Tag

estudio

Browsing

El director ejecutivo de AstraZeneca aseguró este jueves que es necesario llevar a cabo una mayor investigación sobre su vacuna contra el Covid-19, a raíz de los cuestionamientos acerca de la protección que puede ofrecer contra el coronavirus.

«Ahora que hemos encontrado lo que parece ser una mayor eficacia tenemos que validarlo, por lo que necesitamos un estudio adicional», dijo Pascal Soriot en una entrevista con la agencia Bloomberg.

El laboratorio británico y la Universidad de Oxford, con quien desarrolla este proyecto, anunciaron el lunes pasado que según los resultados de los ensayos clínicos realizados en el Reino Unido y Brasil su vacuna mostraba una eficacia media del 70%.

Este dato procede sin embargo de dos grupos distintos. Uno más pequeño, al que se administró primero media dosis y una dosis completa un mes después, resultó en una eficacia del 90%. Un segundo grupo mucho mayor, que recibió dos dosis de la vacuna con un mes de diferencia, mostró una eficacia del 62%.

Andrew Pollard, científico de la Universidad de Oxford, explicó que la diferencia podía explicarse porque «al dar una primera dosis más pequeña estamos preparando el sistema inmunológico de manera diferente, lo estamos preparando mejor para responder».

Sin embargo, los científicos reconocieron que la cantidad menor administrada inicialmente al primer grupo partió de un error en la dosis que los investigadores decidieron después mantener. Y que dicho grupo, además de ser mucho menor, tenía un límite máximo de edad de 55 años.

Así que para confirmar estos resultados, probablemente se realizará otro «estudio internacional», afirmó Soriot.

«Pero este podría ser más rápido porque sabemos que la eficacia es alta y necesitamos un número menor de pacientes», agregó, precisando que la investigación adicional no debería retrasar la aprobación de la vacuna por las autoridades sanitarias que el laboratorio se dispone a solicitar.

Un estudio que encontró que es poco probable que las personas que han tenido Covid-19 contraigan la enfermedad nuevamente durante al menos seis meses es una buena noticia y brinda esperanzas para las vacunas, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Es una muy buena noticia ver que estemos viendo niveles sostenidos de respuesta inmune en humanos», declaró Mike Ryan, el principal experto en emergencias de la OMS, en una conferencia de prensa. «También nos da esperanza en el lado de la vacuna».

Por su parte Maria van Kerkhove, líder técnica de la OMS sobre Covid-19, dijo: «Todavía necesitamos hacer seguimiento a esas personas durante un período de tiempo más largo para ver cuánto dura la inmunidad».

Y es que un estudio publicado este viernes por la Universidad de Oxford asegura que las personas infectadas con el coronavirus tienen pocas posibilidades de volver a contraer la enfermedad en al menos seis meses.

Esta investigación a gran escala sobre la inmunidad ante un nuevo contagio de Covid-19, realizada en colaboración con los Hospitales Universitarios de Oxford, no ha sido aún revisada de forma independiente.

Sus resultados confirman una observación hecha por muchos profesionales sanitarios de que mientras 51 millones de personas en todo el mundo han sido infectadas con el coronavirus, los casos de reinfección siguen siendo relativamente pocos.

Son «muy buenas noticias», afirmó el profesor David Eyre, uno de los autores de la investigación. «Podemos estar seguros de que, al menos a corto plazo, la mayoría de las personas que contraen el Covid-19 no lo volverán a contraer», afirmó.

El estudio se basó en pruebas de coronavirus realizados regularmente a 12,180 trabajadores sanitarios de los hospitales universitarios de Oxford durante un período de 30 semanas.

Ninguno de los 1,246 empleados con anticuerpos desarrolló una infección sintomática y solo tres, sin síntomas, dieron positivo al virus por segunda vez.

Estos resultados contradicen sin embargo los de otro estudio británico, publicado en octubre por el Imperial College London y el instituto Ipsos Mori, según el cual la inmunidad adquirida por las personas recuperadas del coronavirus disminuye «con bastante rapidez», en particular en los pacientes asintomáticos, y podía durar sólo unos pocos meses.

¿Y qué ocurre más allá de los seis meses? Los investigadores de Oxford precisaron no haber reunido aún suficientes datos para emitir un juicio al respecto. Sin embargo, su estudio tiene como objetivo final verificar cuánto tiempo dura en total la inmunidad.

Personal del Imperial College London y otros investigadores británicos informaron este martes que preparan un polémico experimento en el que infectarán a 90 jóvenes voluntarios sanos con el nuevo coronavirus para estudiar la enfermedad, con la esperanza de acelerar el desarrollo de una vacuna que pudiera poner fin a la pandemia.

El programa, descrito como un ensayo de desafío, es arriesgado, pero sus promotores informaron que podría producir resultados más rápido que el enfoque habitual, que es esperar para ver si los voluntarios que han recibido un tratamiento experimental enferman.

El gobierno estaba preparándose para invertir 33,6 millones de libras (43,4 millones de dólares) en el estudio.

Este tipo de investigación, conocido como estudio de desafío en humanos, se utiliza con poca frecuencia porque algunos cuestionan la ética de infectar a individuos que de otro modo estarían sanos. Sin embargo, los investigadores británicos dicen que el riesgo está justificado porque tales estudios tienen el potencial de identificar rápidamente las vacunas más eficaces y ayudar a controlar una enfermedad.

«Infectar deliberadamente a los voluntarios con un patógeno humano conocido nunca se hace a la ligera», dijo el profesor Peter Openshaw, colaborador del estudio. «Pero tales estudios son enormemente informativos sobre una enfermedad, incluso una tan bien estudiada como el COVID-19», agregó.

Los estudios de desafío en humanos se han utilizado para desarrollar vacunas para enfermedades como la tifoidea, el cólera y el paludismo.

El Imperial College London dijo que el estudio, en el que participarán voluntarios sanos de entre 18 y 30 años, se realizará en colaboración con el Departamento de Estrategia Industrial, de Energía y Negocios, el Royal Free London NHS Foundation Trust y hVivo, una empresa que ha hecho pruebas diagnósticas del virus.

En la primera fase, los investigadores intentarán determinar el nivel más pequeño de exposición necesario para provocar la enfermedad. Después, los investigadores utilizarán ese modelo para estudiar cómo actúan las posibles vacunas en el organismo, la respuesta inmune del cuerpo y posibles tratamientos.

El estudio mejorará la comprensión del virus y ayudará a tomar decisiones sobre investigación, afirmó Kate Bingham, que dirige el equipo del gobierno británico encargado del desarrollo de vacunas para el COVID-19.

Un estudio publicado este jueves por las autoridades sanitarias de Estados Unidos señala el papel de los restaurantes y bares como posible medio de contagios de Covid-19.

Desde hace mucho tiempo se sospecha del contagio en estos establecimientos donde el uso de mascarillas es bajo o incluso inexistente por el consumo de bebidas y alimentos.

Pero pocos estudios han buscado con rigor establecer la jerarquía de los lugares públicos de mayor riesgo.

El rastreo de contactos en algunos estados de Estados Unidos reveló en las últimas semanas que los bares y restaurantes eran fuente de muchos de los contagios.

El nuevo estudio indica que no puede confirmar dónde se infectaron efectivamente las personas, pero apunta en la misma dirección.

Expertos de los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC) pidieron responder un cuestionario a cerca de 300 personas que acudieron en julio a 11 hospitales, de las cuales la mitad habían dado positivo y la otra mitad negativo.

Entre las preguntas estaban: ¿Fue de compras en los 14 días previos a los síntomas? ¿Tomó transporte público? ¿Fue a una casa con más o menos de 10 personas? ¿O a la oficina, al gimnasio, a la iglesia, a la peluquería, a un bar, a un restaurante…?

Constataron que los participantes negativos y positivos reportaron usar mascarilla en proporciones similares y no difirieron en su comportamiento para todos estos lugares excepto dos: bares y restaurantes.

Los casos positivos duplicaban el número de veces que habían acudido a un restaurante respecto de los casos negativos en las dos semanas anteriores a los primeros síntomas. Lo mismo ocurrió con los bares en una subcategoría, la de casos positivos sin contacto conocido con casos de Covid-19.

El análisis tendrá que ser confirmado por otros, en particular porque no distingue entre espacios interiores y exteriores.

Pero aboga por llevar una mascarilla para evitar la contaminación por gotículas, ya sean relativamente grandes (de tos o estornudos) o microscópicas, cuando está cada vez más documentada la pista de la transmisión del virus por aerosoles.

Foto: Twitter @CapLounge

Un hombre de 25 años residente en Reno, Nevada, podría ser el primer caso de reinfección de Covid-19 detectado en Estados Unidos, según un estudio difundido este viernes por medios locales.

Según la cadena CBS News, se trata de un hombre que dio positivo por primera vez al coronavirus a mediados de abril pasado y, tras recuperarse, volvió a enfermarse a finales de mayo.

“La segunda vez, su enfermedad fue más grave, según el informe del caso”, agregó el reporte.

Akiko Iwasaki, profesora de la escuela de medicina de la Universidad de Yale y experta en el tema, detalló en su cuenta de Twitter que hubo un intervalo de 48 días entre ambos casos.

“Esta vez (…) el sistema inmunológico no protegió a la persona de la reinfección o enfermedad”, detalló.

La experta explicó que en la primera infección, en abril, el paciente se recuperó después de aproximadamente un mes de aislamiento, pero que en mayo, cuando volvió a enfermarse, necesitó hospitalización y apoyo de oxígeno.

“El genoma viral del primer y segundo aislamiento difirió significativamente, indicando que se produjo una reinfección”, detalló.

En el estudio, que está pendiente de revisión para su publicación en la revista médica The Lancet, los autores, un grupo de expertos de distintas áreas y entidades, concluyeron que “es posible que los seres humanos se infecten varias veces por el SARS-CoV-2”, pero indicaron que desconocen “la posibilidad de generalizar este hallazgo”.

Hasta el momento han sido descritos tres casos de reinfección por coronavirus en Hong Kong, Holanda y Bélgica.

El caso de Hong Kong es el de un hombre de 33 años asintomático, el de Bélgica el de una mujer con síntomas leves que no ha requerido hospitalización, mientras que el de Holanda es una persona de la tercera edad con el sistema inmune deteriorado y del que no se ha informado acerca de sus síntomas.

La posible reinfección en Estados Unidos se conoce cuando el país contabiliza 5,889,652 casos confirmados de Covid-19 y 181,186 fallecidos, según el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.

La biofarmacéutica Gilead Sciences dio a conocer este viernes que el Remdesivir, su tratamiento para el coronavirus, reduce hasta en un 62% el riesgo de los pacientes críticos de morir por la enfermedad y aseveró que el medicamento está asociado con una significativa «recuperación clínica mejorada».

Los resultados fueron presentados en la Conferencia Virtual de la COVID-19, que a su vez se enmarca en la 23ª Conferencia Internacional del Sida.

«Estamos trabajando para ampliar nuestra comprensión de la utilidad total de Remdesivir. Para abordar la urgencia de la pandemia, estamos compartiendo datos con la comunidad investigadora lo más rápido posible con el objetivo de proporcionar actualizaciones transparentes y oportunas sobre nuevos desarrollos con Remdesivir «, dijo la directora médica de Gilead, Merdad Parsey.

Agregó que los datos del estudio arrojan datos adicionales sobre el uso de Remdesivir en poblaciones específicas de pacientes, incluidos aquellos que pueden ser susceptibles a tasas más altas de infección por COVID-19, así como otros que son particularmente vulnerables, como niños o mujeres embarazadas y posparto.

El estudio tomó los datos de 312 pacientes de la fase 3 del estudio y los comparó con 818 pacientes con características similares respecto a la gravedad de la enfermedad que recibieron una atención estándar durante el mismo período de tiempo.

Los resultados muestran que el 7.6% de los pacientes tratados con Remdesivir murieron en comparación con el 12.5% de los pacientes que recibieron los cuidados habituales en este tipo de pacientes.

Además, el 74.4% de los pacientes que recibieron tratamiento con el fármaco de Gilead se recuperaron el día 14, en comparación con el 59% de los pacientes que recibieron atención estándar solo.

Asimismo, Gilead Sciences destacó que aún están pendientes de publicación los resultados de una expansión del estudio puesta en marcha 5,600 pacientes adicionales que incluyen a pacientes con ventilación mecánica.

A finales de abril, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de Estados Unidos dio a conocer los resultados preliminares de su propio estudio con Remdesivir que mostró que los pacientes que tomaron este fármaco generalmente se recuperaron después de 11 días, cuatro días más rápido que aquellos que no tomaron el medicamento, si bien el estudio no encontró ninguna reducción estadísticamente significativa en el riesgo de muerte.

Los hallazgos del NIAID llevaron a la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) a emitir una autorización de uso de
emergencia para remdesivir que permitió a los médicos usar el medicamento en pacientes hospitalizados con el virus.

Los problemas cerebrales causados por el Covid-19, desde alucinaciones a accidentes vasculares mortales, podrían ser más habituales de lo que se creía hasta ahora y afectar incluso a los pacientes con síntomas benignos, indicó un estudio presentado este miércoles.

Un equipo de médicos británicos del University College de Londres (UCL) estudió los síntomas neurológicos de 43 pacientes hospitalizados debido a una infección confirmada o sospechosa de Covid-19. Entre estos, hallaron 10 casos de disfuncionamiento cerebral temporal, 12 de inflamación cerebral, ocho accidentes vasculares cerebrales (AVC) y ocho de lesiones nerviosas.

La mayoría de los pacientes aquejados de una inflamación fueron diagnosticados de encefalomielitis aguda diseminada (ADEM), una enfermedad rara generalmente observada en niños tras sufrir una infección viral.

«Hemos identificado un número más elevado de lo previsto de personas aquejadas de problemas neurológicos (…), no siempre relacionados con la gravedad de los síntomas respiratorios», la principal manifestación del virus, dijo Michael Zandi, del Instituto de Neurología Queen Square del University College de Londres.

El estudio, publicado en la revista especializada Brain, señala que en ninguno de los pacientes diagnosticados con problemas neurológicos el virus SARS-CoV-2 estaba presente en el líquido cefalorraquídeo, lo que sugiere que este no atacó directamente el cerebro.

«Dado que la enfermedad existe solo desde hace varios meses, todavía no sabemos cuáles son los daños que puede provocar el Covid-19 a largo plazo», indició Ross Paterson, del mismo Instituto de Neurología.

Pero los «médicos deben ser conscientes de los efectos neurológicos posibles, puesto que un diagnóstico precoz puede mejorar los resultados sobre la salud de los pacientes», agregó.

Los expertos subrayaron a la vez que sus conclusiones no deben interpretarse como una afirmación de que las lesiones cerebrales son muy corrientes. «Es muy poco probable que haya una gran pandemia paralela de lesiones cerebrales inhabituales relacionadas con el Covid-19», según Anthony David, director del Instituto de Salud Mental del UCL.

Investigadores en Inglaterra afirman haber obtenido la primera prueba de que un fármaco mejora las posibilidades de sobrevivir al Covid-19.

Se trata de la Dexametasona, que según el estudio realizado, redujo las muertes de hasta un tercio de enfermos graves hospitalizados.

Una vez anunciados los resultados, el gobierno británico autorizó inmediatamente el uso de dicho esteroide en todo el Reino Unido para enfermos similares a los que mostraron buenos resultados en el estudio. Los investigadores dijeron que publicarán próximamente los resultados, y varios expertos independientes dijeron que era importante conocer los detalles para saber qué clase de efecto tendría la Dexametasona y en quién.

«La conclusión general es que se trata de una buena noticia», dijo el doctor Anthony Fauci, el principal especialista estadounidense en enfermedades infecciosas. «Es una mejora significativa en las opciones terapéuticas disponibles».

El estudio se basa en una prueba amplia y estricta que suministró el medicamento a 2,104 enfermos escogidos al azar, a los que comparó con 4,321 enfermos que recibieron el tratamiento habitual.

Se suministró el medicamento por vía oral o intravenosa. Después de 28 días, el medicamento redujo en un 35% las muertes de enfermos que requirieron tratamiento con respiradores artificiales y en un 20% de los que solo requirieron oxígeno. Aparentemente no ayudó a los enfermos menos graves.

Los investigadores calculan que el medicamento impediría una muerte por cada ocho enfermos con respirador y una de cada 25 muertes de enfermos tratados solamente con oxígeno.

«Son resultados importantes», dijo el doctor Martin Landray, uno de los autores del estudio. «No es una cura, pero sin duda es un gran paso hacia adelante. Una buena noticia es que es «otablemente barata, quizás 20 o 30 dólares para todo un tratamiento», añadió.

El fármaco reduce la inflamación que suele producirse en los enfermos de Covid-19 como reacción del sistema inmune al combatir la infección. Esta reacción excesiva lesiona los pulmones y puede ser fatal.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros grupos de expertos aconsejan no utilizar esteroides en etapas tempranas de la enfermedad porque pueden impedir la eliminación del virus.

Foto: Twitter @fedkukso

La Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, afirmó esta tarde que el estudio que publicó el premio Nobel de Química 1995, Mario Molina, permite sustentar científicamente las medidas que ha implementado el Gobierno capitalino para proteger la salud de la población ante la pandemia del Covid-19

El trabajo “Identificando la transmisión atmosférica como la ruta dominante para la propagación del COVID-19”, refiere que el uso de los cubrebocas en público corresponde a la medida más efectiva para prevenir la transmisión de la enfermedad.

“La invitación al doctor Mario Molina y otros artículos científicos, son para darle sustento a esto que estamos solicitando en la Ciudad de México del uso del cubrebocas siempre que uno sale a las calles. Hay otros artículos que están en este sentido y es una manera de contribuir al debate, no se trata desde nuestra parte de generar más que una información adicional”, dijo la mandataria.

Sheinbaum Pardo comentó que para hacer más eficiente el uso del cubrebocas es necesario mantener las medidas sanitarias personales como la sana distancia, lavado frecuentemente de manos y/o uso de gel antibacterial.

Por su parte la secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación, Rosaura Ruiz Gutiérrez, comentó que se mantienen los estudios del virus que causa COVID-19 relacionados con las temperaturas que resiste y distancia desde la que se puede transmitir, por lo que el cubrebocas permite reducir el contagio.

José Mario Molina-Pasquel y Henríquez indicó que en su estudio publicado se explica cómo partículas que no son perceptibles a la vista, similares a las PM2.5 que se usan para medir la contaminación, llamadas aerosoles nacientes de la atomización humana, principalmente al hablar, representan la ruta para la transmisión de la enfermedad.

“La Organización Mundial de la Salud, algo que estaban equivocados, es que decían que la transmisión del virus del COVID-19 nada más se hace por las gotas grandotas, esas sí se ven, cuando tose uno o estornuda uno. Pero lo que no reconocían y apenas lo están reconociendo ahora, es que no solamente son esas gotas gigantescas, sino los aerosoles los que no se ven, los que transmiten el virus”, expresó.

Mario Molina señaló que el uso del cubrebocas contribuye a disminuir los contagios en el transporte público y representa una medida determinante para definir la forma de propagación de la pandemia entre la población.

Además, en el estudio se informa que esta medida redujo significativamente el número de infecciones por más de 78 mil casos en Italia, entre el 6 de abril y el 9 de mayo, y por más de 66 mil casos en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos entre el 17 de abril y el 9 de mayo.

En el artículo también se concluye que, el implementar políticas sin fundación científica puede tener consecuencias catastróficas, particularmente en vista de los intentos para reabrir la economía en muchos países.

China calificó este jueves de «desinformación», el estudio de Estados Unidos que apunta a que el nuevo coronavirus habría surgido en el país en agosto pasado, meses antes de lo que se pensaba hasta ahora.

El estudio preliminar de investigadores de las prestigiosas universidades de Boston y Harvard indica que la epidemia pudo surgir en el verano de 2019 en Wuhan, basándose en las imágenes de satélite que muestran una afluencia inhabitual en los estacionamientos de los hospitales desde agosto del año pasado.

Asimismo, muestra el aumento de las consultas de la palabra «tos» en el motor de búsqueda chino Baidu.

Este estudio, que todavía no ha sido publicado en ninguna revista científica, podría ser la prueba de que China habría escondido al mundo durante varios meses la existencia del nuevo coronavirus.

Pero el ministerio chino de Relaciones Exteriores consideró que el estudio está «lleno de deficiencias» y «burdamente fabricado».

La portavoz del ministerio, Hua Chunying, ve en el mismo la prueba de la existencia de una campaña en Estados Unidos para «crear y diseminar deliberadamente desinformación contra China».

«Responsables políticos y medios estadounidenses actúan como si hubieran descubierto un tesoro, como si tuvieran la prueba de que China escondió la epidemia», dijo la funcionaria.

Según las autoridades chinas, el nuevo coronavirus fue detectado en diciembre y China compartió a principios de enero su código genético con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estados Unidos y China se han enfrascado en los últimos meses en una batalla sobre el origen del virus. Las autoridades estadounidense sugieren que pudo escapar de un laboratorio en Wuhan, mientras que Pekín ha dado a entender que pudo haber sido traído por soldados estadounidenses.

El virus SARS-CoV-2 pudo haber estado propagándose en China desde agosto del año pasado, sugiere una investigación de Harvard Medical School, en Estados Unidos.

Los resultados están basados en las búsquedas en internet de los distintos síntomas de la enfermedad Covid-19 y en imágenes satelitales de los estacionamientos de hospitales de la ciudad china de Wuhan, donde parece que se registró el primer brote; el análisis de estos estacionamientos ha dado pistas a los científicos de los patrones de viaje de los ciudadanos a los centros hospitalarios.

En el artículo, publicado en un repositorio de la propia Universidad de Harvard, los investigadores muestran tanto un aumento del tráfico en los estacionamientos de los hospitales como de las búsquedas en la red de los síntomas de la enfermedad, meses antes de diciembre de 2019, cuando se documentó el inicio de la pandemia.

«Aunque no podemos confirmar si el incremento del volumen estaba directamente relacionado con el nuevo virus, nuestra evidencia apoya otros recientes trabajos que demuestran que la emergencia ocurrió antes de que se identificara en el mercado de mariscos de Wuhan».

En este sentido, insisten, se observa «una tendencia al alza» en el tráfico hacia los centros hospitalarios y en el volumen de búsquedas en internet «a partir de finales del verano y principios del otoño de 2019».

Mientras que las búsquedas del síntoma respiratorio de la tos muestran fluctuaciones estacionales que coinciden con las temporadas anuales de gripe, la diarrea es un síntoma más específico del Covid-19 y sólo muestra una asociación con la epidemia actual, indican los autores en su escrito.

Para llegar a sus conclusiones, el equipo de científicos recogió 111 imágenes de satélite de Wuhan (múltiples sitios por imagen) desde el 9 de enero de 2018 hasta el 30 de abril de 2020.

Entre el período analizado hubo una tendencia general al alza de aumento de la ocupación de los hospitales; en concreto, a partir de agosto de 2019 se detectó un incremento en la ocupación de los estacionamientos, culminando con un pico en diciembre de ese año.

Si bien los hospitales tienen, tanto en otoño como en invierno, días de alto volumen relativo, entre septiembre y octubre, cinco de los seis hospitales analizados mostraron diariamente su mayor número de ocupación. Esto coincide además con los elevados niveles de consultas en el buscador chino Baidu de los términos «diarrea» y «tos».

Los autores también apuntan que se ve una gran disminución del volumen de ocupación de hospitales y de los datos de las consultas de búsqueda tras el cierre sanitario de Wuhan el 23 de enero de 2019.

Estos hallazgos corroboran asimismo la hipótesis de que el virus emergió de forma natural en el sur China, concluyen los autores.

Por su parte, Pekín calificó como «ridículo» el estudio publicado; científicos dijeron que la investigación no ofrecía pruebas convincentes sobre cuándo comenzó el brote.

Paul Digard, virólogo de la Universidad de Edimburgo, afirmó que el uso de búsquedas en internet e imágenes de satélite sobre tráfico en los hospitales para detectar brotes de enfermedades «es una idea interesante con alguna validez». No obstante, indicó que los datos son solo correlativos y, como destacaron los científicos de Harvard, no pueden identificar la causa.

«Es un trabajo interesante, pero no estoy seguro de que nos haga avanzar mucho», dijo Keith Neal, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas en la Universidad de Nottingham.

La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, afirmó que «creo que es ridículo, increíblemente ridículo, llegar a esta conclusión basado en observaciones superficiales como el volumen de tráfico».

El dolor de cabeza y la pérdida del olfato son los síntomas más frecuentes entre los pacientes contagiados de una forma leve o moderada de Covid-19, afirma un estudio publicado en la revista médica Journal of Intern Medicine.

Y aunque el estudio indica que esto ha sido determinado en pacientes europeos que viven con Covid-19, en México se ha reportado dichos síntomas.

El estudio señala que siete de cada diez enfermos sufría estos dos síntomas, según las conclusiones de este trabajo elaborado con 1,400 pacientes que habían dado positivo a Covid-19 en Bélgica, España, Francia, Italia y Suiza.

Los otros síntomas más comunes son congestión nasal (67,8%), tos (63,2%) y cansancio (63,3%), seguidos de dolores musculares (62,5%), moqueo (60,1%) y pérdida del gusto (54,2%). En cambio, solo se detectó fiebre en menos de la mitad de pacientes (45,4%).

La investigación epidemiológica en pacientes europeos con una forma no severa de Covid-19 fue realizada por la Federación Internacional de Sociedades de Otorrinolaringólogos para evaluar la frecuencia de la pérdida del olfato (anosmia) y del gusto (ageusia).

«La capacidad de la covid-19 de invadir el bulbo olfatorio y por consiguiente el sistema nervioso central es probablemente una pista» para explicar la anosmia, según el hospital Foch de Francia.

Si bien tanto la anosmia como la ageusia habían sido poco descritas en estudios con pacientes chinos, que presentaban principalmente fiebre, tos y dificultades respiratorias, el estudio europeo estima que esta diferencia puede deberse a que en estos casos se trataba de enfermos hospitalizados con formas graves del nuevo coronavirus.

Los autores sostienen una hipótesis de que las sucesivas mutaciones genéticas del coronavirus expliquen la diversidad de síntomas y destacan el hecho de que los europeos tienen un nivel más elevado de la enzima de conversión de la angiotensina 2, (ACE2), que actúa como un receptor del coronavirus.

Subrayan, además, que la frecuencia sintomática varía en función de la edad y el sexo. Los pacientes jóvenes presentan más a menudo afecciones del oído, la nariz y la garganta, mientras que los mayores sufren más fiebre, cansancio y pérdida del apetito.

La tos y la fiebre afectan más a los hombres y las mujeres son más víctimas de pérdida del olfato, el dolor de cabeza y la congestión nasal.

La farmacéutica estadounidense Gilead Sciences dijo este miércoles que su fármaco experimental Remdesivir alivió los síntomas de pacientes de Covid-19 cuando se utilizó en etapas más tempranas de la hospitalización, en comparación con quienes fueron tratados con el medicamento en etapas posteriores.

Las noticias sobre los estudios del fármaco en humanos han tenido fuerte repercusión en los mercados en las últimas semanas impulsando las acciones estadounidenses.

Gilead proporcionó información sobre dos ensayos clínicos en curso. La compañía dijo que un estudio realizado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAIS) cumplió con su objetivo principal de ayudar a los pacientes con Covid-19.

Los resultados de ese ensayo han sido muy esperados porque compara cómo les fue a los pacientes que recibieron Remdesivir y a los pacientes que no lo recibieron. Gilead también proporcionó datos sobre un estudio que realizó en docenas de centros médicos, que no compara el uso de Remdesivir con un placebo.

En el estudio de la biofarmacéutica, el 62% de los pacientes tratados anticipadamente fueron dados de alta de los hospitales, en comparación con el 49% de contagiados que recibieron el fármaco más adelante en la fase de la enfermedad, dijo la compañía.

El ensayo clínico incluyó a 397 pacientes para evaluar la seguridad y eficacia de regímenes de dosis de cinco y diez días de Remdesivir en personas hospitalizadas con síntomas severos del Covid-19.

«El estudio demuestra el potencial de algunos pacientes para ser tratados con un régimen de cinco días, lo que podría ampliar significativamente la cantidad de pacientes que podrían ser tratados con nuestro suministro actual de remdesivir», dijo Merdad Parsey, directora médica de Gilead Sciences.

Recordemos que un borrador del resumen del estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la semana pasada dijo que Remdesivir no logró mejorar la condición de los pacientes ni reducir la presencia del patógeno en el torrente sanguíneo.

En respuesta, la compañía dijo que los hallazgos no fueron concluyentes porque el estudio se terminó antes de tiempo. Las acciones de Gilead cayeron un 4.3% ese día.

El interés en el fármaco de Gilead es especialmente elevado porque en la actualidad no existen tratamientos autorizados ni vacunas para el Covid-19, y los médicos están desesperados por cualquier terapia que pueda alterar el curso de la enfermedad.

Sin embargo, un estudio publicado hoy por la revista médica The Lancet, contradice las afirmaciones de la farmacéutica.

«El tratamiento con Remdesivir no acelera la curación ni reduce la mortalidad relacionada con Covid-19 respecto a un placebo», según este estudio realizado en China.

«No es el resultado que esperábamos, pero hay que tener en mente que solo pudimos contar con 237 pacientes de un objetivo de 453, puesto que la epidemia ya estaba bajo control en Wuhan», dijo el doctor Bin Cao, principal responsable del estudio, en un comunicado de The Lancet.

Cao estima que deberían llevarse a cabo otros estudios para determinar si un tratamiento más precoz con Remdesivir, a dosis más altas o asociado a otros antivirales o anticuerpos neutralizantes podría ser más eficaz en pacientes aquejados de formas graves de Covid-19.

En su reporte diario, autoridades sanitarias confirmaron 26 casos de Covid-19 en México. 11 casos más de los informados la tarde de ayer.

La cifra dada el día de hoy representa un aumento del 62%. Los casos se localizan en: 11 en la CDMX, 4 en Querétaro; 3 en EdoMex; 2 en Puebla; Chiapas, Nuevo León, Coahuila, Durango, Quintana Roo y Yucantán con un caso cada uno. Adicional, se informó que hay 105 casos sospechosos.

17 de los infectados son hombres y 9 mujeres. 20 están en aislamiento en su casa y 6 en hospitales.

Respecto al incremento de infecciones, un estudio publicado por la revista Annals of Internal Medicine. indica que cerca del 97.5% de las personas que desarrollarán síntomas de infección por el coronavirus Covid-19 lo harán dentro de los 11.5 días de la exposición.

El estudio, dirigido por la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, también estimó que por cada 100 mil individuos en cuarentena o aislamiento durante 14 días, sólo 101 desarrollarán síntomas una vez que ésta concluya.

«Según nuestro análisis de los datos disponibles, la recomendación actual de 14 días para el monitoreo activo o la cuarentena es razonable, aunque con ese período se perderían algunos casos a largo plazo», mencionó el responsable del estudio, Justin Lessler.

Para el estudio, los investigadores analizaron 181 casos de China y otros países que se detectaron antes del 24 de febrero. La mayoría de estos involucraron viajes hacia o desde Wuhan, China, la ciudad en el centro de la epidemia, o exposición a personas que habían estado en la provincia de Hubei.

La publicación señala que una estimación precisa del período de incubación de la enfermedad para un nuevo virus hace que sea más fácil para los epidemiólogos evaluar la dinámica probable del brote, y permite a los funcionarios de salud pública diseñar cuarentena efectiva y otras medidas de control.

Fuente: UNAM

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) informó que sólo cuatro de las 273 playas, ubicadas en 70 destinos turísticos, no cumplen con condiciones de limpieza que garanticen su uso recreativo durante este periodo vacacional.

En un comunicado, señaló que las playas Suave, Icacos y Manzanillo, de Acapulco, Guerrero, rebasaron los límites establecidos de 200 NPM/100mL de Enterococos por los cuales se consideran como no aptas para uso recreativo.

Mientras que la playa Concepción Bamba en Santo Domingo Tehuantepec, Oaxaca, no cuenta con resultados disponibles, debido a que se presentaron problemas técnicos que impidieron realizar el muestreo.

La Cofepris analizó en laboratorio más de mil 800 muestras de agua de las playas de mayor afluencia del país, cuyo resultado fue que 98.9% de ellas cumplen los criterios de calidad establecidos como rangos de protección a la población usuaria.

Dicha autoridad, en coordinación con la Red Nacional de Laboratorios de Salud Pública, realizó la toma de muestras de agua de mar durante las semanas previas al actual periodo vacacional. Esto con la finalidad de obtener la media geométrica y generar un valor estadístico que permita señalar si una playa representa o no un riesgo para la salud.

El nivel que la Secretaría de Salud y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) utilizan para establecer que una playa implica riesgo sanitaria, es de 200 Enterococos en 100 mililitros de agua, de conformidad con los lineamientos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estas pruebas son realizadas desde 2003 y han permitido monitorear a la bacteria Enterococcus faecalis, que por sus características puede desarrollarse en un ambiente con 6.5% de cloruro de sodio, pH de 9.6 y entre 10 y 45 grados Centígrados.

Finalmente, hizo un llamado a la población a mantener limpias las playas durante la presente temporada vacacional y cualquier anomalía relacionada con la calidad del agua puede reportarse en los Comités de Playas establecidos en los diferentes destinos turísticos del país.