Tag

drogas

Browsing

La Fiscalía General de la República (FGR) emitió una disculpa pública luego de las polémicas declaraciones del titular de la Agencia de Investigación criminal (AIC), Felipe de Jesús Gallo, quien el pasado martes, en una conferencia de prensa, dijo: ‘México, campeón en fentanilo’.

En un comunicado, la FGR señaló que el funcionario “utilizó una palabra inadecuada” para destacar la larga historia y la magnitud de la lucha contra las drogas sintéticas en México, relacionando ese tema, “con el actual problema del fentanilo”.

La disculpa vino luego de que este jueves, en su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pidiera a la Fiscalía “que precisara sobre esto (la declaración) porque es muy alarmista”.

En la nota aclaratoria, la FGR recordó que el pasado martes 23 de abril, en la Conferencia Multilateral de Drogas Sintéticas, celebrada en esta Ciudad de México, Gallo Gutiérrez, titular de la AIC de la FGR, en una parte de su intervención “utilizó una palabra inadecuada”.

La institución dijo que “es evidente que dicha palabra”, que fue tomada por la agencia AP y un medio mexicano, “fue inadecuada” y, en razón de ello, Gallo se disculpa públicamente “explicando que el propósito”, en el que evidentemente no debió usar esa palabra, “era destacar el largo combate legal que ha tenido que llevar a cabo México para combatir la producción, el trasiego y la exportación de drogas sintéticas”.

La FGR recordó que Gallo expuso cómo se ha ido logrando que las agencias norteamericanas se coordinen y trabajen bajo la normatividad de México, llevando a cabo investigaciones conjuntas, dentro de un marco legal vigilado y aceptable, que ha permitido decomisos enormes de dichas drogas sintéticas y de armas; todo ello con la ayuda de las Fuerzas Armadas Mexicanas y de la Guardia Nacional.

En ese contexto, dijo la FGR, Gallo advirtió de todos los peligros que significan las redes internacionales que tratan de industrializar la producción y la exportación de drogas; y lo que se ha venido haciendo frente a ello, que es una tarea que, indudablemente, también es digna de atención y reconocimiento.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se dijo convencido de que, en dado caso de regresar a La Casa Blanca, el expresidente Donald Trump no seguirá la construcción del muro en la frontera sur, además de que remarcó que el muro “no funciona” para resolver la crisis migratoria actual.

“¡El muro no funciona!”, dijo López Obrador, quien cree que Trump no lo levantaría “porque necesita a México”. “Nos entendimos muy bien. Firmamos un acuerdo comercial que ha sido favorable para ambos pueblos. Él lo sabe. Y el presidente Biden también”, señaló el mandatario mexicano en entrevista con la corresponsal de ’60 Minutes’ Sharyn Alfonsi, emitida este domingo.

Para López Obrador, la solución a la crisis migratoria en la frontera sur pasa porque Washington se comprometa al envío de 20,000 millones de dólares al año a los países más pobres de Latinoamérica y el Caribe, y legalice a los millones de inmigrantes irregulares mexicanos respetuosos de la ley radicados en Estados Unidos, entre otras condiciones.

“O el flujo de migrantes continuará”, aseguró López Obrador. Preguntado si esa advertencia no puede interpretarse como un “chantaje diplomático”, López Obrador dijo que él “habla francamente”; defendió que es importante “decir las cosas como son” y que él siempre dice lo que siente y piensa.

Aún así, se cumplan o no esas peticiones, reiteró su compromiso en ayudar a acabar con la crisis migratoria en la frontera de EUA con México, porque la relación entre ambos países, subrayó, “es muy importante. Es fundamental”.

La oposición republicana califica de “invasión” la llegada de migrantes irregulares por la frontera sur del país, uno de los temas medulares en las elecciones estadounidenses de noviembre próximo.

Sobre la caída drástica entre diciembre y enero pasado de migrantes por la frontera sur, tras lograr reducir un 50% el número de personas que cruzaron a Estados Unidos, López Obrador dijo que la reducción fue el resultado de tener “más cuidado con nuestra frontera sur”.

“Hablamos con los presidentes de Centroamérica, con el presidente de Venezuela y con el presidente de Cuba (…) y les pedimos ayuda para frenar el flujo de inmigrantes”, explicó.

Sin embargo, dijo que esos esfuerzos se tratan de una “solución a corto plazo, no a largo plazo”, por lo que podría repetirse la avalancha migratoria de diciembre pasado, cuando 250,000 inmigrantes atravesaron la frontera sur, una cifra histórica.

En la conversación, el presidente respondió a preguntas sobre la crisis en la frontera con Estados Unidos y la inmigración, los carteles de la droga, los estragos causados por el fentanilo, la criminalidad o las relaciones bilaterales, entre otras cuestiones.

A la pregunta de por qué tan solo un 5% de los homicidios en el país son perseguidos y si eso no envía el mensaje de que México es un país sin ley, López Obrador se defendió diciendo que, aunque es un porcentaje bajo, es “más que antes” y que “no hay impunidad” en el país.

Aseguró además que, bajo ninguna circunstancia, establecería relación con los carteles de la droga para detener su actividad delictiva en el tráfico de estupefacientes, extorsiones a empresas y tráfico de inmigrantes. “No, no, no. Lo que hay que hacer con los delincuentes es aplicar la ley. Pero no voy a establecer contacto ni comunicación con un criminal”.

AMLO fue claro al señalar que “no puedes negociar con criminales”.

Abordó también la grave epidemia de opiáceos sintéticos en EUA, como el fentanilo, producido por carteles de la droga mexicanos, según la DEA y el Departamento de Estado norteamericano; dijo que estos “no tienen toda la información”, porque el “fentanilo también se produce en Estados Unidos y Canadá” y “los precursores químicos proceden de Asia”.

“¿Sabes por qué no tenemos el consumo de drogas que tienes en Estados Unidos?”, le preguntó López Obrador a la entrevistadora, “porque tenemos costumbres, tradiciones y no tenemos el problema de la desintegración de la familia”.

“Pero en México hay consumo de drogas”, respondió Alfonsi, a lo que el presidente de México contestó que sí, “pero muy poco”.

La directora ejecutiva de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), Ghada Waly, dijo este jueves que las drogas sintéticas, como el fentanilo, dominan los mercados y eso ha hecho que el problema mundial con los estupefacientes se esté haciendo “más complejo” en los últimos años.

En su discurso de apertura de una importante reunión sobre política internacional de estupefacientes, Waly subrayó que “las drogas sintéticas han cambiado la situación, haciendo más barato y fácil producir y traficar con sustancias extremadamente potentes y a menudo letales”.

“El problema mundial de las drogas se está volviendo más complejo”, agregó al inicio de la Comisión de Estupefacientes, el máximo órgano de la ONU en materia de narcóticos, que debate hoy y mañana en Viena el problema de las drogas.

“Hoy, las drogas sintéticas están dominando los mercados, y sustancias como el fentanilo están causando muertes récord por sobredosis”, alertó.

Estas sustancias sintéticas, más baratas y fáciles de producir y traficar, contribuyen a un complejo escenario global, que se suma a la amenaza de las drogas tradicionales basadas en plantas, como la cocaína y la heroína.

El mercado de la cocaína está en expansión, impulsando la violencia en diversas partes del mundo, incluyendo Europa, donde ciudades portuarias como Amberes (Bélgica) y Rotterdam (Países Bajos) han visto las mayores incautaciones en décadas.

“Internet está creciendo como un mercado para las drogas, precursores y químicos no controlados, así como una plataforma para intercambiar conocimientos de fabricación”, indicó.

“Las criptomonedas están haciendo que las transacciones sean más difíciles de rastrear”, dijo Waly, lo que supone un enorme desafío para la comunidad internacional.

La directora de la ONUDD destacó además que es la demanda la que motiva todo el negocio ilegal de las drogas y la violencia asociada, que tiene un resultado “devastador”.

“No hay suficientes policías ni aplicación de la ley que vaya a terminar con el mercado ilícito de drogas mientras haya esta enorme demanda”, resumió.

Waly instó a los Estados miembros a revisar y reforzar los compromisos adoptados en la estrategia antidrogas internacional 2019, y destacó la necesidad de enfocarse en la salud y el tratamiento en lugar del castigo y de invertir más en la prevención.

Recordemos que los Estados de la Comisión adoptaron en 2019 una declaración que promovía “una sociedad libre del abuso de drogas” y se comprometieron a seguir trabajando para eliminar hasta 2029 el cultivo, producción, tráfico y consumo de estupefacientes.

Desde hace años existe una profunda división entre países como Irán, Rusia, China y los árabes, que abogan por la mano dura y bloquean posibles reformas, y otros, como la Unión Europea, EUA, Canadá, México y Colombia, que defienden un enfoque menos punitivo y basado en la salud pública.

Las autoridades de México incrementaron entre 2020 y 2021 de forma notable las incautaciones de drogas sintéticas, como el fentanilo y las metanfetaminas, mientras que disminuyeron las de otros estupefacientes, como la cocaína, el cannabis o la heroína.

Así se desprende del Informe de 2023 de la Junta Internacional de Estupefacientes (JIFE), el órgano de la ONU encargado de velar por el cumplimiento de los tratados antidrogas, presentado este martes en la sede de la ONU en Viena.

En 2021, la Guardia Nacional incautó 168 kilos de fentanilo, mientras que en 2020 se habían confiscado menos de 50 kilos de esa sustancia, precisa el documento.

La cantidad de metanfetamina incautada alcanzó más de 4.7 toneladas en 2021, frente a las 1.36 toneladas del año anterior.

Sin embargo, disminuyeron las incautaciones de cocaína, cannabis, heroína y otras sustancias psicotrópicas, aseguró la JIFE, sin ofrecer datos concretos al respecto.

A su vez, el informe destaca que en diversas regiones del país se destruyeron de manera continuada estupefacientes ilícitos, sintéticos y tradicionales, incautados a menudo en grandes cantidades.

Como ejemplo, la JIFE destaca que sólo el 25 de junio de 2023, en la región de Sinaloa fueron destruidas cerca de 36 toneladas de estupefacientes y precursores, unos 735,000 comprimidos de fentanilo y numerosos equipos para la fabricación de drogas.

La actividad ilícita de los cárteles de drogas y de las bandas delictivas relacionadas con el narcotráfico sigue generando en México altos niveles de violencia, en particular homicidios, pero también causa graves daños medioambientales, advierte el informe.

Alerta que el cultivo ilícito de cannabis y adormidera converge con la tala ilegal, especialmente en la región de la Sierra Madre Occidental.

Destaca que para luchar mejor contra el narcotráfico y sus efectos, el Gobierno federal creó en abril del año pasado una comisión para combatir el tráfico ilícito de drogas sintéticas, armas de fuego y municiones.

Esta comisión tiene por objeto mejorar la coordinación entre las entidades gubernamentales del país con el fin de apoyar la investigación y detención de personas implicadas en la producción y el tráfico de fentanilo, concluye el informe.

Autoridades federales descubrieron en Sonora, cerca de la frontera con Estados Unidos, un enorme laboratorio para la producción de droga sintética donde decomisaron 80 toneladas de metanfetaminas, con un valor en el mercado superior a los 600 millones de dólares.

En el mega laboratorio clandestino se encontraron 72 reactores, 102 condensadores, 32 centrifugadoras, así como vehículos, motocicletas, remolques y diverso material relacionado con la producción de drogas sintéticas.

El descubrimiento, que ocurrió en la comunidad de Rancho Viejo, municipio del Quiriego, al sur de Sonora, a unos 650 kilómetros de la frontera con Arizona, fue reportado este domingo por las autoridades.

El aseguramiento fue resultado, indicaron, de un operativo conjunto entre elementos de la Secretaría de Marina (Semar), agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) y autoridades estatales de Sonora.

Entre los objetos asegurados también se encontraron 35 toneladas y 250 kilogramos de droga lista para su venta, es decir, metanfetamina en su forma más comercial que son las piedras de cristal. Además de 5 toneladas y 750 kilogramos en precursores químicos, que servirían para producir unas 41 toneladas de metanfetaminas.

Los agentes de la Marina incautaron grandes cantidades de químicos y sustancias de uso dual, con un valor estimado de más de 5 millones de dólares, lo que, de acuerdo con el Gobierno de Sonora representa un golpe a las finanzas de la delincuencia organizada superior a 600 millones de dólares.

El gobernador del Estado, Alfonso Durazo, y el titular de la Secretaría de Marina, José Rafael Ojeda, dijeron que, para poner en perspectiva, la dimensión del narcolaboratorio más grande encontrado hasta ahora estaba en Sinaloa y tenía 13 reactores, mientras que, el localizado en Sonora consta de 72 reactores, 102 condensadores y 32 centrifugadoras.

En esta región de la sierra, entre Sonora y Chihuahua, operan células del Cártel del Sinaloa, identificadas como “La Chapiza” y “Gente Nueva de los Salazar”, facciones que obedecen a los hijos de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Las autoridades no reportan ninguna detención en el sitio, tampoco encontraron armamento, ni dinero en efectivo.

Esto se da luego de que el jueves pasado, delegaciones de México, Estados Unidos y Canadá llevaron a cabo la tercera reunión del Comité Trilateral para Combatir el Tráfico de Drogas y Tráfico de Armas, en el que reafirmaron que trabajarán conjuntamente para contrarrestar los flujos de drogas sintéticas ilícitas, en especial el tráfico del fentanilo, y las armas de fuego ilegales en América del Norte.

En una declaración conjunta apuntaron que tras la reunión que sostuvieron en la Ciudad de México, los Gobierno de las tres naciones se comprometieron a “incrementar la colaboración en el control de precursores químicos y equipos relacionados con la producción de drogas ilícitas”.

México, Estados Unidos y Canadá reafirmaron que trabajarán conjuntamente para contrarrestar los flujos de drogas sintéticas ilícitas, en especial el tráfico del fentanilo, y armas de fuego ilegales en América del Norte.

En una declaración conjunta, tras la reunión que sostuvieron esta semana en la Ciudad de México, representantes de seguridad nacional de los tres países se comprometieron a “incrementar la colaboración en el control de precursores químicos y equipos relacionados con la producción de drogas ilícitas”.

Además de revisar sus marcos legales para identificar áreas de mejora, “y a involucrar aún más al sector privado para combatir la producción de drogas sintéticas ilícitas”.

Los tres países también señalaron que están trabajando para reforzar los esfuerzos diplomáticos con el fin de aprovechar los avances de la Coalición Mundial frente a las amenazas de las drogas sintéticas.

“Para hacer avanzar la salud pública, nos hemos comprometido a desarrollar y aplicar un protocolo común de análisis de drogas y sustancias, que permitirá a los toxicólogos de los tres países mejorar nuestra comprensión de las tendencias regionales en materia de drogas”, expuso la declaración publicada por los Gobiernos de los tres países.

A la cita asistieron, entre otros funcionarios, la titular de Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) de México, Rosa Icela Rodríguez; la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Elizabeth Sherwood-Randall y la secretaria adjunta y asesora de Seguridad Nacional e Inteligencia de Canadá, Nathalie Drouin.

Las delegaciones de los tres países indicaron que tienen previsto convocar a un foro para debatir estrategias y su aplicación para ayudar a la recuperación a largo plazo de las personas con trastornos por consumo de sustancias.

“Nuestros gobiernos han ampliado el ámbito del Comité Trilateral sobre el fentanilo para abordar el tráfico de armas de fuego asociado a la producción y distribución de drogas ilícitas bajo el Diálogo sobre Drogas de América del Norte”, expuso la declaración.

Dijeron que como primer paso existe el compromiso de elaborar un informe trilateral que documente las incautaciones transfronterizas de armas de fuego en los tres países.

“El informe ampliará nuestra comprensión estratégica de los corredores y metodologías utilizados para el tráfico de drogas y armas de fuego, así como de las organizaciones delictivas implicadas, con el fin de informar mejor nuestras acciones”, señalaron los tres países.

México, Estados Unidos y Canadá también se comprometieron a incrementar el uso de la base de datos e-Trace de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) del Departamento de Justicia de Estados Unidos “para permitir más y más rápidas investigaciones conjuntas sobre el tráfico ilícito de armas de fuego a través de nuestras fronteras”.

Recordemos que el pasado miércoles, la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Elizabeth Sherwood-Randall, dijo en la reunión que Norteamérica debe combatir en conjunto el tráfico del fentanilo, de otras drogas y armas antes de que sea una crisis mayor, al argumentar que no solo es un problema de Estados Unidos.

Elon Musk aseguró que no se encontró “ni rastro” de drogas en su organismo después de tres años de pruebas aleatorias, en respuesta a un artículo de The Wall Street Journal que lo acusa de consumir “drogas ilegales”.

En un mensaje en su red social, Musk explicó que la NASA le pidió someterse a tres años de controles aleatorios, después de que el empresario apareciera en el pódcast de Joe Rogan fumando marihuana, en 2018.

“No se encontró ni rastro de drogas o de alcohol”, escribió Musk en la mañana del domingo.

El mensaje respondía a un usuario de X comentando el artículo de The Wall Street Journal, en el que el medio cita a fuentes “cercanas a Musk” que están preocupadas por su uso continuado de drogas, y en especial de ketamina.

Según el medio, Musk ha consumido LSD, cocaína, éxtasis y setas alucinógenas en fiestas privadas en las que los asistentes tenían que firmar acuerdos de confidencialidad o abandonar sus móviles a la entrada.

Uno de sus abogados aseguró al medio que el empresario se somete regularmente a pruebas de drogas en SpaceX y que “nunca ha fallado ningún test”.

Musk, de 52 años, ha recibido críticas casi constantes por su comportamiento errático, y en especial tras la compra de la red social Twitter, en 2022.

Desde entonces, la plataforma ha sufrido numerosas transformaciones, ha cambiado de nombre, y sufre un boicot de anunciantes después de que el propio Musk publicara un mensaje apoyando una teoría de la conspiración antisemita.

Estados Unidos anunció la noche de ayer que levantó las sanciones que pesaban sobre el Instituto de Ciencias Forenses del Ministerio de Seguridad Pública de China, en un intento de que el gigante asiático coopere en la lucha contra el fentanilo, un potente opioide que se cobra la vida de casi 200 estadounidenses al día.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Matt Miller, informó que se había tomado la decisión de sacar a ese instituto de una lista de sanciones comerciales para favorecer la cooperación entre las dos potencias.

“La permanencia del Instituto de Ciencias Forenses del Ministerio de Seguridad Pública de China en la lista de entes comerciales era una obstáculo para lograr la cooperación en el control a los químicos que sirven para producir el fentanilo”, explicó el portavoz.

El anuncio se produce después de que la Casa Blanca anunciara el miércoles que los presidentes de Joe Biden, y Xi Jinping, habían llegado a un acuerdo para que China controle la salida de su territorio de precursores químicos que supuestamente carteles del narcotráfico utilizan para fabricar el fentanilo y venderlo ilegalmente en Estados Unidos.

El Gobierno chino no especificó que se hubiera alcanzado un acuerdo sobre el fentanilo, pero sí indicó que se había llegado a un entendimiento para crear un “grupo de trabajo” sobre narcóticos.

Recordemos que Pekín llevaba meses pidiendo a Washington que retirara las sanciones que pesan sobre el Instituto de Ciencias Forenses del Ministerio de Seguridad Pública de China, dedicado a investigaciones criminales que incluyen la lucha antidroga, para que pudiera colaborar en la lucha contra el fentanilo.

La entidad fue sancionada durante el Gobierno de Donald Trump por abusos a las minorías musulmanas en la región noroccidental china de Xinjiang, algo que Pekín niega.

El levantamiento de las sanciones llega a la par de que China alertara a las empresas dedicadas a la producción, el comercio o el transporte de sustancias que pueden ser utilizadas para fabricar drogas de que eviten incurrir en “actividades ilegales o criminales”.

La Comisión Nacional de Control de Narcóticos de China publicó una circular en la que recuerda las “disposiciones legales vigentes en China sobre el control de las sustancias precursoras de drogas” y la cooperación internacional en la lucha contra el narcotráfico.

El comunicado fue publicado en la agencia estatal Xinhua y en otros organismos oficiales y advierte a las empresas de que “algunos países y regiones han ampliado el alcance de la fiscalización de las sustancias precursoras de drogas” y de que “agencias de aplicación de la ley extranjeras pueden perseguir” a quienes consideren infractores.

La circular pide a las compañías que “verifiquen la identidad y las intenciones” de los compradores, que “mantengan registros completos y precisos de las transacciones” y que “informen de inmediato a las autoridades competentes de cualquier actividad sospechosa”.

La institución recomienda además a las empresas productoras de sustancias sometidas a control por Washington que “sean cautelosas con los pedidos procedentes de Estados Unidos y México”.

China rechazó hoy la acusación de Estados Unidos de ser un “país de origen de drogas” y la calificó de “maliciosa y sin fundamento”, mientras defendió su papel como un “modelo” en la lucha contra el narcotráfico.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Mao Ning se refirió al informe oficial remitido al Congreso de Estados Unidos en el que se incluye a China entre los países que supuestamente no hacen lo suficiente para combatir el tráfico de drogas.

“No tiene fundamento y es pura difamación maliciosa. China se opone firmemente y ha presentado una protesta ante Estados Unidos”, indicó Mao en conferencia de prensa.

Mao destacó que el Gobierno chino otorga una “gran importancia” al trabajo antidrogas y ha adoptado “medidas estrictas” para controlar las sustancias estupefacientes, al tiempo que recordó que China ha incluido en su lista de control 456 tipos de drogas, lo que lo convierte en uno de los países con más sustancias reguladas y con una de las legislaciones contra el narcotráfico más estrictas del mundo.

Asimismo, señaló que China “coopera activamente con la comunidad internacional” en materia de prevención, tratamiento, rehabilitación y educación antidrogas, y ha contribuido a la seguridad y estabilidad regionales y globales.

La funcionaria criticó que Estados Unidos es el “agujero negro” y la “fuente del caos” del problema mundial de las drogas, ya que “consume el 80% de los opiáceos del mundo con solo el 5% de la población mundial”.

No es la primera vez que se Washington hace este tipo de señalamientos contra Pekín. En mayo pasado, en el senado estadounidense, el secretario de Estado, Antony Blinken, denunció que China no estaba “cooperando de forma genuina” con Washington para frenar el narcotráfico.

A este enfrentamiento entre los dos países se ha sumado México; y es que en los últimos meses, la tensión entre Estados Unidos y nuestro país ha aumentado a raíz del tráfico de fentanilo. Ambos Gobiernos se acusan de no hacer suficiente para frenar su trasiego y consumo.

Sin embargo, México ha negado que la sustancia se fabrique en nuestro país y ha señalado a China de ser el país de origen de las sustancias o precursores que permiten la fabricación de la droga. El gobierno de Xi Jinping ha rechazado estar detrás de su exportación.

A pesar del rechazo que en repetidas ocasiones ha expresado el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el jefe de la oficina antidrogas del Departamento de Estado de los Estados Unidos, sostiene que “el fentanilo sí se fabrica en México”.

Sin embargo, Todd Robinson, secretario adjunto para Asuntos Internacionales de Narcóticos, reconoció que la cooperación bilateral para frenar su tráfico es “muy buena” aunque todavía puede mejorar.

“Todo lo que hemos visto muestra que, de hecho, el fentanilo sí se está fabricando en México y sabemos que sus precursores químicos vienen de China”, afirmó Robinson en entrevista con la agencia EFE.

“Yo mismo he viajado a México y he visto lo que se fabrica allí, tanto de metanfetaminas como fentanilo. Y estamos trabajando tan duro como podemos con nuestros socios en México para detener el tráfico de dichas sustancias”, señaló.

El fentanilo es un potente opioide sintético cincuenta veces más fuerte que la morfina y causante de la peor crisis de drogas en la historia de Estados Unidos, donde el año dejó más de 70,000 personas sin vida por sobredosis.

Según el Gobierno de Joe Biden, los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación producen el fentanilo en laboratorios clandestinos mediante productos químicos y cosméticos que adquieren legalmente de China y luego lo trafican y distribuyen en territorio estadounidense.

El presidente López Obrador ha negado varias veces que se produzca fentanilo en nuestro país, al argumentar que la droga llega directamente desde China a Estados Unidos y que por México pasa solo una pequeña parte.

Pese a estas diferencias, Todd Robinson dijo que la cooperación “es muy buena” tanto a nivel técnico como político, y puso como ejemplo la carta que López Obrador envió en abril a su homólogo chino, Xi Jinping, pidiéndole su “apoyo” en el combate al fentanilo, un gesto que Washington considera “muy positivo”.

“Entonces diría que nuestra cooperación es buena. ¿Puede ser mejor? Siempre puede ser mejor, pero estamos muy contentos de poder trabajar con nuestros colegas mexicanos”, expresó.

Según el diplomático, el Gobierno de Biden quiere que “México haga más para perseguir a los narcotraficantes”, pero también admite su “responsabilidad” para frenar la demanda de drogas en Estados Unidos y desmantelar las redes de narcotráfico dentro de su territorio.

La cooperación con China, en cambio, es más complicada puesto que Pekín ha descartado participar en la coalición global contra el fentanilo que lanzó en julio el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, junto a más de 70 países, México entre ellos.

Tal como lo informaran ayer el canciller colombiano y la secretaria de Relaciones Exteriores, Alicia Bárcena, tras reunirse en Bruselas en el marco de la cumbre de la Unión Europea y la Celac, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó su viaje en septiembre próximo a Colombia.

AMLO detalló que dialogará con el gobierno colombiano, encabezado por Gustavo Petro, sobre la cooperación bilateral para hacer frente al narcotráfico y la atención de las causas de la violencia a través de los Programas para el Bienestar.

Sin embargo, además de confirmar la visita de Estado que realizará a Colombia el próximo 8 y 9 de septiembre; reveló que el 10 y 11 de septiembre aprovechará para hacer una escala y visitar Chile.

La visita de López Obrador ya se había anunciado a finales del año pasado tras la invitación que le extendió Petro en su viaje oficial a México, pero no se había fijado fecha hasta el momento.

En ese momento se indicó que proponían discutir la propuesta que hizo el presidente Petro sobre un cambio del paradigma en la lucha antidrogas.

“El presidente Gustavo Petro tiene una propuesta, la esbozó, dio a conocer los lineamientos generales. La idea es atender más lo preventivo, el que se pueda evitar que la gente, sobre todo los jóvenes, por necesidad, se dediquen a estas actividades ilícitas”, señaló López Obrador en su momento.

El titular del Ejecutivo enfatizó en la importancia de evitar que incremente el consumo de drogas, principalmente entre los jóvenes, razón por la cual se llevará a cabo esta nueva reunión.

En noviembre de 2022, tras una reunión celebrada en la Ciudad de México, los gobiernos de México y Colombia anunciaron que convocarían a una conferencia internacional de mandatarios de Latinoamérica con el objetivo de rediseñar y replantear la política de drogas de la región.

Y es que ambos países reconocieran “el fracaso de la lucha contra las drogas y la vulnerabilidad de nuestros pueblos ante esta problemática”.

La propuesta de Petro es invitar a otros presidentes de América Latina y el Caribe, entre ellos al de Chile, Gabriel Boric, con quien AMLO se reunirá en el marco de dicho viaje.

En los casi cinco años al frente del gobierno, el presidente López Obrador ha hecho sólo 5 viajes al extranjero, cuatro de ellos a Estados Unidos y una gira a países de Centroamérica y el Caribe.

Los cuatro viajes a Estados Unidos fueron en julio de 2020, en noviembre de 2021 y en julio de 2022. La gira a Centroamérica y el Caribe incluyó visitas a Guatemala, El Salvador, Honduras, Belice y Cuba, entre el 5 y el 8 de mayo del año pasado.

Sin embargo, ha rechazo participar en diferentes eventos internacionales al asegurar que la mejor política exterior es la interior. Ha argumentado que hay varios temas que atender en el país, por lo que prefiere no salir a actos en el extranjero.

Estados Unidos reunió este viernes a decenas de países en un intento de combatir el fentanilo, con la notoria ausencia de China, acusada de ser la principal fuente de las sustancias químicas con las que los cárteles mexicanos fabrican ese opioide.

En una reunión virtual, el jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, dijo a los ministros de más de 80 países, entre los que figura México, que Estados Unidos era “el canario en la mina de carbón” porque acusó el golpe antes que otros.

“Una vez saturado el mercado estadounidense, las empresas criminales transnacionales se dirigen a otros sitios para ampliar sus beneficios”, afirmó Blinken. “Si no actuamos juntos con una urgencia extrema, más ciudades de todo el mundo soportarán los costes catastróficos” que se ven en Estados Unidos.

Y es que casi 110,000 estadounidenses murieron en 2022 por sobredosis de drogas, la mayoría por opioides sintéticos como el fentanilo, una droga 50 veces más potente que la heroína.

Las adicción en Estados Unidos se disparó a partir de la década de 1990, cuando las empresas farmacéuticas comercializaron agresivamente los analgésicos, con un efecto desproporcionado en los veteranos de las guerras en Irak y Afganistán.

En respuesta, Washington presionó a China, de donde procede la mayoría del fentanilo, para que prohibiera las exportaciones, lo que hizo en 2019.

Pero China sigue siendo un productor de las sustancias químicas, mejor conocidas como precursores, que se usan para fabricar fentanilo.

De China salen a México y América Central, donde los cárteles producen las drogas disfrazadas de analgésicos, y posteriormente los introducen de contrabando en Estados Unidos.

Por ese motivo, los congresistas estadounidenses han culpado públicamente a Pekín de la epidemia de opiáceos y piden que se tomen medidas enérgicas. Esto se une a la gran tensión que hay en las relaciones entre China y Estados Unidos.

Pese a su ausencia, Todd Robinson, subsecretario de la Oficina de Asuntos Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley, afirmó que se invitó a China a la reunión virtual de hoy y dijo que a Estados Unidos le gustaría que participara en citas similares en el futuro.

Robinson precisó que Pekín está en contacto con los países que sí participan, cuya misión consiste en “esforzarse contra estas cadenas de suministro” e “implicarse” con China.

Pese a los señalamientos, Blinken reconoció implícitamente que la acción de China no acabará con la epidemia porque “cuando un gobierno restringe agresivamente un precursor químico, los traficantes simplemente lo compran en otro lugar”.

La coalición, que se reunirá en persona en septiembre, al margen de la Asamblea General de la ONU, también examinará las mejores prácticas nacionales en el tratamiento de las adicciones.

México participará en la reunión convocada por Estados Unidos para fundar una coalición internacional contra el tráfico de fentanilo y otros opioides sintéticos, informó este jueves el Departamento de Estado norteamericano.

El fentanilo es una potente droga sintética que fabrican los cárteles mexicanos mediante precursores químicos de China y que se trafica a Estados Unidos, donde ha dejado miles de muertes por sobredosis cada año.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, encabezará este viernes, una reunión ministerial virtual con 84 países y varias organizaciones internacionales para poner las bases de una coalición internacional contra las drogas sintéticas.

Se espera que en el encuentro esté presente la nueva canciller, Alicia Bárcena, según explicó en una llamada con periodistas Todd Robinson, encargado de la oficina antinarcóticos del Departamento de Estado.

A pesar de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha negado que se fabrique fentanilo en su país, Robinson aseguró que Estados Unidos y México “trabajan muy de cerca” en el combate a este opioide.

Recordó que ambos Gobiernos han puesto en marcha la estrategia de seguridad del Entendimiento Bicentenario que ha permitido “fortalecer la localización e incautación de drogas sintéticas y de sus precursores”.

El funcionario estadounidense explicó además que China ha sido invitada a la reunión pero “no hay ningún indicio por el momento de que vaya a participar”.

Robinson subrayó que este es solo “el inicio del proceso” y que Estados Unidos espera que “todos los países responsables vayan participando durante el próximo año” en la nueva coalición.

El funcionario aprovechó explicó que Pekín no ha estado cooperando con Washington en materia de narcotráfico durante los últimos meses, por lo que exhortó a los otros países que tienen contactos con China a que ayuden para que se siente en la mesa.

El tráfico de fentanilo es uno de los temas que Blinken planteó en su reciente viaje a China, país que ha negado tener responsabilidad en la exportación de opioides.

López Obrador también ha negado que en nuestro país exista un problema con el fentanilo y ha acusado a Estados Unidos de no hacer lo suficiente para detener el consumo dentro de su propio territorio.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llamó este jueves “anquilosada” a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tras un reporte que señala un aumento del narcotráfico y consumo de drogas en nuestro país.

“Es que la ONU está muy anquilosada, no está haciendo su trabajo, no está haciendo nada para combatir el principal problema del mundo, que es la desigualdad, no hacen nada. Pero también no hacen nada para evitar las guerras”, acusó el mandatario.

Sus declaraciones llegan tras el informe anual de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), que reportó que México permanece como uno de los principales países de tráfico, tránsito y consumo de metanfetamina y anfetamina, las drogas más fabricadas ilegalmente en el mundo.

Los investigadores del organismo destacaron el rol de México en el tráfico de drogas en Norteamérica, considerado el principal mercado para el consumo de metanfetaminas y anfetaminas sintéticas.

Sin referirse a los hallazgos sobre las drogas, López Obrador insistió en que en la ONU “no están haciendo su trabajo”.

También aseveró que el organismo ha olvidado “sus principios básicos”, que son, según él, garantizar la libertad de palabra, la libertad de creencia, el vivir sin miedos ni temores, y el vivir libres de miseria.

“Es un bello edificio de Nueva York con muchísimos expertos en todo, que ganan mucho dinero, tienen todas las especialidades y se olvidan de los fundamentos que sirvieron para la construcción de la ONU”, acusó.

El informe se publica en medio de la creciente presión de Washington para que México combata a los cárteles de la droga, en particular aquellos que trafican fentanilo.

Los Republicanos de Estados Unidos han propuesto declarar la guerra a los cárteles mexicanos y designarlos como grupos terroristas.

López Obrador indicó que ya trabaja con la nueva canciller, Alicia Bárcena, para abordar los retos del narcotráfico, pero pidió enmarcar las presiones como parte de las campañas presidenciales de Estados Unidos.

“Estamos ya trabajando (con Bárcena) en temas: migración, drogas, tráfico de armas, son los temas. Y por la temporada electoral que ya está por llegar, ya está iniciando en Estados Unidos, pues tenemos que estar muy pendientes de dos temas en donde siempre quieren involucrar a México: drogas y migración”, señaló.

Cuatro empresas chinas fueron inculpadas por la justicia estadounidense por tráfico hacia Estados Unidos y México de químicos precursores de fentanilo, anunció este viernes el secretario de Justicia, Merrick Garland.

Ocho empleados o responsables de las empresas fueron también procesados por su presunta vinculación a este delito, destinado a fabricar el peligroso opioide, siendo detenidos dos de ellos, agregó Garland en rueda de prensa.

“Estas empresas e individuos están acusados de haber presuntamente suministrado de forma deliberada, a narcotraficantes en Estados Unidos y México, ingredientes e instrucciones para fabricar fentanilo, una droga que sigue devastando a familias y comunidades en Estados Unidos y matando a norteamericanos de todos los estratos”, dijo.

Más de 200 kilogramos de precursores fueron presuntamente enviados por los fabricantes chinos, con los cuales se pudo elaborar más de 50 kg de fentanilo, cantidad suficiente para matar a 25 millones de norteamericanos.

Tras el anuncio, el embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, destacó que las redes de tráfico de fentanilo operan de manera transnacional y las acciones anunciadas este viernes “deberían decirle al mundo que este es un problema global”.

El diplomático dijo que la cooperación antidrogas entre México y Estados Unidos vive “momentos históricos” en el marco de los cuales, apuntó, se debe buscar frenar el flujo de armas que desde el norte alimenta los cárteles mexicanos.

Según el acta de inculpación, una de las empresas químico-farmacéuticas, Amarvel Biotech, con sede en la ciudad china de Wuhan, que despachaba sus productos a los dos países publicitándolos como “Gran éxito de venta en México” y garantizando en redes sociales o internet “100% de envío discreto”.

La empresa disfrazaba sus envíos como comida para perros, nueces, aceite para automóviles, y así permitir que los envíos llegasen sin obstáculos a sus destinatarios en México y Estados Unidos.

Siempre según la inculpación, los fabricantes suministraban a los narcotraficantes todas las instrucciones necesarias para elaborar el adictivo producto que causa estragos en la región.

Recordemos que China prohibió la exportaciones de Fentanilo a Estados Unidos en 2019, una decisión saludada en su momento por el gobierno de Donald Trump.

Sin embargo, según los expertos, el país asiático continuó exportando precursores químicos del opioide, especialmente a través de México y América Central, donde los cárteles se encargan de elaborar el producto antes de venderlo en Estados Unidos.

China ha negado su responsabilidad en la crisis de sobredosis de fentanilo, señalando en cambio la de Estados Unidos y sus propias empresas farmacéuticas.

Luego de que la Cámara de Diputados avalara la reforma para combatir los precursores químicos que sirven para producir fentanilo, el gobierno federal celebró y agradeció por la ayuda que se tendrá en el control y combate a las drogas.

Se avaló con 319 votos a favor y 126 en contra, la propuesta del gobierno para reformar la Ley Federal para el Control de Precursores Químicos, que incluye penas de hasta 15 años de cárcel para quien desvíe estas sustancias y de hasta 10 años de prisión para empresas responsables.

“Esta reforma de ley es importantísima, fue impulsada también por el Ejecutivo en la medida que es muy trascendente porque hace varios cambios que van a facilitar el control de drogas”, declaró Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, al intervenir esta mañana en la conferencia matutina de Palacio Nacional.

Con la reforma, que aún debe pasar al Senado, “toda la industria farmacéutica estará obligada a vigilar el uso de precursores y notificarlo a la Cofepris (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios)”, dijo el subsecretario.

Además, la Secretaría de Marina (Semar) asume facultades para el combate a estas sustancias.

Asimismo, se crea una plataforma flexible para que “nuevas formulaciones de precursores químicos que la delincuencia organizada comúnmente va encontrando puedan ser también vigiladas”, resaltó López-Gatell.

“Es probable que en México exista no solo la ley más amplia de vigilancia de precursores químicos, sino que con esta reforma tendremos este carácter flexible que no se tiene en las demás naciones, y es una innovación interesante”, sostuvo.

La reforma se aprueba en medio de la creciente presión de Estados Unidos a México por los carteles de la droga, en particular los que producen fentanilo.

México ha defendido que en el país solo pasa el 25% de esta droga que consume Estados Unidos y ha presumido el decomiso de más de 7 toneladas durante el sexenio de Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Durante la discusión de la reforma, la bancada del PAN votó en contra al argumentar que no es una solución al tráfico de fentanilo y no aclara el rol que tendrá la Marina.

Juan Carlos Maturino Manzanera, diputado del PAN, dijo que la redacción del dictamen es confusa y abre la puerta para que la Secretaría de Marina asuma facultades que exceda a su competencia, por lo que planteó la necesidad de reintegrar las funciones del Consejo de Salubridad General a la ley a efecto de que sea ese, en coordinación con la Secretaría de Salud, el responsable de la regulación de los precursores químicos y productos esenciales.

El diputado Salomón Chertorivski de Movimiento Ciudadano (MC)m consideró que el dictamen confunde la salud y el riesgo sanitario con la seguridad. También alertó que se elimina al Consejo de Salubridad General como entidad para atender estos asuntos.

Lamentó que se criminaliza todo lo que lleva precursores químicos y a todos los que fabrican medicamentos, lo cual encarecerá los medicamentos y empeorará su desabasto. “Es un marco punitivo para sustancias que deben ser legales y reguladas”.