Tag

política

Browsing

El presidente Emmanuel Macron llamó a unirse a todos quienes digan “no a los extremos” de cara a las elecciones legislativas francesas, que adelantó tras la victoria de la ultraderecha en las elecciones europeas en Francia.

“Las cosas son sencillas. Hoy tenemos alianzas contra natura en los dos extremos” del espectro político, dijo el mandatario, tres días después del inesperado adelanto electoral, para finales de junio.

Macron se refería a la propuesta del presidente del partido conservador Los Republicanos (LR), Éric Ciotti, de aliarse con el ultraderechista Agrupación Nacional (RN), una posibilidad que rechazó la mayoría de responsables de su formación y que condujo a la exclusión de Ciotti de la formación.

Pero Macron también aludía al acuerdo de socialistas, comunistas, ecologistas y La Francia Insumisa (LFI, izquierda radical) de crear un “nuevo frente popular”, pese a que su anterior alianza Nupes se rompiera por los desacuerdos entre el ala socialdemócrata y la radical.

“Llegado el momento, antes o después de las elecciones, deseo que se unan los hombres y mujeres de buena voluntad que habrán sido capaces de decir no a los extremos”, declaró Macron, llamando a su alianza centrista a conversar con otros partidos.

Macron llegó al poder en 2017 desde el centro atrayendo a los descontentos con la tradicional alternancia entre socialistas y conservadores, y ya durante su reelección en 2022 se presentó como la alternativa a los “extremos”.

El oficialismo quiere atraer especialmente a los descontentos en el Partido Socialista con formar un frente unido con LFI, formación que Macron calificó de “antisemita” y “antiparlamentaria”, y a los conservadores de LR que rechazan el “pacto con el diablo” de la extrema derecha.

Respecto al RN de la ultraderechista Marine Le Pen, criticó su “ambigüedad” con la Rusia de Vladimir Putin y aseguró que quieren “abandonar la OTAN”.

Sobre su decisión de convocar elecciones, que los observadores consideran una “apuesta arriesgada”, Macron explicó que se trata de un “movimiento de aclaración” política para “evitar dar las llaves del poder a la extrema derecha” en 2027.

Admitió su “responsabilidad” en el fracaso de su alianza en las europeas, que atribuyó a que su gobierno no aportó las “respuestas” suficientes a las “inquietudes” de los ciudadanos.

Las elecciones legislativas adelantadas, que contemplan una segunda vuelta, tendrán lugar el 30 de junio y 7 de julio respectivamente.

El adelanto electoral no afecta a Macron, que continuará como presidente hasta 2027, pero lo pone en riesgo de que durante el final de su segundo y último mandato tenga que compartir el poder con un gobierno de otro color político.

Las elecciones al Parlamento Europeo confirmaron este domingo el auge de la extrema derecha, que aunque no modificó los equilibrios de poder en Bruselas, motivó la convocatoria de legislativas anticipadas en Francia y logró enormes avances en Alemania y Austria.

Las proyecciones indican que el partido de extrema derecha Agrupación Nacional arrasó en las elecciones en Francia y obtuvo del doble de votos que la alianza liberal lanzada por el presidente Emmanuel Macron.

Ante el catastrófico resultado, Macron pronunció un discurso al país y anunció la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas, “cuya primera vuelta tendrá lugar el 30 de junio y el balotaje el 7 de julio”.

Nunca hasta ahora unas elecciones europeas habían tenido un impacto tan devastador en la política doméstica de un país del bloque.

La elección de los 720 diputados del Parlamento Europeo abre un nuevo ciclo en la UE, y los nuevos legisladores designarán al nuevo presidente de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo del bloque.

En Alemania, la mayor economía de la UE, el partido socialdemócrata del jefe de gobierno, Olaf Scholz, obtuvo el peor resultado de su historia y quedó relegado al tercer lugar, por detrás de la derecha y la extrema derecha.

Según proyecciones del Parlamento Europeo, la alianza conservadora CDU-CSU recibiría alrededor del 30% de los votos. El partido de extrema derecha AfD llega en segundo lugar con alrededor del 16%, y el partido SPD de Scholz, en tercero con un 14%.

Alemania es el país con más elevado número de eurolegisladores, con 96, seguido por Francia (81), Italia (76) y España (61).

En Austria, las encuestas de salida situaron al partido de extrema derecha FPO al frente, con aproximadamente el 27% de los votos.

En tanto, en Italia los sondeos indican que el partido posfascista Hermanos de Italia, de la primera ministra Giorgia Meloni, quedó a la cabeza con entre el 25% y el 31% de los votos.

Pese al avance de la extrema derecha, los resultados provisorios divulgados por el Parlamento Europeo sugieren que la suma de la derecha más moderada, los socialdemócratas y los liberales centristas seguirá siendo mayoritaria, en un gran bloque de 389 plazas en el que se forjan los compromisos fundamentales en materia legislativa.

Sin embargo, aunque en estas elecciones el número de eurodiputados pasó de 705 a 720, los socialdemócratas perdieron cuatro escaños, los centristas liberales tienen 19 escaños menos y los Verdes dejaron escapar 18 espacios.

La familia política de la ultraderecha está dividida en dos bloques. De un lado, está el bloque de Conservadores y Reformistas (ECR) y del otro, el de Identidad y Democracia (ID), separados por su postura sobre la propia UE.

Luego de esta elección, los dos grupos, individualmente, tienen más legisladores que los Verdes: el ECR quedaría con 72, ID con 58 y los Verdes con 53, según las proyecciones del Parlamento Europeo.

En España, los conservadores del Partido Popular (PP) ganaron las elecciones y consiguieron 22 escaños, contra 20 para el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) del presidente del gobierno Pedro Sánchez, según el 99% de los votos escrutados.

En Portugal, la oposición socialista se impuso por estrecho margen a la coalición gobernante de derecha moderada, al tiempo que la extrema derecha de Chega se quedó en 9.8%, en un lejano tercer lugar.

En Hungría, el partido Fidesz, del ultranacionalista primer ministro Viktor Orban se perfila para obtener su peor resultado en 14 años, pero aún así tuvo más del 43% de los votos.

En Polonia, la coalición liberal lanzada por el primer ministro, Donald Tusk, se quedó con alrededor del 38% de los votos, relegando al segundo lugar al ultraconservador partido PiS, con un 33%.

Tras las primeras proyecciones de resultados, la presidenta de la Comisión Europea y aspirante a un segundo mandato, la alemana Ursula von der Leyen, prometió en Bruselas construir una barrera de contención contra “los extremos”.

“Vamos a construir un baluarte contra los extremos de la izquierda y de la derecha. Vamos a contenerlos. Eso es seguro”, dijo Von der Leyen. “¡Hemos ganado las elecciones!”, afirmó a nombre de su bloque, el Partido Popular Europeo. “El PPE es el grupo político más fuerte del Parlamento Europeo (…) No se puede formar una mayoría sin el PPE”, subrayó.

Así, la actual presidenta de la Comisión Europea y aspirante a un segundo mandato de cinco años, salió fortalecida de las recientes elecciones europeas, aunque aún está lejos de poder cantar victoria.

Este escenario parece allanar el camino de Von der Leyen a otros cinco años al frente de la Comisión, pero su candidatura aún tendrá que superar varios obstáculos, en especial en materia de apoyo político de los dirigentes europeos.

La funcionaria alemana viajó este lunes a Berlín, donde mantendrá conversaciones en la sede central del partido conservador CDU.

El futuro de la Comisión comenzará a ser discutido ya desde el jueves al margen de la cumbre del G7, aunque varios de los interlocutores de ese diálogo viven realidades electorales claramente diferentes. El 17 de junio, Von der Leyen tiene en agenda una cena informal con los jefes de gobierno de la UE, para definir su candidatura.

Von der Leyen podría conseguir en el hemiciclo alrededor de 400 votos, cómodamente más allá de los 361 necesarios. Sin embargo, el proceso es más complejo, ya que antes de ello quien aspira a presidir la Comisión Europea tiene que recibir la luz verde del Consejo Europeo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) prometió este viernes que al dejar el cargo no seguirá influyendo en la política a través de sus hijos, José Ramón, Andrés Manuel y Gonzalo Alfonso López Beltrán, aunque aseguró que ellos son libres de participar en la política.

“Ellos son libres, si deciden seguir participando lo van a hacer, pero no me van a representar porque yo ya concluyo y no voy a tener representante”, señaló el mandatario durante su conferencia de prensa matutina.

AMLO reiteró su promesa de que, tras concluir su mandato el próximo 1 de octubre, terminará su papel en la política.

“Yo ya termino y lo que va a haber hacia adelante es la continuación, con los cambios que naturalmente se van a producir, de la transformación que iniciamos millones de mexicanos”, expuso.

Asimismo, dijo que tras dejar la presidencia no quiere que su nombre se coloque en calles ni tampoco que se levante algún monumento en su honor. “Nada de eso, tampoco, yo no voy a conferencias, no acepto ninguna invitación a ningún tipo de actos públicos, políticos”, enfatizó.

Sin embargo, dejó entrever que solo estaría presente en la vida política del país si lo solicita la futura presidenta, Claudia Sheinbaum. “Solo atendería yo un llamado de mi presidenta, también haciendo uso de mi derecho a disentir”, aseveró.

El mandatario aprovechó la ocasión también para revelar que les pidió a sus hijos aclarar “las calumnias” de las que han sido víctima durante su gestión y de las que habían evitado pronunciarse en todo este tiempo.

“Ahora ya van a actuar, pero tienen que aclarar todo y, como son honrados, porque así fueron educados por la finada mamá y el papá, van a sacar un documento, se los sugerí. No sé (cuándo), ya, pero les dije: no dejen nada pendiente y aguanten, aguanten”, expuso.

Y es que los hijos de López Obrador han estado envueltos en diversas polémicas durante el Gobierno, pues, con base en investigaciones periodísticas, están acusados de presunta corrupción y de favorecer a sus amigos con contratos públicos en Petróleos Mexicanos (Pemex), programas sociales y obras públicas.