Al convertirse América en el epicentro de la pandemia de COVID-19 han saltado nuevas preocupaciones sobre la capacidad de atención no sólo de este padecimiento, sino del resto que ya mantenía atentos a los sistemas de salud de los países que conforman el continente y que reciben el apoyo de la Organización Panamericana de Salud (OPS).

Las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, hipertensión, tabaquismo, cáncer entre otras, tienen una “relación nefasta con la pandemia, pues las personas que ya sufren estos padecimientos y se contagian con el virus SARS-CoV-2 tienen consecuencias más graves que el resto», advirtió la directora Carissa Etienne.

De acuerdo con los datos recuperados por la organización, más de un 28% de los pacientes que han contraído la enfermedad y que luchaban contra el cáncer han perdido la vida.

En el continente americano el riesgo de sufrir consecuencias graves por el contagio de Covid-19 es alto, pues un millón 200 mil personas sufren de cáncer, 62 millones viven con diabetes, mientras el 15% de la población de América Latina y el Caribe consume tabaco.

El cambio en los servicios de salud, para concentrarse en la atención a la pandemia, también afecta a las personas con enfermedades no transmisibles, afirmaron hoy los panelistas en la conferencia de prensa de la OPS, pues los médicos, enfermeras y trabajadores sanitarios en general han tenido que cambiar su ritmo para concentrarse en la atención a la pandemia.

Uno de los países que ha generado una preocupación particular ha sido Brasil, pues el número de muertes continúa en aumento. De acuerdo con la OPS si la tendencia continúa para el 4 de agosto 88 mil 300 personas podría haber perdido la vida a causa de la pandemia en el país.

En el caso de México, Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS, aseguró que resulta posible que la tasa de letalidad en este momento sea alta por la decisión de las autoridades gubernamentales de sólo hacer pruebas a los casos considerados graves, pero en cuanto aumente el número de pruebas disminuirá la tasa de mortalidad.

La directora de la organización llamó a no olvidar los servicios de atención materna, prenatal, partos, atención continua, tratamientos a enfermedades como cáncer, tuberculosis o VIH, así como la malaria o los brotes como el dengue.

Además será necesario invertir y fortalecer los servicios de atención primaria en centros de salud, brindar educación para la prevención y así poder evitar nuevos brotes o crisis que rebasen el sistema de atención.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario