La policía alemana desalojó hoy a la fuerza a la activista sueca Greta Thunberg y otros activistas medioambientales que participaban en una protesta en la zona de Lützerath, una población desmantelada para proceder a la extensión de una mina de lignito (carbón)

Fuentes policiales confirmaron que Thunberg estaba entre el grupo de activistas que este martes se adentró en la zona de la mina de Garzweiler, acordonada por razones de seguridad, y que fueron desalojados del lugar, según la televisión pública regional WDR.

La policía justificó ese desalojo debido a que permanecer en ese lugar era peligroso, por lo que se procedió a llevarse una a una, a las personas que participaban en la acción de protesta.

Los desalojados fueron transportados fuera de esa zona de peligro, en el que quedaron detenidos momentáneamente mientras se les tomaban sus datos e identificación.

Y es que el poblado de Lützerath quedó acordonado el fin de semana pasado, tras demolerse las casas, granjas y construcciones de madera en que durante varios días centenares de activistas se resistieron al desalojo, en medio de un fuerte despliegue policial.

El operativo se dio por finalizado ayer, tras salir voluntariamente de un túnel los dos últimos activistas que se habían atrincherado en una área de la zona.

Sin embargo, este martes hubo nuevas acciones en otros puntos de la región, incluida la capital del «Land» de Renania del Norte-Westfalia, Düsseldorf, mientras que un grupo de hasta setenta activistas protagonizaba otra protesta en la mina de Gatzweiler, entre ellos Thunberg.

Desde el gobierno del canciller Olaf Scholz se condenaron los actos de resistencia mantenidos el fin de semana, que según el Ministerio del Interior llegaron a ser violentos y obstaculizaron la labor de los equipos sanitarios.

Por parte de los movimientos medioambientales se ha asegurado, por otro lado, que la policía actuó con una contundencia desproporcionada, incluidos golpes en la cabeza contra los activistas.

Sin embargo, luego de conocerse el arresto de Thunberg, en redes sociales se viralizó otro video en donde se ve que la policía que la desalojó, permitió que la activista posara para las cámaras, por lo que se le acusa de un arresto falso.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario