Tag

China

Browsing

La tarde-noche de ayer, 10 mexicanos procedentes de Marsella, Francia, aterrizaron en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a bordo del vuelo 498 de Lufthansa, de la Ciudad de México, luego de permanecer 14 días en cuarentena tras su salida de Wuhan, China, por la alerta del Covid-19.

“Siento mucha tranquilidad de estar aquí en casa, sobre todo por mis padres”, afirmó Martín Enrique Gutiérrez, quien comentó que se enteró del llamado coronavirus cuando se encontraba en su hotel, razón por la que tuvo que permanecer encerrado, por indicaciones de las autoridades sanitarias de China.

“Yo estuve encerrado 10 días desde que empezó la cuarentena (en Wuhan por el coronavirus). Los últimos días se veía la ciudad sola como fantasma, casi no había nadie en la calle», narró el ingeniero mecánico-automotriz, originario de Chihuahua.

Agradeció el apoyo del gobierno de Francia, donde permaneció, junto al grupo de mexicanos, a quienes se les siguieron todos los protocolos sanitarios establecidos por las autoridades de esa nación y al comprobarse que no presentaron síntomas del virus, recibieron su certificado médico.

El grupo de mexicanos arribó a Francia el pasado 2 de febrero proveniente de Wuhan, provincia de Hubei, a la base militar de Istres al sur del país, desde donde fueron trasladados a una zona de confinamiento donde permanecieron los 14 días.

“Yo estoy muy agradecida con el gobierno de Francia. Nos cuidaron mucho, nos trataron muy bien, nos trataron de una manera increíble. Nosotros desde el momento en que llegamos a Francia estuvieron en contacto continuo todo el tiempo“, comentó a su vez Valeria Díaz.

Al comentar que tenía muchos sentimientos encontrados, comentó que hay varios mexicanos que aún permanecen en China, aunque dijo desconocer de cuánto se trata y confió en que en algún momento que las cosas mejoren, regresará a continuar sus estudios en China, sobre economía y tratados internacionales.

Daniel Stamatis también se mostró feliz de arribar al país, al agradecer todo el apoyo que recibieron de las autoridades francesas y dejar claro que la salida de Wuhan fue difícil, dónde permaneció por siete años. “Lo complicado fue el trámite…pero ahora estoy encantado de la vida”.

Bernardo Aguilar, director general para Europa de la SRE, informó que aún hay cerca de siete connacionales que permanecen en Wuhan, China, en buenas condiciones de salud; “no tenemos información de que tengamos algún contagio”, subrayó.

Entrevistado en el aeropuerto tras recibir a los 10 mexicanos que estuvieron en Marsella, Francia, señaló que se buscarán los medios en caso de que más connacionales quieran salir de Wuhan. 

El funcionario pidió no utilizar el término evacuación: «no es una evacuación, las personas que quieren retirarse de allá (Wuhan) lo pueden hacer, hay otras que se quieren quedar, otros que se quieren salir y aquellas personas que quieren salir, buscaremos los medios”.

Aguilar Calvo destacó que la cancillería está en comunicación con la delegación mexicana en China “y no tenemos información de que tengamos algún contagio”.

A pregunta expresa refirió que la instrucción del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, fue la de recibir adecuadamente a los 10 mexicanos que llegaron este domingo, a fin de otorgarles todas las facilidades.

El número de muertos y de personas contagiadas con el virus COVID-19 (coronavirus) aumentó dramáticamente este jueves en China, luego de que las autoridades cambiaron su método de conteo, alimentando la preocupación en el mundo de que la epidemia es mucho peor.

Las autoridades chinas registraron 242 nuevas víctimas mortales en la provincia de Hubei, epicentro de la epidemia, elevando a 1,355 el número de muertos en China continental.

Además informaron sobre 14,840 nuevos casos de contagio, lo que elevó el total a casi 60,000 personas, un aumento espectacular debido a la adopción de una nueva metodología en la definición de los casos relativos a la epidemia.

El anuncio del nuevo método coincidió con la destitución de dos altos funcionarios del Partido Comunista de China en Hubei, en medio de críticas por la gestión de la crisis.

Mientras se disparaban las cifras, se abrió otro frente de preocupación pues Vietnam puso en cuarentena por 20 días a Son Loi, una comuna de 10,000 habitantes a 30km de Hanói, tras registrarse seis casos. Es el primer país fuera de China en adoptar esa drástica medida.

Japón anunció 44 nuevos casos de contagio entre los pasajeros del crucero Diamond Princess, mantenido en cuarentena en sus costas, lo que eleva a 218 los contaminados en el navío, uno de ellos un ciudadano argentino.

China mantiene a unos 56 millones de personas en una gigantesca cuarentena en Hubei, principalmente en su capital Wuham, y restringe los movimientos de varios millones más en diversas ciudades.

En la nueva metodología, a partir de ahora se incluirá a todos los pacientes cuya radiografía pulmonar muestre señales de neumonía, sin esperar a la prueba de ácido nucleico, hasta ahora indispensable para confirmar el diagnóstico.

Este test es más lento y laborioso, lo cual retrasaba el tratamiento del paciente. Según la Comisión de Salud de Hubei, el nuevo método permitirá que los pacientes reciban tratamiento «lo antes posible».

Las nuevas destituciones que se produjeron en el gobierno, se suman a la de los dos principales responsables sanitarios de Hubei y responden al malestar de la población, que considera que las autoridades tardaron en reaccionar ante los primeros casos de la enfermedad.

China recibió elogios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por la transparencia en la gestión de la crisis sanitaria.

No obstante, la nueva metodología adoptada para definir los casos confirmados alimentaría las sospechas de que la enfermedad se había subestimado.

El nuevo nombre que la Organización Mundial de la Salud (OMS) le otorgó al nuevo Coronavirus surgido en China será COVID-19, esto con la intención de terminar con las confusiones y los nombres erróneos.

El nuevo nombre se compone de las primeras letras de la enfermedad en inglés: Corona (Co), Virus (Vi), Disease (D) y el año en que se localizó, 2019 (19).

La OMS recordó que está prohibido nombrar a una enfermedad como un punto geográfico, como es el caso de quienes llamaron esta enfermedad “virus de Wuhan», así como llamarla como un especie animal y mucho menos como un grupo de personas.

El director de la OMS, Tedros Adhanom, anunció que, después de la coordinación con el Secretario General de la ONU, se enviará un equipo de manejo de crisis del sistema de las Naciones Unidas a las regiones que lo requieran, sobre todo a China.

En este país se encuentra el 99% de los casos de Covid-19, detectada en diciembre del año pasado en el mercado de Wuhan, de la provincia de Hubei que permanece cerrada.

Aclaró que este periodo se trata de una ventana de oportunidad, en el cual se deben valorar los esfuerzos de China para contener el contagio, pero recordó que en caso de no prevenir no se podrá hacer nada en contra de esta.

Anunció que al menos 400 científicos se reunirán a partir de mañana para concentrar esfuerzos en atacar y prevenir la propagación de la enfermedad, comenzando con recomendaciones básicas de protección, empleadas por otras enfermedades como la gripe común o la influenza.

La OMS calcula que emplearán al menos 18 meses más para lograr concretar una vacuna que ataque esta enfermedad, pero recuerdan que hasta ahora se ha podido atender a diferentes pacientes.

Hasta el momento la organización tiene registrados 42 mil 708 pacientes, sólo 393 se encuentran fuera de China, por lo que esperan que las acciones de control continúen funcionando y se sigan respetando.

Aclaró que se han podido superar otras crisis, como es el caso del Ébola, que ya cumplió 42 días sin contagios nuevos, aunque el día de mañana el comité de emergencia se volverá a reunir para abordar el desarrollo del Ébola.

El nuevo coronavirus ya ha matado a más de 1,000 personas en China continental y el hecho de traspasar esta barrera simbólica hizo que la OMS advirtiera este martes de la «muy grave amenaza» que la epidemia representa para todo el mundo.

La primera muerte debida al virus 2019-nCoV, que apareció en diciembre en la ciudad china de Wuhan, fue anunciada el 11 de enero. Desde entonces, la epidemia ha matado a 1,016 personas en China continental, según un balance oficial publicado este martes.

En las últimas 24 horas, las autoridades sanitarias chinas anunciaron 108 muertes. Es el balance diario más grave desde que surgió la epidemia.

Sin embargo, y como ya ocurrió la semana pasada, el número diario de contagiados (2,478 en las últimas 24 horas) disminuyó en relación al lunes. En total desde el inicio del brote se contabilizan mas de 42,000 infectados.

«Con el 99% de los casos en China, (la epidemia) sigue constituyendo una verdadera emergencia para este país, pero es también una amenaza muy grave para el resto del mundo», alertó este martes el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en la apertura de una reunión de unos 400 científicos en Ginebra destinada a frenar la epidemia.

El jefe de la OMS pidió a todos los países que den muestras de «solidaridad» compartiendo las informaciones que posean porque será esencial para avanzar en la investigación científica.

Fuera de China continental, el virus mató hasta ahora a dos personas, una en Filipinas y otra en Hong Kong, pero más de 400 casos de contaminación fueron confirmados en 30 países y territorios.

El lunes, el presidente Xi Jinping pidió que las medidas destinadas a limitar el contagio sean aún «más estrictas». Por primera vez, el mandatario apareció en televisión con una máscara de protección mientras visitaba un hospital.

El martes, la televisión estatal anunció que los dos principales responsables de las cuestiones sanitarias en Hubei fueron destituidos. Las autoridades locales fueron criticadas por haber tardado en reaccionar y haber silenciado a quienes advertían del peligro del nuevo coronavirus. 

Millones de personas en China regresaron este lunes al trabajo después de unas vacaciones que el gobierno decidió extender con el propósito de frenar la propagación del coronavirus, que ha causado más de 900 muertos en el país.

La situación obligó al presidente Xi Jinping a mostrarse por primera vez en público con una máscara (cubrebocas).

Y es que de acuerdo al último balance oficial, al menos 40,000 personas en China continental han sido infectadas por el virus, que se cree que surgió a finales de 2019 en un mercado de la capital de la provincia de Hubei, Wuhan.

Esta mañana, por primera vez, el presidente chino Xi Jinping apareció en público con una máscara de protección y dejándose tomar la temperatura, como hacen a diario millones de chinos.

Y aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que hay señales de que la epidemia se está estabilizando, su director general advirtió que puede haber más casos en el extranjero de personas que nunca han viajado a China.

«Es posible que solo estemos viendo la punta del iceberg», dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Un equipo de expertos internacionales de la OMS, dirigido por Bruce Aylward, un veterano de emergencias sanitarias, partió el domingo por la noche a China.

En un intento por contener el virus, las ciudades de Hubei están confinadas y se cortaron las vías de transporte en el país para detener el movimiento de cientos de millones de personas que generalmente visitan a sus familiares durante las vacaciones del Año Nuevo Lunar.

Oficialmente estas vacaciones se prolongaron solo tres días, pero muchas ciudades y provincias las alargaron hasta el 10 de febrero.

Estas medidas sin precedentes han convertido las ciudades en pueblos fantasmas. Pero algunas señales indican este lunes que el país vuelve a un amago de normalidad.

En las carreteras de Pekín y Shanghái hay bastante más tráfico que en los últimos días, aunque muchas tiendas siguen cerradas. La ciudad de Guangzhou (sur) informó que el transporte público se reanudará a partir del lunes.

El número de fallecidos por el nuevo coronavirus ha sobrepasado las muertes en todo el mundo por la epidemia de SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) de 2002-2003, cuando se acusó a China de encubrir los casos, y que dejó 774 muertos en todo el mundo.

Hasta ahora se tiene el registro de 908 muertos en China continental.

El pangolín, un pequeño mamífero conocido por sus escamas y amenazado de extinción, podría ser el eslabón en la transmisión al hombre del nuevo coronavirus, que ya ha provocado la muerte de más de 600 personas en China.

Investigadores de la Universidad de Agricultura del Sur de China identificaron al pangolín como un posible «huésped intermedio» que facilitó la transmisión del virus, dijo la universidad en un comunicado, sin dar más detalles.

Un animal que alberga el virus sin estar enfermo y puede transmitirlo a otras especies se llama reservorio. En el caso del nuevo coronavirus se trata probablemente del murciélago. Según un estudio reciente, los genomas de este virus y los que circulan en este animal son idénticos en un 96%.

Pero el virus del murciélago no puede fijarse en los humanos receptores, por lo que debió pasar por otra especie para adaptarse al hombre, lo que se llama un «huésped intermedio».

Después de haber estudiado 1,000 muestras de animales salvajes, los científicos determinaron que los genomas de las secuencias de virus estudiadas en el pangolín eran en un 99% idénticos a los de los pacientes infectados por el coronavirus de Wuhan.

Este nuevo virus apareció en diciembre en un mercado de la ciudad china de Wuhan, en el centro del país, donde se venden muchos animales, algunos de ellos salvajes.

Vista la naturaleza del nuevo coronavirus, los expertos sospechan que hubo un mamífero que actuó como «huésped intermedio». Durante algún tiempo pensaron en una serpiente, pero después la hipótesis se descartó.

En la epidemia del SRAS, entre 2002 y 2003 en China, también causada por un coronavirus, el huésped fue la civeta, un pequeño mamífero cuya carne es muy apreciada en China.

China anunció a finales de enero y con el fin de contener la epidemia, una prohibición temporal del comercio de animales salvajes. Durante un tiempo aún indeterminado estarán prohibidos la cría, transporte y venta de todas las especies salvajes.

Cada año se comercian ilegalmente en Asia y África 100,000 pangolines, una especie más codiciada por los traficantes de animales salvajes, que la prefieren al elefante o rinoceronte, según la ONG WildAid.

Su carne es muy demandada por los sibaritas chinos y vietnamitas y sus escamas, huesos y órganos son usados en la medicina tradicional asiática.

En 2016, la Convención internacional sobre el comercio de especies salvajes amenazadas de extinción introdujo el pangolín en una lista que prohíbe su comercialización, pero según las ONGs, pese a esta medida, el tráfico ilegal de esta especie ha seguido aumentando.

El hospital de Niños de Wuhan confirmó hoy otro caso de coronavirus neonatal, el bebé tiene solo 72 horas de haber nacido y la madre es un paciente que también había sido diagnosticado con la enfermedad, lo cual aumenta las posibilidades de que el virus se contraiga en el útero.

De acuerdo con el Chutian Metropolis Daily, el bebé nació el 2 de febrero y se confirmó su contagio en una prueba de ácido nucléico tras el nacimiento.

El recién nacido fue transferido de un hospital de tercer nivel en la ciudad china, a uno designado para niños contagiados por la enfermedad. Sus signos vitales son estables, no presenta fiebre ni tos.

«Esto nos lleva a prestar atención a una posible nueva ruta de transmisión de vertical de coronavirus de madre a hijo», explicó Zeng Lingkong, jefe de la sala y médico jefe de medicina neonatal en el Hospital de Niños de Wuhan.

La Televisión Central de China (CCTV) reportó que además de este bebé, hay otro contagiado con el 2019-nCoV.

El sitio informativo chino, STCN describe que este caso previo se confirmó cuando un niño nacido el 13 de enero, desarrolló síntomas de vómitos, tos y fiebre el 29 de enero y fue enviado al Hospital de Niños de Wuhan para recibir tratamiento médico desde el día 31.

El hospital recogió un hisopo anal de un bebé para una nueva prueba de ácido nucleico, que fue positiva.

Padres de familia de una escuela del municipio de Zacatepec en Morelos, prohibieron la presencia de la directora  Patricia Coria por el temor de que los alumnos se contagien de coronavirus, cuyo brote ya ha dejado más de 400 muertos a nivel mundial.

Los padres de los alumnos ven riesgo de contagio porque el hijo de la directora, un estudiante de medicina, regresó de China recientemente y por lo tanto consideran que tanto la madre como su hijo deben permanecer en cuarentena.

La protesta de los padres de familia fue atendida por María Guadalupe Molina Arenas, supervisora escolar de la zona, y explicó que la directora no se presentará en la escuela por varios días. Sin embargo, aclaró que el joven estaba estudiando en China y que antes de salir de ese país pasó por varios revisiones y filtros, y lo mismo sucedió cuando ingresó a México.

«El centro epidemiológico ha hecho varias recomendaciones para todas las personas que estuvieron en China y que ingresan a los diferentes países. Entre ellos, está que por un periodo de 15 días no pueden visitar lugares muy concurridos y tienen que traer tapabocas, entre otras medidas de seguridad e higiene básicas», puntualizó.

En tanto, Molina Arenas explicó que la directora del centro escolar no entra en este «protocolo» porque ella no regresó de China. No obstante, continuó, «se va a sujetar a estas mismas condiciones para la tranquilidad de todos ustedes. Para la seguridad y bienestar de todos los niños».

Para los padre de familia la decisión adoptada por la directora de la escuela es adecuada y responde a la garantía de no contagiar a los alumnos.

Gisela Nuñez Alemán, madre de un alumno, afirmó a medios que la exigencia de los padres de familia fue que la maestra no se presentara a la escuela luego de que su hijo regresara de China.

«Yo creo que es comprensible la inquietud de los padres. Se llegó a un acuerdo de que la maestra no se iba a presentar hasta nuevo aviso y pues aquí estamos. En ningún momento se pretende que los niños no vengan y no tomen clases. Esto tiene que seguir», expuso.

Ayer, la Secretaría de Salud estatañ informó que en el caso de los estudiantes provenientes de China se establecieron todos los protocolos de control existentes.

En un comunicado, las autoridades informaron que desde el primer momento establecieron contacto directo con los dos jóvenes en estas circunstancia y con sus familias para establecer y mantener de manera preventiva vigilancia epidemiológica.

Al respecto, la Secretaría de Salud federal descartó este lunes el décimo caso sospechoso de coronavirus después de evaluar a un hombre de 54 años de edad en el municipio de Tlajomulco de Zúñiga, en Jalisco, que residía en Wuhan, la ciudad de China que es epicentro de la enfermedad.

Foto: Twitter @ContactoMetrop1

La Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo esta mañana que el coronavirus 2019-nCoV aún no ha desatado una “pandemia, término que se aplica en una situación de propagación global de una enfermedad, ya que África y América Latina carecen de casos confirmados.

«Actualmente, no estamos en una situación de pandemia (…) estamos en una fase epidémica con brotes múltiples», dijo Sylvie Briand, directora del departamento de Preparación Mundial de la OMS para Riesgos Infecciosos en conferencia de prensa.

Hasta el momento se han registrado 20 mil 676 casos en todo el mundo, 427 fallecidos y 664 recuperados. Al menos 20 mil 467 de los infectados se encuentran en China y 425 de las muertes también han sido en ese país.

Briand reconoció que el contagio de persona a persona es intenso y que por ello las autoridades chinas han tomado medidas para limitar su propagación.

Aceptó que el coronavirus originado en la ciudad de Wuhan, es un gran “desafío» pero estimó posible detener la transmisión e incluso “eliminar» el virus.

Al respecto, China ha intensificado los esfuerzos para contener la propagación del nuevo coronavirus debido a que se ha confirmado un creciente número de casos de infecciones.

China ha movilizado 20 hospitales móviles desde todo el país hacia Wuhan, el epicentro del brote para atender a los pacientes con síntomas leves. Esos hospitales modulares llegarán a la ciudad a partir de hoy. Adicional, lanzó el lunes un programa de investigación para evaluar el valor clínico de la medicina tradicional china combinada con la medicina occidental en la prevención y el tratamiento de la neumonía causada pro el nuevo coronavirus.

La mayoría de los pacientes que han sido infectados por el nuevo coronavirus sólo muestran síntomas leves, dijo Jiao Yahui, un funcionario de la Comisión Nacional de Salud, durante una conferencia de prensa.

La tasa de mortalidad actual de los casos de contagio del nuevo coronavirus en la parte continental china ha disminuido a 2.1%.

El primer grupo de pacientes infectados con el nuevo coronavirus está siendo transferido al Hospital Huoshenshan (Montaña del Dios de Fuego), que fue entregado el domingo luego de ser construido en 10 días.

China construyó un hospital provisional en 10 días para luchar contra la nueva cepa del coronavirus en Wuhan, en la provincia de Hubei, que ha dejado hasta el momento 362 muertes y más de 17 mil infecciones.

El Hospital Huoshenshan (Montaña del Dios del Fuego) ya fue entregado en Wuhan, por lo que empezará a recibir pacientes infectados por el virus desde este lunes, informó la agencia de noticias Xinhua.

El centro médico cuenta con mil camas para tratar a las víctimas que serán atendidas por mil 400 doctores de las fuerzas armadas.

Wuhan, que replicó el modelo de tratamiento del Síndrome Respiratorio Agudo y Grave (SARS) de Beijing en 2003, empezó a construir dos hospitales provisionales: el Leishenshan (Montaña del Dios del Trueno) y el Huoshenshan.

El 23 de enero dio inicio la construcción del Hospital Huoshenshan, con una capacidad de mil camas.

Las autoridades sanitarias de China indicaron que se estableció un equipo de 15 expertos para orientar en la prevención y el control de la epidemia en el lugar.

Varios de los profesionales médicos militares que prestarán servicio en el hospital participaron en la lucha contra el SARS en el Hospital Xiaotangshan de Beijing o en la misión contra el ébola en Sierra Leona y Liberia, por lo que tienen una rica experiencia en el tratamiento de enfermedades infecciosas.

Según el gobierno chino el presupuesto para la construcción y para el material de los dos hospitales se eleva a 300 millones de yuanes (unos 43 millones de dólares).

Debido a la presencia del coronavirus, originado en Wuhan, China, de los 18 mexicanos que se encuentran en la zona, cuatro han manifestado su deseo de salir del país y estarían en condiciones de hacerlo; sin embargo no han podido hacerlo pues para la cancillería «no hay justificación» para enviar un avión por ellos.

“En este momento, a esta hora, no se justificaría que mandáramos una aeronave en este momento, vamos a ver más adelante”, aseguró el canciller Marcelo Ebrard, a quien los mexicanos han dirigido sus peticiones en redes sociales.

Y aunque el canciller ha indicado que están pidiendo ayuda a otros países que sí han mandado aviones para retirar a sus ciudadanos, lo cierto es que el rescate de los connacionales parece no ser una prioridad en estos momentos para el gobierno federal.

“Sí estamos en conversaciones con los cuatro que nos dicen, las y los cuatro, que nos dicen: ‘oye, yo sí quiero salir’, para ver si podemos tener ayuda de algún otro de los países que sí están enviando sus apoyos, por el número, son aviones muy grandes los que hay que mandar”, añadió Ebrard.

La postura de la cancillería ha causado indignación y críticas en las redes sociales, pues recordaron que en octubre pasado, el gobierno envió a Miami, Estados Unidos, un avión de la Fuerza Aérea Mexicana para trasladar las cenizas de José José.

Además, en noviembre, el gobierno también mandó un avión de la Fuerza Aérea para «rescatar» al expresidente de Bolivia, Evo Morales, aún cuando se tuvo que hacer un esfuerzo extraordinario con la ruta que se siguió, pues ya en camino, varios gobiernos negaron el uso de su espacio aéreo.

Ante las críticas, el canciller Ebrard tuiteó esta mañana que «estamos en comunicación con los compatriotas que han solicitado apoyo en Wuhan, China. Les informo que hemos avanzado de manera significativa en las gestiones diplomáticas para hacer los traslados por la vía mas expedita posible. Todas las opciones han sido consideradas».

La Secretaría de Salud (SSA) informó que los nueve posibles casos de coronavirus reportados en México resultaron negativos, por lo que al momento no se ha registrado ningún caso positivo de coronavirus (2019-nCoV) en el país.

La dependencia señaló que en los dos casos descartados residentes del Estado de México, no solo se obtuvo un resultado negativo para el nuevo coronavirus, sino que además se identificaron los virus causales de su infección respiratoria.

Agregó que uno de ellos tiene el Virus Sincitial Respiratorio y el otro un adenoviru/coronavirus HKU1, que es una de las múltiples variantes del virus.

Y es que el brote de neumonía causada por un nuevo coronavirus ya ha dejado al menos 171 muertos y un total de 8,241 casos en China, la mayoría de ellos en la provincia de Hubei, cuya capital, Wuhan, cumple una semana cerrada tras la decisión de las autoridades para tratar de contener la enfermedad.

Varios países como Estados Unidos, Japón o Singapur ya han comenzado la evacuación de sus ciudadanos atrapados
en Wuhan, ciudad china donde comenzó el brote del coronavirus, mientras otros extranjeros continúan esperando que se concrete su traslado.

En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció esta tarde la declaración del estado de emergencia global para prevenir el contagio del coronavirus.

Dos compañías aéreas suspendieron este miércoles sus vuelos hacia la China, donde la epidemia de coronavirus de Wuhan sigue extiéndose pese a las medidas de prevención y aislamiento decretadas.

Según datos oficiales, el coronavirus ya supera en número de enfermos provocados por el SARS hace casi 20 años.

Este miércoles, varios centenares de japoneses y estadounidenses fueron evacuados de Wuhan, la ciudad donde empezó el virus.

Las autoridades sanitarias anunciaron otras 26 muertes, lo que lleva el balance total del coronavirus a 132 fallecidos y a 5,974 casos confirmados en China (sin contar Hong Kong).

La cifra ya supera el número de infecciones de la epidemia de Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SRAS) de 2002 y 2003, otro coronavirus que contaminó a 5,327 personas en el país. El SARS dejó 774 muertos en el mundo, 349 de ellos en China.

Además de a China, donde se registran la inmensa mayoría de las infecciones, el coronavirus afecta a unos quince países, a los que se sumó el miércoles Emiratos Árabes Unidos.

Como medida de precaución, la aerolínea British Airways anunció que suspende todos sus vuelos hacia la China continental. El Reino Unido, igual que Estados Unidos y Alemania, pidieron a sus ciudadanos que de no ser necesario, evitaran viajar a dicho país.

La compañía indonesia Lion Air también suspendió los vuelos, mientras que la hongkonesa Cathay Pacific, la estadounidense United Airlines y Air Canada quieren reducir el número de vuelos a China. Además, Hong Kong anuncio el cierre de seis puntos de paso con el resto de China.

Japón y Estados Unidos fueron el miércoles los primeros países en empezar a repatriar a parte de sus ciudadanos atrapados en Wuhan. Esta ciudad y casi la totalidad de la provincia de Hubei están aisladas del mundo desde el 23 de enero, en un intento de las autoridades de contener la epidemia.

El aislamiento afecta a 56 millones de habitantes y a varios miles de extranjeros.

Los primeros casos de transmisión entre humanos fuera del territorio China suscitan gran preocupación. En Japón, un hombre de unos 60 años que nunca estuvo en China fue contaminado y hubo otro caso similar en Alemania, el primero en Europa.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció el martes el envío a China «lo antes posible» de expertos internacionales para poner en común los conocimientos sobre el virus y dar una «respuesta mundial». «La epidemia es un demonio y no podemos dejar escondido ese demonio», dijo el presidente chino Xi Jinping.

WordPress Lightbox Plugin