Tag

crecimiento

Browsing

La OCDE recortó ligeramente su previsión para el crecimiento mundial para 2021 y pidió acelerar la distribución de vacunas, en un momento en que la pandemia del COVID-19 retoma fuerza con la propagación de la nueva variante, Ómicron.

La economía mundial podría crecer 5.6% este año, anticipó en sus proyecciones la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), es decir un retroceso de 0.1 puntos en comparación sus anteriores previsiones hechas en septiembre.

En tanto, las proyecciones para la actividad en 2022 siguen acorde a sus anteriores pronósticos de una expansión de 4.5%. Para 2023 su proyección es de 3.2%

La OCDE advirtió que Ómicron puede ser una amenaza para la recuperación económica global, por ellos que recortó sus proyecciones, mientras llamó a una distribución más rápida de las vacunas.

Este informe no contiene estimaciones sobre el surgimiento de la variante Ómicron, detectada hace unos pocos días y cuyas consecuencias para la economía mundial todavía son inciertas.

En la conferencia de prensa para presentar el informe, la economista jefa de la OCDE, Laurence Boone, expresó sus preocupaciones. «Estamos preocupados por el hecho de que esta nueva variante, ómicron, agrega incertidumbre al clima ya existente, lo que puede representar una amenaza para la recuperación» económica, afirmó la economista.

El organismo señaló la existencia de «realidades económicas muy diferentes» entre distintas regiones y estimó que «la recuperación seguirá siendo precaria» mientras no se distribuyan vacunas en todo el mundo. indicó que la recuperación global sigue en marcha, pero que ha perdido «impuso».

Advirtió que las desigualdades en los sistemas de salud, las políticas públicas, las dificultades de trabajadores de algunos sectores y un alza de los precios más duradera a lo anticipado son «preocupaciones clave».

Con respecto a una de las preocupaciones claves que pesan sobre la economía mundial, la OCDE indicó que espera que la inflación alcance un pico a finales de este año, antes de ceder gradualmente en los 38 países que componen el organismo, que incluye a países ricos y a naciones en vías de desarrollo como México y Chile.

Para la zona euro, la OCDE proyectó un leve recorte de su previsión de crecimiento para 2021 a 5.2% y para Estados Unidos, la OCDE volvió a revisar sus pronósticos, estimando un crecimiento de 5.6% para este año y de 3.7% para el próximo.

Para China, la segunda economía mundial, el pronóstico fue recortado a una expansión de 8.1% este año y 5.1% en 2022.

Para Brasil, la OCDE recortó en 0.2 puntos sus previsiones para 2021, esperando un crecimiento de 5%, con un panorama también más sombrío que en su anterior informe para el próximo año, con una expansión proyectada de 1.4%, es decir 0.9 puntos porcentuales menos.

En el caso de México, su previsión de crecimiento para este año es de 5.9%, para 2022 de 3.3% y para 2023 de 2.5%. En cuanto a la inflación, para México la proyección es, en 2021, de 5.6%, para 2022 de 4.4% y para 2023 de 3.3%.

La Junta de Gobierno del Banxico de México (Banxico) insiste en ver una inflación «transitoria» aunque admite que su «horizonte es incierto», según reveló este jueves la minuta del banco central sobre su última reunión.

«La mayoría considera que los choques que han incidido en la inflación son principalmente de naturaleza transitoria. No obstante, el horizonte en el que podrían afectarla es incierto, han impactado a un amplio tipo de productos y su magnitud ha sido considerable», advirtió el documento.

La minuta se publica un día después de revelarse que la tasa general de inflación en México llegó al 7.05 % en la primera quincena de noviembre, su nivel más alto en 20 años. La mayoría de los cinco integrantes de la Junta de Gobierno señaló que las expectativas de las inflaciones general y subyacente para 2021 y el cierre de 2022 «volvieron a incrementarse».

La minuta corresponde a la reunión del 11 de noviembre en la que Banxico elevó la tasa de interés a 5%, el cuarto aumento consecutivo de 25 puntos base, que se había mantenido hasta junio en 4%, el nivel más bajo desde 2016.

Recordemos que el próximo anuncio de política monetaria del Banco de México está programado para el 16 de diciembre, cuando será la última participación del actual gobernador, Alejandro Díaz de León, quien deja el cargo el 31 de diciembre. En su lugar, el presidente López Obrador anunció este miércoles la postulación de Victoria Rodríguez Ceja, actual subsecretaria de Egresos de la Secretaría de Hacienda, quien sería la primera mujer en gobernar el banco central.

Sobre la contracción trimestral del PIB en el trimestre julio-septiembre, qie decreció 0.4 %, los integrantes de la Junta de Gobierno indicaron que la contracción obedeció al aumento de contagios de COVID-19, las disrupciones persistentes de las cadenas de suministro y el efecto de la nueva regulación en materia de subcontratación laboral sobre los servicios.

Sobre los datos económicos, y la contracción del PIB informada hoy por el INEGI, el presidente reiteró su pronóstico de crecimiento para este año, que insiste será del 6%.

“Está creciendo la economía y vamos a cumplir con el pronóstico de que vamos a crecer este año 6%, y si fue una uve; el mejor indicador es el de la creación de empleos formales, y otro indicador que ayuda mucho a saber lo que está sucediendo en cuanto a crecimiento es inversión extranjera», remató.

La actividad económica en México repuntó un 4.3% anual en agosto frente al mismo mes del año anterior por el alza de la actividad industrial y de servicios, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El avance en el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) es el resultado del aumento del sector industrial (5.5%) y del sector servicios (3.8%), mientras que las actividades agrícolas crecieron apenas un 0.5%.

Sin embargo, según cifras desestacionalizadas, sin factores coyunturales y de calendario, el IGAE cayó un 1.6% respecto al mes previo, lo que significa su mayor caída en 15 meses, pues es el nivel más bajo desde mayo del 2020, cuando retrocedió 2.45%.

El sector industrial avanzó un 0.4%, mientras que el sector servicios cayó 2.5% y el agropecuario bajó 2.4%.

«El IGAE disminuyó 1,6 % mes contra mes en agosto 2021, su segunda disminución en 3 meses, con lo que exhibe una incipiente tendencia decreciente que lo aleja de su nivel prepandemia. Quedó -4,5 % por debajo del nivel registrado en enero 2020», indicó en Twitter el presidente del INEGI, Julio A. Santaella.

El IGAE es un indicador preliminar de distintos sectores que muestra la tendencia o dirección que la economía tendrá en el corto plazo.

Recordemos que ante la pandemia de COVID-19, en abril del año pasado México suspendió las actividades no esenciales en abril y mayo de 2020.

Ante dicho panorama, la economía se desplomó un 8.2% en 2020, su peor contracción desde la Gran Depresión de 1932, mientras que el Producto Interno Bruto (PIB) creció un 2.1% en 2018, pero tuvo una contracción de 0.3% en 2019.

Para este año, el gobierno y diversos analistas estiman un crecimiento de al menos 6% para México, impulsado especialmente por el comercio exterior y la recuperación de Estados Unidos.

La economía de América Latina y el Caribe puede tardar más de cinco años en recuperar los niveles previos a la pandemia, que ha aumentado sustancialmente la pobreza y ha dejado una cada vez más precaria la situación de la clase media, advirtió este jueves el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El director interino del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI, Nigel Chalk, dio a conocer las perspectivas regionales, que situó en 6.3% el crecimiento de la región para este año y en 3% para 2022.

«Creemos que tomará un tiempo, quizá ni siquiera dentro de nuestro horizonte de proyecciones de cinco años para que el Producto Interno Bruto de la región vuelva a donde estaba antes de la pandemia», afirmó Chalk.

El economista recomendó a los países que se preparen para que esta recuperación no sea un camino lineal y anticipen «un camino largo y sinuoso».

Y es que recordemos que con la llegada de la pandemia de COVID-19, Latinoamérica vio desplomarse su actividad económica el pasado año con una contracción del 7%, muy superior a la media global, que fue de una caída del 3.1%.

El FMI prevé que el PBI de México crezca un 5.7% en 2021 y un 4.9% en 2022; el de Argentina un 7.5% y 2.5% respectivamente, y el de Brasil un 5.2% y un 1.5%.

Entre los países con más crecimiento para este año aparecen Panamá, con un 12%; Chile, con 11%, y Paraguay, con 10%.

Chalk advirtió, en concreto, del sustancial incremento de la pobreza y la cada vez más precaria situación de la clase media en la región como grandes lastres para el avance económico. Los principales riesgos son el surgimiento de variantes de COVID-19 más «contagiosas y letales», el endurecimiento de las condiciones financieras globales y «el malestar social» al aproximarse un año con un ocupado calendario electoral.

Se señaló que los progresos económicos dependerán, en gran medida, del ritmo de vacunación. Cerca del 41 % de la población está vacunada en América Latina y el Caribe, pero con grandes disparidades, ya que hay países que todavía no han llegado a inmunizar al 20%, mientras que otros cuentan con más del 70% de su población protegida, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Otra de las grandes amenazas para la región latinoamericana es el aumento de los precios, vinculado a las interrupciones de la cadena de suministro y a los incrementos globales del costo de los bienes, que impulsan al alza los precios al consumidor.

De acuerdo con las estimaciones del FMI, Latinoamérica tendrá una inflación del 9.3% en 2021, lo que significa que será la región con mayor aumento de precios del mundo, y en 2022 se moderará levemente, hasta el 7.8%, una cifra aún elevada.

La recuperación económica de América Latina y el Caribe se acelerará a una tasa del 6.3% en 2021, impulsada por el rebote en México y Brasil, aunque las secuelas de la pandemia tardarán en desaparecer, indicó este miércoles el Banco Mundial (BM).

Recordemos que hace cuatro meses, el organismo había anticipado un crecimiento para este año del 5.2%.

En su nuevo informe sobre la economía de la región, el BM advirtió de que la estimación del 6.3% para este año, impulsado por la aceleración de la vacunación contra la COVID-19, no logrará revertir del todo la contracción de 6.7% que tuvo lugar el año pasado.

Las dos grandes economías regionales mostrarán un sólida expansión, pero lo harán por debajo de la media: Brasil crecerá un 5.5% este año, por encima del 4.5% previsto en junio; y nuestro país lo hará en 5.7%, mejorando así el 5% anticipado cuatro meses atrás.

Asimismo, el Banco Mundial explicó que las previsiones de crecimiento para los próximos dos años en Brasil y México caerán por debajo del 3%, lo que supondría un regreso a las tasas de crecimiento bajas de la década de 2010.

En su informe, el BM asegura que «la crisis de COVID-19 se sumó a otra `década perdida’ de bajo crecimiento, lo que sugiere problemas estructurales más profundos».

Antes del COVID-19 Latinoamérica venía ya con una trayectoria hacia el estancamiento: entre 2014 y 2019 creció a una tasa promedio del 0.3%, menor al promedio del 0.9% registrado en los años de la Primera Guerra Mundial, y al del 1.3% de la Gran Depresión, de acuerdo con CEPAL.

En 2019 el crecimiento fue de sólo un 0.8% y cayó a un 6.7% en 2020, según el BM.

A nivel país, el BM prevé que la economía de Perú, una de las más castigadas en 2020 con una contracción del 11.1%, será la que más crezca en 2021 en Latinoamérica, un 11.3%, aunque podría contraerse nuevamente a una tasa del 3.2% en 2022. Chile, cuyo PBI retrocedió un 5.8% en 2020, podría crecer un 10.6% en 2021 y un 2.4% en 2022; y Panamá, cuya actividad se contrajo un 17.9% en 2020, crecería un 9.9% en 2021 y un 7.5% en 2022.

El reporte, titulado «Recobrar el crecimiento: Reconstruyendo economías dinámicas pos-COVID con restricciones presupuestarias», advierte además de los numerosos obstáculos que encara la región.

Entre ellos, destaca que «la persistencia» de las presiones inflacionarias a nivel mundial podría derivar en tasas de interés más elevadas y reducir la demanda, y que los crecientes niveles de déficit público y endeudamiento limitan el potencial de cualquier intervención pública futura.

«Ahora más que nunca, es necesario recuperar un crecimiento dinámico, inclusivo y sostenible para reparar tanto el legado de la pandemia como necesidades sociales persistentes», consideró el banco en su informe.

El banco asegura que la región debe implementar «de manera urgente reformas muy postergadas aunque viables» en los sectores de la infraestructura, salud, educación, política energética e innovación, y además encarar los desafíos del cambio climático.

El repunte económico mundial tras el impacto del COVID-19 se verá obstaculizado este año, en un contexto de subidas de precios, alto endeudamiento y recuperaciones divergentes entre naciones ricas y pobres, advirtió este martes la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva.

«Nos enfrentamos a una recuperación mundial que sigue ‘rengueando’ por la pandemia y su impacto. No podemos avanzar adecuadamente. ¡Es como caminar con piedras en los zapatos!», aseguró Georgieva, al participar virtualmente desde Washington en un foro en la Universidad Bocconi en Milán.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) revelará nuevas previsiones de crecimiento la próxima semana, pero Georgieva alertó que, tras la previsión de 6% de expansión para 2021 anticipada en julio, ahora se espera que el crecimiento «se moderará levemente este año».

«Las piedras en nuestros zapatos se han vuelto más dolorosas», afirmó al señalar riesgos y obstáculos más pronunciados, que incluyen una divergencia cada vez mayor entre países ricos y países pobres en las trayectorias de recuperación tras el golpe de la pandemia.

Se proyecta que la producción en las economías avanzadas regrese a las tendencias prepandémicas para el 2022. Pero la mayoría de los países emergentes y en desarrollo tardarán muchos años más en recuperarse, alertó Georgieva.

«Esta recuperación retrasada hará que sea aún más difícil evitar las cicatrices económicas a largo plazo, incluidas las pérdidas de empleo, que afectan especialmente a los jóvenes, las mujeres y los trabajadores informales», indicó.

El discurso de Georgieva tiene lugar antes de las reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial, donde el Fondo dará a conocer su última «Perspectiva de la economía mundial» (WEO).

Desde la última actualización de pronósticos en julio, el conjunto de herramientas del FMI para enfrentar la crisis global por la pandemia se amplió enormemente, con un aumento de 650,000 millones de dólares en reservas de efectivo para los países miembros, conocido como Derechos Especiales de Giro (DEG).

La jefa del FMI destacó que la recuperación global corre el riesgo de desviarse. Dijo que Estados Unidos y China, las dos mayores potencias mundiales, siguen impulsando el crecimiento. Y algunas economías avanzadas, entre ellas las europeas, siguen ganando fuerza.

«Por el contrario, en muchos otros países, el crecimiento continúa empeorando, obstaculizado por un escaso acceso a las vacunas y una respuesta política limitada, especialmente en algunas naciones de bajos ingresos», explicó Georgieva, y agregó que este fenómeno «se está volviendo más persistente».

Además, la deuda pública mundial ha alcanzado casi el 100% del Producto Interno Bruto (PIB), según la directora gerente del FMI.

Cerrar brechas requerirá medidas que incluyen aumentar la disponibilidad de la vacuna contra el COVID-19, pero Georgieva sostuvo que se requiere «un mayor impulso» para cumplir con la meta máxima del FMI y el Banco Mundial del 40% de vacunación en todo el mundo para fines de este año y del 70% para fines de 2022.

Analistas del sector privados estiman que la economía crecerá un 6.20% en 2021, una leve mejora frente al 6.18% proyectado el mes previo, según la encuesta sobre las expectativas de los especialistas elaborado por el Banco de México (Banxico) correspondiente a septiembre.

Para el 2022, los analistas elevaron de 2.90% a 3.0% el pronóstico de crecimiento del PIB, según la media de la consulta realizada entre 34 grupos de análisis económico.

Recordemos que la economía nacional se contrajo un 8.3% en 2020, el peor desempeño desde la década de 1930, como consecuencia de las afectaciones derivadas de la pandemia de COVID-19.

Por su parte la Secretaría de Hacienda calcula para el crecimiento económico sea de hasta 6%, en la medida en la que se normalizan las actividades productivas mientras avanza la estrategia nacional de vacunación contra el COVID-19, que inició en diciembre pasado.

Por lo que respecta a la inflación, el sondeo del Banxico mostró una aceleración entre las expectativas de los analistas de un 6.28% para el cierre de año, desde el 6.05% previo. Para el cierre de 2022, los expertos estiman una inflación del 3.80%, por encima del 3.75% estimado en agosto.

El año pasado, la inflación cerró en 3.15%, en línea con el objetivo de Banxico que es del 3% +/- un punto porcentual.

Respecto al peso mexicano, los expertos consultados por el Banxico proyectan una paridad cambiaria de 20.30 unidades por dólar a finales de año, ligeramente por abajo de los 20.36 pesos estimados en la consulta del mes pasado.

Los analistas también fueron consultado por Banxico en relación a los factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México en los próximos seis meses. Los especialistas consideran que, a nivel general, los principales factores se asocian con la gobernanza (42%) y las condiciones económicas internas (26%). A nivel particular, los principales factores son: los problemas de inseguridad pública (14% de las respuestas); la incertidumbre política interna (13% de las respuestas); la incertidumbre sobre la situación económica interna (11% de las respuestas); la política de gasto público (10% de las respuestas); la debilidad en el mercado interno (8% de las respuestas); y las presiones inflacionarias en el país (8% de las respuestas).

El Banco de México también reportó este viernes que entre enero y agosto sumaron 32,930.9 millones de dólares en remesas, un aumento del 24.76% respecto al mismo periodo de 2020 luego de que en el octavo mes del año se llegara a un récord de 4,743.6 millones de dólares.

La remesa promedio entre enero y agosto fue de 373 dólares, un 10.4% mayor que en el mismo lapso de 2020, cuando fue de 338 dólares, mientras que el número de operaciones pasó de 78.04 millones a 88.21 millones, la mayoría de ellas fueron por transferencia electrónica.

Especialistas del sector privado ajustaron a la baja su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), hasta el 5.99%, para el 2021, según la encuesta mensual correspondiente a agosto que realiza el Banco de México (Banxico).

Esta estimación es inferior a la prevista en julio, cuando los especialistas consultados por el Banco Central calculaban un crecimiento del 6.06% de la economía nacional para este año.

Sin embargo, el sector privado considera que la economía repuntará en 2021 tras el desplome histórico de 8.2% registrado en 2020 por la crisis del coronavirus, la peor contracción desde la Gran Depresión.

El pronóstico develado este miércoles es ligeramente menor al del propio Banco de México, que ayer elevó su previsión al 6.2% para 2021.

Los analistas consultados en el estudio también bajaron las perspectivas para 2022, del 2.83% previsto el mes pasado al 2.81%.

Las respuestas a la encuesta se recogieron entre el 20 y el 30 de agosto, y en el sondeo participaron 35 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado mexicano y extranjero.

La encuesta también apunta una subida en el pronóstico de la inflación general para el cierre de 2021, la cual esperan se sitúe en 6.06%, frente al 5.94% estimado el mes anterior. Esto es más del doble de la meta de Banxico, que es mantenerla cercana al 3% anual.

Para 2022, la nueva expectativa es que la inflación general cierre en 3.79%, una cifra superior al 3.70% proyectado por los especialistas en julio.

Sobre el tipo de cambio, los analistas previeron que el peso cierre este año en 20.28 unidades por dólares. Para el final de 2022, los analistas calculan que se intercambiará en 20.83 unidades por dólar. Recordemos que en los niveles previos a la pandemia de la COVID-19 el tipo de cambio era cercano a los 18.5 pesos por dólar.

Para 2021, las expectativas sobre la balanza comercial se revisaron al alza al pasar de un superávit estimado de 5,239 millones de dólares a uno de 5,477 millones de dólares para este año. Mientras que el pronóstico de inversión extranjera directa (IED) se elevó a 27,863 millones de dólares de una proyección previa de 27,787 millones de dólares.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de México anunció este miércoles que todas las calificadoras ratificaron su grado de deuda soberana en la primera etapa de revisión de 2021.

Esto ocurrió, informó la dependencia, tras la más reciente ratificación de la japonesa Rating and Investment Information (R&I), que mantuvo la calificación de México en BBB+ con perspectiva negativa, «tres escalones por encima del grado de inversión».

«Con esta acción de calificación se ha concluido el primer periodo de revisión de 2021. México ha sido ratificado por todas las agencias calificadoras que evalúan su deuda soberana», informó la SHCP en un comunicado.

Al inicio de la pandemia y la crisis internacional de los precios del petróleo, en marzo y abril de 2020, las tres grandes calificadoras internacionales, Standard & Poor’s (S&P), Fitch y Moody’s, bajaron la calificación crediticia de México.

Pero este año las han mantenido en el mismo nivel: Moody’s en Baa1, Fitch en BBB- y S&P en BBB, todas con perspectiva negativa. En el caso de R&I, la Secretaría de Hacienda destacó que la calificadora japonesa resaltó que «México está superando el impacto de la pandemia por COVID-19 y esperan un crecimiento sólido en 2021 debido a la recuperación en la actividad económica nacional».

La SHCP pronosticó un crecimiento mayor al 6% del PIB en 2021 tras la contracción histórica de 8.2% en 2020.

La dependencia señaló, con base en el reporte de R&I, que la economía nacional se ha «beneficiado» de «los avances en la vacunación y del repunte económico de Estados Unidos». Además, aseveró, la agencia nipona espera que la deuda con relación al PIB, que superó una proporción de 50% en 2020, «tenga una tendencia decreciente a partir de 2021».

Hacienda reconoció que R&I menciona como riesgo para el crecimiento de mediano plazo el nivel de inversión en el país debido a la menor confianza de los inversionistas del sector privado. En ese sentido, defendió que ya se han puesto en marcha 67 proyectos de infraestructura con el sector privado por un monto de inversión que equivale al 2.3% del producto interno bruto (PIB), con la perspectiva de ampliar la cartera de proyectos este año.

Por otro lado, el subsecretario de Hacienda, Gabriel Yorio, anunció este miércoles como nuevo instrumento de inversión a los Bonos de Desarrollo en pesos y referenciados a la tasa de interés interbancaria (TIIE) de un día, a los que ha llamado BONDES F.

La subasta de estos bonos iniciará a partir de octubre, cuando reemplazarán a los actuales BONDES D, detalló el funcionario. «Al estar referenciados a la TIIE, el BONDES F facilitará el desarrollo del mercado local de deuda, y también de derivados», resaltó en Twitter.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) elevó este jueves su previsión de crecimiento en 2021 para la región del 4.1% estimado en abril pasado al 5.2%.

Esta cifra refleja un rebote desde la profunda contracción de 6.8% registrada en 2020 como consecuencia de los efectos adversos producidos por la pandemia de COVID-19.

«Esta expansión no alcanzará para asegurar un crecimiento sostenido ya que los impactos sociales de la crisis y los problemas estructurales de la región se han agudizado y se prolongarán durante la etapa de recuperación», alertó el organismo dependiente de Naciones Unidas.

Para 2022, la Cepal proyecta una tasa de crecimiento regional del 2.9%, «lo que implica una desaceleración», indicó en el documento «La paradoja de la recuperación en América Latina y el Caribe. Crecimiento con persistentes problemas estructurales: desigualdad, pobreza, poca inversión y baja productividad».

Los países que más van a crecer este año son Panamá (12%), Perú (9.5 ), Chile (8%), República Dominicana (7.1%), Argentina (6.3%), México (5.8%), Colombia (5.4%) y Bolivia (5.1%).

Le seguirían El Salvador (5%), Honduras (5%), Guatemala (4.6%), Brasil (4.5%) Uruguay (4.1%), las islas del Caribe (4.1%), Paraguay (3.8%), Costa Rica (3.2%) y Ecuador (3%).

Mientras que los que tendrán un peor desempeño este año son Cuba (2.2%), Nicaragua (2%), Haití (0.1%) y Venezuela (-4%).

«La tasa de crecimiento actual no es sostenible y existe un riesgo de retorno a trayectorias mediocres, con insuficiente inversión y empleo, y mayor deterioro ambiental», advirtió el organismo.

La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, urgió a los gobiernos a mantener las políticas de transferencias de emergencia para fortalecer una reactivación que sea sostenible en el tiempo, más justa, igualitaria y amigable con el medio ambiente.

Se apuntó que al 30 de junio, la región acumulaba más de un millón 260 mil 000 muertos a causa del COVID-19 (32% del total mundial), a pesar de que su población representa el 8.4% a nivel global, y presenta grandes brechas en la vacunación respecto a los países desarrollados.

En ese sentido, detallaron que en América Latina y el Caribe (30 países) el porcentaje de la población total con esquema de vacunación completo llega a solo 13.6%, mientras que en la Unión Europea es de 34.9% y en América del Norte 46.3%.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer este jueves que el Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE) estima una variación positiva del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de 24.8% en mayo de 2021 respecto al mismo mes del año anterior.

El Indicador Oportuno de la Actividad Económica estima anticipadamente el desempeño económico antes de la publicación del índice general IGAE, un referencial del PIB mensual.

En su reporte de hoy, el INEGI indicó que las actividades secundarias presentaron una variación de 36.4% el mes pasado en su comparación interanual, así como un alza del 19.8% para el caso de las actividades terciarias.

Recordemos que en abril, el indicador preliminar IOAE presentó un avance del 20.6% interanual. Adicional se tiene que considerar que en mayo del año pasado, la economía mexicana estaba fuertemente golpeada por las restricciones derivadas de la pandemia del COVID-19.

En más temas económicos, este jueves se informó que México retrocedió dos posiciones, en la Clasificación Mundial de Competitividad 2021, elaborada por el Instituto para el Desarrollo Gerencial (IMD).

Al pasar de la posición 53 a la 55, nuestro país se ubica en la posición más baja desde 1997, cuando fue incluido en dicha clasificación.

El IMD se compone de cuatro rubros: desempeño económico (México pasó de la posición 38 a la 49); eficiencia gubernamental (pasó del lugar 55 al 59); eficiencia empresarial (subió un sitio, del 48 al 47, y el de infraestructura, donde retrocedió de la posición 57 a la 58.

El IMD mida la capacidad de competir en mercados nacionales o de enfrentar a la competencia internacional.

La economía mundial crecerá un 5.6% este año, por encima del 4% previsto en enero pasado, aunque lo hará de manera desigual con un fuerte rebote en Estados Unidos y China en plena recuperación tras la crisis desatada por la pandemia del COVID-19, y frente a una débil expansión en los mercados emergentes.

Al presentar su reporte «Global Economic Prospects», el Banco Mundial (BM), indicó que se trata del ritmo de recuperación más rápido posterior a una recesión en los últimos 80 años.

«Aunque damos la bienvenida a las señales de recuperación global, la pandemia continúa imponiendo pobreza y desigualdad en la gente de los países en desarrollo en todo el mundo», señaló David Malpass, presidente del BM, al presentar el reporte.

Se espera que cerca del 90% de las economías avanzadas retomen sus ingresos per cápita en 2022, mientras que solo un tercio de los mercados emergentes lo harán el próximo año, en gran medida debido al desigual acceso global a las vacunas, advirtió el principal organismo de desarrollo mundial.

La economía de Estados Unidos registrará una expansión del 6.8% este año, tras la contracción del 3.5% el pasado; China lo hará un 8.5%, tras ralentizarse al 2.3% en 2020; y la zona euro crecerá este año un 4.2%, frente al frenazo del 6.6% del previo.

En el caso de América Latina, el Banco Mundial prevé un repunte del 5.2% este año, por encima de las previsiones del 3.2% estimadas seis meses atrás, aunque matiza que dependerá del «moderado progresos en la vacunación, la relajación de las medidas de restricción y un aumento de los precios de las materias primas», entre otros factores.

Las dos grandes economías regionales mostrarán sólidas expansiones: Brasil crecerá un 4.5% este año, gracias a una nueva ronda de pagos directos; mientras que México lo hará un 5%, impulsado por el esperado auge en la demanda de Estados Unidos en sector manufacturero y de servicios.

Para nuestro país proyecta que mientras este año se crecerá al 5.0%, después de una contracción del 8.3% en 2020, en 2022 el crecimiento será del 3.0%, y del 2.0% en 2023.

 

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) informó este martes que la economía nacional habría crecido un 20.6% durante abril pasado, frente al mismo mes de 2020.

Sin embargo, la actividad económica habría registrado un retroceso mensual de 0.9% en el cuarto mes del año, luego de que en marzo reportó un alza mensual de 3.9%.

Así lo indicó el INEGI de acuerdo al Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE), que permite contar con estimaciones econométricas muy oportunas sobre la evolución del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE).

Recordemos que mientras que el IGAE y sus actividades económicas se dan a conocer aproximadamente ocho semanas después de terminado el mes de referencia, el IOAE presenta sus estimaciones tres semanas después del cierre del mes, adelantadas en cinco semanas a la salida de los datos oficiales.

Julio Santaella, presidente del INEGI, señaló que las tasas de crecimiento anual que anticipa el Indicador Oportuno de la Actividad Económica para marzo y abril 2021, del 0.9% y 20.6% respectivamente, tienen una base de comparación afectada por la pandemia pues en marzo y abril 2020 el IGAE cayó 1.2% y 17.1% a tasa anual.

En su reporte de este martes, el INEGI indicó que las actividades secundarias presentaron un incremento del 34.5% el mes pasado en la comparación interanual y un alza de un 16.4% para el caso de las actividades terciarias.

La Agencia Antinarcóticos (DEA) presentó un informe en el que señala que son nueve las organizaciones transcriminales mexicanas las que tienen impacto en Estados Unidos, aunque alerta del rápido crecimiento del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Se detalla que el cártel tiene presencia en ciudades que van desde Orlando, Florida, hasta Honolulú, en Hawái, y en San Juan, Puerto Rico. El CJNG «es uno de los cárteles de más rápido crecimiento».

Y aunque se reconoce que es el Cártel de Sinaloa el que tiene la influencia internacional más amplia, apuntando que en nuestro país tiene presencia significativa en 15 de 32 estados, el CJNG tiene presencia en 23 de los 32 estados de México.

«La rápida expansión de las actividades de tráfico de drogas del CJNG se caracteriza por la disposición del grupo para involucrarse en enfrentamientos violentos con las fuerzas de seguridad mexicanas y cárteles rivales», señala el informe de la DEA.

Al respecto, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos informó este miércoles que incluyó que en su lista negra a dos integrantes del CJNG, a los que señala como responsables de perpetrar un ataque armado en contra de funcionarios mexicanos de alto nivel.

Carlos Rivera, alias «La Firma», y Francisco Gudino, conocido como «La Gallina», lideran un grupo del CJNG en el turístico Puerto Vallarta, y dan apoyo financiero y tecnológico al cártel, precisó la institución estadounidense.

«Esta organización lleva a cabo ataques violentos en contra de rivales y funcionarios gubernamentales que, en última instancia, benefician el control territorial y las actividades de narcotráfico del CJNG», dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado.

La entidad aseguró que el grupo comandado por Rivera, quien tiene nacionalidades colombiana y mexicana, y Gudino es presuntamente responsable del intento de asesinato del secretario de Seguridad Pública capitalino, Omar García, a mediados del año pasado y de la muerte de Aristóteles Sandoval, exgobernador del occidental estado Jalisco, a fines de 2020.

La DEA ofrece una recompensa de 10 millones de dólares por información que lleva a la captura del líder de la organización: Nemesio «El Mencho» Oseguera.

El CJNG, también dedicado al tráfico de armas, es considerado uno de los grupos delictivos más peligrosos de México y más prolíficos del mundo, según la DEA

La aplicación de las vacunas contra el COVID-19 y las ayudas gubernamentales acelerarán el crecimiento económico mundial, que alcanzará un récord este año tras la recesión que trajo consigo la pandemia del nuevo coronavirus, pronosticó este martes el Fondo Monetario Internacional.

El FMI proyectó  un crecimiento económico mundial de 6% para todo el 2021 comparado con el 5.5% pronosticado en enero pasado. Sería la expansión más rápida de la economía mundial en los registros del FMI, que datan de 1980.

El crecimiento económico para el 2022, añadió la institución, será de un 4.4%, menos que el año previo pero todavía fuerte y mejor que el 4.2% pronosticado anteriormente.

Los economistas del Fondo calculan ahora que la economía global se contrajo en un 3.3% en 2020. Esa es la peor cifra anual en la base de datos del FMI, aunque no tan grave como la caída del 3.5% que había estimado hace tres meses.

Los especialistas del FMI dicen que sin la fuerte ayuda que otorgaron algunos gobiernos, que sostuvo a las empresas y a la gente durante los cierres de actividades por la crisis de salud, la recesión del año pasado podría haber sido tres veces peor.

El FMI pronostica ahora que la economía de Estados Unidos, la más grande del mundo, se expandirá un 6.4% en 2021, su crecimiento más rápido desde 1984, y un 3.5% en 2022. Destacó que el crecimiento de Estados Unidos se ha visto respaldado por el paquete de ayuda de 1.9 billones de dólares del presidente Joe Biden, mientras que la aceleración en la aplicación de vacunas está permitiendo a los estadounidenses regresar en mayor número a restaurantes, bares, tiendas y aeropuertos.

Los países vecinos de EUA, Canadá y México, podrían beneficiarse mediante sus lazos comerciales de los grandes estímulos fiscales que impulsa el gobierno del demócrata, dijo el FMI.

Para México, la proyección de crecimiento para 2021 es del 5.0%, 0.7 puntos porcentuales más que lo previsto en enero pasado; y del 3.0% para 2022, 0.5 puntos porcentuales más que en su anterior reporte.

El Fondo pronosticó que China, la segunda economía más grande del mundo, registrará un crecimiento del 8.4% este año y del 5.6% en 2022. Hace un año, China impuso medidas draconianas para frenar los contagios de COVID-19 y obtuvo una ventaja en la recuperación económica.

El FMI espera que los 19 países que comparten el euro se expandan colectivamente un 4.4% este año y un 3.8% en 2022. Japón, prevé la agencia, registrará un crecimiento del 3.3% este año y del 2.5% el próximo.

Según los cálculos del FMI, el repunte global perderá impulso gradualmente y volverá a los niveles anteriores al COVID, de un crecimiento apenas superior al 3%. Los países volverán a encontrarse con los obstáculos que enfrentaron antes de la pandemia, como el envejecimiento de la fuerza laboral en la mayoría de los países ricos y en China.

Las proyecciones para las economías emergentes, aunque indican cierta mejoría, quedaron rezagadas frente a sus pares desarrollados. El FMI elevó solo en 0.4 puntos porcentuales su previsión de expansión para el grupo, a 6.7% en 2021, en comparación con las cifras de enero.

«Las recuperaciones a diferentes ritmos están en curso en todas las regiones y grupos de diversos ingresos, relacionadas con el avance de sus campañas de vacunación, el alcance del respaldo monetario y los factores estructurales, como la dependencia del turismo», dijo el FMI en su reporte central.

De hecho, el Fondo rebajó las estimaciones del desempeño del PIB en la región del Caribe, en vista de su fuerte dependencia de la actividad turística, imposibilitada de rehabilitarse.

El FMI puso énfasis en el alto grado de incertidumbre que rodea a sus proyecciones y dijo que las mejorías podrían revertirse fácilmente por numerosas razones, ya que mucho depende de las acciones para superar la crisis del coronavirus.

«Las estimaciones podrían mejorar mucho más si existen progresos en las vacunaciones, en tanto que las variantes del virus que evaden las inoculaciones podrían generar una drástica caída», añadió.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) entregó este miércoles al Congreso de la Unión los precriterios generales de política económica, que contienen las últimas estimaciones de las principales variables macroeconómicas y de finanzas públicas.

En los precriterios 2022, se refiere que el Producto Interno Bruto (PIB) se recuperará en 2021 en un rango de entre un 4.6% y un 6.3%, con una proyección puntual de un 5.3%, para crecer en 2022 un 3.6%.

«Derivado del fortalecimiento del mercado interno, que se ha visto beneficiado por el avance de la campaña de vacunación contra el COVID-19, así como de un mayor dinamismo en la economía mundial, incluida la recuperación de los precios globales del petróleo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) actualiza a 5.3% la cifra de crecimiento económico para las estimaciones de finanzas públicas en 2021», indica el documenta.

Recordemos que el año pasado, la economía mexicana sufrió su mayor contracción desde la Gran Depresión, al caer un 8.5% a tasa anual, debido a los efectos de la pandemia del coronavirus en las actividades productivas y comerciales.

Los datos llegan luego de que en las últimas semanas, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, había señalado que la actividad económica mexicana podría crecer «fácilmente» más del 5% si se incorporaba en el cálculo el avance del plan de vacunación contra el COVID-19 en el país y los estímulos económicos en Estados Unidos.

La dependencia reiteró este miércoles que desde el inicio de la actual administración, el gobierno federal, a través de la SHCP, ha mantenido una política fiscal consistente centrada en tres pilares: mantener finanzas públicas sanas; conservar la deuda en una trayectoria decreciente; e incrementar la recaudación mediante el combate a la evasión y elusión fiscal.

Hacienda aseguró que en 2021 el gobierno contará con mayores recursos para impulsar la actividad económica y realizar inversiones estratégicas, lo que contribuirá a lograr una recuperación económica sostenida.

Se detalla que se proyectan ingresos presupuestarios por 174.3 miles de millones de pesos (mmp) respecto a los aprobados y menor costo financiero y adeudos de 2021, por 18 mmp; además, se impulsará un mayor gasto programable en 173.4 mmp y se darán mayores recursos a los estados a través de participaciones en 18.9 mmp.

Hacienda destacó que la deuda disminuirá en casi un punto del PIB este año, al pasar de 52.3% del PIB observado en 2020 a un estimado de 51.4% al cierre de 2021.

El crecimiento económico se deberá a la consolidación de la reapertura económica que traerá la conclusión del proceso de vacunación nacional, así como de la política de fortalecimiento del empleo y los ingresos, la inversión pública y privada en infraestructura, los avances en inclusión financiera y el impulso adicional del comercio a través del T-MEC.

La SHCP añadió que el peso cerraría este año en 20.2 pesos por dólar y en 20.4 unidades en 2022, menos de lo estimado en el presupuesto para 2021, en tanto que la inflación anual culminaría en 3.8% en 2021, más de lo previsto en septiembre, y en 3% en 2022.