Tag

LÓPEZ-GATELL

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó este viernes que los resultados de la vacuna rusa SputnikV son favorables y que el cargamento de la británica AstraZeneca podría adelantarse, por lo que el país contará pronto con ellas.

«Al parecer son buenos resultados de la vacuna que se está elaborando en laboratorios de Rusia y se puede contar también pronto con esa vacuna», dijo AMLO esta mañana, luego de que ayer informara que funcionarios del gobierno federal, entre ellos el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, viajaron a Argentina para explorar traer la vacuna rusa Sputnik V y aplicarla en territorio nacional.

En tanto, la vacuna de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, que México y Argentina producirán para el resto de América Latina, tenía previsto su primer cargamento para marzo, pero con lo anunciado por el mandatario su fecha de llegada se adelantará a la última semana de febrero.

Paralelamente, López-Gatell compartió un mensaje en sus redes sociales, en los que reportaba sobre las reuniones que sostiene con el gobierno de Argentina y representantes de Rusia.

Por otro lado, López Obrador mencionó que pasa «lo mismo para la vacuna de China (de la farmaceútica CanSino)» porque han mantenido comunicación con la Cancillería de ese país para asegurar el cargamento del fármaco con el que pretende inmunizar a todos los adultos mayores a finales de marzo.

La 4T ha reiterado su intención de vacunar a los adultos mayores con la fórmula de CanSino, pese a que diversos especialistas han asegurado que no es la vacuna más adecuada para este grupo poblacional.

«Seguimos siendo el país que aplica más vacunas en América Latina y el martes nos van a llegar más de 400,000 dosis de Pfizer y ya cada semana 400,000», añadió el mandatario, quien dice que solo dependen de la disponibilidad de los fármacos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reveló este jueves que funcionarios del gobierno federal viajaron a Argentina para explorar traer la vacuna rusa Sputnik V y aplicarla en territorio nacional.

“Sí, está Hugo (López-Gatell, subsecretario de Salud) en Argentina. Lleva esa misión porque estamos buscando resolver lo de las vacunas. Lo va a recibir el presidente Alberto Fernández, presidente de Argentina”, dijo López Obrador en su rueda de prensa matutina.

El mandatario mexicano detalló que el viaje de López-Gatell a Argentina fue para ver la experiencia, los protocolos y elementos técnicos para ver si se puede adquirir la vacuna rusa.

Los fabricantes de la vacuna Sputnik V presentaron la solicitud y documentación necesaria a la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), el pasado 14 de diciembre para realizar estudios clínicos en México, según informó entonces el canciller Marcelo Ebrard.

Los ensayos clínicos de fase III fueron aprobados en países como Bielorrusia, los Emiratos Árabes Unidos, Venezuela y otros países, así como la fase II-III en la India.

Hasta ahora, Argentina cumple una semana desde que el personal de salud está siendo vacunado con la primera remesa de 300,000 dosis de la Sputnik-V rusa llegada de Moscú el 24 de diciembre, que comenzó a aplicarse en todas las provincias argentinas, de forma gratuita.

El Ministerio de Salud argentino notificó el pasado 1 de enero 317 eventos adversos posteriores a la aplicación de 32,013 dosis de la vacuna Sputnik V, en los dos primeros días de la campaña nacional de vacunación contra la Covid-19.

Otro de los países que registró la vacuna rusa de emergencia fue Bolivia, según informó el Fondo Ruso de Inversiones Directas.

Recordemos que México cumple dos semanas de iniciar su vacunación, tras haber recibido un total de alrededor de 100,000 dosis del antídoto de Pfizer y BioNTech.

El presidente presumió en su rueda de prensa que «México es el primer lugar en América Latina» en vacunación, pero que urge acelerar la inmunización para cumplir con su promesa de cubrir a todos los 15 millones de adultos mayores de 60 años para marzo.

En total, México tiene contratos para 34.4 millones de dosis de la estadounidense Pfizer, 77.4 millones de la británica AstraZeneca, 35 millones de la china CanSino y 34.4 millones de la plataforma Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se refirió a las peticiones que han hecho diversos líderes de opinión, analistas e incluso algunos periodistas, de que el subsecretario Hugo López-Gatell debía presentar su renuncia si es que «tuviera honor profesional», esto tras confirmar sus vacaciones de fin de año en una playa del país.

El presidente aseguró que los llamado de diversos personajes y grupos conservadores para que el subsecretario de salud renuncie, no son más que politiquería.

Dijo que para el gobierno ha sido de mucha ayuda la participación de López-Gatell, incluso dijo que no cree que «haya un funcionario en el mundo con esas características, aunque se enojen y ya sé lo que me van a contestar, a replicar. Es de primera el doctor Hugo López-Gatell, preparado, es un gran profesional».

AMLO pidió a Jesús Ramírez proyectar el currículum del subsecretario, para señalar que la preparación y trayectoria de López-Gatell no se puede comparar con los que anteriormente estuvieron al frente de la Secretaría de Salud.

Resaltó que el subsecretario es especialista en pandemias, además de que es una persona preparada, con cultura general y con capacidad de exposición, además de que es honesto y honrado.

El presidente dijo que con toda la capacidad y conocimiento que tiene López-Gatell «¿cómo vamos nosotros a deshacernos del doctor?», incluso cuestionó quiénes son los que piden su renuncia. Dijo que uno de los que la ha solicitado es el historiador Enrique Krauze.

Insistió en que hay toda una campaña de desprestigio en contra del subsecretario, la cual consideró injusta, ya que aseguró que el funcionario ha estado aplicado de tiempo completo a atender el tema de la pandemia.

«Imagínense la presión, lo que significa estar conduciendo acciones en contra de la pandemia con todo el dolor, con toda la tristeza, porque él es un hombre sensible, humano. Y golpes y golpes y golpes. Entonces, se me hace injusto».

López Obrador finalizó indicando que su administración considera un extraordinario servidor público a López-Gatell.

La falta de coherencia entre las ideas y las acciones se llama incongruencia. Es la definición de diccionario. Y es también el sello claro e indeleble de la autollamada 4T. Un gobierno que presume tener múltiples ideas para transformar y hacer de México un país mejor y que a la hora de tener que implementarlas simplemente falla.

Falla porque lo que dicen que van a hacer no es congruente con lo que hacen. El presidente lleva décadas diciendo que la corrupción es el mal que mantiene a México en el subdesarrollo. Apenas llega al poder y lleva dos años cobijando la corrupción dentro de su familia y dentro de su equipo de gobierno. No tiene un solo acto de verdadera lucha contra la corrupción que presumir. Si tener a Manuel Bartlett en el equipo y hablar de combate a la corrupción no es ejemplo suficiente de incongruencia, van otros.

Esta semana está el viaje del subsecretario de Salud, Hugo López Gatell a Oaxaca; su decisión de ir a ver a su familia – eso dijo en su respuesta cantinflesca – en lugar de ser congruente con lo que tanto pide al resto de los mexicanos: quedarnos en casa. ¿O era quédate en casa…de tus amigos en la playa? Mientras varios mexicanos están enfermos o mueren de COVID, el subsecretario cree que está bien estar sentado en un restaurante en la playa en Oaxaca porque “allá no están en semáforo rojo”.

Quizás el viaje de López Gatell a Oaxaca lo pudo haber cambiado por una visita a un hospital COVID; a una reunión con familiares de muertos por coronavirus; a un encuentro con personal médico y de enfermería, pero no. El subsecretario prefirió ir a una playa oaxaqueña y cuando fue cuestionado a su regreso, decidió echarle la culpa de su mala decisión a los medios de comunicación por querer desprestigiarlo.

En la misma semana vimos a otros políticos y al presidente en fotografías en redes sociales pasándola a todo dar. El presidente se vistió de jugador de béisbol y escribió que siempre hay tiempo para hacer deporte. Sí, mucha gente ha salido de vacaciones y otra tanta se fotografía en momentos alegres con amigos y familia y suben sus imágenes a las redes sociales, pero es muy distinto ser un ciudadano de a pie que ser funcionario público.

Al Subsecretario López-Gatell ¿no le da vergüenza con los médicos que no han podido descansar de la cantidad de pacientes que tienen que recibir en los hospitales? Y al presidente López Obrador ¿cómo puede solaparlo? ¿Cómo puede decir que le importa el pueblo y a la vez dejarlo a la merced de un hombre que claramente no está ni interesado en hacer el trabajo encomendado?

El viaje de López-Gatell es un escándalo en el mundo. Medios estadounidenses han puesto el comparativo de que el Dr. Anthony Fauci decida irse a Miami. “El zar del COVID se toma una vacación a la playa en medio del aumento de casos”, es la lectura que le dieron ayer en CNN.

En Irlanda, el Comisionado de Comercio, Phil Hogan, la Ministra de Agricultura y un senador tuvieron que renunciar a su cargo por haber asistido a un evento de 81 personas en un campo de golf. En Ontario, el Ministro de Finanzas, Rod Phillips, tuvo que renunciar cuando se supo que se fue de fin de año a St. Barth’s. Fue el mismo caso del la Jefa del Servicio Médico de Escocia, Catherine Calderwood y del Ministro de Salud de Nueva Zelanda, David Clark.

En México, el viaje ya se volvió una buena manera de promover turismo: “Si Gatell ya fue a Huatulco, tú ¿para cuándo? No te quedes fuera y reserva ya!!! Viaje a Huatulco y Puerto Escondido. Avistamiento de ballenas y liberación de tortugas del 29 de enero al 1 de febrero 2021”, es el mensaje que me apareció en redes sociales de una empresa JA Tours.

Qué ingeniosos los de la empresa turística. Y qué incongruencia la de la 4T.

 

Columna completa en El Universal

Pese a la polémica que ha generado al no terminar de recomendar al 100% el uso del cubrebocas para prevenir la transmisión del virus que provoca el Covid-19, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, dio a conocer este miércoles que según un estudio de la Universidad Imperial de Londres, México es uno de los países que más usa cubrebocas de manera voluntaria.

El también encargado de la estrategia para enfrentar la contingencia sanitaria, indicó que el documento refiere que en México se usa más el cubrebocas, incluso por encima de países como Estados Unidos o Canadá.

«Alrededor del 80% de los encuestados dice portarlo cada vez que sale de su casa», señaló que funcionario.

El estudio de la Universidad Imperial de Londres, titulado «Covid-19: comportamientos globales en torno al uso de mascarillas», refiere que más de la mitad de los encuestados en 27 países, entre ellos México, afirmaron que siempre usan mascarillas fuera de su hogar para protegerse a sí mismos y a los demás del coronavirus. Solo el 21% de los participantes reconocieron que no usan mascarillas fuera del hogar.

Países que respondieron «Siempre» sobre el uso de una mascarilla fuera del hogar (%)

Refiere que los países nórdicos se encuentran en el nivel más bajo acerca del uso de las mascarillas. La mayoría del resto de países han mostrado un gran aumento en el uso de mascarillas desde abril pasado. Al menos el 70% de los participantes de la encuesta siempre usan una mascarilla fuera de casa.

Sobre usar las mascarillas en las casa, cerca de dos tercios de los participantes mundiales informaron que no las usaban. Arabia Saudita e India reportaron el nivel más alto de uso de mascarillas dentro del hogar, mientras que Finlandia, Dinamarca y Noruega reportaron el más bajo.

En otros de los puntos que se ha recomendado el uso de las mascarillas: transporte público y en el trabajo, en la mayoría de los países medidos se ha mantenido relativamente constante el uso desde junio pasado. Sin embargo, el Reino Unido, Canadá, Dinamarca y Australia se ha registrado un aumento significativo en las tasas de uso de mascarillas faciales.

Respecto a la disposición de la gente a usar las mascarillas, más de la mitad de los encuestados globales informaron que es posible que la usen. Los encuestados del Reino Unido registraron la mayor disposición para usar los cubrebocas, mientras que los de Japón manifestar la menor tasa. México se encuentra casi al final de la medición, con un puntaje de 2 (la escala es de 1 a 7).

Al preguntar si coincidían con la idea de que usar mascarillas los protege a ellos y a los demás de contraer Covid-19, Filipinas e Indonesia reportaron el nivel más alto en la misma escala del 1 al 7, siendo 7 el nivel más alto de estar de acuerdo con dichas ideas. Suecia tuvo el nivel más bajo. México aparece con un puntaje promedio de 5.8.

Cabe destacar que el estudio compartido por el subsecretario analizó 27 países durante la segunda quincena de septiembre de 2020 y la primera quincena de octubre de 2020. Aquí lo puedes consultar completo:

Cargador Cargando...
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

 

Foto: Twitter @DelToroIsmael

Luego del llamado que hiciera a México la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre tomarse en serio la pandemia de Covid-19, debido a que el país está en una ‘mala situación’, el subsecretario de Salud y encargado de la estrategia nacional para enfrentarla, Hugo López-Gatell, respondió.

«Coincido con el director general de la OMS, Tedros Ghebreyesus, en que todas y todos debemos tomarnos en serio la pandemia de #COVID19. No es momento de relajar la disciplina en las medidas preventivas ni de hacer reuniones», dijo López-Gatell.

Y aunque dijo coincidir con el director de la OMS, indicó que no tenía nada que responder al doctor Tedros, ya que lo dijo no fue exclusivo para México, sino que es lo que le dice a todo el mundo. Enfatizó que todo el mundo tiene que tomarse en serio la epidemia.

Aseguró que en México saben muy bien que la epidemia no acabado, y que sigue siendo un fenómeno global que afecta a toda la humidad. Aclaró que en distintos ritmos y en distintos calendarios, va a ir afectando a todos los países.

Ejemplificó que hace 10 días Europa todavía estaba rumbo al punto máximo de transmisión, y hoy está en descenso; en cambio dijo, América todavía está en una fase activa. Subrayó que México tiene y tendrá al menos hasta enero de 2021 una fase de crecimiento en la epidemia.

López-Gatell quiso atribuir el impacto de las declaraciones del director de la OMS a los medios de comunicación, pues dijo que el alarmismo se debe a la agenda informativa ya que algunos medios enfatizan elementos que quieren posicionar. «Si uno oye textualmente lo que dijo el doctor Tedros, lo dice de una manera un tanto distinta a la que los medios en México quisieran orientar por alguna razón».

Indicó que al doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus le tiene un gran respeto y considera que sus comentarios siempre son muy valiosos.

López-Gatell dijo que el llamado de la OMS a tomarse en serio la pandemia no solo fue para el gobierno, sino para toda la población. Recordó que no es momento de hacer bodas, festejos o empezar a tener congregaciones.

«Si todos sumamos en vez de estar destacando algunos elementos, como lo hemos llamado en otras ocasiones, distractores, orientados al tema político (…) quizá perdemos la oportunidad de ayudar, de ayudar y todos podemos ayudar, todos podemos ayudar», remató López-Gatell.

“El que no aspira, no respira”. Esa fue la frase que me dijo alguna vez un Secretario de Gobernación al referirse a los políticos en México y el mundo. Es perfectamente normal que un servidor público aspire a un mejor cargo popular. Por ello es legítimo y comprensible que el actual Subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell (HLG) tenga sus propias aspiraciones. Lo que resulta realmente inexplicable es que, en lugar de concentrarse en hacer excepcionalmente bien el encargo actual para así poder tejer un camino más sólido y bien ganado hacia un mejor puesto, haga lo contrario.

Su trabajo como encargado de enfrentar la COVID19 es que se contagie y muera el menor número de mexicanos. Y la principal tarea al estar en los hechos ya al frente de la COFEPRIS es lograr agilizar los procesos burocráticos para que México tenga varias vacunas y tratamientos para los que enfermen de coronavirus y que esto suceda al mismo tiempo que en Estados Unidos; Europa y América Latina.

Además, esa ha sido la instrucción presidencial que recibieron el canciller, Marcelo Ebrard, el titular de la COFEPRIS, José Alonso Novelo, y el propio Subsecretario.

Pero López-Gatell está haciendo exactamente lo contrario. Según varias fuentes a las que he tenido acceso, desde distintos ámbitos tanto públicos como en las empresas intentando agilizar la llegada de la vacuna y tratamientos a México, el nombre recurrente para explicar diques y obstáculos para que ello suceda es HLG.

Ya sabemos que ha estado en contra del uso del cubrebocas y de la aplicación de pruebas. Pero en el tema de los tratamientos y las vacunas, realmente hay incredulidad ante la actitud que ha asumido López-Gatell. Sobretodo al ver que otros países ya tienen planes y estrategias para vacunación mientras que en México el Subsecretario no ha presentado nada y se ha dedicado a declarar en contra de todas las vacunas que se están trabajando actualmente en el mundo.

Primero ha obstaculizado vía la COFEPRIS que tiene cooptada, la entrada del tratamiento Remdesivir que, para mayores señas, fue uno de los utilizados para salvarle la vida a Donald Trump. A México es un medicamente que no se le permite actualmente la entrada. Prohibición que ocurre sin explicación.

Lo mismo pasa con los procesos para compra de vacunas. Mientras en la cancillería se ha hecho un trabajo profesional para tratar de que México tenga acceso a la o las primeras vacunas que logren su aprobación, una vez que ese enlace con laboratorios y/o empresas se logra, la bolita queda en la cancha de la Secretaría de Salud para los tramites de aprobación y planes de distribución. Pues todo ello está frenado en el dique llamado López-Gatell.

Haciendo un recuento de las declaraciones de HLG, lleva desde el 25 de junio y hasta la fecha hablando en contra de cada esfuerzo por lograr que una vacuna llegue a México. En la conferencia vespertina del 9 de noviembre, tras el anuncio de Pfizer de 90 por ciento de efectividad en su vacuna, declaró que la información venía sólo de la prensa. Afirmó “tenemos que ser mesurados y no porque salga una buena noticia debe apresurase el análisis ni dejarnos llevar por presiones políticas.”

¿A qué presiones políticas se referirá López-Gatell? Tal parece que siente que si llega la vacuna a México, alguien más (¿Ebrard?) y no él, recibirá los réditos políticos. Su aspiración es criminal. Está matando a los mexicanos.

 

Columna completa en El Universal

Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) salió a la defensa de dos de sus colaboradores, la directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y del Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

«Ya estoy viendo que en un periódico, creo que en El Universal, se le están lanzando a la directora del Conacyt porque saben que ella va a informar sobre estos fideicomisos, ya la están queriendo desacreditar. Un poco lo que le sucedió ayer en el senado al doctor Hugo López-Gatell, que lo maltrataron», dijo AMLO.

Y es que este martes, el diario El Universal, publicó una investigación que refiere que aunque se ha posicionado a favor de la desaparición de los fideicomisos, María Elena Álvarez-Buylla, recibió 17 millones 228 mil 714 pesos de dichos fondos.

Se indica que desde 2003 a 2015, la funcionaria recibió apoyos para financiar varios de sus proyectos de investigación.

Tan sólo en 2003, Álvarez-Buylla obtuvo 10 millones 598 mil 714 de pesos para el financiamiento de tres diferentes proyectos a través del Fondo Sectorial de Investigación Ambiental Semarnat-Conacyt y el Fondo Institucional del Conacyt, refiere El Universal.

Sobre López-Gatell, AMLO se refirió a su comparecencia ayer en el Senado, misma que tuvo que suspenderse debido a que no existían las «condiciones de civilidad» para que el subsecretario continuara compareciendo, según dijo el presidente de la Comisión de Salud.

Diputadas de oposición, especialmente del PAN, cuestionaron duramente al funcionario por su desempeño en el manejo de la pandemia de Covid-19.

«Están muy molestos, muy enojados», dijo AMLO sobre los cuestionamientos a sus colaboradores; incluso dijo que en lugar de estar cuestionando, sus opositores deberían estar ofreciendo disculpas y apenados de todo lo que se permitió en el pasado.

López Obrador insistió en que quienes se oponen a los cambio que se están haciendo (fideicomisos) o de las decisiones que se toman (manejo de la pandemia), son quienes quieren que se regrese al régimen de corrupción, injusticias y de privilegios que se vivía en México.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, aseguró que México suma ocho semanas consecutivas con disminución en la intensidad de la epidemia del coronavirus.

«Son ocho semanas consecutivas que va disminuyendo la intensidad epidémica, considerando el número de personas contagiadas», indicó. Explicó que desde la última semana de julio se registró una reducción, pasando del 59% al 39%.

El funcionario detalló que 27 de los 32 estados en el país han logrado una reducción de la epidemia, destacando que Campeche es el primero en pasar a semáforo verde. Sobre el resto de las entidades, reiteró, 15 se encuentran en semáforo amarillo y 15 en semáforo naranja.

«En general, en el país llevamos ocho semanas ,y en la que estamos transcurriendo, novena semana, de reducción sostenida. La epidemia no ha acabado, pero tenemos un claro patrón de reducción, necesitamos seguir teniendo cuidado en el desconfinamiento», alertó el funcionario.

Es por ello que hizo un llamado a tener cuidado en el proceso de desconfinamiento puesto que la «epidemia no ha acabado», y pidió a la población a acudir a la atención temprana ante cualquier síntoma de la COVID-19.

Adicional, el subsecretario anunció que el será el próximo jueves cuando se anuncie el inicio de la campaña de vacunación contra influenza; reiteró que debido a la temporada invernal podría haber un repunte en el número de casos de Covid-19.

Por su parte el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que pese a la reducción que se ha venido presentando, tanto en contagios como en muertos, la pandemia no ha dejado de causar daños en el país.

«Enfrentando esta pandemia que aun cuando está perdiendo fuerza no deja de causar daños sobre todo pérdida de vidas humanas, lamentamos mucho, nos entristece y no es un asunto numérico, cuantitativo, es algo que tiene que ver con el sufrimiento, con el dolor de muchas familias mexicanas».

A uno le encantan los reflectores; el otro les huye. Uno lleva poco tiempo en la política, pero ya le gustó; el otro lleva décadas y con grandes aspiraciones. La verdad es que ambos tienen aspiraciones y por ello, parte de las tensiones. Me refiero al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, y al Canciller, Marcelo Ebrard, a quienes el presidente López Obrador ha encargado parte importante de las tareas que enfrenta México ante la pandemia.

Y aquí arranca el problema. Hugo López-Gatell quisiera ser la única figura que destaque en la estrategia para enfrentar al COVID. O si no la única, sí la principal y cuyas ideas sean las que prevalezcan en la toma de decisiones. Pero desde que el presidente López Obrador decidió, por motivos de austeridad, eliminar las ventanillas de Asuntos Internacionales de las Secretarías, la cancillería ha asumido un papel fundamental en la pandemia.

Primero para negociar la llegada apresurada de insumos médicos a México. Segundo para la repatriación de mexicanos varados o que murieron en el extranjero a causa de la enfermedad. Y tercero y más importante en estos momentos, para negociar el acceso a una vacuna cuando ésta esté disponible.

Estos trabajos que podrían haber recaído en el área de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Salud, se han vuelto responsabilidad de Relaciones Exteriores. Y por ello están obligados a trabajar en conjunto a dos políticos que se pelean por darle gusto al presidente pero cuyas personalidades no podrían ser más distintas.

Por un lado está el dogmático Hugo López-Gatell y por el otro el pragmático Marcelo Ebrard. López-Gatell ha decidido enfrentar a los empresarios del sector alimentos al señalar que sus productos “chatarra” son los culpables del mal estado de salud de los mexicanos y de ahí tantas muertes.

El subsecretario se ha negado a repensar la ‘estrategia’ de salud para enfrentar la pandemia. Prefirió burlarse irónico de las recomendaciones de los ex Secretarios de Salud. No ha sido claro sobre la importancia de utilizar mascarillas. El semáforo epidemiológico no ha sido una guía confiable. Ha virado entre querer todo el poder de decisión sobre como enfrentar la pandemia, pero al momento de revisar los contagios y las muertes ha eludido toda responsabilidad sobre sus lineamientos prefiriendo señalar una conspiración de medios de comunicación, empresarios y gobernadores en contra de la estrategia de comunicación de la Secretaría de Salud que él de facto encabeza.

Por el otro lado está el Canciller Marcelo Ebrard quién ha decidido trazar tres caminos para lograr que México tenga una vacuna. Uno, el multilateral, a través de la negociación con COVAX que debe formalizarse mañana. Dos, el bilateral, que son negociaciones directas con farmacéuticas de otros países como Janssen y Novavax, de EUA; Sputnik V, de Rusia; CanSino de China; CureVac de Alemania; Sanofi-Pasteur de Francia y ReiThera de Italia. Y tres, buscar recursos para producir una vacuna mexicana.

La idea es traer el menú de países y de relaciones a la puerta de la Secretaría de Salud para que de ahí tome el balón López-Gatell para aprobar la vacuna más segura y planee y organice la estrategia de distribución.

Pero ¡oh problema! El ego del Subsecretario y sus dogmas entran en acción. Veremos si como ha hecho tropezar al gobierno mexicano al lidiar con el coronavirus, no provoca también un desastre a la hora del acceso a tratamientos o vacunas.

Columna completa en El Universal

Las y los senadores de Acción Nacional presentaron esta tarde una denuncia de hecho en contra del subsecretario Hugo López-Gatell, por las omisiones y negligencias en que ha incurrido en el manejo de la pandemia.

«Sus intereses personales han causado pérdidas irreparables y una crisis sanitaria de la que aún no logramos recuperarnos como país», dijo la senadora Lilly Téllez, quien en recientes semanas se sumó a la bancada blanquiazul tras su renuncia a Morena.

Los legisladores señalaron que la denuncia de por actos, omisiones y negligencias en la atención y manejo de la pandemia, también es en contra de las autoridades federales administrativas que resulten responsables o que se relacionen con la comisión de algún delito que, inclusive, pueden ser de aquellos que se persiguen de oficio.

Acusaron que el manejo y atención de las autoridades federales que se encuentran obligadas a atender la emergencia sanitaria, especialmente el de Hugo López-Gatell, han sido deficiente, incurriendo en actos, omisiones y/o negligencias que atentan contra la vida y la salud de las personas.

Aseguraron que resultó increíble que a pesar de lo que sucedía en otros países y que ocurriría algo parecido en México, el Gobierno Federal decidiera vender millones de cubrebocas a China y luego, recomprarlos a un precio mucho mayor que el se vendieron originalmente.
.
De igual forma, acusaron que no se tomaron las precauciones para capacitar al personal médico y hospitalario en todo el sistema de salud público para brindar la atención adecuada a las personas enfermas de COVID-19, ni mucho menos se les entregó el equipo adecuado de protección.

«Esto es negligencia y ha costado la vida de miles de personas al igual que ha afectado la salud de muchas otras».

Lamentaron que ante la situación, en marzo pasado el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pidiera a los mexicanos que cargaran consigo amuletos y estampitas de santos y vírgenes para hacer frente al coronavirus.

En la denuncia se señala que López-Gatell Ramírez informó a la población mexicana que las mascarillas o cubrebocas no evitan contagios de la enfermedad y que otorgan “una falsa sensación de seguridad”.

Afirmaron que existe una grave omisión al no recomendarse, o deseablemente, obligarse mediante acto administrativo alguno el uso de cubrebocas en determinados contextos, tanto para servidores públicos como a particulares.

Se dijeron en contra de que se esté ordenando una apertura apresurada de actividades no esenciales, pues ponen en situación de riesgo a la población.

«El número de personas fallecidas han hecho que México ocupe el tercer lugar a nivel mundial, tan sólo debajo de Estados Unidos y Reino Unido. Esto se debe las reiteradas acciones, omisiones y negligencias de las autoridades encabezadas por el C. Hugo López-Gatell Ramírez que han costado la vida de más de 47 mil personas», precisaron los  senadores.

Los panistas indicaron que aún se puede dar un giro en la estrategia de control del COVID-19 en México, empezando con que se sancione penalmente a los responsables de las miles de muertes y de las afectaciones a la salud de las personas y se ponga al frente a personas con capacidad técnica que eviten que lleguemos al pronóstico que elaboró la Universidad de Washington, en donde indican que en nuestro país habrá más de 118,000 fallecimientos, al próximo 1 de diciembre.

El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, insistió este martes en que hay una evolución favorable de la pandemia de COVID-19 en México, con «indicadores consistentes» que refieren una disminución en la incidencia de la enfermedad.

«Todos los indicadores son consistentes: la ocupación hospitalaria, la ocupación de camas de medicina crítica, el porcentaje de positividad, el porcentaje de casos recientes y el número tanto confirmado como estimado de casos nuevos de enfermedad» para afirmar que los casos van a la baja en nuestro país.

El encargado de la estrategia federal para enfrentar la pandemia enfatizó que el índice de positividad en los casos estudiados está en el 38%, lejos del punto máximo del 57% en la semana 27 de la epidemia.

El subsecretario aclaró también que solamente el 5% del total de casos confirmados) son en este momento casos activos, y reveló que solo dos estados del país, Colima y Nuevo León, tienen una ocupación hospitalaria por encima del 50%.

En tanto, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, respaldó lo expuesto por su colaborador, y se sumó al decir que «vamos bien».

«Tenemos un mensaje general. El hecho de que vamos bien, esto sustentado en dos elementos, dos notas. Uno: 25 estados del país se encuentran desde hace dos o hasta diez semanas con sus curvas epidemielógicas hacia abajo, en descenso, y ningún estado está en riesgo máximo».

Recordemos que esta semana, 24 estados de México siguen en semáforo epidemiológico naranja, es decir, en riesgo alto de contagio, mientras las 8 entidades federativas restantes se encuentran en semáforo amarillo o riesgo moderado.

México es el séptimo país con mayor número absoluto de casos y el cuarto con más muertes, de acuerdo con la Universidad Johns Hopkins y, además, es el duodécimo con más muertes en proporción a sus habitantes. Al día de hoy suman 671,716 contagios y 71,049 decesos a causa del virus.

Sobre la denuncia que el PAN presentó en contra de los tres (AMLO, Alcocer y López-Gatell), el presidente López Obrador aseguró que no les quitaba el sueño, pues reiteró que se ha actuado de manera muy profesional durante toda la pandemia, ya que se dejó la conducción de la situación a especialistas, expertos, médicos y científicos.

«Estos señores tienen mucho conocimiento y el equipo que ha marcado la pandemia es lo mejor que ha tenido este país», opinó antes de recordar que encontró un sistema de salud «en el suelo», el cual fue «levantado» por su gobierno. Resaltó que se ha ofrecido atención gratuita durante toda la contingencia.

El Partido Acción Nacional (PAN) presentó este lunes, ante la Fiscalía General de la República (FGR), una denuncia penal contra el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el Secretario de Salud, Jorge Alcocer; y el Subsecretario Hugo López-Gatell, por la labor deficiente y omisa en el manejo de la pandemia.

La denuncia que Acción Nacional interpuso es por los delitos de sabotaje y ejercicio indebido del servicio público.

El recurso legal fue presentado por el coordinador general jurídico del PAN, Raymundo Bolaños Azócar, quien afirmó que el “buen juez por su casa empieza”, esto en relación a la intención del gobierno federal de enjuiciar a los ex presidentes.

“Todas las acciones omisivas, toda la falta de hacer del gobierno federal, se concluye que ha saboteado las instituciones de salud del Estado mexicano, la falta de realización de pruebas del Covid, la terquedad de aferrarse a un modelo centinela que no trae certeza ni seguridad en la cantidad de contagios y muertos, la falta de lineamientos administrativos que obliguen a los ciudadanos, que orienten a los ciudadanos a la necesidad del uso de cubrebocas” sostuvo el panista.

Indicó que se denunció también la falta de reorientación de los recursos hacia la atención de la pandemia y en su lugar dirigirlos a las obras faraónicas de la 4T, como lo son el aeropuerto Felipe Ángeles, la refinería Dos Bocas y el Tren Maya.

“Lo que estamos pidiendo son peritajes que nos ayuden por vía de especialistas epidemiológicos, por vía de especialistas socioeconómicos a saber cuáles eran las causas reales y por eso es que ofrecemos estas periciales para que se investigue, se diga a partir de expertos cuáles son las omisiones y los alcances de esas omisiones también”, indicó.

El dirigente nacional del PAN, Marko Cortés, señaló que la denuncia se presentó ante la negativa del gobierno federal de realizar una auditoría externa por especialistas al manejo del Covid en México.

Indicó que a pesar de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y del Consejo de Salubridad General, las autoridades federales, especialmente el Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, han sido por demás deficientes y negligentes en su actuación.

Cortés Mendoza destacó que las contradicciones que se suscitaron entre las autoridades administrativas federales, porque mientras las autoridades sanitarias recomendaban mantener la «sana distancia» y no abrazar, ni saludar con la mano, además de permanecer en casa, AMLO hacía lo contrario en sus giras de trabajo al mantener la cercanía con las personas e inclusive, invitando a la población a salir.

«Cada decisión y cada contradicción», sostuvo, «nos han llevado a la crisis sanitaria actual y debe investigarse y sancionarse a los responsables, empezando por Hugo López-Gatell, persona a cargo del manejo de la pandemia, lo cual constituye un hecho notorio».

La epidemia de Covid-19 en México se encuentra en una fase de descenso de acuerdo con el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

“Buenas noticias. El aspecto de la epidemia en México es muy positivo; está en una fase clara de descenso. Como recordarán hace dos o tres semanas indicamos que veíamos señales claras de descenso pero siempre somos cautelosos y hasta que no vemos una tendencia clara, no consideramos que ya estamos en ese proceso de descenso”, explicó el funcionario al participar en la conferencia matutina del presidente López Obrador.

El subsecretario justificó sus dichos al decir que en la mayoría del territorio nacional ha estado disminuyendo gradualmente la cantidad de casos diarios, la cantidad de muertes y la ocupación hospitalaria.

Al disminuir el número de casos, dijo, disminuye el número de pruebas que se realizan. Actualmente hay un abastecimiento de más de 300 mil pruebas que se envían a las entidades federativas.

Informó que se han hecho casi un millón 200 mil pruebas de laboratorio en todo el país, y dijo que “conforme se necesiten más, habrá más pruebas”.

Ante las críticas que se han hecho a la estrategia de salud, López-Gatell reiteró que las pruebas se realizan a partir de la identificación de personas enfermas y no a partir de la demanda voluntaria de saber si se tiene la enfermedad aunque no se tengan síntomas.

“En México tenemos una política de pruebas claramente establecida. Está en los manuales de vigilancia epidemiológica de febrero (…) la política consiste en las personas que tengan síntomas hay que hacerles pruebas; independientemente del momento en que se tiene el resultado de la prueba, inmediatamente se tienen que poner en aislamiento preventivo y se tienen que estudiar sus contactos”, explicó.

En ese sentido, detalló que 8 de cada 10 personas se recuperan del COVID-19 y egresan de hospitales o incluso no lo requirieron. Añadió que quienes han estado hospitalizados por periodos prolongados requieren un proceso de rehabilitación pulmonar, musculo-esquelético o psicoemocional.

Afirmó que diariamente se revisa el equilibrio entre el cuidado de la salud y la actividad económica, debido a que al transitar a la fase de desconfinamiento existe riesgo de rebrote como ha ocurrido en otros países.

Por su parte el secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela, dijo que el descenso de la epidemia significa una buena noticia para todo el país.

“Nos pone en evidencia que trabajando juntos, con el apoyo de la población y desde luego con los héroes de la patria, próximamente condecorados, es como se ha enfrentado esta situación de incertidumbre ante la visita de un virus del cual no podemos conocer totalmente su accionar”, aseveró.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) insistió esta mañana que la conducción de la pandemia de Covid-19 ha sido técnica y no política, por lo que afrimó que no habrá cambios en la estrategia para afrontarla.

En ese sentido, reiteró su confianza al secretario de Salud, Jorge Alcocer, y al subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez.

“Este equipo especial ha estado a la altura de las circunstancias y tienen todo nuestro respaldo”, remarcó.

Sobre los señalamientos al subsecretario, dijo que todo se debe a cuestiones políticas, «yo diría por politiquería»; indicó que sus adversarios, quienes no han estado de acuerdo con la estrategia que se ha establecido, han lanzado una campaña en contra del López-Gatell; sin embargo dijo, lo considera un profesional de primer orden.

Fue en ese punto donde afirmó que sin López-Gatell al frente de la estrategia, reinaría el caos.

«¿Saben por qué quisieran que ya no estuviese Hugo López-Gatell? Porque entonces no habría información y reinaría el caos. ¿Para qué también se inventó la política? Para poner orden en el caos. Entonces, nuestros adversarios, si no informáramos, imagínense», sostuvo el mandatario.

A quienes critican al subsecretario de salud, AMLO dijo que deberían de remitirse a los «resultados» de la lucha contra la pandemia. Destacó que México está en el quinto lugar en fallecimientos, por detrás de Estados Unidos, Brasil, Chile y Perú; y comparado con países de Europa, afirmó que son más los fallecidos en España, en Francia e Inglaterra.

«¿Qué hicimos bien?, ¿qué hicieron bien los profesionales, los expertos en salud? Pues se aplanó la curva. Sí, nos llevó más tiempo, pero no se saturaron los hospitales, no ha habido casos de saturación de hospitales, nadie se ha quedado sin ser atendido», expuso el presidente.

No dejó pasar la oportunidad para atacar a los medios. Recordó que algunos medios como Reforma o Proceso han caído en el amarillismo en cuanto a la cobertura de la pandemia. Ante eso, hizo un llamado a que se actúe de manera responsable y que entre todos sigan haciéndole frente a la pandemia.

Señaló que en febrero pasado, cuando llegó la pandemia al país, había apenas 2 mil 800 camas de terapia intensiva para atender a pacientes de Covid-19. Ahora dijo, hay 12 mil aparatos, además de que apenas el 40% de las camas están ocupadas.

“El sistema de salud no estaba preparado para atender una emergencia de esta magnitud. ¿Qué hemos hecho? Hemos levantado el sistema de salud. No teníamos qquipos, no teníamos ventiladores, no teníamos infraestructura hospitalaria. Tuvimos que reconvertir hospitales, hacer hospitales para atender enfermos de COVID-19 (…) además se contrató y capacitó en terapia intensiva a personal de la salud para atender a personas enfermas de coronavirus».

Finalmente, López Obrador recordó que enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión y obesidad han influido en la mortalidad por COVID-19 en nuestro país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) volvió a defender este lunes al encargado de diseñar la estrategia contra la pandemia de Covid-19 en el país, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

La defensa de AMLO a López-Gatell llega luego de que, nuevo gobernadores pidieran su renuncia ante el fracaso de la estrategia contra el coronavirus, y el avance de la pandemia.

«Nosotros apoyamos al doctor López-Gatell; ha hecho un buen trabajo y vamos saliendo de un tema muy doloroso que es el de la pandemia», expresó López Obrador en su conferencia matutina.

Y es que el pasado viernes, nueve de los 32 gobernadores del país suscribieron un documento en el que pedían «la salida inmediata» del subsecretario López-Gatell, porque su estrategia «no ha dado resultado y que ha costado la vida a decenas de miles de mexicanos».

Más tarde, el gobierno de Chihuahua, que encabeza el gobernador Javier Corral, se desmarcó de dicho comunicado y dijo que «no participó en la discusión ni conoció el texto en el que, por error, se incluyó su firma».

López Obrador admitió que «hay diferencias políticas» con estos los gobernadores firmantes, y reconoció que «es legítimo y normal» que haya oposición en una democracia.

«Nosotros estamos construyendo una democracia, no una dictadura. Se tiene que garantizar el derecho a disentir, pero debe haber ciertos límites», expresó el mandatario.

Como ya se ha hecho costumbre, López Obrador arremetió una vez más contra el periódico Reforma, por haber publicado la noticia bajo el título «Fuera López-Gatell, exigen 9 estados».

«¿Cómo es eso? Exigen nueve gobernadores, pero no nueve estados. El estado es la entidad federativa completa. ¿Hicieron una consulta en las nueve entidades federativas?», cuestionó el presidente.

Acusó que lo publicado por el diario, son «errores que se cometen por el enojo» contra su gobierno.

El mismo viernes, el subsecretario descartó su renuncia. Dijo que los gobernadores tienen ante el coronavirus distintos sentimientos, distintas percepciones que pueden causar «frustración, angustia y preocupación ante la realidad».

Pese al llamado de los mandatarios locales, el subsecretario dijo que les sigue expresando su respeto, además de que confiaba que pudieran seguir colaborando como hasta ahora lo han hecho.

Y es que la gestión de López-Gatell ha sido criticada por su rechazo a realizar pruebas masivas a la población, puesto que defiende que es «imposible» conocer la magnitud real de la epidemia y prefiere atender otros parámetros.