Tag

Frontera

Browsing

Los gobiernos de México y de Estados Unidos anunciaron que invertirán 4,200 millones de dólares para reforzar la frontera común con tecnología avanzada, proyectos de infraestructura y medidas especiales para garantizar la seguridad.

El canciller Marcelo Ebrard explicó en una conferencia de prensa desde Tijuana, que esta inversión tiene que ver con el Acuerdo Bicentenario para la cooperación en seguridad, el cual comprende 14 proyectos del lado mexicano, entre ellos, la terminación de los puentes fronterizos Mesa de Otay, en Tijuana, y Calexico East, en Mexicali.

Además de seis proyectos para el lado estadounidense, que tienen que ver principalmente con tecnología para evitar el tráfico de armas hacia México y de drogas, como el fentanilo, hacia suelo estadounidense.

Ebrard apuntó que la prioridad será el tema de la seguridad, para la cual se invertirá en alta tecnología, ya que en la actualidad es desigual en ambos lados, y pretenden «ser más efectivos en la frontera contra el fentanilo, las drogas y armas que van y vienen para ambos lados».

Por primera vez en Estados Unidos se habla de que «el problema de las armas es de nosotros también, cosa que antes no se aceptaba, por eso hoy trabajamos en conjunto con el gobierno mexicano», dijo el embajador estadounidense en México, Ken Salazar.

«Son muchísimos proyectos, en donde los dos presidentes (Joe Biden y Andrés Manuel López Obrador) pretenden generar un tiempo de transformación en la frontera entre México y Estados Unidos y parte de eso es asegurar que sea un lugar donde la gente pueda caminar de un lugar a otro con seguridad y donde el comercio siga de una manera mejor», añadió.

Por su parte, Todd D. Robinson, subsecretario de Antinarcóticos de Estados Unidos, quién visitó México, reafirmó que una de las prioridades del acuerdo será detener el tráfico de armas hacia territorio mexicano, para lo cual se estarán coordinando en todo lo que se requiera.

Además, se enfocarán en evitar el ingreso de drogas a Estados Unidos, donde en 2021 murieron por sobredosis 107,000 personas, la mitad de ellas por sustancias como el fentanilo, según datos oficiales estadounidenses.

«Estaremos usando tecnología confiable entre nuestros gobiernos, lo cual es muy importante, pero tenemos qué hablar más sobre quién va a proveernos esa tecnología», dijo Robinson.

Robinson recalcó que con este acuerdo van a profundizar y organizar el trabajo compartido que tienen entre los Gobiernos mexicano y estadounidense, para así solidificar «lo que no se había hecho antes».

El embajador Salazar dijo finalmente que «la presencia del equipo que vino de Estados Unidos a Tijuana dice algo, porque si no le importara al presidente Biden no vendrían, pero vienen porque México es muy importante en la relación para Estados Unidos».

Los cientos de refugiados ucranianos que llegan a diario tienen un mensaje para sus familiares y amigos en Europa: el camino más rápido para asentarse en Estados Unidos es comprar un boleto de avión a México.

Una coalición de voluntarios, en su mayoría de iglesias eslavas del oeste de Estados Unidos, guían a diario a cientos de refugiados desde el aeropuerto de Tijuana a hoteles, iglesias y refugios, donde esperan entre dos y cuatro días para que las autoridades estadounidenses los admitan por causas humanitarias.

En menos de dos semanas, los voluntarios trabajaron con funcionarios de México y Estados Unidos para armar una red notablemente eficiente y en expansión que brinda comida, seguridad, transporte y alojamiento.

Los voluntarios, que llevan insignias azules y amarillas que representan los colores de la bandera ucraniana, pero no tienen nombre ni líder, empezaron una lista de espera en cuadernos y más tarde cambiaron a una aplicación que suele utilizarse para controlar la asistencia a la iglesia.

A los ucranianos se les dice que se presenten en un cruce fronterizo cuando su número de acerca, un sistema que los responsables comparan con la espera por una mesa en un restaurante.

«Nos sentimos tan afortunados, tan bendecidos», dijo Tatiana Bondarenko, quien viajó por Moldavia, Rumanía, Austria y México antes de llegar a San Diego con su esposo y sus tres hijos, de 8, 12 y 15 años. Su destino final era Sacramento, California, donde vivirá con su madre, a quien no ha visto en 15 años.

Cerca de allí, otra familia ucraniana se tomaba fotografías bajo de un cartel de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), en el puerto de entrada de San Ysidro, en San Diego, el más transitado entre los dos países. Bajo una carpa azul, los voluntarios ofrecían comida mientras los refugiados esperaban a sus familiares o a los autobuses que los llevaran a una iglesia próxima.

En el aeropuerto de Tijuana, los viajeros que entran al país como turistas por Ciudad de México o Cancún son dirigidos a una sala improvisada en la terminal con un cartel con la frase «Solo para refugiados ucranianos». Es el único lugar para registrarse para entrar a Estados Unidos.

Entre 200 y 300 Ucranianos han cruzado a diario por el paso de San Ysidro esta semana y cientos más llegaron a Tijuana, según los voluntarios que gestionan una lista de espera en la que el martes había 973 familias o adultos solos.

Los funcionarios estadounidenses les dijeron que su objetivo es admitir a alrededor de 550 ucranianos por día ya que el procesado se trasladará a un cruce próximo que está temporalmente cerrado al público.

Recordemos que el gobierno del presidente Joe Biden dijo que aceptará hasta 100,000 ucranianos, pero México es la única ruta por donde entran en grandes cantidades. Las citas en los consulados estadounidenses en Europa son escasas y la reubicación de los refugiados lleva tiempo.

El gobierno estableció un tope de 125,000 refugiados en el periodo de 12 meses que finaliza el 30 de septiembre, pero hasta el 31 de marzo había aceptado a apenas 8,758, incluyendo 704 ucranianos. En el año anterior, la cuota se limitó a 62,500 personas, pero solo entraron 11,411, de los cuales 803 eran ucranianos.

El año pasado, el gobierno aceptó a más de 76,000 afganos en aeropuertos estadounidenses en respuesta a la salida de sus tropas del país, pero para los ucranianos no hay previsto nada similar.

La llegada de ucranianos se produce mientras el gobierno de EUA se prepara para recibir un flujo migratorio mucho mayor a partir del 23 de mayo, cuando finalicen los límites al asilo relacionados con la pandemia. Desde marzo de 2020, Washington ha utilizado la autoridad del Título 42, llamada así por una ley de salud pública de 1944, para suspender el derecho a solicitar asilo según la legislación estadounidense y los tratados internacionales.

Una nueva caravana, la primera de 2022, integrada por unos 500 migrantes, salió la noche de ayer desde Tapachula, estado de Chiapas, ciudad fronteriza con Guatemala, con rumbo a la frontera con Estados Unidos.

La caravana salió desde las oficinas de regularización migratoria del Instituto Nacional de Migración (INM), donde no obtuvieron una respuesta a sus trámites para recibir los documentos que les permitieran el libre tránsito por el país.

Este grupo de migrantes está integrado en su mayoría por centroamericanos pero también hay personas de Venezuela, Colombia, Haití y de países africanos que tomaron la decisión de caminar a partir de la noche de ayer con destino a Estados Unidos.

El medio millar de personas lo componen niños, niñas, mujeres y hombres y su primer objetivo es obtener una visa o un documento de manera temporal para viajar en transporte público de manera legal por México.

Los migrantes iniciaron su camino sobre el libramiento sur de Tapachula, vía que conduce a la Ciudad de México y señalaron que van hacia el norte en busca de un mejor futuro; denunciaron que las autoridades migratorias no atendieron sus peticiones.

A su salida, los migrantes pidieron ayuda de los organizaciones de Derechos Humanos y de migrantes ya que caminan sin acompañamiento y sin agua ni alimentos. Sin embargo, esta mañana las autoridades disolvieron la caravana.

«El INM, de la Secretaría de Gobernación, informa que esta mañana fue disuelta la caravana de personas migrantes que partió ayer (jueves) de la ciudad de Tapachula, Chiapas, y que anunció tener como destino la frontera con Estados Unidos», indicó el organismo en un boletín.

A primera hora de este viernes, sobre una carretera que une la ciudad de Tapachula y el Ejido Álvaro Obregón, a unos 15 kilómetros de distancia, fue identificado un primer contingente de 281 personas migrantes extranjeras. «En una acción paralela en caminos secundarios del perímetro se localizó un segundo grupo integrado por 38 personas migrantes de diferentes nacionalidades», agregó el boletín.

Fue la primera caravana del 2022 que sale de Tapachula, una ciudad que lleva meses siendo reflejo de la crisis migratoria que vive la región. A lo largo de 2021 partieron desde Tapachula varias caravanas migrantes con miles de migrantes, aunque la gran mayoría fueron frenadas y dispersadas por las fuerzas de seguridad, en especial por la Guardia Nacional.

Recordemos que la región vive un flujo récord hacia Estados Unidos, cuya Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detectó a más de 1.7 millones de indocumentados en la frontera con México en el año fiscal 2021, que terminó el 30 de septiembre.

La caravana migrante sigue su recorrido por el país, y avanzó este martes otros 11 kilómetros por Oaxaca, con lo que suma un total de cerca de 300 kilómetros luego de que saliera de Tapachula, Chiapas.

La caravana llegó este martes a San Pedro Tapanatepec, en el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca, segundo estado del país que atraviesa en los más de quince días de travesía.

Mientras el contingente avanzaba, el activista Irineo Mujica, de Pueblo Sin Fronteras, que ha fungido como vocero de la caravana, aseguró que la caravana cambió el rumbo y no se detendrá en la Ciudad de México, donde habían anunciado harían una parada, para exigir su regularización ante el Instituto Nacional de Migración (INM).

«Hemos intentado todo lo legal para hacer que esta Administración realmente respete los derechos humanos, pero nos siguen tratando como animales. Y por esa razón nos vamos a la frontera norte, al estado de Sonora, a un albergue donde yo estoy y todos son bienvenidos», afirmó Mujica en un encuentro con los medios..

El dirigente invitó a los migrantes que se han quedado rezagados a unirse a la caravana en nueve días, siendo el punto de reunión en Coatzacoalcos, en Veracruz.

Durante el camino este martes, decenas de migrantes se entregaron a agentes del INM para tratar de regularizar su estancia en México. Antes de entrar a una oficina migratoria, Pedro, de Venezuela, explicó: “Nos están ofreciendo como una tarjeta para poder circular en México por un año y como uno está cansado pues sí decidimos eso. Vengo con mi esposa, mi hija y mi suegra», explicó en entrevista con la agencia Efe.

La mayoría de los migrantes de la caravana, unos 1,700 según las autoridades, aunque los organizadores del contingente hablan de hasta 4,000, se instaló en el parque y cancha municipal de San Pedro Tapanatepec, donde descansarán para luego seguir su camino hacia la localidad de El Jícaro, donde pasarán la noche para retomar mañana su camino hacia el municipio de Santo Domingo Zanatepec, ubicado a 23 kilómetros de distancia.

La  caravana avanza en el marco del flujo migratorio récord que se registra en la zona hacia Estados Unidos, cuya Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detuvo más de 1.5 millones de indocumentados en la frontera con México en el año fiscal 2021.

Además, México ha detectado más de 190,000 inmigrantes indocumentados de enero a septiembre, cerca del triple que en 2020, además de haber deportado a casi 74,300, de acuerdo con la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación.

Estados Unidos reabrió este lunes su fronteras terrestres a viajeros internacionales vacunados contra el COVID-19, tras 20 meses de cierre debido a la pandemia de coronavirus.

La nueva política pondrá fin a las restricciones a los viajes no esenciales que se aplicaron por primera vez en marzo de 2020.

Hasta ahora, solo los extranjeros con residencia permanente y los poseedores de visados específicos (como estudiantes) habían podido entrar en el país desde las regiones afectadas.

Los viajeros tendrán que presentar prueba de esquema completo de una de las seis vacunas autorizadas por la OMS, que son las que acepta Estados Unidos: Moderna, Pfizer, Janssen, AstraZeneca, Sinovac y Sinopharm.

También deberán presentar un test de PCR o antígenos negativo realizado como máximo tres días antes del viaje. Los menores de 18 no necesitan estar vacunados, pero sí test negativo para mayores de 2 años. La normativa prevé excepciones muy limitadas de entrada para personas sin vacunar en casos de necesidad médica o humanitaria y para viajeros de países con niveles de vacunación muy bajos y en circunstancias especiales.

Los viajeros internacionales completamente vacunados no deberán cumplir cuarentena una vez llegan a territorio estadounidense, pero sí deberán facilitar datos de contacto para facilitar el rastreo en caso de contagio.

El servicio de Protección de Fronteras y Aduanas ha reportado aglomeraciones en los cruces terrestres de sus fronteras con Canadá y México, por lo que han pedido «preparación y paciencia» a los viajeros.

La apertura de fronteras se produce poco después de que Estados Unidos alcanzara el 70% de su población adulta completamente vacunada, esté ya administrando dosis de refuerzo a los mayores de 65 años, y haya comenzado esta semana la vacunación de los niños y niñas de entre 5 y 11 años.

Antes de la reapertura, cientos de automóviles formaron filas de kilómetros en Tijuana, mientras que las colas en los cruces peatonales crecían de manera constante.

Anticipándose a un uso intensivo de las carreteras después de la reapertura, el ayuntamiento de Tijuana dijo esta semana que había redirigido el tráfico en algunas calles, aunque imperó el caos en las vialidades de la Ciudad. Esta situación se ha presentado en otros puntos de cruce de la frontera.

La frontera de Tijuana con San Diego es una de las más transitadas del mundo, con miles de personas cruzando diariamente para trabajar, estudiar o comprar.

Tal como se esperaba, se presentaron contratiempos y quejas, pues algunos mexicanos no han podido ingresar a Estados Unidos, pues recibieron vacunas en México que no son reconocidas por el gobierno estadounidense, tales como la china CanSino o la rusa Sputnik V.

Foto: Twitter @AlertaNews24

Las autoridades de Estados Unidos han registrado en lo que va de 2021 más de 1.7 millones migrantes detenidos en territorio estadounidense, un máximo histórico que exhibe la crisis migratoria que atraviesa la región.

El Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detalló que un total de 608,000 migrantes procedentes de México han sido arrestados tras entrar en suelo estadounidense.

Estos datos triplican el promedio de arrestos registrados en años anteriores y muestran que el grupo más afectado está formado por ciudadanos mexicanos, seguidos de haitianos, ecuatorianos y cubanos. Entre los grupos más afectados bajo la Administración del presidente, Joe Biden, se encuentran también personas procedentes de Honduras, Guatemala y El Salvador.

En un intento por desalentar los viajes hacia el país, el gobierno de EUA ha mantenido en vigor el Título 42 aprobado por la Administración del expresidente Donald Trump, que agiliza las expulsiones como medida de salud pública ante la pandemia de coronavirus.

El Partido Republicano ha culpado a Biden de «tener la mano blanda» en cuestiones migratorias, mientras que organizaciones de defensa de Derechos Humanos aseguran que el flujo migratorio se debe al aumento de los desastres naturales y el incremento de la violencia y de la pobreza en varios países de Latinoamérica.

Al respecto, la organización Human Rights Watch (HRW) señaló que nuevos documentos e informes del gobierno de Estados Unidos muestran malos tratos, abusos y violaciones de los Derechos Humanos de los solicitantes de asilo que llegan a la frontera estadounidense por parte de agentes desplegados en la zona.

En el informe ‘Te tratan como si no valieses nada’, el Departamento de Seguridad Nacional ha documentado una serie de abusos cometidos por parte de la Patrulla Fronteriza y agentes del CBP en la zona.

«La conducta de los agentes de migración en la frontera es apabullante», ha aseverado Clara Long, directora asociada de HRW. «Estos documentos internos dejan claro que los abusos son un secreto a voces dentro en el Gobierno», añadió.

La frontera terrestre entre Estados Unidos y México se reabrirá el 8 de noviembre, dijo este viernes el canciller Marcelo Ebrard.

Fue el pasado miércoles cuando se informó que Estados Unidos reabriría sus fronteras terrestres con México y Canadá, luego de poco más de 18 meses de permanecer cerradas debido a la pandemia del coronavirus.

El miércoles, el canciller indicó que los gobiernos de México y Estados Unidos se encontraban analizando y definiendo los detalles para la reapertura.

Tal como se adelantaba, los cruces fronterizos solo se permitirán para los ciudadanos que muestren un certificado de vacunación válido.

El titular de la SRE dijo que Estados Unidos aceptará todas las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es decir, de las que se aplican en México solo Sputnik y CanSino no serán aceptadas para ingresar al país.

«La cercanía que tenemos en este momento con Estados Unidos en materias que tienen que ver con millones de personas no se veía desde hacía muchos años», añadió Ebrard.

Recordemos que la reapertura de la frontera, hasta ahora cerrada a viajes no esenciales, había sido una demanda reiterada por el gobierno de nuestro país, por lo que en meses recientes aceleró la vacunación en los 45 municipios fronterizos para facilitar un acuerdo al respecto.

«La nueva política de viaje de Estados Unidos que exige vacunación para los viajeros extranjeros a EE.UU. comenzará el 8 de noviembre. Este anuncio y la fecha se aplican tanto a los viajes internacionales aéreos como los terrestres», señaló un portavoz de la Casa Blanca, Kevin Muñoz, en un mensaje en su cuenta oficial de Twitter.

Estados Unidos y México analizarán y precisarán en los próximos días los detalles para la reapertura de actividades en la frontera, esto luego de que se llegara a un acuerdo entre ambos países para retomar los cruces a partir de los primeros días de noviembre.

Recordemos que las actividades de transito han estado restringidas desde el año pasado en la frontera debido a la pandemia del coronavirus.

Está previsto que sea este miércoles cuando el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, anuncie formalmente que su país levantará las restricciones fronterizas tanto con Canadá y como con México.

Los cruces que se permitirán serán los de los ciudadanos completamente vacunados.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y el canciller Marcelo Ebrard, dijeron esta mañana que habían sido notificados por autoridades de la administración de Joe Biden sobre el tema.

«Me confirmó el secretario Mayorkas ayer por la noche que a partir de los primeros días de noviembre, ellos van a determinar la fecha exacta, la daremos a conocer en cuanto la conozcamos, pero es iniciando noviembre, ya muy cerca, se van a reanudar las actividades», dijo el canciller.

Indicó que se van a permitir los viajes terrestres y aéreos a Estados Unidos para las personas que están vacunadas. «La base de la movilidad global va a ser la vacunación», agregó el funcionario.

El titular de la SRE dijo que Estados Unidos aceptará todas las vacunas aprobadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es decir, de las que se aplican en México, solo Sputnik y CanSino no serán aceptadas para ingresar al país.

«La cercanía que tenemos en este momento con Estados Unidos en materias que tienen que ver con millones de personas no se veía desde hacía muchos años», añadió Ebrard.

Recordemos que la reapertura de la frontera, hasta ahora cerrada a viajes no esenciales, ha sido una demanda reiterada por el gobierno de México, por lo que en meses recientes aceleró la vacunación en los 45 municipios fronterizos para facilitar un acuerdo al respecto.

Ebrard recordó que ambos México y Estados Unidos acordaron crear un grupo de trabajo sobre la frontera durante la visita a México de la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, en junio. Desde entonces han estado «trabajando estrechamente» y compartiendo información.

El secretario de Relaciones Exteriores reveló que hay otras reuniones programadas para estudiar los certificados de vacunación que serán necesarios para el cruce fronterizo.

El gobierno de Estados Unidos extendió este viernes la prohibición de viajes no esenciales en sus fronteras con Canadá y México, medida que busca frenar las cadenas de contagio de COVID-19.

El Departamento de Seguridad Nacional tuiteó este viernes que las restricciones a los viajes no esenciales siguen siendo necesarias para minimizar la diseminación del COVID-19, especialmente la variante Delta del virus.

El departamento extendió la prohibición al menos hasta el 21 de septiembre. Las restricciones de viajes han estado vigentes desde inicios de la pandemia en marzo de 2020 y han sido extendidas repetidamente, pero permitiendo el tráfico comercial y los cruces esenciales.

El gobierno estadounidense dijo que está trabajando con expertos de salud pública y médicos para determinar cómo «reanudar los viajes normales de una forma inocua y sostenible».

La medida se renueva pese a las presiones y voces que se han alzado para pedir al gobierno que retire dicha restricción.

A través de sus representantes políticos, las comunidades fronterizas estadounidenses que dependen de los compradores procedentes de México y Canadá– llamaron al gobierno del presidente Joe Biden a levantar la prohibición.

Por su parte, Canadá comenzó recientemente a permitir el ingreso de estadounidenses vacunados contra el coronavirus.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, informó que enfrentan una cifra «sin precedentes» de migrantes que cruzan la frontera común con nuestro país.

«La situación en la frontera es uno de los retos más difíciles a los que nos enfrentamos. Es complicada, cambiante y afecta a personas vulnerables en un momento de pandemia mundial», dijo el colaborador del presiente Joe Biden.

Así lo aseguró en una rueda de prensa en Brownsville, Texas, donde señaló el aumento de migrantes que se acercan a la frontera para cruzar de forma irregular.

Mayorkas ha precisado que en el mes de julio la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos ha detenido a 212,672 personas, la cifra mensual más alta de detenidos en la frontera en dos décadas. Del total de arrestados, 95,788 han sido expulsados por razones de emergencia sanitaria.

«Estamos encontrando un número sin precedentes de migrantes entre los puertos de entrada de nuestra frontera sur», dijo el secretario de Seguridad.

En la misma línea, ha indicado que hasta un 27% de los migrantes detectados intentando cruzar la frontera han intentado hacerlo con anterioridad, lo que puntualizó, deriva del seguido rechazo a los migrantes por la política del expresidente Donald Trump, lo que ha obligado a estos a repetir la acción.

Por otro lado, Mayorkas ha dicho que casi 19,000 menores no acompañados han sido tenidos por las autoridades fronterizas en julio, un número mayor que el alcanzado en el mes de marzo, cuando se emitió una alarma por la sobrepoblación de las instalaciones fronterizas a las que se traslada a los menores.

Hasta 845,307 individuos únicos han sido localizados en la frontera desde octubre de 2020, en comparación con 796,400 del ejercicio anterior, ha matizado, para apuntar a que hay varias razones para el aumento de los encuentros con migrantes en la frontera sur.

«El empeoramiento de las condiciones, por supuesto, en los países de origen, incluyendo la pobreza, el aumento de la violencia y la corrupción», lamentó el funcionario estadounidense.

Una delegación del gobierno de Joe Biden se reunió este martes con autoridades de nuestro país para discutir las estrategias que permitan a ambos países atender las causas del flujo migratorio y las condiciones para la reapertura de la frontera común, que fue cerrada hace más de 17 meses por la pandemia del coronavirus.

La misión es encabezada por el secretario de Seguridad Interior, Alejandro Mayorkas, y el consejero de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, quienes arribaron este mismo martes a la Ciudad de México para sostener los encuentros con las autoridades de México, en especial con el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Antes del encuentro con López Obrador, el canciller Marcelo Ebrard dijo que la primera sesión de conversaciones, donde estaban presentes funcionarios civiles y militares, fue «cordial y productiva». «La relación bilateral avanza y va muy bien», escribió en su cuenta de Twitter.

Más temprano, Ebrard dijo que los estadounidenses tenían previsto presentarles los planes para atender las causas de fondo del flujo migratorio hacia la frontera sur de Estados Unidos que se ha incrementado de manera significativa durante este año tras la llegada al gobierno de Biden.

La delegación estadounidense incluye también a Juan González, asistente especial de Biden y director principal del Consejo Nacional de Seguridad para el Hemisferio Occidental, y a Ricardo Zúñiga, enviado especial del Departamento de Estado para el llamado Triángulo Norte, que conforman Guatemala, El Salvador y Honduras.

Parte de la agenda prevista fue adelantada por la vicepresidenta Kamala Harris durante una conversación telefónica con López Obrador, quien consideró la plática como «muy buena». Sin ofrecer mayores detalles de lo hablado, AMLO reconoció a Harris asegurando que es «muy sensible, muy respetuosa, muy eficaz».

Recordemos que Harris y Mayorkas visitaron en junio pasado la Ciudad de México para discutir con López Obrador y miembros de su gabinete acciones para atender el masivo flujo de migrantes que se ha convertido en uno de los dolores de cabeza de la administración Biden.

«No es usual que haya un contacto tan frecuente pero es muy positivo, (y) habla de la intensidad y capacidad de diálogo», dijo Ebrard al referirse a las visitas que han hecho representantes de ambos gobiernos a Washington y Ciudad de México en los últimos meses.

Ebrard indicó que durante la visita de la delegación estadounidense también se discutirá la reapertura de la frontera con Estados Unidos para «hacerles ver la conveniencia para que se regularice la situación».

El titular de la SRE expresó que México tiene un «avance muy notable» en la vacunación de la población adulta de los municipios fronterizos, situación que aseguró que garantiza las condiciones para la reapertura que se espera lograr después de agosto.

Y es que Estados Unidos decidió el mes pasado extender hasta el 21 de agosto las restricciones de tránsito terrestre para viajes no esenciales en su frontera sur, ante el aumento de los casos de coronavirus en ambos países y la aparición de la variante Delta, que es mucho más contagiosa que otras.

Se adelantó que comitivas de ambos países se podrían reunir el próximo mes para un «diálogo económico de alto nivel» en el que se discutirá el mejoramiento de la infraestructura y la reactivación del proyecto del Banco de América del Norte.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO)  dijo la reapertura de la frontera terrestre con Estados Unidos para viajes no esenciales, así como la donación de vacunas contra el COVID-19 serán los temas centrales que abordará esta tarde con la vicepresidenta estadounidense, Kamal Harris, con quien sostendrá una llamada telefónica.

El presidente insistió en la necesidad de reabrir la frontera, que ante el estallido de la pandemia del COVID-19 cerró en marzo de 2020; indicó que la medida se busca revertir con la vacunación en los municipios fronterizos.

 «Hoy por la tarde tengo la llamada con la vicepresidenta Kamala Harris, vamos a darle continuidad a la agenda que tenemos en común sobre temas migratorios y, desde luego, el tema de la apertura de la frontera», dijo AMLO. «Necesitamos abrir la frontera y ese es un tema que vamos a tratar el día de hoy», añadió.
López Obrador enfatizó que había que aclarar que la frontera entre ambos países está abierta, aunque no del todo, e insistió en que nunca se ha cerrado por completo.
La llamada con la vicepresidenta estadounidense, quien visitó nuestro país en junio pasado, se tiene programada para las 16:00 horas.
El mandatario dijo que la reapertura total «va a depender mucho de lo de hoy» platique con Harris, aunque reconoció que hay «un repunte de contagios» tanto en México como en Estados Unidos, principalmente en los estados fronterizos, lo que dificulta la apertura.
«Esto es lo único que podría impedir que se abra la frontera, sin embargo, y es lo que voy a plantear, se puede demostrar que no se pone en riesgo a la población, a los trabajadores, a las empresas», pues la vacunación avanza y se ha demostrado que la vacuna protege a la población, dijo AMLO.
AMLO aprovechó para a agradecer el «apoyo» del gobierno de Estados Unidos, quien donó 1.35 millones de vacunas contra la COVID-19 que fueron utilizadas en los municipios fronterizos. Además, reveló que el gobierno del presidente Joe Biden ha hecho un ofrecimiento a México de 3.5 millones de vacunas de Moderna, aunque dicha vacuna no está autorizada en nuestro país por la Cofepris, ya que no se ha entregado la documentación completa.
Ante dicho panorama, señaló que se explora si las vacunas que ofreció EUA podrían ser de otra farmacéutica, como Pfizer.
La conversación de AMLO y Harris, en donde insistirá en la reapertura de la frontera, se da luego de que Canadá reabriera este lunes sus fronteras terrestres a ciudadanos estadounidenses que estén vacunados con esquema completo, y que presenten una prueba negativa de la COVID-19, tras 17 meses con los puestos fronterizos cerrados a todos los viajes considerados no esenciales.

Canadá también anunció que a partir del 7 de septiembre la reapertura se ampliará a viajeros del resto del mundo con el esquema completa de las cuatro vacunas permitidas por el país: AstraZeneca, Moderna, Pfizer y Johnson & Johnson.

Antes de entrar en Canadá, los viajeros estadounidenses deben remitir su información de viaje, incluidos documentos de vacunación y resultados negativos de pruebas de COVID-19, utilizando la aplicación de móvil ArriveCAN. Los viajeros también pueden remitir su información con 72 horas de antelación a través de una página web.

Los viajeros estadounidenses admitidos en el país dejarán de estar obligados a someterse pruebas de COVID-19 en los puntos de entrada al país, como era requerido hasta ahora.

Además, Canadá amplió a partir de hoy de cuatro a nueve el número de aeropuertos en el país en el que pueden aterrizar aviones procedentes de Estados Unidos.

Las fronteras terrestres de Estados Unidos con México y Canadá permanecerán cerradas a los viajes no esenciales hasta el próximo 21 de agosto, informó este miércoles el Departamento de Seguridad Nacional del gobierno de Joe Biden, a horas de que venciera el plazo de las restricciones actuales.

La extensión de 30 días se produjo después de que Canadá anunció el lunes que comenzará a permitir la entrada al país de visitantes estadounidenses completamente vacunados el 9 de agosto para viajes no esenciales

El plazo impuesto para mantener el cierre de la frontera entre México y Estados Unidos a viajes terrestres no esenciales vencía este miércoles 21 de julio, y llamó la atención que hasta esta mañana, no se había anunciado  la ampliación de las restricciones o en su caso, sobre la reapertura.

La última extensión impuesta por las autoridades estadounidenses en junio apuntaban a un mantenimiento de las restricciones hasta las 12:00 de este 21 de julio.

Recordemos que la frontera se cerró por primera vez el 21 de marzo de 2020 como parte de un plan bilateral para prevenir la propagación de la COVID-19 en la zona.

La medida prohíbe actividades no esenciales y sólo permite el cruce hacia territorio estadounidense desde México a ciudadanos o residentes permanentes de Estados Unidos.

Después de una larga espera, que se ha prolongado hasta 16 meses más, las autoridades estadounidenses y los empresarios en las zonas fronterizas han solicitado al gobierno del presidente, Joe Biden, que levante las restricciones para impulsar el comercio.

El gobierno federal informó este jueves que espera concluir la vacunación, al menos con una dosis, de toda la población adulta de los municipios fronterizos con Estados Unidos en un mes, para así facilitar la reapertura de la frontera con Estados Unidos.

«Se prevé concluir este programa en los primeros días de agosto, estamos pensando que en aproximadamente un mes acabaríamos con toda la frontera», explicó la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, al participar en la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Recordemos que el programa de vacunación para todos los mayores de edad en la frontera norte comenzó el pasado 17 de junio y ya se ha completado Baja California, mientras que ahora está en marcha en 12 municipios de Sonora.

La titular de la SSPC anunció que el próximo sábado arrancará la inmunización de ocho municipios de Chihuahua, tercer estado en iniciar con la vacunación, en donde se tiene una población objetivo de 22,000 personas de entre 18 y 39 años, puesto que los mayores de 40 ya están siendo vacunados.

Se detalló que el 12 de julio comenzará la inmunización con la vacuna de Pfizer a todos los mayores de edad de Ciudad Juárez, donde se estima vacunar a 542 mil personas.

La secretaria de Seguridad también explicó que en el estado de Coahuila se vacunará a 143,000 personas de ocho municipios fronterizos a partir del 20 de julio, mismo día en el que se inocularán los 5,000 habitantes de Anáhuac, el único municipio fronterizo de Nuevo León.

La vacunación de las 682,000 personas de los 10 municipios fronterizos de Tamaulipas, el último de los estados que colinda con Estados Unidos, todavía no tiene fecha y dependerá de la «disponibilidad de biológicos». La funcionaria precisó que el avance en la vacunación para personas de 18 a 39 años en los municipios de la frontera norte, es del 51% global.

«Esto es importante porque de esta forma, que se concluya la vacunación en los municipios fronterizos, vamos a estar en mejores condiciones para la reapertura completa de la frontera», expresó el presidente López Obrador.

Y es que la frontera entre Estados Unidos y México está cerrada a las actividades no esenciales desde el 20 de marzo de 2020 debido a la pandemia de COVID-19, lo que ha afectado a la economía de la región.

Y aunque el gobierno federal ha apostado a vacunar a la población que reside en los municipios fronterizos para lograr reabrir la frontera, la cancillería ha informado que las conversaciones con Estados Unidos «continúan», por lo que no es un hecho que esto se logre al concluir la vacunación.

Sobre los dichos del presidente sobre que se aplicarán las vacunas de J&J y Pfizer en los municipios fronterizos, debido a que esas son las vacunas que reconoce el gobierno de Estados Unidos, la SRE aclaró que ni el ingreso de viajeros ni la eventual reapertura de la frontera «están condicionados al uso de tipos específicos de vacuna».

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump visitará este miércoles la frontera con México, en un intento por volver a atraer la atención mediática, aprovechando las críticas de los republicanos contra el gobierno de Joe Biden por el aumento en la detención de inmigrantes que intentan entrar al país.

El viaje junto al gobernador de Texas, Greg Abbott, a una sección inacabada del muro fronterizo cerca de Weslaco, en el extremo sur de Texas, es la segunda aparición pública esta semana de Trump, quien fue derrotado por Biden en las elecciones de noviembre.

Trump se burló de Biden en un mitin realizado el sábado en Ohio, su primer evento de este tipo desde que dejó La Casa Blanca. Lo acusó de haber «desmantelado las defensas fronterizas de Estados Unidos e incitado a una avalancha de inmigrantes ilegales como este país nunca ha visto».

Desde que asumió el cargo hace cinco meses, Biden ha revertido muchas de las políticas restrictivas de Trump y ha prometido un sistema más humano. Detuvo la construcción del emblemático muro de Trump y cerró un programa que obligó a decenas de miles de migrantes a esperar en México a la espera de la resolución de sus casos de asilo en Estados Unidos.

En lo que va de la administración Biden, los arrestos en la frontera han aumentado a los niveles mensuales más altos en dos décadas, incremento que los republicanos atribuyen a políticas más relajadas.

Aunque los republicanos han señalado que la inmigración será un punto focal de su campaña para retomar el control del Congreso el próximo año, un sondeo de Reuters/Ipsos sugiere que sus ataques están teniendo poco efecto.

La vicepresidenta Kamala Harris, a quien Biden encomendó abordar las causas fundamentales de la migración a Estados Unidos desde Centroamérica, visitó la semana pasada al frontera entre Estados Unidos y México cerca de El Paso, Texas. Muchos republicanos, incluidos Trump y Abbott, criticaron a Harris por no ir antes.

Abbott sostuvo en un comunicado que Harris estaba ignorando las «áreas problemáticas reales» a lo largo de la frontera y auguró que «fracasaría en su misión si se niega a hablar con los residentes del sector de Del Rio cuyas casas y ranchos están siendo invadidos por pandillas y contrabandistas».

El gobierno federal informó esta mañana que Baja California se convirtió en la primera entidad del país en tener vacunada contra la COVID-19 a toda su población mayor de 18 años.

«Es la primera entidad donde se vacuna a mayores de 18 años en su totalidad», señaló la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, al intervenir en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Detalló que en ocho días se vacunaron con el biológico de Janssen, de Johnson & Johnson, a casi 1.25 millones de bajacalifornianos, lo que representa el 92.4% de las dosis asignadas para dicho estado. Recordemos que esta vacuna es de una sola dosis.

«Misión cumplida», indicó la funcionaria ante el presidente.

Rodríguez dijo que el estado se quedará con 10,000 dosis de las vacunas donadas por el gobierno de Estados Unidos para atender algún rezago que pudiera existir, y precisó que hoy mismo se trasladarán alrededor de 85,000 vacunas a Sonora, en especial al municipio de San Luis Río Colorado, donde comenzará la vacunación en los próximos días.

Recordemos que el gobierno federal inició la vacunación en Baja California el pasado 17 de junio, con la intención de contribuir a la reapertura de la frontera con Estados Unidos, que cerró viajes no esenciales hace 15 meses por la pandemia de COVID-19.

Baja California se convirtió en el primer estado en México en ofrecer la vacunación universal al abrir la inmunización a cualquier persona mayor de 18 años; incluyó a Tijuana, la ciudad más grande de la frontera y el municipio más poblado del país, con más de 1.9 millones de habitantes.

Las autoridades habilitaron 16 puntos de vacunación en los 6 municipios del estado, donde la meta inicial de la Secretaría de Salud era aplicar las 1.35 millones del dosis en 10 días.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, ofreció las vacunas de Janssen a López Obrador, quien prometió adquirir más dosis para un programa especial que convenza a Estados Unidos de reabrir la frontera común a viajes no esenciales.

Luego de que el jueves la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizara la aplicación de la vacuna Pfizer-BioNTech contra el coronavirus en mayores de 12 años, el presidente señaló que aún no hay fecha establecida para inocular a esta población.

«No queremos anunciar nada si no cumplimos con el compromiso de que en octubre estén vacunados todos los mexicanos que lo deseen, mayores de 18 años, y luego vemos», aseveró.

Indicó que lo primero es terminar con el plan de que en octubre próximo estén inmunizados al menos con una dosis los mayores de 18 años y reiteró que ha ido cumpliendo sus compromisos.

«Dijimos que íbamos a tener vacunados a mayores de 60 años a finales de mayo aún con 1 dosis y cumplimos y ahora vamos a tener vacunados a todos mayores de 18 años en octubre y vamos a cumplir», remató.