Tag

desempleo

Browsing

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó que la tasa de desocupación (desempleo) del país se ubicó en 3.5% de la Población Económicamente Activa (PEA) en el cuatro trimestre de 2019.

Dicho dato resultó 0.1% superior a lo reportado en igual periodo de 2018, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), dada a conocer este jueves.

Con esto, el número de mexicanos desocupados pasó de un millón 828 mil 591 en el cuarto trimestre de 2018 a un millón 942 mil 71 en el mismo lapso de un año después, lo que representó un incremento de 113 mil 480.

La tasa de desocupación refiere al porcentaje de la PEA que no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición para hacerlo e hizo alguna actividad por obtener empleo.

Refirió que las entidades con las tasas de desempleo más altas fueron Tabasco, con 6.4%; Ciudad de México, 5.1%; Querétaro, 4.7%; Estado de México, 4.6%; Coahuila, 4.3%; Baja California Sur, 3.9%; Sonora, 3.8% y Nayarit y Nuevo León con 3.6% respectivamente.

Con las tasas más bajas fueron Guerrero, con 1.4%; Yucatán, 1.9%; Oaxaca, 2.0% ; Baja California y San Luis Potosí, con 2.2% cada uno, y Chiapas, Hidalgo, Morelos, Puebla y Zacatecas, con 2.5%, de forma respectiva.

El INEGI reportó que en el sector informal, aquellas personas que trabajan en modalidades fuera de la seguridad social, sumaron 31.3 millones de personas, cifra 2.0% mayor respecto a periodo de octubre a diciembre de 2018, y representó 56.2% de la población ocupada.

De acuerdo con cifras desestacionalizadas, la Tasa de Informalidad Laboral 1 disminuyó 0.2 puntos porcentuales durante el cuarto trimestre de 2019 con relación al trimestre inmediato anterior.

Respecto a la Población Económicamente Activa (PEA) refirió que este indicador alcanzó 57.7 millones de personas de 15 años y más, de los cuales 33.7 millones son hombres y 22 millones son mujeres; superior en 1.5 millones de personas en comparación con el mismo periodo de octubre-diciembre del 2018, detalló.

El INEGI explicó que este aumento es consecuencia del crecimiento demográfico y de las expectativas que tiene la población de contribuir o no a la actividad económica del país.

La tasa de desocupación representó 3.1% de la Población Económicamente Activa (PEA) durante el último mes de 2019, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). La tasa alcanzó 3.5% durante 2019.

La tasa de desempleo es inferior en 0.4 puntos porcentuales con respecto a noviembre, cuando esté indicador alcanzó 3.5 por ciento de la PEA, y menor en 0.5 puntos porcentuales a la de diciembre de 2018, de acuerdo con datos ajustados por estacionalidad.

La tasa de desocupación fue mayor para las mujeres, al pasar de 3.7 a 3.2 por ciento entre noviembre y diciembre, y la de los hombres pasó de 3.4 a 3.1 por ciento en igual lapso, de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE).

La tasa de desocupación refiere al porcentaje de la PEA que no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta, pero manifestó su disposición para hacerlo e hizo alguna actividad por obtener empleo.

El instituto refirió que la tasa de participación quedó en 60.2 como porcentaje de la población que tiene 15 años y más en nuestro país.

Señaló que la tasa de subocupación, población ocupada que tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo, se ubicó en 7.7 por ciento, lo que significó un aumentó en comparación con 7.3 por ciento reportado en diciembre de 2018.

Tabasco, con 6.4%; Ciudad de México, con 5.2%; Querétaro, con 4.7%; Estado de México y Coahuila, con 4.2%; y Baja California Sur y Tlaxcala, con 3.7%, son las entidades federativas con mayores tasas de desocupación.  Los estados de Guerrero, con 1.5%; Yucatán y Oaxaca, con 2.0%; San Luis Potosí, con 2.1%; Baja California, con 2.2%; y Chiapas, Chihuahua, Hidalgo, Morelos y Zacatecas, con 2.5%, fueron los de menores tasas de desocupación en diciembre, precisó.

El INEGI expuso que la Tasa de Informalidad Laboral 1 (TIL1), indicador con todas las modalidades de empleo informal, fue de 56.1 por ciento de la población ocupada durante el último mes del año pasado.

Este porcentaje fue similar al reportado en mes anterior inmediato y resultó 0.8 puntos menor a de la de diciembre del año pasado, acotó.

La Población Desocupada, entendida como aquellas personas que no trabajaron siquiera una hora durante la semana, fue de 2.1 millones de personas, así lo reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Al presentar los resultados trimestrales de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) para el trimestre julio-septiembre de 2019, el Instituto indicó que con datos ajustados por estacionalidad, la tasa de desocupación (TD) fue de 3.6% de la Población económicamente Activa (PEA), mayor a la reportada en el trimestre inmediato anterior.

Por su parte la Población Subocupada, que se refiere al porcentaje de la población ocupada que tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le demanda, alcanzó 4.3 millones de personas; un incremento de 0.1 puntos porcentuales durante el periodo julio-septiembre de 2019 frente al trimestre previo.

Respecto a la Población Ocupada Informal, que agrupa todas las modalidades de empleo informal (sector informal, trabajo doméstico remunerado de los hogares, trabajo agropecuario no protegido y trabajadores subordinados que aunque trabajan en unidades económicas formales, lo hacen en modalidades fuera de la seguridad social) llegó a 31.2 millones de personas.

La Tasa de Informalidad Laboral 1 disminuyó 0.1 puntos porcentuales en el tercer trimestre de 2019 con relación al trimestre inmediato anterior.

Finalmente, la Población Ocupada en el Sector Informal (que se refiere a la población ocupada en unidades económicas no agropecuarias operadas sin registros contables y que funcionan a partir de los recursos del hogar o de la persona que encabeza la actividad sin que se constituya como empresa, alcanzó un total de 15.2 millones de personas en el trimestre de referencia, es decir, una caída de 0.1 puntos porcentuales respecto al segundo trimestre de 2019 en la Tasa de Ocupación en el Sector Informal 1.

Las entidades que durante el tercer trimestre de 2019 observaron las tasas de desocupación más altas fueron Tabasco con 7.1%, Querétaro 5.4%, Ciudad de México y Sonora con 5% cada una, Baja California Sur, Coahuila y el Estado de México con 4.8%, Nayarit 4.5%, Durango 3.9%, Aguascalientes, Chiapas y Colima 3.8%, Guanajuato 3.7%, y Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala y Veracruz con 3.6% con relación a la PEA.

En contraste, las tasas más bajas en este indicador se reportaron en Guerrero con 1.4%, Hidalgo, Oaxaca y Yucatán 2%, Morelos 2.7% y Baja California, Michoacán y Puebla con 2.9%.

El Instituto Méxicano del Seguro Social informó este lunes que durante el mes de julio se crearon en nuestro país, 16 mil 713 empleos formales, lo que implicó una caída de 69 por ciento en la generación de puestos de trabajo respecto de igual mes del año pasado, cuando se crearon 54 mil 669 plazas.

En su reporte mensual, el IMSS indicó que en el séptimo mes del año se crearon 20 mil 750 puestos de trabajo eventuales, sin embargo, se perdieron 4 mil 37 plazas permanentes, por lo que el saldo neto de creación de empleo fue de 16 mil 713 puestos.

En el acumulado de enero a julio de este año, se han creado 306 mil 14 empleos, cifra que es 42 por ciento inferior respecto de los puestos de trabajo generados en igual periodo del año pasado, cuando se registraron 530 mil 789 plazas.

Asimismo, el número de empleos creados en estos 7 meses del año, representan la cantidad más baja para un lapso similar desde 2013, año en que se generaron 300 mil 689 plazas.

El IMSS indicó que la tasa anual de aumento del empleo es de 2.2 por ciento al mes de julio; los sectores de comunicaciones y transportes y agropecuario son los que reportaron las mayores tasas de crecimiento con 5.9 y 3.6 por ciento, respectivamente, mientras que las industrias extractiva y de la construcción cayeron -2.5 y -2.3 por ciento, respectivamente.

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador desestimó el informe del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) sobre el aumento del desempleo y la informalidad laboral en el primer trimestre de 2019.

Durante su conferencia de prensa matutina, López Obrador dijo que el seguro social no está contabilizando a cerca de 500 mil personas del programa Jóvenes Construyendo el Futuro y a 200 mil sembradores.

«Yo tengo información de que hay más oportunidades de trabajo en la actualidad, no se mide porque no todo lo está registrando el seguro social, por ejemplo, hay 500 mil jóvenes que están en el programa de Jóvenes Construyendo el Futuro y 200 mil sembradores», dijo el Presidente.

Y es que ayer, el Inegi informó que durante el primer trimestre de 2019, el desempleo y la informalidad laboral aumentaron, mientras que la necesidad de la población de trabajar más horas se mantuvo sin cambio.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía informó este miércoles que la tasa de desempleo entre enero y marzo de este año fue de 3.2%, el resultado trimestral más bajo desde que el instituto comenzó a publicar trimestralmente las cifras de la población desocupada en 2005.

Durante el trimestre, la población desocupada fue de 1.7 millones de personas., en tanto que, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportó la creación de 368 mil 542 empleos.

Así, la desocupación fue 0.2% menor al trimestre inmediato anterior y 0.3% menor al periodo enero-marzo de 2017.

Por su parte, la población en el empleo informal se ubicó en aproximadamente 30 millones de personas, lo que significa que la tasa tuvo una disminución de una décima respecto al mismo periodo del año pasado.

Por entidad federativa, el mayor número de desempleados se concentra en los estados de Tabasco con 7.6% de la población económicamente activa, Durango con el 4.3% y el Estado de México, también con 4.3%.

Cuitláhuac García Jiménez, quien compitió en 2016 contra Miguel Ángel Yunes Linares, volverá a buscar la gubernatura de Veracruz, para ello se registró esta tarde como precandidato por Morena.

 

En el acto de registroonde estuvo acompañado de Rocío Nahle y Ricardo Ahued, así como del dirigente estatal del partido Manuel Huerta.

 

García indicó que tras el triunfo del Yunes Linares, el “cambio” nunca llegó en el Estado, y acusó que lo único que el actual gobernador busca es el enriquecer a su familia. «Se supone que iba a haber un cambio, pero el único cambio que vemos es que le dan todo a una familia, al hijo que quiere empoderar a una familia, los Yunes en Veracruz demostraron que su único interés es el interés familiar de mantener el poder y no hacerlo al servicio del pueblo”.

 

El político quien quedó en tercer lugar en las elecciones pasadas, denunció que la inseguridad y el desempleo siguen revaleciendo en la entidad. «Algunos pensaron que con ese cambio de color se iba a resolver alguna problemática y la realidad les pega en la frente y se dan cuenta que no era por ahí».

 

Con información de Medios / Foto: Twitter

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), durante noviembre se registró una alza en la tasa de desocupación al llegar a 3.5% de la población económicamente activa (PEA), cifra que supone la mayor desde el mes de abril pasado, y superior al 3.4% reportado en octubre.

 

 

Se detalló que la Tasa de Desocupación (TD), que se refiere al porcentaje de la Población Económicamente Activa (PEA) que no trabajó siquiera una hora durante la semana de referencia de la encuesta «fue de 3.5% de la PEA a nivel nacional, proporción superior a la del mes precedente». La encuesta resalta que en comparación anual, la TD disminuyó en noviembre de 2017 frente al registro de 2016 (3.5% vs 3.6%), con datos ajustados por estacionalidad.

 

Los estados en que mayor desempleo se registró fueron: Tabasco con 6.8%; Ciudad de México 5.4%; Querétaro, 4.4%; Baja California Sur, 4.3%; Coahuila, 4.1%; así como Campeche, Estado de México, Tamaulipas y Tlaxcala con 4.0% cada una.

 

Se añade que la Tasa de Subocupación, que refiere al porcentaje de la población ocupada que tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le demanda, se ubicó en 6.9%. En su comparación anual, esta tasa fue menor a la del mismo mes de 2016 que fue de 7.3%.

 

La dirigencia del Partido Acción Nacional (PAN) en el Estado de México, denunció que el el PRI Gobierno mantiene  «la fábrica de pobres» en la entidad al presentar una tasa de desocupación de 4.3% de la Población Económicamente Activa (PEA), la quinta más alta en el país.

El dirigente del blanquiazul en el estado, Víctor Hugo Sondón Saavedra, resaltó la cifra como alarmante pues de acuerdo a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) la media nacional de este indicativo es del 3.3%. Añadió que actualmente existen 336 mil 159 mexiquenses que «no pueden ganarse la vida, tener el sustento para sus familias por la incapacidad de los gobiernos priistas para atraer inversiones y generar empleos bien pagados y cerca de casa».

El dirigente panista señaló que existe incongruencia entre las promesas de campaña del ahora gobernador y lo realizado desde que asumió el poder, acciones que no garantizan que cumpla con la meta de lograr un millón de empleos como «pomposamente lo prometió hace unos días».

“El gran riesgo de tener esta tasa de desempleo implica que la gente pueda caer en la tentación del robo para cubrir sus necesidades básicas, mientras se ignora en qué sitio están los superávits de recaudación del gobierno mexiquense”, dijo Sondón Saavedra.

 

Foto: Twitter

Grandes bolsas caen bajo los ojos de Brian Bousum mientras sorbe whisky y agua en el apartamento de un amigo en una tarde de domingo. Con 51 años, ha pasado las últimas dos décadas operando máquinas de tornillo e instalando prensas de perforación en la planta de rodamientos Rexnord en el lado oeste de Indianápolis, cerca de la fábrica de Carrier que el presidente Trump hizo famosa.

 

Para un individuo que no fue a la universidad, dice, el trabajo es difícil de superar: el sindicato ofreció seguridad en el trabajo y suficientes horas extras para ganar hasta $ 75,000 mil dólares al año, un salario que le permitió comprar su propia casa, incluso con una piscina al aire libre. El hijo de Bousum se le unió en la planta después de graduarse de la secundaria.

Para finales del verano, ambos estarán sin trabajo. Rexnord, una compañía de 1.900 millones de dólares con sede en Milwaukee, está cerrando la planta de Indianápolis y trasladando sus operaciones a México. Allí, la mano de obra cuesta alrededor de $3 dólares la hora, en lugar de los $25 que Rexnord paga a sus empleados de los sindicatos más antiguos en Indiana. La medida de la empresa dejará a más de 300 estadounidenses sin trabajo. Antes de que eso suceda, algunos de los trabajadores aquí están aprovechando la oferta de Rexnord,  un sueldo que va de los $4 a los $10 dólares por hora para entrenar a sus reemplazos mexicanos. Algunos no aceptan debido a al dolor y orgullo.

 

El outsourcing de los trabajos en fábricas de Estados Unidos no es nada nuevo. Desde 1999, la fuerza laboral manufacturera del país ha caído un 28%, pasando de 17.3 millones de puestos de trabajo a 12.4 millones, a medida que las empresas huyen a países con costos laborales más baratos. Entre 2001 y 2016, los Estados Unidos tuvieron una pérdida neta de cerca de 54 mil empresas manufactureras. En las que quedan, más y más trabajo está siendo hecho por los robots y las computadoras avanzadas, que son supervisadas generalmente por los ingenieros, los programadores y otros con por lo menos cuatro años de universidad.

 

«Este es un tren fugitivo», dice Anthony Carnevale, director del Centro de Educación y Fuerza Laboral de la Universidad de Georgetown. «Al final, la tecnología y los mercados mundiales mejoran la productividad y nos benefician a todos. Lamentablemente, nos duele más a algunos que a otros».

 

Donald Trump prometió hacer que el dolor se detuviera, y debe su triundo en parte a los trabajadores de las fábrica del Medio Oeste que creían que cumpliría el compromiso. «Absolutamente me envolvieron en este mensaje», dice el maquinista de Rexnord, Gary Canter, de 46 años, quien ha comenzado a entregar pizza para Papa John, tres noches a la semana, para obtener dinero extra antes de su inminente despido. Para Bousum, la razón era simple: «He votado a favor de Trump basado en el hecho de que él podría salvar nuestros trabajos».

 

El presidente electo anunció un acuerdo con el fabricante de equipos de calefacción y refrigeración, Carrier, para mantener 1,100 puestos de trabajo en Indianápolis en lugar de trasladarlos a México (aunque cerca de 300 eran para los trabajadores de «cuello blanco» que nunca estuvieron en peligro). Al día siguiente, Trump dirigió su ira hacia Rexnord, que ya había anunciado su plan de reubicarse. «Rexnord de Indiana se está mudando a México y despidiendo a todos sus trabajadores», dijo el presidente electo. «Esto está pasando por todo nuestro país, ¡no más!».

 

Cinco meses después, Rexnord sigue amenazando con su movimiento. El Senador Joe Donnelly, un demócrata de Indiana, que ha discutido el cierre con el Presidente, advierte que es improbable un aplazamiento de última hora. «No quiero crear falsas esperanzas», dice Donnelly a TIME.

 

«Esta ha sido una decisión muy difícil y entendemos su impacto en nuestros asociados, sus familias y la comunidad de Indianápolis», dijo Rexnord en un comunicado. Pero la compañía, que anotó $68 millones de dólares en el año fiscal 2016, señaló que «las decisiones difíciles son una parte del ambiente de negocios de hoy. Para ser una empresa viable que contribuye al crecimiento económico, debemos satisfacer las necesidades de los clientes con productos de alta calidad a precios competitivos.»

 

Si el trato de Trump a Carrier era un recordatorio de cómo el púlpito intimidador podría utilizarse para hacer que el sector privado se doblegara, el cierre de Rexnord muestra sus límites y ofrece una lección sobre los desafíos de revertir una tendencia económica global que está en marcha. Cuando Trump hablo sobre Rexnord en Twitter el 7 de mayo, dijo que el acuerdo para salir del país fue hecho durante la administración de su predecesor, y aludió a imponer «grandes» impuestos sobre los productos fabricados en México que la compañía regresara a Estados Unidos para su venta

 

Pero eso no revivirá un estilo de vida entero en el Medio Oeste, ni se dirigirá a la multitud que vive con problemas económicos, sociales y políticos que desencadena la partida de empresas. «La vida sindicalizada y bien pagada es todo lo que he conocido», dice Bousum, sacando de su vaso de whisky. -¿Cómo diablos voy a sobrevivir?.

 

Cada lugar de trabajo tiene un lugar de entretenimiento cercano, donde los empleados van a celebrar una promoción, celebran una jubilación o simplemente se desahogan. Para muchos en Carrier y Rexnord, ese lugar es el «Sully», un bar deportivo ubicado frente a la planta Carrier. Entre los cambios recientemente, TJ Bray y Kyle Beaman se sentaron en el bar para relajarse. Beaman, de 62 años, trabajó en control de calidad en Rexnord, mientras que Bray, de 33 años, comenzó a trabajar en Carrier hace 15 años, un día antes de graduarse de la escuela secundaria.

 

Hace un año, Bray pensó que sería el que quedaría sin trabajo. La compañía matriz de Carrier, United Technologies (UTC), anunció planes para cerrar su planta de Indianápolis y trasladar sus trabajos a Monterrey, México. Entonces Trump se llenó de ira. En los actos de la campaña, el candidato «azotador» se mostró como el salvador de los «asesinos» de empleos, convirtiendo a Carrier en un símbolo de la devastación que la globalización había causado a los trabajadores de la nación.

 

Texto publicado en Time por Sean Gregory

Foto: Twitter

WordPress Lightbox Plugin