Después de semanas de baja actividad, el movimiento de los «chalecos amarillos» cobró un nuevo impulso este sábado, aunque con violencia, en una gran manifestación en París donde se registraron enfrentamientos con la policía, saqueo de tiendas e incendios de barricadas en la famosa avenida de los Campos Elíseos.

Según reportes oficiales, el saldo de dicha movilización fue de 109 detenidos y 12 heridos. En total, el ministerio del interior reportó que 32,300 personas se manifestaron en Francia; sin embargo dicha cifra difiere de lo registrado por los organizadores. Según los «chalecos amarillos» fueron 230,766 los manifestantes.

Las protestas se produjeron mientras el presidente Emmanuel Macron pasaba el fin de semana esquiando en los Pirineos, en el suroeste francés, con su esposa Brigitte.

A causa de los incidentes, Macron se vio obligado a suspender su fin de semana para regresar a París donde asistió por la noche a una reunión de crisis en el ministerio de Interior en la que pidió «decisiones fuertes, complementarias» para que estos incidentes violentos «no se reproduzcan».

«Hay gente que intenta por todos los medios (…) dañar la República para romper, destruir con el riesgo de matar», dijo subrayando que «todos los que estaban allí son cómplices» de los destrozos en la avenida de los Campos Elíseos.

 

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario