Tag

cumbre

Browsing

El presidente argentino, Alberto Fernández, inauguró este martes la VII cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), con un duro discurso en el que acusó a una «derecha recalcitrante y fascista» de amenazar la democracia en la región.

«Tenemos que trabajar para garantizar y fortalecer la institucionalidad de nuestra región. (…) La democracia está definitivamente en riesgo. Después de la pandemia hemos visto como sectores de ultraderecha se han puesto de pie y amenazan a cada uno de nuestros pueblos», dijo el mandatario argentino.

«No debemos permitir que esa derecha recalcitrante y fascista ponga en riesgo la institucionalidad de los pueblos», añadió, y se refirió en particular a los disturbios de simpatizantes del exmandatario brasileño Jair Bolsonaro contra los edificios de los poderes públicos en Brasilia para tratar de instigar un golpe de Estado contra Luiz Inacio Lula da Silva.

También se refirió al intento de asesinato contra la vicepresidenta argentina, Cristina Kirchner, el año pasado, cuyas motivaciones aún se desconocen.

Fernández pidió además un aplauso a los mandatarios presentes en la cumbre para su par brasileño Lula, cuya presencia marca el retorno de Brasil a la CELAC luego de que Brasil se retirara de este foro de concertación regional que reúne a 33 países, por decisión de Bolsonaro.

Recordemos que en 2020, Bolsonaro suspendió la participación de Brasil en la CELAC alegando que «daba protagonismo a regímenes no democráticos como los de Venezuela, Cuba, Nicaragua». En consecuencia, Brasil no participó en la sexta cumbre que se realizó en nuestro país en 2021.

Precisamente sobre Cuba y Venezuela, Fernández pidió el fin de los bloqueos que, dijo, son un método perverso de sanción, no a los gobiernos sino a los pueblos. Cuba lleva un bloqueo de más de seis décadas y Venezuela otro tanto, agregó Fernández con Miguel Díaz-Canel presente.

En cambio, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, no llegó a la cita de Buenos Aires. El mandatario fue denunciado ante la Justicia argentina por organizaciones civiles y particulares por violación de los derechos humanos, en un intento de que fuera investigado si llegaba al país.

Maduro tenía un encuentro previsto ayer con Lula, quien mantuvo en cambio en agenda la reunión con el cubano Díaz-Canel para este martes en el marco de la cumbre de la CELAC.

Sobre la celebración de la cumbre de la CELAC, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) justificó su ausencia, señalando «compromisos» en México, y respaldó la decisión de Nicolás Maduro de no asistir al evento.

«Hay mucha especulación del por qué no fui, tengo compromisos en el país, tenía que estar en el Tren Maya, en la supervisión de la obra, pues (si iba a Argentina) era viajar ayer todo el día, estar hoy, regresarme mañana, llegar aquí el jueves, y tengo trabajo bastante», declaró AMLO.

El mandatario es uno de los grandes ausentes de la cumbre de la CELAC, a la que asisten representantes de los 33 países integrantes, incluyendo cerca de 15 jefes de Estado o de Gobierno. En el caso de nuestro país, es el canciller Marcelo Ebrard quien representa al gobierno.

Si bien es conocido que López Obrador no viaja a foros multilaterales en el extranjero, también se ha especulado sobre un supuesto distanciamiento entre el gobierno de la 4T y el presidente de Argentina, esto luego de ambos presentaron candidatos para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Aún así, «estoy de acuerdo con lo que se va a plantear, hay muchas coincidencias, son más las coincidencias que las diferencias que podamos tener», sostuvo López Obrador.

«Estamos a favor de todos los gobiernos de América Latina y el Caribe, de las políticas que se están siguiendo, de la auténtica democracia, en contra de los golpes de Estado, tanto militares como mediáticos, o legales, entre comillas. Todo eso”, añadió.

AMLO también opinó que «hizo muy bien» el presidente de Venezuela en cancelar su asistencia para no caer en la «trampa mediática» y «evitar las provocaciones» de los medios «conservadores» de Argentina.

«Fue también prudente la postura del presidente Maduro de no asistir, porque la derecha, el conservadurismo muy beligerante de Argentina, tenían preparado un show mediático, y ahora sí que como diría el finado Juan Gabriel: pero qué necesidad», expresó.

López Obrador reiteró su respaldo a Alberto Fernández al acusar al Fondo Monetario Internacional (FMI) de «darle dinero al gobierno» del expresidente Mauricio Macri para «garantizar» su continuidad en las elecciones pasadas.

“Deberían estar avergonzados, ofreciendo disculpas los conservadores, que causaron el endeudamiento de Argentina en complicidad con el Fondo Monetario Internacional y que ahora, como son los conservadores de hipócritas, le echan la culpa de todo a Alberto Fernández”, reclamó.

La VII cumbre de la CELAC ocurre en medio de una nueva oleada de gobiernos de izquierda en la región y el regreso del presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, pero también entre crisis políticas como la de Perú y tras el intento de golpe de Estado de Brasil.

El canciller Marcelo Ebrard representará a México en la VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que se celebrará el próximo martes en Buenos Aires, Argentina.

Ebrard suele ser el representante de México en este tipo de foros internacionales, ya que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se niega a participar en estos eventos, con la justificación de no querer salir del país para no descuidar la política nacional.

Hasta el momento, López Obrador solo ha realizado cinco viajes al extranjero; cuatro de ellos han sido a Estados Unidos, y la gira que realizó por Centroamérica y Cuba.

La CELAC es un mecanismo intergubernamental de diálogo y concertación política que fue creado en 2010 y está conformado por los 33 países de América Latina y el Caribe. Argentina ejerce la presidencia pro tempore del foro, luego de que México se la entregara el año pasado.

Debido a que la VI Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC se llevó a cabo en México, López Obrador encabezó la reunión a la que asistieron 18 homólogos, además de dos vicepresidentes, 12 cancilleres y otros funcionarios, de un total de 31 países de la región.

En esa ocasión, López Obrador ocupó el foro para reiterar su llamado a Washington de poner fin de las políticas de embargo, además de que propuso una «nueva y vigorosa relación entre los pueblos de América».

«Me parece que es tiempo de sustituir la política de bloqueos y malos tratos por la opción de respetarnos, caminar juntos y asociarnos por el bien de América sin vulnerar nuestras soberanías», afirmó López Obrador en referencia a Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Ahora, la novedad en esta ocasión será el retorno de Brasil a la CELAC, formalizado hace unos días por el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva después de que el entonces mandatario Jair Bolsonaro suspendiera en enero de 2020 su participación en el mecanismo de integración.

El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, una conferencia de prensa para comentar los resultados de la X Cumbre de Líderes de América del Norte que se realizó ayer en la Ciudad de México.

Y aunque no aclaró si Biden, Trudeau y AMLO llegaron a un acuerdo para no abordar durante la cumbre la disputa comercial que Estados Unidos y Canadá abrieron contra la política energética de México por considerar que discrimina a sus empresas, dijo que esperaba que el mecanismo de consultas, establecido en el T-MEC, tenga «buenos resultados».

Instó a México a apostar por las energías limpias y pidió que siga los consejos del enviado estadounidense por el Clima, John Kerry, a quien definió como «el líder del mundo que sabe más sobre cambio climático».

Entre los temas que se abordaron en la cumbre, en fentanilo, Salazar indicó que el presidente Biden y la delegación estadounidense pidieron una mayor persecución del tráfico de esta droga, mientras que México insistió en que Washington frene el tráfico de armas proveniente de Estados Unidos a nuestro país.

En ese sentido, Salazar declaró que Biden «ha sido el campeón histórico» contra las armas en Estados Unidos.

El embajador también aprovechó para señalar que su gobierno trabaja con México para que haya «más extradiciones» de narcotraficantes, esto después de la captura de Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín «El Chapo» Guzmán.

El diplomático optó por no abundar en casos específicos, entre ellos el de Ovidio, capturado la semana pasada, previo al arranque de la Cumbre.

«Ahí vamos trabajando para hacer más extradiciones», sostuvo el embajador sin ofrecer más detalles.

Sobre la crisis migratoria, otro de los asuntos clave en la Cumbre, el embajador pidió que los migrantes no sean utilizados como herramienta política, ni en «Estados Unidos, ni aquí, en México».

Salazar llamó a los legisladores demócratas y republicanos del Congreso de su país, a «hallar soluciones» e impulsar una reforma migratoria en el país que permita al gobierno de Joe Biden aumentar la inversión en la frontera.

«Se requiere un sistema seguro, ordenado y que proteja los derechos de la gente migrante», explicó Ken Salazar.

Líderes de la oposición acusaron este miércoles al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de «doblarse» ante las peticiones migratorias de Estados Unidos, esto en relación a acceder a recibir a los migrantes que expulse Estados Unidos.

La dirigencia nacional del PAN afirmó que López Obrador «fue sometido y formalmente convirtió a México en el patio trasero de los Estados Unidos» al aceptar ser el receptor de América Latina de migrantes rechazados por el gobierno estadounidense.

“¿Dónde quedó algún mínimo acuerdo migratorio para nuestros paisanos que decidieron o deciden ir a los Estados Unidos de América? Al contrario, cedió el presidente como nunca había ocurrido, que nosotros vamos a ser el país que reciba a todos los migrantes que Estados Unidos no acepte de América Latina”, expresó Marko Cortés, líder nacional del PAN.

Las críticas surgen después de que el presidente estadounidense, Joe Biden, agradeció públicamente a López Obrador, ayer durante el mensaje conjunto al término de las reuniones trilaterales, por recibir a los migrantes «que no sigan los caminos legales» establecidos por su país.

Esto en referencia a la nueva política migratoria de Estados Unidos, que el jueves pasado anunció la recepción mensual de 30,000 migrantes de Cuba, Haití, Nicaragua y Venezuela, pero la deportación inmediata a nuestro país de quienes lleguen ilegalmente por la frontera.

«Decenas de miles de personas migrantes acampan, y serán miles más, en las fronteras mexicanas. El presidente mexicano perdió la oportunidad de proponer y lograr un acuerdo que se haga cargo de la mayor crisis migratoria del mundo», señaló el senador independiente Emilio Álvarez Icaza.

En tanto, Clemente Castañeda, coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano (MC) en el Senado, aseguró que López Obrador criticó la ausencia de una agenda clara para atender los «grandes problemas en común».

«Lo que las y los mexicanas esperábamos eran acuerdos concretos para atender el tráfico de armas, la flagrante violación de derechos humanos en movimientos migratorios, la crisis climática, entre otros», expresó el senador opositor en sus redes.

México abrirá un nuevo centro migratorio en el sur del país para recibir a migrantes refugiados, el cual estará apoyado por los gobiernos de Estados Unidos y Canadá, según acordaron los mandatarios de los tres países en el marco de la X Cumbre de Líderes de América del Norte.

El anuncio se hizo público tras la celebración de la Cumbre, que reunió la tarde de ayer en la Ciudad de México al presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO); a su homólogo estadounidense, Joe Biden, y al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

«El Gobierno de México diseña un espacio de servicios de empleo, asistencia y protección para personas refugiadas, en colaboración con organismos internacionales», detallaron los tres países en un comunicado conjunto.

Dicho centro ofrecería servicios y alternativas de protección, documentación y movilidad laboral, así como tareas de control migratorio, señalaron.

Incluso antes de la reunión trilateral, La Casa Blanca había adelantado que los mandatarios pactarían la creación de «un nuevo centro en el sur de México» para tender a migrantes.

Sin embargo, en el mensaje a medios que ofrecieron los líderes, el presidente López Obrador negó que fueran a construir un centro migratorio, sino invertir en albergues.

«No tenemos pensado construir ningún centro en el sureste para la migración. Lo que hacemos es ayudar con albergues, con atención médica, con alimentos a los migrantes», sostuvo AMLO al ser cuestionado sobre el tema en la sesión de preguntas y respuestas.

De acuerdo con el comunicado conjunto, los mandatarios se comprometieron a aumentar las «vías regulares como alternativa a la migración irregular en América» y «fortalecer los procesos de asilo».

Recordemos que antes de la cumbre, Estados Unidos anunció un programa migratorio acordado con México que prevé dar 30,000 visas humanitarios a venezolanos, cubanos, nicaragüenses y haitianos, pero deportar a nuestro país a aquellos migrantes que crucen la frontera de forma irregular.

En la rueda de prensa posterior a la cumbre, Biden agradeció públicamente a López Obrador por admitir a los migrantes que sean deportados de Estados Unidos.

«También queremos agradecerle, señor presidente (López Obrador), por haber recibido en México a aquellos que no están siguiendo caminos legales, que están tratando de cruzar ilegalmente la frontera entre nuestros países», dijo Biden en su mensaje final.

El mandatario estadounidense reconoció que todo el hemisferio está experimentando niveles sin precedentes de migración, por lo que señaló que se mantiene el planteamiento hecho en la cumbre de 2021, de trabajar con un «enfoque regional, para un problema regional».

«Para poder enfrentar estos retos tenemos que trabajar juntos haciendo que se cumplan las leyes de nuestros países y respetando la condición humana de los migrantes que buscan soluciones desesperadas», añadió Biden.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, comunicó este martes al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, su intención de visitar Canadá en marzo próximo, según informó La Casa Blanca.

Ambos mandatarios sostuvieron un encuentro bilateral esta tarde en la Ciudad de México, en el marco de la X Cumbre de Líderes de América del Norte.

«Durante el encuentro, el presidente manifestó que espera viajar a Canadá en marzo de este año», indicó La Casa Blanca en un comunicado posterior a la reunión.

En la cita, que tuvo lugar antes de que arrancara formalmente la cumbre, hablaron sobre las cadenas de suministro en América del Norte, la crisis migratoria, el medioambiente, la inestabilidad en Haití, la invasión rusa de Ucrania y el asalto a la democracia en Brasil.

Ambos líderes se comprometieron a coordinarse en el Consejo de Seguridad de la ONU en las próximas medidas que se tomen para atender la crisis de seguridad que sufre Haití.

Además, Biden agradeció a Trudeau por la ayuda militar, económica y humanitaria que Canadá ha enviado a Ucrania para hacer frente a la invasión rusa.

Coincidieron en la necesidad de defender la democracia en el continente americano frente a ataques como el ocurrido el domingo en Brasil, cuando un grupo de bolsonaristas tomó las principales instituciones del país.

También comentaron la necesidad de «expandir las vías legales» para que las personas del continente puedan migrar de forma legal.

Al inicio del encuentro, Biden dijo que ambos países pueden «lograr grandes cosas» cuando trabajan juntos, y subrayó que el potencial económico de Norteamérica es «ilimitado».

Mientras que Trudeau consideró que los canadienses, estadounidenses y mexicanos pueden afrontar el futuro con «optimismo».

Los mandatarios de México, Estados Unidos y Canadá se reúnen este martes para abordar temas como la competitividad, la lucha contra el cambio climático y la cooperación en seguridad, entre otros.

Los presidentes Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se encontrarán en Palacio Nacional este martes, en el marco de la X Cumbre de Líderes de América del Norte.

Buscarán, indicaron sus equipos, avanzar en la integración económica, en particular el fortalecimiento de las cadenas de suministro, bajo lo que Washington llama «una visión más amplia de América del Norte, con altos estándares laborales y ambientales».

El primer ministro canadiense, tras reunirse el lunes con empresarios, recordó en un mensaje que su gobierno y el de México trabajaron arduamente para mantener el tratado regional ante las amenazas del expresidente Donald Trump de retirar a Estados Unidos.

«Sabemos que hay mucho trabajo por hacer, que siempre tenemos que estar en guardia ante las fuerzas políticas que van y vienen y ejercen presión, pero puedo decirles (…) que tenemos tantas oportunidades», dijo Trudeau.

Los tres países, cuyas economías aportan 28% del PIB global, apuestan por fortalecer el T-MEC, su renegociado acuerdo de libre comercio, que significa un intercambio comercial que alcanzó los tres millones de dólares por minuto entre enero y octubre de 2022.

Eso los ha convertido en un bloque económico 50% y 55% mayor, respectivamente, que China y la Unión Europea, según el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Los tres líderes se reúnen en un contexto geopolítico complejo, incluida la invasión de Rusia a Ucrania y la subsecuente crisis energética en Europa; la política de COVID Cero en China, así como la tendencia hacia la regionalización de las cadenas de valor.

Sin embargo, la Cumbre llega también en medio de diferendos entre los tres socios del T-MEC por distintos temas, principalmente por la política energética de México, que busca limitar la participación extranjera en el sector.

Washington y Ottawa consideran que las medidas del gobierno de López Obrador favorecen a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en detrimento de firmas privadas, lo que consideran violaría el tratado.

Desde que entró en vigor el T-MEC, en julio de 2020, se han registrado 17 disputas comerciales, frente a 77 que hubo durante todo el periodo que estuvo en vigor el acuerdo anterior, el TLCAN (1994-2020).

Sin embargo, no todo lo tratado en esta Cumbre estará enfocado a los temas comerciales; las crisis migratoria y el tráfico de drogas, en especial del fentanilo, estarán en la agenda de los temas a tratar.

Los presidentes Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador, se reunieron la tarde-noche de ayer en Palacio Nacional, donde abordaron el nuevo programa migratorio estadounidense, el combate al tráfico de fentanilo y el fallido asalto a la democracia en Brasil.

Ambos mandatarios mantuvieron una reunión bilateral en el Palacio Nacional de México, previo al arranque de las reuniones trilaterales junto al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en el marco de la X Cumbre de Líderes de América del Norte.

La Casa Blanca informó en un comunicado que Biden y López Obrador «reafirmaron su compromiso para implementar políticas innovadoras para frenar la migración irregular».

Discutieron «el reciente anuncio» sobre inmigración de Estados Unidos, que prevé entregar 30,000 permisos mensuales a venezolanos, cubanos, nicaragüenses y haitianos, pero deportar inmediatamente a nuestro país a aquellos que crucen la frontera de forma irregular.

También se comprometieron a «atender las causas de raíz de la migración» en el continente.

Los presidentes evaluaron además estrategias para perseguir a narcotraficantes y cerrar laboratorios donde se produce fentanilo, una droga sintética causante de un gran número de muertes por sobredosis en Estados Unidos.

«El presidente Biden y el presidente López Obrador hablaron de las protestas violentas de Brasil y reiteraron el apoyo de Estados Unidos y de México a la voluntad del pueblo brasileño y a su democracia», añadió La Casa Blanca sobre el asalto del Congreso, la Presidencia y el Tribunal Supremo por parte de ultraderechistas el domingo pasado.

En materia comercial, ambos coincidieron en la necesidad de «una mayor integración económica» dentro del tratado de libre comercio entre Estados Unidos, México y Canadá (T-MEC), y pusieron el ejemplo la fabricación de chips y semiconductores.

Sobre medioambiente, hablaron de los compromisos adquiridos por México en la reducción de emisiones contaminantes y sobre las oportunidades económicas de la transición energética, como la fabricación de vehículos y baterías eléctricas.

En el inicio de la reunión, abierto a la prensa, Biden dijo que «México es un socio de verdad» y puso como ejemplo la cooperación en materia migratoria entre ambos países.

Por su parte, López Obrador le pidió acabar con el «desdén» hacia los países de Latinoamérica y avanzar hacia la integración económica de todo el continente, y no solo de América del Norte.

Posterior a la reunión biltaeral entre los equipos de México y Estados Unidos, encabezados por AMLO y Biden, los dos mandatarios recibieron al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, para una cena oficial en la que estuvieron acompañados de sus esposas.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, recibe esta tarde con su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), con quien dialogará sobre temas varios como inmigración, tráfico de drogas, entre otros.

López Obrador adelantó que durante el encuentro en Ciudad de México planteará a Biden la necesidad de aumentar la inversión en los países de donde salen las personas indocumentadas

Tras su arribo a nuestro país, Biden remarcó en Twitter que los «problemas en la frontera (…) no se resolverán de la noche a la mañana».

Agregó que su gobierno está utilizando las herramientas disponibles para «limitar la migración ilegal» y «ampliar la legalidad», pero enfatizó que para componer este sistema «roto» el Congreso estadounidense «debe actuar».

Biden y AMLO se encuentran en Palacio Nacional, horas antes de que arranque formalmente la X Cumbre de Líderes de América del Norte, a la que se sumará el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, quien llegó este lunes a la Ciudad de México.

El avión del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, aterrizó cerca de las 14:30 horas en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), donde lo esperaban López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, además del canciller, Marcelo Ebrard.

Trudeau tiene planeado acudir esta tarde a Palacio Nacional, donde López Obrador ofrecerá una cena para los él, Biden y sus respectivas esposas.

Durante su estancia, el mandatario canadiense también se reunirá con líderes empresariales de los tres países en Ciudad de México.

Además de participar en la X Cumbre, el primer ministro tendrá una serie de encuentros el próximo miércoles, donde destaca el encuentro con el presidente López Obrador (AMLO) en Palacio Nacional.

La última visita del primer ministro canadiense a nuestro país ocurrió en octubre de 2017, durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto en medio de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que estaba en vigor desde 1994 entre Estados Unidos, México y Canadá.

La Cumbre de Líderes de América del Norte, conocida como los «Tres Amigos», se celebrará mañana con la participación de los tres mandatarios, quienes tratarán temas relacionados con la seguridad, la economía y asuntos internacionales.

La última vez que se reunieron Biden, López Obrador y Trudeau fue en noviembre de 2021 en La Casa Blanca. Bajo la presidencia de Donald Trump (2017-2021) no se celebró ninguna cumbre de los «Tres Amigos».

Pero, ¿qué hay detrás de la X Cumbre? ¿Qué implicaciones tiene para los tres gobiernos y cuáles deben ser las prioridades o temas con que debería llegar a las reuniones? Diego Marroquín, maestro en políticas públicas por la Universidad de Georgetown, analiza el encuentro junto a Ana Paula Ordorica en Broojula.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) tendrá un encuentro bilateral con su homólogo estadounidense, Joe Biden, el próximo lunes y otro el miércoles con el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, en el marco de la Cumbre de Líderes de América del Norte.

El canciller Marcelo Ebrard, quien acudió esta mañana a la conferencia de Palacio Nacional, expuso este jueves que Biden llegará a nuestro país el próximo lunes a las 13:00 horas, mientras que Trudeau arribará a las 14:30 horas.

López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, recibirán en el Palacio Nacional a Biden y la primera dama estadounidense, Jill Biden, alrededor de las 16:00 horas, donde sostendrán un encuentro privado. Las esposas tendrán su propia agenda.

El secretario de Relaciones Exteriores detalló que de parte de Estados Unidos acompañarán al presidente Biden el secretario de Estado, Antony Blinken; el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas; la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, y el consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, entre otros.

Del lado mexicano, participarán además de Ebrard, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López; la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez; la secretaria de Economía, Raquel Buenrostro, y el comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Francisco Garduño.

Después de este encuentro entre AMLO y Biden, Trudeau llegaría al Palacio Nacional para una cena trilateral.

La reunión oficial entre los tres mandatarios se tiene programada para el martes a partir de las 11:30 horas en Palacio Nacional, la cual se prevé se extienda hasta las 15:00 horas, finalizando con un mensaje conjunto a medios. Posterior a su encuentro con la prensa, Biden volverá a Estados Unidos.

Un día después, el miércoles 11 de enero, López Obrador sostendrá un encuentro con Justin Trudeau.

Marcelo Ebrard reiteró que los temas que se abordarán en la cumbre son: diversidad, equidad e inclusión; crisis climática y medioambiente; competitividad de la región; migración y desarrollo; salud, y seguridad.

Además, señaló que entre las prioridades de México están reducir la pobreza, garantizar la inclusión y la integración económica de América.

«El presidente López Obrador nos ha marcado, tanto para la reunión bilateral como para la cumbre, el énfasis en una nueva etapa en la región que potencialmente puede extenderse al resto de las Américas, sobre la base de la reciprocidad, respeto mutuo y una visión común», indicó Ebrard.

Recordemos que la última Cumbre de Líderes de América del Norte ocurrió en noviembre de 2021 en Washington, donde los tres líder abordaron la pandemia de COVID-19, la migración y el Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

La cumbre trilateral se organizaba normalmente de forma anual, aunque en 2021 se celebró por primera vez desde 2016, después de cuatro años que se suspendió durante el mandato de Donald Trump.

El presidente Joe Biden aseguró este miércoles que tiene la intención de visitar la frontera entre Estados Unidos y México, donde las autoridades de su país han tratado durante mucho tiempo de detener el flujo de migrantes.

«Esa es mi intención», señaló Biden durante una visita al estado de Kentucky. También anunció que el próximo jueves pronunciará un discurso sobre la situación en la frontera y la migración, uno de los mayores desafíos de su gobierno.

Y es que el demócrata ha sido criticado constantemente por los republicanos por no viajar a la frontera durante los primeros dos años de su presidencia.

Y aunque Biden no dio detalles sobre la fecha de su eventual visita, su declaración coincide con que el próximo lunes viajará a nuestro país donde participará en la X Cumbre de Líderes de América del Norte en nuestro país.

Además del demócrata, también arribará al país el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau.

Sobre la visita de Biden a México, el gobierno de Estados Unidos informó que no se podría aceptar la invitación que le hiciera el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para aterrizar en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA).

Así, el presidente estadounidense aterrizará en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Al respecto, esta mañana, durante su conferencia de prensa, López Obrador dijo que el encuentro que sostendrán los tres líderes tiene el fin de «que sigamos avanzando en la integración económica, en la cooperación con otros países del continente americano, es algo que el presidente Biden ha estado planteando, que logremos la unidad».

Recordó que el presidente Biden ha sido enfático en hablar de pie de igualdad, respetando las soberanías de los países, además de que ha dejado claro su interés de fortalecer las relaciones con México.

López Obrador también fue cuestionado sobre la reunión que sostuvo ayer con el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, con quien dijo habló «básicamente de la visita»

Adelantó que hoy sostendría una reunión con el canciller Marcelo Ebrard, con quien abordó el programa de los encuentros bilaterales y el trilateral.

Por esa razón, indicó que mañana en su conferencia matutina dará más detalles sobre la cumbre.

El expresidente de Perú, Pedro Castillo, enfrentó este jueves una audiencia judicial tras su detención, donde se informó que enfrenta una investigación por el delito de rebelión.

Ayer, el Congreso de Perú votó a favor de destituir a Castillo, lo que provocó la rápida caída del presidente, luego de que su intento de disolver el Congreso y gobernar por decreto.

Castillo fue detenido acusado de «rebelión y conspiración», según la fiscalía, lo que se suma a otras investigaciones de tiempo atrás por corrupción.

La audiencia preliminar de hoy, los fiscales solicitaron siete días de prisión preventiva para Castillo, por lo que permanecerá en prisión hasta el próximo 13 de diciembre. El juez declaró fundada la detención.

El fiscal Marco Huamán dijo que la policía detuvo a Castillo en circunstancias en que se dirigía a la embajada de México en Lima «con el fin de refugiarse y fugar del país».

Huamán manifestó que por el cargo de rebelión se considera una condena no menor de 10 años ni mayor de 20.

El abogado de Castillo, Víctor Pérez, rechazó la acusación de rebelión en la audiencia, argumentando que tal acto implica el uso de armas y violencia, lo que aseguró nunca ocurrió.

Castillo estuvo presente en la audiencia vía remota, y fue cuestionado sobre si quería dirigirse al tribunal, aunque optó por guardar silencio.

En tanto, se espera que Dina Boluarte, actual presidenta de Perú tras la destitución de Castillo, nombre un nuevo gabinete, con las  expectativas de que opte por un gobierno de unidad.

En breves declaraciones a la prensa, la mandataria sugirió que la convocatoria de elecciones anticipadas podría ser «democráticamente respetable», pero dijo que primero quiere mantener más conversaciones con los actores políticos del país.

Boluarte afirmó que espera que la suspendida reunión en Lima de la Alianza del Pacífico, para el 14 de diciembre con los presidentes de México, Colombia y Chile, se pueda concretar.

«Las relaciones con los países de la región tienen que seguir siendo las más idóneas», dijo. «Espero en todo caso que el presidente AMLO, como había ofrecido venir al Perú, se pueda cumplir, aquí lo vamos a esperar con los brazos abiertos».

La nueva presidenta agregó que, como alternativa a la cumbre en Lima, se hará «vía Zoom la entrega de la presidencia pro témpore para el Perú».

Y es que el canciller Marcelo Ebrard anunció ayer el aplazamiento de la Cumbre de la Alianza del Pacífico prevista para el 14 de diciembre en la capital peruana, ante la situación que se vive en el país anfitrión.

En un principio, la cumbre se debería haber llevado a cabo a finales de noviembre en la Ciudad de México, pero López Obrador pidió cambiarla de fecha y lugar después de que el Congreso peruano negara a Castillo la autorización para viajar al extranjero.

Como respuesta, López Obrador, quien siempre ha mostrado su apoyo a Castillo, propuso llevar la cumbre a Lima y anunció su intención de viajar a Perú para asistir personalmente al encuentro.

Hasta el momento, AMLO no ha reconocido a Boluarte como nueva presidenta de Perú; esta mañana aseguró que «hay que esperar un tiempo» porque «está muy fresco todo».

Pese a la negativa que ha mostrado desde el inicio de su administración a realizar viajes al extranjero, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció este miércoles que viajará a Perú el próximo 14 de diciembre para entregar la presidencia pro tempore de la Alianza del Pacífico.

«Se reunieron ellos, el presidente Pedro Castillo y el presidente Boric antier, trataron el tema, yo le pedí al presidente Boric que lo consultara con el presidente Castillo y ya me hablaron para decirme que si estaba yo de acuerdo en que la reunión se llevará a cabo el día 14, y ya respondí que sí, entonces voy a salir”, resumió López Obrador.

Sus declaraciones ocurren luego de que la semana pasada se cancelara la cumbre presidencial de la Alianza del Pacífico que México albergaría, debido a la negativa del Congreso de Perú de permitir la asistencia del presidente Pedro Castillo.

Ante dicha situación, AMLO pidió reprogramar el encuentro para que Castillo asistiera junto a los otros mandatarios que integran el bloque: el chileno Gabriel Boric y el colombiano Gustavo Petro, además del ecuatoriano Guillermo Lasso, quien busca entrar a la organización.

«Es muy probable que viaje yo a Perú el día 14 de diciembre para la reunión de la Alianza del Pacífico. Nos reuniríamos en Perú el presidente de Chile, no sé si ya se invitó al presidente de Colombia; Pedro Castillo, presidente de Perú; (y) el presidente Lasso, de Ecuador», añadió López Obrador.

El viaje de AMLO a Perú se sumaría a las cuatro visitas que ha realizado a Estados Unidos y una gira por Centroamérica durante los cuatro años que lleva su administración.

«Asistiríamos nosotros, yo iría a ese encuentro, a esa reunión, porque además vamos a entregar la presidencia de la Alianza del Pacífico a Pedro Castillo”, recalcó.

Además, hay que considerar que el presidente ha expresado en reiteradas ocasiones su apoyo a Castillo, quien afronta desde este martes la tercera solicitud de destitución en lo que va de su mandato, ya que la oposición en el Congreso lo acusa de «permanente incapacidad moral».

La Alianza del Pacífico, constituida formalmente hace 10 años, presume de ser «la octava potencia económica y la octava potencia exportadora a nivel mundial», al representar el 41% del producto interior bruto (PIB) de Latinoamérica y atraer el 38% de la inversión extranjera directa.

La próxima cumbre de la Alianza del Pacífico se realizará en Perú en una fecha aún por definir, informó este martes el presidente de Chile, Gabriel Boric, tras recibir en Santiago al mandatario peruano, Pedro Castillo.

La XVII cumbre de mandatarios del bloque que integran Chile, Perú, Colombia y México, se iba a realizar la semana pasada en la Ciudad de México, pero se suspendió de último momento luego de que el Congreso peruano le negara a Castillo el permiso para asistir.

«Hemos concordado con el presidente Castillo realizar la reunión suspendida de los presidentes de la Alianza del Pacífico (…) en el país del Perú, en una fecha que daremos a conocer prontamente, una vez hayamos terminado las consultas con los otros países miembros», dijo Boric, en una declaración a la prensa en el palacio presidencial de La Moneda, en Santiago, junto al mandatario visitante.

«Vamos a darle continuidad a esta importante cooperación multilateral que tenemos entre los países de la Cuenca del Pacífico de nuestra América para el intercambio, con lo que es hoy día el centro del mundo, que son los países del Asia-Pacífico con América-Pacífico», agregó el mandatario chileno.

Y es que recordemos que los legisladores peruanos denegaron el permiso de viaje a México a Castillo, quien es objeto de investigaciones por presunta corrupción, en medio de la crisis política que atraviesa el país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) quien exhortó sin éxito al Congreso de Perú a que reconsiderara su decisión y permitiera a Castillo viajar a su país para la cumbre, había adelantado la semana pasada que el encuentro de presidentes de la alianza podría tener lugar en Perú.

Incluso dijo que, pese a no gustarle realizar viajes internacionales, estaba dispuesto a salir de México para asistir a la Cumbre.

Y a pesar de que ha señalado que prefiere no meterse en temas internos de otros países, para que no se haga eso con México, AMLO criticó la decisión de no autorizar el viaje de Castillo a nuestro país, donde el peruano debía tomar el relevo en la presidencia de la alianza regional.

«Es un acto de humillación. (…) Es mucha arrogancia no darle permiso a un presidente legal, legítimamente constituido, para asistir a un encuentro formal a otro país», reclamó López Obrador.

El mandatario mexicano adelantó en días pasados que se exploraba la posibilidad de hacer un encuentro en Perú en la primera semana de diciembre.

La Alianza del Pacífico, una iniciativa de integración regional que comenzó a funcionar en 2012, busca avanzar progresivamente hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas de sus países.

La Casa Blanca sigue sin confirmar si el presidente estadounidense, Joe Biden, visitará nuestro país en enero próximo, para participar en la Cumbre de Líderes de Norteamérica, conocida popularmente como la de los «tres amigos».

En conferencia de prensa, John Kirby, uno de los portavoces de La Casa Blanca, se negó a confirmar si Biden asistirá a la cita, tal como lo revelara el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), pero dijo que el presidente «está deseando» mantener ese encuentro con su homólogo mexicano y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

Recordemos que el pasado viernes, López Obrador anunció que la cumbre se celebrará en enero, en vez de diciembre como estaba inicialmente previsto, y aseguró que contará con la asistencia de Biden y Trudeau. Dio como fecha tentativa el 9 y 10 de enero.

Pese a que Ña Casa Blanca se ha negado a dar detalles, López Obrador reveló algunos pormenores de la visita, como por ejemplo que el avión de Biden aterrizará en el nuevo Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), construido y recién inaugurado por el gobierno de López Obrador y que ha causado polémica por su lejanía con el centro de Ciudad de México.

La última Cumbre de Líderes de América del Norte se produjo en noviembre de 2021 en Washington y uno de los principales temas fue el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Esta cumbre trilateral solía celebrarse de manera anual, pero no se llevó a cabo durante los cuatro años del gobierno de Donald Trump.

Al respecto, el canciller Marcelo Ebrard, quien participó en la reunión preparatoria de la Cumbre de Líderes de América del Norte, dijo que México y Estados Unidos acordaron continuar avanzando en temas de seguridad alimentaria.

Ebrard dijo a medios que se está preparando la cumbre «va a ser en enero y estamos tratando de tener claro en cada uno de los campos más importantes como puede ser el de agricultura».

Recordó que este sector «es muy importante, son todas las exportaciones e importaciones de México, (estamos viendo) cuáles son las decisiones o los puntos en los que nos tenemos que poner de acuerdo».

Contó que el presidente López Obrador les pidió trabajar con el equipo de Estados Unidos «en este como en otros temas y que estemos listos antes de la cumbre, que se va a llevar a cabo, para presentar las opciones o soluciones que haya que presentar».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó esta mañana la suspensión de la cumbre de la Alianza del Pacífico programada para este viernes en la Ciudad de México, por la negativa del Congreso de Perú de autorizar el viaje del presidente Pedro Castillo a nuestro país.

«Se suspendió la reunión de la Alianza del Pacífico porque no le permitieron al presidente de Perú asistir y a él le corresponde la presidencia (del organismo), aquí la iba a recibir, y estamos explorando la posibilidad de hacer un acto en Perú», dijo hoy López Obrador.

Pese a la suspensión de la cumbre, el mandatario confirmó la visita de los otros presidentes miembros, el chileno Gabriel Boric, y el colombiano Gustavo Petro, así como de Guillermo Lasso, presidente de Ecuador, quien busca integrarse en el bloque comercial.

“Mañana también por la tarde va a estar con nosotros el presidente Boric y les adelanto que viene en reunión bilateral el presidente Lasso, el presidente Petro, son los que van a estar con nosotros», ahondó López Obrador.

Ayer, el presidente ya había adelantado la posibilidad de suspender la reunión de la Alianza del Pacífico, bloque comercial conformado por México, Chile, Colombia y Perú, debido a la ausencia de Castillo, quien enfrenta una denuncia constitucional por organización criminal, tráfico de influencias y colusión.

López Obrador, quien antes ha respaldado a Castillo y ha denunciado que hay «racismo» detrás de los intentos del Congreso peruano por destituirlo, comentó que consultará con los otros socios de la alianza sobre acudir a Perú.

«Estamos en eso, es probable, el que podamos ir a hacer la reunión allá en diciembre, en la primera semana de diciembre, pero ahora que vienen Gustavo Petro y que viene el presidente Boric, que son miembros de la Alianza del Pacífico, vamos a tratar este tema», indicó.

La Alianza del Pacífico fue constituida formalmente hace 10 años y busca fortalecer la integración comercial. Presume ser «la octava potencia económica y la octava potencia exportadora a nivel mundial», al representar el 41% del Producto Interno Bruto (PIB) de Latinoamérica y atraer el 38% de la inversión extranjera directa.

La cumbre en México había levantado expectativa por ser la primera vez en la que los cuatro presidentes que integran el bloque son de izquierdas.

Además, López Obrador había aprovechado para invitar a otros líderes de la izquierda latinoamericana, como el presidente argentino, Alberto Fernández, y el mandatario electo de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva. Sin embargo, esto dijo el presidente:

«No va estar, por lo mismo, el presidente electo Lula, ni el presidente Alberto Fernández de Argentina, pero esta es la casa de los dos, somos muy buenos amigos, y más adelante, seguramente, van a visitarnos», concluyó López Obrador.