Tag

MEXICO

Browsing

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), emitió una serie de recomendaciones para que la población cuide su salud ante el eclipse parcial de sol que tendrá lugar este lunes 21 de agosto de 2017.

La dependencia indicó que durante el desarrollo del fenómeno natural, aunque el sol quede parcialmente oculto por la luna, la luz que llega a los ojos es muy intensa y puede quemar la retina, por lo que aseguró es importante tomar precauciones para evitar posibles afectaciones a la vista.

 

La COFEPRIS indicó que entre las medidas que se pueden tomar están:

 

  • No observar el sol directamente bajo ninguna circunstancia, ya que puede dañar la retina en poco tiempo.
  • No utilizar instrumentos como telescopios, cámaras,  binoculares o filtros polarizados.
  • Los lentes oscuros o filtros caseros no son útiles en este caso.
  • No utilizar radiografías.
  • Vigilar a los niños para que no tengan afectaciones en su salud ocular.
  • El Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) transmitirá en video el fenómeno con imágenes de la NASA.
  • Diferentes medios de comunicación harán transmisiones en vivo.

 

Recordemos que mañana el eclipse será visible como parcial en todo el territorio mexicano, Canadá, Centroamérica, Colombia, Ecuador, Venezuela, el norte de Perú y de Brasil. En el caso de los Estados Unidos el eclipse de Sol será total a lo largo de una franja de unos 200 km de ancho que cruzará el país.

 

 

Foto: Archivo APO

A través de un comunicado conjunto entre los países de México, Estados Unidos y Canadá, manifestaron este domingo que concluyeron las mesas de trabajo de la primera ronda de renegociaciones del Tratado de Libre Copmercio de América del Norte (TLCAN), en donde los equipos técnicos abarcaron múltiples temas de negociación.

 

 

 

“México, Canadá y Estados Unidos hicieron presentaciones conceptuales en el ámbito del acuerdo y los grupos de negociación iniciaron los trabajos para avanzar en la elaboración de textos y acordaron proporcionar textos adicionales, comentarios o propuestas alternativas durante las próximas dos semanas”, indicaron las delegaciones.

 

Refirieron que el alcance y volumen de las propuestas que se presentaron en estos cinco días “reflejan el compromiso de los tres países hacia un resultado ambicioso y reafirma la importancia de actualizar las reglas aplicables al área de libre comercio más grande del mundo”.

 

Reafirmaron que paralelo a las negociaciones, los funcionarios de los tres países interactuaron con un gran número de actores relevantes, incluidos representantes del sector privado, asociaciones industriales, representantes de la sociedad civil incluyendo grupos laborales, legisladores y funcionarios estatales y provinciales.

 

Los negociadores de cada país seguirán haciendo consultas en sus respectivos países y trabajarán para avanzar en la elaboración de textos de negociación hasta finales de agosto, y se reunirán de nuevo en México para una segunda ronda de negociación del 1 al 5 de septiembre.

 

Subrayaron que las negociaciones seguirán a “un ritmo acelerado”, y continuarán en Canadá a finales de septiembre y regresarán a Estados Unidos en octubre, con rondas adicionales planeadas para el resto del año.

 

“Los próximos meses requerirán de un gran esfuerzo y compromiso. México, Canadá y Estados Unidos están comprometidos con un proceso amplio y acelerado de negociación que actualizará nuestro acuerdo y establecerá estándares del siglo XXI en beneficio de nuestros ciudadanos”.

 

 

Foto: Twitter

El presidente nacional del PAN, Ricardo Anaya,  se pronunció a favor de un Sistema Nacional Anticorrupción que, sin simulación, actúe contra todos los que cometan un delito relacionado con hechos de corrupción, afirmó que “los ciudadanos están hartos de tanta impunidad”.

 

Luego de que se dieran a conocer los presuntos sobornos que recibió Emilio Lozoya, ex director general de PEMEX parte de de Odebrecht, Anaya insistió en que México ya no puede seguir siendo un triste referente internacional de la impunidad. “Nos parece increíble que otra vez por una autoridad extranjera nos enteremos de la corrupción que se comete en el país, porque las autoridades mexicanas no están dispuestas a investigar la corrupción en México”, se lamentó.

 

Ricardo Anaya recordó que Acción Nacional fue un gran impulsor del Sistema Nacional Anticorrupción, por lo que estará al pendiente de que pueda dar verdaderos resultados y no se partidice. Para ello es indispensable. aseguró, que el Fiscal Anticorrupción se elija con toda responsabilidad y se elimine el pase automático del actual Procurador General de la República a la Fiscalía General. “En la procuración de justicia deben estar ajenos los intereses de los partidos. Esto, desde luego, es extensivo también al combate contra la corrupción”, enfatizó.

 

“La Fiscalía Anticorrupción es la pieza clave de todo el sistema, pues será la encargada de integrar las averiguaciones en materia penal, aplicando la ley por igual, sin distinción de partidos. No debe haber pretexto. Que los corruptos devuelvan lo robado y que quienes hayan cometido actos graves de corrupción se vayan a la cárcel”, aseguró Anaya Cortés.

 

 

Foto: Twitter

Luego de que concluyera la primera ronda de renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en Washington, la delegación de Estados Unidos propuso ayer durante la Mesa de Remedios Comerciales, la eliminación del capítulo 19 tal y como lo había anunciado.

 

El Capítulo 19 del TLCAN permite que Canadá, Estados Unidos o México soliciten el establecimiento de paneles binacionales independientes cuando sus exportadores o productores sientan que son víctimas de decisiones comerciales desleales por algún otro miembro del acuerdo; las llamadas medidas antidumping y compensatorias.

 

“Por supuesto que la delegación de Canadá no aceptó, y, en cuanto a México, el Secretario Guajardo ha señalado que no se puede eliminar un mecanismo como éste”, dijo un funcionario de la delegación estadounidense. Precisó que la delegación de Estados Unidos no ha puesto sobre la mesa el texto oficial.

 

Rercordemos que Canadá anunció que en caso de que Estados Unidos consiguiera eliminar el capítulo 19, abandonaría el tratado pues no aceptaría su eliminación.

 

 

Con información de Reforma / Foto: Archivo APO

Luego de cinco días de reuniones entre las delegaciones de México, Estados Unidos y Canadá, este domingo llegaron a su fin las pláticas de la primera ronda de renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

 

“Las negociaciones han concluido”, aseguró ante periodistas una fuente oficial que se encontraba en el Hotel Wardman Park de Washington, sede del encuentro.

 

De acuerdo a lo informado por las delegaciones, los mesas de trabajo que se realizaron estos días fueron referente a temas como las reglas de origen, soluciones comerciales para antidumping y subsidios, transparencia y anticorrupción, protección de la propiedad intelectual, servicios financieros e inversión. Adicional se tocaron temas como el comercio transfronterizo de personas, comercio digital, telecomunicaciones, textiles, manipulación cambiaría, empresas propiedad del Estado, buenas prácticas regulatorias, entre otros.

 

Por su parte Steve Verheul, negociador del gobierno canadiense, confirmó a periodistas que luego de haberse concluido las negociaciones, los tres países ya trabajaban en un comunicado conjunto para dar a conocer los detalles de lo alcanzado y adelantos de los que será el siguiente encuentro que se llevará a cabo en la Ciudad de México.

 

 

Con información de Reforma y Notimex / Foto: Archivo APO

Luis Rubio

Reforma

 

 

 

Somos peculiares los mexicanos, al menos nuestros gobiernos. Llevamos décadas de reformar, pero evitamos cambiar para convertir a las reformas en una palanca implacable hacia el desarrollo. El resultado es la mediocridad en que nos encontramos: reformas de gran realce pero una realidad cotidiana que no se resuelve; un sistema educativo al que se le reforma una y otra vez, pero la práctica cotidiana sigue siendo la misma y los resultados peores; una economía con enorme potencial que no se traduce en crecimiento, empleos atractivos o mejora en las expectativas; y, sobre todo, un entorno social de desesperanza en lugar de optimismo, enojo en lugar de satisfacción y un millón de oportunidades desperdiciadas. Nuestra circunstancia me recuerda aquella famosa cita que relata Kolakowski al subirse a un tranvía: “por favor muévase hacia adelante para atrás”.

 

Esto ha sido posible por una razón muy sencilla: por décadas contamos con dos instrumentos que permitieron que las cosas caminaran al mínimo, sin crear una crisis social o económica, preservando el statu quo político y los privilegios que le acompañan. Esos dos instrumentos -la migración hacia EUA y el TLC- ya no resolverán el problema en el futuro y eso nos deja una sola salida: hacer la chamba que por décadas ha sido obvia, pero nadie ha querido llevar a cabo y que no es otra sino la de elevar los niveles de productividad, la única forma que existe para elevar los niveles de vida. La salida no reside en más de lo mismo ni en regresar a lo que no funcionó en el pasado pero que tanta nostalgia genera.

 

En lugar de una discusión seria sobre las medidas necesarias para dar ese paso adelante, tenemos dos discursos contrapuestos. Por el lado gubernamental, toda la retórica de 2012 en adelante se concentró en las “grandes” reformas que se implementarían por sí mismas y con eso entraríamos al nirvana. Pero es en la implementación donde se han atorado, disminuyendo sus beneficios potenciales. Por el lado de AMLO, la propuesta es concentrarnos en el mercado interno, crear empleos bien pagados y retornar a un entorno económico con protecciones del exterior, favoreciendo a los productores. Ambas visiones tienen su sentido, pero ninguna es adecuada.

 

El país requiere una estrategia de desarrollo que debe comenzar por crear condiciones para que éste sea posible. De nada sirven muchas reformas si no existe el entorno idóneo para que éstas avancen y de nada sirve la promoción del mercado interno si no se eleva la productividad. Es decir, no hay contradicción entre reformar y promover el mercado interno: la contradicción radica en la pretensión de que se puede imponer el desarrollo sin crear condiciones para que éste sea posible. Las reformas -de Peña o de AMLO- son meros instrumentos; sin una estrategia que las articule, el desarrollo es imposible. Y, por supuesto, cualquier estrategia de desarrollo debe contemplar tanto al mercado interno como a la globalización de la producción: dos caras de una misma moneda, ambas necesarias para elevar los niveles de vida.

 

Las dos anclas del statu quo de las últimas décadas, la migración y el TLC, ya no serán viables en el futuro. La migración ha cambiado en parte porque había disminuido la demanda de mano de obra en EUA, pero también porque la curva demográfica en México se ha transformado; además, las crecientes dificultades para cruzar la frontera ciertamente desalientan la migración. Por su lado, la realidad es que la trascendencia del TLC ha disminuido de manera radical: con Trump desapareció la noción de que es intocable y eso ha provocado que se colapse la inversión.

 

Sin inversión, la economía no va a crecer por más que se hagan reformas o se enfatice el mercado interno. Lo único que queda como posibilidad es la creación de condiciones que hagan posible el desarrollo y eso no es otra cosa que elevar la productividad. ¿Cómo hacer eso? La productividad es resultado de un mejor uso de los recursos tecnológicos y humanos y eso requiere de un sistema educativo que permita desarrollar conocimientos, habilidades y capacidades para el proceso productivo; es decir, se requiere que la educación deje de estar al servicio del control político que ejercen los sindicatos para su beneficio y se concentre en el desarrollo de las personas para prepararlas para una vida productiva y exitosa. El mismo caso es para infraestructura, comunicaciones, el trato que la burocracia le da a la ciudadanía y, por supuesto, el poder judicial. El punto es que el desarrollo no es gratuito ni se puede imponer por decreto: es resultado de la existencia de un entorno que hace posible elevar la productividad y todo debe dedicarse a ello.

 

Nuestro sistema de gobierno ha hecho imposible el desarrollo porque todo está diseñado para que unos cuantos controlen procesos clave que generan poder y privilegios, como es el caso de la educación. Mientras eso no cambie, la economía seguirá estancada, sea el proyecto uno de grandes reformas o del mercado interno. Da igual. Lo que ha cambiado es el entorno: los subterfugios que sirvieron para evitar acciones proactivas han desaparecido; hacemos la chamba o nos quedamos atorados. “La mejor manera de predecir el futuro -escribió Peter Drucker- es crearlo”.

@lrubiof

Luego de que el pasado miércoles comenzara la primera ronda de renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América Latina, (TLCAN), los negociadores de los tres países confirmaron que la segunda ronda se llevará a cabo en la Ciudad de México del 1 al 5 de septiembre.

Reafirmaron que la idea que se tiene es terminar el diálogo en siete rondas. Por lo pronto sobre la tercera ronda, esta se llevará a cabo la última semana de septiembre en Canadá.

El acuerdo que se alcanzó respecto a las fechas de las rondas, es que se terminen a más tardar a principios de 2018, con el fin de que no interieran con los procesos electorales que se vivirán en México y Estados Unidos el próximo año.

 

 

Con información de El Universal / Foto: Archivo APO

Cuando se trata del TLCAN , la estrategia “America First” del presidente Donald Trump nunca será exitosa si se la considera a “México Segundo”.

 

Esa es la realidad política que el presidente estadounidense enfrentará cuando su representante comercial y equipo de negociadores reabran el acuerdo comercial de casi un cuarto de siglo en las conversaciones con Canadá y México que comenzaron esta semana.

 

Mientras que Trump salió victorioso el año pasado con la promesa de conseguir un mejor trato para los trabajadores estadounidenses y revertir el déficit comercial de Estados Unidos, ahora tiene la tarea de reconciliar esa promesa con la necesidad de trabajar con sus contrapartes norteamericanas para forjar un pacto con el que los canadienses y los mexicanos esten de acuerdo también. De muchas maneras, ha hablado a su manera en un lugar difícil.

 

En México, en particular, donde el odio a la administración Trump está en su punto más alto, y donde los votantes exigen cada vez más que el presidente Enrique Peña Nieto y su gobierno se planten frente a los Estados Unidos, pues cualquier concesión sería vista como un suicidio político antes de las elecciones presidenciales del próximo año.

 

“Aquí es donde lo que se dice en público va a ser tan importante – si no más – que lo que realmente se discute o se decide en privado”, dijo Brett Bruen, un ex oficial de servicio exterior que trabajó como director de la participación mundial en el Casa Blanca de Obama.

 

“Es fundamental que Trump y otros tengan en cuenta que esto tiene que pasar por otros dos gobiernos y legislaturas, y eso no va a ser fácil si están atacando particularmente a los mexicanos y presumiendo todas las concesiones que han logrado”, agregó.

 

Los votantes mexicanos, su sentimiento de orgullo nacional herido por la retórica de Trump, se están reuniendo alrededor de los candidatos presidenciales en su país que se ven sin miedo a enfrentarse a la administración de Estados Unidos y que no quieren comprometer los intereses domésticos de México. El ex jefe capitalino, Andrés Manuel López Obrador, un candidato de extrema izquierda que se ha apoderado de un hilo similar de populismo enojado que envolvió las elecciones presidenciales de Estados Unidos el año pasado y que se ha posicionado como el anti-Trump.

 

Peña Nieto, por su parte, hasta ahora ha sido bastante tibio en sus respuestas a la Casa Blanca, pero cada nueva promesa o tweet del presidente de Estados Unidos prometiendo ganar concesiones de México ofrece a los candidatos de su partido,, les da armas para inclinarse más a lo anti-trump, dicen analistas políticos y expertos.

 

El resultado que algunos legisladores temen, podría ser que la administración Trump empuje tanto al comercio que podría ayudar a elegir un candidato vehementemente antiamericano a la presidencia mexicana, amenazando así la relación bilateral más amplia entre Estados Unidos y México.

 

La pregunta, por lo tanto, es hasta qué punto la administración Trump debería impulsar una victoria comercial antes de retirarse para preservar otros aspectos de la relación.

 

“Si los Estados Unidos de alguna manera demuestran su mano dura, será contraproducente”, dijo Antonio Ortiz-Mena, un ex negociador comercial mexicano que ahora colabora en el Albright Stonebridge Group, una firma de análisis político. “Si los Estados Unidos no son capaces de hacer un acuerdo de ganar-ganar, en lugar de un acuerdo de suma cero, podría ser mejor (para México) buscar otras opciones”.

 

Eso significa, en parte, buscar socios comerciales alternativos, lo que México ya ha comenzado a hacer: está acelerando las negociaciones para actualizar su pacto con la Unión Europea, por ejemplo, y avanzar con los demás miembros restantes de la Asociación Transpacífica para intentar conseguir un acuerdo comercial sin los Estados Unidos.

 

Pero también significa dar la espalda a Estados Unidos en asuntos urgentes como la seguridad fronteriza y la inmigración. El secretario de Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, señaló a comienzos de año que México estaría de acuerdo en renegociar el TLCAN, como lo pidió Trump, pero también estaría seguro de plantear asuntos fuera del ámbito comercial.

 

Cualquier paso para traer asuntos más allá del comercio, especialmente donde Estados Unidos es algo dependiente de la cooperación de México, “podría funcionar muy bien, teniendo en cuenta todo lo que México está haciendo y el apalancamiento que tienen allí, pero es un gran riesgo”, dijo Christopher Wilson, subdirector de la oficina de México del Woodrow Wilson International Center for Scholars.

 

“México ha hecho una tremenda cantidad de trabajo en la frontera sur para tratar de frenar el flujo de inmigración ilegal hacia el norte, y la administración de Peña Nieto ha tomado el mayor trabajo”, dijo un ayudante republicano del capitolio, quien solicitó el anonimato. “No estoy seguro de que nadie sepa lo que sucedería con ese tipo de trabajo si la relación empeora”.

 

“La pregunta es: ¿La gente del comercio va a hablar con la gente de la Seguridad Nacional que va a hablar con la gente del Departamento de Estado?”, Agregó el asistente. “¿Están manejando esto como un asunto de varios lados, o va a haber una falta de comunicación y un silencio?”.

 

Todo esto podría evitarse si la administración Trump encuentra la manera de vender el acuerdo renegociado como una victoria mutuamente beneficiosa para las tres partes, en parte centrándose en cambios no controvertidos que promueven un comercio justo o inclusivo una victoria sólo para los Estadsos Unidos.

 

El secretario de Economía Mexicano, Ildefonso Guajardo Villarreal, ofreció un adelanto de lo que México estaría de acuerdo a permitir, señalando que para que un acuerdo tenga éxito, “tiene que trabajar para todas las partes involucradas, de lo contrario no es un trato”. “México se ha comprometido a obtener algo benefico para los tres países”, agregó, frase que se convirtió en una referencia a las conversaciones.

 

Los principales asesores estadounidenses de Trump también han comenzado a empujar un argumento similar: el secretario de Comercio Wilbur Ross ha enfatizado en reuniones privadas con partes interesadas y funcionarios gubernamentales la necesidad de una victoria trilateral, dijeron dos fuentes, mientras que el vicepresidente Mike Pence hizo eco de la misma frase en comentarios a los gobernadores en Providence el mes pasado.

 

Los altos funcionarios “lo han estado diciendo … pero también hemos aprendido que no importa lo que dicen o lo que ellos entienden que es el caso”, dijo Jorge Guajardo, ex cónsul general de México en Texas.

 

Guajardo, que ahora tiene su sede en Washington como director senior de McLarty Associates, una firma internacional de asesoría estratégica, señaló que independientemente de lo que los negociadores estén de acuerdo o lo que otros miembros del Gabinete de Trump dicen públicamente, todo el discurso de negociaciones con México podría descarrilarse si Trump decide llevar el tema a Twitter o bien para complacer a su base con la retórica anti-México.

 

“En cualquier momento, no importa lo que hayas acordado, él puede socavarte de inmediato y humillarte completamente humillarte”, dijo Guajardo. “Así que cualquiera que se enfrenta a eso tiene que tomar eso en consideración y ser extremadamente cuidadoso en cualquier concesión y en cualquier cosa que hagan o digan”.

 

 

Texto publicado en Politico.com por MEGAN CASSELLA

El Instituto Belisario Dominguez del Senado de la República presentó el estudio “La Opinión Pública frente al TLCAN”
a cargo del Dr. Itzkuauhtli Zamora Saenz, en donde se muestran aspecto relevantes en cuanto a la opinión que los ciudadanos tienen en las delegaciones negociadoras que se enviaron por los tres países, México, Estados Unidos y Canadá a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que dio inicio el pasado miércoles en Washington.

 

Al hacer una revisión de encuestas publicada en recientes fechas en los tres países, el autor afirma que la ciudadanía en Canadá tiene una valoración positiva sobre el impacto que ha tenido el TLCAN en su país, ya que 56% considera que ha sido benéfico, frente a u 15% que piensa que lo ha perjudicado. En Estados Unidos, considerando la opinión en 2017, 46% de los ciudadanos cree que el tratado es algo malo para su país, mientras que un 48% consideraba que era un tratado bueno, lo que indica que la ciudadanía no necesariamente comparte la idea de su presidente sobre calificar al TLCAN como el “peor tratado de la historia de los Estados Unidos”. En el caso de México, 46% de las personas encuestadas consideran que el TLCAN ha sido algo bueno para la economía del país, mientras que un 16% considera al tratado como algo malo.

 

Retomando datos del Pew Research Center, el estudio indica que una encuesta se encargo de elaborar una medición en los tres países socios del TLCAN, en donde se comprueba que Canadá tiene la valoración más positiva de la región (74% considera que es algo bueno), seguido de México (60%) y Estados Unidos (51%).

 

Al momento de de medir la confianza que se tiene en las autoridades o en las delegaciones negociadores que se enviaron en representación de cada país, Justin Trudeau obtiene una amplia confianza en que la administración logrará una buena renegociación para proteger los intereses de su país, ya que 62% muestra algún tipo de confianza al respecto (mucho/algo), mientras que 38% confía poco o nada.

 

La Universidad de Quinipac realizó una medición similar en Estados Unidos, que tenía como finalidad iodentificar qué tanto creen los ciudadanos que logrará mejor el gobierno de Trump la renegociación del TLCAN.  36% considera que tendrán un mejor tratado, pero 34% considera que no habrá una diferencia sustancial con respecto al acuerdo actual.

 

En México la opinión pública se muestra dividida en cuanto a la confianza de que nuestro país enviará representantes con buena capacidad para obtener una buena renegociación, pues 39% considera que se mandarán buenos negociadores, mientras que 35% considera que no se mandaron los mejores perfiles.

 

Para checar el acumulado de encuestas AQUÍ

Foto: Archivo APO

 

Los ministros de Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, y de México, Luis Videgaray, se reunieron hoy en la
capital cubana con el objetivo de incrementar las relaciones políticas y economómicas entre ambos países.

Ambas partes destacaron los “positivos vínculos bilaterales y apostaron por seguir ampliándolos en varias áreas donde existe potencial”, señaló una nota oficial de la Cancillería cubana.

Al inicio del encuentro, el canciller cubano destacó las “grandes potencialidades en todos los ámbitos para continuar desarrollando los nexos” asumidos en la visita de Estado que realizó a México el presidente cubano, Raúl Castro, en 2015.

Por su parte, Videgaray reiteró la voluntad mexicana de ampliar y fortalecer las relaciones con la isla desarrollando los intercambios comerciales pero también los vínculos académicos, culturales y
educativos.

Se informó que Rodríguez y Videgaray dialogaron además sobre temas de la agenda internacional, aunque no se detalló sobre qué aspectos hablaron en la reunión celebrada a puerta cerrada, pues esperaba que uno e los principales temas fuera la crisis por la que atraviesa Venezuela.

 

 

Con información de Agencias / Foto: Twitter