Tras presentar a Bruselas lo que calificó como la «propuesta final» del Reino Unido para alcanzar un acuerdo de divorcio antes del 31 de octubre, el primer ministro británico Boris Johnson compareció ante la Cámara de los Comunes.

Indicó que presentó «propuestas constructivas y razonables» que demuestran la seriedad de Reino Unido, sin embargo, reconoció que «no cumplen con todo lo que hubiéramos deseado», pero con estas «concesiones» hacemos «un verdadero intento de superar el abismo, de reconciliar lo aparentemente irreconciliable».

Reiteró que si los 27 miembros de la UE no muestran la misma disposición, el Reino Unido abandonará el bloque de forma brutal sin pedir más aplazamientos.

Pero, advirtió, «ese resultado sería un fracaso del que todas las partes serían responsables».

El plan de Johnson consiste en rescatar el denostado Tratado de Retirada firmado en noviembre por la anterior primera ministra, Theresa May, con Bruselas y modificar su punto más conflictivo: cómo mantener abierta tras el Brexit la frontera entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda, país miembro de la UE.

El acuerdo de May, que los líderes europeos calificaron como «el mejor posible, el único posible», fue rechazado tres veces por los diputados británicos.

La nueva propuesta no difiere mucho de las primeras versiones de ese texto: Irlanda del Norte se mantendría en el mercado único europeo en lo relativo a las mercancías, a diferencia del resto del país. Y todo el Reino Unido saldría de la unión aduanera europea para poder negociar grandes acuerdos comerciales con terceros países como Estados Unidos.

La Comisión Europea, que señaló «puntos problemáticos» en su propuesta, dijo este jueves que le corresponde al gobierno británico solventarlos. «Queda trabajo por hacer», afirmó la portavoz del ejecutivo europeo Natasha Bertaud. Y «este trabajo debe ser realizado por el Reino Unido, no al revés», dijo en Bruselas.

La salida británica de la UE, aprobada por referéndum en 2016, estaba inicialmente prevista para el pasado marzo, pero debido al bloqueo político fue aplazada dos veces.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario



WordPress Lightbox Plugin