Tag

cumbre

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) participó este jueves en la cumbre sobre cambio climático a la que convocó Joe Biden; y aunque La Casa Blanca ya había dicho que clima y migración serían temas que se atenderían por separado, AMLO decidió abordar el tema migratorio y su propuesta de visados.

López Obrador inició su intervención asegurando que nuestro país busca generar energía «limpia y barata» a través de hidroeléctricas, aunque a su vez defendió el uso del petróleo para el mercado interno.

«Aunque hemos descubierto tres grandes yacimientos de hidrocarburos, el petróleo que estamos descubriendo se destinará básicamente a cubrir la demanda de combustibles del mercado interno y se acabará con la práctica de exportar crudo», dijo el mandatario.

López Obrador justificó su planteamiento indicando que de esta «forma ayudaremos a evitar el uso excesivo de combustibles fósiles».

Aseguró que también se están «modernizado» las plantas hidroeléctricas del país para reducir el uso del combustóleo y el carbón para producir energía.

«La energía que se produce con agua es limpia y barata. Y de ahí que hemos decidido cambiar turbinas antiguas por equipos modernos, lo cual nos permitirá aprovechar el agua de los embalses para producir más energía sin construir nuevas presas y sin causar afectaciones», remarcó López Obrador.

Y aunque previamente dijo que se había pedido que las participaciones fueran de aproximadamente 3 minutos, su mensaje se prolongó por cerca de seis.

En su intervención, López Obrador se dirigió directamente a su homólogo estadounidense para invitarlo a cooperar en la implementación del programa ‘Sembrando Vida’ en Centroamérica para frenar la ola migratoria.

Calificó este programa como una «experiencia exitosa». «Posiblemente sea el esfuerzo más grande de reforestación en el mundo», dijo López Obrador.

De esta manera, apeló a Joe Biden para que le ayude a extender este programa a Centroamérica. «Que juntos ampliemos dicho programa en el sureste de México y en Centroamérica para sembrar 3,000 millones de árboles adicionales y así generar 1.2 millones de empleos», subrayó.

Dijo que México asumiría su parte económica y desde Estados Unidos se podría financiar dicho programa en Guatemala, Honduras y El Salvador.

«Agrego una propuesta complementaria, con todo respeto. El gobierno de Estados Unidos podría ofrecer a quienes participen en este programa que después de sembrar su tierras durante tres años consecutivos tendrían posibilidad de obtener una visa de trabajo temporal, y luego de otros tres o cuatros años podrían obtener hasta la residencia en Estados Unidos o su doble nacionalidad», dijo.

López Obrador defendió que el fenómeno migratorio no se resuelve con medidas coercitivas sino con justicia y bienestar, y concluyó diciendo que Biden es un hombre «sensible» que conoce la valía de los migrantes para hacer crecer las naciones.

Sobre el tema, México y Estados Unidos coincidieron en la prioridad de reducir las emisiones de gas metano y recuperar las selvas del sur mexicano y Centroamérica, tras una conversación telefónica la tarde de ayer entre el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, y John Kerry, enviado especial para el Cambio Climático de Estados Unidos.

El presidente Joe Biden inauguró este jueves la cumbre climática global a la que convocó, y que estaba dirigida a que los líderes mundiales profundicen los recortes de emisiones, con la declaración de que Estados Unidos y otras grandes economías «tenemos que conseguirlo».

Estados Unidos prometió reducir a la mitad la cantidad de vapores de carbón y petróleo que emite.

«Reunirnos en este momento es para algo más que preservar el planeta», dijo Biden desde un estudio de tipo televisivo a una cumbre virtual que reunió a 40 líderes mundiales. «Se trata de proveer un futuro mejor para todos», dijo, y lo llamo «un momento de peligro, pero también de oportunidad».

«Los indicios son inconfundibles. La ciencia es innegable. El costo de la inacción sigue acumulándose», dijo.

El gobierno de Biden está trazando una visión de país próspero, con energía limpia, en que las fábricas producen baterías modernas para la exportación, los trabajadores dependen de una red eléctrica nacional eficiente y equipos sellan plataformas petrolíferas y gasíferas y minas de carbón abandonadas.

Su compromiso de reducir las emisiones estadounidenses por hasta 52% para el 20230 marca el regreso del país a los esfuerzos climáticos mundiales luego de cuatro años de retirada bajo el presidente Donald Trump. Japón, un importante consumidor de carbón, anunció su propio objetivo de reducción de 46% el jueves antes de la apertura de la cumbre.

La promesa de Biden requeriría el mayor esfuerzo climático realizado por Estados Unidos, elevando a casi el doble las reducciones a las que se había comprometido el gobierno de Barack Obama en el histórico acuerdo climático de París de 2015.

Los científicos dicen que los cambios climáticos causados por plantas de carbón, motores de automóviles y el consumo de combustibles fósiles en general agravan ya las sequías, las inundaciones, los huracanes, incendios forestales y otros desastres y que se acaba el tiempo para evitar extremos más catastróficos de calentamiento global.

Pero funcionarios del gobierno, al hablar del nuevo objetivo, revelaron aspiraciones y viñetas en lugar de planes concretos, líneas de presupuesto o propuestas legislativas para conseguirlo.

Biden y la vicepresidenta Kamala Harris inauguraron la cumbre del Día de la Tierra, Biden desde la Casa Blanca ante líderes mundiales, incluyendo los de China, Rusia, India, los estados del Golfo Pérsico, aliados europeos y asiáticos y naciones costeras e islas que lidian ya con los efectos de los cambios climáticos.

El presidente López Obrador está convocado para asistir mañana de forma virtual a la Cumbre Climática organizada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, junto con otros 39 Jefes de Estado. Biden ha sido claro desde que ganó la presidencia en la importancia de revertir el daño al combate al calentamiento global que se dio durante la presidencia de Donald Trump.

Por ello, su primer anuncio apenas llegó a La Casa Blanca, fue el del regreso de EUA al Acuerdo Climático de Paris. Fuera del rescate económico ante la pandemia, su otro gran anuncio ha sido el plan de infraestructura que está enfocado en acelerar el proceso para que la economía estadounidense sea verde y las emisiones de CO2 sean 50 por ciento por debajo de las que se emitían en 2005.

En el plan de infraestructura de Biden me sorprendió que busca, entre otras cosas, reemplazar todas las tuberías de agua del país para que estén libres de plomo. Eso es ayudar a la economía, ya que implicará una inversión de 45 mil millones de dólares, y además a la salud porque es bien sabido el daño que ocasiona el plomo del agua en los humanos.

El plan que el presidente de México presentará en esta cumbre va enfocado a la migración utilizando el programa Sembrando Vida que López Obrador considera el sello de su preocupación por el medio ambiente.

Este programa ha demostrado ser un completo fracaso. Lejos de ser la panacea que el presidente presume, mediante el cual se están plantando mil millones de árboles frutales y maderables a cambio de 4 mil 500 pesos, Sembrando Vida está generando deforestación.

Como los campesinos deben plantar las semillas que reciben como parte del programa para poder recibir los 4 mil 500 pesos, lo que están haciendo es talar y quemar sus tierras para poder tener en donde plantar los árboles. Pero el programa no se preocupa por saber qué árbol es nativo a cada lugar. Entregan semillas; piden que las planten y listo. Si después mueren más de la mitad, eso ya no importa.

Según imágenes satelitales recolectadas por el Instituto de Recursos Mundiales, el programa generó una deforestación de casi 80 mil hectáreas en su primer año. Así lo publicó el Instituto en su Análisis de los impactos en las coberturas forestales y potencial de mitigación de las parcelas del programa Sembrando Vida implementadas en 2019.

Pues este programa, con todo y sus fracasos, es la gran propuesta con la que llegará mañana AMLO a la Cumbre Climática. Ahí no solo va a presumir que Sembrando Vida es un éxito. Va a solicitar que el programa se expanda a Guatemala, Honduras y El Salvador y que esta ampliación la pague el gobierno de EUA para genera empleos y combatir la migración. Además AMLO quiere que quienes se adhieran en Centroamérica al programa puedan, al cabo de 3 años de trabajo, nacionalizarse estadounidenses si así lo desean.

No puedo imaginar la cara de Biden al escuchar esta propuesta de AMLO, el presidente que no lo quiso felicitar cuando ganó la elección de noviembre para no intervenir en los asuntos internos de Estados Unidos.

El record de México en materia de Medio Ambiente está manchado también por los asesinatos de activistas ambientalistas. Ya van cinco asesinatos en lo que va del año. El más reciente fue el 28 de marzo cuando fue asesinado en Oaxaca el activista ambientalista Jaime Jiménez Ruiz, quien se oponía a la construcción de proyectos hidroeléctricos en Río Verde. Todos estos asesinatos están impunes.

Pero AMLO quiere darle instrucciones sobre migración a Biden. AMLO, el ambientalista.

 

Columna completa en El Universal

Estados Unidos impuso este jueves sanciones a Rusia por su presunta interferencia en las elecciones presidenciales de 2020 y su supuesto papel en el ciberataque masivo de SolarWinds, además de que impuso castigos relacionados con las acciones rusas en Ucrania y Afganistán.

El gobierno del presidente Joe Biden anunció además la expulsión de Estados Unidos de diez miembros de la misión diplomática rusa en Washington, incluidos integrantes de los servicios de Inteligencia.

La Casa Blanca acusó formalmente al Servicio de Espionaje Exterior de Rusia (SVR) de haber «perpetrado» el ciberataque masivo que comenzó presuntamente en 2019 y penetró en los sistemas del gobierno estadounidense y grandes compañías mediante un programa de la empresa SolarWinds.

Hasta ahora, Washington solo había hablado de sus sospechas de que Moscú estuvo detrás de ese jaqueo, pero este jueves aseguró que la comunidad de inteligencia está «completamente segura» de que se trató del SVR.

«Al comprometer la cadena de suministro del software de SolarWinds, SVR pudo espiar o alterar potencialmente más de 16,000 sistemas informáticos en todo el mundo», indicó La Casa Blanca.

En total, Washington sancionó a 6 compañías rusas por sus actividades de ciberespionaje, a 32 organizaciones y personas rusas por injerencia electoral; y a 8 individuos y entidades por la ocupación rusa de la península ucraniana de Crimea.

Además, el Departamento del Tesoro emitió una orden que prohíbe a las instituciones financieras estadounidenses participar en el mercado principal de bonos emitidos a partir del próximo 14 de junio por el banco central ruso y otras instituciones del país, en un intento de coartar su venta de deuda soberana.

Las sanciones a Rusia responden a «acciones que ha tomado su gobierno y sus servicios de inteligencia contra la soberanía y los intereses de Estados Unidos». Entre ellas se citan las supuestas recompensas que Rusia ofreció en 2019 a las milicias afganas por la muerte de soldados estadounidenses, reveladas el año pasado por el diario The New York Times.

Biden concluyó que todas esas acciones de Rusia suponen una «emergencia nacional» para Estados Unidos, una declaración que activa poderes para imponer una amplia gama de sanciones contra Moscú, ahora y en el futuro.

La Casa Blanca afirmó que, a pesar de las sanciones, no quiere continuar en una «trayectoria negativa» con Rusia, por lo que Biden ha propuesto a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que mantengan pronto una cumbre bilateral en un tercer país.

Al respecto, Rusia prometió una respuesta «inevitable» a las sanciones impuestas, además de que llamó al embajador estadounidense en Moscú para una «conversación difícil».

«Estados Unidos no está listo a aceptar la realidad objetiva de un mundo multipolar, sin hegemonía estadounidense (…). Un comportamiento agresivo de este tipo recibirá una fuerte respuesta. La respuesta a la sanciones será inevitable», declaró la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajárova.

Indicó que Washington debe entender que tendrá que «pagar el precio del deterioro de las relaciones bilaterales», y aseguró que la responsabilidad de lo que está sucediendo recae enteramente en Estados Unidos.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, declaró que las sanciones «no ayudarán» a la organización de una cumbre entre Joe Biden y Vladimir Putin, tal como se lo propuso Biden en días pasado.

El presidente Joe Biden exigió este martes a su homólogo ruso, Vladímir Putin, que «rebaje las tensiones» con Ucrania; esto durante una llamada telefónica que sostuvieron este martes, y en la que le expresó su «preocupación» por la movilización militar rusa en la frontera con ese país.

Durante la conversación, Biden le propuso a Putin mantener «una cumbre en un tercer país» en algún momento de los «próximos meses», para «conversar sobre todos los temas que enfrentan Estados Unidos y Rusia», informó La Casa Blanca.

La llamada es la segunda que sostienen ambos líderes que se ha hecho pública desde que Biden llegó al poder en enero pasado, y se produce después de que Rusia anunciara que había enviado dos ejércitos y tres unidades aerotransportadas a sus fronteras occidentales.

«El presidente Biden expresó nuestras preocupaciones por el repentino aumento de tropas en la Crimea ocupada y en las fronteras de Ucrania, y pidió a Rusia que rebaje las tensiones», afirmó La Casa Blanca.

Y es que Ucrania ha alertado en las últimas semanas a la comunidad internacional del aumento de la presencia militar rusa cerca de su frontera y en Crimea, además del incremento de las violaciones del alto el fuego en el Donbás, donde desde 2014 se enfrentan el Ejército ucraniano y los separatistas prorrusos.

Biden enfatizó el «férreo compromis»o de Estados Unidos con la soberanía e integridad de territorial de Ucrania, de acuerdo con su oficina.

Moscú aseguró este martes que el movimiento de tropas a la frontera se enmarca en ejercicios militares para hacer frente a las actividades de la OTAN, cuyo secretario general, Jens Stoltenberg, reclamó después que Rusia detenga «de manera inmediata» su movilización alrededor de Ucrania.

Durante la llamada, Biden también le dejó claro a Putin «que Estados Unidos actuará de forma firme en defensa de sus intereses nacionales como respuesta a las acciones de Rusia, como sus intrusiones cibernéticas y su interferencia electoral», indica el comunicado.

Recordemos que Estados Unidos sospecha que Rusia estuvo detrás de un ciberataque masivo que comenzó presuntamente en 2019 y penetró en los sistemas del gobierno federal y grandes compañías del país mediante un programa de la empresa SolarWinds, y ha prometido que habrá represalias por lo ocurrido en cuestión de «semanas».

Además, las agencias de inteligencia de EUA acusaron en marzo a Rusia de haber intentado interferir en las elecciones presidenciales de noviembre de 2020 a favor del expresidente Donald Trump, quien perdió frente a Biden.

El Kremlin ha negado cualquier injerencia electoral como una implicación en el ciberataque de SolarWinds; ahora a la tensión por esos temas se ha sumado la situación en Ucrania y la decisión de Biden de describir a Putin como un «asesino» durante una entrevista en marzo.

Pekín, Tokio y Seúl pidieron este martes a Corea del Norte que se abstenga de «provocaciones», refiriéndose a su programa nuclear, esto durante una cumbre tripartita celebrada en China que estuvo marcada por un tímido deshielo de las relaciones entre Japón y Corea del Sur.

«Hemos reafirmado que la desnuclearización de la península (coreana) y la paz durable en Asia del Este son los objetivos comunes de los tres países», indicó este martes el primer ministro chino, Li Keqiang, a la salida de esta cumbre organizada en Chengdu.

Corea del Norte «tiene que abstenerse de provocaciones», señaló su homólogo japonés Shizo Abe precisando que se trata de un mensaje común de Pekín, Tokio y Seúl.

Y es que Pyongyang llevó a cabo recientemente pruebas en su base de lanzamiento de cohetes de Sohae, después de una serie de disparos de proyectiles en las semanas anteriores pese a varias resoluciones de la ONU.

En las últimas semanas el régimen de Kim Jong Un también ha hecho una serie de declaraciones contundentes y ha dado un ultimátum a Washington, dándole un plazo hasta fin de año y prometiéndole un «regalo de Navidad» lleno de amenazas si las negociaciones no avanzan.

El presidente estadounidense, Donald Trump, aseguró este martes que espera que Pyongyang desista de hacer este ensayo de misiles presentado como un «regalo de Navidad».

«Tal vez es un buen regalo, tal vez es un regalo en el que me envía un hermoso jarrón en lugar de una prueba de misiles», bromeó el dirigente republicano desde su club de vacaciones de Mar-a-Lago, en Florida.

Después del espectacular acercamiento de 2018, las negociaciones sobre el programa nuclear de Corea del Norte se han estancado desde el fracaso en febrero de la cumbre de Hanói entre Kim y Trump. Japón, aliado de Estados Unidos, es habitualmente uno de los blancos favoritos de las pruebas de misiles del régimen de Pyongyang, cuyos artefactos suelen caer en el mar de Japón o sobrevolar el archipiélago.

La cumbre de Chengdu ha permitido también un acercamiento entre Japón y Corea del Sur con un encuentro, por primera vez en quince meses, entre Shinzo Abe y el presidente surcoreano Moon Jae-in.

En una rueda de prensa tras la reunión, el primer ministro japonés pidió a Seúl hacer lo necesario para que Japón y Corea del Sur «vuelvan a establecer relaciones sólidas», y Moon hizo saber a su interlocutor la importancia de mantener «conversaciones francas» en persona para resolver diferendos entre sus países.

El jefe de la ONU, António Guterres, inauguró este lunes la Cumbre de Acción Climática con un mensaje de urgencia, pero también de esperanza: «Nos estamos quedando sin tiempo, pero aún no es demasiado tarde».

«La emergencia climática es una carrera que estamos perdiendo, pero es una carrera que podemos ganar. La crisis climática está causada por nosotros y las soluciones deben venir de nosotros. Tenemos las herramientas: la tecnología está de nuestro lado», dijo Guterres en un discurso ante decenas de líderes internacionales.

El secretario general de Naciones Unidas insistió en que la cita de este lunes no es una Cumbre ni de discursos ni de negociaciones, sino una reunión para la «acción» que debe mostrar compromisos concretos.

En el marco de la Cumbre, enojada y con lágrimas en los ojos, la activista sueca Greta Thunberg acusó a los líderes mundiales de traicionar a su generación por su inacción frente al cambio climático.

«Vienen a nosotros, los jóvenes, buscando esperanza. ¿Cómo se atreven?», preguntó al abrir la cumbre sobre el clima. «Han robado mis sueños y mi niñez con sus palabras huecas, y sin embargo soy una de las más suertudas. La gente está sufriendo, la gente está muriendo, ecosistemas enteros están colapsando», dijo la menor de 16 años.

Quien también sorprendió y no por sus declaraciones, fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien hizo este lunes una breve aparición sorpresa en la Cumbre, en la cual no tenía previsto participar.

Trump, que sacó a su país del Acuerdo de París de 2015 y no pronunció este lunes ningún discurso, se sentó durante unos minutos en la tribuna donde escuchó al primer ministro de India, Narendra Modi, a quien aplaudió.

Y aunque no se saludaron, circula en redes sociales un fragmento de video en el que de lejos, Greta observa la llegada de Trump a la Cumbre.

El presidente, Andrés Manuel López Obrador, acudirá a la Cumbre Mundial por los Premios Nobel de la Paz en Mérida, Yucatán, para la cena que se ofrecerá a los galardonados.

Así lo adelantó el gobernador de Yucatán, Mauricio Vila Dosal, quien explicó que AMLO ya le confirmó su asistencia a este encuentro internacional que se llevará a cabo el próximo 19 de septiembre.

De acuerdo con El Heraldo de México, López Obrador no inaugurará la Cumbre, será el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard quien lo haga en el Centro Internacional de Congresos.

Según indicó Vila, este es el evento más importante en la historia del estado, porque 30 ganadores del Premio Nobel de la Paz asistirán, y nunca han estado tantas personas: “de este nivel en México”.

Entre las primeras invitadas a la cumbre llegó Shirin Ebadi, originaria de Irán, quien en 2003 recibió el Premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en favor de la democracia y los derechos humanos.

Este domingo, Estados Unidos y Japón alcanzaron un principio de acuerdo comercial que el presidente estadounidense Donald Trump y el primer ministro japonés dijeron esperaban firmar en Nueva York el próximo mes.

Si se finaliza, el acuerdo enfriaría una disputa comercial entre los dos aliados justo en momentos en que escala la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China.

El representante comercial estadounidense Robert Lighthizer dijo que el acuerdo cubría agricultura, aranceles industriales y comercio digital. Los aranceles del sector automotriz continuarían sin cambios.

Trump dijo que Japón había aceptado comprar el exceso de maíz con el que cuentan los productores de Estados Unidos como resultado de la pelea comercial entre Washington y Pekín. Abe se refirió a una potencial adquisición del maíz y dijo que sería manejada por el sector privado.

«Es una transacción muy grande y hemos acordado en principio. Es por miles de millones de dólares. Tremendo para los productores agrícolas», dijo Trump a los reporteros sobre el acuerdo durante un anuncio junto con Abe en el encuentro del G7 en Francia.

El líder japonés dijo que había trabajo por delante pero expresó optimismo de que se completaría para el momento de la Asamblea General de la ONU el próximo mes.

Lighthizer resaltó que Japón importa productos agrícolas de Estados Unidos por alrededor de 14 mil millones de dólares y dijo que el trato abriría mercados a más de 7 mil millones de dólares en productos.

Este martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que no asistirá a la cumbre del G20, que se llevará a cabo los días 28 y 29 de junio en Osaka, la tercera ciudad más grande de Japón.

El mandatario dijo que enviará una carta a los jefes de Estado que se reunirán, sobre la desigualdad.

«De una vez les adelanto que no voy a ir a la reunión de los 20, del G20, pero sí les voy a mandar una carta sobre los problemas de la desigualdad en el mundo”, dijo el presidente durante su conferencia de prensa matutina desde Palacio Nacional.

López Obrador anunció que, en su representación, a la cumbre del G20 asistirán Marcelo Ebrard, canciller de México, y Carlos Urzúa, secretario de Hacienda.

El presidente dijo que esas reuniones deben ser para analizar la desigualdad y que esas son las reuniones que hacen falta.

«Mi aportación, modesta, va a ser que hay que reunirse pero para que no haya tanta desigualdad en el mundo, porque eso es lo que origina el deterioro del medio ambiente, eso es lo que origina la migración, eso es lo que origina la inseguridad y la violencia”, dijo.

El Jefe del Ejecutivo rechazó la idea de que la cumbre del G20 sea el foro adecuado para discutir sobre los aranceles que Estados Unidos quiere imponer a México.

«No quiero ir a una confrontación ahí, directa. Ahí van a tratarse probablemente los asuntos de la guerra comercial, en la que yo no estoy de acuerdo. Las diferencias que hay entre Estados Unidos y China. Nosotros tenemos un planteamiento distinto y lo podemos hacer desde aquí”, dijo.

Señaló que México estará bien representado en la cumbre del G20, por si es necesario aclarar algo.

El periódico surcoreano Chosun Ilbo reveló este viernes que Kim Hyok Chol, enviado especial de Corea del Norte a Estados Unidos, fue ejecutado por el régimen norcoreano después de que Kim Jong-un y Donald Trump no llegaran a un acuerdo en la cumbre que se celebró en febrero pasado en Hanoi.

Al respecto, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que su país está revisando los informes sobre el ejecutamiento de Kim Hyok Chol, representante especial de la Comisión de Asuntos Estatales de Corea del Norte, y quien lideró las negociaciones con el representante especial de Estados Unidos, Stephen Biegun.

Se señala que el funcionario fue quien estuvo a cargo de las conversaciones a nivel práctico con sus homólogos estadounidenses.

“Hemos visto el informe… estamos haciendo todo lo posible para comprobarlo”, dijo Pompeo en conferencia de prensa desde Berlín, Alemania.

Según lo relatado por el periódico, Kim Hyok Chol habría sido ejecutado en marzo pasado en el aeropuerto Mirim en Pyongyang, acusado de “ser reclutado por los imperialistas estadounidenses y traicionar al líder supremo”.

Hasta ahora no hay más fuentes que confirmen la información, y el gobierno norcoreano no ha hecho declaraciones al respecto.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, está enviando señales de que podría disparar su primer cohete en 15 meses.

Dos días después del fracaso de la cumbre entre Jong-un y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, imágenes satelitales mostraron que Corea del Norte estaba reconstruyendo un sitio de cohetes de largo rango que recientemente había desmantelado.

La actividad sugiere que el país podría estar preparándose para lanzar un misil o satélite para presionar a Trump, a la vez que obtendría datos valiosos para mejorar su capacidad de armas.

«Es una gran apuesta», asegura Jenny Town, editora jefe del sitio web 38 North, enfocado en Corea del Norte. «Si Corea del Norte lanza un satélite, podría descarrilar toda la buena voluntad diplomática acumulada durante el año pasado».

Corea del Norte debe evitar socavar el apoyo para el alivio de las sanciones de China y Rusia. Ambos países, con poder de veto en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, aprobaron las sanciones luego de que el país probara bombas nucleares y misiles balísticos, en desafío a las prohibiciones internacionales.

Cualquier lanzamiento sería el primero desde que Kim Jong-un disparara un misil balístico intercontinental en noviembre de 2017, capaz de alcanzar cualquier ciudad de Estados Unidos y declarara que su programa de armas estaba completo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este lunes que la decisión de los demócratas de entrevistar a su exabogado personal, Michael Cohen, el mismo día de la reunión con Kim Jong-un pudo contribuir al final sin acuerdo de la cumbre con Corea del Norte.

Trump y Kim se reunieron por segunda vez la semana pasada en la capital de Vietnam, Hanói, para intentar negociar un acuerdo de desnuclearización mientras Cohen testificaba ante una comisión de la Cámara de Representantes, acusando al mandatario de numerosas irregularidades.

«Para los demócratas, entrevistar en audiencias abiertas a un mentiroso y estafador convicto en el mismo momento en que se celebraba una Cumbre Nuclear muy importante con Corea del Norte, es quizás un nuevo punto bajo en la política estadounidense y podría haber contribuido al ‘abandono'», dijo Trump en Twitter, en referencia a su decisión de desechar lo que calificó como un mal acuerdo con Kim.

«No se había hecho nunca cuando hay un presidente en el extranjero. ¡Vergüenza!», agregó.

Al ser cuestionado sobre el testimonio de Cohen en una conferencia de prensa el jueves en Hanói, después de que Trump decidió de forma abrupta poner fin por adelantado a la cumbre, el presidente calificó de «incorrectas» las acusaciones y criticó la decisión de celebrar la audiencia cuando estaba fuera del país.

«Intenté ver todo lo que pude», comentó Trump. «No pude ver demasiado porque estuve un poco ocupado, pero creo que celebrar una audiencia falsa como esta en medio de esta cumbre tan importante es realmente algo terrible», señaló.

Los negociadores de Estados Unidos y Canadá que están tratando de lograr un acuerdo sobre el TLCAN «muy probablemente» mantengan conversaciones informales durante la Asamblea General de las Naciones Unidas que se celebrará en los próximos días, afirmó el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

El premier canadiense manifestó a periodistas en Montreal que esta era una posibilidad aunque aún no se había tomado una decisión sobre una posible reunión.

Altos funcionarios de ambos países que han estado participando en las conversaciones para reformar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte van a estar en Nueva York esta semana.

El gobierno de México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), consideró «alentadores» los resultados que alcanzaron los líderes de Corea del Norte y Corea del Sur durante la tercera cumbre celebrada en  Pyongyang.

La dependencia indicó que México continuará dando seguimiento con interés a los acuerdos entre el Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el líder de la República Popular Democrática de Corea, Kim Jong-un.

Enfatizó que dichos acuerdos prevén la continuidad del diálogo intercoreano, iniciativas de desnuclearización de la Península coreana, fomentar intercambios transfronterizos, y otras acciones conducentes a la construcción de una paz sólida y duradera para la región.

Pidió a ambos gobiernos seguir manteniendo el diálogo que conduzca a la completa y verificable desnuclearización de la Península Coreana.

 

 

El líder norcoreano Kim Jong-un afirmó este miércoles que podría viajar a Seúl «en un futuro próximo», lo que constituiría la primera visita de un dirigente norcoreano a la capital surcoreana desde la partición de la península coreana.

«Le prometí al presidente surcoreano, Moon Jae-in, que visitaré Seúl en un futuro próximo», dijo Kim durante una rueda de prensa conjunta, tras la cumbre de los dos dirigentes en Pyongyang.

Por su parte, Moon Jae-in, que se encontraba de visita en la capital norcoreana con el objetivo de relanzar las negociaciones sobre la desnuclearización de Corea del Norte, indicó que la visita de Kim podría suceder este año, siempre y cuando no lo impidan «circunstancias particulares».

El presidente surcoreano añadió que Corea del Norte aceptó «cerrar de forma permanente» su sitio de pruebas de motores de misiles de Sohae y el sitio de lanzamientos de Tongchang-ri «en presencia de expertos de los países afectados».

Además, Moon también afirmó que Corea del Norte podría cerrar su complejo nuclear de Yongbyon, si Washington adoptase las «medidas correspondientes».

Los líderes coreanos también anunciaron su deseo de presentar una solicitud conjunta para la organización de los Juegos Olímpicos de 2032, lo que ha sido considerado como una nueva muestra del acercamiento entre los países de la península coreana.

Prometieron también una serie de iniciativas bilaterales como la organización regular de reuniones de familias separadas por la Guerra de Corea, así como la intención de conectar sus redes de carreteras y red ferroviaria.

 

Con información de AFP / Foto: Archivo APO