Tag

Hillary Clinton

Browsing

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció esta mañana que ordenó evaluar una controvertida venta de uranio a Rusia durante el gobierno de Barack Obama y que involucraría a la ex candidata demócrata Hillary Clinton.

 

La revelación de la decisión, explicada en una carta a legisladores, coincide con el testimonio este martes ante una comisión del Congreso del Secretario de Justicia y Fiscal General, Jeff Sessions, sobre los presuntos contactos del equipo de campaña de Donald Trump y Rusia previo a la pasada elección presidencial de Estados Unidos.

 

Ante los miembros de la comisión de Asuntos Judiciales de la Cámara de Representantes, Sessions prometió una rápida decisión sobre la eventual necesidad de un fiscal especial para investigar a Clinton, y aseguró que la evaluación se hará “sin influencias políticas”.

 

Sessions fungió como jefe del equipo de asesores en política exterior del entonces candidato Trump. Ya había dicho bajo juramento no saber de ningún tipo de colusión con los rusos, pero una investigación especial ha revelado contactos hechos por otros asesores electorales.

 

En un contraataque, Trump y congresistas republicanos han pedido una investigación sobre Hillary Clinton y la venta de una empresa de uranio a Rusia durante la presidencia de Obama.

 

Según la carta, entregada el lunes, Sessions ordenó a altos fiscales evaluar la venta de la minera y “las supuestas negociaciones ilegales relacionadas con la Fundación Clinton y otros asuntos”.

 

Los fiscales determinarán si existen asuntos que deben ser investigados, si una investigación en curso necesita más recursos o si hay asuntos que requieren la designación de un fiscal especial, indicó el texto, firmado por el Fiscal General adjunto Stephen Boyd.

 

Congresistas republicanos investigan la venta en 2010, mientras Clinton era la jefa de la diplomacia de Barack Obama, de la minera canadiense Uranium One a la estatal rusa Rosatom. La venta otorgó a Rosatom 20% de las reservas estadounidenses de uranio, y fue decidida luego de que Uranium One realizara varias donaciones a la Clinton Foundation, del expresidente Bill Clinton.

 

Con información de AFP / Foto: Archivo APO

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó este lunes vía Twitter que su equipo de campaña haya incurrido en colusión con Rusia durante las elecciones de 2016, y se preguntó por qué las investigaciones no se concentran en su adversaria, Hillary Clinton.

 

 

Su exjefe de campaña electoral, el abogado Paul Manafort, fue inculpado este lunes por conspiración contra Estados Unidos, lavado de dinero y falso testimonio, aunque Trump afirmó en su cuenta de la red social que los hechos de los que le acusan ocurrieron “hace años”.

 

 

Con información de AFP / Foto: Archivo APO

Habla de Trump, Comey, de colusión, “deplorables”, y del poder del sexismo.

Clinton, que como ella dice, ganó “más votos para presidente que cualquier hombre blanco” en la historia de Estados Unidos, no es el primer candidato que capturar el voto popular, pero pierde las elecciones. Ella es la quinta. Los Fundadores, por diversas razones, desconfiaban de la democracia popular. Los sureños desconfiaban de un desafío a la esclavitud; otros temían la aparición de un demagogo nacional. El Colegio Electoral, Alexander Hamilton escribió en el Federalist Paper No. 68, que bloquearía la aparición de un líder con “talentos para la intriga baja y las pequeñas artes de la popularidad”. Una capa adicional de deliberación electoral, pensó, también aislaría al sistema estadounidense de un ataque hostil desde el exterior: “el deseo de las potencias extranjeras de obtener un ascendiente inapropiado en nuestros consejos”.

 

Andrew Jackson fue el primero en sufrir este resultado constitucionalmente permitido de perder mientras ganaba, al conceder la carrera de 1824 a John Quincy Adams. Jackson, cuyo retrato ahora cuelga en la oficina oval, cargó que le fue quitado una papeleta amañada. En 1888, Grover Cleveland perdió en la misma forma frente a Benjamin Harrison, pero vengó su humillación cuatro años después. Samuel Tilden cayó contra Rutherford B. Hayes, en 1876; y sin embargo, después de la lucha barroca, de meses de batalla dentro del Colegio Electoral, Tilden parecía casi aliviado. Ahora, él dijo: “Puedo retirarme con la conciencia que recibiré de la posteridad el mérito de haber sido elegido a la más alta posición por el mandato del pueblo, sin ninguno de los cuidados y responsabilidades del oficio”.

 

En la boleta del 2000, Albert Gore, Jr., vicepresidente de Bill Clinton durante ocho años, ganó medio millón más de votos que el gobernador de Texas, George W. Bush. Después de perder la batalla final ante el Tribunal Supremo, Gore pronto partió de Washington para procrear en Nashville. Se dejó al barba. Engordaba. Parecía, al principio, muy perdido. Cuando lo visité allí, unos años más tarde, él dijo que eventualmente llegaría a enfrentarse a esa amarga experiencia, todavía no. Él nunca lo hizo completamente, ciertamente no en un libro. En cambio, con el tiempo, se afeitó la barba, viajó por el mundo dando conferencias y haciendo un documental sobre el cambio climático y, en 2007, compartió el Premio Nobel de la Paz con el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático. Hizo una fortuna como director de Apple, asesor de Google y socio de capital de riesgo. Encontró su camino. Y cada vez que alguien mencionaba las elecciones del 2000 siempre recordaba aclarar las cosas, diciendo: “Usted gana, pierde algo, y luego esa tercera categoría poco conocida”.

 

Para todas las habilidades de supervivencia de Hillary Clinton, tendrá dificultades para encontrar una paz o lugar similar en los asuntos públicos. Por un lado, Gore tenía unos cincuenta años cuando perdió. Clinton tiene sesenta y nueve años. Por otra parte, las circunstancias que rodearon su derrota son inmensamente más inquietantes. Clinton perdió una carrera que pocos creían posible perder. Su oponente no era Mitt Romney o John McCain o Marco Rubio, sino Donald J. Trump, un empresario inquietante,  estrella de los reality shows, un demagogo desagradable, aunque astuto, cuya retórica y propuestas políticas habían desdeñado las normas constitucionales de los Estados Unidos . Perdió por los errores tácticos de su campaña. Perdió porque nunca pudo encontrar un idioma, un enfoque temático o un personaje de campaña que pudiera convencer a los trabajadores estadounidenses que luchaban y que ella, y no un artista de dibujos animados, era su favorito. Perdió por las fuerzas del racismo, la misoginia y el americanismo que Trump despertó expertamente. Y ella perdió debido a fuerzas externas (Vladimir Putin, Julian Assange, James Comey) que estaban fuera de su control y aún no se entienden completamente.

 

“Hay momentos en que todo lo que quiero hacer es gritar en una almohada”, Clinton admite en una cruda memoria llamada “What Happened.” Clinton describe la actividad diaria de trabajar en el libro con sus colaboradores, dos ex-redactoras de discursos e investigadoras, como “catártica”. Pasaron largas sesiones en su casa hablando a través de los detalles de la campaña, intercambiando notas, sugerencias, ediciones. Pero, como dijo Clinton cuando nos reunimos recientemente para una larga conversación, en el proceso de pensarlo todo, Trump apareció sobre ella como un depredador en el segundo debate, el incesante tema de los “correos electrónicos, correos electrónicos…”, “Despertando de una siesta en la noche de la elección y sabiéndose que Michigan, Wisconsin, Pennsylvania, y la elección mismo se había ido lejos, era como si inevitablemente se repitiera un accidente horrible. “Literalmente, en ocasiones cuando lo escribía, tuve que ir a acostarme”, dijo. “Simplemente no podía soportar revivirlo.”

 

´Pero, contra el consejo de algunos de los más cercanos a ella, la ha revivido para su publicación. Las memorias de Clinton se irradian con furia hacia las fuerzas y las cifras van en su contra, pero también son golepadoras con auto-búsqueda, dolor, amargura, acompañados de intentos de canalizar el enojo y contener esa furia. En un momento dado, ella escribe, “Expire. Gritaremos más tarde. “En la noche del 8 de noviembre, Clinton esperaba dar un discurso de victoria en el Centro Javits, en Manhattan, como la primera mujer electa. La escenografía estaba en su lugar: vestiría de blanco, «el color de las sufragistas», el cumplimiento de las Cataratas de Seneca, y se pararía sobre una plataforma cortada en forma de Estados Unidos, bajo un vasto techo de cristal. Sería un triunfo a escala histórica, un avance estadounidense como consecuencia del discurso de Barack Obama sobre la Noche de Elecciones en 2008, en Grant Park. En cambio, a la mañana siguiente, llevaba púrpura, un símbolo de la unidad de los estados rojo y azul, y, ante cientos de empleados conmovidos y llorando, se abrió camino a través de un mensaje de resistencia y gratitud apresuradamente redactado. Después, ella y Bill Clinton subieron a su auto y fueron conducidos a lo largo del río Hudson, ella estaba vacía, incapaz de hablar, luchando por respirar: “En cada paso sentí que había dejado a todos caer. Porque lo hice”.

 

Cuando Clinton llegó a casa, se cambió a pantalones de yoga y un paño grueso y salió a caminar. Vive en un callejón sin salida llamado Old House Lane, en Chappaqua, una aldea boscosa en el condado de Westchester. La propiedad está rodeada por una alta valla blanca. Los oficiales del servicio secreto operan fuera de un granero rojo en el patio trasero. Estaba fría, lluviosa, tranquila y, escribe, “la pregunta que resonaba en mi cabeza era: ‘¿Cómo sucedió esto?'”

 

 

 

Reseña completa AQUÍ

The New Yorker por David Remnick

Foto: Twitter

 

Este viernes el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sorprendió al retomar a través de sus redes sociales las acusaciones en contra de su ex rival demócrata Hillary Clinton, de quien indicó fue exonerada por el ex director del FBI antes de que finalizaran las investigaciones correspondientes, esto en referencia al uso de su correo electrónico.

 

 

En su primer mensaje, el mandatario indicó “Wow, parece que James Comey exoneró a Hillary Clinton mucho antes de que terminara la investigación… y mucho más. ¡Un sistema amañado!”, retomando así los señalamientos que desde su campaña hizo en contra de la ex secretaria de Estado y el ex director de la agencia de investigaciones.

 

 

 

En un segundo mensaje, Trump reconoció la labor de su jefe de gabinete, afirmando que el “General John Kelly está haciendo un gran trabajo como Jefe de Gabinete. No podría estar más feliz o más impresionado, y esta Administración continuará haciendo las cosas a un ritmo récord. Muchas grandes decisiones a tomar en los próximos días y semanas. ESTADOS UNIDOS PRIMERO!”.

 

 

En un tercer mensaje el magnate indicó que “Texas está sanando rápido gracias a todos los grandes hombres y mujeres que han estado trabajando tan duro. Pero todavía hay mucho que hacer”, y anunció que mañana sábado realizará la segunda visita al Estado tras el paso del huracán Harvey.

 

 

Foto: Archivo APO

El presidente Donald Trump ocupó su red social para expresar su posición respecto a temas “que aquejan” a su país y en especial se refirió a la investigación que se sigue sobre su posible colusión con Rusia para beneficiar su triunfo en las elecciones presidenciales del pasado 2016.

 

 

 

El mandatario indicó que “Después de un año de investigaciones con cero pruebas, Chuck Schumer acaba de afirmar que “los demócratas deben echarse la culpar a sí mismos, no a Rusia.”

 

Entonces, ¿por qué  los Comités e investigadores, y por supuesto nuestro asediado Fiscal General no están investigando los crímenes de la torcida Hillary y sus relaciones con Rusia?, cuestionó el republicano esta mañana.

 

Trump aprovechó para arremeter contra el demócrata Sleazy Adam Schiff, a quien señaló de ser “el congresista totalmente sesgado hacia el tema “Rusia”, pasa todo su tiempo en la televisión defendiendo la excusa perdida de los Demócratas”.

 

Por último, el mandatario volvió a llamar a la bancada republicana para aprovechar la “última oportunidad” que tienen “para hacer lo correcto sobre la revocación y reemplazo (Obamacare) después de años de hablar y hacer campaña en ella.

 

 

Foto: Archivo APO

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retomó este domingo sus acusaciones en contra de Hillary Clinton, a quien acusó de conspirar junto a su partido  para sacar del camino a su rival por la nominación demócrata, el senador por Vermonrt Bernie Sanders.

 

 

Luego de que medios de comunicación han acusado a Trump de conspirar junto al gobierno ruso en las elecciones presidenciales del año pasado, esta ocasión fue el magnate quien acusó a Clinton de conspirar para hacerse de la nominación de su partido. “Hillary Clinton conspiró con el Partido Demócrata para vencer al Loco de Bernie Sanders. ¿Ella tiene permitido conspirar? ¡Injusto para Bernie!”, publicó el mandatario en su red social.

 

Si bien el ataque se produjo esta mañana, la información no resulta nueva, pues durante la campaña presidencial, Wikileaks ventiló en julio de 2016, más de 19 mil correos en los que se evidenció que el Comité Nacional Demócrata habían delineado diversas estrategias para vencer a Sanders y con ello dar paso a que Clinton se convirtiera en la candidata del partido.

 

Al revelarse la información, Debbie Wasserman Schultz tuvo que presentar su renuncia al cargo de presidenta del Partido.

 

Con información de Reforma / Foto: Archivo APO

Philippe Reines, ex colaborador de Hillary Clinton y quien durante los ensayos para los debates de la pasada elección fungió como “Donald Trump”, sorprendió este viernes al compartir en su red social un video en el que se muestra una broma con la ex candidata.

 

En el mensaje que acompañó el video, Reines aseguró: “No es fácil evitar el indeseado abrazo de Trump, a veces incluso toma práctica … Un momento favorito de la preparación para el debate (9/24/16)”. En el video se aprecia a él (Donald Trump) acercándose a Clinton y tratar de abrazarla, mientras la entonces candidata siguiendo la broma, intentaba escapar. La risa de los presentes no se hicieron esperar.

 

 

La propia Hillary Clinton reaccionó al video compartido y sostuvo no aguantó la risa cuando “vi este video por la mañana. Espero que ilumine su día”.

 

El tweet llega un día después de que Benjamin Wittes, amigo del ex director del FBI, James Comey, confesara que Comey se rehusaba a aceptar una invitación a la Oficina Oval, pues “no quería ni siquiera que pareciera que tenía una relación personal con Trump”.

 

 

Wittes relató que en una ocasión, Comey se colocó en una posición de modo que “su chaqueta azul se mezclara con las cortinas azules de la oficina en un esfuerzo para que Trump no lo viera. Pero no funcionó , Trump lo llamó por su nombre y todo terminó en un tenso saludo”.

 

 

Las bromas respecto a esta declaración no se hicieron esperar y ahora Comey y las cortinas azules circulan por la red.

 

Con información de CNN / Foto: Archivo APO

El año pasado, Donald Trump ganó la presidencia con apenas 306 votos, a diferencia de Hillary Clinton que objetivo 232 votos; sin embargo, Clinton ganó el voto popular por casi 3 millones de votos y un margen de 2.1 puntos porcentuales. Un suceso que ocasionó críticas contra las empresas de proyección política y de votación, por lo que este jueves The Washington Post publica un análisis sobre lo acontecido en las elecciones estadounidense.

De acuerdo al rotativo, los autores del informe aseguraron que la percepción del público tras las elecciones era una mezcla de sorpresa e indignación, pues muchos aseguraron que la industria había engañado al país sobre quién sería el nuevo presidente.

Por ello, la Asociación Americana para la Investigación de la Opinión Pública (AAPOR), convocó a un comité de 13 miembros para estudiar a detalle qué ocurrió en las urnas estadounidenses.

Recordemos que a  principios de esta semana, la demócrata Hillary Clinton culpó de su derrota en parte a la decisión del director del FBI, James Comey al enviar una carta al Congreso sobre el uso de correos electrónicos privados mientras ella fungía como secretaria de Estado.

El informe de AAPOR respondió la pregunta de cómo la carta de Comey contribuyó a la victoria de Trump, pero se abstuvo de proporcionar una respuesta concluyente que asegura la evidencia de un efecto significativo sobre la carta del FBI.

En la víspera de la elección, diversos indicadores apuntaron a una victoria de Clinton, según el informe publicado por The Washington Post, entre ellos se encontraban los patrones de votación primarios en estados indecisos como Pensilvania, Michigan y Wisconsin, que favorecían a  Clinton, mientras que Trump llegó a esos tres estados por apenas 77, 774 votos o apenas la mitad de un punto porcentual.

El comité AAPOR concluyó que las encuestas nacionales eran generalmente correctas en términos históricos y que eran más precisos en 2012. Las encuestas en promedio, apuntaban a una victoria de Clinton en el voto popular por cerca de tres puntos porcentuales. Su ventaja final fue buena dentro del margen de error de las encuestas nacionales.

También hallaron fallas  entre las organizaciones que producen agregados de las encuestas y proyecciones de resultados, señalando que estas predicciones como una de las razones por las que muchas personas se vieron sorprendidos por el resultado de la elección.

Según el informe, existió una clara debilidad en las encuestas estatales: el fracaso de muchos encuestadores para cargar datos en la base de nivel de estudios de los votantes. En 2016, hubo una brecha educativa significativa, pues los votantes que no cuentan con  educación universitaria apoyaron a Trump en su mayoría, a  comparación con las personas con títulos universitarios.

Otra posible causa de errores en las encuestas estatales fue el cambio en la composición del electorado y de la participación de los diferentes grupos de electores en comparación con 2012. El informe sugiere que esto era un problema, pero los autores dijeron que carecían de algunos datos adicionales del gobierno federal que permitiría un estudio más detallado.

Un factor mucho más pequeño citado como una posible razón por la que los sondeos subestimaran el apoyo a Donald Trump fue que apareció en primer lugar en las papeletas en Florida, Michigan y Wisconsin.

El informe trata de refutar el argumento de que las encuestas tienen un sesgo partidista hacia los demócratas. Aunque las encuestas de 2016 tendían a subestimar el apoyo de Trump, las encuestas de 2012 y 2000 tendían a subestimar el apoyo a los candidatos demócratas a la presidencia.

 

 

Redacción APO / Foto: Especial

El director del Buró Federal de Investigación (FBI), James Comey,  afirmó hoy que ocultar el tema de los correos de la entonces candidata Hillary Clinton, habría sido catastrófico.

 

Comey explicó que hizo pública la investigación porque creía que los agentes de su oficina habían encontrado evidencia con carga suficiente para cambiar la investigación sobre la correspondencia de Clinton, y no acudir al Congreso entonces habría sido “un acto de ocultamiento” y ese ocultamiento, desde su punto de vista, “habría sido catastrófico”.

 

Pese a que la investigación se archivó el pasado 8 de noviembre al no encontrar ningún dato incriminatorio, Comey afirmó que lo volvería a hacer. “Me hace sentir náuseas pensar que pudimos haber tenido algún impacto en las elecciones. Pero tomaría la misma decisión”, expresó.

 

Estas declaraciones se dieron luego de que la ex candidata presidencial, Hillary Clinton responsabilizó de su derrota ante Donald Trump. “La razón por la cual perdimos se encuentra en los acontecimientos de los diez últimos días de la campaña”, dijo Clinton, e insistió en que los votos anticipados y los sondeos la daban hasta entonces como ganadora.

 

Con  información de The Hufftington Post / Foto: 

Luego de las declaraciones de la ex candidata presidencial Hillary Clinton, asegurando que ella no es presidenta de Estados Unidos por culpa del FBI y los hackers rusos, el presidente Donald Trump arremetió a través de su cuenta de Twitter.

 

“El director del FBI (James) Comey fue lo mejor que le ha pasado a Hillary Clinton porque le dio vía libre muchas malas acciones”, lanzó en un primer tuit Donald Trump, pero no tardó mucho en completar su defensa con un dardo envenenado para los que fueron sus rivales hace medio año:

 


“La falsa historia de Trump y Rusia fue la excusa utilizada por los demócratas como justificación a su derrota electoral. ¿Tal vez Trump (sí, habla de él en tercera persona) realizó una gran campaña?”.

 

Hillary Clinton abordó ayer de forma pública las causas que evitaron su mudanza a la Casa Blanca. Expuso los motivos en un foro de mujeres en Nueva York y aseguró que ella sería presidenta “si las elecciones se hubieran celebrado el 27 de octubre”, antes de empezar todo su calvario del FBI.

 

La exsenadora se refería al periodo cuando el director del FBI, James Comey, hizo pública una carta donde informaba al Congreso de la reapertura de la investigación de un servidor de correo electrónico privado.

 

“No fue una campaña perfecta, pero iba camino de ganar hasta que se juntaron la carta de Comey y Wikileaks de Rusia en los últimos 10 días de campaña”, comentó Clinton.

 

 

El presidente estadounidense Donald Trump inició el lunes con una avalancha de tweets sobre las acusaciones que rodean a Hillary Clinton, destacando un informe de Fox News sobre el espionaje del equipo de Trump.

 

Sobre la campaña de Clinton, Trump cuestionó a Hillary sobre el presidente de campaña John Podesta, y su relación al no registrarse como agente extranjero al representar un banco ruso importante.

 

“¿El hermano de John Podesta pagó grandes cantidades de dinero para conseguir que se levantaran las sanciones a Rusia? ¿Sabías Hillary?”, escribió Trump.

 

 

 Y agregó: “¿Hillary Clinton se disculpa siempre para recibir las respuestas al debate? ¡Sólo preguntaba!”

 

Did Hillary Clinton ever apologize for receiving the answers to the debate? Just asking!

— Donald J. Trump (@realDonaldTrump) 3 de abril de 2017

 

Los mensajes llegan en medio de aumento de las reclamaciones demócratas sobre una supuesta conexión entre la campaña de Trump y funcionarios rusos y un par de investigaciones del Congreso de sondeo intromisión de Rusia en la elección.

 

Trump elogió los informes de Fox News al asegurar que funcionarios de Obama estuvieron atrapados en la vigilancia incidental del equipo de Trump, difundiendo la información. 

 

 

Fuentes oficiales del FBI aseguran que asociados del presidente estadounidense Donald Trump, se comunicaron con presuntos operadores rusos para coordinar la difusión de información contra Hillary Clinton, informó la cadena de noticias CNN.

La televisora dijo que FBI está revisando la información, que incluye datos de inteligencia, registros telefónicos y de viajes, así como de encuentros cara a cara.

“La información está elevando las sospechas de investigadores de contrainteligencia del FBI de que en la coordinación pudo haber tenido lugar, aunque los funcionarios advirtieron que la información no es concluyente y que la investigación continúa”, añadió.

Las revelaciones se producen luego que el presidente del Comité de Inteligencia, el republicano Kevin Nunes, informó esta tarde que un puñado de colaboradores del equipo de transición del presidente Donald Trump fue “monitoreado” por agencias de inteligencia de manera incidental.

Aunque no confirma las acusaciones del presidente estadounidense sobre el presunto espionaje de Barack Obama. Nunes personalmente visitó la Casa Blanca para comunicar su hallazgo de manera directa al presidente Trump, lo que desató duras críticas en el Congreso por haber informado al presidente que a los demócratas del Comité de Inteligencia.

Cuestionado después del encuentro sobre la legalidad de esa conversación en medio de una investigación criminal del FBI, Nunes la justificó bajo el argumento de que la recopilación “incidental” de información no está conectada con la averiguación sobre Rusia.

 

Con información de Agencias / Foto: 

Una computadora, propiedad del Servicio Secreto de Estados Unidos, fue robada el pasado jueves en el coche de un agente en Nueva York.

 

Fuentes oficiales aseguran que los detectives de la policía de Nueva York se encuentran buscando la computadora debido a que contiene información  importante y sensible.

 

Un oficial de la policía dijo a CBS News que las autoridades determinarán si el agente fue atacado o fue una víctima de un robo casual, pues algunos objetos personales el agente fueron robados durante el asalto en Brooklyn.

 

De acuerdo al canal de noticias CBS, la computadora podría contener información sobre el presidente estadounidense Donald Trump, la excandidata demócrata Hillary Clinton y datos del Papa Francisco. Si la información en la computadora portátil fuera liberada podría representar un compromiso de la seguridad nacional.

 

Por su parte, el Servicio Secreto indicó que los equipos portátiles cuentan con múltiples medidas de seguridad, que incluye el cifrado de disco completo y no se les permite almacenar información clasificada, sin embargo podría haber fallas al respecto.

 

Con información de CBS News/ Foto: Especial