Representantes de cinco naciones cuyos ciudadanos murieron cuando el avión en el que viajaban fue derribado por Irán la semana pasada se reunirán en Londres el jueves para discutir posibles medidas legales, confirmó el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania.

En los márgenes de una visita oficial a Singapur, Vadym Prystaiko dijo que los países también debatirán sobre la compensación y la investigación del incidente.

Las 176 personas a bordo del vuelo murieron en el accidente del miércoles, minutos después de que el avión despegara del aeropuerto de Teherán.

Prystaiko dijo que las indicaciones de Irán de que el avión de Ukrainian International Airlines fue derribado mientras volaba cerca de una base militar sensible en un momento de alta tensión eran «tonterías». Añadió que Teherán había aceptado entregar las cajas negras del avión a Kiev para su investigación.

«Hemos creado un grupo de ministros de asuntos exteriores de las naciones en duelo. El 16 de enero nos reuniremos en persona en Londres para discutir las formas, incluidas las legales, sobre cómo vamos a seguir esto», dijo Prystaiko.

Agregó que las cinco naciones incluían a Canadá, que tenía al menos 57 ciudadanos en el vuelo, Suecia, Afganistán y un quinto país del que no se reveló el nombró. Canadá ya dijo que estos cuatro países y Reino Unido han establecido un grupo de coordinación para apoyar a las familias de las víctimas.

Muchas de las personas que murieron a bordo del avión eran iraníes con doble nacionalidad.

Después de llevar días negándolo, Irán reconoció el sábado que sus militares habían derribado el avión en lo que calificó de «desastroso error». Prystaiko dijo que Ucrania no fue informada por Irán de que iba a asumir la responsabilidad antes del anuncio público.

Teherán dijo que sus defensas antiaéreas dispararon por error mientras la república islámica estaba en alerta después de que un misil iraní atacara objetivos estadounidenses en Irak, y que el avión fue confundido con un «objetivo hostil» después de que se dirigiera a una base militar sensible de la Guardia Revolucionaria cerca de la capital.

«Esto son tonterías porque nuestro avión fue grabado y confirmado, iba dentro de la ruta internacional que le fue asignada por los despachadores (…) Nada fue extraordinario», dijo Prystaiko, agregando que los investigadores dijeron que las últimas palabras del piloto fueron «todo está bien a bordo y voy a cambiar al piloto automático».

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario