millones de personas han salido de Venezuela, huyendo de la compleja crisis social y económica que golpea a la nación sudamericana, según cifras de las Naciones Unidas.

La Organización Internacional para las Migraciones y la Agencia de la ONU para los Refugiados lanzaron en diciembre pasado un plan regional por 1.790 millones de dólares en apoyo a las crecientes necesidades de los refugiados y migrantes de Venezuela, y las comunidades de acogida en 17 países de América Latina y el Caribe.

Sin sorpresas y con una alta abstención, los partidarios del presidente Nicolás Maduro se perfilan a una aplastante victoria al adjudicarse la mayoría de las gobernaciones en disputa y la estratégica alcaldía de Caracas en los comicios estatales y municipales celebrados ayer en Venezuela.

El presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Pedro Calzadilla, en un primer boletín preliminar, con el 90.21% de los votos contabilizados, indicó que la participación rondó el 41.80%, equivalente a poco más de 8 millones de personas, de los más de 21 millones de venezolanos inscritos en el padrón electoral.

La alianza oficialista, de acuerdo con datos preliminares, encabeza los escrutinios en la alcaldía de Caracas con la candidata oficialista Carmen Meléndez, exministra de Defensa. El oficialismo además lidera en 20 de las 23 gobernaciones en disputa en los estados Amazonas, Anzoátegui, Apure, Aragua, Barinas, Bolívar, Carabobo, Delta Amacuro, Falcón, Guárico, Lara, Miranda, Monagas, Portuguesa, Sucre, Táchira, Trujillo, Vargas y Yaracuy.

Los partidos opositores, en tanto, van a la a cabeza en los comicios para elegir gobernadores en el estado de Cojedes, Nueva Esparta y Zulia.

El oficialismo, que controla casi todas las instituciones (alcaldías, gobernaciones y la Asamblea Nacional), era el favorito para adueñarse de la mayoría de los cargos. Entre más de 70,200 candidatos se elegirán 3,082 cargos, de ellos 23 gobernadores, 335 alcaldes, 253 legisladores de consejos estatales y 2,471 concejales municipales. En su mejor momento, la oposición conquistó seis gobernaciones y 76 alcaldías en 2008 y 2013, respectivamente.

Las presiones internacionales no fueron capaces de desestabilizar la administración de Maduro y mucho menos minar el apoyo de las fuerzas armadas, que han sido tradicionalmente los árbitros de las disputas políticas en Venezuela.

Maduro celebró el resultado y llamó a todos, ganadores o no, «al diálogo político». «Vamos a trabajar con diálogo, con entendimiento… con buena fe», agregó..

Los comicios marcaron el retorno a la senda electoral de los principales partidos opositores, que desde 2017 habían boicoteado los procesos electorales argumentando que no existían condiciones suficientes para garantizar que las elecciones fuesen justas y transparentes.

En el horizonte electoral venezolano esta la posibilidad de convocar el año próximo un «referendo revocatorio» para recortar a la mitad el mandato de Maduro, tal y como lo contemplan las leyes venezolanas. El gobernante fue reelecto en 2018 en unos comicios calificados como fraudulentos por sus críticos. Su segundo mandato concluye en 2025.

Recordemos que los representantes de Maduro durante meses mantuvieron conversaciones con distintos sectores opositores, incluyendo conversaciones con aliados del líder opositor Juan Guaidó, que desembocaron en diálogo formal en nuestro país. Sin embargo, a mediados de octubre, las conversaciones fueron suspendidas unilateralmente por el oficialismo en protesta por la extradición de uno de sus aliados, desde Cabo Verde a Estados Unidos.

La organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) reveló este miércoles la existencia de una presunta red de empresas irregulares para enviar alimentos de México a Venezuela con presuntos vínculos con el gobierno de Nicolás Maduro.

La investigación encontró ocho empresas que entre 2018 y 2019 aprovecharon una estructura de 13 importadoras creadas en Hong Kong, Panamá, Uruguay y las Islas Vírgenes Británicas para mandar comida a Venezuela por 64 millones de dólares, de acuerdo con registros de comercio exterior.

«Una nueva red de empresas para el envío de alimentos de México a Venezuela surgió en los primeros dos años del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, pero se frenó abruptamente cuando Estados Unidos intervino para desmantelar un esquema de lavado de dinero que involucraba a empresarios mexicanos con Alex Saab», indicó el reporte.

La información se revela mientras Saab se encuentra detenido en Estados Unidos por conspiración, aunque una corte ordenó este lunes desestimar siete de las ochos acusaciones penales por lavado de dinero en su contra para cumplir con las garantías dadas a Cabo Verde en el proceso de extradición.

La extradición de Saab, un empresario colombo-venezolano que es presunto testaferro de Maduro, se concretó el 16 de octubre desde Cabo Verde, lo que provocó que el chavismo interrumpiera su participación en los diálogos de paz con la oposición que se llevaban a cabo en nuestro país.

La nueva red detectada por MCCI reemplazó a una estructura de importadoras que manejaban Saab y Samark López Bello, empresario venezolano que está acusado de narcotráfico por Estados Unidos.

MCCI recordó que registros revelaron que entre 2016 y 2018, dos empresas ligadas a Saab (Group Grand Limited y Asasi Food) y una atribuida a López Bello (Postar Intertrade) participaron en la compra de alimentos a 10 empresas mexicanas por cerca de 700 millones de dólares.

El producto se enviaba a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción de Venezuela (CLAP), un sistema creado por Maduro en 2016 y al que el Departamento del Tesoro de Estados Unidos acusa de servir como un esquema para que Saab obtuviera «ganancias sustanciales».

«Esas tres compañías se suspendieron en 2018 luego de que investigaciones periodísticas evidenciaron que los alimentos enviados desde México para las despensas CLAP eran de mala calidad o vendidos al Gobierno de Venezuela con sobrecosto, en un aparente esquema de corrupción, lavado de dinero y evasión fiscal», detalló MCCI.

La nueva red de envío de alimentos utilizaba importadoras que están acusadas de «servir como intermediarias» de personajes cercanos al presidente Maduro y a la vicepresidenta Delcy Rodríguez, aseveró la organización. Las compañías tenían sus sedes en la zona metropolitana de la Ciudad de México, en Nuevo León, Baja California, Zacatecas, Veracruz y Guanajuato.

La investigación completa en MCCI

Un juez en Estados Unidos desestimó este lunes siete de los ocho cargos de lavado de dinero imputados a Alex Saab, empresario cercano al gobierno venezolano y al presidente Nicolás Maduro, debido a «garantías» dadas a Cabo Verde durante el proceso de extradición del acusado.

Saab, de 49 años, está siendo juzgado en Miami desde el pasado 18 de octubre, dos días después de que llegara a esa ciudad procedente del archipiélago africano.

Ahora la justicia estadounidense deja de imputarle siete cargos de lavado de dinero y sólo conserva uno en su contra, el de conspiración para lavar dinero, que se castiga con penas de hasta 20 años de cárcel. El juez Robert Scola, del Distrito Sur de Florida, firmó la orden a petición de la Fiscalía.

El 7 de septiembre de 2020, durante el proceso de extradición, Estados Unidos había dado «garantías» a Cabo Verde de que «no iba a enjuiciar o a castigar el acusado Alex Nain Saab por más de un cargo de la imputación», explicó la Fiscalía en su moción enviada al juez.

Esa decisión se tomó para «cumplir con una ley de Cabo Verde relacionada con el plazo máximo de encarcelamiento», precisó.

Según la acusación estadounidense, él y su socio, el prófugo colombiano lvaro Pulido, transfirieron 350 millones de dólares obtenidos ilegalmente en Venezuela para blanquearlos a través de Estados Unidos. La Fiscalía asegura que ambos lucraron y crearon una red de sobornos, aprovechando un contrato firmado con el gobierno venezolano en noviembre de 2011 para construir viviendas destinadas a personas de bajos ingresos.

La desestimación de cargos sólo afecta a Saab y no a Pulido, indicó la Fiscalía en su escrito.

La extradición de Saab, al que la oposición venezolana acusa de ser testaferro del presidente Nicolás Maduro, enfureció a Caracas. El gobierno de Maduro, que dio al colombiano la nacionalidad venezolana y un título de embajador, luchó sin éxito para evitar su traslado a Estados Unidos.

Tras acusar a Washington de secuestrar a Saab, Maduro ordenó la suspensión de las negociaciones que el gobierno llevaba a cabo con la oposición en nuestro país.

El acusado debía comparecer este lunes ante el juez Scola para asistir a la lectura de los cargos en su contra y declararse culpable o no culpable. Pero la audiencia fue aplazada hasta el 15 de noviembre, para permitir a Saab reunirse por primera vez en persona con su abogado, Henry Bell, ya que dicho encuentro no tuvo lugar porque fue puesto en cuarentena a su llegada a Miami, como medida preventiva por la pandemia de COVID-19.

En una primera audiencia en Miami, en la que la Fiscalía de Estados Unidos expuso que se trata de un reo que presenta «peligro de fuga» tras haber batallado para concretar su extradición desde Cabo Verde, África, Alex Saab compareció este lunes ante la justicia estadounidense, por un caso de lavado de dinero que tiene de trasfondo la información que él pueda y quiera aportar sobre los presuntos vínculos del gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con ese esquema de corrupción.

Saab se conectó desde su celda a la audiencia virtual, como también lo hizo desde su despacho el abogado Henry Bell, que lo representó.

El empresario, que llegó a EUA el sábado pasado, estaba solo, sin esposas, con vestimenta de reo color naranja.

Durante la breve audiencia por Zoom, que tuvo más de 350 participantes, muchos de ellos periodistas, el fiscal estadounidense Kurt Lunkenheimer anticipó al juez que no recomendará la libertad bajo fianza.

Saab dijo, sin embargo, en una carta leída en Caracas por su esposa, Camila Fabril, que «no tiene nada que colaborar» con el país norteamericano y que no cometió ningún delito.

Los ocho cargos de los que Saab está acusado desde julio de 2019 en Estados Unidos: siete de lavado de dinero y uno de conspiración para cometer ese delito, implican violaciones de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (FCPA), según recordó este lunes el Departamento de Justicia.

El abogado de Saab, Henry Bell solicitó una prórroga para poder reunirse con su cliente ante un caso «muy complejo. La prórroga también es necesaria en vista de que el equipo legal de Saab espera la decisión de un recurso de apelación introducido ante el 11º Circuito de Apelaciones de Atlanta que alega que el empresario colombiano no puede ser enjuiciado porque goza de inmunidad diplomática, ya que fue nombrado por Venezuela como enviado especial con pasaporte diplomático.

Al final, el juez John O’Sullivan programó la siguiente audiencia para el próximo 1 de noviembre. Será entonces cuando Saab deberá declararse culpable o no culpable ante el tribunal.

Diversos analistas han señalado que la principal intención de Maduro en los diálogos con la oposición era evitar que Saab llegara a Estados Unidos, por lo que ya no haber algún beneficio que le interese, Maduro y su gobierno se levantaron de las mesas de diálogo.

Según archivos judiciales del caso en Miami, en una carta enviada en enero pasado a Saab por el ministro venezolano de Industrias y Producción Nacional, Jorge Arreaza, el funcionario le pide, por petición de Maduro, no aceptar la extradición voluntaria.

Señala que en su «calidad de Enviado Especial» de hacerse efectiva la extradición a EUA, debe mantener la información confidencial so pena de enfrentar la Justicia de Venezuela.

Y es que la acusación que pese sobre Saab señala que entre noviembre de 2011 y por lo menos septiembre de 2015, Saab y su socio, Álvaro Pulido, que está prófugo, conspiraron con otros para lavar las ganancias de una red de corrupción sustentada en sobornos dirigidos a obtener contratos para realizar proyectos públicos y fraudes al sistema de control de cambio de divisas.

Como resultado del plan, Saab y Pulido transfirieron desde Venezuela, a través de Estados Unidos, aproximadamente 350 millones de dólares a cuentas que poseían o controlaban en otros países, de acuerdo con la Fiscalía.

Foto: Twitter @hermanntertsch

Dos senadores republicanos de Florida en Estados Unidos, acusaron al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de no haber cumplido un tratado internacional de cooperación contra la delincuencia por el que debería haber extraditado a Estados Unidos al mandatario venezolano Nicolás Maduro, quien estuvo en México para la cumbre de la CELAC.

En una carta los senadores Marco Rubio y Rick Scott le escribieron a López Obrador para expresarle su «decepción» por sus acciones y declaraciones «incompatibles con los valores democráticos» al haber invitado a Maduro y al gobernante cubano Miguel Díaz-Canel a las festividades del Día de la Independencia de México.

Tras recordarle que México es signatario de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional que estipula que los signatarios deben cooperar en la extradición de delincuentes, le reclamaron no haberlo hecho con Maduro.

«Como usted conoce, el 26 de marzo de 2020 el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ) acusó formalmente a Maduro de participar en una conspiración de narcoterrorismo y de conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos», escribieron Rubio y Scott a López Obrador.

«Como tal, Maduro debió haber sido extraditado a los Estados Unidos para enfrentar un juicio por estos cargos tan pronto como pisó suelo mexicano», explicaron los legisladores.

Rubio es el miembro de más alto rango del Subcomité de Asuntos del Hemisferio Occidental, Crimen Transnacional, Seguridad Civil, Democracia, Derechos Humanos y Asuntos Globales de la Mujer del Senado estadounidense, mientras que Scott fue gobernador de Florida y al igual que Rubio ha tratado desde hace tiempo de acercarse a las comunidades venezolanas y cubanas del sur de Florida.

En la carta ambos senadores describieron a Maduro como un «narcodictador» y a Díaz- Canel como «un títere de la dictadura cubana» y le pidieron una respuesta por sus acciones a López Obrador.

Los senadores le dijeron a AMLO que esperan que su decisión de haber invitado a Maduro y Díaz-Canel «no sea indicativo de un alejamiento de los principios de su país en el respeto por la democracia y la libertad».

Recordaron asimismo que las protestas callejeras en Cuba en julio pasado fueron una reacción enfática en contra de ese régimen y le dijeron a López Obrador que otorgarle legitimidad a ese régimen antidemocrático es una falta de respeto a la lucha del pueblo cubano por su libertad.

Al final de la misiva instaron a López Obrador a tomar medidas al respecto y le expresaron que están listos para ayudarle a tomar esas medidas y profundizar la relación entre México y Estados Unidos. Los legisladores terminaron diciéndole que esperan una respuesta.

Jorge Rodríguez, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y colaborador del gobierno venezolano, denunció este martes que los cuerpos de seguridad frustraron un supuesto complot orquestado por Estados Unidos y Colombia para atentar contra la vida del presidente Nicolás Maduro.

Dicho complot se habría dado durante los festejos del pasado 24 de junio, cuando se conmemoraban los 200 años de la Batalla de Carabobo, así como el 5 de julio, Día de la Independencia.

En rueda de prensa Rodríguez acusó al líder opositor Juan Guaidó y sus aliados de ser parte de una supuesta trama en la que una de las mayores bandas delictivas de Venezuela estaría a cargo de generar violencia para desestabilizar al gobierno y asesinar Maduro.

Miembros de la banda de «El Koki», desarticulada entre el 7 y 9 de julio tras un sangriento enfrentamiento entre delincuentes y más de 2,400 funcionarios de seguridad desplegados en el oeste de Caracas, supuestamente abrirían fuego contra un desfile militar el 5 de julio desde lo más alto de las barriadas de la avenida conocida como la Cota 905.

«En uno de los teléfonos de los delincuentes encontramos videos con tomas de la tarima del Paseo Monumental Los Próceres para ejecutar su plan magnicida el 5 de julio», destacó Rodríguez, quien entre otros señaló al exdiputado opositor Freddy Guevara, dirigente del partido de Guaidó, de ser uno de los responsables en el plan y fungir de enlace con los delincuentes.

Las acciones de los cuerpos de seguridad y el anuncio de las recompensas de hasta 500,000 dólares por los líderes de la banda de «El Koki» se produjeron semanas después de que miembros de grupo criminal dispararan ráfagas al aire y contra transeúntes y vehículos, en ocasiones en rechazo a cualquier acción policial contra otras organizaciones criminales y por la presencia de policías en el barrio donde operan.

Recordemos que Guevara fue aprehendido ayer por orden de la Fiscalía General debido a su supuesta «vinculación con grupos extremistas y paramilitares asociados al gobierno colombiano». La fiscalía indicó que a Guevara se le imputará los presuntos «delitos de terrorismo atentado contra el orden constitucional, concierto para delinquir y traición a la patria».

Rodríguez además señaló que cuatro drones fueron desactivados por los servicios de inteligencia el 22 de junio en momentos que Maduro se encontraba en la inauguración de un nuevo monumento en el campo de Carabobo, dos días antes de los actos conmemorativos del segundo centenario de la batalla, que selló la independencia de Venezuela.

«Tenían un plan para asesinar al presidente de la república con drones», destacó el también exministro de Comunicación de Maduro.

Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela y considerado el segundo hombre más poderoso del oficialismo luego de Maduro, declaró en paralelo al respecto, que los cuerpos de inteligencia venezolanos manejaban información sobre un posible atentado que llevo «al presidente de la república (a) no estar presente en los actos» del 24 junio y 5 de julio.

La oposición ha rechazado las acusaciones y sostienen que las bandas criminales en Venezuela se han fortalecido por el fracaso de políticas de seguridad pública del gobierno, entre las que se incluyó el retiro de las fuerzas policiales en sectores peligrosos para promover el desarme voluntario de los delincuentes.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo su país podría proponer el suministro de gas natural a México, esto luego de las afectaciones e interrupciones que se vivieran a inicios de semana de gas natural proveniente de Texas, debido a las heladas que azotan al Estados Unidos.

«Hay que hablar con nuestros hermanos en México, hay que hablar con el gobierno mexicano porque he visto todo el tema del suministro de gas y el esfuerzo que esta haciendo el presidente (Andrés Manuel) López Obrador para resolverlo,» dijo Maduro en un acto en la sede en Caracas de la estatal Petróleos de Venezuela.

«Es una de las metas nuevas que propongo (…) suministrar el gas venezolano a México», agregó el mandatario en el acto transmitido por la televisión estatal, sin embargo, rápidamente diversos expertos consideraron que dicho plan sería ‘poco realista’

Maduro no brindó mayores detalles de su propuesta, pero llama la atención que Venezuela no cuenta con una planta de licuefacción para convertir el gas natural en gas natural licuado, lo que sería necesario para enviar el gas por mar.

«No hay terminal de licuefacción en Venezuela, ni la habrá en el mediano plazo», dijo Antero Alvarado, socio gerente de la consultora Gas Energy Latin America, en Venezuela a la agencia Reuters.

Además, recordemos que Venezuela enfrenta serios problemas de liquidez y se encuentra bajo fuertes sanciones estadounidenses, lo que dificultaría que el gobierno de Maduro pudiera financiar un proyecto de este tipo.

«Nosotros deberíamos proponernos ser seguros suministradores de gas a México para su eficiencia energética. Es una de las metas nuevas que propongo a la Comisión Presidencial: ¡Suministrar el gas venezolano a México!», dijo entre aplausos Maduro.

Indicó que se podría hacer una alianza estratégica, que permita cumplir con el requerimiento de gas a la industria nacional, y a su vez avanzar con los proyectos con los socios internacionales y poner a México como prioridad. «Creo que lo merece nuestro hermano y noble pueblo de México».

Durante el discurso, Maduro dijo que había firmado un decreto que extiende una declaración de «emergencia energética» en la industria petrolera del país por un año más, alegando las sanciones de Estados Unidos a Petróleos de Venezuela.

El ministro de Petróleo, Tareck El Aissami, aprovechó para indicar que la producción de crudo de PDVSA alcanzaría 1.5 millones de barriles por día (bpd) este año.

Nicolás Maduro aseguró este martes que si la oposición gana las elecciones legislativas que se realizarán este domingo, él dejará la Presidencia.

El mensaje del mandatario venezolano se da pese a que la mayoría política liderada por Juan Guaidó no participará en la contienda por considerarla fraudulenta.

«Al pueblo se lo digo, dejo mi destino en sus manos, si vuelve a ganar la oposición, yo me voy de la Presidencia; si la oposición gana las elecciones, yo no me quedaré más aquí, dejo mi destino en manos del pueblo de Venezuela», dijo el mandatario en un acto de campaña, en Caracas.

El planteamiento, explicó, se trata de un «reto» propuesto por algunos de los dirigentes opositores que participarán en la contienda, como el excandidato presidencial Javier Bertucci y el secretario de Acción Democrática (AD), Bernabé Gutiérrez, quien se quedó a cargo de ese partido por decisión judicial.

«Ellos están diciendo que el próximo domingo es un plebiscito (…) a toda la oposición le digo (que) acepto el reto, el domingo que viene, acepto el reto, vamos a ver quién gana. Si ganamos nosotros, vamos para adelante», expresó.

Aunque los líderes tradicionales del antichavismo no se presentarán en estos comicios, algunas de las formaciones opositoras más grandes sí participarán ya que las directivas de esos partidos fueron intervenidas y sustituidas por militantes que habían sido expulsados por, supuestamente, mantener acuerdos en secreto con el Gobierno.

Maduro no hizo mención a este aspecto, una de las razones por las que el proceso no es visto como democrático por la Unión Europea ni por la Organización de Estados Americanos (OEA), y en cambio se dijo confiado en obtener «un gran triunfo» este domingo.

«Me perdonan lo crudo que soy, pero ya basta, cinco años más con la oposición dirigiendo la Asamblea no, así no (…) si la oposición saca más votos que nosotros y nos gana las elecciones el domingo, ya, tomaremos otro camino, asumo el reto, lo asumo con valentía», reiteró.

La oposición venezolana que controla el Parlamento y que se mantiene reunida en torno a Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por unos 50 países, no postuló aspirantes a estas elecciones al considerar que el proceso es una farsa que busca legitimar al Ejecutivo de Maduro, al que tachan de dictadura.