Tag

precios

Browsing

La inflación general se volvió a acelerar en la primera quincena de mayo, por tercera quincena consecutiva, aun cuando el índice subyacente continuó descendiendo, informó este jueves el INEGI.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en un 4.78% a tasa interanual, por encima del 4.67% que se registró en la segunda mitad de abril, de acuerdo con cifras divulgadas el jueves por el Instituto.

En tanto, la inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, descendió a un 4.31%, su nivel más bajo desde mayo de 2021.

Sólo en los primeros 15 días de mayo, los precios disminuyeron un 0.21%, mientras que el índice subyacente arrojó una tasa del 0.15%, dijo el INEGI.

Los rubros que más incrementos sufrieron en la quincena fueron el jitomate, el chile serrano y la vivienda propia, mientras que la electricidad, la cebolla y el gas doméstico LP fueron los que más bajaron.

La escala del dato en la primera quincena de mayo dificulta el camino para que el Banco de México (Banxico) recorte de nuevo la tasa de interés en su siguiente decisión de política monetaria.

Recordemos que a inicios del mes, Banxico mantuvo la tasa referencial en 11%, después de rebajarla en marzo por primera vez desde que inició el ciclo restrictivo en 2021 para hacer frente a las presiones derivadas de la pandemia que llevaron a la inflación a abandonar la meta oficial de un 3%.

La jefa del banco, Victoria Rodríguez, afirmó recientemente que la junta de gobierno discutirá la posibilidad de reanudar los recortes a la tasa en su próxima decisión, que se tiene prevista para el 27 de junio.

Sin embargo, la subgobernadora Irene Espinosa opinó que no ve urgencia en volver a reducirla.

La tasa de inflación subió en la primera quincena de abril al 4.63% anual, con lo que acumula tres quincenas de ascenso, según datos divulgados este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El dato, por encima de las expectativas del mercado, es mayor al 4.42% de todo marzo y al 4.4% de febrero, cuando había terminado con tres meses consecutivos al alza tras haber cerrado 2023 en una tasa de 4.66% y haber subido en enero al 4.88%.

El INEGI registró un aumento del 0.09% en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) con respecto a los 15 días anteriores.

En el reporte se indica que en el mismo periodo de 2023, la inflación quincenal fue de -0.16% y la anual de 6.24%.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, aumentó un 0.16% quincenal y un 4.39% anual.

Dentro del subgrupo de subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.24% en la quincena y un 3.72% en el año. Los servicios avanzaron un 0.07% quincenal y un 5.21% anual.

La partida de no subyacentes decreció un 0.12% a tasa quincenal, pero se elevó un 5.38% interanual. En su interior, los precios de los agropecuarios se elevaron un 1.68% respecto al periodo inmediato anterior, y un 6.98% frente al mismo lapso del año pasado.

Los energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno se contrajeron un 1.66% en la primera quincena de abril, pero aumentaron un 4.01% en el año.

El índice de precios de la canasta de consumo mínimo, conformada por 176 productos y servicios, cayó un 0.04% quincenal, aunque se incrementó un 4.26% a tasa anual.

Recordemos que los precios al consumidor cerraron en 2023 con un aumento del 4.66%, por encima de las expectativas del mercado, pero por debajo del 7.82% de 2022 y del 7.36% de 2021, ambos años con el nivel más alto en las últimas dos décadas.

El dato de  inflación de la primera quincena de abril está por encima de la meta del 3% del Banco de México (Banxico), que redujo al 11% la tasa de interés el 21 de marzo, el primer recorte en un año.

La inflación general se aceleró en marzo pasado, mientras que el índice subyacente continuó moderándose, alimentando la especulación de que el Banco de México (Banxico) mantendría sin cambios la tasa clave de interés en su próxima decisión de política monetaria.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en un 4.42% a tasa interanual, ligeramente arriba del 4.40% de febrero, de acuerdo con cifras divulgadas este martes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Aunque hubo una aceleración, el dato se encuentra por debajo de las proyecciones; analistas consultados por Reuters proyectaban una tasa de un 4.50%.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, descendió por decimocuarto mes consecutivo a un 4.55%, su menor nivel desde mayo de 2021.

En marzo, los precios aumentaron un 0.29% respecto al mes previo, mientras que el índice subyacente se ubicó en una tasa del 0.44%.

Al interior del índice subyacente, a tasa mensual, los precios de las mercancías subieron 0.22% y los de servicios, 0.69%. Dentro del índice no subyacente, a tasa mensual, los precios de los productos agropecuarios disminuyeron 0.53% y los de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno crecieron 0.16%.

Los productos que más incrementos sufrieron en el mes fueron el pollo, el transporte aéreo y la gasolina de bajo octanaje, mientras que la cebolla, el jitomate y el gas doméstico LP fueron los que más descendieron.

Recordemos que el mes pasado, el Banco de México rebajó la tasa de interés por primera vez desde que comenzó a endurecer su política monetaria en 2021 para hacer frente a las presiones derivadas del impacto de la pandemia en las cadenas globales de producción.

Sin embargo, algunos miembros de la junta se han mostrado cautelosos sobre futuros recortes adicionales. Hace unos días, la gobernadora Victoria Rodríguez Ceja dijo que la reducción al costo de los créditos no significaba que se hubiera dado por concluido el combate contra la inflación.

El próximo anuncio de política monetaria de Banxico está programado para el 9 de mayo y, según una encuesta de reciente del grupo financiero Citibanamex, la mayor parte del mercado espera que mantenga la tasa en su actual nivel de un 11% aunque volvería recortarla en su reunión junio.

La inflación se aceleró más de lo esperado en la primera quincena de marzo, reforzando el argumento de que la reciente baja a la tasa clave de interés por parte del Banco de México (Banxico) no sería el inicio de un agresivo ciclo de recortes.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en un 4.48% en la primera mitad de marzo, por arriba del 4.35% de la segunda mitad de febrero, aunque por debajo del récord máximo en más de dos décadas del 8.77% que había tocado en 2022, según cifras oficiales divulgadas el viernes por el INEGI.

El INPC presentó una variación de 0.27 % respecto a la quincena anterior. En la misma quincena de 2023, la inflación quincenal fue de 0.15 % y la anual, de 7.12%.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, aumentó 0.33% a tasa quincenal y 4.69% a tasa anual.

Al interior del índice subyacente, a tasa quincenal, los precios de las mercancías incrementaron 0.10% y los de servicios, 0.61%.

En tato, el índice de precios no subyacente registró un crecimiento de 0.09% quincenal y de 3.84% a tasa anual. Dentro de este índice, a tasa quincenal, los precios de los productos agropecuarios subieron 0.34% y los de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno bajaron 0.12%.

Los rubros que más incrementos sufrieron en la quincena fueron el pollo, el transporte aéreo y los servicios turísticos en paquete, mientras que la cebolla, el gas doméstico LP y los nopales fueron los que más descendieron.

Banco de México, que tiene una meta de inflación del 3%, redujo ayer su tasa de referencia por primera vez desde que comenzó su endurecimiento monetario a mediados de 2021, en una decisión que si bien estuvo dividida cumplió con las expectativas del mercado.

En su aviso, la Junta de Gobierno de Banxico afirmó que, pese al ajuste, la postura monetaria continuaba siendo restrictiva y advirtió que en futuras decisiones tomaría en cuenta el panorama inflacionario y los retos que aún prevalecen, lo que fue interpretado por analistas como que este no sería el inicio de un ciclo continuo de recortes.

La inflación en Estados Unidos, un asunto central de la campaña electoral, se moderó a 3.1% anual, menos de lo esperado según datos oficiales divulgados el martes.

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) tuvo un aumento de 3.1% interanual a enero, frente al 3.4% en la medición de diciembre, informó el Departamento de Trabajo.

El dato decepcionó al mercado, que esperaban una inflación por debajo de 3% por primera vez desde marzo de 2021, cuando la economía comenzaba a salir de la crisis provocada por la pandemia de COVID-19.

Los analistas apuntaban a un aumento del IPC de 2.9%, según el consenso reunido por el sitio especializado Market Watch.

“En momentos en que el crecimiento y el empleo se mantienen fuertes, la inflación cayó dos tercios desde su pico”, dijo el presidente Joe Biden en una declaración, en la que reiteró que “aún queda trabajo por hacer para bajar los precios”.

Y es que recordemos, que la economía es una de las bases de la campaña del demócrata, en la que basa sus deseos de reelegirse.

La inflación subyacente, que excluye los precios más volátiles de alimentos y energía, y es un dato clave para los mercados, se mantuvo en 3.9% anual.

Así, el IPC se encamina hacia la meta de 2% anual, una buena noticia para la Reserva Federal (Fed). Luego de años de tasas bajas, el banco central estadounidense subió con fuerza sus tasas de interés de referencia en un intento por enfriar la economía.

Recordemos que las tasas altas encarecen el crédito y con ello desalientan el consumo y la inversión, bajando así la presión sobre los precios. Las tasas se ubican ahora en máximos en más de dos años, en niveles de 5.25% a 5.50%. La expectativa del mercado y de la propia Fed es comenzar a recortarlas este año.

Los datos de inflación mostraron que los precios aumentaron 0,3% entre diciembre y enero, por encima de la variación registrada entre noviembre y diciembre (0,2%), indicó el Departamento de Trabajo. Rubros como vivienda, cuidados personales y alimentación aumentaron de precio en la medición mes a mes, en tanto el costo de la energía bajó.

El banco central estadounidense considera prioritario otro índice de inflación, el PCE, cuyos datos se conocerán el 29 de febrero. En diciembre, el índice PCE se mantuvo estable en 2.6% en la medición interanual. Pero la inflación subyacente marcó 2.9%, su nivel más bajo en casi tres años.

La inflación SE aceleró en enero pasado, aunque el índice subyacente continuó moderándose, algo que podría reforzar las expectativas de que el Banco de México (Banxico) recortaría la tasa de interés en sus próximas reuniones de política monetaria.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en un 4.88% anual, hilando tres meses consecutivos al alza, después de haber alcanzado su menor nivel desde febrero de 2021, de acuerdo con cifras divulgadas este jueves por el INEGI.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, se ubicó en 4.76%, su nivel más bajo desde julio de 2021.

A finales del año pasado, Banxico mantuvo su tasa referencial en un 11.25%, un récord máximo en el que se ubica desde marzo del año pasado, pero en sus argumentos dejó abierta la posibilidad de un próximo recorte, aun cuando reconoció que el panorama inflacionario seguía implicando retos.

Sólo en enero, los precios aumentaron un 0.89% respecto al mes previo, mientras que el índice subyacente arrojó una tasa del 0.40%, detalló el INEGI.

Los productos que más incrementos sufrieron en el mes fueron el jitomate y la cebolla, mientras que el transporte aéreo y el huevo fueron los que más descendieron.

En la primera quincena de enero de 2024, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) presentó una variación de 0.49% respecto a la quincena anterior, con lo que la inflación general anual se ubicó en 4.90%.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) recordó que en la misma quincena de 2023, la inflación quincenal fue de 0.46 % y la anual, de 7.94%.

Con el dato dado a conocer por el INEGI, que es la tasa más alta para dicho periodo desde 2021, se ligan cinco quincenas con la inflación al alza.

El índice de precios subyacente aumentó 0.25% a tasa quincenal y 4.78% a tasa anual. En su interior, a tasa quincenal, los precios de las mercancías incrementaron 0.26 % y los de servicios, 0.24%.

En tanto el índice de precios no subyacente registró un crecimiento de 1.22% quincenal y de 5.24% a tasa anual. Al interior, a tasa quincenal, los precios de los productos agropecuarios subieron 2.42% y los de energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno, 0.15%.

Los principales productos genéricos cuyas variaciones de precios destacaron por su incidencia sobre la inflación general, fueron el jitomate, el tomate verde y la cebolla.

Las entidades federativas y ciudades en las que el INPC registró las mayores variaciones durante la primera quincena de enero de 2024 fueron Guerrero, Chiapas, Puebla, Oaxaca y Tlaxcala. Las entidades con variación por debajo del promedio nacional fueron: Baja California Sur, Campeche, Michoacán, Tamaulipas y Durango.

El INEGI refiere que el INPC es un indicador económico que mide la variación promedio de los precios de una canasta de bienes y servicios representativa del consumo de los hogares del país a lo largo del tiempo.

Explica que estas variaciones de precios repercuten de manera directa en el poder adquisitivo y en el bienestar de las y los consumidores, además de que la tasa de crecimiento del INPC permite medir la inflación de un periodo a otro.

La tasa de inflación en Estados Unidos sigue moderándose al ubicarse en noviembre en 3.1%, una décima por debajo del dato de octubre, según los datos publicados por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

En términos mensuales, los precios de consumo subieron 0.1% respecto a octubre, debido sobre todo a la disminución de los precios de la energía.

El dato de inflación llega cuando la Reserva Federal inicia la reunión de dos días de su comité de mercado abierto, que al final dejará una decisión de política monetaria en la que definirá la tasa de interés.

Con esta evolución de los precios de consumo, se espera que la Fed no suba las tasas, aunque todavía queda lejos la posibilidad de empezar a bajarlos.

En un acto público celebrado hace unos días, el presidente de la Fed, Jerome Powell, afirmó que es “prematuro” concluir que la Fed ha aumento las tasas “lo suficiente” como para contener de manera firme los precios.

“Sería prematuro concluir con confianza que hemos logrado una postura suficientemente restrictiva, o especular sobre cuándo podría flexibilizarse la política. Estamos preparados para endurecer aún más la política si resulta apropiado hacerlo”, afirmó el presidente del banco central estadounidense.

Según la estadística publicada hoy, en el mes de noviembre los precios de la energía cayeron el 2.3% respecto al mes anterior, empujados por la caída del precio de la gasolina en un 6% frente al aumento de otros componentes. Los precios de los alimentos subieron dos décimas.

Los precios de consumo excluyendo energía y alimentos subieron tres décimas en noviembre en términos mensuales. En términos interanuales, la inflación subyacente, la que excluye los precios de los alimentos y la energía, se colocó en 4%.

La inflación se aceleró en noviembre pasado, aunque menos de lo esperado, mientras que el índice subyacente continuó moderándose, reforzando las expectativas de que el Banco de México (Banxico) recortaría la tasa de interés el próximo año.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en 4.32%, por arriba del 4.26% del mes previo, cuando tocó su nivel más bajo desde febrero de 2021, de acuerdo con cifras divulgadas el jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Analistas anticipaban una tasa del 4.40% para noviembre, según un sondeo realizada por Reuters.

Por su parte la inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, descendió por décimo mes consecutivo a un 5.30%, su menor nivel desde octubre de 2021.

El mes pasado, Banxico mantuvo la tasa de interés en un rango historio del 11.25% en que se ubica desde marzo, aunque cambió el tono de su mensaje de política monetaria, abriendo la puerta a un próximo recorte.

Desde entonces varios miembros de la Junta de Gobierno del banco se han mostrado en la misma línea. La semana pasada, el subgobernador Jonathan Heath mencionó que la tasa podría bajar “una o dos veces” en 2024.

Sólo en noviembre, los precios aumentaron un 0.64% respecto al mes previo, mientras que el índice subyacente arrojó una tasa del 0.26%.

Los rubros que más incrementos sufrieron en el mes fueron la electricidad, el huevo y el tomate verde, mientras que el limón, el gas doméstico LP y el aguacate fueron los que más bajaron, precisó el INEGI.

La tasa de inflación bajó al 4.26% anual en octubre, su menor nivel desde febrero de 2021, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El dato, por debajo de las expectativas del mercado, representa nueve meses consecutivos de descenso tras el 4.45% que registró en septiembre y después de haber iniciado el año con una tasa del 7.91% en enero.

Por otro lado, el INEGI reportó que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) aumentó un 0.38% en el mes. En el mismo mes de 2022, la inflación mensual fue de 0.57% y la anual de 8.41%.

En tanto, el índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, subió un 0.39% mensual y un 5.5% anual, detalló el Instituto en su reporte.

Dentro del subgrupo de subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.34% en el mes y un 5.64% en el año. Los servicios avanzaron un 0.44% mensual y un 5.34% anual.

Por su parte la partida de no subyacentes avanzó un 0.34% a tasa mensual y un 0.56% interanual. En su interior, los precios de los agropecuarios decrecieron un 2.09% respecto al periodo inmediato anterior, aunque subieron un 1.62% frente al mismo mes del año pasado.

Los energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno se elevaron un 2.57% en el mes, aunque retrocedieron un 0.35% en el año.

Finalmente, el Índice de Precios de la Canasta de Consumo Mínimo, conformada por 176 productos y servicios, se incrementó un 0.33% mensual y un 3.83% anual. Los rubros con mayores incrementos interanuales fueron los restaurantes y hoteles (7.83%), los bienes y servicios diversos (7.54%), y la educación (6.61%).

Los productos genéricos que más subieron en el mes fueron la zanahoria (20.96%), la electricidad (19.23%), y el transporte aéreo (13.37%).

El dato de de inflación correspondiente a octubre se publica horas antes de que se conozca la nueva decisión de política monetaria del Banco de México (Banxico), que ha mantenido la tasa de interés en un récord de 11.25% por cuatro veces consecutivas.

La inflación general se desaceleró en la primera quincena de octubre, aunque siguió por encima de la meta del Banco de México (Banxico), respaldando las proyecciones de que el banco central mantendrá la actual tasa de interés por un periodo más largo.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en un 4.27% a tasa interanual, su menor nivel desde marzo de 2021, luego de haberse disparado el año pasado a un récord en más de dos décadas, de acuerdo con cifras divulgadas por el INEGI.

Analistas consultados por la agencia Reuters anticipaban que la tasa de inflación se ubicara en 4.38%.

La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, descendió por decimoséptima quincena continua a un 5.54%, su nivel más bajo desde noviembre de 2021.

Recordemos que el mes pasado, el Banco de México decidió mantener la tasa de interés en un máximo histórico de un 11.25% por cuarta vez seguida, citando un panorama inflacionario complicado e incierto y pospuso hasta el segundo trimestre del 2025 la convergencia del indicador a la meta del 3%.

Sólo en los primeros 15 días de octubre, el INPC tuvo una variación de 0.24% respecto a la quincena anterior, detalló el INEGI.

El índice de precios subyacente aumentó 0.24% a tasa quincenal, mientras que el índice de precios no subyacente registró un incremento de 0.25% quincenal.

Al interior del índice subyacente, a tasa quincenal, los precios de las mercancías crecieron 0.22% y los de servicios, 0.27%. Dentro del índice no subyacente, los precios de los productos agropecuarios retrocedieron 1.72% y los de energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno subieron 2.03%.

Los rubros que más incrementos presentaron en la primera quincena de octubre fueron la electricidad, el azúcar y el transporte aéreo, mientras que el jitomate, el pollo y la cebolla fueron los que más bajaron.

La tasa de inflación mantiene su tendencia a la bajada, al ubicarse en 4.45% anual en septiembre, siendo su menor nivel desde febrero de 2021, según datos compartido este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El dato, dentro de las expectativas del mercado, representa ocho meses consecutivos de descenso en la inflación tras el 4.64% que se registró en agosto y después de haber iniciado el año con la tasa de 7.91% de enero.

El INEGI reportó que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) aumentó 0.44% en el mes. En el mismo mes de 2022, la inflación mensual fue de 0.62% y la anual de 8.7%.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, aumentó un 0.36% mensual y un 5.76% anual, detalló el INEGI en su reporte.

Dentro del subgrupo de subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.31% en el mes y un 6.2% anual, mientras que los servicios avanzaron un 0.43% mensual y un 5.23% anual.

En tanto, la partida de no subyacentes avanzó un 0.7% a tasa mensual y un 0.6% interanual. En su interior, los precios de los agropecuarios crecieron un 0.84% respecto al periodo inmediato anterior y un 3.25% frente al mismo mes del año pasado.

Los energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno se elevaron un 0.57% en el mes, aunque retrocedieron un 1.71% en el año.

El Índice de Precios de la Canasta de Consumo Mínimo, conformada por 176 productos y servicios, se incrementó un 0.63% mensual y un 4.01% anual. Los rubros con mayores incrementos interanuales fueron los restaurantes y hoteles (8.55%), los bienes y servicios diversos (7.95%), y la salud (6.61%).

Los productos genéricos que más aumentaron en el mes fueron el limón (33.79%), la zanahoria (25.17%) y el tomate (10.28%).

Pese al dato reportado, que mantiene su tendencia a la bajada, lo reportado en septiembre está aún por encima de la meta del 3% anual del Banco de México (Banxico), que mantiene la tasa de interés en un nivel histórico del 11.25%.

Apple finalmente integró el puerto de carga universal conocido como USB-C en su nueva gama de iPhone presentada este martes, un año antes de verse obligado a hacerlo por una ley europea contra la que luchó durante mucho tiempo.

“USB-C se ha convertido en un estándar universalmente aceptado. Por eso estamos trayendo el USB-C al iPhone 15”, dijo Kaiann Drance, vicepresidente de marketing de iPhone en el evento de lanzamiento.

Este no es el tipo de innovación tecnológica del que la empresa de la manzana suela presumir, pero una ley de Bruselas obliga a los fabricantes de electrónica a equipar los nuevos teléfonos inteligentes, tabletas y cámaras con conector USB-C para finales de 2024.

“Ahora el mismo cable puede cargar tu Mac (computadora), tu iPad (tableta), tu iPhone e incluso tus AirPods pro de segunda generación”, agregó Drance. “Si la batería de tus AirPods o la de tu Apple Watch (reloj) está demasiado baja, puedes cargarlos directamente desde tu iPhone”.

La empresa presentó cuatro versiones de su nuevo smartphone con, como cada año, pantallas más brillantes, lentes más sofisticadas y capacidades informáticas más avanzadas.

El modelo base, el iPhone 15, se comercializará desde los 799 dólares, el mismo precio que el iPhone 14 presentado hace un año.

Apple decidió no subir los precios durante un período difícil a nivel mundial para las ventas de smartphones. Para la serie Pro, los precios comienzan en 999 dólares y el Pro Max en 1,199, los mismos precios que el año pasado para iguales niveles de almacenamiento, disponibles a partir del 22 de septiembre.

La nueva familia de equipos móviles presentan una carcasa de titanio y un chip más rápido que permite mejores cámaras y juegos móviles, en un contexto de una caída global de los smartphones y problemas con las ventas en China.

Tanto el Pro como otros modelos de iPhone 15 tendrán una pantalla más brillante y una cámara de 48 megapíxeles, además de cobalto 100% reciclado en sus baterías.

La empresa también señaló que la conectividad satelital del iPhone 15 ahora se puede utilizar para solicitar asistencia en la carretera. Está implementando la función con la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA) en los Estados Unidos.

Apple dijo que el iPhone 15 Pro Max, el teléfono más grande que fabrica la compañía, tendrá una nueva lente de cámara con un zoom óptico más largo que los modelos anteriores. Las lentes utilizan una serie de prismas para emular el rendimiento de una lente más larga.

La incorporación del puerto USB-C es una pequeña revolución para el ecosistema de productos y servicios de Apple, difícil de integrar con otros sistemas gracias a puertos que utilizan tecnología exclusiva.

La compañía había argumentado que su tecnología “Lightning” se utilizaba en más de 1,000 millones de dispositivos en el mundo y que la nueva normativa “ahogaría la innovación” y “perjudicaría a los consumidores”.

Apple anunció que el iPhone 15 tiene componentes internos que simplificarán la reparación y un nuevo marco que permitirá reemplazar fácilmente el vidrio trasero.

También se presentó este martes el Apple Watch Series 9, que responde a un toque del dedo índice y el pulgar para iniciar y detener llamadas u otras funciones clave.

Es “nuestro primer producto neutro en términos de emisiones de carbono”, aseguró Lisa Jackson, vicepresidenta responsable de Medio Ambiente de la empresa, sobre el nuevo modelo del reloj, cuya batería dura más.

La tasa de inflación se ubicó en la primera quincena de agosto en 4.67% interanual, su menor nivel desde marzo de 2021, según datos difundidos este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El dato, ligeramente por encima de las expectativas del mercado, implica 14 quincenas consecutivas de descenso tras haberse ubicado en 4.79% en julio y después de haber iniciado el año en 7.91% en enero.

El INEGI reportó un incremento del 0.32% en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) respecto a la quincena anterior. Recordó que en el mismo periodo de 2022, la inflación quincenal fue de 0.42% y la anual de 8.62%.

El Índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, aumentó un 0.19% quincenal y un 6.21% anual, detalló el INEGI.

Dentro del subgrupo de subyacentes, las mercancías aumentaron 0.16% en la quincena y un 7.06% en el año. Los servicios avanzaron un 0.23% quincenal y un 5.19% anual.

En tanto, el índice de precios no subyacente creció un 0.72% a tasa quincenal y un 0.13% interanual. En su interior, los precios de los agropecuarios crecieron un 0.62% respecto al periodo inmediato anterior y un 3.98% frente al mismo lapso del año pasado.

Los energéticos y tarifas autorizadas por el Gobierno se elevaron un 0.80% en la quincena, pero se redujeron un 3.13% en el año.

Finalmente, el Índice de Precios de la Canasta de Consumo Mínimo, conformada por 176 productos y servicios, avanzó un 0.46% quincenal y un 4.17% a tasa anual.

Tras doce meses consecutivos de caídas, la tasa de inflación en Estados Unidos subió dos décimas en julio y se situó en 3.2%, informó la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

El aumento de dos décimas en términos interanuales se conoce después de que en junio el indicador se situara en 3%, su nivel más bajo desde antes de la pandemia.

La tasa anual de la inflación subyacente, que mide el aumento de precios sin contar la energía o los alimentos, y que es uno de los indicadores en los que más se fija la Fed para tomar sus decisiones de política monetaria, bajó ligeramente, una décima, y se ubicó en julio en 4.7%.

Fue este último dato el que resaltó el presidente Joe Biden, quien dijo que la inflación subyacente está en su nivel más bajo desde septiembre de 2021 y destacó que la tasa general de inflación ha caído dos tercios desde el pasado verano.

“Los datos publicados hoy muestran que nuestra economía permanece fuerte”, apuntó Biden en un comunicado en el que también destacó que el desempleo sigue bajo y los salarios del trabajador medio son más altos que antes de la pandemia.

Hasta julio, la inflación estadounidense había bajado durante 12 meses consecutivos, desde que en junio de 2022 batiera su récord de los últimos 40 años al colocarse en el 9.1%, como consecuencia de la interrupción de la cadena de suministro por la guerra de Rusia contra Ucrania y los últimos efectos de la pandemia.

Para tratar de controlar los precios, la Reserva Federal comenzó en marzo del año pasado a subir las tasad de interés, que hoy se sitúan en un rango entre el 5.25% y el 5.50%, su máximo nivel desde 2001.

En el último anuncio dela Fed, hecho hace dos semanas, su presidente Jerome Powell consideró que todavía “tomará tiempo” para ver los efectos de la política monetaria, “especialmente sobre la inflación”, que todavía tardará meses en volver al rango objetivo del 2%.

En este contexto, la BLS señaló que los precios de la energía han caído en un año el 12.5%, mientras que los alimentos subieron en ese tiempo el 4.9%.

El encarecimiento de los precios relativos a la vivienda, que subieron cuatro décimas en julio y acumulan un aumento interanual del 7.7%, fue el que más contribuyó al alza mensual de todos los precios y representó más del 90% de dicho aumento.

En términos mensuales, los precios de los alimentos subieron un 0.2% en julio, y los de la energía un 0. % y la inflación subyacente se elevó dos décimas.

La tasa de inflación en Estados Unidos cayó en junio al registrar un 3%, colocándose en su nivel más bajo desde antes de la pandemia y completando así un año de disminuciones continuas, según la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

La inflación estadounidense ha bajado durante 12 meses consecutivos desde que en junio de 2022 batiera su récord de los últimos 40 años al colocarse en 9.1%.

Los aumentos de las tasas de interés aprobadas desde entonces por la Reserva Federal, así como el abaratamiento de la energía, han permitido que la tasa de inflación en Estados Unidos se sitúe ahora en niveles previos a la pandemia y en su índice más bajo en dos años.

Precisamente, los precios de la energía han caído en un año el 16.7% según la BLS, mientras que los alimentos subieron en ese tiempo un 5.7%.

La tasa anual de la inflación subyacente, que mide el aumento de precios sin contar la energía o los alimentos, se colocó en 4.8%.

En términos mensuales, en junio los precios de consumo subieron dos décimas con respecto a mayo; los precios de la energía subieron seis décimas y los de los alimentos solo una décima. El aumento en subyacente fue de solo dos décimas, la menor desde agosto de 2021.

El dato de la inflación será uno de los elementos que tomará en cuenta la Reserva Federal (Fed), que en dos semanas inicia una nueva reunión de su Comité de Mercado Abierto para decidir sobre las tasas de interés.

Aunque en su reunión anterior no se subieron las tasas, el presidente de la Fed, Jerome Powell, advirtió de que en esta próxima ocasión se preveía un nuevo aumento para evitar el sobrecalentamiento de la economía.