Tag

MEXICO

Browsing

La Secretaría de Gobernación (Segob) indicó que en lo que va de 2019 la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar) ha registrado 48 mil 254 solicitudes de personas para obtener esta condición en México.

De esta cifra, 23 mil 64 son de personas provenientes de Honduras, 6 mil 671 de El Salvador, 5 mil 371 de Cuba, 4 mil 882 de Venezuela, 2 mil 876 de Haití, 2 mil 361 de Guatemala, mil 722 de Nicaragua, 336 de Colombia, 290 de Brasil, 189 de Chile y 492 de otros países.

Recordó que de 2017 a 2019 se incrementó la tasa de reconocimiento a las personas que solicitaron la condición de refugiados y protección complementaria, al pasar de 64% a 85%.

La Comar registró que del año 2013 a agosto del 2019 se resolvieron 26 mil 882 solicitudes de un total de 108 mil 157. De las resueltas, 13 mil 784 son reconocidas como refugiadas y 4 mil 268 cuentan con Protección Complementaria.

La aprobación del nuevo tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, requerirá mucho trabajo para que sea votado por los congresistas demócratas, aseguró la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi.

«Debe ser mejorado mucho en términos de cumplimiento» de sus normas, dijo Pelosi, aunque adelantó que se está avanzando.

Las negociaciones con la administración del presidente Donald Trump para mejorar las garantías ante la competencia de los trabajadores mexicanos, una demanda clave de los sindicatos estadounidenses, continuarán pero aún no hay un texto como para ser votado, dijo Pelosi.

«Muchos nos urgen a someterlo a debate. No hay nada que someter a debate. No tenemos un proyecto», precisó.

Pelosi dijo que los cambios en las normas de cumplimiento deberían estar incluidas dentro del propio texto del tratado y no en un texto anexo.

A casi un año de su aprobación, el T-MEC solo ha sido ratificado por el Congreso de nuestro país. Para que entre en vigor se requiere la aprobación de los poderes legislativos de Estados Unidos y Canadá.

El esfuerzo por ratificar el T-MEC es una de los temas principales del Congreso estadounidense, cuando falta casi un año para las elecciones presidenciales. Y es que los demócratas parecen no quererle dar una victoria al presidente Donald Trump que busca renovar su mandato.

Canadá está procesando la ratificación mientras que en Estados Unidos los demócratas que controlan la Cámara de Representantes sostienen que son insuficientes las reformas laborales de nuestro país, que supuestamente deberían servir para proteger a la industria estadounidense frente a una mano de obra más barata.

Informes de prensa indicaron que el miércoles el Representante Comercial de Estados Unidos Robert Lighthizer envió una detallada respuesta a las preocupaciones planteadas por congresistas encabezados por Pelosi. Eso podría iniciar el esfuerzo para ratificar el tratado.

«Hicimos una oferta. Ellos hicieron una oferta. Ahora hay que sentarse» a discutir, dijo Pelosi.

Este jueves, ante el Capitolio de Washington, legisladores demócratas y republicanos se sumaron a una manifestación de granjeros que demandan una rápida aprobación del T-MEC.

El canciller Marcelo Ebrard fue cuestionado esta mañana sobre la decisión de la Suprema Corte de Estados Unidos de permitir al gobierno de Donald Trump negar el asilo. Se le preguntó si dicha decisión llevaría a que México se convierta en Tercer País Seguro.

«No, la posición de México va a ser la misma. Nada más para aclarar sobre ese tema, el tercer país seguro significa que todas las solicitudes de asilo se tramiten en México, eso significa, y eso implica un tratado», respondió Ebrard.

Reiteró que la posición del gobierno mexicano ha sido no aceptar dicho acuerdo, posición que comparte el Senado de la República, a quien la Secretaría de Relaciones Exteriores le consultó al respecto y manifestó su rechazo de aceptar algo así.

Indicó que dicha posición sobre no aceptar ser Tercer País Seguro ya se le ha hecho saber a Estados Unidos en las diferentes ocasiones en que se han reunido, además de que se les ha transmitido en el posicionamiento por escrito que se les entregó.

«México no lo va a aceptar (…) México no lo va a aceptar bajo ninguna circunstancia», insistió Marcelo Ebrard.

Sobre si tras la reunión de esta semana, hay alguna posibilidad de alguna amenaza o presión hacia nuestro país, el canciller dijo que no se fijó un plazo o amenaza arancelaria, pues destacó, es otro escenario el que hay en otro momento.

La prensa aprovechó para preguntar al titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores si en la reunión de ayer se habló sobre un posible encuentro entre el presidente López Obrador y su homólogo Donald Trump.

«Sí, se menciona siempre que se está en la mejor disposición para en algún momento dado tener un encuentro, pero no, no se habló de alguna fecha específica, ni tenemos una intención de corto plazo de llevar a cabo ese encuentro», respondió Ebrard.

Esta mañana, durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el canciller Marcelo Ebrard ofreció un informe sobre la reunión que sostuvo este martes en La Casa Blanca con funcionarios de los Estados Unidos, en relación al acuerdo migratorio que se alcanzó en junio pasado.

Ebrard indicó que el primer dato que se presentó por parte de la delegación mexicana fue el correspondiente al flujo migratorio, el cual desde el mes de junio a la fecha, presenta una reducción del 58.7%. En el caso de personas provenientes de Centroamérica, dijo que la reducción es de 70.3%, mientras que en el caso de mexicanos es del 7.2%.

«El punto en el que nos encontrábamos en el mes de junio era de que había habido un incremento de más del 300 por ciento, y ahora estamos en un punto en donde ha habido una reducción del 58.7 por ciento, y en el caso de personas provenientes de Centroamérica o de otras regiones del mundo del 70 por ciento. Por lo tanto, consideramos que la estrategia migratoria de México ha sido exitosa», dijo el canciller.

Marcelo Ebrard detalló que lo que se expuso en la reunión es que la estrategia que está llevando a cabo México está centrada en el combate a las redes de tráfico de personas, además de que se han mejorado los servicios de inteligencia de distintas instituciones, y que las tareas de la Guardia Nacional se han llevado a cabo en apego a los derechos humanos y a las leyes mexicanas.

Añadió que otro punto que se  puso sobre la mesa fue el esfuerzo de México por crear 60 mil empleos en El Salvador, Honduras y Guatemala.

Indicó que se hizo una revisión al promedio histórico de los flujos migratorios hacia Estados Unidos, el cual entre los años 2014 y 2019 fue en promedio de 23 mil 157 de nacionalidad principalmente de Centroamérica; en ese sentido adelantó, para el mes de octubre se estaría alcanzado dicha cifra.

Respecto a los compromisos que contrajo Estados Unidos, Ebrard señaló que a la fecha se han desembolsado 126 millones de dólares para microfinanciamiento a pequeñas y medianas empresas en el sur de México; se firmaron dos cartas de intención para proyectos de infraestructura en el sur del país por 800 millones de dólares y hay tres proyectos en proceso de integración ya muy avanzada por 330 millones de dólares.

Recordó que el compromiso de Estados Unidos fue el 18 de diciembre del año pasado que habría una inversión de dos mil millones de dólares.

Ebrard dijo que México puso sobre la mesa que el control de tráfico de armas en la frontera tiene la misma prioridad que para EUA tiene el tema de la migración.

En ese sentido informó que el 70% de los delitos que se cometen en México con armas están relacionados con compras en los Estados Unidos; es decir, se adquieren en el país vecino e ingresan a nuestro territorio.

«Se manifestó que el objetivo de México sería congelar el tráfico de armas en la frontera. Nuestro objetivo último no es nada más reducirlo, sino congelarlo, y para eso necesitamos la participación de las autoridades norteamericanas», precisó el funcionario.

Al respecto, informó que el pasado lunes 9 de septiembre se instaló el grupo binacional sobre tráfico de armas; que lo integran de la parte mexicana la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, la Secretaría de Gobernación, Relaciones Exteriores, Defensa Nacional, la Marina, Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y la Fiscalía General de la República.

Detalló que se acordó hacer una revisión mensual de los avances de dicha tarea (trafico de armas); para ello, México propuso operaciones para el control de armas en cinco puntos a lo largo de la frontera: San Diego, El Paso, Laredo, McAllen y Brownsville, pues dijo, el 41% de las armas involucradas en crímenes que se cometen en nuestro país y que fueron recuperadas proceden de Texas, el 19% de California y el 15% de Arizona.

«Consideramos que la reunión fue una reunión productiva y que estaremos muy pronto ya alcanzando los números en el flujo migratorio que han sido históricamente los que hemos observado en los últimos años; es decir, saldremos de una circunstancia de incremento mensual considerable y, por otro lado, eso nos va a abrir espacio para que México pueda avanzar y exigir que se congele el tráfico de armas, entre otras cosas», sostuvo el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Finalmente, Ebrard confirmó que al término de la reunión pudo saludar al presidente Donald Trump, encuentro que describió como un «breve saludo, en donde externo que reconocía los esfuerzos que México está llevando a cabo y la importancia de lo que estamos planteando nosotros también en materia de armas».

Este miércoles, la Secretaría de Relaciones Exteriores expresó su preocupación y rechazo categórico a la invocación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca aprobada en la sesión del día de hoy del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos y reiteró que condenará cualquier decisión que se tome mediante el uso de la fuerza.

 

Lo anterior, luego de que con 12 votos a favor, cinco abstenciones y un voto ausente, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) para aplicarlo a Venezuela.

Al mismo tiempo, resaltó que “México reitera su absoluto respeto a las normas de derecho internacional y su firme convicción para encontrar una solución pacífica, democrática y dialogada a la situación por la que atraviesa la República Bolivariana de Venezuela”.

En un comunicado, la Cancillería mexicana expresó que “la vocación pacifista de México se opone rotundamente a la posibilidad del uso de la fuerza militar contemplado en el TIAR y por ello el 6 de septiembre del 2002 nuestro país denunció dicho tratado”.

Señaló que en la sesión de hoy, la representante de México ante la OEA, embajadora Luz Elena Baños Rivas, expresó que nuestro país se opone a la invocación de dicho tratado ya que sienta un peligroso precedente para la democracia, el derecho internacional, la búsqueda de la paz, la solución pacífica de controversias y la no intervención en los asuntos de otros Estados.

El TIAR contempla los mecanismos a seguir en caso de un conflicto entre países miembros, en el cual se contempla una respuesta militar ante un posible ataque.

El presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que fue exitosa la reunión del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, calificando el ambiente como «satisfactorio» para ambos gobiernos.

Durante su conferencia de prensa, AMLO dijo que según el reporte inicial del canciller Marcelo Ebrard, fue una reunión cordial, distinta «diametralmente» a la reunión de hace tres meses cuando se alcanzó el acuerdo migratorio, pues dijo que en aquella ocasión, aunque no fueron groseros, sí estaban en una postura más rígida.

El mandatario sostuvo que en el encuentro de ayer entre los equipos mexicano y estadounidense sí hubo un acuerdo en el tema migratorio, en el sentido de que se debía mantener la misma política de cooperación, “para el desarrollo, de amistad, de hacer a un lado la confrontación”.

Señaló que la delegación estadounidense reconoció que se cumplieron los compromisos que nuestro país contrajo, por lo que se alejó la amenaza de imponer aranceles de manera unilateral a las mercancías mexicanas.

Adelantó que será este miércoles cuando se reúna con el canciller Marcelo Ebrard, que regresa de Washington, que tendrá los pormenores de la reunión.

López Obrador aprovechó para agradecer a Donald Trump por su disposición al diálogo y por su voluntad a que haya entendimiento en el tema migratorio.

«Agradecerle al presidente Donald Trump por tener esta actitud respecto a México, una actitud de respeto a México, considero que es muy importante que se mantengan y se fortalezcan las relaciones con Estados Unidos y con Canadá», dijo AMLO.

En ese sentido señaló, se está a la espera que en breve los Congreso de Estados Unidos y Canadá aprueben el T-MEC, pues afirmó, es un tratado que le conviene a las tres naciones, además de que pidió acelerar la aprobación debido a que hay procesos electorales en Estados Unidos, y no quiere que la ratificación del acuerdo comercial se mezcle con las diferencias naturales que se presentan cuando hay una contienda electoral.

Las ciudades mexicanas no miden los efectos que la congestión vehicular tiene en la población, por lo que los habitantes pagan los altos costos que genera este problema provocado por la falta de políticas públicas e inversión para garantizar mejores servicios de transporte público.

De acuerdo al estudio «El costo de la congestión: vida y recursos perdidos» que realiza el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), el costo del tráfico se traduce en desigualdades para los ciudadanos.

El estudio recolecta información sobre condiciones de tráfico vehicular en tiempo real, analiza el impacto social y económico de la congestión vehicular en las 32 ciudades de mayor actividad económica del país.

Entre los principales resultados se menciona que los usuarios de transporte público pierden 69 mil millones de pesos en oportunidades de ingreso, mientras los que utilizan automóvil pierden 25 mil millones de pesos.

El tráfico en las 32 ciudades cuesta 94 mil millones de pesos al año, el equivalente a tres veces la inversión proyectada para la Ciudad de México en transporte público de 2018 a 2024.

En términos de tiempo, el costo del tráfico es de 100 horas anuales promedio por persona: los usuarios del transporte público pierden 118 horas al año, mientras que quienes usan automóvil pierden 71 horas.

La Zona Metropolitana del Valle de México, Monterrey, Guadalajara y Puebla-Tlaxcala son las ciudades con mayor costo en congestión vehicular.

El estudio menciona que la apuesta por el automóvil ha tenido un fuerte crecimiento de vehículos (5.3% más por año), lo cual aumenta el tráfico y dificulta la movilidad, lo que beneficia más a las familias con mayores ingresos, ya que la población con menores recursos no es propietaria de un automóvil.

En México, la mayoría de la población usa transporte público (TP) o camina, pero los gobiernos no le destinan recursos en la misma proporción. A pesar de que las ciudades recibieron 57 mil millones de pesos de fondos federales en 2016, 18 de 32 ciudades no invirtieron nada en transporte público. Para el automóvil invierten el 47% del presupuesto asignado a movilidad cuando el 25% de la población lo utiliza.

Para el transporte público solo se destina el 1.2% del presupuesto asignado a movilidad y es usado por el 39% de la población. Proporciones similares se reproducen en casi todas las ciudades del país.

El comisionado interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos, Mark Morgan, dijo este lunes que su país sigue discutiendo con México la posibilidad de un acuerdo de Tercer País Seguro para migrantes que buscan llegar a la frontera sur estadounidense.

El acuerdo, al que México se ha negado en repetidas oportunidades, supone que los solicitantes de asilo en Estados Unidos, que hayan pasado antes por otro país, deben pedirlo primero en esa nación, considerada «segura».

Morgan agregó que un acuerdo similar, firmado con Guatemala a fines de julio, aún no está finalizado y que la administración de Donald Trump también mantiene conversaciones con otros países en la región.

Al respecto, a través de sus redes sociales, el canciller Marcelo Ebrard reaccionó a las declaraciones del funcionario estadounidense.

Indicó que México no aceptará ser Tercer País Seguro, pues es un mandato del Presidente López Obrador, además de que hay un consenso con todas las fuerzas políticas en el Senado.

Recordemos que el viernes pasado, durante la mañanera del presidente, el canciller también consultado sobre si existía la posibilidad de que Estados Unidos insistiera en que México se convirtiera en Tercer País Seguro.

«Nosotros desde un principio les dijimos que eso es inaceptable para nuestro país, no lo vamos a hacer. El argumento nuestro fue:  Hay una estrategia propia mexicana que puede dar resultados y no estamos dispuestos a implementar ese Tercer País Seguro», respondió Ebrard.

En ese sentido dijo, México ha mostrado que tuvo la razón, pues resaltó que la estrategia mexicana está funcionando y que los números lo demostraban.

«Tienes una reducción en tres de más del 56 por ciento, evidentemente está funcionando, según cualquier estándar. No consideramos que el tercer país seguro sea aceptable para México y menos aún con los resultados que se tienen», enfatizó.

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, denunció este lunes que al menos 35,000 solicitantes de asilo han sido bloqueados en las zonas fronterizas de México en lo que va del año, además de que aumentaron las detenciones y deportaciones de migrantes tanto en nuestro país como en Guatemala y Honduras.

«Las políticas actualmente en marcha en Estados Unidos, México y varios países centroamericanos ponen a muchos migrantes en peligro de sufrir violaciones de derechos humanos y abusos», afirmó la alta comisionada en la apertura de la 42ª sesión del Consejo de Derechos Humanos.

Bachelet subrayó que estas políticas podrían violar los derechos de colectivos vulnerables como los menores de edad, en un momento en el que «niños migrantes continúan siendo recluidos en centros de detención de Estados Unidos y México», al tiempo que Washington considera cambios legales para permitir que estas detenciones sean permanentes.

Lamentó que en Estados Unidos, una nación construida a base de recibir migrantes, las recientes medidas adoptadas han reducido la protección que se le da a los migrantes, generando una preocupación específica la separación de niños migrantes de sus padres.

Bachelet aseguró que el endurecimiento de las políticas migratorias en la región no detendrá el movimiento de familias que huyen de problemas causados por la inseguridad, la corrupción o las consecuencias del cambio climático en sus lugares de origen, sino que abocará a muchos a emprender rutas más peligrosas.

En ellas «podrían exponerse a la violencia física y sexual» y caer en manos de redes de tráfico de personas, advirtió la alta comisionada.

Bachelet dijo que además de los casos de separación familiar en el contexto de la privación arbitraria de libertad; han observado falta de evaluación individual; denegación de acceso a servicios y asistencia humanitaria, y uso excesivo de la fuerza contra los migrantes.

Recordemos México alcanzó en junio pasado un acuerdo con Estados Unidos para endurecer su política migratoria, que incluyó el despliegue de militares en las fronteras, con el fin de evitar una probable guerra comercial con la administración del presidente Donald Trump.

Según datos del Instituto Nacional de Migración (INM) este año ha habido una reducción del 56% en el flujo migratorio, y se deportaron en lo que va de 2019 más de 100,000 indocumentados, más de la mitad de ellos en los tres meses transcurridos desde el acuerdo migratorio entre México y Estados Unidos.

Al plantear que será este próximo 9 de septiembre en Washington que se reúna con el vicepresidente Mike Pence en la Casa Blanca, para hacer una revisión a los avances que se tienen respecto al acuerdo migratorio que se firmó, el canciller Marcelo Ebrard reveló que México ya ha definido lo que planteara y pedirá al país vecino.

Indicó que la primer petición que harán es que se cumplan las metas de inversión pactadas, que asciende a 5.8 billones de dólares.

En ese sentido recordó que la inversión pactada es para proyectos en Guatemala, El Salvador y Honduras, países con quienes México es solidario.

«Entonces, que se cumplan las metas de inversión para el desarrollo en esos tres países y en el sur de México. Cifras: 5.8 mil millones de pesos, de dólares en los tres países y dos mil millones de dólares en el sur de México», añadió Ebrard.

La segunda petición que harán a Estados Unidos es su participación y cooperación en la lucha contra los terroristas que tienen como objetivo a la comunidad México-norteamericana o mexicanos en Estados Unidos, en este sentido recordó el tiroteo de El Paso, Texas.

La tercera petición será controlar el tráfico de armas hacia México, pues dijo que así como a ellos les preocupa el tráfico de fentanilo u opioides hacia a Estados Unidos, a nuestro país le preocupa el tráfico de armas a México.

Indicó que se les exhortará a que se ratifique la Convención Interamericana sobre el Tráfico Ilegal de Armas y Explosivos, instrumento que firmaron todos los países de América y que firmó el presidente de Estados Unidos, pero no ha sido ratificado por el Senado.

Indicó que dicho instrumento significará un cambio drástico, pues si bien no es una regulación interna, que es una materia que México no pretende determinar, ayudará a la relación con México, es decir, que ese tráfico que es ilegal también asuma Estados Unidos la responsabilidad de regularlo, controlarlo e impedirlo.

Esta mañana, durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el canciller Marcerlo Ebrard fue consultado sobre si existe la posibilidad de que se ponga sobre la mesa de negociación con Estados Unidos que México se convierta en Tercer País Seguro.

Indicó que en efecto, la delegación estadounidense puso sobre la mesa en las reuniones de junio pasado que se firmase un acuerdo entre México y Estados Unidos de Tercer País Seguro, que en esencia lo que implicaría es que en México se procesen las solicitudes de asilo de cuanta persona llegue a su país por la frontera sur.

«Nosotros desde un principio les dijimos que eso es inaceptable para nuestro país, no lo vamos a hacer. El argumento nuestro fue:  Hay una estrategia propia mexicana que puede dar resultados y no estamos dispuestos a implementar ese Tercer País Seguro», respondió Ebrard.

En ese sentido dijo, México ha mostrado que tuvo la razón, pues dijo que la estrategia mexicana está funcionando y que los números lo demostraban. Indicó que los números se verifican diariamente entre ambas partes (México y Estados Unidos), por lo que descartó que las autoridades del país vecino pueda desestimar las cifras.

«Tienes una reducción en tres de más del 56 por ciento, evidentemente está funcionando, según cualquier estándar. No consideramos que el tercer país seguro sea aceptable para México y menos aún con los resultados que se tienen», enfatizó.

El canciller dijo que al consultar con el Senado de la República, a quienes les planteó una diplomacia de unidad nacional en dicho tema, le fue informado que la posición de todos los grupos parlamentarios que están representados en el Senado es que por ningún motivo aceptarían un tratado de Tercer País Seguro.

Y es que recordó que dicho acuerdo, al ser un tratado oficial, tendría que ser aprobado por el Senado.

Finalizó indicando que desconoce si el próximo martes que visitará La Casa Blanca se encuentre con dicho planteamiento. «Desconozco si sea uno de sus objetivos en esa reunión plantearlo, pero la respuesta nuestra ellos ya la conocen».

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrad dio a conocer que entre mayo y agosto disminuyó un 56% el flujo migratorio hacia Estados Unidos, como resultado de la estrategia implementada por el gobierno mexicano para atender el fenómeno migratorio.

La cifra que se tiene es que se pasó de 144 mil 266 migrantes detenidos en la frontera de Estados Unidos con México en mayo pasado a 63 mil 989 en agosto.

Al presentar un informe de las medidas implementadas del Plan de Desarrollo y Migración, el canciller detalló que un total de 25,451 elementos de la Guardia Nacional participan en las acciones de migración y seguridad.

Detalló que 14 mil 951 elementos apoyan en la frontera norte del país y 10 mil 500 en la frontera sur. Sobre la actuación que han tenido, Ebrard señaló que sólo se han recibido siete quejas, por lo que se puede considerar un despliegue exitoso y con respeto a los derechos humanos.

El titular de la SRE destacó que se han logrado tres cosas: recudir el flujo migratorio que ponía en tensión la política migratoria mexicana; el respeto a los derechos humanos de los migrantes, y que México da el ejemplo de que con poco dinero se pueden generar empleos en países como El Salvador, Honduras y Guatemala, lo que “es mejor que cualquier otra política” para atender la migración.

Durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el canciller refirió que hasta ahora cuatro mil 300 migrantes han sido integrados al programa Sembrando Vida, principalmente en estados como Chiapas, Tabasco, Campeche y Oaxaca.

Sobre las acciones que ha tenido la Fiscalía General de la República (FGR), Ebrard señaló que se han abierto 778 carpetas de investigación, además de que hay mil 99 imputados por tráfico de personas de los cuales se ha vinculado a proceso a 357 por el delito de tráfico de personas. 622 personas han sido puestas a disposición de un juez.

Adicional informó que elementos de la Policía Federal han rescatado a 2 mil 186 personas que eran transportadas de forma ilegal en 35 tractocamiones. 40% de dichas personas han sido menores de edad.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) fue cuestionado sobre las declaraciones que hiciera el equipo legal de Joaquín «El Chapo» Guzmán, sobre que solicitarán que los recursos que se le decomisaron a su cliente sean devueltos a México.

«Me gustó la declaración. ¿Para qué digo que no, si sí? Me gustó la declaración, no sé si sea cierta, no puedo yo verificarlo, pero si es como salió en los medios, que un abogado expresa que Guzmán Loera quiere que su riqueza se entregue a las comunidades indígenas de México, yo lo veo bien, lo celebro», dijo el mandatario.

En ese sentido indicó que el gobierno mexicano ya inició un proceso legal para que todo lo que se confisque en Estados Unidos a delincuentes o presuntos delincuentes de nuestro país se le devuelva a México.

Advirtió que ningún asunto va a dejar de litigarse cuando se trate de dinero que queda en Estados Unidos y que pueda corresponder a los mexicanos.

Aprovechó para informar sobre el caso del tiroteo de El Paso, Texas. Dijo que el gobierno mexicano está muy pendiente del juicio que se le sigue al responsable, mediante un trabajo coordinado entre la Fiscalía General y la Secretaría de Relaciones Exteriores, con el fin de que se castigue el crimen de odio, xenofobia y racismo contra mexicanos.

Reveló que si es necesario y procede de conformidad con la ley dependiendo de los delitos que se le van a fincar, se podría ejercer el derecho a solicitar su extradición a nuestro país.

«No a los crímenes de odio, no al racismo, no a la xenofobia. Eso no se va a permitir, no se va a aceptar», remató el presidente.