Tag

perseverance

Browsing

La agencia espacial estadounidense, la NASA, divulgó este lunes el primer audio de Marte, un leve sonido de viento captado por el róver Perseverance.

La NASA también divulgó el primer video de la llegada del róver al planeta rojo.

Un micrófono dejó de funcionar durante el descenso, pero el róver fue capaz de captar audio una vez que ya estaba detenido sobre la superficie.

Ingenieros de la NASA reprodujeron un pequeño clip de audio que, según dijeron, responde a una racha de viento en Marte.

Por otra parte el video, que dura 3 minutos y 25 segundos, muestra el despliegue del paracaídas y el contacto del vehículo con la superficie del planeta.

«Son videos realmente asombrosos», dijo Michael Watkins, director de laboratorio de propulsión a chorro de la NASA en un conferencia con periodistas. «Es la primera vez que hemos podido capturar un acontecimiento como la llegada a Marte».

Jessica Samuels, gerente de la misión del Perseverance en la superficie marciana dijo que el róver operaba tal como se esperaba. «Me alegra reportar que Perseverance goza de buena salud», agregó.

El vehículo Perseverance aterrizó en Marte este jueves tras superar con éxito los «siete minutos de terror» que implicaron atravesar la delgada atmósfera del planeta rojo y descender en la superficie rocosa del cráter Jezero, confirmó la NASA.

El Perseverance es el laboratorio de astrobiología más avanzado jamás enviado a otro mundo, y es su primera parada en la búsqueda de rastros de antigua vida microbiana en el Planeta Rojo.

Los responsables de la misión, quienes se encontraban en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, cerca de Los Ángeles, rompieron en aplausos y porras cuando las señales de radio confirmaron que el rover de seis ruedas había superado el peligroso descenso y había llegado a su objetivo.

El descenso autoguiado y el amartizaje de la nave durante una compleja serie de maniobras que la NASA bautizó como «los siete minutos de terror», se convierte en la hazaña más elaborada y desafiante en los anales de los vuelos espaciales robóticos.

El amartizaje representó la parte más arriesgada de un esfuerzo de dos años y 2,700 millones de dólares cuyo objetivo principal es buscar posibles rastros fósiles de microbios que pudieran haber florecido en Marte hace unos 3,000 millones de años, cuando el cuarto planeta en distancia del sol era más cálido, húmedo y potencialmente hospitalario para la vida.

Los científicos esperan encontrar biofirmas incrustadas en las muestras de sedimentos antiguos que Perseverance podría extraer de las rocas marcianas para su futuro análisis en la Tierra, las primeras muestras de este tipo recogidas por la humanidad en otro planeta.

Está previsto que dos misiones posteriores a Marte recuperen las muestras y las devuelvan a la NASA en la próxima década. Lo sucedido el jueves supuso un triunfo para Estados Unidos.

El vehículo robótico navegó por el espacio durante casi siete meses, recorriendo 472 millones de kilómetros antes de atravesar la atmósfera marciana a 19,000 kilómetros por hora para iniciar su aproximación a la superficie del planeta.

Cinco minutos después de aterrizar en Marte, Perseverance se encontraba ya listo para iniciar su exploración luego de enviar la primera imagen de la superficie marciana que registra, después publicada en la cuenta oficial en Twitter del robot acompañado del mensaje: «Hola Mundo. Mi primer vistazo al que será mi hogar para siempre».

 

El más grande y sofisticado explorador de Marte jamás construido, un vehículo del tamaño de un coche lleno de cámaras, micrófonos, taladros y láseres, despegó este jueves hacia el planeta rojo como parte de un ambicioso proyecto de largo alcance de la NASA para traer las primeras muestras de roca marciana a la Tierra a fin de ser analizadas en busca de evidencia de vida antigua.

La sonda Perseverance de la NASA despegó a bordo del cohete Atlas V en el cielo matutino en el tercer y último lanzamiento del verano a Marte.

China y Emiratos Árabes Unidos se adelantaron la semana pasada con sus propias misiones, pero las tres deberían llegar al planeta rojo en febrero después de un viaje de siete meses y 482 millones de kilómetros. China envía tanto un explorador como un orbitador, mientras que Emiratos Árabes Unidos, un país que inicia sus exploraciones espaciales, tiene un orbitador en camino.

El explorador de seis ruedas impulsado por plutonio perforará el suelo marciano y recolectará pequeñas muestras que llegarán a la Tierra aproximadamente en 2031, en una especie de carrera de relevos interplanetarios que involucra a muchos países.

El proyecto sin precedentes incluye múltiples lanzamientos y varias naves espaciales, y costará más de 8,000 millones de dólares.

El jefe de la misión científica de la NASA, Thomas Zurbuchen, catalogó el lanzamiento como el inicio del «primer vuelo redondo de la humanidad a otro planeta».

Además de abordar la cuestión de la vida en Marte, la misión dará lecciones que podrían allanar el camino para la llegada de astronautas a partir de principios de la década de 2030.

«Hay una razón por la que llamamos Perseverance (Perseverancia) a la sonda. Porque ir a Marte es difícil», dijo el administrador de la NASA Jim Bridenstine justo antes del despegue. «Siempre es difícil. Nunca ha sido fácil. En este caso, es más difícil que nunca porque lo estamos haciendo en medio de una pandemia».

Una vez en la superficie, Perseverance buscará evidencia de vida microscópica pasada en el antiguo lecho de un lago, y reunirá las muestras más prometedoras de rocas para que sean recogidas en un futuro. La NASA se ha asociado con la Agencia Espacial Europea para traerlas a la Tierra aproximadamente en 2031.

Estados Unidos, el único país que ha logrado colocar una nave sobre la superficie de Marte sin contratiempos, pretende lograr su novena misión en el planeta rojo, que se ha convertido en el Triángulo de las Bermudas de la exploración espacial con más de la mitad de las misiones estallando, chocando o terminando en fracasos.

Se trata de la estampida más grande a Marte en la historia de los viajes espaciales. La oportunidad de volar entre la Tierra y Marte se da sólo una vez cada 26 meses, cuando los dos planetas se encuentran en el mismo lado del Sol y prácticamente lo más cerca posible entre sí.