Tag

luis arce

Browsing

El presidente de Bolivia, Luis Arce, expresó este miércoles su «felicidad» de regresar a México pero esta vez «ya no en calidad de refugiado», en referencia a su exilio junto a Evo Morales durante la crisis boliviana de 2019.

«Es una felicidad venir a México, esta vez ya no en calidad de refugiado, de asilado, ante el golpe perpetrado en mi país en noviembre de 2019», expresó el mandatario al intervenir en la conferencia de prensa de su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO)

Arce recordó que ese año estuvo en México hasta que regresó a Bolivia para ser candidato presidencial del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales.

Dijo que recibió «mucha solidaridad» del pueblo mexicano «cuando caminaba las calles» y subrayó: «Esta solidaridad nunca la vamos a olvidar, la vamos a mantener en un lugar de nuestros corazones todos los que hemos sufrido persecución política».

Reivindicó que como ministro de Economía de Morales logró reducir la pobreza extrema del 38% al 15%, y que la economía crecía hasta que «vino el golpe de Estado» que les dejó un país quebrado.

«Para mí es simbólico venir al país que me cobijó, que se solidarizó con el proceso de cambio en Bolivia. Venimos a decirle, presidente Andrés Manuel López Obrador, que recuperamos nuestra democracia en Bolivia», sentenció.

Arce llegó anoche a México en su primer viaje al exterior como presidente para reunirse con López Obrador, quien en noviembre de 2019 tomó la decisión de asilar a Evo Morales y a varios de sus colaboradores tras la crisis desatada en el país.

Tras reunirse brevemente en Palacio Nacional, ambos mandatarios ofrecieron una conferencia de prensa en la que López Obrador dijo que Arce es «nuestro amigo, compañero y hermano».

AMLO aseguró que el presidente de Bolivia «es fruto de un movimiento indígena, popular, democrático» que «demostró una nueva manera de gobernar a favor del pueblo y en especial de los más pobres».

El morenista destacó que fue un Gobierno surgido de regímenes autoritarios, un gobierno encabezado por Evo Morales que durante más de una década, creció más que ningún otro país del continente americano.

Por la tarde, Arce será nombrado Huésped Distinguido de la Ciudad de México por parte de la jefa del Gobierno, Claudia Sheinbaum, y participará en una sesión solemne en el Senado.

Su viaje concluirá mañana con una visita junto a López Obrador al estado de Campeche para conmemorar la victoria indígena sobre los conquistadores españoles en la batalla de Chakán Putum.

El presidente boliviano Luis Arce viaja este martes a México, en lo que será su primera visita oficial desde que asumió el poder.

El viaje de Arce se da cuando su gobierno es cuestionado por la comunidad internacional por la detención preventiva de su predecesora, Jeanine Añez Chávez.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) invitó hace dos meses a Arce para participar de celebraciones en nuestro  país, informó el vocero presidencial de Bolivia, Jorge Richter, a la televisora Unitel.

Está previsto que Arce viaje al mediodía y entregue el bastón de mando al vicepresidente David Choquehuanca.

Se tiene previsto que Arce acompañe a AMLO mañana miércoles en la conferencia de prensa matutina, con lo que comenzaría la agenda programada. Adicional, Arce presentará un libro de su autoría sobre economía con la presencia virtual del director general del Fondo de Cultura Económica (FCE).

AMLO y Arce sostendrán un encuentro privado, para luego trasladarse al bosque de Chapultepec para depositar una ofrenda floral a los niños héroes en el Monumento a la Patria. También se reunirá con grupos de apoyo y solidaridad con Bolivia y en la tarde la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, le entregará las llaves de la capital.

El acto central de su visita será el jueves, cuando acompañará a AMLO a Champotón, Campeche, en el marco del Día de la Resistencia de los Pueblos Originarios, que forma parte de las festividades del Bicentenario de la Consumación de la Independencia.

Horas antes de la partida de Arce la expresidenta interina Jeanine Áñez denunció a través de Twitter desde la cárcel, donde está detenida desde hace una semana, que se está «atentando contra su salud» porque no fue llevada a una clínica para recibir atención médica por su cuadro de hipertensión.

«No confío en los médicos del gobierno, ellos son parte del sistema de abuso y represión y ya han demostrado que están dispuestos a arriesgar mi vida inyectándome medicación de alto riesgo sin precauciones, ni estudios previos, sólo con el fin de mantenerme en sus celdas», se lee en una carta escrita a mano que compartió en sus redes sociales.

La oposición ha pedido la liberación de Áñez y de sus exministros, mientras que los seguidores de Arce piden que se le juzgue por las muertes ocurridas durante su gobierno tras la crisis política y social que se desató en 2019 y que dejó 36 muertos.

Áñez está acusada de promover un supuesto golpe de Estado contra Morales junto a varios líderes políticos. Tanto Áñez como otros opositores han rechazado la acusación y señalaron a Arce y a Morales de desatar una «persecución judicial» por venganza. Arce ha rechazado esas acusaciones.

El lunes por la noche el Ministerio Público admitió tres juicios contra Áñez por un préstamo presuntamente inconstitucional contraído con del Fondo Monetario Internacional, por la supuesta violación de la libertad de expresión durante la cuarentena impuesta por la pandemia de COVID-19 y por presunta violación de los derechos humanos.

Arce ha conseguido apoyo político en sus países amigos como México, Cuba y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), pero ha sido cuestionado por los organismos internacionales.

La semana pasada el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, habló con el gobernante y le remarcó la importancia de respetar los derechos humanos y las condiciones de detención de los arrestados. Mismo mensaje que le fue transmitido por la Unión Europea, la organización internacional Human Rights Watch y la Organización de Estados Americanos (OEA).

El virtual ganador de las elecciones presidenciales en Bolivia, Luis Arce, ha tratado de marcar su distancia con Evo Morales, ante los señalamientos de que será el ex presidente quien ejerza el control y conducción del país.

«Si quiere ayudarnos, será muy bienvenido, pero no significa que estará en el Gobierno. Será mi gobierno», declaró Arce.

Aun sin resultados oficiales, las proyecciones apuntan a que Arce devolverá el poder político para el Movimiento al Socialismo (MAS), un año después de que Morales tuviese que dimitir por las dudas sobre la transparencia de las elecciones.

El también ex ministro de Economía ha subrayado en una entrevista con la cadena británica BBC que los comicios del domingo demuestran «de manera muy clara» que el MAS es «mayoría» en Bolivia y que, por tanto, en las elecciones de 2019 no hubo ningún fraude, sino que la derecha política fraguó un golpe de Estado.

Sin embargo dijo, está dispuesto a «tender puentes» con todos los actores de la sociedad. Arce ha rehusado aclarar cuándo podría regresar Morales a Bolivia, a pesar de que él mismo se comprometió a facilitar su vuelta si lograba la Presidencia, y ha defendido en cambio, una «renovación», dentro del MAS.

A nivel de políticas, Arce ha prometido pasar página al «modelo neoliberal» implantado en el último año, bajo la batuta de la presidenta interina, Jeanine Áñez, y ha prometido regresar al modelo que está «más del lado social», ya que considera que la pandemia de coronavirus ha hecho más evidente «que la economía no está yendo bien».

Arce, artífice de las políticas económicas en la última etapa de Morales en el poder, ha defendido también la capacidad del MAS para combatir la corrupción, alegando que, a diferencia del actual Ejecutivo, en el anterior quienes cometían alguna irregularidad sí rendían cuentas ante la Justicia.

Luis Arce, el candidato respaldado por el ex mandatario Evo Morales, se impuso este domingo en las elecciones presidenciales de Bolivia por una diferencia suficiente para evitar una segunda vuelta con su principal rival, el conservador Carlos Mesa, según encuesta a pie de urna difundido por medios locales.

El Movimiento Al Socialismo (MAS) de Arce habría obtenido el 52.4% de los votos frente al 31.5% de Comunidad Ciudadana (CC), el partido de Mesa, de acuerdo con el conteo rápido de la encuestadora Ciesmori para medios privados de Bolivia.

«Hemos recuperado la democracia y, sobretodo, los bolivianos hemos recuperado la esperanza», dijo Arce en una breve conferencia de prensa en La Paz en la madrugada del lunes.

Pese a los temores de disturbios por la profunda polarización de la sociedad boliviana, la votación se realizó en un clima tenso pero sin violencia. Este lunes, La Paz, sede del Gobierno, amaneció en tranquilidad.

Las elecciones, que se postergaron varias veces este año por la pandemia del coronavirus, fueron la reedición de los comicios de octubre de 2019, anulados por acusaciones de fraude contra Morales, quien ganó y pretendía extender su mandato hasta 2025.

Morales debió dejar el país y asilarse en Argentina, mientras que la conservadora Jeanine Añez, quien amagó con presentarse como candidata presidencial, asumió el Gobierno provisional.

«Vamos a trabajar para todos los bolivianos, vamos a construir un Gobierno de unidad nacional, vamos a construir la unidad de nuestro país», añadió el candidato del MAS.

Arce fue ministro de Economía durante 12 años en el Gobierno de Morales y su destacado trabajo lo llevó a ser considerado por algunos como el padre del llamado «milagro económico» boliviano.

Para ganar definitivamente la elección presidencial, un candidato necesita por lo menos el 40% de los votos y una diferencia de al menos 10 puntos porcentuales sobre su inmediato rival.

«Aún no tenemos cómputo oficial, pero por los datos con los que contamos, el Sr. Arce y el Sr. Choquehuanca han ganado la elección. Felicito a los ganadores y les pido gobernar pensando en Bolivia y en la democracia», escribió la presidenta Añez en su cuenta en Twitter.

El Tribunal Electoral debe anunciar el resultado oficial en un plazo máximo de siete días. Con el 16% de las actas computadas, el escrutinio oficial mostraba el lunes a Mesa con el 44% de los votos y a Arce con el 34.6%.

Por su parte el ex presidente Evo Morales, afirmó a través de sus redes sociales que la voluntad del pueblo se había vuelto a imponer. «Se ha producido una victoria contundente del MAS-IPSP. Nuestro movimiento político tendrá la mayoría en las dos cámaras. Hemos vuelto millones, ahora vamos a devolver la dignidad y la libertad al pueblo».