Tag

deuda

Browsing

Luego de que Morena presentara una iniciativa de reforma ante la Comisión Permanente para garantizarle al gobierno federal recursos adicionales que atiendan efectos de la pandemia por Covid-19, mediante la extinción de 44 fideicomisos, entre lo que se incluía el Fondo de Inversión y Estímulos al Cine (Fidecine), se informó que se alcanzó un acuerdo con los directores y representantes de la industria cinematográfica para que dicho apoyo no desaparezca.

El presidente de la Junta de Coordinación Política, Mario Delgado, afirmó que el Fidecine no va a desaparecer, y por el contrario, se pronunció por potenciar sus beneficios; posición contraria a la que planteó la diputada de Morena, Dolores Padierna en su iniciativa de reforma.

Mario Delgado indicó que se realizará un parlamento abierto para analizar las propuestas en torno a esta industria. Consideró que el Fidecine tiene una grande importancia y utilidad para el país.

La iniciativa en torno al Fidecine, dijo, obedecía a lo que establece la Ley de Austeridad, pero también a la contingencia sanitaria. “Se han tomado decisiones en materia de salud a partir del número de contagios y muertes, y en la economía se hace lo mismo, pero el país no tiene la capacidad de endeudarse con 10 puntos del PIB, como Estados Unidos, Francia u otros países europeos, porque no hay margen para eso”.

Mario Delgado aseguró uno de los instrumentos que se utilizó en el régimen de corrupción que se gestó por muchos años fueron los fideicomisos, porque permitían opacidad en el uso de recursos públicos y se hacían cotos de privilegios.

Pese al «triunfo» de los cineastas y que Morena cedió, la iniciativa contempla la desaparición de 44 fideicomisos en total; al respecto, el morenista dijo que «no vamos a actuar de manera irresponsable y seremos sensibles, analizando 44 fideicomisos, pero los que no tengan defensa se van a ir, porque representan otro tipo de intereses y aquellos que permanezcan, tienen que salir fortalecidos”.

El también coordinador de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados agregó que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está a favor de la cultura, pues reconoció, «la participación de este sector para el cambio democrático de nuestro país”.

Añadió que tuvo un acercamiento con la titular de la Secretaría de Cultura, Alejandra Frausto, quien manifestó su preocupación por el tema.

Por su parte el presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía, diputado Sergio Mayer, aseguró que la industria cinematográfica labora por el bien de México, por lo que manifestó su compromiso de trabajar junto con el Ejecutivo y la Secretaría de Cultura federal, para que el Fidecine se mantenga y se fortalezca.

China pidió este viernes a los miembros de la ONU cumplir «plenamente sus obligaciones financieras» con la organización, según un comunicado de su misión ante el organismo, donde subraya una deuda de más de 2,000 millones de dólares que le corresponden a Estados Unidos.

«Al 14 de mayo, las contribuciones adeudadas para el presupuesto regular de la ONU y el presupuesto para las misiones de paz representan 1,630 millones y 2,140 millones de dólares respectivamente», indicó el documento, que está fundamentado en un informe reciente de la secretaría de la ONU y una reunión de este jueves.

Tomando en cuenta partidas impagas de varios años anteriores, «Estados Unidos es el principal deudor», con pendientes de 1,165 millones de dólares para el presupuesto de funcionamiento y 1,332 millones de dólares para financiar los operativos de paz, según el comunicado.

Estados Unidos, asimismo, es el primer contribuyente de la ONU, responsable de 22% del presupuesto anual de funcionamiento, que suma cerca de 3,000 millones de dólares, y de 25% del presupuesto anual de las fuerzas de paz, que cuestan alrededor de 6,000 millones de dólares por año.

El gobierno de Trump debería pagar 27.89% del presupuesto de paz, pero por una decisión del Congreso que aplica desde 2017, el país solo aporta el 25%, acumulando cada año una deuda equivalente a cerca de 200 millones de dólares.

Además, el año fiscal que se aplica en Estados Unidos, de octubre a octubre, hace que en ciertas épocas del año la deuda de ese país parezca mayor de lo que realmente es.

El pago de los países miembros de las contribuciones a las misiones de paz tiene una incidencia directa sobre los reembolsos que la ONU realiza a la quincena de países que aportan sus tropas para las misiones de los cascos azules en todo el mundo.

Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció esta mañana una operación de pago y refinanciamiento de su deuda.

A través de un comunicado indicó que la operación incluye un monto equivalente a 5,000 millones de dólares que provendrá de una capitalización del Gobierno Federal destinada a una reducción del saldo de la deuda de la empresa.

Y es que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público anunció que el Gobierno de México haría una aportación patrimonial por los 5 mil millones de dólares a Pemex.

«Esta acción es parte de los esfuerzos del Gobierno para fortalecer la estabilidad financiera de Pemex y mejorar su rentabilidad y contribución estratégica de largo plazo a la economía mexicana», dijo la SCHP.

Pemex enfatizó que la operación va en línea con el objetivo de fortalecer las finanzas de la empresa y bajo el principio de endeudamiento neto de cero en términos reales.

La operación está estructurada en tres segmentos:

  1. El Gobierno Mexicano realizará una inyección de capital a Pemex equivalente a 5,000 millones de dólares. Estos recursos se utilizarán para el prepago de los bonos de la parte corta de la curva con vencimientos entre 2020 y 2023.
  2. Una nueva emisión a plazos de siete, diez y treinta años que se utilizará para el refinanciamiento de deuda de corto plazo.
  3. Finalmente, un intercambio de bonos para proporcionar apoyo adicional a los vencimientos de la parte corta, intermedia y larga de la curva, con el fin de suavizar el perfil de vencimientos.

Pemex dijo que los recursos provenientes de dicha operación se utilizarán para asegurar a Pemex una reducción en el saldo de su deuda, una mejora en sus indicadores de liquidez, reducir los vencimientos a corto plazo y generar ahorros en los intereses pagados por la empresa.

Puntualizaron que las acciones buscan fortalecer la posición financiera de Pemex, en línea con lo establecido en su Plan de Negocios.

Finalmente indicó que los agentes colocadores del instrumento serán Goldman Sachs, J.P. Morgan, Citi, HSBC, Mizuho, Crédit Agricole y Bank of America.​

La Secretaría de Hacienda indicó que la aportación patrimonial a Pemex no tendrá impacto en la deuda neta del sector público de México o en el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, los cuales son el indicador más amplio de la deuda neta del sector público.

«Estamos seguros que esta aportación patrimonial y la posterior reducción en las obligaciones financieras de Pemex fortalecerán a la empresa», concluyó la dependencia dirigida por Arturo Herrera.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hizo un llamado esta tarde a enfrentar las tentaciones y sobre todo “las del dinero y el poder», pues dijo, al tener cargos públicos es importante mantener los principios “y no robar”.

Durante el diálogo con la comunidad del Hospital Rural de Miahuatlán, el mandatario subrayó que en su gobierno “ya no vamos a solapar a corruptos, no vamos a ser alcahuetes”.

Señaló que en algunos casos, cuando se tiene un cargo, es como si se subiera a un ladrillo y se mareara la gente, por lo que dijo, es importante mantener los principios y no robar.

Acompañado por el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat; el secretario de Salud, Jorge Alcocer, y los directores del IMSS, Zoé Robledo y del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda, aseveró que “cuando no hay principios, cuando no hay ideales, el poder atonta a los inteligentes y a los tontos los vuelve locos”.

Al comparar las dos etapas de Porfirio Díaz en la historia de México, pues este municipio lleva su nombre, López Obrador apuntó que “se puede ser muy consecuente durante un tiempo, y luego ya durante el último tramo de la vida se puede claudicar y se termina mal, se entregan malas cuentas”.

Sostuvo que en lo que va de su administración, “no ha aumentado la deuda ni va a aumentar en todo el sexenio”, y recordó que sus antecesores dejaron un endeudamiento público de 1.5 billones en el caso de Vicente Fox; 5.2 durante el sexenio de Felipe Calderón, y de 10 billones en el Enrique Peña Nieto.

Señaló que este año se destinarán más de 600 mil millones sólo para pagar intereses, lo que equivale a casi 10 años del presupuesto de Oaxaca.

López Obrador aseguró que gracias al combate a la corrupción se tendrán recursos suficientes y recordó que además enviará una iniciativa de reforma al artículo 28 de la Constitución para que quede prohibida la condonación de impuestos a los grandes contribuyentes.

La madrugada de este sábado, el expresidente Vicente Fox contestó a quienes los señalaron de ser el exmandatario al que se refirió el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de tener una deuda pendeente con el SAT.

«No tengo pendiente ningún pago de impuestos», dijo Fox a través de sus redes sociales. «Menos entiendo tus declaraciones», añadió.

Y aunque no fue López Obrador quien dijo su nombre al ventilar el caso, Fox cuestionó si las declaraciones desde la presidencia se tratan de un juego del «gato y el ratón».

Fox le reprochó a AMLO si con este tipo de declaraciones es que se defiende de su mala administración.

Y es que recordemos que la mañana de ayer, el presidente López Obrador (AMLO) afirmó que un ex mandatario debía impuestos al SAT, por lo que ya se estaba investigando el caso.

Rápidamente, Felipe Calderón salió a aclarar que no era él quien tenía deudas con el SAT, por lo que le pidió aclarar de quién se trataba, pues lanzar una acusación de ese tipo le ocasionaba daños a todos los expresidentes.

Sin embargo, de acuerdo a información revelada por el diario Reforma, Vicente Fox es el exmandatario que debería impuestos, pues se vió beneficiado durante los sexenios de Calderón y Enrique Peña Nieto, de la condonación de impuestos respecto a empresas en las que tiene participación.

Fuentes del gobierno señalaron al diario que tres de las empresas de Fox, sin precisar cuáles serían, fueron rescatadas cuando estuvieron al borde de la quiebra.

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmara que un ex mandatario debe impuestos al SAT, sin revelar más detalles, ha trascendido que se trataría de Vicente Fox.

Según información revelada por el diario Reforma, el ex presidente debería impuestos al verse beneficiado, durante los sexenios de su sucesor Felipe Calderón y de Enrique Peña Nieto, de la condonación de impuestos respecto a empresas en las que tiene participación.

Fuentes del gobierno señalaron al diario que tres de las empresas de Fox, sin precisar cuáles serían, fueron rescatadas cuando estuvieron al borde de la quiebra.

Sin embargo, no se reveló el monto de lo condonado por tratarse de datos confidenciales del SAT.

Hasta el momento el ex presidente Vicente Fox no ha hecho ninguna declaración al respecto. Por su parte Felipe Calderón utilizó sus redes sociales para deslindarse de la acusación, pues dijo que ha pagado sus impuestos puntualmente desde que empezó a trabajar a los 16 años.

Sin embargo, Calderón reclamó al mandatario el hacer dicho señalamiento y limitarse a decir que se trataba de «un ex presidente», pues dijo, “es una insinuación que daña a mi y a otros colegas”.

Luego de que este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmara que un exmandatario debe impuestos al SAT, sin revelar más detalles, fue el ex presidente Felipe Calderón salió a aclarar que no se trata de él.

A través de sus redes sociales, el ex panista dijo a AMLO que ha pagado sus impuestos puntualmente desde que empezó a trabajar a los 16 años.

Sin embargo, Calderón reclamó al mandatario el hacer dicho señalamiento y limitarse a decir que se trataba de «un expresidente», pues dijo, “es una insinuación que daña a mi y a otros colegas”.

Calderón exigió a López Obrador hacer la precisión correspondiente.

Tras aclarar que la acusación iba dirigida a él, el exmandatario indicó que conocer de qué ha vivido un Presidente o ex presidente, y si ha pagado sus impuestos, efectivamente es un tema de interés público.

“Ojalá actuemos en consecuencia y se aclaren estas dudas respecto de todos los que hemos tenido el privilegio de servir a México en ese cargo”, finalizó.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) recibió esta tarde en Palacio Nacional a ejecutivos de los principales bancos de México y el mundo, para firmar un acuerdo de refinanciamiento de deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Tras sostener una reunión con los representantes de las 23 instituciones bancarias, el mandatario dijo que se trata de una importante operación en su tipo para la historia de México y que da cuenta de la confianza en el país y su gobierno.

A través de este convenio, en el que participan 14 de los 20 bancos más grandes del país, se renovarán las líneas de crédito revolventes por 8 mil millones de dólares e implicará una considerable reducción en las tasas de interés.

En su discurso, López Obrador agradeció el apoyo para mantener solvente a Pemex, empresa dijo, es una prioridad para el gobierno de México.

Destacó que, ahora que se hace un combate frontal a la corrupción, su gobierno logrará rescatar a Pemex y al sector energético del país.

“Agradecerles mucho por este apoyo y por la confianza que depositan en México y en su gobierno, vamos a saber corresponderles y vamos a estar a la altura de las circunstancias, Pemex es una empresa fundamental para el desarrollo de nuestro país», dijo AMLO a los banqueros.

Recordemos que apenas el pasado 13 de mayo, en una de sus conferencias matutinas, AMLO firmó con HSBC, JP Morgan y Mizuho Securities un acuerdo para el refinanciamiento de deuda por un monto de dos mil 500 millones de dólares, más la renovación de dos líneas de crédito revolventes hasta por cinco mil 500 millones de dólares.

A la reunión de esta tarde acudieron representantes de Barclays; JP Morgan; HSBC; BBVA; Santander; SMBC; MUFG Bank; Société Générale; Banorte; Bank of America; Citibanamex; Mizuho; BNP; Scotiabank; Bank of China; Goldman Sachs; CA CIB; ING; ICBC; Natixis; Morgan Stanley y DZ Bank.

De acuerdo a la agencia Fitch Ratings, el paquete de medidas financieras anunciadas esta semana por el gobierno federal para apoyar a Pemex representa un paso en la dirección correcta, aunque no son suficientes.

La calificadora indicó que las acciones son alentadoras, pero están muy lejos de dar respuesta a las necesidades de la paraestatal.

Recordemos que el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció este lunes medidas para tratar de aliviar las finanzas de la endeudada empresa, que lucha por estabilizar su producción, incluyendo la renovación de líneas de crédito y la intención de reducir gradualmente su carga tributaria.

En ese sentido, encabezó la firma de un acuerdo con HSBC, J.P.Morgan México y Mizuho Securities para refinanciar parte de la deuda de Pemex y renovar dos líneas revolventes de crédito.

En la conferencia, AMLO dijo que la firma de dicho acuerdo demostraba la confianza que hay en México y en su gobierno. «Es por eso un acontecimiento muy importante el que los bancos nos estén dando su confianza, lo cual agradecemos mucho porque a pesar de la desinformación, de la manipulación, de querer sembrar la percepción de que no va bien la economía, de que hay una enorme deuda en Pemex, inmanejable, a pesar de eso, quienes tienen información verdadera saben que la economía va bien”.

En el mismo sentido, Citibanamex consideró que las medidas anunciadas para Pemex le otorgarían un respiro, pero no resolverían sus problemas financieros a largo plazo.

Citibanamex anunció este jueves un ajuste a la baja en su pronóstico de crecimiento para este año, reduciendo el 1.4% anunciado con anterioridad, a 1.2%.

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) dio a conocer los resultados del estudio que realizó a la Cuenta Pública del gobierno federal correspondiente al 2013-2018, es decir, al sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto.

El análisis incluyó revisar cómo se presupuestaron ingresos, egresos y deuda en comparación con el monto ejercido.

El IMCO concluyó que, en seis años, Peña Nieto gastó en total 1 billón 823 mil millones de pesos adicionales a lo originalmente previsto en su Administración, es decir, una variación del 9%. Esto porque estimó gastar 20.7 billones de pesos cuando en realidad erogó 22.5 billones de pesos.

Señaló que, en el sexenio anterior, los presupuestos de egresos aprobados por la Cámara de Diputados no fueron confiables, pues las cuentas públicas no reflejan lo autorizado por los legisladores. Lamentó que no existió un contrapeso efectivo al Poder Ejecutivo que revisara las variaciones al presupuesto y las ampliaciones al gasto.

Advirtió que la administración pasada no cumplió con su presupuesto, pues subestimó sus ingresos y gastó más de lo presupuestado. Entre 2013-2018, la administración tuvo un total de ingresos excedentes de 2 billones 338 mil millones de pesos, en promedio, tuvo una variación en ingresos del 11% entre lo estimado y lo recaudado.

Durante el periodo 2013-2018, la Cámara de Diputados aprobó a las secretarías de Estado un gasto de 6 billones 94 mil millones de pesos, sin embargo, al final erogaron 7 billones 125 mil millones de pesos. En el mismo periodo, al Ramo 23, conformado por fondos destinados a cubrir funciones de gobierno, se le autorizaron 757 mil millones de pesos, este ramo ejerció en los hechos un gasto de 1 billón 371 mil millones de pesos, una variación del 81%.

El IMCO destacó que, a pesar de que el gasto excedente en la mayoría de los rubros fue una constante en el sexenio, el Poder Ejecutivo dejó de ejercer 149 mil millones de pesos en inversión pública, 25% menos de lo aprobado.

Finalizó indicando que la deuda adquirida por el gobierno de Peña Nieto fue de 2 billones 930 mil millones de pesos. Recordó que, en diciembre de 2012, el saldo de la deuda del gobierno federal era de 4 billones 452 mil 986.5 millones de pesos y representaba 27.8% del PIB. Para diciembre de 2018, ascendía a 8 billones 315 mil 863.8 millones de pesos, significando un 35.3% del PIB.

Al inicio del sexenio pasado cada mexicano debía 37,837 pesos, seis años después, la deuda fue de 66 mil pesos por persona.

La dirigencia nacional del PRD acusó que con el refinanciamiento de la deuda de Pemex con tres principales instituciones de la banca internacional y la renovación de dos de sus líneas de crédito revolvente, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) recurrió a la misma fórmula neoliberal aplicada por Enrique Peña Nieto y Felipe Calderón.

El partido del sol azteca indicó que, con dicha decisión, AMLO endeuda y agudiza la crisis financiera que enfrenta Pemex.

Afirmaron que el presidente López Obrador engañó una vez más a los electores que votaron por él, pues durante su campaña ofreció sanear, mejorar la estabilidad financiera y hacer crecer a la paraestatal.

“Contrariamente a sus promesas, el día de hoy, firma una ampliación de la deuda y una renegociación”, señaló la dirigencia del PRD.

Los perredistas recordaron que apenas en febrero pasado, el gobierno anunció una serie de apoyos económicos y un plan de ahorros para la paraestatal, con lo que dispondría de 107 mil millones de pesos para este año; además de que se comprometió a no contraer una nueva deuda y a aumentar el monto destinado para sus actividades de producción en 36 por ciento.

Resaltaron que incluso el propio Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, había declarado que Pemex no debía adquirir mayor endeudamiento.

“El PRD considera que la intervención de AMLO en las direcciones corporativas de la paraestatal ha generado un debilitamiento en la empresa y que en esta no exista una directriz en sus estrategias comerciales”, remató el partido.

Octavio Romero Oropeza, director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), dijo hoy que la deuda neta de la empresa creció casi 150 por ciento durante el gobierno del priista Enrique Peña Nieto.

En conferencia de prensa desde Palacio Nacional, el funcionario federal agregó que gracias a las acciones emprendidas por la actual administración se ha podido estabilizar la deuda, que creció a una tasa promedio de 17 por ciento entre 2013 y 2018, e incluso ya se puede observar una ligera disminución en su monto.

Romero Oropeza mostró una gráfica donde se aprecia que, al cierre de 2013, el saldo de la deuda neta de Pemex era de 841 mil millones de pesos, cifra que se elevó a 2 billones 082 mil millones de pesos al 31 de diciembre de 2018, es decir, se elevó 147 por ciento en tan solo cinco años.

Además, destacó que el saldo al primer trimestre de este año es de 2 billones 064 mil millones de pesos, una ligera reducción de 18 mil millones de pesos.

“En contraste con lo anterior, el actual gobierno federal posee plena conciencia de la responsabilidad que debemos tener en el manejo financiero de la empresa. Es por ello que desde el primer día de la administración hemos diseñado y aplicado una responsabilidad absoluta en el manejo de la deuda pública, en el marco de una estricta disciplina financiera”, dijo Romero.

Finalmente, el funcionario destacó también que en los primeros cinco meses de este gobierno se ha reportado un incremento de 6.7 por ciento en los ingresos totales de Pemex, mientras que su costo financiero cayó 43.3 por ciento.

Este lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció la firma de un acuerdo con HSBC, JP Morgan y Mizuho Securities para ampliar un fondo revolvente para Petróleos Mexicanos (Pemex) a 8 mil millones de dólares.

“Vamos a suscribir un acuerdo que consiste en ampliar un fondo revolvente, un fondo que se pone a disposición de Pemex. Existía ya un acuerdo en este sentido, pero ahora este fondo se amplía, estaba firmado a tres años y ahora se amplía a cinco años”, dijo.

López Obrador subrayó que la firma del acuerdo es una muestra de la confianza de las instituciones financieras en la economía nacional.

“Agradezco mucho a los bancos que tomaron la iniciativa de darnos su apoyo. Su confianza será correspondida”, dijo el presidente.

De igual forma, Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, explicó que el acuerdo consiste en el refinanciamiento de deuda por un monto de 2 mil 500 millones de dólares más la renovación de dos líneas de crédito hasta por 5 mil 500 millones de dólares.

El directivo señaló que el proceso de negociación para alcanzar el acuerdo con los tres bancos fue de cinco meses.

Romero Oropeza subrayó que el documento no representa la contratación de nueva deuda para la empresa productiva del Estado.

«Con la presente renegociación no estamos contratando deuda, al contrario, estamos mejorando las condiciones financieras de lo que ya se debía desde administraciones pasadas tanto en plazos como en tasas», indicó.

Este martes, la agencia de calificación crediticia Moody’s advirtió que si la administración de Andrés Manuel López Obrador continúa dando apoyo financiero a Petróleos Mexicanos (Pemex), la deuda del gobierno se elevaría más de 5 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) en los próximos años.

La calificadora explicó que, dado que los pagos anuales de amortización aumentarán a más de 9 mil millones de dólares en 2020 y 2021 desde los 6.6 mil millones de dólares en 2019, Pemex requerirá apoyo adicional si la confianza del mercado no mejora sustancialmente.

“Independientemente de si el apoyo soberano toma la forma de alivio fiscal o inyecciones de liquidez, la necesidad de proporcionar asistencia financiera a Pemex presionaría las finanzas del gobierno, complicando el compromiso de las autoridades de mantener bajos déficits”, dijo Jaime Reusche, analista soberano de México por parte de Moody’s.

Además, señaló que el impacto inicial en el balance del Gobierno federal de cubrir completamente las futuras necesidades de financiamiento de Pemex sería relativamente moderado, del orden de 1 a 2 por ciento del PIB anual.

Sin embargo, advirtió que como la necesidad de apoyo soberano puede ser recurrente, la deuda gubernamental podría moverse significativamente por encima de su nivel actual del 35 por ciento del PIB, superando la marca del 40 por ciento y pesando en el perfil crediticio del país.

“Nuestro análisis nos sugiere que si Pemex requiere apoyo del soberano durante los próximos 3 o 4 años, solo por ese apoyo la deuda del soberano subiría por encima del 40 por ciento, ahí se pone más complicada la situación de mantener la calificación de ‘A3’. La presión está sobre ambas calificaciones, pero más sobre el soberano si es que el apoyo es forzoso”, agregó Reusche.

 

 

Con información de El Financiero

La nueva administración de Morelos acusa al exgobernador, Graco Ramírez de haber dejado una deuda que supera los 10 mil millones de pesos, según reportó El Universal.

Es por esto que el gobierno del estado acudirá ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a fin de gestionar fondos extraordinarios para el cierre de este año, dijo el Secretario de Hacienda estatal, Alejandro Villarreal.

Se trataría de la primera reunión que sostendrá con el titular de Hacienda para plantear la situación económica por la que atraviesa el estado, que según la administración morelense, requiere de 221 millones para el área metropolitana de Cuernavaca y 194 millones para la de Cuautla a fin de hacer frente a los compromisos de aquí a que concluye el año.

El funcionario local señaló que el cambio del Ejecutivo federal, que entra en funciones el próximo 1 de diciembre, complica las negociaciones de ampliaciones presupuestales o de recursos extraordinarios con la federación, pese a que el estado depende en un 98% de los recursos federales en su gasto corriente.

La saliente administración del presidente Enrique Peña Nieto dejará a su sucesor Andrés Manuel López Obrador una deduda de 10 billones 427 mil 506.1 millones de pesos, se trata de la mayor deuda en la historia de México, según cifras reportadas en el Informe de Finanzas Públicas y Deuda Pública correspondiente al segundo trimestre de 2018 de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

De acuerdo con los datos, la distribución del débito total fue de 6 billones 541 mil 968.1 millones de pesos en deuda interna, contratada a través de instrumentos como Cetes, Bondes y bonos IPAB, entre otros, mientras que el endeudamiento externo es de 3 billones 885 mil 538 millones de pesos.

El informe detalla también que las dependencias que aumentaron su gasto fueron el Instituto Nacional Electoral (INE), seguido de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu); la de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación; la de Economía; el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, así como la Comisión Federal de Electricidad.