Tag

colusión

Browsing

Daniel Becker, director del Grupo Financiero Mifel, quien se  encuentra en recuperación tras haberse contagiado de Covid-19, será el próximo presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM).

Luis Niño de Rivera, actual presidente de la ABM, indicó que esta semana se lleva a cabo el proceso de votación, al cual llega un candidato de unidad, en referencia a Becker.

El presidente saliente de la ABM, que asumió el cargo en 2019, dijo que Becker es un «profesional de gran experiencia y capacidad» además de un «estudioso de nuestra industria dedicado en este menester de cuerpo y alma desde hace muchísimos años».

El nuevo presidente de la ABM asumirá el cargo durante la 84 Convención Bancaria de México, que se llevará a cabo los días 11 y 12 de marzo, esta vez bajo un formato semipresencial, debido a la contingencia sanitaria por la Covid-19.

«La gran mayoría de personas participarán a través de una plataforma digital», especificó Niño de Rivera, quien dijo que solo será presencial la inauguración y la clausura de la convención, que se llevarán a cabo en el pato del Club de Banqueros de la Ciudad de México con una «presencia muy limitada».

La ABM aprovechó para negar los actos de colusión entre instituciones del mercado secundario de deuda soberana, esto luego de que siete bancos internacionales fueron sancionados por la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE).

La Comisión informó esta semana que encontró evidencia de que las instituciones financieras y algunos operadores realizaron acuerdos ilegales para vender o comprar a cierto precio o no comercializar ni adquirir papeles de deuda.

«No hubo una colusión institucional bajo ningún motivo», aseguró Eduardo Osuna, vicepresidente de la ABM y director general de BBVA en México, uno de los bancos multados. «Son conductas muy particulares de individuos», agregó durante una videoconferencia.

Por su parte, Raúl Martínez-Ostos, director general de la unidad mexicana del británico Barclays, otro de los bancos penalizados, dijo que su equipo analizaba las conclusiones de la autoridad. «Tenemos una perspectiva distinta», afirmó.

Entre los bancos multados también se encuentran las filiales locales del alemán Deutsche Bank, de los estadounidenses Bank of America, Citibank, y JP Morgan Chase, así como del español Banco Santander.

La investigación del fiscal especial Robert Mueller sobre la intromisión rusa en las elecciones de Estados Unidos en 2016 no detectó que el presidente Donald Trump ni ningún otro funcionario conspirara con ese país, según el fiscal general William Barr.

Barr envió un resumen de las conclusiones del informe a los líderes del Congreso y los medios de comunicación este domingo por la tarde.

«El informe encontró evidencia en ambos lados de la pregunta y deja sin resolver lo que el abogado especial considera como cuestiones difíciles de la ley», y citó a Mueller al decir que «si bien este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera».

 

Barr, en conjunto con el vicefiscal general Rod Rosenstein, concluyó «que la evidencia desarrollada durante la investigación del asesor especial no es suficiente para establecer que el presidente (Trump) cometió un delito de obstrucción de la justicia».

El informe será leído por los partidarios de Trump para aclarar las dos principales acusaciones sobre su presidencia: la colusión y la obstrucción de la justicia.

A raíz de esta investigación, se ha imputado a 34 personas, incluidos seis exasesores de Trump: Paul Manafort, Rick Gates, George Papadopoulos, Michael Cohen, Michael Flynn y Roger Stone, además de y 26 rusos que probablemente no serán juzgados porque Estados Unidos no tiene tratado de extradición con Rusia.

El magnate ruso Oleg Deripaska fue abordado entre 2014 y 2016 por el FBI y el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que querían hacer de este multimillonario cercano al Kremlin un informante de Washington, informó The New York Times (NYT).

Según el diario estadounidense, Deripaska fue uno de media docena de oligarcas rusos cercanos al presidente Vladimir Putin, a quienes los estadounidenses se acercaron en forma secreta.

El objetivo, de acuerdo con la publicación, era obtener información sobre el crimen organizado ruso, y acerca de la supuesta interferencia de ese país en las elecciones presidenciales de 2016 y la posible colusión entre el equipo de campaña de Donald Trump y Moscú.

Sin embargo, aparentemente ninguno de ellos cooperó, indica el diario neoyorquino.

Los agentes del FBI se habrían presentado sin aviso en la residencia de Oleg Deripaska en Nueva York, para preguntarle si Paul Manafort, el exdirector de campaña de Donald Trump, ya condenado por fraude fiscal y bancario por la justicia estadounidense, había servido de intermediario entre el Kremlin y el entorno del magnate republicano.

A cambio de esta información, las autoridades estadounidenses estaban dispuestas a ayudar a Deripaska con sus problemas judiciales y administrativos en Estados Unidos. Pero el multimillonario negó toda colusión, e incluso informó a Moscú sobre sus intercambios con las autoridades estadounidenses.

Con  información de AFP / Foto: Twitter

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, exhortó este miércoles al Fiscal General y Secretario de Justicia, Jeff Sessions, a que ponga fin a la investigación en marcha sobre la alegada injerencia de Rusia en las elecciones de 2016.

«Es una situación terrible y el Fiscal General Jeff Sessions debería interrumpir esta cacería de brujas ahora mismo, antes que manche aún más a nuestro país», expresó Trump en Twitter, en referencia a la investigación que conduce el Fiscal Especial Robert Mueller.

Trump sostuvo que la llamada colusión con Rusia es una de las historias más exitosas del país, pues es un “engaño total”.

Señaló también que el informe que supuestamente establece la relación entre él y Rusia fue pagado por el partido Demócrata «y fue usado para comenzar esta Cacería de Brujas. ¡Es una vergüenza!», remató.

 

La Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) indicó que presentará al actual Gobierno Federal y al equipo de transición del virtual Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), un documento que plantea acciones concretas para establecer regulaciones e incentivos que favorezcan el diseño y ejecución de las contrataciones del gobierno.

Señaló que el enorme monto de recursos involucrados en las contrataciones de gobierno, es un incentivo para que el diseño de las licitaciones o mecanismos de adquisición sean susceptibles a la simulación de competencia o a la presencia de actos de corrupción entre funcionarios públicos y proveedores.

Indicó que tan solo en 2017, se adjudicaron más de 228 mil contratos públicos, con un valor superior a los 585 mil millones de pesos. 78% de los contratos se otorgaron por medio de una adjudicación directa, 10% por medio de una invitación a cuando menos tres personas, y solo 12% por medio de una licitación pública.

Detallaron que las entidades del Estado mexicano tienen la obligación constitucional de adquirir bienes y servicios en procesos transparentes y competidos para obtener las mejores condiciones de precios, calidad, financiamiento y oportunidad.

Sin embargo, la COFECE asegura que de forma recurrente se presencian procesos de adquisición irregulares, donde se usan métodos de excepción a la licitación mediante justificaciones ambiguas o subjetivas; se restringe la participación por medio de requisitos innecesarios; se dirigen los concursos otorgando ventajas a determinados agentes con ciertos perfiles comerciales o especificaciones técnicas, entre otras irregularidades.

Por ello, la Comisión presentará el documento al Gobierno Federal, al Equipo de Transición del Virtual Presidente Electo, a los próximos legisladores federales y al Sistema Nacional Anticorrupción, para «unir esfuerzos en la búsqueda del mejor ejercicio posible del gasto público».

 

La comisión de inteligencia de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, encabezada por republicanos, declaró oficialmente este viernes que concluyó su investigación sobre la intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016, informando en su reporte final que no halló evidencia alguna de que el equipo de campaña de Donald Trump se haya coludido con Rusia.

Los demócratas de la comisión se opusieron totalmente a la conclusión del reporte, al considerar que el organismo no entrevistó a suficientes testigos ni recaudó evidencia suficiente para apoyar sus hallazgos. Trump ha dicho varias veces que no hubo colusión.

La investigación comenzó con una participación bipartidista, pero al final sucumbió debido a las diferencias entre fracciones. Los republicanos ya habían anunciado los principales hallazgos el mes pasado. Una investigación encabezada por el fiscal especial Robert Mueller sigue en marcha, al igual que las investigaciones de las comisiones de inteligencia y de asuntos judiciales en el Senado.

Según el panel de la Cámara de Representantes, Rusia buscó sembrar discordia en Estados Unidos a través de ciberataques y campañas en redes sociales. Algunos extractos del reporte público fueron censurados por razones de seguridad nacional. Los republicanos dijeron que presionarán a las agencias de inteligencia para poder hacer pública más información.

En un comunicado, el legislador republicano por Texas, Mike Conaway, quien encabezó la investigación, dijo que estaba «extremadamente decepcionado con las censuras demasiado entusiastas» realizadas por las agencias de inteligencia al reporte. Agregó que muchos de los detalles censurados incluyen información que ya es pública, como los nombres de testigos e información desclasificada anteriormente.

Conaway dijo que el comité prometió ser tan transparente como fuera posible con el reporte. «No creo que la información que estamos dando a conocer ahora cumpla con ese estándar, razón por la cual mi equipo y yo seguiremos cuestionando las tantas censuras innecesarias, con las esperanza de que se conozca más sobre el reporte en los meses entrantes», agregó.

 

Con información de AP / Foto: Archivo APO

Tal como se había adelantado, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) llevó a cabo la adjudicación de contratos de la licitación de medidores de baja tensión, los cuales fueron asignados a las empresas IUSA y Conymed, mismas que se encuentran bajo una investigación por parte de la Cofece  por posible colusión en el mercado de medidores de luz.

La CFE informó que pese a los señalamientos que se han hecho en días recientes sobre un posible favoritismo a las empresas ganadoras, con la licitación obtuvo un ahorro de 384 millones de pesos en la adquisición de medidores equivalente al 16% del monto erogado para la compra de estos equipos en 2017.

En total se detalló que la CFE adquirió un total de 1,766,309 medidores de los cuales 345,529 cuentan con la especificación GWH00-34 (271,053 monofásicos y 74,476 bifásicos), así como 1,420,780 medidores con especificación GWH00-09 (1,088,975 monofásicos, 292,662 bifásicos y 39,143 trifásicos), 71,902 medidores más que en 2017, lo que representa una compra 4% mayor.

Indicaron que en el proceso licitatorio participaron cinco empresas distintas, de las cuales tres cumplieron con la evaluación técnica: Electrometer de las Américas S.A. de C.V., Industrias Unidas S.A. de C.V. (IUSA), así como Controles y Medidores Especializados S.A. de C.V. (CONYMED).

Justificó que la razón para haber otorgado la licitación, fue porque la empresa IUSA ofertó el medidor monofásico a un precio 7.5% menor a lo ofertado por la empresa Electrometer de las Américas. El medidor monofásico GWH00-34 26% más barato al ofertado por la empresa Electrometer de las Américas. Mientras que para los medidores bifásicos, sólo ofertó la empresa CONYMED y para los medidores trifásicos, sólo IUSA.

CFE aclaró que no se abrieron las ofertas de las empresas Protecsa Ingeniería S.A. de C.V y Ciudades Conectadas Netcity S.A.P.I de C.V. / Sistemas de Alta Tensión Espejel S.A. de C.V., ya que no cumplieron con la evaluación técnica requerida.

«Las licitaciones que realiza la CFE para la adquisición de medidores se apegan estrictamente a la normatividad vigente, y son públicas, internacionales, transparentes y competidas», concluyó la empresa.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró hoy que tras la polémica de la desclasificación del memorándum republicano en el que se acusa al FBI y al Departamento de Justicia de tener sesgo político en la investigación que se sigue sobre la supuesta injerencia rusa, el documento lo reivindica de todos los señalamientos en su contra.

 

 

Fue a través de su cuenta de Twitter donde el mandatario indicó que «este informe defiende totalmente a ‘Trump’ en la investigación. Pero la caza de brujas rusa sigue y sigue. No hubo complot ni obstrucción (la palabra utilizada ahora porque, tras un año de buscar sin fin y no encontrar NADA, complot está muerta). Estos es una desgracia estadounidense».

 

El mensaje fue publicado por el magnate previo a llegar a su club de golf de Palm Beach, donde descansará el fin de semana junto a su familia.

 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, negó este lunes vía Twitter que su equipo de campaña haya incurrido en colusión con Rusia durante las elecciones de 2016, y se preguntó por qué las investigaciones no se concentran en su adversaria, Hillary Clinton.

 

 

Su exjefe de campaña electoral, el abogado Paul Manafort, fue inculpado este lunes por conspiración contra Estados Unidos, lavado de dinero y falso testimonio, aunque Trump afirmó en su cuenta de la red social que los hechos de los que le acusan ocurrieron «hace años».

 

 

Con información de AFP / Foto: Archivo APO

Esta tarde el fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, compareció ante el Comité de Inteligencia del Senado, luego de que fuera citado para aclarar una posible participación en la probable injerencia del gobierno ruso en las elecciones presidenciales del año pasado.

 

Sessions afirmó que «nunca» se  reunió con ningún funcionario del gobierno de Vladimir Putin con el objetivo de influir en las elecciones . «Nunca me he reunido ni he tenido ninguna conversación con ningún funcionario ruso o con ningún funcionario de ningún Gobierno extranjero para influir en las elecciones de Estados Unidos».

 

El fiscal General calificó como «espantosa y detestable» la simple idea de que él hubiera podido haber participado en la supuesta colusión con Rusia. «La sugerencia de que participé de cualquier colusión, que no me dí cuenta de una colusión sobre el gobierno de Rusia (…) es una mentira espantosa y detestable».

 

Reitero que que tiene «confianza» en el ex director del FBI, Robert Mueller, quien es el encargado de la investigación, parta que lleve una ruta adecuada para el país. «Tengo confianza en el señor Mueller, pero no voy a hablar sobre
ninguna hipótesis», esto al referirse a los rumores que circulan por la prensa estadounidense sobre que Mueller será separado de la investigación.

 

Con información Agencias / Foto: Twitter