Tag

Evo Morales

Browsing

El expresidente boliviano Evo Morales reconoció, en una entrevista publicada este viernes en la versión digital del diario alemán Zeit, que «fue un error volver a presentarse» a las elecciones.

Fue una equivocación, agrega Morales según reporta el diario alemán; asumir la propuesta del pueblo y aceptarla en base al fallo del Tribunal Constitucional. «Pero el pueblo lo había decidido y yo acepté su propuesta para una cuarta candidatura en el marco de la Constitución», justificó Morales.

«Debería haber rechazado la propuesta. Pero ganamos la elección en la primera ronda», reiteró el expresidente.

Morales, quien se encuentra en el exilio en Argentina, defiende el escrutinio pese a la polémica por la pausa que se presentó en el recuento y el salto que dieron los resultados, colocándole a él en primera posición cuando hasta entonces lideraba el conteo el candidato opositor, Carlos Mesa.

«No hubo fraude. La Organización de Estados Americanos (OEA) incendió Bolivia con su informe electoral», sentencia el expresidente, que confía en que su partido se imponga en los próximos comicios, previstos para el 3 de mayo, aunque advierte que en esta ocasión sí que «puede haber fraude electoral».

Adelantó que tiene previsto regresar a Bolivia antes de esas elecciones, para la campaña, a pesar de los riesgos que implica.

Explicó además que dimitió «para evitar la pena de muerte». «La violencia que siguió, el fascismo y el racismo, no lo esperaba», remató.

Evo Morales afirmó este jueves desde Argentina que la orden de detención que emitió en su contra la Fiscalía boliviana no procede legalmente porque sigue «siendo presidente» del país, ya que la Asamblea Legislativa no aceptó ni rechazó su renuncia.

«La orden de aprehensión es injusta, ilegal e inconstitucional porque no procede legalmente. Sigo siendo presidente y por eso se debe cumplir con los procedimientos de la ley boliviana”, afirmó Morales en una rueda de prensa en Buenos Aires.

Argumentó que la Asamblea Legislativa plurinacional no aceptó ni rechazó la renuncia que presentó el pasado 10 de noviembre, por lo que según la Constitución sigue siendo presidente hasta el próximo 22 de enero.

«Estoy demostrando que Evo sigue siendo presidente y entonces no procede esta orden de aprehensión”, señaló, antes de agregar que la Asamblea Legislativa plurinacional debe aprobar por dos tercios el juicio por responsabilidades al presidente.

Y es que el ministro interino de Gobierno de Bolivia, Arturo Murillo, compartió ayer en Twitter una fotografía del documento en el que se ordena aprehender a Morales y trasladarlo ante la Fiscalía Especializada Anticorrupción para prestar su declaración informativa.

Esto, debido a que el Gobierno interino de Jeanine Áñez presentó en noviembre pasado contra él una denuncia en la Fiscalía en La Paz por delitos como terrorismo, al acusarlo de incitar a la violencia contra el Ejecutivo provisional desde México, país al que llegó en primer lugar como asilado tras salir del Bolivia el pasado 11 de noviembre.

La denuncia se sustenta en pruebas como un video en el que se oye una voz atribuida a Morales, pero cuya autenticidad no ha sido demostrada por fuentes independientes. Esa voz incita a un dirigente cocalero en Bolivia, contra quien también hay una orden de arresto, a mantener el bloqueo a las ciudades para impedir ingresar alimentos.

La Fiscalía de La Paz emitió este miércoles una orden de aprehensión contra el expresidente boliviano Evo Morales, actualmente refugiado en Argentina, por cargos de sedición y terrorismo.

Con base en esa orden, la policía procederá a cumplir el requerimiento judicial, declaró a la televisora Unitel el coronel mayor Luis Fernando Guarachi, jefe de la policía anticrimen de esta ciudad.

Al exmandatario también se le acusa de financiamiento del terrorismo, según la orden de captura que difundió la policía.

«La presente orden… podrá ser ejecutada en cualquier hora y día hábil, o en caso necesario, recúrrase a la fuerza pública, respetando el ejercicio de los derechos y garantías», agrega el requerimiento de la Fiscalía.

En Buenos Aires, Morales calificó la orden de detención como «injusta, ilegal e inconstitucional» y que tiene como propósito «amedrentar e intimidarnos».

«No me asusta, desde 1989 todos los presidentes hasta 2005 me procesaron de terrorismo, sedición y hasta asesino», expresó en declaraciones al canal local A24 en la puerta de su residencia en la capital argentina. «Mientras tenga la vida voy a seguir la lucha política por una Bolivia digna y soberana».

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, presentó el mes pasado, ante la Fiscalía de La Paz, una demanda contra Morales por supuestamente promover los violentos enfrentamientos que dejaron 35 muertos y derivaron en su renuncia con base en un audio en el que supuestamente se escucha al exgobernante ordenar resistir y hacer un cerco a las ciudades para derrocar a la presidenta interina Jeanine Áñez.

En reiteradas ocasiones Morales ha negado los cargos y ha calificado el caso de un montaje de la derecha en su contra.

Recordemos que Bolivia renunció a la presidencia el 10 de noviembre y un día después llegó asilado a México. Actualmente se encuentra refugiado en Argentina. Desde allí dirige a su partido político, el Movimiento Al Socialismo (MAS), para las próximas elecciones que aún no tienen fecha.

Al respecto…
Por Alejandro Aguirre Guerrero

 

Evo Morales estaba contento y cómodo en México. Se sentía como turista con gastos pagados en un enorme hotel de cinco estrellas. Comía en buenos restaurantes, era huésped distinguido, lo homenajeaban en centros de estudios, y encima de ello, aprovechaba sus paseos en medios de comunicación para lanzar mensajes hacia Bolivia.

Evo vivía bien en nuestro país, no tenía pensado moverse en el corto plazo. De hecho, ya estaba decidido que desde aquí arrancaría su plan para buscar recuperar el poder. México era su “cuarto de guerra”, su gran búnker.

Es mentira que en el plan de Evo Morales estaba moverse a otro país, de hecho, le agradaba estar cerca de Trump sin que se metiera con él, pues de esa manera enviaba un mensaje de poder a quienes le arrebataron el gobierno en su país. En suma, pensaba brincar de México a Bolivia, de manera directa, sin escala alguna.

Tal como lo revelé desde principios de la semana pasada, en este mismo espacio, Trump pidió que Evo Morales saliera de México a cambio de detener el nombramiento de cárteles mexicanos como terroristas. Al Gobierno de López Obrador no le quedó de otra, y a regañadientes, accedió.

“La verdad de las cosas es que Evo se enojó mucho cuando supo que no podíamos sostenerlo mas aquí. Y no era para menos, todo su plan tenía que modificarse. Políticamente hablando, no se comunicaba lo mismo desde México que en Argentina. Evo hizo un gran coraje”, me dijo una fuente cercana al caso.

Por eso Morales se fue así: de manera abrupta, de un día para otro. Me comentan que el plan nunca fue que “nos abandonara” tan rápido, incluso estaban programados más encuentros con estudiantes, entrevistas en medios y homenajes. Todo se cayó. Evo se molestó y partió rápidamente a Cuba.

De hecho, antes de partir, al único que agradeció fue a su amigo López Obrador, aunque no comulgara con la decisión que tomó de ceder ante Trump. “Evo en México no será lo mismo que Evo en Argentina, sobre todo por el plan que trae de regresar al poder, Evo quería cuando menos 6 meses en México”, me afirmaron fuentes bien enteradas.

alejandroaguirre77@gmail.com
Twitter: @aaguirre_g
www.alejandroaguirre.com.mx

El expresidente boliviano Evo Morales ha propuesto este martes al líder ‘cocalero’ Andrónico Fernández, a la senadora Adriana Salvatierra y a los ex ministros Diego Pary y Luis Arce como posibles candidatos de su partido político, el Movimiento Al Socialismo (MAS), a los comicios que el país tiene previsto celebrar el próximo año para salir de la crisis desatada desde octubre pasado.

Morales ha despejado la incógnita de los candidatos del MAS en una entrevista concedida a un canal de televisión en Argentina, sus primeras declaraciones desde que llegó la semana pasada como refugiado.

Fernández, de 30 años de edad, tiene un perfil similar al de Morales. Es vicepresidente de la Coordinadora de las Seis Federaciones de Cocaleros del Trópico, organización sindical de la que surgió el antiguo mandatario. En estos días, se ha mostrado dispuesto a asumir el reto, asegurando que hay que hacer «autocrítica» pero dispuesto a defender los «grandes aciertos» de los últimos años.

Salvatierra, de 30 años y con ascendencia boliviana y chilena, milita en el MAS desde los 16 años aunque no dio el salto a la política activa hasta 2015, cuando consiguió un escaño en el Senado. El pasado mes de enero, fue elegida presidenta de la cámara alta, cargo que le ha conferido un papel destacado en la actual crisis. Salvatierra protagonizó un enfrentamiento verbal con los guardias del Congreso cuando le impidieron la entrada en la primera sesión tras la dimisión Morales por haber renunciado, algo que ella negó.

Pary, de 42 años, es quizá el rostro más conocido de esta terna. Este indígena quechua ha ejercido la representación diplomática del Gobierno de Morales desde 2011, primero como embajador de Bolivia en la Organización de Estados Americanos (OEA) y después como ministro de Exteriores.

Arce ofrece, en cambio, un perfil técnico. De 56 años, ha sido el ministro de Economía de Morales prácticamente durante toda su estancia en el Palacio Quemado, salvo un paréntesis de año y medio. Desde la comunidad internacional se le señala como el artífice del milagro económico de Bolivia.

Morales, que dimitió el pasado 10 de noviembre después de que la OEA detectara «irregularidades» en las elecciones presidenciales del 20 de octubre, no puede repetir como candidato por un acuerdo al que han llegado el MAS y sus opositores en el Congreso para resolver la crisis política. A modo de compensación, el MAS le ha nombrado jefe de su campaña electoral. «Vamos a ver la forma de cómo aportar a la campaña desde acá, si no me permiten entrar» en Bolivia, ha dicho Morales, que se ha mostrado «seguro» de que el Movimiento Al Socialismo ganará los próximos comicios.

Interrogado sobre su potencial regreso a Bolivia, el líder indígena ha indicado que puede hacerlo «en cualquier  momento. «Si quiero, puedo entrar en cualquier momento», ha aseverado.

Morales ha explicado que, al ser expresidente, no se le puede procesar con la misma facilidad que a otro ciudadano, sino que «tienen que hacer un juicio de responsabilidades». «A mí no pueden procesarme», insistió.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó esta mañana que Evo Morales, expresidente de Bolivia, se comunicó con él para expresarle su agradecimiento con el pueblo de México antes de partir a Argentina bajo la condición de refugiado.

“Hablé con Evo, se fue muy agradecido con el pueblo de México, muy agradecido con los mexicanos, se fue a Argentina, al menos eso fue lo que me comentó», dijo AMLO al señalar que la conversación con el exmandatario boliviano fue vía telefónica el pasado miércoles.

“Hablamos, le dije que esta era su casa y que estaban las puertas abiertas para Evo y para todos los luchadores sociales del mundo haciendo honor a lo que ha hecho nuestra política exterior que ha sido ejemplar en otorgar asilo a perseguidos políticos», añadió AMLO.

López Obrador insistió en que su gobierno ha dejado de manifiesto que no se quieren dictaduras militares, “democracia sí, militarismo no».

Morales indicó a través de sus redes sociales, que fue México quien le salvó la vida cuando sucedió lo que califica como un golpe de Estado en su contra. El líder boliviano aseguró que el tiempo que estuvo en México se sintió como en casa.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, concluyó de manera oficial su asilo en México y decidió continuarlo en Argentina, informó hoy el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard.

«Sostuve ayer conversación con Evo Morales quien me informó su decisión de trasladarse a Buenos Aires. Agradeció cumplidamente la generosidad de pueblo y gobierno de México», escribió el canciller mexicano en su cuenta de Twitter.

Tras lo que ha llamado el golpe de Estado en su contra, el líder boliviano llegó a México el pasado 12 de noviembre; permaneció en el país alrededor de tres semanas, hasta su traslado a Cuba el pasado fin de semana.

La mañana de este jueves, Morales y varios de sus colaboradores llegaron a Argentina bajo la condición de refugiados, confirmó desde Buenos Aires el nuevo canciller argentino Felipe Solá.

El fin de semana pasado, el vocero de la cancillería, Roberto Velasco, informó que Morales había viajado a Cuba, asegurando que era un viaje temporal. Se indicó que Morales visitó Cuba para una consulta médica.

«Viene para quedarse en Argentina, supongo», dijo el canciller argentino en declaraciones a medios.

El ministro argentino señaló que llegaron al Aeropuerto Internacional de la localidad bonaerense de Ezeiza en la mañana de hoy, aunque hasta el momento no se han difundido imágenes de su llegada.

Piden asilo para entrar en el país, «pero ellos están firmando, a la hora de entrar, el pedido de refugio, que es una condición diferente. Cesa la condición de asilo en cuanto tengan la condición de refugiados», añadió.

En este sentido, especificó que la condición de refugiados la da el Ministerio del Interior y «se la va a conceder» en «pocas horas». Recordemos que es en Argentina donde ya están viviendo sus hijos desde finales de noviembre.

Morales abandonó su país el pasado 11 de noviembre después de que las Fuerzas Armadas le recomendaran dejar el cargo y recibió asilo en México, quien montó un operativo para sacarlo de su país.

Al respecto…
Por Alejandro Aguirre Guerrero

 

De acuerdo a fuentes ubicadas en la Presidencia de la República, una de las solicitudes para que Donald Trump decidiera no catalogar (por el momento) a los cárteles mexicanos como grupos terroristas, fue que Evo Morales abandonara el país a la brevedad posible.

Si bien es cierto Marcelo Ebrard ha logrado tejer buenas relaciones con los cercanos a Trump, no hay disposición para tolerar una estancia prolongada del ex presidente boliviano en un país colindante.

“Dejaron claro que respetaban nuestras decisiones, pero nos hicieron saber que Trump se sentiría muy complacido si Morales fuera enviado a otro país que quisiera recibirlo, y entre más lejos, mejor”, me sostuvieron vía telefónica.

En la Casa Blanca decidieron retrasar el nombramiento de los cárteles mexicanos como terroristas cuando Ebrard se reunió con ellos, y más aún posterior a la visita del Procurador americano, William Barr, a nuestro país, sin embargo, había un sólo asterisco: Evo Morales.

“Los que debemos tratar con este gobierno americano sabemos que Trump siempre quiere algo a cambio, más ahora que se encuentra en franca campaña para buscar su reelección. Y en este caso lo que quiso, a manera de petición especial, (y no como exigencia), fue que se le buscara otro país de asilo a Evo Morales”.

Si bien es cierto Ebrard ya afirmó que no ofrecieron algo a EU para que desistiera de nombrar a los cárteles mexicanos como terroristas, la información que me fue proporcionada dicta algo distinto. Se me confió que no hubo un “ofrecimiento mexicano”, pero sí una “solicitud especial gringa”.

“Es muy difícil decirle que no a Trump en cualquier cosa que pida; se ofende y reacciona iracundo con facilidad. Nos dijo que la presencia de Evo en México lo dejaba mal parado, más aún después de aquel comunicado que emitieron donde apoyaban lo ocurrido en Bolivia contra Morales”, me comentaron fuentes que solicitaron el anonimato.

Me dicen que fue el propio Presidente quien habló con Evo Morales para plantearle la situación, en términos de consideración y nunca de exigencia, pues existe fuerte estima entre ambos. A las pocas horas se supo que el boliviano viajaba a Cuba, para posteriormente instalarse, de manera presunta, en Argentina, apenas tome protesta Alberto Fernández Pérez como su Presidente.

Veremos qué ocurre.

alejandroaguirre77@gmail.com
Twitter: @aaguirre_g
www.alejandroaguirre.com.mx

El expresidente boliviano y excandidato presidencial Carlos Mesa anunció este martes que se postulará en las elecciones que se celebren en su país tras la salida del poder de Evo Morales, las cuales espera ganar y resarcir el «fraude» que le perjudicó en los comicios de octubre pasado.

«Sí, sí, yo voy a ser candidato en las próximas elecciones. Espero tener un resultado que me repare del robo del que fui víctima» en las elecciones del 20 de octubre, dijo Mesa a la presa durante la durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), que se celebra en Madrid.

Mesa confirmó su participación entre una lista que incluye al menos a nueve dirigentes surgidos en el «nuevo escenario político» que incluye al Movimiento al Socialismo (MAS), de Morales, donde al menos se notan dos tendencias, una más abierta y otra que pretende seguir sin cambios.

Según la oposición boliviana, el recuento de los resultados electorales apuntaba a una segunda vuelta entre Morales y Mesa, pero la transmisión de datos se detuvo la noche del mismo 20 de octubre y cuando se reanudó el recuento hubo un cambio de tendencia que perfilaba a Morales a la victoria en primera vuelta.

Sobre una posible investigación por la violencia policial a raíz de las protestas, indicó que «no se puede ser negligente con la violación de los derechos humanos por parte de los policías», aunque consideró que se trata de un “tema muy complejo.

“La confrontación tiene que ver con la responsabilidad de unas Fuerzas Armadas obligadas a responder proporcionalmente y la pregunta es si lo han hecho, dijo el exandidato presidencial. Sin embargo, mencionó la “polémica por el decreto de la presidenta interina, Jeanine Áñez, que “daba inmunidad a las Fuerzas Armadas y las liberaba de responsabilidad.

El anuncio de Mesa sobre su nueva candidatura fue hecho durante la COP25 que se celebra en la capital española en vez de en Santiago de Chile, donde estaba prevista inicialmente, pero que se canceló por la situación que vive el país sudamericano.

El pasado 22 de noviembre la organización no gubernamental Sachamama anunció su lista de 100 latinos más influyentes en cambio climático donde incluyó a Mesa junto con el Papa Francisco, José Mújica, expresidente de Uruguay; Michel Bachelet, actual Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas y Mario Molina, pemio Nobel de Química.

El expresidente de Uruguay, José Mujica, visitó al de Bolivia, Evo Morales, en la Ciudad de México, donde se encuentra exiliado desde noviembre pasado.

Morales publicó este lunes en su cuenta de Twitter una imagen de ambos sentados en un sofá.

“Recibí la visita del hermano Pepe Mujica, expresidente de #Uruguay y luchador social incansable por la dignidad de nuestros pueblos. Agradezco su solidaridad con nuestra querida #Bolivia en estos momentos», escribió en su cuenta.

Y es que el exmandatario uruguayo realiza una visita a la Ciudad de México para participar en varios eventos, entre ellos el informe de un año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ayer en el Zócalo.

Sobre su encuentro con el también expresidente Evo Morales, comentó que “fui a darle un abrazo. Los que hemos sido presidentes no dejamos de ser humanos y tenemos sentimientos como cualquier hijo de vecino.

Entonces, dijo, «fui a ver un latinoamericano que está dolorido en un rincón de México, expresó luego de destacar la tradición de asilo en México y manifestar confianza en que Bolivia supere la crisis que enfrenta».

Al respecto, Mujica aprovechó para comentar sobre la idea de Estados Unidos de declarar a los cárteles mexicanos como organizaciones terroristas; consideró que el presidente Donald Trump nunca debió decir el «disparate», que fue como lo calificó.

«Tiene una enorme capacidad de sorprendernos todos los días con su Twitter y entre las sorpresas, demasiado frecuentes, hiere ciertas tradiciones latinoamericanas y, obvio, mexicanas», indicó Mujica en un evento en una universidad privada.

Avanza en Bolivia un acuerdo político para convocar nuevas elecciones que no contempla la participación del expresidente Evo Morales, quien tras autoproclamarse ganador de los comicios de octubre desencadenó una convulsión social en el país.

«Hemos avanzado un 95% del acuerdo y estamos haciendo un gran esfuerzo de avanzar lo más rápido posible con todas las fuerzas políticas para llamar a elecciones», dijo el senador Omar Aguilar del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Morales.

Desde la oposición, la senadora Shirley Franco explicó a la prensa que se definió que Morales y el ex vicepresidente Álvaro García Linera no están habilitados para participar ya que se hará respetar el resultado del referendo de 2016 en el que exgobernante perdió la posibilidad de reformular la constitución para postularse a un cuarto mandato.

Aguilar prefirió no referirse sobre el tema en nombre de su partido, pero dijo a título personal que Morales no debería participar. Su colega del MAS, Efraín Chambi, expresó «que se deberá hacer cumplir la constitución» y que no se debe politizar el tema para que la negociación pueda llegar a un acuerdo definitivo.

«Espero que de una vez haya un consenso para darle certidumbre al país y que se pacifique y podamos llamar a alecciones lo antes posible», dijo por su parte la presidente interina Jeanine Áñez.

Áñez explicó que sus 10 días en el gobierno han sido muy difíciles por las fuertes protestas con bloqueos que provocaron escasez de alimentos y combustible sobre todo en La Paz, donde está la sede del gobierno. «Les pido por favor permitan que bajen el combustible, los alimentos. La Paz no se merece esto», agregó. Poco después pidió ayuda a la comunidad internacional para garantizar la pacificación del país.

Las Naciones Unidas, la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Iglesia católica han hecho un llamado al acercamiento de todas las partes.

En un mes de conflicto han muerto 30 personas, entre ellas dos policías.

Recordemos que Morales renunció el 10 de noviembre alegando un golpe de Estado tras quedar cercado por las protestas contra un supuesto fraude electoral y perder el apoyo de la policía y los militares. Actualmente está asilado en nuestro país.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, envió ayer al Congreso un proyecto de ley para convocar a nuevas elecciones generales, un mes después que los cuestionados comicios y la posterior renuncia de Evo Morales desataran una violenta crisis política.

El anuncio llegó horas después de que la fiscalía elevara a ocho el balance de muertos en enfrentamientos de manifestantes leales a Morales y fuerzas de seguridad en una planta de combustible cerca de La Paz el martes pasado, con lo que el número total de fallecidos subió a 32 desde la elección.

El texto, que debe ser aprobado en el Congreso, donde el Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales es mayoría, anularía las elecciones realizadas el 20 de octubre, en las que Morales fue declarado ganador para un cuarto mandato. La bancada de Morales había entregado más temprano al Senado un proyecto similar, que está bajo análisis de una comisión.

También permitiría la elección de un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE), encargado de definir fecha para los comicios. Ese organismo estuvo en el centro de una polémica sobre el recuento de votos favorable a Morales y sus anteriores autoridades están detenidas.

Áñez, que mantiene también la posibilidad de emitir un decreto presidencial para convocar elecciones, declaró en una conferencia de prensa que busca con el proyecto legal «generar un consenso nacional».

En Washington, la Organización de Estados Americanos (OEA), que detectó irregularidades en el escrutinio de octubre, aprobó este miércoles una resolución llamando «urgentemente» a la convocatoria de nuevas elecciones.

Desde México, donde está asilado desde la semana pasada, Morales señaló que en tanto el Congreso no acepte o rechace su renuncia, él sigue siendo presidente.

«No permiten que vuelva a Bolivia, si la Asamblea (Congreso) no ha evaluado mi renuncia yo soy presidente, además soy presidente electo en primera vuelta» en las elecciones de octubre, reclamó.

Tras lamentar las expresiones discriminatorias que se han pronunciado contra Evo Morales por su condición de asilado en México, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, negó que el expresidente de Bolivia viole el Tratado de Montevideo relativo al refugio.

Aseguró que luego de una investigación llevada a cabo por el gobierno mexicano, se pudo conocer que Bolivia no ha ratificado el Tratado sobre Asilo y Refugio Político de Montevideo de 1939.

“Lo que sí es cierto es que Bolivia no obstante que lo firmó, nunca lo ratificó su Senado, entonces no es derecho vigente ni en México ni es derecho vigente en Bolivia», declaró a los medios de comunicación.

Sánchez Cordero aclaró que México tampoco firmó el Tratado; “nunca, nunca, nunca y menos lo ratificó, expuso. Lo anterior respecto al cuestionamiento en el país sudamericano y medios de comunicación en México que señalan la posible violación del expresidente al tratado, pues desde su asilo expresa en redes sociales su posición política.

Según el Tratado, no está permitido que asilados practiquen acciones que alteren la tranquilidad pública o que influyan en actividades políticas.

Sánchez Cordero lamentó que ahora existan grupos que se han convertido en “ultras» que critican a una política de asilo para una persona indígena, “a una persona que desde lo más abajo llegó a ser presidente de su país».

WordPress Lightbox Plugin