Tag

países

Browsing

La Organización Mundial de la Salud (OMS) iniciará en los próximos días el eventual uso de certificados o «pasaportes de vacunación» en viajes internacionales, declaró hoy el experto del departamento inmunológico de la oficina europea de la institución, Oleg Benesh.

Según afirmó el especialista en una rueda de prensa, este tema «está en la agenda del Comité Internacional de normas médicas y sanitarias», por lo que dijo que iniciará en breve el debate del tema.

«Con la aparición de vacunas efectivas y seguras contra el coronavirus, la OMS estudia los temas vinculados a la vacunación de viajeros internacionales. Quisiéramos recordar que el uso de un certificado internacional es un asunto regulado por normas médicas y sanitarias», indicó.

El experto afirmó que el organismo internacional analiza los aspectos científicos, normativos y éticos de esta iniciativa.

Benesh sostuvo que en la actualidad la OMS trabaja en tres direcciones principales: la recomendación de vacunas a quienes van a viajar, la aprobación por parte de los países de limitaciones o requisitos de vacunación para los viajeros, así como el intercambio de información entre países sobre los procesos de vacunación.

La información surge paralelo a que una misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegara este jueves a China para investigar los orígenes de la pandemia.

Los miembros de esta misión deberán respetar dos semanas de cuarentena. Dos de sus integrantes están aún bloqueados en Singapur para someterse de nuevo a una nueva prueba de Covid-19.

La visita es muy delicada para las autoridades chinas, que desean disociarse de cualquier responsabilidad en esta pandemia, que se ha cobrado casi dos millones de vidas en todo el mundo.

Sobre el proceso de vacunación en el mundo, Estados Unidos es el país más golpeado del mundo con más de 384,000 muertos y al menos 23 millones de casos, anunció ayer que 10 millones de personas han sido vacunadas en el país, lo que representa más de un tercio de las 28 millones de dosis administradas en 46 países, según la OMS.

El segundo año de la pandemia de la COVID-19 podría ser más duro que el primero teniendo en cuenta cómo se está propagando el coronavirus, aunado a que comienzan a circular variantes más infecciosas, dijo este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Entrar en un segundo año podría ser incluso más duro debido a algunas dinámicas de la transmisión», dijo Mike Ryan de la OMS durante un evento en redes sociales.

El experto indicó que unos 28 millones de personas se han vacunado ya contra la COVID-19 en 46 países del mundo.

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS indicó que en estas campañas se están usando cinco vacunas diferentes: Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca, Sputnik V y Sinovac.

Ryan destacó que sólo uno de los 46 países donde se ha empezado a vacunar pertenece al grupo de las economías de bajos ingresos (Guinea, donde se administra la vacuna rusa Sputnik V), por lo que volvió a pedir mayor solidaridad a las naciones más ricas.

«Hay poblaciones que quieren y necesitan vacunas pero no las van a conseguir salvo que empecemos a compartir mejor», subrayó Ryan, exhortando a los países con grandes suministros de dosis que donen las que puedan.

«Al menos deberíamos poder vacunar (en los países más pobres) a los trabajadores sanitarios y a los más vulnerables», indicó, recordando que la OMS creó el programa COVAX para hacer llegar dosis a las naciones en desarrollo con el fin de que la inmunización no se limite a las poblaciones más ricas del planeta.

La población vacunada hasta ahora representa un 0.3% del total mundial, lejos del 70% que los científicos creen que es necesario vacunar como mínimo en el planeta para lograr una cierta inmunidad de grupo.

Debe tenerse en cuenta, por otra parte, que entre los 28 millones de vacunados hay personas que por ahora sólo han recibido una de las dos dosis necesarias.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) celebró hoy la decisión de China y Corea del Sur de unirse a la red COVAX, diseñada para financiar la investigación de vacunas contra la COVID-19 y garantizar que de ser descubiertas sean distribuidas en todo el planeta.

«Cuantos más países participen en COVAX, mayor es la oportunidad de tener vacunas de forma rápida y justa», dijo el epidemiólogo de la OMS Bruce Aylward en rueda de prensa.

Y es que China, que ensaya cuatro vacunas experimentales contra el coronavirus en etapa 3 de pruebas clínicas, anunció este viernes que se sumará a la alianza mundial.

La nación asiática firmó un acuerdo el jueves con GAVI, el colíder de la alianza, informó el ministerio chino de Relaciones Exteriores. En un principio China no accedió a unirse a la alianza y dejó pasar el plazo para hacerlo, el cual venció en septiembre.

«Estamos dando este paso concreto para asegurar la distribución equitativa de vacunas, en especial a los países en desarrollo y esperamos que más países con capacidad también se unan y apoyen a COVAX», dijo la portavoz de la cancillería, Hua Chunying, en un comunicado.

Por su parte el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus, destacó que con estas incorporaciones y otras en los últimos días el número de países que ya forman parte de esta iniciativa global se eleva a 171.

El objetivo de la red COVAX es conseguir la fabricación y distribución de 2.000 millones de dosis de vacuna contra la COVID-19 antes del final de 2021.

Nueve candidatas a vacuna se han unido a la red COVAX, entre ellas dos que se encuentran en la última fase de experimentación, la de la estadounidense Moderna y la de la británica AstraZeneca junto a la Universidad de Oxford.

Otros laboratorios comprometidos pero con investigaciones menos avanzadas son los estadounidenses Inovio y Novavax, el alemán CureVac, el Instituto Pasteur francés en alianza con Merck (EUA) y Themis (Austria), el chino Clover Biopharmaceuticals y los de las universidades de Hong Kong y Queensland (Australia).

Tedros también celebró hoy que Moderna haya anunciado que no ejercerá derechos de patente sobre su posible vacuna contra la COVID-19 mientras dure la pandemia.

«Apreciamos este gesto de solidaridad», señaló el experto etíope, quien durante la rueda de prensa pidió a Azerbaiyán y Armenia, en el contexto del reinicio de las hostilidades por la región de Nagorno Karabaj, que negocien un alto el fuego, teniendo en cuenta la difícil situación que ya enfrenta el mundo debido a la pandemia

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció hoy un acuerdo para distribuir 120 millones de pruebas rápidas de COVID-19 a los países en desarrollo, capaces de diagnosticar la enfermedad en 15 minutos.

Las pruebas, fabricadas por la farmacéutica estadounidense Abbott y la surcoreana SD Biosensor, beneficiarán a hasta 133 países, y se espera que con ellas se logre cubrir la demanda en esas zonas durante seis meses.

«Esto permitirá expandir las pruebas a zonas de difícil acceso sin los laboratorios adecuados o con un insuficiente número de sanitarios para poder llevar a cabo pruebas PCR», señaló en rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, al anunciar el acuerdo.

Éste también cuenta con la participación de la Fundación Bill y Melinda Gates Foundation.

Las pruebas rápidas tienen un precio de unos cinco dólares por unidad, sustancialmente menor que el de las pruebas por PCR, y Tedros expresó su confianza en que con el tiempo llegue incluso a ser menor.

Los test rápidos «dan resultados en aproximadamente 15 y 30 minutos, en lugar de varias horas, incluso varios días, por un precio menos elevado y con un equipo menos sofisticado», subrayó Ghebreyesus.

Las pruebas rápidas detectan antígenos, o proteínas que se encuentran en el exterior del virus. Son consideradas generalmente menos precisas, pero más rápidas que las pruebas genéticas de mayor grado (PCR).

El secretario general de la ONU, António Guterres, aseguró este martes que el mundo se enfrenta a un momento histórico por la pandemia del coronavirus, por lo que llamó a los líderes internacionales a guiarse por la ciencia y a dejar de lado el populismo y el nacionalismo.

«El populismo y el nacionalismo han fracasado. Usados como enfoques para contener el virus, muchas veces han llevado a un empeoramiento palpable», dijo Guterres en su discurso de apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas.

El jefe de la organización subrayó que los Gobiernos deben unirse, actuar con más solidaridad y tener humildad para admitir que «un virus microscópico ha puesto de rodillas al mundo».

«En un mundo interconectado, es hora de admitir una sencilla verdad: la solidaridad es en interés propio. Si no logramos entender eso, todo el mundo saldrá perdiendo», insistió.

Guterres reiteró la idea de que esta generación se enfrenta ahora a su 1945, en referencia al año clave del siglo XX en el que terminó la II Guerra Mundial y se estableció el orden internacional que ha regido el mundo desde entonces.

«Esta pandemia es una crisis como ninguna otra que hayamos visto, pero también es el tipo de crisis que vamos a ver en distintas formas una y otra vez. La COVID-19 no es sólo una llamada de atención, es un ensayo general para el mundo de desafíos que está por venir», apuntó.

Señaló que la ONU está trabajando para que los tratamientos para la enfermedad sean un «bien público global» y para que haya una «vacuna popular» que esté a disposición de todos.

Así, criticó que «algunos países» estén cerrando acuerdos para vacunas exclusivamente para sus poblaciones.

«Este vacunacionalismo (un término que usó en inglés) no es solo injusto, sino que es contraproducente. Ninguno de nosotros estará seguro hasta que todos estemos seguros», señaló.

También insistió a los gobernantes en la necesidad de guiarse por la ciencia y de aferrarse a la realidad, al tiempo que alertó de la generalización de la desinformación en internet.

Guterres reclamó además más apoyo financiero a los países en vías de desarrollo para evitar que la pandemia suponga su ruina, un aumento de la pobreza y crisis de deuda y aseguró que la recuperación debe ser una oportunidad para establecer un nuevo «contrato social».

El diplomático portugués repitió además su llamamiento a un alto el fuego global, una iniciativa que lanzó el pasado marzo con motivo de la pandemia y que ha dado resultado en algunos conflictos, pero ha sido ignorada en otros.

Durante la Asamblea General de la ONU, Jair Bolsonaro aseguró que Brasil «es víctima de una de las más brutales campañas de desinformación sobre la Amazonía y el Pantanal» y culpó a los indígenas de los incendios que devastan parte de la selva y la sabana.

«Los incendios tienen lugar prácticamente en los mismos lugares, en la parte este de la selva donde agricultores locales e indígenas queman sus pequeños cultivos para sobrevivir, en áreas ya desmatadas», dijo Bolsonaro en un discurso virtual pregrabado a raíz de la pandemia de coronavirus.

«Brasil se destaca como el mayor productor mundial de alimentos. Y por eso hay tanto interés en propagar desinformaciones sobre nuestro medio ambiente», añadió.

Por su parte el presidente Donald Trump utilizó su discurso ante la Asamblea General para arremeter de nuevo contra China, a la que acusa de plantear «falsedades» sobre la  expansión del coronavirus, y ha instado a la organización internacional a «hacer responsable de sus actos» al gigante asiático.

El inquilino de La Casa Blanca se ha mostrado convencido de que Estados Unidos podrá «derrotar» el coronavirus y distribuir una vacuna, dando pie a «una nueva era de prosperidad, cooperación y paz sin precedentes», pero alega que, a su juicio, la pandemia no habría llegado a los niveles actuales si China hubiese actuado de otra forma.

Además, ha criticado que el Gobierno chino, «y la Organización  Mundial de la Salud, que está ‘de facto’ controlada por China», aseguró que no había indicios de contagios entre humanos. «Más tarde, dijo falsamente que las personas sin síntomas no transmitían la  enfermedad», añadió el republicano.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) señaló esta mañana que la pandemia de coronavirus «estuvo mal manejada» en España, esto al asegurar que la estrategia en México para superar la crisis sanitaria y económica servirá de «ejemplo» para otros países.

«Quiero mucho al pueblo español pero estuvo mal manejado el problema de la pandemia. Desgraciadamente, tuvieron más fallecidos que en México y en lo económico lo mismo. Se les cayó más la economía que a nosotros», dijo el mandatario.

Los comentarios de AMLO se dan a pesar de que México registra más fallecidos a causa de la pandemia en cifras absolutas.

Según el conteo de la Universidad Johns Hopkins, España registra 419,849 contagios y 28,971 muertos. México registra 573,888 contagios y 62,076 decesos.

Sin embargo, con relación a la población, España ocupa el quinto lugar en muertos por cada millón de habitantes, mientras que México es el número 12.

López Obrador aseguró que no se ha tenido que recurrir a deuda en esta crisis, por lo que aseguró que el caso de México «va a ser un ejemplo» para los otros países.

«El modelo nuestro ha funcionado porque lo que se aplicaba en todo el mundo cuando había una crisis consistía en endeudar el país para rescatar a instituciones financieras (…). Ahora decidimos rescatar de abajo a arriba», dijo el presidente.

López Obrador aseguró que la estrategia de su gobierno fue «apretarse el cinturón lo más que se pueda» para no contratar deuda y entregar apoyos a pequeñas empresas.

«Algunos países lo que hicieron fue contratar deuda, entregar dinero a las corporaciones, se les cayó la economía más que a nosotros y se endeudaron por completo», dijo el mandatario.

Asimismo, dijo que llegará el momento de «evaluar» cómo enfrentó cada país la pandemia y aseguró que escribirá «la experiencia de qué hicimos nosotros a diferencia de qué hicieron otros países».

Por lo que se refiere a la economía, el PIB en nuestro país cayó 17.1% en el segundo trimestre del año frente al trimestre previo, mientras que el de España cayó 18.5% en el mismo periodo.

El producto interior bruto (PIB) de los países de la OCDE registró en el segundo trimestre del año una caída sin  precedentes del 9.8% como consecuencia de la pandemia, muy por encima del descenso del 2.3% registrado en el primer trimestre de 2009, en el pico de la crisis financiera.

Se trata de la mayor caída experimentada por los integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), según subrayó hoy esta en un comunicado donde precisó que la estimación es provisional.

De enero a marzo, el PIB en la OCDE había caído un 1.8% respecto al trimestre anterior, donde subió un 0.2 %.

El retroceso en este segundo trimestre fue especialmente pronunciado en las siete principales economías del mundo (G7): en Reino Unido retrocedió un 20.4% y en Francia, uno de los países que aplicaron medidas de confinamiento más estrictas, un 13.8%.

El PIB del resto del G7 también se situó a la baja, con descensos del 12.4% en Italia, del 12% en Canadá, del 9.7% en Alemania, del 9.5% en Estados Unidos y del 7.8% en Japón, país donde las medidas para afrontar la epidemia de la Covid-19 fueron menos duras que en Europa.

En el primer trimestre, las caídas habían sido de aproximadamente el 5% en Francia (-5.9%) e Italia (-5.4%), el 2% en Reino Unido (-2.2%), Alemania (-2%) y Canadá (-2.1%) y habían sido contenidas en Estados Unidos (-1.3%) y Japón (-0.6%).

En la misma línea se situaron la zona euro en su conjunto (-12.1%) y la Unión Europea (-11.7%), que en el trimestre anterior habían registrado descensos respectivos del 3.6% y del 3.2%.

Del G20, cuyo PIB de enero a marzo cayó un 3.5%, no se ofrecieron datos de este segundo trimestre.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió este martes que las muertes y los casos de coronavirus se han duplicado en las últimas semanas en el continente americano, alcanzando los 12.5 millones de contagiados.

Adicional, expresó su preocupación por la incidencia “desproporcionada” del virus en los jóvenes.

“En las últimas seis semanas, las muertes en nuestra región se han duplicado y el número de nuevas infecciones por COVID-19 reportadas se ha más que duplicado, pasando de 5.3 millones el 1 de julio, a casi 12 millones de casos” ahora, dijo en una conferencia de prensa virtual la directora de esa organización, Carissa Etienne.

Según el recuento difundido por la OPS, hasta el 24 de agosto se contabilizaban más de 12.5 millones de casos y 450,000 muertes por el coronavirus en las Américas.

Estados Unidos, Brasil, Colombia, Perú, Argentina y México, detalló la directora, “siguen estando entre los países con el mayor número de casos a nivel mundial”.

Etienne señaló que los datos sobre aumentos de los contagios indican “la urgente necesidad de aplicar medidas de salud pública para frenar la propagación”, como distanciamiento social y limitar las reuniones públicas, aunque lamentó que durante este período ha ocurrido lo contrario.

“Los países han relajado gradualmente las restricciones, han reanudado el comercio y algunos se están preparando para volver a la escuela”, subrayó le experta, para quien “en demasiados lugares parece haber una desconexión entre las políticas” aplicadas y la curva epidemiológica.

“Desear que el virus desaparezca no funcionará -apunto-, sólo conducirá a más casos como lo hemos visto en estas últimas seis semanas”, advirtió.

En específico mencionó los nuevos contagios en el Caribe, donde tras la reanudación de los vuelos aéreos no esenciales, varios países han experimentado repunte de casos, entre ellos Bahamas, con un 60% en comparación con la semana anterior.

La titular de la OPS manifestó igualmente su inquietud por la desproporcionada incidencia de COVID-19 en los jóvenes, al detallar que la mayoría de casos reportados corresponden a personas entre los 20 y los 59 años, mientras el 70% de las muertes ocurre entre mayores de 60 años.

“Esto indica que los jóvenes son los principales impulsores de la propagación en nuestra región”, alertó Etienne, quien recordó que es posible que muchos jóvenes que contraen el virus no se enfermen ni necesiten una cama en cuidados intensivos, pero sí pueden contagiar a otros.

El director del Departamento de Enfermedades Transmisibles de la OPS, Marcos Espinal, indicó que en los análisis realizados por esta organización a más de seis millones de casos reportados “se ha observado que en el mundo la pandemia está afectando más a grupos jóvenes”, no solo en Europa sino en la región.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró este miércoles que una de las razones por las que no se ha podido detener la pandemia de coronavirus es debido a que los países no invirtieron lo necesario en hacer pruebas, en facilitar el aislamiento de los infectados, en rastrear sus contactos y en ponerlos en cuarentena.

«Estamos gastando miles de millones de dólares en estímulos fiscales, poniendo grandes cantidades de dinero para mitigar el impacto de este virus, pero no hemos invertido colectivamente en el proceso de diagnosticar, rastrear contactos y ponerlos en cuarentena», dijo el director del Departamento de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan.

Sostuvo que cada dólar invertido en esas medidas hubiese evitado mucho daño económico.

«No hemos invertido lo suficiente en la arquitectura de salud pública, en la fuerza de trabajo de la sanidad… No hemos invertido lo necesario en esa parte de la ecuación», insistió el médico, uno de los grandes responsables en la OMS de la lucha contra la pandemia.

Ryan consideró que las pruebas, las cuarentenas y el rastreo de contactos serán «una parte inmensamente importante de la próxima fase» de la lucha contra el coronavirus, que se sigue propagando en el mundo.

Recordó que los países que se centraron en esas medidas, particularmente en Asia, lograron contener de forma eficiente los contagios.

El experto dijo que también faltó invertir «en educación y en participación comunitaria», lo que hoy facilitaría que la gente aceptara más fácilmente estrategias como el uso de aplicaciones en teléfonos móviles para el rastreo de contactos.

«Si la gente no participa y no quiere dar su información de contacto es obviamente porque tiene cierto temor sobre cómo se utilizará esa información. Entonces estamos frente a un problema de confianza», comentó Ryan.

El funcionario de la OMS llamó a los gobiernos a «trabajar duro» para construir la confianza que se requiere para que la gente se sienta cómoda a la hora de dar información personal para ser contactada en caso de que luego se sepa que ha estado en un lugar que ha sido foco de contaminación.

El director del Departamento de Emergencias Sanitarias de la OMS también habló sobre la reapertura de escuelas y regreso a clases presenciales.

Dijo que el regreso a aulas podrá considerarse segura si se realiza en un contexto en el que la transmisión local del coronavirus es baja.

«Lo más importante para volver al colegio es que la enfermedad se reduzca en la comunidad. Si la transmisión es baja en la comunidad, si la vigilancia epidemiológica, el rastreo de contactos y la sanidad son buenos, entonces las escuelas pueden reabrir», dijo Ryan.

Y es que las escuelas han empezado a reabrir en algunos países de Europa y el curso escolar se habrá reanudado plenamente en este continente y en Norteamérica en las próximas semanas, a pesar de que no se ha logrado poner bajo control la pandemia de coronavirus.

Al ser cuestionado sobre si habría que hacer que todos los niños pasen una prueba de coronavirus, Ryan indicó que tal medida «no es central» en la estrategia para detener la circulación del virus.

Explicó que se puede hacer que todos los niños se hagan la prueba, pero si da negativo, no significa que no pueda
ser positivo algunos días después, especialmente si ha estado expuesta al virus.

Por ello, el responsable en la OMS expresó que incluso en los lugares con relativamente pocos casos «se requiere precaución».

Ryan aplaudió algunas de las iniciartivas que han surgido en algunos países ante el comienzo del ciclo escolar, tales como hacer que una parte del aprendizaje sea presencial y otra virtual, garantizar que los niños permanezcan en las aulas y no circulen por áreas comunes, escalonar los horarios de entrada y salida, la reducción del número de profesores presentes el mismo día, la separación de las mesas de trabajo y, principalmente, el uso de cubrebocas.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo que ha enviado hoy una carta a cada uno de los 194 países miembros de esta institución, invitándoles a unirse a la plataforma creada para garantizar un acceso justo a la vacuna contra el Covid-19.

Explicó que la iniciativa nació de la necesidad de evitar que vuelva a ocurrir lo que se vio al inicio de la pandemia: países que no tenían acceso a materiales de protección para su personal médico porque otros los acapararon o por la parálisis del transporte aéreo.

Una vez que la OMS haya identificado que una candidata a vacuna ha superado todas las pruebas, su Comité de Estrategias ofrecerá recomendaciones sobre su uso justo y apropiado, explicó Tedros en una conferencia de prensa.

Lo que hasta ahora se sabe, es que la OMS propondrá que la asignación de vacunas se haga en dos etapas.

En la primera de ellas, cada país que forme parte de la plataforma recibirá un cantidad proporcional de vacunas, lo que permitirá reducir el riesgo total de transmisión del coronavirus.

Según Tedros, en la mayoría de países la fase 1 cubriría al 20% de la población, lo que protegería prácticamente a todos los grupos de riesgo, como trabajadores de la sanidad y sociales, mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas.

«Si no protegemos del virus a estos grupos de alto riesgo, no podremos estabilizar los sistemas de salud y reconstruir la economía global», recalcó el responsable de la OMS.

En la segunda fase se tendrá en cuenta la vulnerabilidad de cada país, agregó.

Tedros insistió en que ningún país, por más poderoso que sea, tiene acceso al mismo tiempo a la investigación y desarrollo científico, a la capacidad de manufactura y a toda la cadena de suministros necesarios para el material y las medicinas esenciales.

Expuso que el ejemplo más práctico es que las vacunas que sean desarrolladas en un determinado país requerirán tubos de vidrio con sus tapones que serán producidos en otro, usando probablemente materiales que vendrá de un tercer país.

«Necesitamos producir rápidamente miles de millones de dosis para llegar a todos los que necesitan una vacuna, lo que significa que necesitaremos cientos de millones de tubos de vidrio y medios para transportarlos de forma efectiva», señaló el director general.

Para la OMS, cada brote infeccioso es un desafío, pero Tedros afirmó hoy que, desde el punto de vista logístico, la epidemia actual ha sido el mayor de todos los que la organización había conocido hasta ahora.

Las autoridades españolas anunciaron este viernes la decisión del cierre de centros nocturnos y la prohibición de fumar en la calle sin respetar la distancia de seguridad, como parte de nuevas medidas para contener el rebrote del coronavirus.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, presentó una serie de medidas que se aplicarán en todo el territorio, tras una reunión de emergencia de las autoridades sanitarias de todas las regiones de España, cada una de ellas con competencia en materia de salud.

España, uno de los países del mundo más golpeados por la pandemia, registró el jueves, en las últimas 24 horas, 3,000 nuevos casos de Covid-19.

Para luchar contra el rebrote, se cerrarán discotecas, bares nocturnos y salones de baile. Los restaurantes y otros bares deberán cerrar a la una de la mañana y no podrán recibir más clientes pasada medianoche.

Estará prohibido fumar en la calle, salvo que se pueda mantener una distancia de seguridad de dos metros. Esta medida, que sigue las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya está en vigor en dos de las 17 regiones autonómicas, Galicia y las canarias.

En las residencias para ancianos, las visitas serán limitadas y los nuevos residentes deberán pasar un test de Covid-19 para su admisión.

Las regiones son invitadas a efectuar campañas de pruebas en los grupos de población de riesgo y en los barrios y aglomeraciones particularmente afectados por la pandemia.

El ministro de Sanidad no indicó en lo inmediato la fecha de entrada en vigor de estas nuevas restricciones.

Al igual que España, otros países han implementado medidas ante el resurgimiento de casos de coronavirus, luego de que comenzaran su desconfinamiento semanas atrás.

Ante la amenaza de una segunda ola en su territorio, el gobierno británico decidió reimponer a partir del sábado, 14 días de cuarentena a los viajeros procedentes de Francia, Holanda y Malta, poco menos de un mes después de haberles eximido. La medida sigue vigente para España, Bélgica, Andorra y Bahamas.

Fuera de Europa tampoco hay buenas noticias. Nueva Zelanda, alabada por su buena respuesta en la primera ola epidémica, prolongo por 12 días, hasta el 26 de agosto, el confinamiento en Auckland para frenar la reaparición del virus.

Profundizar la integración en Latinoamérica es «crucial» para salir de la crisis económica derivada de la pandemia, que llevará al comercio exterior de la región a desplomarse un 23% en 2020, la mayor cifra en una década, alertó este jueves la Cepal.

«El volumen del comercio en la región cae mucho más que el comercio mundial, es algo que tenemos que mirar con alerta. Hay que fortalecer los bloques regionales y rescatar la visión de un mercado latinoamericano integrado»,  indicó la secretaria ejecutiva del organismo dependiente de la ONU, Alicia Bárcena.

Según un nuevo informe, el valor de las exportaciones regionales se contraerá un 23% este año, mientras que el de las importaciones lo hará un 25%, los peores datos en 80 y 40 años, respectivamente.  La mayor contracción de las exportaciones regionales se registrará en las ventas a Estados Unidos (-32%) y a la propia región (-28%), en tanto que los envíos a China caerán solo 4%, de acuerdo con el documento.

Solo cuatro países de la región aumentaron sus exportaciones durante los cinco primeros meses del año (Costa Rica, Honduras, Guatemala y Nicaragua), mientras que las importaciones disminuyeron en toda la región en el mismo periodo.

«Particularmente preocupante resulta la contracción de las importaciones de bienes de capital (-14.5%) y de insumos
intermedios (-13.6%), lo que afectará la tasa de inversión y comprometerá la recuperación», advirtió la publicación.

Entre enero y mayo de este año, la mayor caída en las exportaciones de bienes fue registrada por la minería y el petróleo (-25.8%), seguido de las manufacturas (-18.5%), mientras que el turismo afectó las exportaciones de servicios, con una caída del 50%, especialmente en el Caribe.

Por su parte, el comercio marítimo de contenedores en la región también sufrió un desplome del 6.1% en los primeros cinco meses de 2020, con marcadas caídas en abril y mayo, así como el movimiento portuario.

El verdadero descalabro se lo llevó en el mismo periodo el tráfico aéreo regional debido al cierre de fronteras: el traslado de pasajeros cayó un histórico 95%, mientras que el de carga lo hizo un 46%, según el estudio.

«En una economía mundial más incierta y más regionalizada es crucial profundizar la integración regional, impulsar cadenas de valor regionales en sectores estratégicos, promover un mercado común digital, reducir la vulnerabilidad ante shocks externos y generar una interlocución más simétrica con Estados Unidos, China y Europa», aseguró Bárcena.

Además, agregó que la región debe reducir costos mediante una logística eficiente, fluida y segura.

Recordemos que la Cepal estimó en julio pasado que el producto interior bruto regional (PIB) se contraerá este año hasta un 9.1% y que la tasa de desempleo se elevará hasta el 13.5% por la pandemia.

La farmacéutica Moderna anunció hoy que espera ofrecer su vacuna contra el Covid-19 a un precio de entre 32 y 37 dólares por dosis, un «precio de pandemia», que dependerá del volumen que le solicite cada país. Dijo que espera garantizar su acceso universal.

«Estamos trabajando con Gobiernos en todo el mundo y con otros para asegurarnos que la vacuna es accesible independiente de la capacidad de pagar», aseguró en una llamada con inversores el consejero delegado de Moderna, Stephane Bancel.

El precio será menor para aquellos países que soliciten grandes volúmenes de dosis, apuntó la compañía, que aclaró que una orden «pequeña», para la que aplicaría la horquilla de precios anunciada hoy, sería del orden de los varios millones de dosis.

Ese precio está por encima de los 19.50 dólares que adelantó Pfizer para la vacuna que desarrolla junto con la alemana BioNTech y que se encuentra, como en el caso de Moderna, en el inicio de la fase 3, la recta final de pruebas clínicas para certificar su fiabilidad y seguridad.

El anunció de Moderna se dio en la presentación de los resultados des segundo trimestre de año, en los que la empresa con sede en Massachusetts, multiplicó sus ingresos por cinco hasta los 66.4 millones de dólares.

A finales de julio, Moderna ya había recibido 400 millones de dólares en depósitos para proveer de la vacuna mRNA-1273, cuya distribución ya negocia con varios países interesados.

El gobierno estadounidense ha desembolsado 483 millones de dólares en abril y posteriormente otros 472 millones más para el desarrollo de su vacuna.

El candidato a vacuna de la firma es uno de los pocos que está en las etapas finales de sus ensayos, en un momento en que los laboratorios se apresuran a desarrollar un fármaco seguro y efectivo contra una pandemia que se ha cobrado ya más de 700.000 vidas en todo el mundo.

La semana pasada, Moderna anunció el inicio de la etapa final de un ensayo a 30,000 personas para comprobar la seguridad y efectividad de la vacuna, el último obstáculo previo a la aprobación regulatoria. Según dijo, la vacuna podría estar lista para un uso generalizado para fines de año.

Sobre el dinero que ha pagado el gobierno estadounidense a Moderna, esta mañana se informó que la administración de Donald Trump también hizo una inversión de 1,000 millones de dólares en el proyecto de vacuna contra la covid-19 de la farmacéutica multinacional Johnson & Johnson, a cambio de tener garantizados al menos 100 millones de dosis si ésta resulta ser exitosa.

La compañía ya había recibido a finales de marzo 456 millones de dólares, a través de su filial Janssen. La nueva aportación financiará un proyecto demostrativo de fabricación a gran escala de su vacuna experimental.

China ofreció un crédito de 1,000 millones de dólares para apoyar el acceso de los países de Latinoamérica y el Caribe a una vacuna contra el Covid-19 una vez esté lista, confirmó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

«El canciller chino destacó que la vacuna desarrollada en su país será un bien público de acceso universal y que su país destinará un préstamo de mil millones de dólares para apoyar el acceso de las naciones de la región al antídoto», relató la cancillería en un comunicado.

El anunció fue hecho luego de una reunión virtual entre el canciller chino, Wang Yi, y sus homólogos de Argentina, Barbados, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Trinidad y Tobago y Uruguay.

Más de 150 vacunas están siendo desarrolladas a nivel global con el objetivo de ayudar a poner fin a la pandemia que ha causado más de 616,000 muertes alrededor del mundo. Pero aún está por verse si alguna de ellas tendrá éxito.

Datos iniciales de los ensayos de tres potenciales vacunas contra el Covid-19, incluida una de la empresa china Cansino Biologics, aumentaron la confianza en que el antídoto puede entrenar al sistema inmune para luchar contra el coronavirus sin efectos secundarios graves.

Sin embargo, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha dicho que el descubrimiento de una vacuna es apenas el primer paso y que es de vital importancia garantizar su acceso, sobre todo a los países más desfavorecidos y golpeados por la pandemia, como los latinoamericanos

Adicional, se informó que la vacuna experimental desarrollada por China National Pharmaceutical Group (Sinopharm) podría estar lista para su uso público a finales de este año. Anteriormente, la empresa preveía que la vacuna estaría disponible en 2021.

El presidente de Sinopharm, Liu Jingzhen, dijo a la emisora estatal CCTV que la compañía espera terminar la fase final de las pruebas en humanos dentro de unos tres meses.

Sobre el ofrecimiento de China, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo esta mañana que México está muy agradecido con Xi Jinping y con su gobierno, por el envío de materiales y equipos médicos, los cuales agradeció personalmente cuando sostuvo una llamada con Jinping.

Dos vacunas experimental contra el COVID-19, desarrolladas por la farmacéutica británica AstraZeneca y por la empresa biotecnológica alemana BioNTech en conjunto con la farmacéutica estadounidense Pfizer, presentaron resultados prometedores en sus pruebas.

El trabajo que AstraZeneca está realizando en asociación con científicos de la Universidad de Oxford resultó segura, además de que produjo una respuesta inmune en la etapa preliminar de ensayos clínicos con voluntarios sanos.

La vacuna, denominada AZD1222, no presentó ningún efecto colateral grave en los voluntarios, que produjeron respuestas inmunes de anticuerpos y células T, según los resultados del ensayo publicados en la revista médica The Lancet.

«Esperemos que esto implique que el sistema inmune recordará al virus, de modo que nuestra vacuna provea protección por un periodo extendido», indicó el autor principal del estudio, Andrew Pollard, de la Universidad de Oxford.

AstraZeneca es una de las farmacéuticas líderes en la carrera por encontrar una vacuna contra la enfermedad que ha causado más de 600,000 muertes en el mundo, junto con otras compañías que prueban candidatas en ensayos clínicos de etapas media y final.

Los investigadores dijeron que la vacuna causó efectos colaterales leves más frecuentes respecto a un grupo de control, pero que muchos de éstos pudieron reducirse con paracetamol, sin que se detectaran efectos adversos graves.

AstraZeneca anunció  que una fase III de los ensayos de su vacuna potencial se está llevando a cabo actualmente en Reino Unido, Brasil y Sudáfrica, y que empezará pronto en Estados Unidos. Las pruebas comenzaron en abril en aproximadamente 1,000 personas en las cuales la mitad de ellas recibió la vacuna experimental.

Adrian Hill, director del Instituto Jenner de la Universidad de Oxford, detalló que la vacuna produce anticuerpos neutralizantes, moléculas que son cruciales para bloquear el contagio. La vacuna causa además una reacción en los linfocitos T del organismo, células que ayudan a combatir el coronavirus.

Se reveló que la vacuna causó efectos secundarios leves como fiebre, escalofríos y dolor muscular con mayor frecuencia en aquellas personas que han recibido una vacuna contra la meningitis.

En el caso de la vacuna que produce BioNTech y Pfizer, se dieron a conocer datos adicionales que refieren que es segura e indujo una respuesta inmunológica en los pacientes.

Las firmas dijeron que los datos también demostraron una inducción de alto nivel de respuestas de células T contra el nuevo coronavirus.

Los resultados revelados son el resultado de un ensayo realizado en Alemania que evaluó a 60 voluntarios sanos y llega después de que ambas empresas publicaran a principios de este mes información de un ensayo de etapa inicial en Estados Unidos.

El ensayo demostró que los voluntarios que recibieron dos dosis de la vacuna produjeron anticuerpos neutralizantes del virus, similares a los del ensayo estadounidense.

La población mundial comenzará a reducirse a partir de la segunda mitad de este siglo, lo que unido a la caída de la fertilidad en ciertos países provocará cambios significativos en los equilibrios de poder globales.

Así lo indica un estudio elaborado por el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, que ofrece proyecciones globales, regionales y nacionales sobre economía, población, mortalidad, fertilidad y migración en 195 países.

El informe, publicado por la revista The Lancet, prevé que la población mundial alcanzará un pico de unos 9,700 millones en 2064, pero caerá hasta los 8,800 millones a finales de siglo, un descenso que será de más del 50% en hasta en 23 países, entre ellos Japón, Tailandia, Italia y España.

En la gran mayoría de países analizados, 183 de 195, la Tasa Total de Fertilidad (TTF) se situará en unos niveles que no permitirán mantener el tamaño de sus poblaciones, a menos que se apliquen «políticas liberales de inmigración», advierte el estudio.

La TTF global podría caer del 2.37 de 2017 al 1.66 en 2100, muy por debajo de la tasa mínima del 2.1 requerida para mantener estables las cifras de población (nivel de reemplazamiento).

Así, el estudio predice «cambios enormes» en la «estructura de edad global» para 2100, cuando en torno a 2,370 millones de personas tendrán más de 65 años de edad y 1,700 millones menos de 20 años.

En este contexto, India y China sufrirían grandes descensos en el segmento de personas en edad de trabajar, lo que frenaría su crecimiento económico y provocaría cambios en los equilibrios de poder globales.

Aunque los expertos pronostican que China sustituirá en 2035 a Estados Unidos como la mayor economía mundial en términos de Producto Interno Bruto (PIB), podría experimentar un «rápido» declive demográfico a partir de 2050, con una reducción del 1% en su fuerza laboral, desde los 950 millones en 2017 a 357 millones en 2100.

Así, la potencia estadounidense regresaría al primer puesto hacia 2098, siempre y cuando, precisan, la inmigración siga nutriendo su fuerza laboral. Adicional, destacan que India podría ser el único país asiático capaz de proteger su fuerza laboral, a pesar de que la población trabajadora caería desde los 762 millones de 2017 a los 578 en 2100, lo que situaría su PIB en el puesto tercero, desde el séptimo de hace tres años.

«El continuo crecimiento de la población durante el siglo ya no es la trayectoria más probable. Este estudio ofrece a Gobiernos de todos los países una oportunidad para que comiencen a repensar sus políticas en inmigración, fuerza laboral y desarrollo económico para afrontar los retos que presentan los cambios demográficos», explica en un comunicado el director del IHME, Christopher Murray.

Los autores recuerdan que para aquellos países con altos ingresos y con tasas de fertilidad incapaces de compensar la pérdida de población, la «mejor solución» para mantener «los niveles actuales, el crecimiento económico y seguridad geopolítica» pasa por la aplicación de «políticas migratorias abiertas».