Tag

bolsonaro

Browsing

Facebook e Intagram eliminaron publicaciones del presidente de Brasil Jair Bolsonaro en las que rechazaba el aislamiento social para prevenir la propagación del nuevo coronavirus, por lo que las redes sociales consideraron que genera «desinformación».

«Retiramos contenido de Facebook e Instagram que viola nuestros Patrones de la Comunidad, que no permiten una desinformación que pueda causar daños reales a las personas», indicó Facebook en un breve comunicado.

Ambas redes sociales borraron uno de los tres videos publicados por Bolsonaro el domingo, en los que se ve al mandatario provocando pequeñas aglomeraciones durante un recorrido por barrios de Brasilia.

En las grabaciones, el presidente se acerca a sus seguidores y reitera su llamado a romper la cuarentena, contradiciendo las indicaciones del Ministerio de Salud, que recomendó mayor distanciamiento social para prevenir una propagación del Covid-19.

El mismo domingo por la noche, Twitter eliminó dos de los tres videos de Bolsonaro argumentando motivos similares.

«Twitter anunció recientemente en todo el mundo la ampliación de sus reglas para alcanzar contenidos que vayan eventualmente contra informaciones de salud pública orientadas por fuentes oficiales y que puedan colocar a las personas en mayor riesgo de transmitir COVID-19», explicó la red social.

Este lunes el ministro de Salud de Brasil, Luiz Henrique Mandetta, insistió en que las personas mantengan «el máximo grado de distanciamiento social» para dar tiempo «a que el sistema (de salud) consolide su expansión» en los 27 estados del país para hacer frente a un aumento de casos de coronavirus.

De acuerdo al recuento de la Universidad Johns Hopkins, Brasil registra 4,681 casos confirmados de Covid-19, y 167 muertes relacionadas al virus.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, siguió los pasos de su homólogo estadounidense y criticó el cierre de escuelas y comercios adoptado por algunos estados de su país para contener la propagación del nuevo coronavirus, y afirmó que el país debe «volver a la normalidad» para no poner en riesgo la economía.

«Algunas autoridades de estados y municipios deben abandonar el concepto de tierra arrasada: la prohibición de transporte, el cierre del comercio y el confinamiento masivo», dijo Bolsonaro, en un discurso transmitido en cadena por radio y televisión que reavivó las críticas en su contra por el manejo de la crisis sanitaria.

«Debemos mantener los empleos y preservar el sustento de las familias», agregó el mandatario.

Médicos y expertos en salud aseguran que las medidas que restringen los movimientos de la población son esenciales para impedir que el contagioso virus se expanda de forma incontrolable hasta hacer colapsar los servicios de salud, como ha ocurrido en Italia, el país más afectado por la pandemia.

Pero Bolsonaro defiende que los efectos de la paralización económica pueden ser peores que los del propio virus.

«El virus llegó a Brasil, lo estamos enfrentando y en breve pasará. Nuestra vida tiene que continuar. Los empleos tienen que mantenerse. El sustento de las familias tiene que ser preservado. Debemos, sí, volver a la normalidad», declaró en su mensaje.

Brasil registró hasta el momento 46 muertes y más de 2.200 casos confirmados de Covid-19. El ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, sostiene que el país se está preparando para enfrentar el auge de la epidemia entre los meses de abril y junio.

«El grupo de riesgo (del Covid-19) es el de las personas de más de 60 años. ¿Entonces por qué cerrar escuelas?», se preguntó Bolsonaro, pocas horas después de que Sao Paulo, el estado más rico del país, pusiera en marcha una cuarentena de todos los servicios no esenciales.

El presidente de extrema derecha volvió a criticar, como ya hizo en varias ocasiones, lo que considera una «histeria» de los medios en torno a la pandemia y reiteró que Brasil tiene una población joven y un clima cálido poco favorables para su propagación.

La primera dama canadiense dio positivo al nuevo coronavirus, Covid-19, en una prueba médica, según un comunicado oficial difundido la noche de ayer en el que se aclaró que el primer ministro Justin Trudeau continuará cumpliendo con sus actividades en aislamiento por 14 días, sin someterse a un examen de diagnóstico.

«Sophie Gregoire Trudeau fue examinada hoy para COVID-19. La prueba dio positivo», informó el despacho del primer ministro. Ante la posibilidad de contagio de su esposa llegada de un viaje a Londres, Trudeau se encontraba trabajando desde su casa por precaución.

En cuanto al primer ministro, se informó que goza de buena salud y no presenta síntomas, pero «como medida de precaución y siguiendo los consejos de los médicos, estará aislado durante un periodo previsto de 14 días; sin embargo, aclararon que por el momento no será sometido a una prueba de coronavirus.

El coronavirus ha infectado a más de 150 personas en Canadá y ha dejado hasta ahora un muerto.

En tanto, el ministro del Interior de Australia, Peter Dutton, anunció que dio positivo en la prueba del nuevo coronavirus y entró en cuarentena en un hospital este viernes.

«Esta mañana desperté con fiebre y dolor de garganta», dijo Dutton, uno de los ministros australianos más influyentes y arquitecto de la ley restrictiva del país sobre migración. «La política de las autoridades de Salud (…) es que quien de positivo debe ser hospitalizado y he cumplido con esa instrucción», agregó.

Dutton dijo que se siente «bien», pero su diagnóstico plantea preocupaciones sobre si otros miembros del gabinete y el primer ministro, Scott Morrison, pueden haber sido infectados.

Todavía no se sabe cuándo o cómo contrajo el virus.

Dutton estuvo hace una semana en Washington, donde participó en una reunión con miembros de una alianza de inteligencia, integrada por Estados Unidos, Australia, Gran Bretaña, Canadá y Nueva Zelanda. Australia tiene 184 casos confirmados de COVID-19 y tres muertes.


Finalmente, se ha informado que el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro dio negativo al coronavirus. Sin embargo.

En un video difundido la noche de ayer en redes sociales, el mandatario apareció con cubrebocas pues explicó que “cuando regresamos de nuestro reciente viaje a Estados Unidos, una de las personas (de su equipo) se hizo exámenes en Sao Paulo y dio positivo” a Covid-19, refiriéndose a su asesor de prensa Fábio Wajngarten.

Ante dicha situación, fue sometido a una prueba para descartar estar contagiado.

Este martes el gobierno de Brasil rechazó  20 millones de euros en fondos de emergencia para combatir los incendios del Amazonas que había ofrecido el presidente francés Emmanuel Macron en nombre de los países del G-7.

El dinero, parte de un plan del G-7 para apagar los incendios y luego proteger la selva tropical, es una amenaza para la soberanía de Brasil, declaró el presidente Jair Bolsonaro a los periodistas. Agregó que Macron tendría que «disculparse por los insultos en mi contra» antes de cualquier discusión sobre la ayuda al Amazonas.

En una respuesta iracunda a un comentario hecho por Bolsonaro en las redes sociales, Macron señaló el lunes que esperaba que «los brasileños pronto tengan un presidente digno de ellos».

Se refería a un comentario sarcástico hecho por el mandatario brasileño en una publicación de Facebook en la que se burló de la apariencia física de la primera dama francesa, Briggite Macron.

Anteriormente, el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araujo, calificó la iniciativa liderada por Francia en esa región del país sudamericano como «redundante» y acusó a la comunidad internacional de no cumplir con las promesas anteriores de financiamiento para la región acordada con las Naciones Unidas.

Este viernes a través de su cuenta de Twitter, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, informó que ofreció ayuda para combatir los incendios forestales en el Amazonas brasileño.

“Acabo de hablar con el presidente Jair Bolsonaro, de Brasil. Nuestras perspectivas comerciales futuras son muy emocionantes y nuestra relación es sólida, quizás más fuerte que nunca. Le dije que, si Estados Unidos puede ayudar con los incendios de la selva amazónica, ¡estamos listos para ayudar!”.

El mandatario se suma a varios países que han manifestado su solidaridad con Brasil por los devastadores incendios en la Amazonia y le han ofrecido su apoyo al país sudamericano para enfrentar la emergencia.

Por otra parte, el gobierno venezolano propuso convocar de manera urgente una reunión de los cancilleres de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica a fin de analizar las acciones pertinentes para enfrentar los incendios en la Amazonia, los cuales han afectado territorios de Brasil, Bolivia y Paraguay.
Rinne en un comunicado.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo este viernes que podría enviar al Ejército para ayudar a combatir los incendios que están afectando a la selva amazónica, y que se tomará una decisión a lo largo del día.

Bolsonaro, sometido a una creciente presión internacional por el desarrollo de la crisis, dijo a los periodistas en Brasilia que se reunirá con sus ministros este mismo viernes para discutir las próximas medidas.

Sin embargo, el presidente francés Emmanuel Macron consideró que su homólogo brasileño «mintió» sobre sus compromisos en favor del medio ambiente, y anunció que, en estas condiciones, Francia se opone al acuerdo de libre comercio UE-Mercosur.

«Teniendo en cuenta la actitud de Brasil de las últimas semanas, el presidente de la República constata que el presidente Bolsonaro le mintió en la cumbre (del G20) de Osaka», declaró la presidencia francesa, que considera que «el presidente Bolsonaro decidió no respetar sus compromisos climáticos» o sobre «biodiversidad».

«En esas condiciones, Francia se opone al acuerdo Mercosur (con la UE) en el estado actual», agrega el Elíseo.

En respuesta, Bolsonaro dijo que Macron busca provecho político personal con su decisión de pedir que la Cumbre del G7 aborde con urgencia la «crisis internacional» provocada por los incendios que destruyen la Amazonía.

«Lamento que el presidente Macron busque instrumentalizar un asunto interno de Brasil y de los otros países amazónicos para obtener beneficios políticos personales», dijo el líder ultraderechista brasileño al reaccionar a la decisión del presidente francés.

«El tono sensacionalista con el que se refiere a la Amazonía (usando hasta fotos falsas) no contribuye en nada en la solución del problema», agregó el mandatario brasileño en un mensaje que publicó en su cuenta en Twitter.

Bolsonaro, en su mensaje, alegó que el Gobierno brasileño está dispuesto a dialogar sobre el asunto pero con base en hechos objetivos y con respeto mutuo.

Según datos divulgados esta semana por el Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE), la región amazónica ha registrado más de la mitad de los 71.497 incendios forestales detectados en Brasil entre enero y agosto de este año, una cifra un 83 % superior al del mismo período de 2018.

Bolsonaro, que admitió la situación y la intencionalidad criminal de algunos de los incendios, volvió a insinuar este jueves que las Organizaciones no Gubernamentales (ONG) podrían estar detrás de los incendios provocados en la Amazonía, aunque admitió que son «sospechas» sin pruebas, ya que están contrariadas con la decisión de su Gobierno de no sustentarlas con recursos públicos.

El presidente Jair Bolsonaro insinuó este miércoles que ONGs podrían estar provocando incendios forestales en la Amazonía brasileña para hacerlo ver mal.

El Instituto Nacional para la Investigación Espacial, la agencia federal que monitorea la deforestación y los incendios forestales informó que este año ha habido una cantidad récord de incendios forestales en Brasil: 74 mil 155 hasta el martes. Eso es un incremento de 84% en comparación al mismo período del año pasado. Bolsonaro asumió la presidencia el 1 de enero.

“Quizás –y no lo estoy afirmando– estas (personas de las ONG) están llevando a cabo acciones criminales para atraer la atención en mi contra, contra el gobierno de Brasil”, dijo Bolsonaro en un video publicado en su cuenta de Facebook.

Cuando los reporteros le preguntaron su tenían alguna evidencia, el presidente respondió que no tenía ninguna.

“Hay una guerra en el mundo contra Brasil, una guerra de información”, declaró.

Los estados que han sido más afectados este año son Mato Grosso, Pará y Amazonas –todos en la región amazónica– y representan el 41,7% de todos los incendios.

“Es muy difícil que haya incendios naturales en el Amazonas; sí los hay, pero la mayoría ocurren debido a la mano del hombre”, dijo Paulo Moutinho, cofundador del Instituto de Estudios Ambientales de la Amazonia.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, tiene la solución perfecta para salvar al planeta, sugirió ir al baño “un día sí y un día no” para preservar el medio ambiente, como una estrategia ideal para combatir el cambio climático.

“Basta con comer un poco menos. Me estás hablando de comunicación ambiental. Solo con hacer caca (sic) un día sí, un día no, mejoraremos bastante nuestra vida”, ironizó.

Argumentó que para contener los efectos de la contaminación, se debe de implementar “una política de planificación”, negando que esto signifique instaurar un control de natalidad.

“No es control, porque sino, Folha de S. Paulo (diario brasileño) titulará que estoy diciendo que tiene que haber control de natalidad”, aclaró.

El Gobierno brasileño y el de Estados Unidos firmaron un acuerdo en Washington que permite al país norteamericano lanzar cohetes espaciales, satélites y misiles desde la base brasileña de Alcántara, situada en el estado de Maranhao. Representantes de ambos gobiernos firmaron el Acuerdo de Salvaguardas Tecnológicas (AST), que posibilita el uso comercial de la base brasileña, en una ceremonia con la presencia del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Este acuerdo de cooperación es el primer resultado concreto de la visita oficial de Bolsonaro a Estados Unidos, que culminó ayer con la reunión con su homólogo estadounidense, Donald Trump.

Dicho acuerdo protege el contenido de tecnología estadounidense usado en el lanzamiento de cohetes y misiles a partir de la base de Alcántara, y destaca la no proliferación de tecnologías de uso dual, es decir, cuando estas son usadas para fines civiles o militares.

El 80% del mercado espacial utiliza tecnología estadounidense, por lo que la ausencia de un acuerdo limitaba el uso de la base brasileña. Su proximidad con la línea del ecuador convierte a la base de Alcántara en un lugar estratégico, ya que gracias a su posición geográfica se economiza en un 30% el consumo de combustible en los lanzamientos.

«Tendremos en Alcántara un espacio para protección de tecnología estadounidense, pero sigue siendo de jurisdicción brasileña. No es cesión de territorio para nadie», explicó en una entrevista al diario ‘O Estado’ el embajador de Brasil en Estados Unidos, Sergio Amaral.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aseguró que siempre soñó con “liberar” a Brasil de la “nefasta ideología de izquierda” y agradeció la inspiración que recibió del escritor Olavo de Carvalho, el “gurú” de la derecha.

Asimismo, Bolsonaro consideró que Venezuela “debe ser liberada” para lo que se cuenta con el apoyo de Estados Unidos, país al que, junto con Canadá, Australia y Japón, exentó los visados para visitar la nación sudamericana.

“Yo siempre soñé con liberar a Brasil de la nefasta ideología de izquierda”, dijo, según un video divulgado por su hijo, el diputado federal Eduardo Bolsonaro.

El líder brasileño se encuentra desde el domingo en Estados Unidos, donde se reunirá con su homólogo Donald Trump para tratar, entre otros temas, la crisis en Venezuela. “Debemos resolver el problema de nuestra Venezuela. Venezuela no puede seguir así. Deben ser liberados. Y obviamente creemos y contamos con el apoyo de Estados Unidos para lograr este objetivo”, dijo en un discurso ante la Cámara de Comercio.

Bolsonaro, quien sobrevivió a un atentado durante la campaña electoral, agradeció a Dios por iluminarlo mientras “Brasil se encaminaba hacia el socialismo, hacia el comunismo”. “Si eso no ocurrió fue gracias a dos milagros: haber sobrevivido a una puñalada en el abdomen, y haber ganado la elección”, dijo, afirmando que se propone “deshacer” el legado de gobiernos anteriores.

“Brasil no es un terreno abierto donde pretendemos construir cosas para nuestro pueblo. Tenemos que deshacer muchas cosas, para después empezar a hacer”, enfatizó durante una cena en la embajada brasileña en Washington a la que asistieron el propio De Carvalho y Steve Bannon, el ultraderechista exasesor del presidente Trump.

Fuera de la agenda que tenía prevista en la capital estadounidense, el presidente brasileño se reunió con autoridades de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), para tratar estrategias contra el crimen organizado y el narcotráfico.

Bolsonaro rompió, además, la tradición de los mandatarios brasileños de realizar su primer viaje al extranjero a Argentina, lo hizo a Estados Unidos, un gesto que Trump correspondió alojándolo en Blair House, la residencia oficial para huéspedes situada frente a la Casa Blanca.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, recibirá a su homólogo de Brasil, Jair Bolsonaro, en la Casa Blanca el próximo 19 de marzo, para conversar sobre diversos asuntos bilaterales y la crisis en Venezuela.

Así lo informó en un comunicado la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, quien indicó que ambos gobernantes hablarán sobre “cómo construir un hemisferio occidental más próspero, seguro y democrático”.

Los líderes de las dos economías más grandes del hemisferio también discutirán «oportunidades para la cooperación en defensa, políticas comerciales a favor del crecimiento, el combate a la delincuencia trasnacional y la restauración de la democracia en Venezuela”, agregó la declaración.

De igual forma, evaluarán el papel que desempeñan Estados Unidos y Brasil en el esfuerzo por brindar asistencia humanitaria a Venezuela.

El pasado 5 de febrero, el canciller brasileño, Ernesto Araújo, anunció en Washington que Bolsonaro se reuniría con Trump a mediados de marzo en la Casa Blanca.

La visita del gobernante brasileño fue precisamente uno de los temas centrales de la reunión que Araújo sostuvo en ese entonces en Washington con el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

Este jueves, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó, al recibir al jefe de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, que su Gobierno no cejará en la búsqueda de “lo que los venezolanos desean: democracia y libertad”.

En un pronunciamiento conjunto tras una reunión privada, el jefe de Estado brasileño afirmó que Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por Brasil y otros cincuenta países, es “una esperanza” en el proceso de recuperación de la democracia y la “libertad”.

«A veces nos preguntamos cómo puede un país rico y próspero, con un pueblo maravilloso, llegar a la situación caótica” de Venezuela, planteó Bolsonaro, quien responsabilizó de ello a “esa izquierda a la que le gustan tanto los pobres que acaba multiplicándolos”.

Bolsonaro sostuvo que Brasil “estaba en un camino similar, pero el pueblo se despertó en parte” en las elecciones del año pasado y le dijo no a ese populismo y la demagogia barata que conduce a donde se encuentra Venezuela”.

Guaidó llegó a Brasilia esta madrugada, procedente de Bogotá, a bordo de un avión de la Fuerza Aérea Colombiana, tras salir de su país por tierra hacia Colombia el pasado viernes.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ingresó este domingo en un hospital de Sao Paulo para iniciar los procedimientos médicos de cara a la cirugía a la que será sometido el lunes para retirarle la bolsa de colostomía que carga desde el atentado que sufrió en septiembre.

Bolsonaro, quien el sábado visitó el área afectada por la tragedia minera en Minas Gerais, llegó al hospital Israelita Albert Einstein de Sao Paulo procedente de Brasilia y lo hizo acompañado por su mujer, Michelle Bolsonaro, y una comitiva integrada por el ministro Jefe del Gabinete de Seguridad Institucional, Augusto Heleno Ribeiro, y algunos asesores.

El mandatario brasileño, de 63 años, será sometido a su tercera cirugía desde que fuera apuñalado en el abdomen el pasado mes de septiembre cuando era cargado en hombros por una multitud durante la campaña electoral.

El ataque le impidió participar en diversos actos de cara a los comicios, los cuales ganó con un 55% de los votos frente al progresista Fernando Haddad, sucesor del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en la carrera electoral.

De acuerdo con el cronograma presentado por el Gobierno, Bolsonaro será operado el lunes, en un procedimiento que suele durar entre tres y cuatro horas, y deberá permanecer 48 horas en absoluto reposo.

Durante ese lapso de tiempo, será reemplazado por su vicepresidente, el general Hamiltón Mourao, pero está previsto que pasadas las 48 horas, Bolsonaro retome el trabajo desde el mismo hospital, donde recibirá a sus ministros.

La operación ya estaba programada desde hacía varias semanas, pero coincide con una grave tragedia ocurrida en el estado de Minas Gerais, donde al menos 37 personas han muerto después de que los diques de un complejo minero de la compañía Vale se rompieran el pasado viernes.

WordPress Lightbox Plugin