Tag

crecimiento

Browsing

La actividad económica avanzó un 4.4% interanual en febrero empujada en particular por la producción agropecuaria, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El Instituto indicó en su reporte, con base en cifras originales, que este aumento en el indicador global de la actividad económica (IGAE) es resultado del aumento anual de todos los sectores: el primario (7.4%), el secundario (3.3%) y el terciario (4.8%).

Por otro lado, el IGAE avanzó a tasa mensual un 1.4%, según cifras desestacionalizadas, sin factores coyunturales y de calendario.

Frente al mes precedente, el sector agropecuario repuntó un 16.5% y los servicios se elevaron un 1.2%, aunque la industria se contrajo un 0.1%.

De esta manera, la actividad económica de México acumula un amento del 3.1% interanual en el primer bimestre de 2024, con base en cifras originales.

Las actividades secundarias han subido un 3% y las terciarias un 3.5%, mientras que las primarias han bajado un 1.4%.

El IGAE es un indicador preliminar de distintos sectores que muestra la tendencia o dirección que la economía tendrá en el corto plazo.

El dato de febrero se publica tras conocerse que el crecimiento PIB en 2023 fue del 3.2%. El INEGI difundirá la próxima semana la primera estimación oportuna del PIB para el primer trimestre de este año.

En 2022, México registró un crecimiento anual del 3.9% tras un incremento del 6.1% en 2021, según las cifras actualizadas del INEGI. Ahora el Gobierno estima un crecimiento cercano al 3% en 2024.

Recordemos que la crisis de COVID causó una contracción de 8.8% del PIB de México en 2020, su peor desplome desde la Gran Depresión de 1932.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) rebajó este martes tres décimas la proyección de crecimiento de la economía mexicana para 2024, último año de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y la situó en el 2.4% del PIB.

El organismo actualizó los datos de enero pasado con la publicación este martes del informe de perspectivas económicas globales, presentado en Washington con motivo de las reuniones de primavera del FMI y el Banco Mundial.

El Fondo también revisó a la baja la previsión de crecimiento del PIB para 2025, que será del 1.4%, una décima menos de lo pronosticado en enero pasado.

Las previsiones para los próximos dos años están por debajo del crecimiento del 3.2% que experimentó la economía en 2023 e indican una progresiva desaceleración económica.

El FMI atribuyó esta revisión a la baja a que la economía mexicana ha experimentado resultados más débiles de lo esperado a finales de 2023 y principios de 2024 que atribuye a la contracción del sector manufacturero.

Además, espera que México endurezca su política fiscal, lo que derivará en un menor crecimiento en 2025.

Según el mismo informe, la inflación mejorará respecto al 5.5% de 2023, y será del 4% en 2024 y del 3.3% en 2025, mientras que se espera una tasa del desempleo del 2.8% para este año y del 3.2% para el próximo año.

En cuanto a la región de América Latina y el Caribe, el Fondo pronostica un crecimiento del 2% en 2024 y del 2.5% en 2025.

Especialistas del sector privado redujeron al 2.36% su pronóstico de crecimiento para 2024 desde la estimación previa del 2.39%, según reveló este martes la encuesta mensual del Banco de México (Banxico) correspondiente a marzo.

La previsión para 2025 decreció al 1.92% tras una estimación anterior del 1.94%, de acuerdo con la media de los 40 grupos de análisis y consultoría nacionales y extranjeros consultados por el banco central entre el 15 y el 27 de marzo.

Estas proyecciones se difunden tras confirmarse en febrero que el PIB creció un 3.2% anual en 2023, según las cifras definitivas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Por otro lado, los expertos mejoraron la perspectiva de la inflación general para el cierre de 2024 al bajarla a una estimación del 4.10% desde una proyección previa del 4.14%.

Esta previsión llega después de que la tasa de inflación decreció en febrero al 4.4%, con lo que rompió con tres meses al alza.

Aún así, para 2025, los especialistas consultados por el Banxico elevaron la proyección de la inflación a un 3.73 , todavía por encima de la meta del 3% del banco central.

Como factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico en los próximos seis meses, los expertos destacaron a nivel general la gobernanza (58%), las condiciones económicas internas (15%) y las condiciones externas (12%).

A nivel particular resaltaron los problemas de inseguridad pública (22%), la corrupción (12%), problemas de falta de Estado de derecho (10%), la ausencia de cambio estructural (9%) y la impunidad (8%).

Sobre el tipo de cambio, los analistas estimaron que la moneda cierre 2024 en 18.12 unidades por dólar, menor a la proyección anterior de 18.33 pesos por billete estadounidense. En 2025, los analistas calculan que la moneda se intercambiará en 18.8 unidades por dólar, un dato menor al estimado de 18.99 del mes anterior.

En cuanto al sector externo, para 2024, las expectativas sobre el déficit comercial bajaron a 15,394 millones de dólares desde las anteriores de 17,870 millones de dólares.

El pronóstico de la inversión extranjera directa (IED) para 2024 descendió a una proyección de 39,205 millones de dólares desde una anterior de 40,094 millones de dólares.

La Secretaría de Hacienda entregó al Congreso los pre criterios de política económica para 2025, donde se señala que las finanzas públicas permanecerán estables, en línea con el cumplimiento de las metas fiscales planteadas para 2024.

En el documento entregado, se anticipa un nivel sostenible de la deuda pública como porcentaje del PIB.

La dependencia recortó que en 2023, la economía mexicana registró un crecimiento real anual de 3.2%, impulsada por la creación de empleo y el incremento de los salarios, factores que fomentaron el mayor consumo privado. A la par, se observaron mayores niveles de inversión, en un ambiente de reconfiguración del comercio mundial y de mayor infraestructura pública.

Apuntó que el sector externo contribuyó de manera positiva al crecimiento económico a través de un aumento de la Inversión Extranjera Directa, el crecimiento del flujo de remesas y el mayor envío de productos mexicanos al exterior, lo que favoreció el posicionamiento de México como principal socio comercial de Estados Unidos.

De acuerdo con las previsiones, se estima que la actividad económica en México continuará creciendo en 2024 y 2025, impulsada por una sólida demanda interna, cuyo comportamiento seguirá reflejando el dinamismo del mercado laboral y la transformación de los patrones de consumo de los hogares con las nuevas tendencias globales, particularmente en materia tecnológica y medioambiental.

Se anticipa que la economía crecerá en rangos de 2.5 a 3.5% en 2024 y de 2 a 3% en 2025, en línea con las estimaciones presentadas en el Paquete Económico 2024.

En el caso de las finanzas públicas, hacia el cierre de 2024, se anticipa el cumplimiento de las metas fiscales, así como un nivel estable de la deuda pública.

Al interior de la proyección de cierre, se prevé que los ingresos presupuestarios se mantengan ligeramente por arriba de lo previsto en la LIF 2024, impulsados por mayores ingresos petroleros, en un entorno de precios del petróleo más altos que lo programado, así como mayores ingresos tributarios, cuyo crecimiento se verá beneficiado por el mejor cierre observado en 2023 respecto a lo estimado en el Paquete Económico 2024.

En ese sentido, se indicó que la recaudación alcanzará un nivel de 14.6% del PIB al final de 2024, impulsada por el desempeño de la recaudación del Impuesto sobre la Renta.

Hacia 2025, se prevé un mayor nivel de los ingresos presupuestarios respecto a lo estimado para 2024, derivado de la evolución estimada de la actividad económica y el empleo, así como de los efectos de las medidas de eficiencia recaudatoria.

En materia de gasto público, en lo que respecta al cierre de 2024, se proyecta un incremento respecto a lo programado. Hacia 2025, en cambio, se anticipa un menor gasto derivado de una reducción del costo financiero, en un entorno de menores tasas de interés a nivel internacional.

Considerando lo anterior, se prevé que los Requerimientos Financieros del Sector Público alcancen niveles equivalentes a 5.9 y 3% del PIB en 2024 y 2025, respectivamente. La deuda pública alcanzará 50.2% del PIB al cierre de este año, el cual se mantendrá constante hacia 2025.

Los pre criterios se entregaron a la par de que la Secretaría de Hacienda informara sobre la situación de las finanzas públicas y deuda pública con corte a febrero 2024.

Detalló que en el primer bimestre, los ingresos presupuestarios registraron un incremento anual de 6.8% en términos reales, cifra que se compara positivamente con el crecimiento promedio de 1.6% observado en los últimos diez años.

Entre enero y febrero, la recaudación tributaria se ubicó 8.2% por arriba de lo observado en el primer bimestre de 2023, en términos reales. Resaltó que ducho aumento fue el más alto desde 2015 para el periodo.

La recaudación del IVA registró un crecimiento de 4.1% real anual al cierre de febrero, mientras que los ingresos por concepto del ISR representaron el 54.8% del total de la recaudación tributaria entre enero y febrero, y registraron un incremento anual de 0.5%, en términos reales.

En el acumulado a febrero, la recaudación del IEPS creció 74.1% respecto al mismo periodo de 2023, en términos reales.

Los ingresos petroleros, dijo Hacienda, se mantuvieron constantes respecto al acumulado de enero a febrero de 2023. Al interior, los ingresos propios de Pemex registraron un aumento de 31.8%, en términos reales.

También se informó que al cierre de febrero, los ingresos del IMSS y el ISSSTE registraron aumentos de 8.5 y 6.3% real anual, respectivamente. En el caso de la CFE, sus ingresos propios se mantuvieron prácticamente constantes respecto al primer bimestre de 2023, en términos reales.

En el primer bimestre, el gasto público mostró un aumento de 30.5% respecto al mismo periodo de 2023. Lo anterior fue resultado, principalmente, del incremento real anual de 47.9% del gasto programable del gobierno federal. El gasto en desarrollo social registró un incremento anual de 44.5%, en términos reales, con aumentos en todos sus componentes, entre los que destacaron protección social, educación y salud.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) afirmó este miércoles que la economía del país ha crecido durante su administración por haber rechazado las recomendaciones que estaba acostumbrado a hacer del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM).

“Nosotros no seguimos las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional porque nos llevaron a una profunda crisis económica y de bienestar social. Y, como no seguimos nosotros las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional ni del Banco Mundial, la economía de México está creciendo”, expresó.

El mandatario hizo estas declaraciones en su conferencia matutina cuestionado por su opinión sobre el presidente de Argentina, Javier Milei, quien ha emprendido un severo ajuste fiscal para lograr un superávit en las cuentas públicas este año.

La directora del FMI, Kristalina Georgieva, destacó la semana pasada en la reunión de ministros de finanzas del G-20 en Brasil que “celebra y apoya las medidas y los resultados obtenidos” por el Gobierno del presidente argentino.

López Obrador, quien antes ha llamado “facho conservador” al líder argentino, argumentó ahora que no puede expresarse de lo que sucede en Argentina, porque se trata de un Gobierno electo de manera democrática.

“Fueron los argentinos los que decidieron tener ese Gobierno, fueron los argentinos los que eligieron al señor Milei”, reflexionó.

“Entonces, yo tengo que respetar eso. Tengo, lo he dicho, mi punto de vista en lo general, yo siento que el modelo neoliberal es un fracaso, que solo causa daño a la mayoría de los pueblos y beneficia a una minoría, que son los que impulsan ese modelo en el mundo”, añadió.

El mandatario, quien en enero pasado previó terminar su sexenio en octubre próximo con un crecimiento económico promedio del 1.3% anual, resaltó que en su gestión se ha controlado el desempleo, el salario mínimo ha subido en más del 100 % en términos reales y hay un récord de Inversión Extranjera Directa (IED).

“Hemos logrado reducir la pobreza, como no sucedía en décadas, y hemos logrado reducir la desigualdad social. Entonces sí funciona el no aplicar el llamado modelo neoliberal”, sostuvo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) mantuvo este martes la previsión de crecimiento para México en un 2.5% para este 2024, sostenido en el consumo interno y la relocalización de empresas o ‘nearshoring’, aunque  acompañado de reducción de sus exportaciones por la desaceleración en Estados Unidos.

“Una desaceleración más pronunciada en EE.UU. y una inflación más persistente de lo previsto, que obligue a mantener los tipos altos durante más tiempo, son los principales riesgos a la baja”, destacó en su ‘Estudio Económico de México’, que presentó el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann.

Para 2025, la OCDE también mantuvo su pronóstico de crecimiento del PIB de nuestro país para 2025 en 2%.

El organismo señaló que la reconfiguración en curso de las cadenas de valor mundiales impulsaría la inversión más de lo previsto, mientras que confió en que la inflación general y subyacente seguirán a la baja.

“La inflación general se ha suavizado y la inflación subyacente, aunque más persistente, está también disminuyendo gradualmente, aunque la inflación de los servicios sigue siendo elevada”, se lee en el documento presentado.

La OCDE consideró que la fuerte apreciación del peso frente al dólar estadounidense ha contribuido a contener la inflación tras la histórica apreciación de la moneda de casi 13% hasta 16.96 unidades por billete estadounidense en 2023.

El documento prevé que México finalice el año con una inflación general de 4.1% y una subyacente de 4.2%; y apuntó que será hasta 2025 que esté cerca del objetivo del Banco de México (Banxico) con un índice de 3.2%.

Además, el organismo consideró que la economía está “navegando bien el incierto entorno económico mundial”, mientras comienza a beneficiarse del ‘nearshoring’, aunque advirtió que, para aprovechar plenamente su potencial, es necesario afrontar desafíos de largo plazo, como la baja productividad y las elevadas desigualdades.

La OCDE también consideró que México requiere un volumen mayor de ingresos tributarios para mantener la prudencia fiscal y abordar necesidades de gasto en educación, infraestructura, transición digital y ecológica, así como en corrupción y combate al crimen.

Y es que según el organismo, México tiene la relación de impuestos como proporción del PIB más baja de los países miembros de la OCDE.

La economía de Estados Unidos creció más de lo esperado en los últimos meses de 2023, un año que cerró con una expansión del PIB del 2.5%, por encima del 1.9% que se registró en 2022, informó este jueves el Departamento de Comercio.

Con la campaña electoral en curso y el presidente Joe Biden buscando su reelección, la mayor economía mundial tuvo un crecimiento en el último trimestre de 3.3% en proyección anual. El resultado se vio sostenido por un mercado laboral sólido y por los gastos de los consumidores.

La economía ha sorprendido a los líderes de la industria y a algunos economistas que habían pronosticado una desaceleración desde mediados de 2022. Parte de la resistencia de la economía se debe a la fortaleza del mercado laboral, caracterizado por la escasez de despidos y los fuertes aumentos salariales, que apuntalan el gasto de los consumidores.

En otro informe, el Departamento de Trabajo reportó este jueves de que las solicitudes iniciales de subsidios estatales de desempleo aumentaron 25,000, a 214,000, ajustadas estacionalmente, en la semana finalizada el 20 de enero.

El aumento del gasto público y de las tasas de interés casi nulas durante la pandemia del COVID-19 también han contribuido a evitar una recesión.

Los economistas habían basado en gran medida sus sombrías previsiones en el rápido ritmo al que el banco central estadounidense, la Fed, estaba subiendo las tasas para amortiguar la demanda. La mayoría se ha retractado de sus previsiones de recesión y ahora espera un crecimiento lento este año.

Se espera que en su reunión de la próxima semana, la Reserva Federal mantenga sin cambios su tasa de interés oficial en el rango actual del 5.25%-5.50%.

Dado que el informe del PIB también muestra que las presiones inflacionistas disminuyeron el trimestre pasado, se prevé que el banco central empiece a recortar las tasas en algún momento del primer semestre de este año. Desde marzo de 2022, la Reserva Federal ha subido su tipo de referencia a un día 525 puntos básicos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) estimó este viernes que la economía crecerá un 3.5% este 2024, con lo que él acabaría su sexenio con un incremento promedio del 1.3% cada año pese a la contracción histórica de 8.8% que dejó la pandemia de COVID-19.

“Tengo mi pronóstico de que, a pesar de la pandemia, esta terrible tragedia, vamos a logar un crecimiento anual en el sexenio de 1.3%, que va a ser una hazaña”, declaró el mandatario, quien termina su gestión en octubre próximo.

El PIB creció un 2.1% en 2018, pero se contrajo un 0.3% en 2019, el primer año de la presidencia de López Obrador, según las cifras actualizadas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

México fue uno de los países de Latinoamérica que tardó más en recuperar su PIB tras la pandemia de COVID-19, pero en 2021 la economía repuntó un 6.1% y en 2022 un 3.9%.

La economía se elevó un 3.4% hasta el tercer trimestre de 2023, pero López Obrador confió en un incremento del 3.5% cuando el INEGI reporte su primera estimación oportuna el próximo 30 de enero.

“Yo no veo nada que nos pueda afectar, nada, nada, la economía está bien, vamos a seguir creciendo, mi pronóstico es que vamos a crecer este año 3.5%, eso fue lo que dije del año pasado”, indicó.

Analistas han advertido de riesgos para la economía nacional porque este año coinciden las elecciones de México y Estados Unidos, donde el expresidente Donald Trump podría volver al poder.

“Veo bien la economía del país, afortunadamente, no vemos ningún riesgo en lo interno, tampoco ningún factor externo que pueda llevarnos a una crisis en lo económico, pero, desde luego, no sabemos, quién iba a imaginar lo de la pandemia”, comentó.

El presidente criticó a los analistas, bancos y organismos internacionales por pronosticar que México crecerá entre el 2% y el 2.5% este 2024, al argumentar que “siempre” comienzan el año con proyecciones bajas y las suben conforme avanza el tiempo.

Especialistas del sector privado elevaron a 3.37% el pronóstico de crecimiento para este 2023, desde la estimación previa del 3.25%, según reveló este viernes la encuesta mensual correspondiente a noviembre del Banco de México (Banxico).

La previsión para 2024 también creció al 2.18% tras la estimación anterior del 2.02%, de acuerdo con la media de los 37 grupos de análisis y consultoría nacionales y extranjeros consultados por Banxico entre el 16 y el 29 de noviembre.

Estas proyecciones se difunden tras revelarse el viernes pasado que el PIB creció un 3.3% interanual y un 1.1% trimestral en el tercer trimestre, por encima de lo estimado, según las cifras definitivas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Asimismo, los expertos mejoraron la perspectiva de la inflación general para el cierre de 2023 al reducirla a una estimación del 4.57% desde una proyección previa del 4.61%.

Esta previsión llega también después de que la tasa de inflación cayera hasta el 4.26% en octubre, su menor nivel desde febrero de 2021.

Por otro lado, los especialistas consultados por el Banxico mantuvieron la proyección de la inflación de 2024 en 4.01%.

Como factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico del país en los próximos seis meses, los expertos destacaron a nivel general la gobernanza (50%) y las condiciones económicas internas (21%). A nivel particular resaltaron los problemas de inseguridad pública (24%), la ausencia de cambio estructural (12%) y la falta de Estado de derecho (11%).

Sobre el tipo de cambio, los analistas estimaron que el peso cierre 2023 en 17.72 unidades por dólar, menor a la proyección anterior de 18.02 pesos por billete estadounidense. Para el cierre de 2024, los analistas calculan ahora que la moneda se intercambiará en 18.68 unidades por dólar, un dato menor al estimado de 18.89 del mes anterior.

El Banco de México (Banxico) elevó este miércoles a 3.3% su pronóstico de crecimiento para 2023, desde la previsión previa del 3%, ante un crecimiento mejor al esperado en el tercer trimestre.

En su ‘Informe trimestral julio-septiembre 2023’, el Banxico estimó un escenario central de crecimiento económico de 3.3% con un límite inferior de 3.1% y uno superior de 3.5%. Elevó también a 3% su proyección central del PIB para 2024, desde una estimación anterior de 2.1%.

La mejora de la perspectiva ocurre tras confirmarse el viernes pasado que la economía creció un 1.1% trimestral y un 3.3% interanual en el tercer trimestre del año, con lo que el PIB acumula un avance de 3.4% en lo que va del año.

La proyección de Banxico también llega el línea con lo anunciado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que elevó la previsión de crecimiento para nuestro país al 3.4%, para 2023 desde un pronóstico previo del 3.3%.

“Este ajuste responde, principalmente, a que en el tercer trimestre del año la actividad económica de México presentó un desempeño mejor al previamente anticipado, como resultado de la resiliencia de la demanda externa y del dinamismo del gasto interno”, expuso el Banco de México en su reporte.

La Junta de Gobierno también mejoró su pronóstico de la inflación general, que ahora promediaría un 4.4% anual en el último trimestre de 2023, frente a la previsión pasada de 4.6%, aunque subió del 5.1% al 5.3% la estimación de la inflación subyacente.

“No obstante, mientras que en el informe previo se anticipaba que ambos indicadores se situarían en niveles cercanos a 3 % en el cuarto trimestre de 2024, ahora se prevé que ello ocurra en el segundo trimestre de 2025”, añadió Banxico.

Banxico justificó así su decisión de política monetaria, que el 9 de noviembre pasado mantuvo por quinta ocasión consecutiva, la tasa de interés en el 11.25% récord.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos avanzó 1.3% en el tercer trimestre, una décima más de lo estimado por la Oficina de Estadísticas Económicas (BEA) en su cálculo inicial.

Según las cifras de la primera revisión del PIB publicadas este miércoles, el ritmo anual de crecimiento fue del 5.2%, tres décimas más de lo estimado en octubre.

Con esto queda atrás la desaceleración que la primera economía del mundo registró en el segundo trimestre, cuando el crecimiento intertrimestral fue de sólo medio punto, a un ritmo anual del 2.1%.

El crecimiento anual se revisó al alza tres décimas por ajustes en el apartado de la inversión fija no residencial, el gasto de los gobiernos estatales y locales, la inversión fija residencial y la inversión en inventarios privados, que fueron parcialmente compensadas por una revisión a la baja del gasto de consumo. Las importaciones se revisaron a la baja.

Los datos se conocen cuando faltan dos semanas para que la Reserva Federal (Fed) celebre su última reunión de política monetaria del año, donde podría optar por un nuevo aumento de las tasas de interés, o bien mantenerlos en el rango que están, como hizo en su última reunión a principios de este mes.

La OCDE ha reducido de nuevo sus expectativas de crecimiento para Europa, de forma que será la zona, dentro de las economías avanzadas, que más tardará en recuperarse,; mientras Estados Unidos muestra una vez más su capacidad de resistencia.

En su informe semestral de Perspectivas publicado este miércoles, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) anticipa “un aterrizaje suave” para las economías avanzadas como conjunto, tras constatar que los aumentos de las tasas de interés están produciendo los efectos buscados en la contención de la inflación.

Los países emergentes deberían tener globalmente un comportamiento más dinámico y eso permitirá a la economía mundial un crecimiento del 2.9% en 2023, que se ralentizará en 2024 para quedar en el 2.7%, antes de recuperarse el año siguiente, con un 3%.

Estados Unidos está demostrando ser más fuerte de lo que se había previsto y por eso los autores del estudio prevén un aumento del PIB del 2.4% este año (dos décimas más de lo que calcularon en septiembre y tres más que en junio) y del 1.5% en 2024 (dos décimas más de lo que dijeron en septiembre).

La situación es claramente menos favorable en el Viejo Continente. En la zona euro este año el crecimiento, según la OCDE, se limitará a 0.6% (tres décimas menos que lo estimado en junio), con la caída de la actividad en un país clave como Alemania (-0.1%) y cifras relativamente decepcionantes en Francia (0.9%) e Italia (0.7%).

Fuera de la Unión Europea, pero también en el Viejo Continente, las cosas no van a ir mejor en el Reino Unido, con una expansión económica de únicamente el 0.5% este año, del 0.7% en 2024 y del 1.2% en 2025.

Para América Latina, la OCDE no incluye una previsión de crecimiento en su último informe de previsiones, aunque espera que la mayoría de países de la región tengan un crecimiento del PIB de entre el 2% y 3% en 2024 y 2025. Mientras, en términos generales, se espera que la inflación siga disminuyendo, lo que facilitará la recuperación de los ingresos reales.

Costa Rica será el país de la OCDE con el mayor ritmo de crecimiento económico no sólo este año (5.1%, frente al 4.9% de Islandia, en segunda posición y al 1.7% de media de los 38 miembros), sino también en 2024 (3.5%, comparado con el 1.4% de media) y en 2025 (3.6%, comparado con el 1.8% en la OCDE).

Las proyecciones para México también son favorables y mejores que hace seis meses, con un aumento del PIB que debería ser del 3.4% este año, del 2.5% en 2024 y del 2% en 2025.

La situación de los otros miembros latinoamericanos es bastante diferente. Para Brasil, la OCDE espera una expansión del PIB del 3% en 2023 (dos décimas menos que en su anterior informe) y del 1.8% en 2024.  En tanto, Colombia tendrá un crecimiento relativamente bajo en 2023, quedándose en el 1.2% y la recuperación será lenta en 2024, cuando solo llegará al 1.4%.

En el lado opuesto, Chile o Perú tendrán un crecimiento nulo este año, del 0% (la OCDE esperaba una expansión del 1.1% en 2023 en Perú), aunque ambos países llegarán al 1.8% y 2.3% en 2024, respectivamente.

La OCDE considera que las tasas de interés están en el pico del ciclo o muy cerca en la mayor parte de las economías avanzadas, aunque no quiere descartar que sea necesario encarecer el precio del dinero si persistieran las presiones inflacionistas.

Una de sus principales preocupaciones ahora es la debilidad del comercio mundial, que no se debe a factores cícliclos sino estructurales por la aplicación de medidas restrictivas proteccionistas.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) elevó este viernes a 1.1% el crecimiento definitivo del Producto Interno Bruto (PIB) en el tercer trimestre de 2023, tras estimar en octubre un incremento preliminar del 0.9%.

El aumento, por encima de las expectativas del mercado, se origina gracias a los avances trimestrales de todos los sectores: el agropecuario (2.6%), la industria (1.3%), y los servicios (0.9%), detalló el INEGI.

Este crecimiento trimestral supone un ritmo sostenido frente al periodo abril-junio, cuando el PIB se incrementó un 0.8% en términos reales, según cifras definitivas del INEGI.

Por otro lado, el Instituto mantuvo en 3.3% el crecimiento interanual del PIB para el periodo julio-septiembre, según cifras originales, aunque rebajó a 3.4% el incremento acumulado del PIB en lo que va del año, desde una estimación previa de 3.5%.

El crecimiento interanual del tercer trimestre fue resultado de los avances del sector agropecuario (5.7%), la industria (4.3%) y, por último, de los servicios (2.7%).

Con estos datos, las actividades primarias acumulan un crecimiento de 2.7% en lo que va del año, las actividades secundarias habrían subido 3.7% y las terciarias 3.2%.

El avance de la economía está en sintonía con la de Estados Unidos, que creció a una tasa anualizada de 4.9% de julio a septiembre, con lo que aumenta el número de analistas que descartan una recesión.

El PIB de México también se divulga en medio de mejoras en sus pronósticos para este 2023. El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) elevaron el mes pasado a 3.2% el pronóstico de crecimiento para 2023 de nuestro país, que crecerá por encima de la media de América Latina.

En tanto, la Secretaría de Hacienda estima que el PIB aumentará “al menos” un 3% en 2023.

El Producto Interno Bruto (PIB) en el conjunto de los países de la OCDE subió un 0.5% en el tercer trimestre del año, con lo que mantiene el mismo crecimiento que en trimestre previo, gracias principalmente a Estados Unidos.

El crecimiento del segundo trimestre fue revisado del 0.4% anunciado previamente al 0.5%, indicó este martes la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En los países del G7, los más desarrollados, el crecimiento se aceleró entre julio y septiembre, con un aumento del PIB del 0.6%, desde el 0.4% registrado entre abril y junio.

Estados Unidos es el principal responsable de este crecimiento, ya que su PIB subió un 1.2% en el tercer trimestre frente al 0.5% del segundo, gracias sobre todo al aumento del 1% registrado en el consumo privado.

Los demás países del G7 registraron un crecimiento muy bajo o nulo, e incluso, hubo descensos del PIB. Francia se anotó un aumento del 0.1% en el tercer trimestre, mientras que el índice no registró cambios en Reino Unido, Italia y Canadá.

Además, hubo disminuciones en Alemania (-0.1%), debido a una reducción en el consumo privado, y en Japón (-0.5%), en este caso por descensos en la inversión y un aumento de las importaciones.

En términos interanuales, el PIB subió en la OCDE un 1.7% en el tercer trimestre, frente al 1.6% del segundo.

Estados Unidos también protagoniza el mayor crecimiento interanual del PIB en el G7, con un 2.9% (frente a la media del,1.8% en el grupo), y claramente por encima de Japón (1.4%), Francia, (0.7%), Reino Unido y Canadá (0.6%), Italia (sin cambios) y Alemania (-0.4%).

En los otros países de la OCDE, el mayor incremento del PIB en el tercer trimestre se registró en Polonia (1.4%), seguida de Costa Rica (1.3%). Hungría y México anotaron aumentos del 0.9%. En cambio, la mayor caída tuvo lugar en Irlanda (-1.8%), seguida de Finlandia (-0.8%).

Además, el PIB en los países de la OCDE se situó en el tercer trimestre del año en un nivel superior en un 6% al alcanzado en el mismo período de 2019, antes del inicio de la pandemia de coronavirus.

La República Checa es el único país de la OCDE que todavía no ha recuperado su nivel de PIB previo a la pandemia.

Entre los países del G7, Estados Unidos es el que más ha superado su nivel de PIB previo a la pandemia, con un 7.4%, mientras que Alemania es el que menos, con apenas un 0.3%.

La agencia Moody’s elevó este miércoles a 3.5% su pronóstico de crecimiento de la economía, desde la proyección anterior que era del 3.3%.

La agencia internacional también aumentó a 2.3% su estimación de crecimiento para 2024 después del cálculo previo que era de 1.9%.

“Las sorpresas positivas repetidas justifican las revisiones al alza de las proyecciones de crecimiento de México. La economía mexicana creció un 3.5% hasta septiembre de este año en comparación con el mismo periodo del año pasado, su sexto trimestre consecutivo por encima del 3%”, explicó Moody’s en un reporte.

La mejora de los pronósticos ocurre tras revelarse en octubre que la economía creció un 3.3% interanual y un 0.9% trimestral en el tercer trimestre, con lo que acumula un incremento del 3.5% en 2023, según la estimación oportuna del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Diversos analistas coinciden en que México se ha beneficiado del desempeño económico de Estados Unidos, que ha evitado una recesión hasta ahora, y de las inversiones motivadas por el fenómeno de la relocalización de cadenas o “nearshoring”.

“La fuerte actividad económica ha sido impulsada en parte por una fuerte inversión, la finalización de proyectos inconclusos y el ‘nearshoring'”, apuntó Moody’s en su informe. “Esperamos que el crecimiento real del PIB de México en 2025 promedie un sólido 2.0%-2.5% a medida que continúa cosechando los beneficios del ‘nearshoring'”, añadió.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) también elevaron en octubre a 3.2% el pronóstico de crecimiento para 2023, al señalar que crecerá por encima de la media de América Latina.

En tanto, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) estima ahora que el PIB aumentará “al menos” un 3% en 2023.

El Producto Interno Bruto (PIB) creció un 0.9% trimestral en el tercer trimestre del año, con lo que alcanzó un máximo histórico, según cifras preliminares divulgadas este martes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El aumento ocurrió gracias a los avances trimestrales de todos los sectores: el agropecuario (3.2%), los servicios (1.4%), y la industria (0.6 %), detalló el reporte del INEGI con base en cifras desestacionalizadas, sin factores coyunturales por temporada.

De esta manera, el PIB aumentó un 3.3% interanual en el periodo de julio a septiembre de 2023, con lo que acumula un crecimiento de 3.5% en lo que va del año, según cifras originales del instituto.

Por actividad económica, la variación interanual fue la siguiente: las actividades primarias incrementaron 5.3%; las secundarias, 4.5% y las terciarias, 2.5%.

El comportamiento del PIB reportado este martes correspondiente al tercer trimestre del año, significa que la economía hila 10 trimestres consecutivos con aumentos a tasa anual y ocho con crecimiento trimestral.

El INEGI recordó que la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto Trimestral (EOPIBT) ofrece, en el corto plazo, una visión sobre la evolución de las actividades económicas del país, 30 días después de que concluye el trimestre de referencia.

El informe del INEGI llega luego de que la semana pasada se informara que la economía de Estados Unidos, a donde van más del 80% de las exportaciones de México, creciera un 1.2% trimestral de julio a septiembre.

El dato del PIB también se conoce en medio de mejoras en los pronósticos de crecimiento para este 2023.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial elevaron este mes a 3.2% el pronóstico de crecimiento para 2023, mientras que la Secretaría de Hacienda estima ahora que el PIB aumentará “al menos” un 3% en 2023.