Tag

Evo Morales

Browsing

El expresidente boliviano y excandidato presidencial Carlos Mesa anunció este martes que se postulará en las elecciones que se celebren en su país tras la salida del poder de Evo Morales, las cuales espera ganar y resarcir el «fraude» que le perjudicó en los comicios de octubre pasado.

«Sí, sí, yo voy a ser candidato en las próximas elecciones. Espero tener un resultado que me repare del robo del que fui víctima» en las elecciones del 20 de octubre, dijo Mesa a la presa durante la durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), que se celebra en Madrid.

Mesa confirmó su participación entre una lista que incluye al menos a nueve dirigentes surgidos en el «nuevo escenario político» que incluye al Movimiento al Socialismo (MAS), de Morales, donde al menos se notan dos tendencias, una más abierta y otra que pretende seguir sin cambios.

Según la oposición boliviana, el recuento de los resultados electorales apuntaba a una segunda vuelta entre Morales y Mesa, pero la transmisión de datos se detuvo la noche del mismo 20 de octubre y cuando se reanudó el recuento hubo un cambio de tendencia que perfilaba a Morales a la victoria en primera vuelta.

Sobre una posible investigación por la violencia policial a raíz de las protestas, indicó que «no se puede ser negligente con la violación de los derechos humanos por parte de los policías», aunque consideró que se trata de un “tema muy complejo.

“La confrontación tiene que ver con la responsabilidad de unas Fuerzas Armadas obligadas a responder proporcionalmente y la pregunta es si lo han hecho, dijo el exandidato presidencial. Sin embargo, mencionó la “polémica por el decreto de la presidenta interina, Jeanine Áñez, que “daba inmunidad a las Fuerzas Armadas y las liberaba de responsabilidad.

El anuncio de Mesa sobre su nueva candidatura fue hecho durante la COP25 que se celebra en la capital española en vez de en Santiago de Chile, donde estaba prevista inicialmente, pero que se canceló por la situación que vive el país sudamericano.

El pasado 22 de noviembre la organización no gubernamental Sachamama anunció su lista de 100 latinos más influyentes en cambio climático donde incluyó a Mesa junto con el Papa Francisco, José Mújica, expresidente de Uruguay; Michel Bachelet, actual Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas y Mario Molina, pemio Nobel de Química.

El expresidente de Uruguay, José Mujica, visitó al de Bolivia, Evo Morales, en la Ciudad de México, donde se encuentra exiliado desde noviembre pasado.

Morales publicó este lunes en su cuenta de Twitter una imagen de ambos sentados en un sofá.

“Recibí la visita del hermano Pepe Mujica, expresidente de #Uruguay y luchador social incansable por la dignidad de nuestros pueblos. Agradezco su solidaridad con nuestra querida #Bolivia en estos momentos», escribió en su cuenta.

Y es que el exmandatario uruguayo realiza una visita a la Ciudad de México para participar en varios eventos, entre ellos el informe de un año de gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ayer en el Zócalo.

Sobre su encuentro con el también expresidente Evo Morales, comentó que “fui a darle un abrazo. Los que hemos sido presidentes no dejamos de ser humanos y tenemos sentimientos como cualquier hijo de vecino.

Entonces, dijo, «fui a ver un latinoamericano que está dolorido en un rincón de México, expresó luego de destacar la tradición de asilo en México y manifestar confianza en que Bolivia supere la crisis que enfrenta».

Al respecto, Mujica aprovechó para comentar sobre la idea de Estados Unidos de declarar a los cárteles mexicanos como organizaciones terroristas; consideró que el presidente Donald Trump nunca debió decir el «disparate», que fue como lo calificó.

«Tiene una enorme capacidad de sorprendernos todos los días con su Twitter y entre las sorpresas, demasiado frecuentes, hiere ciertas tradiciones latinoamericanas y, obvio, mexicanas», indicó Mujica en un evento en una universidad privada.

Avanza en Bolivia un acuerdo político para convocar nuevas elecciones que no contempla la participación del expresidente Evo Morales, quien tras autoproclamarse ganador de los comicios de octubre desencadenó una convulsión social en el país.

«Hemos avanzado un 95% del acuerdo y estamos haciendo un gran esfuerzo de avanzar lo más rápido posible con todas las fuerzas políticas para llamar a elecciones», dijo el senador Omar Aguilar del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Morales.

Desde la oposición, la senadora Shirley Franco explicó a la prensa que se definió que Morales y el ex vicepresidente Álvaro García Linera no están habilitados para participar ya que se hará respetar el resultado del referendo de 2016 en el que exgobernante perdió la posibilidad de reformular la constitución para postularse a un cuarto mandato.

Aguilar prefirió no referirse sobre el tema en nombre de su partido, pero dijo a título personal que Morales no debería participar. Su colega del MAS, Efraín Chambi, expresó «que se deberá hacer cumplir la constitución» y que no se debe politizar el tema para que la negociación pueda llegar a un acuerdo definitivo.

«Espero que de una vez haya un consenso para darle certidumbre al país y que se pacifique y podamos llamar a alecciones lo antes posible», dijo por su parte la presidente interina Jeanine Áñez.

Áñez explicó que sus 10 días en el gobierno han sido muy difíciles por las fuertes protestas con bloqueos que provocaron escasez de alimentos y combustible sobre todo en La Paz, donde está la sede del gobierno. «Les pido por favor permitan que bajen el combustible, los alimentos. La Paz no se merece esto», agregó. Poco después pidió ayuda a la comunidad internacional para garantizar la pacificación del país.

Las Naciones Unidas, la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Iglesia católica han hecho un llamado al acercamiento de todas las partes.

En un mes de conflicto han muerto 30 personas, entre ellas dos policías.

Recordemos que Morales renunció el 10 de noviembre alegando un golpe de Estado tras quedar cercado por las protestas contra un supuesto fraude electoral y perder el apoyo de la policía y los militares. Actualmente está asilado en nuestro país.

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, envió ayer al Congreso un proyecto de ley para convocar a nuevas elecciones generales, un mes después que los cuestionados comicios y la posterior renuncia de Evo Morales desataran una violenta crisis política.

El anuncio llegó horas después de que la fiscalía elevara a ocho el balance de muertos en enfrentamientos de manifestantes leales a Morales y fuerzas de seguridad en una planta de combustible cerca de La Paz el martes pasado, con lo que el número total de fallecidos subió a 32 desde la elección.

El texto, que debe ser aprobado en el Congreso, donde el Movimiento al Socialismo (MAS) de Morales es mayoría, anularía las elecciones realizadas el 20 de octubre, en las que Morales fue declarado ganador para un cuarto mandato. La bancada de Morales había entregado más temprano al Senado un proyecto similar, que está bajo análisis de una comisión.

También permitiría la elección de un nuevo Tribunal Supremo Electoral (TSE), encargado de definir fecha para los comicios. Ese organismo estuvo en el centro de una polémica sobre el recuento de votos favorable a Morales y sus anteriores autoridades están detenidas.

Áñez, que mantiene también la posibilidad de emitir un decreto presidencial para convocar elecciones, declaró en una conferencia de prensa que busca con el proyecto legal «generar un consenso nacional».

En Washington, la Organización de Estados Americanos (OEA), que detectó irregularidades en el escrutinio de octubre, aprobó este miércoles una resolución llamando «urgentemente» a la convocatoria de nuevas elecciones.

Desde México, donde está asilado desde la semana pasada, Morales señaló que en tanto el Congreso no acepte o rechace su renuncia, él sigue siendo presidente.

«No permiten que vuelva a Bolivia, si la Asamblea (Congreso) no ha evaluado mi renuncia yo soy presidente, además soy presidente electo en primera vuelta» en las elecciones de octubre, reclamó.

Tras lamentar las expresiones discriminatorias que se han pronunciado contra Evo Morales por su condición de asilado en México, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, negó que el expresidente de Bolivia viole el Tratado de Montevideo relativo al refugio.

Aseguró que luego de una investigación llevada a cabo por el gobierno mexicano, se pudo conocer que Bolivia no ha ratificado el Tratado sobre Asilo y Refugio Político de Montevideo de 1939.

“Lo que sí es cierto es que Bolivia no obstante que lo firmó, nunca lo ratificó su Senado, entonces no es derecho vigente ni en México ni es derecho vigente en Bolivia», declaró a los medios de comunicación.

Sánchez Cordero aclaró que México tampoco firmó el Tratado; “nunca, nunca, nunca y menos lo ratificó, expuso. Lo anterior respecto al cuestionamiento en el país sudamericano y medios de comunicación en México que señalan la posible violación del expresidente al tratado, pues desde su asilo expresa en redes sociales su posición política.

Según el Tratado, no está permitido que asilados practiquen acciones que alteren la tranquilidad pública o que influyan en actividades políticas.

Sánchez Cordero lamentó que ahora existan grupos que se han convertido en “ultras» que critican a una política de asilo para una persona indígena, “a una persona que desde lo más abajo llegó a ser presidente de su país».

El gobierno interino de Bolivia autorizó la salida de Evaliz Morales Alvarado, hija de Evo Morales, para que pueda asilarse en México, donde se encuentra el exmandatario desde el pasado 12 de noviembre, dos días después de renunciar a la presidencia del país andino.

“Hemos decidido otorgar un salvoconducto a Evaliz Morales para que reciba asilo en México, bajo el entendimiento de que la familia no es culpable de las acciones de su padre. Somos un gobierno que busca pacificar nuestra nación», escribió en Twitter la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez.

La hija de Evo Morales, quien se encuentra asilada en la embajada mexicana en esta capital boliviana desde el 11 de noviembre, había solicitado a México asilo político, al igual que su padre y varios ex funcionarios de alto rango del gobierno de Morales.

El Ministerio boliviano de Relaciones Exteriores confirmó que autorizó salvoconductos para Evaliz Morales y para la asambleísta María Inosenta Poñe Poichee, también asilada en la embajada mexicana en La Paz, sin dar mayores detalles al respecto.

El gobierno de Áñez analizará “una a una las solicitudes de salvoconductos que hicieron exfuncionarios y otras personas para salir del país y asilarse en México, entre ellos el hijo de Morales, Álvaro, cuya petición está en trámite.

Hasta ahora, el gobierno ha descartado que vaya a entregar salvoconductos a los exministros de Evo Morales, porque serían importantes para el diálogo.

Actualmente, el gobierno interino y el partido de Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), están negociando un acuerdo sobre un nuevo proceso electoral con la mediación de la Iglesia Católica, la Unión Europea y un enviado especial de las Naciones Unidas.

Bolivia atraviesa una crisis política y social que empeoró tras las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre, después que Morales fue reelecto para un cuarto mandato en medio de acusaciones de fraude electoral, y mientras la oposición exigió la renuncia del mandatario, quien finalmente renunció tras varios días de violencia.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, denunció hoy desde la Ciudad de México que cerca de 30 personas han sido asesinadas, más de 100 han sufrido heridas y mil han sido detenidas en su país desde que renunció a la Presidencia.

«Están matando a mis hermanas y hermanos, hasta el día de mi renuncia había cero muertos», expresó Morales esta mañana en una nueva conferencia de prensa que ofreció.

«Cuando llegamos al gobierno, las Fuerzas Armadas apenas tenían un helicóptero. Les hemos dejado 25 helicópteros y hemos decidido equiparlos, (pero) nunca he pensado que las fuerzas armadas iban a usar ese equipamiento contra el pueblo», señaló.

Morales cuestionó hoy la auditoría que realizó la Organización de Estados Americanos (OEA) del pasado proceso electoral presidencial y acusó que junto con su secretario general Luis Almagro, «se sumó al golpe de Estado».

Llamó a organizaciones internacionales a revisar el proceso electoral para que se confirme como la OEA y Almagro se sumaron al golpe de Estado en Bolivia.

Insistió en que la represión de las protestas constituyen un «genocidio», mismas que han cobrado la vida de 27 personas.

«En Bolivia después del golpe de Estado tenemos cerca de 30 muertos, esta masacre es parte de un genocidio que ocurre en nuestra querida Bolivia», sostuvo.

Aprovechó para anunciar que ha invitado a algunas instituciones y organizaciones internacionales, así como al hermano papa Francisco y la ONU para que se instale una comisión de la verdad sobre la elección del 20 de octubre, pues reiteró, fue él el ganador de la primera vuelta de los comicios.

Evo Morales Recordó que tras la interrupción del orden constitucional, el Congreso boliviano no ha cumplido con el requisito de evaluar si acepta o no su renuncia. «No permiten que vuelva a Bolivia, si la Asamblea (Congreso) no ha evaluado mi renuncia yo soy presidente, además soy presidente electo en primera vuelta».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) calificó este martes de «mezquindad» las críticas a las condiciones de recibiendo y la actuación pública del expresidente boliviano Evo Morales desde que llegó al país como asilado político, hace una semana.

El mandatario recalcó que México se apega a las convenciones internacionales que ha suscrito sobre la materia, que son el marco legal para el otorgamiento y condiciones del asilo político, y que «lo demás (…) son pasiones».

«Todo lo demás, que si por qué habla Evo (Morales), que si cuánto cuesta darle la protección, el sustento, todo eso, con todo respeto, es secundario, no es esencial. Y les diría que en algunos casos todo ese tipo de cosas está muy cercano a la mezquindad y eso no es lo que representa México», dijo López Obrador.

La semana pasada, la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, dijo que presentaría un reclamo diplomático ante México por una supuesta ruptura del protocolo del asilo político al permitir que Morales hiciera declaraciones públicas sobre la situación del país sudamericano.

La Cancillería mexicana respondió argumentando que, según las leyes locales y el derecho internacional, no se puede restringir la libertad de expresión de los asilados políticos.

Desde su arribo a México, Morales ha ofrecido una conferencia y numerosas entrevistas y mantiene una intensa actividad en su cuenta de Twitter, criticando duramente a Áñez y comentando los sucesos en su país.

En tanto, medios locales y opositores de López Obrador han señalado los supuestos lujos de los que goza Morales en México, como el contar con varios custodios para resguardarlo y el haber consumido en un hotel boutique de la colonia Roma Norte.

López Obrador reveló la semana pasada que el gobierno mexicano está proveyendo alojamiento y seguridad a Morales, pese a que las normas del asilo no lo obligan a hacerlo.

«Actuamos de conformidad con nuestra Constitución y de conformidad con el derecho internacional y ya lo demás tiene que ver con las posturas políticas, ideológicas que se tienen, pero no vamos nosotros a meternos en esta polémica», dijo AMLO.

Añadió que la tradición del asilo político es consustancial a la política exterior mexicana y es un acto que enaltece al país. «Si hay respeto a nuestro país en el mundo es por nuestra actitud generosa y fraterna con otros pueblos», remató.

Al respecto…

Por Alejandro Aguirre Guerrero

 

 

En caso de que las circunstancias obligaran a que Nicolás Maduro saliera de su país, (tal como ocurrió con Evo Morales en Bolivia), el Gobierno de AMLO ya cuenta con una partida presupuestal para cubrir sus gastos de estancia, seguridad y transporte, entre otros.

De acuerdo a fuentes en Presidencia de la República, México podría convertirse en refugio de mandatarios “estilo 4T” si las condiciones así lo exigen. “La instrucción consiste en mantenerse atentos para activar un esquema similar al de Evo Morales”, me dijeron.

Si bien es cierto, de acuerdo a la Ley de Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Politico, México no está obligado a pagar la manutención de Morales, la orden presidencial fue que se hiciera, y lo mismo ocurriría en caso de que Nicolás Maduro (o Daniel Ortega) lo necesitaran.

De hecho, aunque de antemano en Presidencia contemplan no asilar a otro jefe de izquierda mientras Evo Morales siga aquí, (pues hacerlo podría, ahora sí, generar una crisis con Estados Unidos), en caso de presentarse la lejana coyuntura, AMLO optaría por refugiarlos al mismo tiempo, sin importar lo que pasara.

“Nosotros no nos fijamos en si ocurre a corto o largo plazo, o si eventualmente no fuera necesario, de todas forma tenemos contemplada la partida presupuestal para cubrir los gastos de Maduro u Ortega, por ejemplo, como personalidades históricas que son”, me comentaron.

Tomando en cuenta lo que me dicen, tanto Evo Morales como Nicolás Maduro, o cualquier otro jefe de izquierda, no es considerado refugiado o asilado político, sino “amigo de la nación”, por ello su manutención corre a cargo del Gobierno Federal.

Sobre el primer informe

Cuitláhuac García dedicó buena parte de su mensaje a sostener que en su administración no hay corrupción, lo cual supongo, incluye a todos sus colaboradores, ¿está muy seguro, Gobernador?

 

alejandroaguirre77@gmail.com

Twitter: @aaguirre_g

www.alejandroaguirre.com.mx

Los Grupos Parlamentarios de la Cámara de Sebadores manifestaron sus posturas respecto a la salida de Evo Morales de Bolivia, y al asilo concedido por el gobierno de nuestro país.

A nombre del Grupo Parlamentario de Morena, Héctor Vasconcelos, condenó la amenaza militar que obligó al presidente Evo Morales a renunciar a su cargo. «Hacemos votos para que, a través del diálogo y de manera pacífica se produzca la pronta restauración del orden constitucional y la democracia en ese país suramericano», expresó.

Manifestó el firme respaldo de su bancada a la decisión del gobierno mexicano de otorgar asilo político al presidente Morales, pues dijo, dicha decisión honra la tradición de México de brindar refugio en su territorio a quienes por motivos políticos ven amenazadas, en su país de origen, su vida e integridad personal.

A nombre de la bancada del PAN, la senadora Alejandra Noemí Reynoso Sánchez, recordó que de acuerdo a la Constitución, el Senado es quien puede autorizar la salida de tropas nacionales fuera de los límites del país, sin embargo, acusó que no se preguntó al Pleno de la Cámara de Senadores sobre la salida de militares a Bolivia, con el objetivo de trasladar a Evo Morales hacia México.

La panista propuso realizar una consulta popular para preguntar “al pueblo bueno” de México, como lo ha llamado el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), si acepta dar asilo político a “un dictador” o si no lo aprueban.

Por su parte la senadora Vanessa Rubio del PRI, señaló que el debate no debe basarse en la simpatía de proyectos o ideologías políticas, sino en preservar el derecho internacional. Sostuvo que quienes tengan la condición de asilo deben conducirse conforme Tratados Internacionales y abstenerse de opinar de asuntos políticos nacionales.

De Movimiento Ciudadano, la senadora Verónica Delgadillo, dijo que al expresidente se le puede criticar por “violar las leyes, desestimar un referéndum y la Constitución de Bolivia para perpetuarse en el poder, pero de ninguna manera es meritorio para desconocer” su derecho humano de asilo político. Coincidió en que darle asilo a Evo es honrar la tradición diplomática y continuar con la tradición de puertas abiertas, agregó.

La bancada del PT indicó que México debe coadyuvar para construir la paz en América Latina. Sin embargo, “reclamamos el pronunciamiento de organismos internacionales” para la afrenta del “Golpe de Estado” no quede impune.

Por el PVEM, el senador Rogelio Israel Zamora Guzmán también señaló la importancia de mantener la tradición diplomática para contribuir, desde una postura neutral, a la solución pacífica de las controversias y el respeto a la libre autodeterminación y la soberanía del pueblo boliviano.

El senador Miguel Ángel Mancera del PRD manifestó su respaldo a la decisión tomada por el gobierno mexicano de dar asilo a Evo Morales, con apego al orden legal nacional e internacional. Recordó que México firmó cuatro acuerdos internacionales en la materia y no debe fallar en esos compromisos.

En su turno, el senador Emilio Álvarez Icaza reprobó el golpe de Estado en Bolivia y saludó el asilo al presidente Morales. Pidió al gobierno federal que responda también a los 40 mil centroamericanos que solicitaron asilo y refugio en México.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), confirmó esta mañana que elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), que antes pertenecían al Estado Mayor Presidencial (EMP), tienen asignada la tarea de resguardar al expresidente de Bolivia, Evo Morales.

Y es que este jueves se difundió en medios nacionales y en redes sociales, que agentes de la extinta corporación, y que en su momento tenían a su cargo la custodia del presidente Enrique Peña Nieto, ahora resguardan al exmandatario boliviano.

Al ser cuestionado al respecto, López Obrador explicó que el Estado Mayor Presidencial ya no existe, y que sus integrantes se incorporaron a la Sedena, por lo que son empleados cuando hay necesidades especiales, como el el caso de cuidar a Evo Morales.

«Ya no hay Estado Mayor, ¿qué pasó con esos elementos? se fueron a la Secretaría de la Defensa, todos, y cuando se necesita, como ya son miembros antiguos en la Defensa, cuando se requiere de algo como la protección del presidente de Bolivia pues elementos de la Defensa, ya no del Estado Mayor, ayudan en esa labor», dijo AMLO.

López Obrador afirmó que Morales Ayma tiene amenazas de muerte, por lo que era fundamental que en México estuviera resguardo.

Pese a confirmar la tarea de resguardo, AMLO indicó que su gobierno no derrochará en seguridad su persona por lo que, agregó, los ocho mil elementos que cuidaban anteriormente a los expresidentes, se reasignaron a tareas de la Defensa Nacional.

El líder opositor boliviano Carlos Mesa reclamó este jueves a México que impida que el expresidente Evo Morales siga haciendo política e incitando a la violencia en su país desde el extranjero.

Mesa insistió en que decir que hubo un golpe de Estado en Bolivia es «una mentira flagrante».

El también expresidente ha asegurado que no cuestiona el hecho de que México  haya dado asilo a Morales después de que este dimitiera del cargo el domingo pasado tras la denuncia de irregularidades en las elecciones del 20 de octubre por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA) y que el Ejército y la Policía le sugirieran su renuncia.

Sin embargo, ha cuestionado el que México, «un país que tiene una tradición histórica de asilo (…) le permita al señor Morales declarar políticamente, hacer acusaciones, participar en la política boliviana, promover la violencia y la división cuando uno de los elementos fundamentales del asilo político es no hacer declaraciones» ni participar de forma directa o indirecta en política.

Mesa ofreció una conferencia de prensa para «denunciar» el comportamiento de Morales ante el mundo, y «pedir a México que respete su tradición histórica y que ese gobierno no le permita a Morales seguir haciendo política destructiva y de confrontación» en su país.

Insistió en que lo que Morales quiere es violencia y caos, y señaló que «está mintiendo al mundo»; reiteró que es Morales el responsable de lo que está  pasando en este momento en Bolivia.

Mesa salió en defensa de la nueva presidenta interina del país, Jeanine Añez, que como nueva titular del Senado se proclamó jefa de Gobierno el martes pasado pese a la falta de quórum en la Asamblea Legislativa para refrendarla.

Los diputados Hernán Salinas Wolberg y Annia Gómez Cárdenas del PAN, presentaron una solicitud de información al secretario de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, respecto de los gastos realizados por el gobierno para el traslado y alojamiento del expresidente de Bolivia, Evo Morales en el país

Y es que el pasado lunes, Ebrard Casaubón anunció que el gobierno mexicano otorgó asilo político al presidente de Bolivia, Evo Morales Ayma, por razones humanitarias y para salvaguardar su vida e integridad ante la crisis que se vive en ese país.

Explicaron que entre otras cosas, solicitaron información sobre el origen de los recursos con los que la SRE o el gobierno de México pagó el costo de la operación de la Fuerza Aérea, indicando la duración del vuelo, combustible, y cualquier costo relacionado para que la aeronave.

Incluyendo, dijeron costos de vivienda, alimentos, transporte, recreación, vestimenta, y todo tipo de erogación que se vaya a realizar por la SRE o el gobierno de México «para que el señor Evo Morales Ayma y sus acompañantes durante su estancia en México».

Indicaron que su solicitud responde a un ejercicio de transparencia y rendición de cuentas, a lo que el gobierno se ha comprometido con los mexicanos.

Lamentaron que mientras se dan recortes en el gasto público en temas como salud, educación, campo, y muchos otros, pareciera que si hay dinero para enviar un avión oficial a recoger a un expresidente que busca asilo, mantenerlo y hasta asignarle elementos de la Guardia Nacional.

“Esto no se trata de la izquierda o la derecha, esto se trata del dinero de los mexicanos que no debe desviarse a fines para los cuales no fueron aprobados por el Congreso. Lo primero es saber cuánto y de qué partidas se usó para este fin. Posteriormente analizaremos qué acciones tomar» expresó.

WordPress Lightbox Plugin