Tag

retroceso

Browsing

Cuando Estados Unidos, Canadá y México comenzaron las conversaciones este mes para actualizar el TLCAN, el gobierno de Trump estaba lleno de su habitual fanfarronería.

 

El representante comercial de los Estados Unidos, Robert Lighthizer, dio declaraciones junto a sus homólogos en público. En privado, exigió que un porcentaje sustancial, aunque no especificado, de la industria automotriz norteamericana se estableciera en Estados Unidos.

 

Casi no hay posibilidad de que Canadá y México acepten tales términos. El presidente Trump amenazó en una manifestación el martes pasado en Phoenix cuando dijo: “No creo que podamos hacer un trato porque hemos sido tan abusados … así que creo que probablemente terminaremos con el TLCAN en algún momento”.

 

Sacar a Estados Unidos del TLCAN sería un grave error. Castigaría a las numerosas empresas estadounidenses e intereses agrícolas que han prosperado bajo el acuerdo de libre comercio de 23 años. Y haría que la industria de los Estados Unidos fuera menos competitiva restringiendo su capacidad de cultivar algunos procesos de manufactura menos sofisticados a los países vecinos.

 

Calcular el impacto del TLCAN es difícil, aunque probablemente sea seguro decir que ha producido tanto perdedores como ganadores. Estados Unidos tiene un déficit comercial de $36 mil millones con México en lo que va del año. Es un gran número. Pero Estados Unidos tiene déficit similares con Alemania, Japón e incluso con Irlanda, y no son parte en ningún acuerdo comercial con nuestro país. Estados Unidos tiene un enorme déficit de $171 billones con China, y tampoco tiene un acuerdo con nosotros.

 

El muy difamado acuerdo, firmado en 1994 y apoyado por los presidentes de ambas partes, podría utilizar algunas actualizaciones para luchar con el lavado de dinero y el aumento de las industrias digitales. Pero Trump ha mostrado poco interés en hacer este tipo de mejoras a un acuerdo comercial que, en conjunto, ha beneficiado a este país.

 

Además, la fijación de Trump con el TLCAN ya ha distraído la atención de cuestiones comerciales más apremiantes. Entiéndase China, por ejemplo.

 

Las empresas propiedad en su totalidad o en parte por el gobierno chino reciben un trato preferencial en el país y utilizan sus ganancias nacionales para expandirse al extranjero. China también ignora en gran medida el robo de la propiedad intelectual – desde piratería de CDs hasta sofisticadas campañas de hacking de computadoras para adquirir inteligencia corporativa.

 

Pero quizás la práctica china más alarmante es aquella que requiere que las compañías extranjeras se asocien con las firmas locales y les proporcionen tecnologías vitales. Empresas estadounidenses que van desde Microsoft a General Motors han aceptado estos términos a cambio de tener acceso a la segunda mayor economía del mundo.

 

Estas empresas podrían beneficiarse en el corto plazo. Pero al entregar valiosos secretos comerciales, siembran las semillas para su propia desaparición, ya que los socios de hoy en día probablemente surgirán como futuros competidores.

 

Trump es muy consciente de estas prácticas chinas. Recientemente firmó un memorándum que podría desencadenar una investigación que se desarrollará durante el próximo año o más. Por el contrario, hizo parte de su campaña en México y avanzó rápidamente en su cruzada anti-TLCAN una vez que asumió el cargo.

 

Si realmente hubiera querido presionar a los chinos, habría apoyado la Asociación Transpacífica, una propuesta que involucra a 12 naciones y de la cual sacó a los Estados Unidos. El pacto, ratificado o no por los demás países, refuerza la protección de la propiedad intelectual y limita el uso de las empresas estatales. Lo que es más importante, excluye a China, que está promoviendo su propio acuerdo comercial regional.

 

Trump ya ha abandonado un acuerdo comercial que habría beneficiado a los Estados Unidos. Destruir el TLCAN sería otro gran paso hacia atrás.

 

 

Texto publicado en USA Today en The Editorial Board

Foto: Archivo APO

Los ríos y ríos de dinero que se le han invertido a los procesos electorales en México han sido recursos tirados a la basura. De haber tenido un sistema electoral ejemplar, con instituciones que gozaban de la confianza de los ciudadanos, hoy tenemos elefantes blancos – INE; TEPJF; Fepade – que cuestan mucho y aportan poco a la democracia.

 

Sé que hay quienes dicen que esta visión es una exageración. Que cuando menos hoy no sabemos quién va a resultar ganador desde meses antes, cuando siempre ganaba el PRI. Esto porque en México el dedazo ya no define al siguiente gobernante necesariamente, y porque vivimos en un país en donde la alternancia ha dejado de ser la excepción.

 

Texto completo en El Universal