Tag

reunión

Browsing

El presidente Joe Biden encabezará este jueves su primera reunión de gabinete, a poco más de dos meses de haber llegado al poder.

Fuentes de la Casa Blanca adelantaron que Biden reunirá por primera vez a los 21 integrantes de su gabinete que ha confirmado hasta ahora el Senado, en un encuentro físico que se llevará a cabo en la Sala Este de la residencia presidencial.

«(Biden) usará esta primera reunión para dar poder a su gabinete, que está profundamente cualificado, ha roto barreras y es el más diverso de la historia, para que se conviertan en voces clave de sus prioridades políticas», dijo Andrew Bates, portavoz de La Casa Blanca, .

La lentitud del Senado de Estados Unidos a la hora de confirmar a muchos miembros del gabinete de Biden ha retrasado esta primera reunión formal, aunque el actual presidente la ha convocado mucho antes que sus predecesores Donald Trump, que no la programó hasta junio de 2017; y Barack Obama, que celebró la primera en abril.

La primera reunión del gabinete estará centrada en cómo acelerar la implementación de ese paquete de rescate, definir tareas que desempeñará cada uno en el nuevo plan de infraestructuras y afinar la respuesta federal a la COVID-19.

En lugar de reunirse en la sala de gabinete, una habitación del ala oeste de La Casa Blanca diseñada para ese tipo de encuentros, el equipo de Biden se congregará en la mucho más espaciosa Sala Este, para seguir los protocolos derivados de la pandemia.

A la cita asistirán 25 personas en total: los 21 secretarios y asesores confirmados por el Senado, más Biden, la vicepresidenta estadounidense Kamala Harris, el jefe de gabinete de La Casa Blanca, Ron Klain, y la directora en funciones de la Oficina de Gestión y Presupuesto (OMB), Shalanda Young.

De los 23 miembros del gabinete, solo quedan dos que el Senado no ha confirmado: el director de la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de La Casa Blanca, Eric Lander; y una persona aún por nominar para dirigir la oficina OMB, tras la retirada de la designada original para ese puesto, Neera Tanden.

La reunión también tendrá lugar luego de que esta tarde, el presidente Joe Biden presentara su plan de infraestructura, que considera 2 billones de dólares, con el objetivo declarado de crear «millones» de puestos de trabajo, enfrentar a China en el escenario económico mundial y luchar contra el cambio climático.

El mandatario demócrata comparó su proyecto con el ambicioso programa espacial estadounidense de la década de 1960, diciendo que impulsaría los medios de vida de los estadounidenses pobres y de clase media, abordaría el calentamiento global y se financiaría con mayores impuestos a las grandes empresas y a los ricos.

«Es grande, sí. Es audaz, sí. ¡Y podemos hacerlo!», afirmó Biden. «Creará la economía más resistente, fuerte e innovadora del mundo», agregó, enfatizando que quiere «ganar» la competencia con China. «Son inversiones que no podemos dejar de hacer», subrayó desde Pittsburgh, Pensilvania, donde hace dos años lanzó su campaña hacia La Casa Blanca.

La primera fase del programa «Build Back Better» (Reconstruir mejor) implica inversiones que se extenderían a lo largo de ocho años y se financiarían con un aumento del impuesto a la renta empresarial del 21% actual al 28%.

«No se trata de penalizar a nadie», dijo Biden. «No tengo nada contra los millonarios y los multimillonarios. Yo creo en el capitalismo estadounidense».

Su plan incluye inyectar 620,000 millones de dólares en transporte, modernizar más de 32,000 kilómetros de carreteras y autopistas y reparar unos 10,000 puentes en Estados Unidos.

El plan prevé amplificar «la revolución de los vehículos eléctricos» con, por ejemplo, el pasaje a la electricidad del 20% de los famosos autobuses escolares amarillos. También buscará que las nuevas infraestructuras sean más resistentes a los cambios vinculados al calentamiento global.

El presidente de Estado Unidos, Joe Biden, no tiene intención de compartir el suministro de vacunas contra la COVID-19 de su país con México, pese a que el presidente López Obrador se lo planteó en su pasada comunicación, y dijo, esperaba recibir una respuesta en la conversación que comenzó hace unos minutos.

Preguntada sobre si Biden estaba considerando compartir con México parte del suministro de vacunas contra la COVID-19 de Estados Unido, la portavoz de La Casa Blanca, Jen Psaki, respondió con un «no» rotundo, en su rueda de prensa diaria.

«No, el presidente (Biden) ha dejado claro que está centrado en garantizar que las vacunas sean accesibles para todos los estadounidenses. Ese es nuestro objetivo», indicó la funcionaria.

Indicó que el siguiente paso es la recuperación económica, y eso será garantizando si México y Canadá manejan la pandemia de manera similar a la de EUA, de forma que puedan abrir las fronteras y hacer frente a la situación. «Pero nuestro foco, el foco de la Administración es asegurarse de que todos los estadounidenses estén vacunados».

Psaki añadió que una vez que el gobierno estadounidense haya cumplido su objetivo, estarán «contentos de hablar de pasos más allá de eso», en referencia a considerar una propuesta como la que hiciera López Obrador.

Y es que esta mañana, López Obrador informó que estaría a la espera de una respuesta sobre el tema en su primera reunión bilateral con Biden, puesto que reveló que ya lo había solicitado a Biden con anterioridad.

Específicamente AMLO pidió que EUA permita que las farmacéuticas estadounidenses distribuyan la vacuna a México, que tiene contratadas, como es el caso de las de Pfizer, que son 34.4 millones de dosis.

«Sí, y a lo mejor ya hay una respuesta, si él considera que debe tratarse el tema porque también nosotros no queremos imponer agenda, tenemos que ser respetuosos, pero sí es un tema que nos importa mucho, como se comprende», dijo AMLO en su conferencia de prensa matutina.

Durante el primer encuentro que ya ha comenzado, los mandatarios estarían abordando temas como la pandemia, migración, seguridad, cambio climático y el nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC.

Recordemos que el gobierno de México ha cuestionado que las vacunas que se adquirieron de Pfizer y BioNTech se produzcan en una planta en Bélgica, porque Estados Unidos ha exigido a sus farmacéuticas reservar la producción para dentro de su territorio.

«Aunque Pfizer también produce vacunas en Estados Unidos, estas nos las mandan de Europa», recordó López Obrador.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó esta mañana que le pedirá a su homólogo estadounidense, Joe Biden, que Estados Unidos abra la venta de vacunas contra el COVID-19, esto durante la primera reunión bilateral virtual que sostendrán esta tarde.

López Obrador reveló que le externó dicha solicitud a Biden en la primera conversación que tuvieron semanas atrás, para que permita que las farmacéuticas de Estados Unidos distribuyan la vacuna contra el coronavirus a México, principalmente las que el gobierno mexicano ha adquirido con Pfizer.

“Sí, y a lo mejor ya hay una respuesta, si él considera que debe tratarse el tema porque también nosotros no queremos imponer agenda, tenemos que ser respetuosos, pero sí es un tema que nos importa mucho, como se comprende», expresó López Obrador al ser cuestionado sobre si plantearía el tema de las vacunas.

Las declaraciones de AMLO se producen horas antes de su primera reunión virtual con Biden, con quien dijo hablará del acceso a la vacuna contra la COVID-19, migración, seguridad, cambio climático y el nuevo Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Recordemos que López Obrador y Biden sostuvieron su primera llamada telefónica el pasado 22 de enero, dos días después de que el demócrata asumiera el poder, cuando trascendió que AMLO le pidió acceso a las vacunas de COVID-19 que se producen en Estados Unidos, algo que hasta esta mañana no había sido confirmado.

“Vamos a hablar de varios temas, desde luego de las vacunas, pero queremos recibir respuesta de una petición que ya hicimos, y si lo considera el presidente Biden nos puede dar respuesta en la conversación, en la plática, de las vacunas», detalló.

López Obrador ha cuestionado que las vacunas que México adquirió de Pfizer y BioNTech se produzcan en una planta en Bélgica porque Estados Unidos ha exigido a sus farmacéuticas reservar la producción para dentro de su territorio.

«Aunque Pfizer también produce vacunas en Estados Unidos, estas nos las mandan de Europa», recordó este lunes.

Además de las dosis de Pfizer, México tiene comprometidos 79.4 millones de la británica AstraZeneca, 35 millones de la china CanSino, 24 millones de la rusa Sputnik V, 10 millones de la china Sinovac y 51.4 millones del programa Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La semana pasada, durante la visita del presidente Alberto Fernández, México y Argentina, anunciaron una alianza para pugnar en las Naciones Unidas por una distribución equitativa de las vacunas.

Por otro lado, López Obrador reafirmó que planteará en la reunión bilateral un acuerdo para que los trabajadores mexicanos y centroamericanos puedan migrar a Estados Unidos de forma legal similar al Programa Bracero que hubo en el marco de la Segunda Guerra Mundial para compensar el déficit de mano de obra.

“Para todos, incluso ya hay visas de trabajo de dos tipos, para trabajadores agrícolas y para trabajadores en general, y queremos incluir desde luego a profesionistas”, explicó AMLO.

El mandatario se comprometió a informar esta misma tarde sobre lo que se hable en la reunión con Biden. Además adelantó que mañana se ofrecerán mayores detalles del tema.

El canciller Marcelo Ebrard aseguró que México ve «con muy buenos ojos» el plan migratorio propuesto por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, esto durante la reunión virtual que sostuvo con el secretario de Estado del país vecino, Antony Blinken.

«Reconocemos, en primer lugar, las iniciativas del presidente Biden, que ha tomado muchas iniciativas que vemos con muy buenos ojos en México, con mucha empatía de reconocimiento a la comunidad mexicana, de protección a las y los trabajadores en Estados Unidos», subrayó Ebrard durante el encuentro.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dijo que México y Estados Unidos tienen preocupaciones que son comunes como el tráfico de armas y las condiciones laborales, y reivindicó la necesidad de un plan de desarrollo para el sur de México y para Centroamérica.

«Vamos a avanzar en propuestas que México quiere compartir con Estados Unidos, de manera muy señalada el desarrollo del sur México y de los países de Centroamérica que permitan que tengamos mejores condiciones de vida y la gente no tenga que migrar por pobreza, por condiciones de inseguridad», añadió el funcionario mexicano.

Por su parte, Blinken, en un breve mensaje al inicio del encuentro, dijo que es difícil pensar en una relación más importante que la de Estados Unidos y México, y deseó poderse reunirse personalmente con Ebrard pronto.

Este encuentro virtual con su homólogo mexicano, se enmarcó en una visita virtual que Blinken hizo a México y Canadá, y que en el caso de nuestro país incluyó un recorrido telemático por el puesto fronterizo de El Paso-Ciudad Juárez, en el que reiteró el compromiso del gobierno del presidente Joe Biden de reformar el sistema migratorio.

«A cualquiera que esté pensando en embarcarse en ese viaje, nuestro mensaje es ‘no lo haga’. El presidente Biden está comprometido con una reforma de nuestro sistema migratorio y con garantizar un procesamiento seguro, ordenado y compasivo en nuestra frontera. Estas cosas toman su tiempo», indicó el secretario de Estado.

Recordemos que el gobierno de Biden canceló recientemente el programa que instauró Donald Trump «Remain in Mexico» (Permanecer en México), que obligaba a los migrantes a esperar en territorio mexicano sus citas en cortes migratorias estadounidenses.

Las reuniones virtuales de Blinken también incluyeron una reunión con la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier.

«Venimos saliendo de la reunión muy relevante y sobre todo productiva con el secretario Blinken, a quien agradezco su visita virtual para charlar e intercambiar puntos de vista para profundizar la integración productiva y el fortalecimiento de la competitividad de la región», expresó Clouthier en Twitter.

Economía indicó que ambos secretarios compartieron su preocupación sobre la interrupción de las cadenas de suministro por la pandemia de Covid-19 y consideraron «una efectiva herramienta» el tratado comercial T-MEC entre México, Estados Unidos y Canadá, vigente desde el pasado julio.

El canciller Marcelo Ebrard, y su homólogo estadounidense, Antony Blinken, sostendrán este viernes un encuentro virtual para tratar temas como la gestión de la pandemia y el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

«En seguimiento al diálogo de alto nivel y la disposición de cooperación entre México y Estados Unidos, el canciller Marcelo Ebrard y su homólogo estadounidense, Antony Blinken, llevarán a cabo una reunión virtual por la mañana del viernes 26 de febrero», informó este jueves la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

La dependencia indicó que en esta reunión, los secretarios Ebrard y Blinken conversarán sobre la agenda de cooperación bilateral, «particularmente con respecto a los mecanismos para atender las causas estructurales de la migración en el norte de Centroamérica».

Además, los secretarios abordarán los efectos de la pandemia y las áreas de oportunidad que brinda el T-MEC para recuperar un crecimiento económico «más equitativo, fortalecer la competitividad regional y crear empleos» desde ambos lados de la frontera.

Recordemos que Joe Biden asumió la presidencia de Estados Unidos el pasado 20 de enero, y desde el día uno de su administración dio un giro radical frente a las políticas de su antecesor, Donald Trump.

Tras ser investido, reinstaló a EUA en el Acuerdo de París, dio marcha atrás a la salida de su país en la Organización Mundial de la Salud (OMS) y pidió el uso de la mascarilla frente a la Covid-19. En materia migratoria, firmó una orden ejecutiva para salvaguardar el programa DACA, que protege de la deportación a unos 650,000 indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños.

Suscribió asimismo otro decreto que ordena detener la construcción del muro fronterizo con México y suspendió el programa «Remain in Mexico» (Permanecer en México), que permitía al gobierno de Donald Trump devolver al país vecino a los solicitantes de asilo.

Hasta ahora, el cambio en la política migratoria de Biden ha sido bien recibido por el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Fue el 22 de enero cuando López Obrador informó que tuvo una llamada telefónica con Joe Biden, en la que trataron temas como la migración, la pandemia y la cooperación para el desarrollo y el bienestar. «Todo indica que serán buenas las relaciones por el bien de nuestros pueblos y naciones», dijo en su momento AMLO.

La OMC aplazará la reunión que estaba programada para el próximo lunes, en la que se preveía que sus miembros llegaran a un acuerdo sobre el nombramiento de su nuevo director general.

Según analistas, había pocas posibilidades de que se lograra un acuerdo, debido al bloqueo de Estados Unidos.

«Se me ha señalado que, por razones que incluyen la situación sanitaria y los acontecimientos actuales, las delegaciones no podrán adoptar una decisión formal el 9 de noviembre», aseguró el presidente del comité de selección de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

«Aplazo entonces esta reunión hasta nueva orden, periodo durante el cual continuaré haciendo consultas con las delegaciones», anunció el directivo.

Recordemos que ocho candidatos, cinco hombres y tres mujeres, buscaron la jefatura de la OMC, una institución en crisis y atacada por Estados Unidos en plena crisis económica mundial.

Tras un proceso de selección que duró seis meses, el comité encargado de la sucesión del brasileño Roberto Azevedo, quien dejó el cargo un año antes del fin de su mandato por razones personales, anunció el 28 de octubre que la candidata mejor posicionada para ser objeto de consenso era la nigeriana Ngozi Okonjo-Iweala.

Sin embargo, la delegación de Estados Unidos, que se encontraba en ese momento en la recta final de las elecciones presidenciales, se opuso a dar su apoyo a Okonjo-Iweala, y optando por su rival, la surcoreana Yoo Myung-hee, primera mujer ministra de Comercio de su país.

El veto estadounidense sumió a la OMC, cuyas decisiones son consensuales, en la mayor incertidumbre, al quedar privada de jefe desde la salida en agosto de Azevedo.

En los últimos días, algunos especialistas de la OMC subrayaron que los países tienen poca esperanza de llegar a un acuerdo sobre el nombre del nuevo director general mientras La Casa Blanca siga ocupada por Donald Trump.

Cabe recordar que en 1999, a causa de un desacuerdo, los países prefirieron dividir el mandato en dos ejercicios para dos candidatos, en vez de recurrir a la votación.

Luego de los dichos del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en los que acusó a los integrantes de la Alianza Federalista de haberle faltado al respeto, los gobernadores de oposición respondieron expresando su respeto a la figura presidencial.

«Expresamos nuestro más alto respecto a la institución presidencial y a las dependencias e instituciones que lo engloban, esperando como representantes democráticos de nuestros pueblos, ser correspondidos en el mismo sentido», indicaron los mandatarios estatales.

En ese sentido, hicieron un llamado a que en un ámbito de respecto, consenso y diálogo productivo, se agote a discusión y las propuestas hechas, más no el tiempo para encontrar soluciones.

Y es que recordaron que desde el pasado 21 de septiembre, la Alianza Federalista solicitó reunirse con el titular de la Secretaría de Hacienda, Arturo Herrera, para discutir el Presupuesto 2021 y manifestarle sus inquietudes.

Afirmaron que desde ese primer momento, expresaron su disposición a trabajar y analizar conjuntamente, sin que hasta el momento haya una respuesta por parte del funcionario.

Por eso motivo, decidieron hacerle llegar una nueva carta para insistir en la reunión, pues recordaron que el plazo legislativo exige discutir y aprobar el Presupuesto 2021 a más tardar el 15 de noviembre.

Reiteraron su llamada a la unidad, y negaron buscar la politización o banalización de sus demandas. «Seguimos en nuestra lucha por instaurar puentes y fotos democráticos con el C. Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para que se atienda nuestro llamado a la consolidación de un federalismo fuerte y plural», remataron.

El gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, dio a conocer esta mañana que tras haber presentado algunos síntomas, se sometió el día de ayer a una nueva prueba de Covid-19, a la cual dio positivo.

«Nadie estamos exentos de contraer el Covid-19 (…) He tomado todas las medidas que dictan los expertos en salud», señaló el perredista a través de sus redes sociales.

El gobernador indicó que estará atendiendo desde el aislamiento los temas que le corresponden como titular del Ejecutivo local.

Aseguró que giró instrucciones al Gabinete de no bajar la guardia para que la «marcha de Michoacán no se detenga».

Recordemos que el pasado 7 de septiembre, Aureoles acudió a una reunión en Chihuahua, donde estuvo junto a ocho gobernadores de la llamada Alianza Federalista. Fue en esa reunión donde se dio a conocer la salida de 10 mandatarios estatales de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago).

Los mandatarios que estuvieron presentes fueron Javier Corral (Chihuahua); José Rosas Aispuro (Durango); Enrique Alfaro (Jalisco); Javier García Cabeza de Vaca (Tamaulipas); José Ignacio Peralta (Colima); Miguel Ángel Riquelme (Coahuila); Jaime Rodríguez (Nuevo León) y Diego Sinhue Rodríguez (Guanajuato).

Y aunque se le observó portando su cubrebocas, hubo momentos, durante la reunión, que el gobernador ahora positivo a Covid-19, se lo quitó.

Así, Silvano Aureoles se suma a lista de gobernadores que han dado positivo al nuevo coronavirus. Dos de ellos, José Rosas Aispuro y Jvier García Cabeza de Vaca, estuvieron presentes en la reunión del pasado 7 de septiembre.

El 16 de julio, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González dio a conocer que también se había infectado, mientras que el gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, reveló que en enero contrajo la enfermedad de COVID-19, aunque dio a conocer la situación casi seis meses después (julio).

En junio, el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, también dio a conocer su contagio.

En marzo, el gobernador de Querétaro, Francisco Domínguez Servién, informó que había dado positivo a la prueba de COVID-19. Un día antes, el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, también hizo público su condición de salud. De igual forma, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, dio positivo a la prueba en marzo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó esta tarde, desde San Luis Potosí, la LIX Reunión Ordinaria de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago), a donde asistieron 31 de 32 mandatarios estatales.

Y aunque no ofreció mensaje al término de la reunión, López Obrador ocupó sus redes sociales para destacar la importancia de la reunión. Se espera que en su conferencia matutina de mañana ofrezca más detalles.

Quien ofreció un mensaje a medios al concluir el encuentro, fue la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien aseguró que fue un «gran día», pues se dio un «paso más a la construcción de una estrategia conjunta para hacer frente a todo lo que nos está pasando en el país, las condiciones sanitarias, las condiciones económicas, las condiciones sociales, humanas, que provocaron el fenómeno de la pandemia que ningún gobierno del mundo esperábamos que fuera a haber esta pandemia tan prolongada como lo ha sido».

La funcionario recalcó que todos los asistentes coincidieron en que, a través del diálogo y de escucharse unos a los otros, se pudieron construir acuerdos para seguir avanzando en la construcción y transformación del país. Sánchez Cordero detalló lo que el presidente expresó a los miembros de la Conago.

Aunque reconoció la crisis de salud y económica que la pandemia provocó, AMLO y el secretario de Hacienda, Arturo Herrera transmitieron que afortunadamente México no vive una crisis financiera, lo cual es una «gran noticia» en el entorno que se vive.

AMLO dijo a los gobernadores, que para lograr acuerdos, lo primero que se debía hacer era buscar opciones dentro de los márgenes que se tienen.

«Se comprometió a entregar a los estados sus participaciones federales puntualmente, sin el retraso de un solo día, puntualmente y completas como les corresponde por Ley», detalló la titular de la Segob.

López Obrador indicó que se seguirá reforzando el sistema de salud para hacer frente a la pandemia, para lo cual les garantizó que habría los recursos necesarios; «si se requieren más recursos, serían prácticamente ilimitados los recursos que se destinarían al sistema de salud». En ese sentido añadió que se tendrían medicamentos gratuitos y  vacunas para toda la población en el momento en que esté lista.

Dejó en claro que se mantendrán los apoyos a la población más necesitada, además de que se impulsarán obras de infraestructura en todas las entidades federativas para propiciar la recuperación económica.

AMLO reiteró que si se inyectan recursos en las clases más necesitadas, ayudará a que se mantenga la capacidad de consumo.

«Les dijo también a los señores gobernadores que se utilizará la banca de desarrollo para la reestructuración de la deuda de sus estados y que van a promoverse acuerdos para facilitar nuevos créditos dentro de esta banca de desarrollo», añadió Sánchez Cordero.

López Obrador habló con los gobernadores sobre la seguridad pública; indicó que desde el gobierno federal se seguirá apoyando a todas las entidades, y si se llegara a necesitar y solicitar, habría más apoyo en la materia.

«El señor presidente también hizo énfasis en que no somos un gobierno sectario, por lo que el trato será igualitario sin ninguna condición, en la que se respeta el derecho de disentir y se analizará la Ley de Coordinación Fiscal, pero con objetividad, transparencia y diálogo».

Sánchez Cordero apuntó que todos los gobernadores hicieron hincapié en que unidos, y a través del diálogo, serían capaces de seguir un camino consensuado, lleno de decisiones responsables, razonadas, discutidas y meditadas en favor de la salud, la seguridad y la economía de todas las personas del país.

La titular de Segob mencionó que un acuerdo de especial relevancia que surgió en la reunión fue en materia hacendaria, «de explicable interés para los gobernadores, quienes a raíz de la pandemia han visto reducirse los ingresos de sus estado».

Precisó que los gobernadores del país acordaron promover la discusión de la hacienda pública y la coordinación fiscal en el corto y mediano plazos, a través de la Comisión Permanente de Funcionarios Fiscales, órgano del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal en el que participan todos los secretarios de finanzas de todas las entidades federativas y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Según la lista difundida por la presidencia de la República, el gobernador que no asistió a la reunión fue Jaime Bonilla, de Baja California.

Por parte del gobierno federal, el presidente estuvo acompañado por la secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero; el secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval González; de Marina, José Rafael Ojeda Durán; el secretario Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño, de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera; la secretaria de Bienestar, María Luisa Albores González; de Economía, Graciela Márquez; el secretario de Comunicaciones y Transportes, Jorge Arganis Díaz Leal; de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval; de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán; el secretario de Salud, Jorge Carlos Alcocer Varela; la secretaria del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde; el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Román Meyer Falcón; de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, y del secretario de Turismo, Miguel Torruco.

También acudieron a la reunión, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell; el subsecretario Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas; el director general del IMSS, Zoé Robledo Aburto; el director general del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda; el director del Insabi, Juan Antonio Ferrer; la directora general de Conagua, Blanca Elena Jiménez Cisneros; el director general de Banobras, Jorge Mendoza Sánchez y el titular de la UIF Santiago Nieto Castillo.

Tras meses de choques de declaraciones entre el Gobierno federal y las autoridades estatales por la estrategia sanitaria y económica frente a la pandemia de coronavirus, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se reunirá mañana con los gobernadores del país.

En el encuentro de la Conferencia Nacional de Gobernadores, que tendrá lugar en San Luis Potosí, los mandatarios estatales pedirán apoyos económicos y fiscales para atender la crisis sanitaria y expondrán sus diferencias por el plan de reapertura aplicado por el gobierno federal desde junio.

Una de las principales diferencias es el semáforo epidemiológico que cada 15 días actualiza la Secretaría de Salud federal y que determina el grado de reapertura económica y social en cada estado según su situación sanitaria.

El último en levantar la voz fue el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco, quien reclamó a las autoridades federales por pintar a su estado en rojo (máximo riesgo), lo que conlleva el cierre de la economía no esencial; aseguró que el estado seguirá en naranja, con la economía no esencial abierta a medias.

A finales de julio, los gobernadores de Aguascalientes, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas, todos opositores, exigieron «la salida inmediata» del subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, a quien López Obrador encargó la estrategia contra el Covid-19.

Los mandatarios locales aseguraron que la estrategia «no ha dado resultado y que ha costado la vida a decenas de miles» de personas en México, que lo convierten en el tercer país de la región con más decesos, por detrás de Estados Unidos y Brasil.

Los desencuentros no han sido exclusivos con gobiernos de oposición. La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, admitió «diferencias» con el semáforo de López-Gatell, mientras que el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, decidió permanecer en color rojo por riesgo de contagios aunque la Secretaría de Salud lo situó en color naranja.

El subsecretario López-Gatell defiende la utilidad de su semáforo, que mide la ocupación hospitalaria, la tendencia de hospitalizaciones, la detección de casos y la tendencia de contagios.

A mediados de marzo, cuando el gobierno de López Obrador todavía no había decretado el cierre de la economía, algunos estados tomaron la iniciativa de decretar el cierre de escuelas y espacios públicos.

La crisis económica derivada de la pandemia llevó a los gobernadores de Jalisco, Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Durango y Michoacán a exigir una reforma del pacto fiscal, a fin de aportar menos recursos a la Federación y conservarlos para atender la pandemia.

Sobre le encuentro de mañana, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien ha fungido como enlace entre López Obrador y los gobernadores, dijo estar optimista por el trato «respetuoso y el diálogo» que sostendrán.

Explicó que primero habrá una reunión entre el gabinete federal y los miembros de la Conago, en la que se abordarán temas sobre participaciones federales, economía, educación, salud, gobernabilidad, función pública, entre otros.

Posteriormente, detalló, López Obrador junto al gabinete legal y ampliado, encabezará un encuentro privado con la Jefa de Gobierno, la y los gobernadores del país.

«Hoy más que nunca debemos de estar unidos pues la pandemia aún no ha terminado, una reactivación económica en puerta, tenemos que avanzar y construir juntos para sacar al país adelante. Estamos seguros que la unidad será la causa común de esta importante reunión», añadió Sánchez Cordero.

Recordemos que la semana pasada, cuando confirmó el encuentro, el presidente López Obrador aseguró que la reunión será para sumar y llegar a acuerdos, descartando peleas con los gobernadores.

«No nos vamos a pelear, si no ¿a qué voy? Vamos a dialogar y a buscar opciones, alternativas a los problemas en beneficio de la gente. O sea, no vayan a crear ustedes muchas expectativas, que piensen que va a haber un encontronazo. No, no va a ser así, es un diálogo constructivo», declaró el mandatario.

Tal como se tenía previsto, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) inició actividades esta mañana en Washington, al presentar una ofrenda floral en el Memorial del presidente Abraham Lincoln.

En una breve ceremonia, donde la seguridad estuvo a cargo del servicio secreto de los Estados Unidos, el presidente desfiló por la escalinata del Memorial, para poder depositar la ofrenda.

AMLO estuvo acompañado por la comitiva que viajó con él: el canciller Marcelo Ebrard, la embajadora de México en Estados Unidos, Martha Bárcena; la secretaria de Economía, Graciela Márquez; el Jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, y por el embajador de Estados Unidos en México, Christopher Landau.

Al término de su visita al Memorial del presidente Lincoln, el mandatario y su equipo se trasladaron al monumento de Benito Juárez, donde también depositó una ofrenda floral.

Pese a que su visita fue corta, el presidente se dio tiempo para entornar el himno nacional mexicano. Tras el acto, AMLO y sus acompañantes se retiraron.

Se tiene previsto que esta tarde, a las 14:00 hrs, AMLO arribe a La Casa Blanca, donde se encontrará con su homólogo estadounidense, Donald Trump, para sostener una reunión privada y, posteriormente, un encuentro con comitivas.

La jornada del día concluirá con una cena que Trump ofrece en honor de López Obrador, donde además de los mandatarios y sus comitivas, estarán presentes líderes empresariales de ambos países.

Por parte de mexicanos, AMLO estará acompañado por: Patricia Armendáriz Guerra de Financiera Sustentable; Carlos Bremer Gutiérrez de Grupo Financiero Value; Daniel Chávez Morán de Grupo Vidanta; Bernardo Gómez Martínez de Grupo Televisa; Francisco González Sánchez de Grupo Multimedios; Carlos Hank González de Grupo Financiero Banorte; Miguel Rincón Arredondo de Bio Pappel (compadre del presidente); Ricardo Salinas Pliego de Grupo Salinas; Marcos Shabot Zonana de Arquitectura y Construcción; Olegario Vázquez Aldir de Grupo Empresarial Ángeles, y Carlos Slim de Grupo Carso, quien finalmente confirmó su asistencia.

López Obrador arribó la noche de ayer a la capital estadounidense a las 21:15 horas local, en vuelo comercial, al Aeropuerto Internacional de Washington-Dulles, en donde fue recibido por la embajadora Martha Bárcena.

Para poder llegar a su destino, el mandatario realizó una escala en la ciudad de Atlanta, Georgia, en donde fue recibido por el cónsul general de México en esa ciudad, Javier Díaz de León.

Una decena de legisladores de la Liga de Congresistas Hispanos denunciaron en Washington la «politización» de las relaciones entre Estados Unidos y México y urgieron al presidente Donald Trump a cancelar su encuentro con Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Y es que recordemos que López Obrador viajará a Washington el 8 y 9 de julio para reunirse con Trump con motivo de la entrada en vigor del nuevo tratado comercial de América del Norte, el T-MEC.

Los congresistas demócratas denunciaron en una carta para Trump que el mandatario reciba a AMLO en un momento en que el Congreso no está en sesión y señalaron que es «un intento flagrante de politizar» el vínculo con México.

«Lo instamos encarecidamente a que reconsidere esta reunión y la cancele», dijeron los congresistas en un momento en que ambos países viven una aguda crisis por el coronavirus y Estados Unidos es el lugar del mundo más golpeado por la pandemia, con más de 127,000 fallecidos.

López Obrador, que no ha viajado al extranjero desde que asumió el poder, efectuará este viaje pese a que el primer ministro de Canadá, el tercer país firmante del T-MEC-, Justin Trudeau, no acudirá al encuentro.

Los congresistas pidieron, además, un plan para terminar con los Protocolos de Protección al Migrante (MPP), un programa por el que los migrantes que buscan refugio en Estados Unidos deben esperar en territorio mexicano el trámite de sus solicitudes.

Los legisladores señalaron que este acuerdo ha dejado varados a 60,000 demandantes de asilo, violando la ley internacional y colocando en una situación de vulnerabilidad a los migrantes.

Entre los firmantes de la carta están el presidente de la Liga de Congresistas Hispanos, Joaquin Castro, así como las representantes Verónica Escobar y Alexandria Ocasio-Cortez.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se reunirá con su homólogo estadounidense, Donald Trump, el próximo 8 de julio, en una visita de trabajo que el mandatario mexicano realizará por Washington.

Así lo confirmó este miércoles el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrar, quien reiteró que ayer recibió la invitación formal por parte de La Casa Blanca.

La visita que AMLO realizará a Estados Unidos incluirá el encuentro con Trump, y un encuentro trilateral el 9 de julio por la entrada en vigor del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

«La esencia de esta visita responde a lo que hoy estamos presenciando que es la entrada en vigor de este tratado, hay desde luego muchos temas, con Estados Unidos siempre los habrá y también con Canadá», dijo Ebrard al participar en la mañanera.

El canciller expuso que López Obrador y Trump tendrán «conversaciones sobre varios temas» el próximo miércoles, mientras que la mañana del día siguiente será «lo que tiene que ver con una agenda trilateral».

AMLO ha informado que el viaje lo realizará en un vuelo comercial, y que desde México únicamente lo acompañarán el canciller, el jefe de la oficina de Presidencia, Alfonso Romo, y la secretaria de Economía, Graciela Márquez.

Ante las críticas que se han hecho a la visita, al considerar que Trump estaría aprovechando el encuentro para apuntalar su campaña de reelección, Marcelo Ebrard argumentó que el viaje es necesario para mandar una señal a los inversionistas por la entrada en vigor del T-MEC.

«¿Es una visita para qué? Primero, porque tenemos que subrayar para todas y todos, inversionistas, instituciones financieras, pero también para el ámbito internacional en general, que hay un compromiso en Norteamérica para fortalecer el comercio», expresó.

El funcionario calificó como un triunfo diplomático el inicio del T-MEC, que hace dos años se «pensaba que era imposible».

López Obrador confió en que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, acepte sumarse al encuentro y viaje a Washington; aunque dijo que será el gobierno canadiense quien de a conocer sus propios planes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó esta mañana que es «muy probable» que se reúna «pronto» con su homólogo estadounidense, Donald Trump, en Washington con motivo de la entrada en vigor del acuerdo comercial con Canadá, el T-MEC.

«Es muy probable que vaya a Washington y me reúna con el presidente Trump, y va a ser pronto», dijo AMLO en su conferencia matutina, un día después de que Trump anunciara que recibirá a López Obrador en La Casa Blanca.

El mandatario mexicano dijo que están trabajando para «definir el encuentro» al que dijo, le gustaría que participara el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, para escenificar la puesta en marcha del tratado comercial.

«Como va a ser en Washington, estamos esperando que se haga la invitación desde el Gobierno de Estados Unidos al Gobierno de Canadá. De todas maneras, nosotros vamos a asistir porque nos importa mucho el que podamos participar en el inicio de este acuerdo», añadió AMLO.

López Obrador descartó que la reunión se lleva a cabo el 1 de julio, día en el que entra en vigor el T-MEC, pues coincide con los dos años que se cumplen de haber ganado la presidencia en 2018. Dijo que se prevé sea «inmediatamente después».

Además de celebrar el inicio del T-MEC, el tabasqueño quiere estar en Washington para agradecer al Gobierno de Estados Unidos y al presidente Trump el apoyo que hemos recibido para enfrentar la pandemia de Covid-19, pues dijo, «ayudaron a conseguir ventiladores».

Luego de las declaraciones del mandatario, el canciller Marcelo Ebrard, utilizó sus redes sociales para precisar sobre el encuentro.

«El Gobierno de México ha propuesto que con motivo de la entrada en vigor del TMEC (1o de julio) pueda darse
encuentro con los mandatarios de EE.UU. y Canadá para iniciar una nueva etapa trilateral de bienestar y crecimiento económico».

Agregó que, desde la Secretaría de Relaciones Exteriores estará «informando fechas y programa».

China acusó a Estados Unidos de «tomar como rehén» al Consejo de Seguridad de la ONU, tras la solicitud de Washington de celebrar una reunión centrada en el proyecto de ley chino sobre la seguridad nacional de Hong Kong.

La tensión crece entre Pekín y países occidentales, que ven con inquietud un texto legislativo que podría significar el fin de la autonomía política del territorio.

«El Consejo de Seguridad no es un instrumento que Estados Unidos puede manipular como le plazca», dijo Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, en una rueda de prensa.

Washington y Londres lograron organizar este viernes una discusión informal en el Consejo de Seguridad de la ONU, a puerta cerrada y por videoconferencia, según reportan diversas agencias internacionales.

Estados Unidos, el Reino Unido (la ex potencia colonial en Hong Kong), Canadá y Australia advirtieron el jueves en un comunicado conjunto que Pekín violaba sus compromisos adquiridos décadas atrás, cuando Hong Kong volvió a su jurisdicción.

«Exhortamos a esos países a que cesen de entrometerse en los asuntos de Hong Kong y en los asuntos internos chinos», replicó el viernes Zhao Lijian.

El proyecto de ley chino castigará la secesión, la subversión del poder del Estado, el terrorismo y actos que pongan en riesgo la seguridad nacional, y permitirá que las agencias de seguridad del continente operen abiertamente en Hong Kong. Además, castiga la injerencia extranjera en este territorio semiautónomo chino.

Para los países occidentales, el objetivo es acallar a la oposición hongkonesa y mermar las libertades, lo que desmiente formalmente Pekín.

«Nuestra relación con China está basada en el respeto mutuo y la confianza (…) pero esta decisión lo cuestiona», aseguró el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, al término de una reunión de los cancilleres de la UE consagrada al gigante asiático.

Hong Kong, que siempre ha mantenido una actitud desafiante ante Pekín, reinició en 2019 un movimiento de protesta contra la influencia de China, con gigantescas manifestaciones que contribuyeron a un aumento de las ideas proindependencia, hasta entonces minoritarias en la excolonia británica.

China ha afirmado que Washington juega con fuego al apoyar públicamente las protestas y acusó a los manifestantes más radicales de actividades «terroristas».

En virtud del principio «un país, dos sistemas», que rige las relaciones con Pekín desde que el territorio fue devuelto por Reino Unido a China en 1997, Hong Kong tiene una amplia autonomía, libertad de expresión y una justicia independiente.

Pero Pekín arguye que la «Ley fundamental», una pequeña Constitución que rige en Hong Kong desde 1997, obliga a las autoridades hongkonesas a implementar una ley sobre seguridad nacional.

Ya en la reunión convocada, Johnathan Allen, segundo en la representación de Reino Unido ante la ONU dijo que «esperamos que el gobierno chino haga una pausa y reflexione sobre las serias y legítimas preocupaciones que esta propuesta ha planteado tanto en Hong Kong como en todo el mundo».

Advirtió que si se aplica la ley, exacerbará las profundas divisiones en la sociedad de Hong Kong.

Por su lado, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Kelly Craft, instó a los países de la ONU «a que se unan a nosotros y exijan que la RPC (República Populal de China) revierta el rumbo y honre los compromisos internacionales asumidos con esta institución y con el pueblo de Hong Kong».

Tras la reunión del Consejo, el embajador de Pekín ante la ONU, Zhang Jun, advirtió que «cualquier intento de utilizar a Hong Kong para intervenir en los asuntos internos de China estará condenado al fracaso».

El diplomático también exhortó a Estados Unidos y el Reino Unido a dejar de hacer acusaciones sin fundamento contra China.

Por su parte el presidente Donald Trump aseguró que anunciará lo que van «a hacer con China» en una conferencia de prensa prevista este viernes.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) confirmó esta mañana que México no aceptó el acuerdo que se alcanzó en la reunión virtual que sostuvieron los ministros que conforman la OPEP+ en cuanto a reducción de petróleo.

Indicó que los países productores solicitaban una reducción del 23%, es decir, dejar de producir 400 mil barriles diarios.

El mandatario expuso que México no podía aceptar dicha condición ya que, a lo largo de su administración se ha hecho un enorme esfuerzo de inversión en Petróleos Mexicanos (Pemex) para elevar la producción de petróleo crudo debido a que la reforma energética no trajo las inversiones requeridas. Calificó la política energética de los últimos 12 años como un «rotundo fracaso».

Según explicó, la cifra que se le solicitaba a México no se ajustaba a la realidad del país, ya que diariamente se producen un millón 780 mil barriles de petróleo contra los casi 12 millones de barriles de petróleo crudo que producen Rusia y Arabia Saudita.

Y aunque la reunión terminó sin un compromiso por parte de México, tal como lo adelantaron diversos medios y analistas, fue una llamada del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien hizo que México aceptara una reducción, misma que fue notificada a la Secretaría de la OPEP, por lo que dijo, es «formal», «ya cumplimos».

«México va a contribuir a estabilizar los precios, que se desplomaron en los últimos días. La mezcla mexicana de 40 dólares por barril llegó a 11 en el peor momento. Esto se produjo por una falta de acuerdo sobre reducción en la producción petrolera; no hubo acuerdo básicamente entre Rusia y Arabia Saudita», dijo el presidente.

El gobierno federal aceptó reducir su producción en 100 mil barriles diarios en el entendido de que Estados Unidos disminuiría 50 mil barriles diarios extras para nivelar la producción mexicana.

“Nos pedían 400 mil barriles y luego 350 mil barriles menos y nos sostuvimos, salieron notas en los periódicos queriéndonos culpar y hablamos, se comunicó con nosotros el presidente Trump y se llegó a un acuerdo de hacer disminución de 100 mil barriles (…) Estados Unidos se compromete a reducir adicionalmente a lo que él iba a entregar, 250 mil, dice Trump que por México, para compensar”.

De este modo, la producción de barriles de petróleo crudo mexicano llegará a un millón 686 mil a partir de mayo.

López Obrador dijo que con dicho acuerdo, se espera que aumente el precio del petróleo crudo y que esto compense, pero sobre todo se ayude a estabilizar la economía y los mercados.