Tag

KERRY

Browsing

John Kerry, el encargado de La Casa Blanca para asuntos del clima, visitó al presidente López Obrador ayer y dijo que está convencido de que México abrirá las puertas a la inversión privada en el sector energético.

“El presidente ha sido muy claro, la decisión es tratar de facilitar que esas compañías [las estadounidenses del sector energético] sean capaces de avanzar para hacer negocios y además enviar un mensaje de que el sector privado podrá formar parte de muchas maneras para invertir.”

Esto ocurre cuando hay un serio problema en el funcionamiento de la Comisión Reguladora de Energía, la CRE, que es un árbitro disfuncional y es completamente parcial. Es como si en un partido de soccer, pongamos el Atlas contra Pachuca, el árbitro hubiese sido impuesto por el Atlas y anunciara que su silbato tiene fallas y casualmente solo funciona cuando tiene que marcarle faltas al Pachuca. Además, es un árbitro que no está de acuerdo con las reglas de la Federación Mexicana de Fútbol y por ello decide que le da igual y va a aplicar sus propias reglas.

La CRE está actuando como si trabajara para CFE y Pemex, obligando a los consumidores a comprarles a estas dos empresas en lugar de impulsar la competencia para lograr el principal objetivo: la generación de energía limpia y a los mejores precios.

¿Qué es lo que preocupa en el sector energético actualmente?

Primero, que la CRE no respeta el orden en el que se solicitan permisos para nuevas inversiones o nuevos negocios. El principio jurídico de primero en hecho, primero en derecho, la CRE se lo pasa por el arco del triunfo. Si la CFE o Pemex solicitan algún permiso, por ejemplo para poner una gasolinera, la CRE le resolverá y dará esa autorización antes que los permisos solicitados a privados aunque estén primero en ‘la fila’.

Segundo, cuando hay un fallo del poder judicial, permite que CFE y/o Pemex no acaten la orden, no la respeten. Para ello usa hasta el COVID de excusa. Las oficinas de la CRE siguen prácticamente cerradas con la excusa de la pandemia para que no cuenten los días que transcurren de un fallo jurídico.

Además, la CRE se ha dedicado a negar permisos de generación de energía en el centro del país con la excusa de que no hay capacidad de transmisión. Increíble que sea así cuando la regulación de la transmisión es del CENACE y no de la CRE, pero negando permisos garantiza que la CFE sea la única que genere electricidad en la zona centro, en su refinería en Tula que puede utilizar el combustóleo sucio y caro que genera Pemex y que no tiene a donde más enviarlo.

Para sumarle a lo anterior está el director de la CFE, Manuel Bartlett, que busca acabar con la figura del autoabasto. Ante ello, las empresas que presentan sus documentos para mudarse al mercado eléctrico se topan con que sus permisos de modificación son negados y así se quedan en el limbo, sin poder operar.

Todas estas acciones de la CRE suceden porque el presidente López Obrador está empeñado en que la CFE y Pemex pueden solas. Es un tema ideológico que nos está costando billones de dólares en pérdida de inversiones y generará precios más altos de energéticos y limitará el crecimiento y la competitividad del país. El presidente no cambió de opinión ayer que vio a Kerry y le dijo que se respetarán las inversiones estadounidenses en el sector. Simplemente le dio atole con el dedo.

Apostilla: En la mañanera del lunes, el presidente criticó a Gabriel Contreras por haber pasado de estar al frente del Instituto Federal de Telecomunicaciones a un cargo directivo en AT&T. “No es ilegal, pero es inmoral”, dijo. ¿Cuál es la diferencia entre esta inmoralidad y que, por ejemplo, José Alberto Celestinos Isaacs, quien salió de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y de ahí se fue a la Sener? Celestinos pasó de regulador a un regulado, sin que eso le pareciera “inmoral” al presidente.

Columna completa en El Universal

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó esta mañana que el enviado especial de Estados Unidos para el clima, John Kerry, «quedó satisfecho» tras la reunión de ayer en la que abordaron diversos puntos relacionados con la reforma eléctrica que impulsa.

“Ayer estuvimos con el señor Kerry, el embajador de Estados Unidos en México (Ken Salazar), con empresarios, y se les explicó el porqué de esta iniciativa, y al parecer se sintieron atendidos y satisfechos», aseguró el mandatario en su conferencia matutina.

Al término de la reunión, Kerry declaró que México se comprometió a proteger las energías limpias y respetar contratos hechos dentro de la reforma.

“Sí se habló del tratado porque se dice que nosotros no estamos cumpliendo con el tratado por este tema», reconoció ahora López Obrador. Pero el presidente dijo que argumentó ante los estadounidenses que su equipo negociador protegió la soberanía del petróleo en el T-MEC, y que no hay nada que implique que México está incumpliendo en el sector eléctrico.

Además, indicó le recordó a la delegación estadounidense que en el T-MEC los tres países, México, Estados Unidos y Canadá, se comprometieron a no permitir la corrupción, por lo que su gobierno no puede «suscribir nada que signifique corrupción», esto en referencia a los contratos que se hacían en el pasado.

Sobre la creación de un grupo de Estados Unidos que revise y puede tener injerencia en la reforma eléctrica, el presidente dijo que sí se hizo el planteamiento durante el encuentro, pero que no se aceptó.

“Si hubo un planteamiento de que se mantuviese la comunicación sobre el tema y que participara un grupo, pero ellos plantearon eso y yo me quede callado. No se aceptó, a lo mejor ellos pensaban que eso iba a ser aceptado y alguien se adelantó a decir de que nosotros íbamos a aceptar que un grupo pues casi vigilara nuestra actuación”, enfatizó López Obrador.

El presidente insistió en que no aceptaría una propuesta de esa naturaleza de parte de ningún gobierno, sea EUA, Canadá, China o Rusia. Dijo que su gobierno, a diferencia lo que sucedía en sexenios anteriores, no es «sumiso ni entreguista».

Consultado sobre si durante la reunión la delegación de EUA planteó algún cambio a la reforma eléctrica, AMLO afirmó que la «reforma se queda como está». Lo que sí dijo, es que se entregará una copia de la iniciativa a un grupo de Estados Unidos para que la revise y la conozca a fondo, pues alertó que hay temas que no se han ventilado o a los que no se les ha dado mucha difusión.

“Hay cosas que tienen que ver con los principios, y hay un principio básico, que es el de la defensa de nuestra soberanía”, argumentó López Obrador.

López Obrador también respondió que «no es cierto que la iniciativa tenga que ver con promover las energías sucias». Citó que México solo tiene tres plantas carboníferas que trabajan a 50 % de su capacidad, que producen el 0,35 % de la energía con carbón en China y solo el 2,1 % de Estados Unidos.

“Estamos en condiciones de apoyar a la transición energética de la industria automotriz norteamericana en México, aportándole la energía limpia que requiera”, les comentó.

Sobre petróleo, prometió que “se respetarán los permisos de importación que se entregaron a cinco petroleras (Exxon, Valero, Shell, Tesoro y Koch), para introducir combustible, esto fue en el sexenio anterior, bajo condiciones de precios justos y legalidad”.

Asimismo, ofreció condiciones para que empresas estadounidenses, como Sempra, hagan inversiones de entre 3,000 y 4,000 millones de dólares por plantas de licuefacción de gas en el Pacífico para exportarlo a Asia.

«No hubo realmente protestas, fueron muy respetuosos, estaba el gerente de Sempra y otros empresarios muy importantes del sector energético», remató.

Estados Unidos creará un equipo especial para analizar la reforma eléctrica que presentó el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), informó John Kerry, enviado estadounidense para el clima de La Casa Blanca, tras reunirse con el presidente.

«El tema de la reforma energética está sobre la mesa aquí en México y presentamos junto a nuestro embajador (…) ideas sobre cómo esa reforma puede reflejar las posibilidades de avanzar de manera eficaz», declaró Kerry a la prensa al término de su tercer encuentro con López Obrador.

Kerry agregó que López Obrador habló sobre su esperanza de que México, Estados Unidos y Canadá coincidan en esfuerzos sobre el clima y también sobre cuestiones económicas más importantes.

«El presidente López Obrador estuvo de acuerdo en que debemos trabajar en esto», sostuvo antes de agregar que el enfoque se alineaba con la visión del presidente estadounidense Joe Biden.

Los dos funcionarios también discutieron sobre cómo trabajar hacia un enfoque norteamericano para el cambio climático y cuestiones económicas más amplias.

Un equipo en México, dirigido por el embajador estadounidense Ken Salazar, trabajará con La Casa Blanca y su oficina para ayudar con ese esfuerzo, detalló.

López Obrador ha sostenido que su reforma respeta lo convenido en el tratado norteamericano T-MEC y que favorece las energías limpias, además de combatir los «negocios sucios», pero también que, en su gestión, la forma de hacer acuerdos comerciales «ha cambiado».

Pero en Estados Unidos y Canadá, la iniciativa del sector eléctrico local ha causado preocupación ya que, consideran, podría afectar inversiones de ambos países, al favorecer a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y propiciaría en realidad energías sucias.

Tras el encuentro de ayer, el presidente calificó el diálogo, al que asistieron representantes de empresas estadounidenses y que duró 7 horas, como «amistoso».

ONG’s y representantes de empresas estadounidenses expresaron la semana pasada en un encuentro virtual con la representante Comercial de Estados Unidos (USTR), Katherine Tai, sus preocupaciones sobre las actuales políticas energéticas de México.

Mencionaron «los retrasos crónicos en los permisos» en el ramo de energías renovables, lo que está «debilitando la confianza de los inversionistas en México, a expensas del medio ambiente», según reportó en un comunicado el gobierno estadounidense.

Además de López Obrador, Kerry, y Salazar, en el encuentro participaron el representante de la cancillería Roberto Velasco, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López; el asesor del enviado presidencial especial de Estados Unidos en México, Reed Schuler y el funcionario de la sección económica, Andrew Gene Winkelman.

Previamente el presidente ofreció una comida a la que asistieron por parte del gobierno mexicano, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O; la secretaria de Energía, Rocío Nahle; el director general de la CFE, Manuel Bartlett y el director general de Pemex, Octavio Romero.

Mientras que por parte del Gobierno de Estados Unidos asistieron la asesora del enviado presidencial para cuestiones de comunicación, Whitney Smith; la funcionaria del Servicio Exterior, Jennifer Schmidt y la ministra consejera para Asuntos Económicos en la Embajada de Estados Unidos, Jennifer Davis-Paguada.

El Presidente Enrique Peña Nieto y el ex Secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, sostuvieron este miércoles una llamada telefónica en la que intercambiaron puntos de vista en torno a temas de diversidad biológica.

 

La conversación se dio para hacer un reconocimiento al gobierno mexicano por sus acciones en cuanto a la protección de la vida marina, esto luego de John Kerry se desempeñe como Presidente del Consejo Global de Asesoría de Bank of America, el cual tiene una división que se dedica a analizar el impacto del cambio climático, la pobreza y los desafíos del siglo XXI.

 

El ex Secretario Kerry reconoció el cumplimiento de México con las Metas de Aichi, en específico la de protección en superficie marina (10%) superándola en más del doble, al establecer 70 millones de hectáreas de zonas protegidas en áreas marinas (casi 23%), así como zonas de refugio pesquero. Asimismo, destacó el proyecto de decreto de las Islas Revillagigedo como Parque Nacional Marino.

 

En la conversación, el Primer Mandatario reafirmó el compromiso del Gobierno mexicano con la biodiversidad, y aseguró que con la declaratoria de Parque Nacional, Revillagigedo  será la zona protegida más grande de América y, al quedar libre de pesca, la región de casi 14.8 millones de hectáreas se convertirá en una incubadora y un santuario para las especies marinas.