Tag

Frontera

Browsing

Las fronteras terrestres de Estados Unidos con México y Canadá permanecerán cerradas a los viajes no esenciales hasta el próximo 21 de agosto, informó este miércoles el Departamento de Seguridad Nacional del gobierno de Joe Biden, a horas de que venciera el plazo de las restricciones actuales.

La extensión de 30 días se produjo después de que Canadá anunció el lunes que comenzará a permitir la entrada al país de visitantes estadounidenses completamente vacunados el 9 de agosto para viajes no esenciales

El plazo impuesto para mantener el cierre de la frontera entre México y Estados Unidos a viajes terrestres no esenciales vencía este miércoles 21 de julio, y llamó la atención que hasta esta mañana, no se había anunciado  la ampliación de las restricciones o en su caso, sobre la reapertura.

La última extensión impuesta por las autoridades estadounidenses en junio apuntaban a un mantenimiento de las restricciones hasta las 12:00 de este 21 de julio.

Recordemos que la frontera se cerró por primera vez el 21 de marzo de 2020 como parte de un plan bilateral para prevenir la propagación de la COVID-19 en la zona.

La medida prohíbe actividades no esenciales y sólo permite el cruce hacia territorio estadounidense desde México a ciudadanos o residentes permanentes de Estados Unidos.

Después de una larga espera, que se ha prolongado hasta 16 meses más, las autoridades estadounidenses y los empresarios en las zonas fronterizas han solicitado al gobierno del presidente, Joe Biden, que levante las restricciones para impulsar el comercio.

El gobierno federal informó este jueves que espera concluir la vacunación, al menos con una dosis, de toda la población adulta de los municipios fronterizos con Estados Unidos en un mes, para así facilitar la reapertura de la frontera con Estados Unidos.

«Se prevé concluir este programa en los primeros días de agosto, estamos pensando que en aproximadamente un mes acabaríamos con toda la frontera», explicó la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, al participar en la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Recordemos que el programa de vacunación para todos los mayores de edad en la frontera norte comenzó el pasado 17 de junio y ya se ha completado Baja California, mientras que ahora está en marcha en 12 municipios de Sonora.

La titular de la SSPC anunció que el próximo sábado arrancará la inmunización de ocho municipios de Chihuahua, tercer estado en iniciar con la vacunación, en donde se tiene una población objetivo de 22,000 personas de entre 18 y 39 años, puesto que los mayores de 40 ya están siendo vacunados.

Se detalló que el 12 de julio comenzará la inmunización con la vacuna de Pfizer a todos los mayores de edad de Ciudad Juárez, donde se estima vacunar a 542 mil personas.

La secretaria de Seguridad también explicó que en el estado de Coahuila se vacunará a 143,000 personas de ocho municipios fronterizos a partir del 20 de julio, mismo día en el que se inocularán los 5,000 habitantes de Anáhuac, el único municipio fronterizo de Nuevo León.

La vacunación de las 682,000 personas de los 10 municipios fronterizos de Tamaulipas, el último de los estados que colinda con Estados Unidos, todavía no tiene fecha y dependerá de la «disponibilidad de biológicos». La funcionaria precisó que el avance en la vacunación para personas de 18 a 39 años en los municipios de la frontera norte, es del 51% global.

«Esto es importante porque de esta forma, que se concluya la vacunación en los municipios fronterizos, vamos a estar en mejores condiciones para la reapertura completa de la frontera», expresó el presidente López Obrador.

Y es que la frontera entre Estados Unidos y México está cerrada a las actividades no esenciales desde el 20 de marzo de 2020 debido a la pandemia de COVID-19, lo que ha afectado a la economía de la región.

Y aunque el gobierno federal ha apostado a vacunar a la población que reside en los municipios fronterizos para lograr reabrir la frontera, la cancillería ha informado que las conversaciones con Estados Unidos «continúan», por lo que no es un hecho que esto se logre al concluir la vacunación.

Sobre los dichos del presidente sobre que se aplicarán las vacunas de J&J y Pfizer en los municipios fronterizos, debido a que esas son las vacunas que reconoce el gobierno de Estados Unidos, la SRE aclaró que ni el ingreso de viajeros ni la eventual reapertura de la frontera «están condicionados al uso de tipos específicos de vacuna».

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump visitará este miércoles la frontera con México, en un intento por volver a atraer la atención mediática, aprovechando las críticas de los republicanos contra el gobierno de Joe Biden por el aumento en la detención de inmigrantes que intentan entrar al país.

El viaje junto al gobernador de Texas, Greg Abbott, a una sección inacabada del muro fronterizo cerca de Weslaco, en el extremo sur de Texas, es la segunda aparición pública esta semana de Trump, quien fue derrotado por Biden en las elecciones de noviembre.

Trump se burló de Biden en un mitin realizado el sábado en Ohio, su primer evento de este tipo desde que dejó La Casa Blanca. Lo acusó de haber «desmantelado las defensas fronterizas de Estados Unidos e incitado a una avalancha de inmigrantes ilegales como este país nunca ha visto».

Desde que asumió el cargo hace cinco meses, Biden ha revertido muchas de las políticas restrictivas de Trump y ha prometido un sistema más humano. Detuvo la construcción del emblemático muro de Trump y cerró un programa que obligó a decenas de miles de migrantes a esperar en México a la espera de la resolución de sus casos de asilo en Estados Unidos.

En lo que va de la administración Biden, los arrestos en la frontera han aumentado a los niveles mensuales más altos en dos décadas, incremento que los republicanos atribuyen a políticas más relajadas.

Aunque los republicanos han señalado que la inmigración será un punto focal de su campaña para retomar el control del Congreso el próximo año, un sondeo de Reuters/Ipsos sugiere que sus ataques están teniendo poco efecto.

La vicepresidenta Kamala Harris, a quien Biden encomendó abordar las causas fundamentales de la migración a Estados Unidos desde Centroamérica, visitó la semana pasada al frontera entre Estados Unidos y México cerca de El Paso, Texas. Muchos republicanos, incluidos Trump y Abbott, criticaron a Harris por no ir antes.

Abbott sostuvo en un comunicado que Harris estaba ignorando las «áreas problemáticas reales» a lo largo de la frontera y auguró que «fracasaría en su misión si se niega a hablar con los residentes del sector de Del Rio cuyas casas y ranchos están siendo invadidos por pandillas y contrabandistas».

El gobierno federal informó esta mañana que Baja California se convirtió en la primera entidad del país en tener vacunada contra la COVID-19 a toda su población mayor de 18 años.

«Es la primera entidad donde se vacuna a mayores de 18 años en su totalidad», señaló la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, al intervenir en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Detalló que en ocho días se vacunaron con el biológico de Janssen, de Johnson & Johnson, a casi 1.25 millones de bajacalifornianos, lo que representa el 92.4% de las dosis asignadas para dicho estado. Recordemos que esta vacuna es de una sola dosis.

«Misión cumplida», indicó la funcionaria ante el presidente.

Rodríguez dijo que el estado se quedará con 10,000 dosis de las vacunas donadas por el gobierno de Estados Unidos para atender algún rezago que pudiera existir, y precisó que hoy mismo se trasladarán alrededor de 85,000 vacunas a Sonora, en especial al municipio de San Luis Río Colorado, donde comenzará la vacunación en los próximos días.

Recordemos que el gobierno federal inició la vacunación en Baja California el pasado 17 de junio, con la intención de contribuir a la reapertura de la frontera con Estados Unidos, que cerró viajes no esenciales hace 15 meses por la pandemia de COVID-19.

Baja California se convirtió en el primer estado en México en ofrecer la vacunación universal al abrir la inmunización a cualquier persona mayor de 18 años; incluyó a Tijuana, la ciudad más grande de la frontera y el municipio más poblado del país, con más de 1.9 millones de habitantes.

Las autoridades habilitaron 16 puntos de vacunación en los 6 municipios del estado, donde la meta inicial de la Secretaría de Salud era aplicar las 1.35 millones del dosis en 10 días.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, ofreció las vacunas de Janssen a López Obrador, quien prometió adquirir más dosis para un programa especial que convenza a Estados Unidos de reabrir la frontera común a viajes no esenciales.

Luego de que el jueves la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) autorizara la aplicación de la vacuna Pfizer-BioNTech contra el coronavirus en mayores de 12 años, el presidente señaló que aún no hay fecha establecida para inocular a esta población.

«No queremos anunciar nada si no cumplimos con el compromiso de que en octubre estén vacunados todos los mexicanos que lo deseen, mayores de 18 años, y luego vemos», aseveró.

Indicó que lo primero es terminar con el plan de que en octubre próximo estén inmunizados al menos con una dosis los mayores de 18 años y reiteró que ha ido cumpliendo sus compromisos.

«Dijimos que íbamos a tener vacunados a mayores de 60 años a finales de mayo aún con 1 dosis y cumplimos y ahora vamos a tener vacunados a todos mayores de 18 años en octubre y vamos a cumplir», remató.

La vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, llegó este viernes a la ciudad de El Paso, Texas, en la frontera con México, para evaluar los efectos de la migración irregular procedente mayoritariamente de Honduras, El Salvador y Guatemala.

En su primera visita a la zona fronteriza como vicepresidenta, Harris se desplazó a un centro de detención de inmigrantes de la Patrulla Fronteriza, donde tiene previsto conocer a algunos de los indocumentados que se encuentran allí, previo a sus reuniones con activistas, abogados y varias ONG’s.

«Estoy contenta de estar aquí. Siempre fue mi plan venir aquí, y creo que vamos a tener un día bueno y productivo», dijo Harris en declaraciones a la prensa en la entrada del centro.

Cuestionado por qué le parecía importante visitar ahora la frontera, la vicepresidenta recordó que ya había estado en la zona limítrofe «muchas veces», en el tramo correspondiente a California, el estado al que representó en el Senado durante cuatro años.

Afirmó que su visita de hace dos semanas a México y Guatemala estuvo centrada en «hacer frente a las causas» que generan la migración irregular, mientras que ahora su viaje a la frontera tiene como objetivo «observar los efectos de lo que hemos visto que ocurre en Centroamérica».

«La realidad es que tenemos que lidiar con las causas y tenemos que lidiar con los efectos», puntualizó la demócrata.

Las instalaciones que visitó Harris, conocidas como Central Processing Center (CPC), cuentan con más de 9,000 metros cuadrados en los que se detiene a aquellos inmigrantes que acaban de cruzar irregularmente la frontera, antes de trasladarlos a otros centros.

Al finalizar el viaje, la vicepresidenta comparecerá ante la prensa junto al secretario de Seguridad Nacional estadounidense, Alejandro Mayorkas, así como el senador Dick Durbin y la legisladora Veronica Escobar, dos de los demócratas más activos en el Congreso en temas de migración.

La visita de Harris a la frontera llega tras haber recibido numerosas críticas de la oposición republicana por no haberse desplazado a la zona limítrofe previamente, y días antes de que el expresidente Donald Trump viaje también a la frontera acompañado del gobernador de Texas, Greg Abbott.

La vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, visitará este viernes El Paso, Texas, en la frontera con nuestro país, después de recibir numerosas críticas de la oposición republicana por no haberse desplazado a la zona limítrofe en lo que va del nuevo gobierno.

Harris viajará a El Paso junto al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, informó este miércoles el diario Politico; información que fue reforzada más tarde las cadenas televisivas como CNN, CBS y NBC News.

Ante la información que comenzó a circular en medios, Symone Sanders, portavoz de Harris, confirmó que «la vicepresidenta Harris viajará el viernes 25 de junio a El Paso, en Texas».

Será la primera visita de Harris a la frontera sur de Estados Unidos desde que asumió su cargo en enero pasado, y llegará dos semanas después del viaje que realizó por México y Guatemala, donde abordó con los líderes de ambos países las causas que generan la migración irregular hacia su país.

Harris aceptó en marzo pasado la misión de negociar con los líderes del Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y el Salvador) y tratar de hacer frente a los problemas que han generado récords en la llegada de inmigrantes indocumentados a la frontera estadounidense en los primeros meses de la presidencia de Joe Biden.

Aunque su cometido es principalmente diplomático, la oposición republicana lleva meses reprochándole que no haya visitado la frontera con México, y finalmente Harris prometió que iría a la frontera, a pesar de insistir en que su trabajo se centra en las causas de la migración, no en las consecuencias. Durante su estancia en nuestro país, Harris prometió que visitaría la frontera.

Su visita a El Paso se producirá pocos días antes de que el expresidente Donald Trump viaje también a la frontera con México acompañado del gobernador de Texas, Greg Abbott, y de legisladores republicanos.

Trump no tardó en reaccionar a la noticia de la visita de Harris, al opinar en un comunicado que la vicepresidenta «nunca habría ido» a la frontera si no fuera porque él también tenía planes de ir.

El gobierno federal informó esta mañana sobre el inicio de la vacunación de toda la población mayor de 18 años en Baja California, donde se utilizará el cargamento de 1.3 millones de vacunas de vacunas de Janssen (J&J) que envió el gobierno de Estados Unidos.

En un inicio, las autoridades habían informado que las vacunas se utilizarían para inmunizar a la población de todos los municipios fronterizos del norte del país, 39 en total, para lograr reabrir la frontera con Estados Unidos, pero finalmente se destinarán únicamente a Baja California.

«Baja California, por instrucción del presidente, es la primera entidad que tendrá la vacunación universal a partir de los 18 años en adelante», informó la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez, al intervenir en al conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

La funcionaria indicó que se inmunizará a toda la población mayor de 18 años en los seis municipios del estado, Tijuana, Mexicali, Tecate, Rosarito, San Quintín y Ensenada, y no solo en los que colindan con la frontera, a diferencia de lo que se había informado en un inicio.

Explicó que la meta es aplicar los 1.3 millones de vacunas de Janssen, que son de una sola dosis, en 10 días, aunque dijo puede concluir antes o después, en los 16 centros de vacunación y con un promedio de unas 140,000 dosis al día.

Recordemos que el pasado martes, aterrizó en México el cargamento de vacunas de Janssen que la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, había prometido a López Obrador. Al respecto, el gobierno anunció entonces que esas vacunas servirían para inmunizar a los 39 municipios fronterizos de los seis estados del norte para poder reabrir cuanto antes la frontera con Estados Unidos, parcialmente cerrada desde marzo de 2020 por la pandemia de COVID-19.

López Obrador explicó esta mañana que una vez que concluya la vacunación en Baja California, seguirá la inmunización en Sonora, Chihuahua, Coahuila y Nuevo León.

El gobierno federal anunció esta semana que está negociando con Estados Unidos un nuevo envío de vacunas Janssen, que serviría para continuar la vacunación en la frontera.

El canciller Marcelo Ebrard destacó este martes las «coincidencias» y la «buena reunión» que sostuvo con Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, que está de visita en el país.

«Buena reunión a partir de coincidencias en economía, frontera, migración y seguridad», manifestó Ebrard en sus redes sociales sin dar mayores detalles de la reunión.

El titular del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Washington llegó a nuestro país la tarde de ayer para una visita de dos días, donde se esperaba que abordara con autoridades de México temas como la reapertura de la frontera común, cerrada a viajes no esenciales desde el 21 marzo de 2020 por la pandemia.

Ebrard aseveró que «le compartió a Mayorkas el objetivo de acelerar vacunación en la frontera norte para alcanzar la normalidad lo más pronto posible (…) El secretario señaló que facilitar comercio, turismo y viajes es su prioridad. Coincidimos», aseguró el titular de la SRE.

La visita de Mayorkas, quien nació en La Habana, Cuba, también cobra relevancia por ser el primer viaje al extranjero que realiza al frente del DHS.

«El secretario Mayorkas continúa su primer viaje internacional como titular del DHS. Se reúne con funcionarios clave, socios del sector privado y grupos de interés para reafirmar nuestros intereses nacionales compartidos con México», informó la dependencia este martes.

Ebrard Casaubón expuso que en el encuentro también participaron la secretaria de Seguridad de México, Rosa Icela Rodríguez, además de representantes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Secretaría de Marina (Semar), la Guardia Nacional y el Instituto Nacional de Migración (INM).

La visita de Mayorkas coincide con la llegada de 1.35 millones de vacunas Johnson & Johnson, de una sola dosis, enviadas por Estados Unidos, y que se utilizarán para inmunizar a la población de 18 a 39 años de los 39 municipios en la frontera norte.

La estancia de Mayorkas en nuestro país también se produce en medio de un flujo migratorio récord en la frontera entre México y Estados Unidos, que detuvo a cerca de 180,000 indocumentados en mayo pasado.

Apenas hace una semana, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, estuvo en la Ciudad de México donde anunció un paquete de asistencia para generar 250 millones de dólares en inversiones en el sur-sureste de México.

México recibió este martes 1.35 millones de dosis de la vacuna Janssen, del laboratorio Johnson & Johnson, enviadas por el gobierno de Estados Unidos, y que servirán para inmunizar a la población de los municipios fronterizos en el norte del país, con el fin de acelerar la reapertura de la frontera.

El cargamento llegó cerca de las 7:00 hora local al aeropuerto de la ciudad de Toluca, Estado de México, donde fue recibido por el director general para América del Norte, Roberto Velasco, y el encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en México, John S. Creamer.

«Agradecerle al presidente Biden y a la vicepresidenta Kamala Harris por esta donación, este gesto solidario», expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) quien se enlazó desde Palacio Nacional para atestiguar la llegada de las vacunas.

López Obrador recordó que las vacunas de Janssen, que son de una sola dosis, servirán para vacunar a las personas de entre 18 y 39 años en los 39 municipios mexicanos de la frontera con Estados Unidos. El mandatario aseguró que con el 1.35 millones de dosis no alcanza para vacunar a toda esta población, por lo que están haciendo otra solicitud para que «envíen otra cantidad igual».

«Es un gran placer estar con ustedes para la llegada de estas vacunas tan importantes para México y Estados Unidos, es una muestra de la solidaridad y la gran relación que tenemos entre nuestros países y nuestros pueblos», expresó a su vez el representante de la Embajada.

El envío de estas dosis fue una promesa que hizo la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, a López Obrador, en una llamada el pasado 3 de junio, previo a su reunión la semana pasada en Palacio Nacional.

Las ciudades más grandes que recibirán estas vacunas son Tijuana, Ciudad Juárez, Mexicali y Reynosa. Precisamente, ayer llegó a nuestro país el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, quien este martes se reunirá con las autoridades mexicanas para analizar la reapertura de la frontera.

Marcelo Ebrard enfatizó que explicará a Mayorkas el impacto que ha tenido el cierre de la frontera, además de que reiterará el compromiso de México de «hacer un esfuerzo extraordinario de vacunación». Planteó dos posibilidades de acuerdo, que se relajen las restricciones por ciudades según el avance de inmunización en cada urbe o que se levanten para toda la región al llegar a un porcentaje medio de vacunación.

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, visitará nuestro país la próxima semana, para analizar junto a las autoridades mexicanas la posible reapertura de la frontera común, cerrada desde hace más de un año por la contingencia sanitaria de la pandemia del COVID-19.

«El señor Mayorkas viene el 14 y va a estar con nosotros el día 15 de junio y uno de los temas principales va a ser este, que ha sido la insistencia de México durante todo este tiempo», reveló el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

Indicó que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) abordó el tema de la  reapertura de la frontera durante la reunión que tuvo ayer en Palacio Nacional con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, ya que «es una de las principales preocupaciones de México», pues el cierre de los viajes terrestres no esenciales desde marzo de 2020 ha dejado «un impacto» económico muy grande.

Según el canciller, Harris se comprometió a crear un «grupo de trabajo» con México para analizar la reapertura de la frontera, y ayer mismo La Casa Blanca presentó a los integrantes que representarán a Estados Unidos en dicho grupo.

Por su parte, el presidente López Obrador explicó a Harris el plan del gobierno que consiste en vacunar rápidamente a todos los mayores de 18 años en los 39 municipios mexicanos fronterizos. Para la vacunación se utilizará el millón de vacunas de Janssen (J&J) que el propia gobierno de Estados Unidos anunció que compartirá con México.

Marcelo Ebrard estimó que las dosis «van a estar llegando a México el fin de semana».

El canciller Marcelo Ebrard informó este viernes que el gobierno federal buscará acordar con Estados Unidos la reapertura total de la frontera común una vez aplique en la zona las vacunas contra el COVID-19 que el gobierno de Joe Biden enviará a nuestro país.

El presidente estadounidense informó ayer que su país compartiría unos 25 millones de biológicos contra el coronavirus a nivel mundial, de los cuales seis millones irían a Canadá, Corea, India y México. En el caso de nuestro país, será un millón de vacunas las que recibirá.

Al intervenir en la conferencia del presidente López Obrador, Ebrard Casaubón explicó que esas vacunas se dedicarán a inmunizar a la población de entre 18 y 40 años de los municipios de la frontera norte.

«El objetivo es que a fines de junio tengamos cubierta esta población y podamos entonces acordar con Estados Unidos que se reabran las actividades o casi todas las actividades entre México y Estados Unidos», detalló el titular de la SRE.

Recordemos que a raíz de la pandemia, México y Estados Unidos prohibieron el tránsito terrestre para actividades no esenciales en la frontera que comparten.

Y es que esta mañana se indicó que las vacunas de Janssen, filial de Johnson & Johnson, se unirán a 1.9 millones e vacunas adquiridas por cuenta propia, para destinarlas a los 39 municipios fronterizos.

“(El objetivo es) que la vacunación en México avance a grados o a proporciones similares a las que hay en los Estados Unidos, por lo tanto se agilice o acelere la reapertura de las actividades en la frontera entre México y Estados Unidos», añadió Ebrard.

Aunque el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, había dicho la noche de ayer que las dosis irían a zonas con repunte de casos de COVID-19, así como sitios turísticos como Quintana Roo, el canciller aclaró este viernes que la meta es la frontera norte.

«Pensamos que con esto habría ya todas las condiciones sanitarias para que Estados Unidos pueda acceder a que se reanuden las actividades, sino todas la gran mayoría, y entonces no se mantenga la afectación económica, comercial y personal que ha habido en la zona fronteriza», argumentó Ebrard.

Más de 10,000 personas que esperaban en México por asilo en Estados Unidos han logrado entrar y continuar su proceso en territorio estadounidense, reveló este miércoles el director interino de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Troy Miller.

Al 6 de mayo de 2021, «más de 10,000 de estas personas han sido procesadas en Estados Unidos», señaló Miller en un testimonio escrito que presentó al subcomité de Asignaciones de Seguridad Nacional de la Cámara Baja.

Miller se refirió a los casos de solicitantes de asilo tramitados bajo el programa Protocolos de Protección al Migrante (MPP), que la Administración del expresidente Donald Trump puso en marcha en enero de 2019 y que obligó a estas personas a aguardar en nuestro país hasta que se resolvieran sus expedientes migratorios.

El funcionario recordó que este programa fue suspendido el 21 de enero pasado, un día después de que el presidente Joe Biden asumiera el poder, como parte del compromiso de esta Administración de garantizar un sistema de inmigración «seguro, ordenado y humano».

Bajo los MPP, el gobierno de Trump envió a más de 60,000 indocumentados que cruzaron la frontera sur de Estados Unidos a México. La Administración de Biden puso como meta inicial permitir la entrada de unos 25,000 inmigrantes con casos activos bajo el MPP.

Durante su comparecencia, que transcurrió de forma virtual, Miller se refirió además al reciente aumento en las cifras de detenciones en la frontera con México, con 178,120 personas indocumentadas interceptadas en abril pasado, lo que dijo representó un incremento del 3% respecto a marzo.

De ese total, apuntó que más del 62% de los detenidos fueron expulsados bajo el Título 42, una norma establecida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) que permite las expulsiones expeditas de inmigrantes indocumentados como parte de la estrategia de Estados Unidos para evitar la expansión de la pandemia.

Consultado sobre la posibilidad de que esa norma sea levantada, Miller admitió que se están preparando para la «eventualidad» de que se ponga fin a esa política del gobierno de Trump, pero no reveló una fecha.

En su testimonio, Miller anticipó que para finales de mayo esperan aumentar a alrededor de 424 el número de agentes desplegados en la frontera con México, y contar con otros 370 funcionarios en las oficinas locales de la CBP para apoyar con el procesamiento de inmigrantes en las instalaciones temporales que han sido habilitadas.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) informó este martes sobre la decisión del gobierno de Estados Unidos de prolongar, al menos hasta el 21 de junio, las restricciones a los viajes no esenciales que se hagan a través de la frontera terrestre, debido a la situación sanitaria por la pandemia del coronavirus.

«Ellos tomaron la decisión de prolongar todavía las restricciones, porque no han terminado la vacunación en toda la zona, hay ciudades que ya terminaron, pero hay otras que no; entonces, su criterio es no abrir o no quitar esas restricciones hasta que terminen la vacunación, en todo caso ya están cerca de lograrlo», indicó el canciller Marcelo Ebrard.

El funcionario explicó que por parte de México, cuando la región está en la ‘fase verde’ del semáforo epidemiológico, «ya no hay motivos para poner restricciones, salvo que haya algún indicador de que la ciudad del otro país tenga problemas».

En ese sentido señaló que las ciudades estadounidenses que hacen frontera con nuestro país no tienen ese problema, por lo que espera «regularizar la situación» a partir del 22 de junio, debido a la «severidad» en «el impacto económico» que tiene una decisión como la que ha tomado Washington.

«México y Estados Unidos están en conversaciones para flexibilizar a partir del 22 de junio las restricciones a cruces fronterizos a partir de los índices de propagación del COVID-19 y el número de vacunas aplicadas en ambos lados de la frontera», señaló la Secretaría a través de sus redes sociales.

En tanto informó que las restricciones a cruces terrestres no esenciales por la frontera sur de nuestro país se mantendrán vigentes de igual forma hasta las 23:59 horas del 21 de junio de 2021.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) expresó su confianza en que México reciba más vacunas por parte de Estados Unidos, luego de que el presidente Joe Biden anunciara la donación de un total de 80 millones de dosis contra el COVID-19.

«Yo estoy seguro que México va a recibir, como ya lo hicieron y se los agradecemos mucho. Vamos a volver a contar con apoyo en vacunas de Estados Unidos», dijo López Obrador en la mañanera de este martes.

Y es que Estados Unidos anunció ayer una nueva donación de vacunas contra el COVID-19 que lo colocan al frente del reparto mundial, con un total de 80 millones de dosis. Serán así los 60 millones ya prometidos de la vacuna de AstraZeneca, que EUA no utiliza, junto con otros 20 millones de las marcas que sí tiene aprobadas y que ha administrado: Pfizer, Moderna y Janssen.

López Obrador defendió el «adecuado» argumento de Biden, que dijo que no hay país seguro si el resto de naciones no lo está.

Recordemos que México ya recibió 2.72 millones de vacunas de AstraZeneca por parte de Estados Unidos, en calidad de préstamo, a finales de marzo pasado.

Al respecto, el canciller Marcelo Ebrard celebró la decisión de Estados Unidos de compartir más vacunas, aunque dijo que todavía se desconoce con exactitud el mecanismo ni cómo participarán los países.

Sobre la reapertura de la frontera entre México y Estados Unidos, Ebrard dijo que se tienen conversaciones con el Departamento de Seguridad Interna (DHS) y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). Dijo que del lado estadounidense se tomó la decisión de no abrir todavía porque «no han terminado la vacunación en toda la zona».

El canciller dijo que se está «en camino» para lograr regular la situación y consideró que el impacto económico es severo por lo que pronto debería solucionarse el tema. Ebrard no dio fecha exacta, aunque dijo que les gustaría que fuera para el verano.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó este jueves que «es muy probable» que aborde la reapertura de la frontera con Estados Unidos en la reunión virtual que tendrá mañana viernes con la vicepresidenta de ese país, Kamala Harris.

«El tema de mañana va a ser el migratorio básicamente, eso es lo que está en la agenda, pero seguramente vamos a poder conversar sobre otros asuntos de interés para las dos naciones», respondió AMLO al ser cuestionado sobre el tema.

López Obrador y Harris, a quien el presidente Joe Biden encargó el tema de la migración regional, hablarán este viernes en un encuentro digital, para luego, en junio próximo, hacerlo de forma presencial.

AMLO manifestó su interés de abordar la reapertura de la frontera común, que está cerrada desde el 21 de marzo de 2020 para viajes no esenciales, es decir, recreativos o turísticos, debido a la pandemia de COVID-19.

«Necesitamos ya normalizar la relación en la frontera, ellos así lo están considerando y lo mismo nosotros, entonces es muy probable de que esto se logre pronto, ellos ya han avanzado bastante en la vacunación”, comentó el presidente.

Mientras México acumula más de 2,35 millones de casos de covid-19 y 218.000 muertes, la cuarta cifra más alta del mundo, Estados Unidos suma 32.5 millones de contagios y casi 580,000 decesos, el mayor número del mundo.

Sin embargo, se ha señalado que mientras Estados Unidos ha aplicado al menos una dosis a casi 45% de su población, en nuestro país solo ha inmunizado a cerca del 10%.

Al respecto reconoció que Estados Unidos ha avanzado bastante en la vacunación, y ha logrado disminuir el numero de contagios y  de muertos.

“Sobre todo se han afectado comercios del lado estadounidense, más que de lado nuestro, por eso es un interés mutuo el que se abra completamente la frontera”, añadió López Obrador. El mandatario aseveró que «hay condiciones inmejorables en la relación con Estados Unidos».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó este viernes que «pronto» se dará la reapertura de la frontera terrestre entre México y Estados Unidos, cerrada desde el comienzo de la pandemia para la mayoría de actividades.

El mandatario fue cuestionado sobre la reciente alerta de viajes emitida por Estados Unidos que advertía de no viajar a México por la delincuencia existente en alguna regiones, así como por la situación de la pandemia en nuestro país.

«Hay muy buen ambiente en las relaciones con Estados Unidos», respondió López Obrador, quien reiteró que la próxima semana hablará con la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, sobre el fenómeno migratorio.

Fue en ese punto donde adelantó que la «apertura de las fronteras se va a dar pronto, completa». Dijo que del lado estadounidense hay también la demanda de que se normalicen ya las relaciones y los intercambios completos. «No vemos que se prolongue mucho. Vamos a llegar pronto a un acuerdo».

Recordemos que el 21 de marzo de 2020, México y Estados Unidos acordaron cerrar su frontera para viajes no esenciales, es decir, aquellos con fines recreativos o turísticos. El pasado 18 de marzo, coincidiendo con una nueva ola migratoria, México anunció que restringiría su tránsito terrestre también en su frontera sur, alegando que se debía frenar la propagación del coronavirus.

El pasado 20 de abril, el gobierno del presidente Joe Biden extendió una vez más, hasta el 21 de mayo, las restricciones de los viajes no esenciales por las fronteras con México y Canadá, como parte de las medidas para contener la pandemia de la covid-19.

En el marco de lo expuesto por el presidente López Obrador, se informó que el número de menores no acompañados detenidos por el servicio de Aduanas y Fronteras de Estados Unidos en la frontera con México ha descendido casi un 84% desde el mes anterior, además de que ha descendido el tiempo de detención de los menores.

De acuerdo con estimaciones de La Casa Blanca compartidas con la cadena CNN, actualmente hay 954 menores bajo
custodia respecto a los 5,767 que se registraron en marzo pasado y el tiempo medio de retención es de 28 horas frente a los aproximadamente cinco días del mes anterior.

En marzo, la Patrulla Fronteriza detuvo a 18,663 menores no acompañados en la frontera entre Estados Unidos y México, según los datos de la agencia; unas cifras sin precedentes en las dos últimas administraciones de Trump y Barack Obama.

Entre los motivos de este repunte se encuentran la devastación que dejaron dos grandes huracanes que azotaron América Central el año pasado, la pandemia y la percepción de que las restricciones de entrada se han relajado bajo la Administración Biden.

La Casa Blanca todavía tiene que lidiar con un número cada vez mayor de niños bajo custodia de Servicios Sociales: más de 22,276 al 27 de abril, de acuerdo con el organismo federal estadounidense.