Tag

cumbre

Browsing

El presidente ruso, Vladímir Putin, recibió este viernes a su homólogo y aliado bielorruso, que insinuó que Minsk podría sumarse a los esfuerzos de Moscú para revivir una antigua alianza con Pyongyang luego de la cumbre de esta semana con el mandatario norcoreano Kim Jong Un.

El presidente Alexander Lukashenko hizo la propuesta durante su reunión con Putin en Sochi, sobre el Mar Negro, donde el mandatario ruso dijo que le entregará un informe sobre las conversaciones con Kim en el puerto espacial de Vostochny, en el extremo oriente ruso.

“Quisiera informarle de la discusión sobre la situación en la región, que fue muy importante, y también mencionar el problema más grave, la situación en Ucrania”, afirmó Putin al iniciar el encuentro.

Lukashenko respondió que “podríamos pensar en la cooperación tripartita”, y añadió que “pienso que se podría encontrarle una tarea a Bielorrusia allí también”.

Kim Jong-un continuó su viaje por Rusia este viernes con una visita a una fábrica de aviones en la ciudad de Komsomolsk del Amur a fin de conocer los cazas rusos de última generación. Mañana se espera su arribo al puerto de Vladivostok para ver los buques de la flota del Pacífico y visitar una universidad.

Estados Unidos y aliados creen que Kim probablemente suministrará municiones a Rusia para usar en Ucrania a cambio de armas o tecnología de Moscú, un acuerdo que violaría las sanciones de la ONU a Pyongyang que vedan el comercio de armas con Corea del Norte.

Putin dijo después de la reunión con Kim que Rusia acatará las sanciones de Naciones Unidas y lo reiteró este viernes.

“Nunca violamos nada y en este caso no tenemos la intención de violar nada”, sostuvo Putin ante los medios. “Pero, sin duda, buscaremos oportunidades para desarrollar las relaciones ruso-norcoreanas”.

Este viernes inició la Cumbre del Grupo de los 77 y China, en la cual los asistentes buscan estrechar la cooperación y relaciones entre sus miembros.

Previamente llegaron a La Habana presidentes, vicepresidentes, primeros ministros y altos cargos de una decenas de países. Los organizadores cuentan con delegaciones de más de un centenar de países.

Entre ellos destacó el secretario general de la ONU, António Guterres, que ayer se reunió con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel y con varios de sus ministros cubanos, además de visitar uno de los proyectos estrella de Unesco en La Habana, la recuperación del convento de Santa Clara como escuela de música.

También arribaron ayer a La Habana el vicepresidente de Bolivia, David Choquehuanca; el presidente argentino, Alberto Fernández; el presidente de Colombia, Gustavo Petro; el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y el miembro del comité permanente del politburó del Partido Comunista de China (PCCh) Li Xi.

La cumbre tiene como objetivo es estrechar la brecha tecnológica y lleva por lema “Los retos actuales del desarrollo: papel de la ciencia, la tecnología y la innovación”, concluirá mañana con una nueva sesión de debate y la presentación de la declaración final.

Durante su discurso inaugural, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, llamó a la “democratización” de las relaciones internacionales, entre ellas las Naciones Unidas, para atender al Sur global; el mandatario subrayó la necesidad de “cambiar las reglas del juego” en favor de los países en vías de desarrollo que, a su juicio, son las “víctimas principales” del comercio, las finanzas internacionales y el “intercambio desigual”, además de la “brecha científica” y de la crisis climática.

Asimismo, el presidente aseguró que el actual “orden internacional” es “injusto e insostenible” y que, sin atender “esos temas”, no será posible “alcanzar el desarrollo sostenible” al que los países del G77+China tienen “derecho”.

Como ejemplo, Díaz-Canel habló de las “carencias” con las que las delegaciones presentes se pueden encontrar en la isla debido a “seis décadas” de “bloqueo”, en referencia a las sanciones de Estados Unidos, contra Cuba.

Para Díaz-Canel, estas sanciones son parte de un “cerco reforzado” que deriva de un “injusto orden internacional” del que Cuba no es el “único” perjudicado. “Carecemos de muchas cosas, pero nos sobran sentimientos de amistad, solidaridad y hermandad”, agregó el presidente del país anfitrión.

El G77+China es el mayor foro de concertación y diálogo en el marco de la ONU, que agrupa a toda América Latina y el Caribe, a excepción de México; África, Oriente Medio y gran parte de Asia, sin Rusia.

Actualmente está conformado por 134 países, que suponen el 80% de la población mundial y a dos tercios de los miembros de Naciones Unidas.

La Cumbre, en la que participan una treintena de jefes de Estado y más de un centenar de delegaciones, supone según expertos un éxito diplomático de La Habana, aunque también un enorme reto logístico y económico para la isla, en medio de una profunda crisis multidimensional.

El presidente estadounidense y otros dirigentes del G20 llegaron este viernes a Nueva Delhi para participar este fin de semana en una cumbre en la que India busca allanar un diálogo sobre Ucrania y el cambio climático, pese a la ausencia de Vladimir Putin y Xi Jinping.

Los gobernantes están divididos sobre temas clave como la invasión rusa contra Ucrania, el objetivo de abandonar gradualmente los combustibles fósiles y la reestructuración de la deuda mundial, lo que según diversos analistas, dificultaría que haya una declaración final el próximo domingo.

América Latina estará representada por el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, cuyo país asumirá la presidencia del bloque después de India, y el argentino Alberto Fernández, que ya está en Nueva Delhi. Pese a la invitación que recibió, Andrés Manuel López Obrador no participará.

Joe Biden, presidente de los Estados Unidos, llegó este viernes a Nueva Delhi y su agenda en India arranca con una reunión bilateral con el primer ministro indio Narendra Modi, a quien recibió apenas en junio en la Casa Blanca.

Estados Unidos busca fortalecer sus vínculos con India, con el fin de contrarrestar la influencia de China en la región, mientras que Nueva Delhi intenta consolidar su liderazgo internacional, esto a pesar de las diferencias que existe entre ambos países sobre Rusia y la negativa de India de participar en las sanciones impuestas contra Moscú por la invasión a Ucrania.

La ausencia Putin y Xi Jinping, líderes de Rusia y China, dejan a Biden la vía libre para tener un rol central en la cumbre.

Rusia va a estar representada por el ministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, que ya está en India, y la misión china estará encabezada por el primer ministro Li Qiang.

El secretario general de la ONU advirtió este viernes que el mundo parece una familia “disfuncional”, en medio de una creciente polarización que puede derivar en mayores conflictos. “Si realmente somos una familia mundial, hoy parecemos una familia bastante disfuncional”, declaró Guterres.

Alertó que las divisiones están creciendo, las tensiones están surgiendo y la confianza se erosiona, lo que en conjunto aumenta el espectro de la fragmentación y, en última instancia, de la confrontación.

Los esfuerzos de Modi para que los dirigentes del G20 eviten las divisiones y enfrenten problemas mundiales cruciales, en particular la restructuración de la deuda mundial y la volatilidad de los precios de productos básicos tras la invasión contra Ucrania, han sido en vano en las citas ministeriales previas a la cumbre.

Modi también reafirmó su deseo de expandir el G20 con “la inclusión de la Unión Africana como miembro permanente”.

El gobernante indio también llamó a los dirigentes del G20 a apoyar financiera y tecnológicamente a los países en desarrollo en la lucha contra el cambio climático.

El presidente chino Xi Jinping se ausentará de la Cumbre del G20 que se lleva a cabo en la India, luego de los roces que ambos países han tenido y que han agravado sus relaciones bilaterales.

En su lugar, el primer ministro chino, Li Qiang representará a China en la reunión que se celebrará el próximo fin de semana, informó el Ministerio de Asuntos Exteriores en un comunicado.

Y es que las relaciones entre China y la India se han deteriorado debido a una disputa fronteriza tras la publicación del mapa nacional, roces que recordaron el enfrentamiento que tuvo lugar en la región de Ladakh en el que murieron 20 soldados de la India y cuatro de China.

Esto se convirtió en una añeja disputa en la región montañosa, en donde cada país tiene desplegados a decenas de miles de soldados respaldados con artillería, tanques y aviones de combate.

En total, China reclama unos 90 mil kilómetros cuadrados de territorio en el noreste de la India, incluyendo Arunachal Pradesh con su población principalmente budista. India afirma que China ocupa 38 mil kilómetros cuadrados de su territorio en la meseta de Aksai Chin, que India considera parte de Ladakh, donde se sostiene el enfrentamiento actual.

También han surgido fricciones en material comercial y por los crecientes vínculos estratégicos de la India con el principal rival de China, Estados Unidos. Tanto la India como China han expulsado a periodistas del otro país.

India rebasó recientemente a China como el país más poblado del mundo y ambos compiten en cuestiones como tecnología, exploración espacial y comercio global.

Cuando se le preguntó el motivo por el que Xi no acudirá a la cumbre, la portavoz de la cancillería china Mao Ning se negó a responder.

“El G20 es un foro importante para la cooperación económica internacional, China siempre le ha brindado una enorme importancia y ha participado activamente en actividades relevantes”, dijo Mao a la prensa durante una conferencia.

“El premier Li Qiang detallará las posturas y propuestas de China sobre cooperación del G20, promoverá al G20 para fortalecer la solidaridad y cooperación y trabajar en conjunto para abordar los desafíos económicos y de desarrollo a nivel global”, añadió.

Dijo que China está dispuesto a trabajar con todas las partes “para promover en conjunto el éxito” de la cumbre del G20 y “hacer contribuciones positivas para promover la recuperación estable de la economía global y promover el desarrollo sustentable”.

Xi no será el único jefe de Estado que se ausentará de la cumbre. El presidente ruso Vladímir Putin, quien enfrenta cargos por crímenes de guerra debido a la invasión de Rusia a Ucrania, tampoco acudirá al foro, aunque tiene previsto viajar a China el próximo mes.

Aparte de los posibles efectos en las relaciones entre China e India, la ausencia de Xi en la cumbre también elimina la posibilidad de una interacción con el presidente estadounidense Joe Biden. Las relaciones entre China y Estados Unidos se mantienen en un mínimo histórico pese a las recientes visitas a Beijing del secretario de Estado estadounidense Antony Blinken y otros funcionarios.

Esta sería la primera vez que el mandatario chino no acude a una cumbre del G20 desde que tomó posesión de su cargo en 2008. Aunque a las reuniones de 2020 y 2021 tampoco asistió forma presencial por las restricciones de la pandemia, sí estuvo conectado de manera virtual, sin delegar la competencia en ningún otro representante de su gabinete.

Los líderes de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur, Joe Biden, Fumio Kishida y Yoon Suk-yeol, rechazaron este viernes al término de su cumbre en Camp David el comportamiento “peligroso” y “agresivo” de Pekín en el Mar de la China meridional.

El comunicado final de los tres líderes, bautizado como “el espíritu de Camp David”, usa un lenguaje duro para referirse a la actuación en el Mar de la China Meridional, región en la que se estima que se esconden 11,000 millones de barriles de petróleo y que China se disputa con Taiwán, Brunéi, Indonesia, Filipinas, Malasia y Vietnam.

El documento conjunto también menciona a Taiwán, isla cuya soberanía reclama China, y reafirma la importancia de que haya “paz” y “estabilidad” en esa zona, vital para el comercio internacional.

Se había mantenido como incógnita hasta el último minuto el lenguaje que los tres líderes iban a usar en su comunicado final para referirse a China.

El gigante asiático es el mayor socio comercial tanto de Japón como de Corea del Sur, pero el Gobierno de Biden lo ve como su mayor competidor a nivel global y, aunque asegura que no busca un conflicto abierto, sí ha tomado fuertes medidas para restringir su influencia económica.

Este mes, Biden firmó una orden ejecutiva que limita las inversiones de su país en áreas tecnológicas estratégicas en China, desde la inteligencia artificial a la computación cuántica, para evitar que las Fuerzas Armadas chinas puedan beneficiarse de la tecnología estadounidense para su desarrollo.

La cumbre de este viernes en Camp David entre los tres líderes es la primera que se celebra de manera independiente y no en los márgenes de un foro multilateral, como el reciente encuentro de los tres líderes en mayo pasado aprovechando el G7 en Japón.

Además, Yoon y Kishida son los primeros líderes extranjeros a quienes Biden ha invitado a Camp David, lo que según fuentes japonesas y estadounidenses subraya la importancia que Washington atribuye a la alianza entre las tres naciones para la estabilidad en Asia-Pacífico.

La Cumbre del Amazonas concluyó este miércoles en Brasil con una hoja de ruta para proteger las selvas tropicales, calificada como un paso importante en la lucha contra el cambio climático, pero sin los compromisos concretos que pedían algunos ambientalistas para poner fin a la deforestación de la región.

El martes, presidentes y ministros de los ocho países amazónicos firmaron una declaración de sus planes para impulsar el desarrollo económico de sus países y a la vez impedir que la larga agonía de la región “llegue a un punto sin retorno”.

Varios grupos ambientalistas expresaron su decepción con la declaración de ayer, que consideraron una compilación de buenas intenciones con escasos objetivos y plazos concretos.

Por su parte, la organización indígena más grande de la región se declaró complacida por la inclusión de sus dos reclamos principales.

“Es significativo que los mandatarios de los países de la región hayan escuchado a la ciencia y comprendido el llamado de la sociedad: la Amazonía está en peligro y no tenemos demasiado tiempo para actuar”, dijo el grupo internacional WWF en un comunicado.

En la sesión de hoy se sumaron a la reunión los presidentes de la República del Congo y la República Democrática del Congo, un emisario del presidente de Indonesia y el embajador francés en Brasil en representación del territorio de Guyana Francesa. También asistió un emisario de Noruega, el mayor contribuyente al Fondo Amazonas brasileño para el desarrollo sustentable.

Los representantes nacionales firmaron un acuerdo similar, aunque mucho menos extenso que el de ayer. No contenía objetivos concretos y en su mayor parte criticaba a los países desarrollados por no proporcionar la gran financiación prometida.

Los presidentes de Bolivia, Colombia y Perú no asistieron a la reunión del miércoles.

Los ocho países que asistieron a la Cumbre: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Surinam y Venezuela, miembros de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA), expresaron su esperanza de que un frente unido les dé mayor presencia en las conversaciones ambientales globales de cara a la conferencia climática COP 28 en noviembre.

La cumbre refuerza la estrategia del mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, para potenciar el interés mundial en la conservación de la Amazonía

Y es que alentado por una disminución de la deforestación del 42% en sus primeros siete meses en funciones, ha buscado apoyo financiero internacional para la protección de la selva.

En declaraciones a la prensa después de la reunión del miércoles, Lula deploró las “medidas proteccionistas mal disimuladas” como inquietud ambiental que limitan las importaciones de países en desarrollo y dijo que los países desarrollados deben cumplir sus promesas de dar apoyo monetario a la protección de los bosques.

La Amazonía se extiende por una superficie dos veces el tamaño de la India. Dos terceras partes de ella se encuentran en Brasil, mientras que los otros siete países comparten el tercio restante.

Los miembros de OTCA, que se reúne apenas por cuarta vez en 45 años de existencia, demostraron que no están plenamente alineados en asuntos cruciales. La declaración conjunta no incluyó un compromiso compartido, ya asumido por Brasil y Colombia, de reducir a cero la deforestación para 2030.

Estados Unidos y China continuaron este jueves el diálogo para limar asperezas en Yakarta, donde asisten al encuentro de ministros de Exteriores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que también reúne a representantes de Rusia, India, Japón, Australia y la Unión Europea (UE), entre otros.

El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, y el jefe de la Comisión de Asuntos Exteriores del Partido Comunista de China (PCCh), Wang Yi, se reunieron a puerta cerrada en la capital de Indonesia, sin realizar declaraciones a los medios.

Se espera que esta reunión sirva para rebajar las tensiones entre ambas potencias mundiales.

Entre las principales cuestiones de fricción destaca Taiwán, que China reclama como parte de su territorio al calificarla como provincia rebelde, pero que Estados Unidos se ha comprometido a defender ante un hipotético ataque exterior.

China ha aumentado su agresividad contra Taiwán y en el mar de China Meridional, mientras que Estados Unidos ha incrementado las barreras de acceso de Pekín a componentes esenciales para los microchips.

Las conversaciones de Yakarta se producen casi un mes después de que Blinken viajara a Pekín, la primera visita del principal diplomático estadounidense en casi cinco años, y se reuniera con el presidente Xi Jinping, así como con Wang y el ministro chino de Exteriores, Qin Gang.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, también estuvo en Pekín la semana pasada para mejorar las relaciones.

La guerra de Ucrania por la invasión rusa, la crisis en Birmania (Myanmar), la amenaza nuclear de Corea del Norte y la disputas soberanistas entre Pekín y otros países como Filipinas y Vietnam en el mar de China Meridional son algunos de los asuntos que se tratan en esta cita de la ASEAN en Yakarta, que finaliza mañana.

Antes de reunirse con Blinken, Wang tuvo un encuentro con el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, con quien confirmó las buenas relaciones entre sus países y apostaron por la “democratización” de las relaciones internacionales.

Mañana, último día de esta reunión que comenzó el martes, también tendrán lugar las citas multilaterales del Foro de Asia Oriental y la reunión de Exteriores de Asia Oriental, donde coinciden en la mesa de diálogo los diplomáticos de Estados Unidos Rusia y China.

Fundada en 1967, la ASEAN está formada por Brunéi, Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia, Vietnam y Birmania y ha establecido una hoja de ruta para la inclusión de Timor Oriental.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, una de las corcholatas de Morena rumbo al 2024, participó este jueves la primera Cumbre de Ciudades de las Américas, organizada por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

La mandataria capitalina indicó, en su primera participación, que cuando acabe su mandato dejará una capital con menos deuda y menos corrupción que la que se encontró cuando asumió el cargo.

Desde Denver, Colorado, Sheinbaum Pardo destacó los logros de su administración, iniciada en 2018.

“Vamos a dejar una ciudad menos endeudada de lo que recibimos y no hemos aumentado en términos reales los impuestos”, dijo Sheinbaum y destacó otros logros como las becas para estudiantes, la construcción del trolebús elevado, y la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en Ciudad de México, una de las urbes más grandes del mundo.

Presumió el programa, “muy agresivo”, de electromovilidad en el transporte público; destacó la construcción de los dos teleféricos urbanos más grandes del mundo; el mejoramiento y ampliación del Sistema Metrobús y los trabajos que se realizan en el Metro.

“Invertimos 2 mil millones de dólares en la modernización del Metro”, indicó, y resaltó también los 250 kilómetros de ciclovías que se han trazado.

Se detuvo para mencionar la instalación de una planta solar de 18 megawatts en los techos de la Central de Abasto, el mercado más grande de América Latina. “Hemos alcanzado 50 mil viviendas con captación de agua de lluvia y trabajamos en manejo sustentable del agua y nuestro Programa de Calidad del Aire”.

Aseguró que la financiación de sus proyectos se ha logrado gracias a la “austeridad republicana” que instauró el presidente López Obrador y que se ha replicado en la CDMX, una política que canaliza los recursos obtenidos de la “erradicación de la corrupción”.

“Tenemos la visión de que reduciendo la corrupción y los privilegios, nos alcanza para destinar recursos”, afirmó Sheinbaum.

La jefa del Gobierno capitalino lanzó un mensaje a los jóvenes al asegurar que “no es la corrupción, la triquiñuela, el odio, el clasismo, el racismo y el tener más dinero” lo que convierte a la gente en “mejores personas”.

Sheinbaum pidió no olvidar que la lucha contra la crisis climática va ligada a la lucha por la igualdad social. “La justicia ambiental y la social siempre van de la mano”, sostuvo. Advirtió además que la “profundización de las desigualdades” en las ciudades “llevará siempre a la violencia, la degradación y a un mundo sin esperanza”.

La Cumbre de las Ciudades de las Américas es foro regional creado por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante la Cumbre de las Américas de 2022 en Los Ángeles. En su primera edición, la cumbre acoge a más de 200 alcaldes del continente.

El gobierno federal pospuso este martes la cumbre de líderes latinoamericanos contra la inflación, programada para el 6 de mayo en Cancún, tras el contagio de COVID-19 del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

“Esta decisión se da luego de conocerse el diagnóstico positivo de COVID-19 del presidente de la República, quien inauguraría el componente de promoción comercial y las sesiones de trabajo de los jefes de delegación de los países participantes”, informó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en un comunicado.

El “Encuentro de alto nivel para la integración agroalimentaria” ocurriría tras la Cumbre Antiinflacionaria virtual que México organizó el pasado 5 de abril con mandatarios de Argentina, Belice, Bolivia, Chile, Cuba, Honduras, San Vicente y Granadinas, y Venezuela, además de representantes de Brasil y Colombia.

En la reunión virtual, los países alcanzaron siete acuerdos para combatir la inflación y facilitar el comercio regional, que incluye la creación de un Grupo de Trabajo Técnico con representantes de gobierno de cada nación para determinar las medidas de cooperación.

“En tanto se define la fecha exacta para la realización del Encuentro de Alto Nivel para la Integración Agroalimentaria, los trabajos técnicos y logísticos continúan entre los países de la región bajo la coordinación de la Cancillería mexicana”, añadió la SRE.

La cancillería remarcó que las actividades comerciales y las reuniones de alto nivel de este encuentro que reúne a todos los países de América Latina y el Caribe se realizarán en una nueva fecha por definir. Tentativamente se realizaría en junio próximo.

La postergación de este encuentro, prioridad de López Obrador, ocurre en medio de la inquietud en México por la salud del mandatario, quien hasta la tarde de este martes no había emitido ningún mensaje tras anunciar su contagio de COVID el domingo pasado.

El presidente, de 69 años, ya había enfermado de la covid-19 dos veces, la primera en enero de 2021 y la segunda en enero de 2022.

Al respecto, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, aseguró esta mañana que “no hay nada que ocultar” sobre la salud del presidente, quien reiteró, se sigue recuperando de su tercer contagio de COVID.

“No hay nada que ocultar, hemos dicho desde el primer momento cuál es la situación y que el presidente se está recuperando”, dijo el funcionario, quien sustituye al mandatario en las ruedas de prensa matutinas del Gobierno.

El titular de SEGOB aclaró, además, que el mandatario no acudió a ningún hospital del país para el tratamiento de la enfermedad porque, dijo, después del positivo de la prueba se aisló para evitar contagiar a alguien más.

“No (acudió a un hospital). A él se le practicó (la prueba covid) en las instalaciones de la base aérea de Mérida, Yucatán, donde se llevan reuniones cada 15 días y, posteriormente, cuando llegó a la Ciudad de México se le comunicó el resultado del análisis”, apuntó.

El secretario de Gobernación dijo que los rumores que existen sobre que López Obrador tiene algo más que covid-19 son producto de la desinformación.

“Desde luego que hay voces que se nutren de la desinformación, como dice uno de los libros o posiblemente el libro más leído en la historia de la humanidad: esos son los que tienen podrida el alma”, opinó.

El presidente estadounidense Joe Biden inauguró este miércoles la segunda Cumbre por la Democracia con la promesa de invertir 690 millones de dólares para promover la democracia en todo el mundo.

El gobierno estadounidense busca usar la cumbre, que durará dos días, para debatir las maneras de “usar la tecnología en pro de la democracia y no en su contra”.

Cerca de 120 líderes mundiales han sido invitados al evento.

Recordemos que el presidente Biden con frecuencia argumenta que los países democráticos se encuentran en una encrucijada histórica, en que deben demostrar que son mejores que los sistemas autoritarios.

Las cumbres, que fueron una de sus promesas de campaña, se han convertido en parte clave de los esfuerzos de su gobierno por forjar alianzas con países democráticos y por persuadir a las naciones con tendencias autoritarias a que apliquen al menos algunas reformas.

“El fortalecimiento de la gobernabilidad transparente y responsable, basada en el consentimiento de los gobernados, es un imperativo fundamental de nuestra era”, dijeron Biden y el presidente surcoreano Yoon Suk Yeol en un comunicado conjunto previo a la inauguración de la cumbre.

El dinero prometido para mejorar las democracias se enfocará en programas a favor de apoyar una prensa libre e independiente, combatir la corrupción, mejorar los derechos humanos, avanzar tecnologías que impulsen la democracia, y realizar elecciones justas y libres.

El gobierno estadounidense además llegó a un acuerdo con otras 10 naciones sobre cómo usar tecnologías de vigilancia y espionaje.

Dicho acuerdo surge luego que hace unos días Biden firmó una orden ejecutiva que restringe el uso por parte del gobierno de spyware comercial que en otros países ha sido empleado para vigilar activistas de derechos humanos, periodistas y disidentes.

Han pasado 15 meses turbulentos desde la primera Cumbre por la Democracia realizada en diciembre de 2021. Muchos países han salido de la pandemia y Rusia lanzó su invasión de Ucrania, la mayor conflagración bélica en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Biden también ha tenido disputas con China y ha denunciado la creciente influencia económica y militar de Beijing en la región Indo-Pacífica y otras partes del mundo.

En las sesiones de hoy tomarán la palabra líderes mundiales tales como el primer ministro de Grecia; de la India; de Italia; de Israel; de Croacia; de Japón; de Irak; de Cabo Verde; de Barbados; de Suecia; del Reino Unido; de las Bahamas; de Islandia; de Dinamarca; de Nepal, entre otros.

También destaca la participación de presidentes de la región como  Luis Lacalle Pou de Uruguay; Gustavo Petro de Colombia; Guillermo Lasso de Ecuador; Laurentino Cortizo Cohen de Panamá, y el Primer ministro Justin Trudeau de Canadá

También tomarán la palabra el Canciller Olaf Scholz de Alemania; el Presidente Emmanuel Macron de Francia y elPresidente Volodymyr Zelenskyy de Ucrania.

En el evento de las 13:00 hrs, Democracy Delivering Inclusion and Equality, tendrá una participación el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El presidente argentino, Alberto Fernández, inauguró este martes la VII cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), con un duro discurso en el que acusó a una “derecha recalcitrante y fascista” de amenazar la democracia en la región.

“Tenemos que trabajar para garantizar y fortalecer la institucionalidad de nuestra región. (…) La democracia está definitivamente en riesgo. Después de la pandemia hemos visto como sectores de ultraderecha se han puesto de pie y amenazan a cada uno de nuestros pueblos”, dijo el mandatario argentino.

“No debemos permitir que esa derecha recalcitrante y fascista ponga en riesgo la institucionalidad de los pueblos”, añadió, y se refirió en particular a los disturbios de simpatizantes del exmandatario brasileño Jair Bolsonaro contra los edificios de los poderes públicos en Brasilia para tratar de instigar un golpe de Estado contra Luiz Inacio Lula da Silva.

También se refirió al intento de asesinato contra la vicepresidenta argentina, Cristina Kirchner, el año pasado, cuyas motivaciones aún se desconocen.

Fernández pidió además un aplauso a los mandatarios presentes en la cumbre para su par brasileño Lula, cuya presencia marca el retorno de Brasil a la CELAC luego de que Brasil se retirara de este foro de concertación regional que reúne a 33 países, por decisión de Bolsonaro.

Recordemos que en 2020, Bolsonaro suspendió la participación de Brasil en la CELAC alegando que “daba protagonismo a regímenes no democráticos como los de Venezuela, Cuba, Nicaragua”. En consecuencia, Brasil no participó en la sexta cumbre que se realizó en nuestro país en 2021.

Precisamente sobre Cuba y Venezuela, Fernández pidió el fin de los bloqueos que, dijo, son un método perverso de sanción, no a los gobiernos sino a los pueblos. Cuba lleva un bloqueo de más de seis décadas y Venezuela otro tanto, agregó Fernández con Miguel Díaz-Canel presente.

En cambio, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, no llegó a la cita de Buenos Aires. El mandatario fue denunciado ante la Justicia argentina por organizaciones civiles y particulares por violación de los derechos humanos, en un intento de que fuera investigado si llegaba al país.

Maduro tenía un encuentro previsto ayer con Lula, quien mantuvo en cambio en agenda la reunión con el cubano Díaz-Canel para este martes en el marco de la cumbre de la CELAC.

Sobre la celebración de la cumbre de la CELAC, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) justificó su ausencia, señalando “compromisos” en México, y respaldó la decisión de Nicolás Maduro de no asistir al evento.

“Hay mucha especulación del por qué no fui, tengo compromisos en el país, tenía que estar en el Tren Maya, en la supervisión de la obra, pues (si iba a Argentina) era viajar ayer todo el día, estar hoy, regresarme mañana, llegar aquí el jueves, y tengo trabajo bastante”, declaró AMLO.

El mandatario es uno de los grandes ausentes de la cumbre de la CELAC, a la que asisten representantes de los 33 países integrantes, incluyendo cerca de 15 jefes de Estado o de Gobierno. En el caso de nuestro país, es el canciller Marcelo Ebrard quien representa al gobierno.

Si bien es conocido que López Obrador no viaja a foros multilaterales en el extranjero, también se ha especulado sobre un supuesto distanciamiento entre el gobierno de la 4T y el presidente de Argentina, esto luego de ambos presentaron candidatos para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Aún así, “estoy de acuerdo con lo que se va a plantear, hay muchas coincidencias, son más las coincidencias que las diferencias que podamos tener”, sostuvo López Obrador.

“Estamos a favor de todos los gobiernos de América Latina y el Caribe, de las políticas que se están siguiendo, de la auténtica democracia, en contra de los golpes de Estado, tanto militares como mediáticos, o legales, entre comillas. Todo eso”, añadió.

AMLO también opinó que “hizo muy bien” el presidente de Venezuela en cancelar su asistencia para no caer en la “trampa mediática” y “evitar las provocaciones” de los medios “conservadores” de Argentina.

“Fue también prudente la postura del presidente Maduro de no asistir, porque la derecha, el conservadurismo muy beligerante de Argentina, tenían preparado un show mediático, y ahora sí que como diría el finado Juan Gabriel: pero qué necesidad”, expresó.

López Obrador reiteró su respaldo a Alberto Fernández al acusar al Fondo Monetario Internacional (FMI) de “darle dinero al gobierno” del expresidente Mauricio Macri para “garantizar” su continuidad en las elecciones pasadas.

“Deberían estar avergonzados, ofreciendo disculpas los conservadores, que causaron el endeudamiento de Argentina en complicidad con el Fondo Monetario Internacional y que ahora, como son los conservadores de hipócritas, le echan la culpa de todo a Alberto Fernández”, reclamó.

La VII cumbre de la CELAC ocurre en medio de una nueva oleada de gobiernos de izquierda en la región y el regreso del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, pero también entre crisis políticas como la de Perú y tras el intento de golpe de Estado de Brasil.

El canciller Marcelo Ebrard representará a México en la VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebrará el próximo martes en Buenos Aires, Argentina.

Ebrard suele ser el representante de México en este tipo de foros internacionales, ya que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se niega a participar en estos eventos, con la justificación de no querer salir del país para no descuidar la política nacional.

Hasta el momento, López Obrador solo ha realizado cinco viajes al extranjero; cuatro de ellos han sido a Estados Unidos, y la gira que realizó por Centroamérica y Cuba.

La CELAC es un mecanismo intergubernamental de diálogo y concertación política que fue creado en 2010 y está conformado por los 33 países de América Latina y el Caribe. Argentina ejerce la presidencia pro tempore del foro, luego de que México se la entregara el año pasado.

Debido a que la VI Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC se llevó a cabo en México, López Obrador encabezó la reunión a la que asistieron 18 homólogos, además de dos vicepresidentes, 12 cancilleres y otros funcionarios, de un total de 31 países de la región.

En esa ocasión, López Obrador ocupó el foro para reiterar su llamado a Washington de poner fin de las políticas de embargo, además de que propuso una “nueva y vigorosa relación entre los pueblos de América”.

“Me parece que es tiempo de sustituir la política de bloqueos y malos tratos por la opción de respetarnos, caminar juntos y asociarnos por el bien de América sin vulnerar nuestras soberanías”, afirmó López Obrador en referencia a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Ahora, la novedad en esta ocasión será el retorno de Brasil a la CELAC, formalizado hace unos días por el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva después de que el entonces mandatario Jair Bolsonaro suspendiera en enero de 2020 su participación en el mecanismo de integración.

El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, una conferencia de prensa para comentar los resultados de la X Cumbre de Líderes de América del Norte que se realizó ayer en la Ciudad de México.

Y aunque no aclaró si Biden, Trudeau y AMLO llegaron a un acuerdo para no abordar durante la cumbre la disputa comercial que Estados Unidos y Canadá abrieron contra la política energética de México por considerar que discrimina a sus empresas, dijo que esperaba que el mecanismo de consultas, establecido en el T-MEC, tenga “buenos resultados”.

Instó a México a apostar por las energías limpias y pidió que siga los consejos del enviado estadounidense por el Clima, John Kerry, a quien definió como “el líder del mundo que sabe más sobre cambio climático”.

Entre los temas que se abordaron en la cumbre, en fentanilo, Salazar indicó que el presidente Biden y la delegación estadounidense pidieron una mayor persecución del tráfico de esta droga, mientras que México insistió en que Washington frene el tráfico de armas proveniente de Estados Unidos a nuestro país.

En ese sentido, Salazar declaró que Biden “ha sido el campeón histórico” contra las armas en Estados Unidos.

El embajador también aprovechó para señalar que su gobierno trabaja con México para que haya “más extradiciones” de narcotraficantes, esto después de la captura de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

El diplomático optó por no abundar en casos específicos, entre ellos el de Ovidio, capturado la semana pasada, previo al arranque de la Cumbre.

“Ahí vamos trabajando para hacer más extradiciones”, sostuvo el embajador sin ofrecer más detalles.

Sobre la crisis migratoria, otro de los asuntos clave en la Cumbre, el embajador pidió que los migrantes no sean utilizados como herramienta política, ni en “Estados Unidos, ni aquí, en México”.

Salazar llamó a los legisladores demócratas y republicanos del Congreso de su país, a “hallar soluciones” e impulsar una reforma migratoria en el país que permita al gobierno de Joe Biden aumentar la inversión en la frontera.

“Se requiere un sistema seguro, ordenado y que proteja los derechos de la gente migrante”, explicó Ken Salazar.

Líderes de la oposición acusaron este miércoles al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de “doblarse” ante las peticiones migratorias de Estados Unidos, esto en relación a acceder a recibir a los migrantes que expulse Estados Unidos.

La dirigencia nacional del PAN afirmó que López Obrador “fue sometido y formalmente convirtió a México en el patio trasero de los Estados Unidos” al aceptar ser el receptor de América Latina de migrantes rechazados por el gobierno estadounidense.

“¿Dónde quedó algún mínimo acuerdo migratorio para nuestros paisanos que decidieron o deciden ir a los Estados Unidos de América? Al contrario, cedió el presidente como nunca había ocurrido, que nosotros vamos a ser el país que reciba a todos los migrantes que Estados Unidos no acepte de América Latina”, expresó Marko Cortés, líder nacional del PAN.

Las críticas surgen después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, agradeció públicamente a López Obrador, ayer durante el mensaje conjunto al término de las reuniones trilaterales, por recibir a los migrantes “que no sigan los caminos legales” establecidos por su país.

Esto en referencia a la nueva política migratoria de Estados Unidos, que el jueves pasado anunció la recepción mensual de 30,000 migrantes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, pero la deportación inmediata a nuestro país de quienes lleguen ilegalmente por la frontera.

“Decenas de miles de personas migrantes acampan, y serán miles más, en las fronteras mexicanas. El presidente mexicano perdió la oportunidad de proponer y lograr un acuerdo que se haga cargo de la mayor crisis migratoria del mundo”, señaló el senador independiente Emilio Álvarez Icaza.

En tanto, Clemente Castañeda, coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano (MC) en el Senado, aseguró que López Obrador criticó la ausencia de una agenda clara para atender los “grandes problemas en común”.

“Lo que las y los mexicanas esperábamos eran acuerdos concretos para atender el tráfico de armas, la flagrante violación de derechos humanos en movimientos migratorios, la crisis climática, entre otros”, expresó el senador opositor en sus redes.

México abrirá un nuevo centro migratorio en el sur del país para recibir a migrantes refugiados, el cual estará apoyado por los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, según acordaron los mandatarios de los tres países en el marco de la X Cumbre de Líderes de América del Norte.

El anuncio se hizo público tras la celebración de la Cumbre, que reunió la tarde de ayer en la Ciudad de México al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO); a su homólogo estadounidense, Joe Biden, y al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

“El Gobierno de México diseña un espacio de servicios de empleo, asistencia y protección para personas refugiadas, en colaboración con organismos internacionales”, detallaron los tres países en un comunicado conjunto.

Dicho centro ofrecería servicios y alternativas de protección, documentación y movilidad laboral, así como tareas de control migratorio, señalaron.

Incluso antes de la reunión trilateral, La Casa Blanca había adelantado que los mandatarios pactarían la creación de “un nuevo centro en el sur de México” para tender a migrantes.

Sin embargo, en el mensaje a medios que ofrecieron los líderes, el presidente López Obrador negó que fueran a construir un centro migratorio, sino invertir en albergues.

“No tenemos pensado construir ningún centro en el sureste para la migración. Lo que hacemos es ayudar con albergues, con atención médica, con alimentos a los migrantes”, sostuvo AMLO al ser cuestionado sobre el tema en la sesión de preguntas y respuestas.

De acuerdo con el comunicado conjunto, los mandatarios se comprometieron a aumentar las “vías regulares como alternativa a la migración irregular en América” y “fortalecer los procesos de asilo”.

Recordemos que antes de la cumbre, Estados Unidos anunció un programa migratorio acordado con México que prevé dar 30,000 visas humanitarios a venezolanos, cubanos, nicaragüenses y haitianos, pero deportar a nuestro país a aquellos migrantes que crucen la frontera de forma irregular.

En la rueda de prensa posterior a la cumbre, Biden agradeció públicamente a López Obrador por admitir a los migrantes que sean deportados de Estados Unidos.

“También queremos agradecerle, señor presidente (López Obrador), por haber recibido en México a aquellos que no están siguiendo caminos legales, que están tratando de cruzar ilegalmente la frontera entre nuestros países”, dijo Biden en su mensaje final.

El mandatario estadounidense reconoció que todo el hemisferio está experimentando niveles sin precedentes de migración, por lo que señaló que se mantiene el planteamiento hecho en la cumbre de 2021, de trabajar con un “enfoque regional, para un problema regional”.

“Para poder enfrentar estos retos tenemos que trabajar juntos haciendo que se cumplan las leyes de nuestros países y respetando la condición humana de los migrantes que buscan soluciones desesperadas”, añadió Biden.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, comunicó este martes al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, su intención de visitar Canadá en marzo próximo, según informó La Casa Blanca.

Ambos mandatarios sostuvieron un encuentro bilateral esta tarde en la Ciudad de México, en el marco de la X Cumbre de Líderes de América del Norte.

“Durante el encuentro, el presidente manifestó que espera viajar a Canadá en marzo de este año”, indicó La Casa Blanca en un comunicado posterior a la reunión.

En la cita, que tuvo lugar antes de que arrancara formalmente la cumbre, hablaron sobre las cadenas de suministro en América del Norte, la crisis migratoria, el medioambiente, la inestabilidad en Haití, la invasión rusa de Ucrania y el asalto a la democracia en Brasil.

Ambos líderes se comprometieron a coordinarse en el Consejo de Seguridad de la ONU en las próximas medidas que se tomen para atender la crisis de seguridad que sufre Haití.

Además, Biden agradeció a Trudeau por la ayuda militar, económica y humanitaria que Canadá ha enviado a Ucrania para hacer frente a la invasión rusa.

Coincidieron en la necesidad de defender la democracia en el continente americano frente a ataques como el ocurrido el domingo en Brasil, cuando un grupo de bolsonaristas tomó las principales instituciones del país.

También comentaron la necesidad de “expandir las vías legales” para que las personas del continente puedan migrar de forma legal.

Al inicio del encuentro, Biden dijo que ambos países pueden “lograr grandes cosas” cuando trabajan juntos, y subrayó que el potencial económico de Norteamérica es “ilimitado”.

Mientras que Trudeau consideró que los canadienses, estadounidenses y mexicanos pueden afrontar el futuro con “optimismo”.