Tag

gabinete

Browsing

Luego del anuncio del pasado lunes 7 de diciembre, donde el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció cambios en su gabinete, Tatiana Clouthier  tomó posesión como nueva secretaria de Economía.

La dependencia informó a través de un comunicado, que Clouthier Carrillo asumió la titularidad de la dependencia, en sustitución de Graciela Márquez Colín, quien se integró como miembro de la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La SE destacó que Clouthier Carrillo es maestra en Administración Pública por la Universidad Autónoma de Nuevo León y licenciada en Lengua Inglesa por el Tec de Monterrey (ITESM). Tiene estudios en: Cultura de la Legalidad por The George Washington University; en Gobernanza por Harvard University y en Perspectivas Económicas y Políticas para México por Harvard University.

Recordemos que Tatiana Clouthier se desempeñó como coordinadora de la campaña del actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

A través de sus redes sociales, la diputada con licencia confirmó que hoy iniciará el encargo que le encomendó el presidente López Obrador. Aseguró que trabajará para garantizar «el bienestar de todos los [email protected], a través del diálogo, la inclusión, la diversificación y la innovación».

Finalmente, agradeció a su antecesora, por el trabajo realizado al frente de la Secretaría.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, eligió a la diputada Deb Haaland como futura secretaria de Interior, la primera indígena estadounidense en el puesto.

Elegida en 2018, Haaland es diputada nacional por Nuevo México e integrante de la comunidad Laguna Pueblo. De ser confirmada por el Senado, sería la primera indígena estadounidense en dirigir un departamento de ese nivel.

Su elección correspondería con la anunciada intención de Biden de constituir el gabinete más diverso de la historia de La Casa Blanca, además de que ayudaría a dar un nuevo rumbo a las convulsas relaciones del departamento con los pueblos originarios.

El Departamento de Interior es una gran agencia de más de 70,000 empleados que supervisa los recursos naturales del país, incluyendo los parques nacionales, los sitios de petróleo o gas, así como las tierras originarias, hogar de las 578 tribus reconocidas federalmente.

Haaland, de 60 años, se dedicó especialmente en el Congreso a la mejora de los servicios de las comunidades nativas, como la asistencia durante la pandemia de coronavirus, que afectó sobremanera a familias indígenas, y a los esfuerzos para proteger la naturaleza y mitigar el cambio climático. Es también vicepresidenta del Comité de Recursos Naturales del Congreso, que supervisa Interior.

«Sería un gran honor el hacer avanzar la agenda climática de Biden-Harris, ayudar a reparar las relaciones entre gobiernos con las tribus que la administración de Trump ha estropeado, y servir como la primera secretaria de gabinete nativa americana de la historia de nuestra nación», afirmó Haaland en un comunicado que publicó el diario The New York Times.

Esta elección de Biden es vista, sin embargo, como una difícil decisión ya que le haría perder a una demócrata en la Cámara de Representantes en momentos en que la mayoría del partido pende de un hilo. Pero una campaña pública en apoyo al nombramiento de Haaland ha ido ganando peso y docenas de líderes tribales pidieron a Biden que la integrara en su gabinete.

Un día después de que se anunciara su nombramiento como próxima titular de la Secretaría de Economía, la actual diputada federal de Morena, Tatiana Clouthier, informó que no solicitará separarse de su cargo, hasta que el Senado confirme a la actual titular de la dependencia, Graciela Márquez, en la Junta de Gobierno del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Así, Clouthier Carrillo indicó que será hasta ese momento en que pedirá licencia en San Lázaro para asumir su nueva responsabilidad.

«Primero es necesario esperar los tiempos para que la secretaria Graciela Márquez sea designada dentro del Inegi, luego dar el paso para que yo pida licencia, llamar a mi suplente y dar el cambio», declaró la legisladora en conferencia de prensa.

La excoordinadora de campaña de AMLO indicó que ya se ha puesto en contacto con Márquez Colin, para acordar la agenda de transición en la dependencia.

«Adicionalmente quiero decir que nos hemos puesto ya en contacto la secretaria Márquez y yo y hemos planeado esta transición para atender los pendientes en esta dependencia y que no se detenga nada de lo que ya está en tránsito», añadió la diputada.

Tatiana Clouthier dijo que además de ser funcionaria, en los últimos 25 años ha participado en la iniciativa privada, lo que le permite conocer las necesidades del sector empresarial, lo que le permitirá fungir como puente entre el gobierno y la Iniciativa Privada.

“Conozco sus necesidades y demandas. En donde he desempeñado cargos he demostrado mi capacidad para dialogar y construir soluciones de manera conjunta, soy alguien que ha estado siempre orientada a los resultados”, puntualizó.

Reconoció que la encomienda que le dio el presidente López Obrador es un gran reto, sobre todo considerando los tiempos actuales y los efectos que la crisis sanitaria ha dejado en material económica.

«Tengo claro que los tiempos apremiantes en que vivimos requieren de puentes y de mucha escucha, el objetivo de este encargo es muy claro, más y mejores empresas para generar mejores empleos en este querido México”, declaró.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, avanzó este lunes en la conformación del que será su próximo gabinete al anunciar varios altos cargos incluyendo la confirmación de Antony Blinken, quien será su secretario de Estado.

La elección de Blinken, un experimentado diplomático que fue número dos del Departamento de Estado, indica un retorno hacia el multilateralismo después de la estrategia de Donald Trump de distanciarse de los aliados tradicionales de Washington.

Biden también anunció la elección del cubano-estadounidense Alejandro Mayorkas, nacido en La Habana, para dirigir el Departamento de Seguridad Interior (DHS), el primer latino e inmigrante nominado para ese cargo.

«Alejandro Mayorkas, exsubsecretario del DHS, quien ha sido confirmado por el Senado de Estados Unidos tres veces a lo largo de su carrera, será el primer latino e inmigrante nominado para servir como secretario del Departamento de Seguridad Interior», informó el equipo de transición de Biden en un comunicado.

Blinken, de 58 años, fue subsecretario de Estado y asesor adjunto de seguridad nacional durante el gobierno del presidente Barack Obama y tiene estrechos vínculos con Biden.

«No tenemos tiempo que perder en lo que respecta a nuestra seguridad nacional y política exterior. Necesito un equipo listo desde el Día Uno que me ayude a reclamar el puesto de Estados Unidos como presidente de la mesa, a unir al mundo para afrontar los enormes desafíos a los que nos enfrentamos y avanzar en seguridad, prosperidad y valores», señala el comunicado del equipo de transición de Biden.

Entre los nombramientos también destaca el de Jake Sullivan, quien será asesor de Seguridad Nacional, un cargo clave en la Administración estadounidense, y se convertirá en una de las personas más jóvenes en décadas en acceder a este puesto. Sullivan fue uno de los miembros del equipo que participó en las negociaciones que permitieron alcanzar el acuerdo nuclear con Irán. También medió en el acuerdo de alto el fuego de 2012 para Gaza.

Como embajadora de Estados Unidos en la ONU Biden ha escogido a Linda Thomas-Greenfield, que ya ejerció como secretaria de Estado adjunta durante la Administración Obama.  El exsecretario de Estado John Kerry será el enviado especial de Biden para Clima, con asiento en el Consejo de Seguridad Nacional.

Avril Haines será la primera mujer que dirija los servicios de inteligencia estadounidenses como directora de Inteligencia Nacional. Haines ha sido subdirectora de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Reema Dodin y Shuwanza Goff fungirán como subdirectoras de la Oficina de Asuntos Legislativos de La Casa Blanca, uniéndose a Louisa Terrell quien recientemente fue nombrada directora de la Oficina de Asuntos Legislativos de La Casa Blanca.

El equipo de transición de Biden añadió que la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos serán dirigidas por «profesionales experimentados» dispuestos a restaurar el liderazgo en el escenario mundial, así como mantener un liderazgo al interior del país.

Los puestos de gobierno deben ser aprobados por el Senado, una cámara cuyo control aún está en el aire, a falta de que se repartan los dos últimos escaños en juego en Georgia, que están pendientes de una segunda vuelta que tendrá lugar en el mes de enero.

Al asegurar que la lucha feminista es no solamente legítima, sino profundamente necesaria en el país, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reveló que al interior del gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) persisten prácticas de misoginia a las que millones de mujeres se enfrentan día a día.

«Entonces había veces, inclusive en estos gabinetes de seguridad exclusivamente de varones en donde en ocasiones mi opinión, y digo no por el presidente, al contrario el presidente siempre me ha dado mi lugar, pero entre los miembros, una participación mía podría inclusive no ser tomada en consideración en ese momento, aunque yo tuviera la razón y aunque estuviera aportando algo importante», relató la funcionaria.

Compartió que a lo largo de su carrera se ha enfrentado a obstáculos y exclusión. Dijo que se enfrentó a grupos cerrados en donde llegó como primera mujer, y se hicieron cerrados entre sí para que ella ni siquiera pudiera entrar a ese grupo, «bloqueada, totalmente bloqueada».

La funcionaria aseguró que no se puede hablar de un país totalmente democrático hasta que las mujeres tengan una representatividad igual a la de los varones.

Enfatizó que desde que el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó su proyecto y la invitó a ocupar la dependencia, supo que estaba apostando a un cambio profundo que buscaba remover los fondos que se habían empantanado en décadas de administraciones desiguales y heteropatriarcales.

Dijo que el ser la encargada de la política interior de México representa una oportunidad única para sentar el precedente que permita que cada vez más mujeres ocupen puestos estratégicos en la toma de decisiones.

Sánchez Cordero sostuvo que se han logrado cosas importantes como la conformación de una legislatura paritaria y la consolidación de un gabinete integrado por hombres y mujeres en la misma proporción.

El Secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos, informó que dio positivo a COVID-19, por lo que se encuentra en aislamiento y trabajando desde casa, desde donde atiende los temas relacionados con la dependencia.

«Informo que a partir de esta noche estoy en aislamiento por dar positivo a COVID-19. He notificado a las personas con las que tuve contacto para que tomen previsiones, y sigo las indicaciones médicas», detalló el funcionario a través de un mensaje en Twitter.

El caso de Villalobos se suma al de varios altos funcionarios y miembros del gabinete de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) contagiados por el coronavirus.

El pasado 13 de agosto, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, muy cercana al mandatario, confirmó que dio positivo a COVID-19.

Antes de ella, el secretario de Hacienda y Crédito Público (SCHP), Arturo Herrera, informó el 25 de junio que dio positivo a COVID-19, después de la secretaria de la Función Pública (SFP), Irma Eréndira Sandoval, quien anunció su contagio el 27 de abril.

Entre los otros altos cargos cercanos a López Obrador que han sufrido la enfermedad están el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, y el procurador federal del Consumidor, Ricardo Sheffield, ambos ya recuperados.

Pese a las recomendaciones, los miembros del gabinete no suelen portar tapabocas cuando aparecen en eventos con el presidente, quien ha cuestionado su eficacia en varias ocasiones.

También han dado positivo siete gobernadores estatales: de Durango, Quintana Roo, Tamaulipas, Hidalgo, Tabasco, Querétaro y Guerrero.

Tras meses de choques de declaraciones entre el Gobierno federal y las autoridades estatales por la estrategia sanitaria y económica frente a la pandemia de coronavirus, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se reunirá mañana con los gobernadores del país.

En el encuentro de la Conferencia Nacional de Gobernadores, que tendrá lugar en San Luis Potosí, los mandatarios estatales pedirán apoyos económicos y fiscales para atender la crisis sanitaria y expondrán sus diferencias por el plan de reapertura aplicado por el gobierno federal desde junio.

Una de las principales diferencias es el semáforo epidemiológico que cada 15 días actualiza la Secretaría de Salud federal y que determina el grado de reapertura económica y social en cada estado según su situación sanitaria.

El último en levantar la voz fue el gobernador de Aguascalientes, Martín Orozco, quien reclamó a las autoridades federales por pintar a su estado en rojo (máximo riesgo), lo que conlleva el cierre de la economía no esencial; aseguró que el estado seguirá en naranja, con la economía no esencial abierta a medias.

A finales de julio, los gobernadores de Aguascalientes, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas, todos opositores, exigieron «la salida inmediata» del subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, a quien López Obrador encargó la estrategia contra el Covid-19.

Los mandatarios locales aseguraron que la estrategia «no ha dado resultado y que ha costado la vida a decenas de miles» de personas en México, que lo convierten en el tercer país de la región con más decesos, por detrás de Estados Unidos y Brasil.

Los desencuentros no han sido exclusivos con gobiernos de oposición. La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, admitió «diferencias» con el semáforo de López-Gatell, mientras que el gobernador de Tabasco, Adán Augusto López, decidió permanecer en color rojo por riesgo de contagios aunque la Secretaría de Salud lo situó en color naranja.

El subsecretario López-Gatell defiende la utilidad de su semáforo, que mide la ocupación hospitalaria, la tendencia de hospitalizaciones, la detección de casos y la tendencia de contagios.

A mediados de marzo, cuando el gobierno de López Obrador todavía no había decretado el cierre de la economía, algunos estados tomaron la iniciativa de decretar el cierre de escuelas y espacios públicos.

La crisis económica derivada de la pandemia llevó a los gobernadores de Jalisco, Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Durango y Michoacán a exigir una reforma del pacto fiscal, a fin de aportar menos recursos a la Federación y conservarlos para atender la pandemia.

Sobre le encuentro de mañana, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, quien ha fungido como enlace entre López Obrador y los gobernadores, dijo estar optimista por el trato «respetuoso y el diálogo» que sostendrán.

Explicó que primero habrá una reunión entre el gabinete federal y los miembros de la Conago, en la que se abordarán temas sobre participaciones federales, economía, educación, salud, gobernabilidad, función pública, entre otros.

Posteriormente, detalló, López Obrador junto al gabinete legal y ampliado, encabezará un encuentro privado con la Jefa de Gobierno, la y los gobernadores del país.

«Hoy más que nunca debemos de estar unidos pues la pandemia aún no ha terminado, una reactivación económica en puerta, tenemos que avanzar y construir juntos para sacar al país adelante. Estamos seguros que la unidad será la causa común de esta importante reunión», añadió Sánchez Cordero.

Recordemos que la semana pasada, cuando confirmó el encuentro, el presidente López Obrador aseguró que la reunión será para sumar y llegar a acuerdos, descartando peleas con los gobernadores.

«No nos vamos a pelear, si no ¿a qué voy? Vamos a dialogar y a buscar opciones, alternativas a los problemas en beneficio de la gente. O sea, no vayan a crear ustedes muchas expectativas, que piensen que va a haber un encontronazo. No, no va a ser así, es un diálogo constructivo», declaró el mandatario.

Al ser cuestionado sobre las órdenes de aprehensión emitidas en contra de 19 ex mandos de la Policía Federal, entre los que se encuentra el extitular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Jesús Orta, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) dijo que su gobierno está cumpliendo con la responsabilidad de no tolerar la corrupción y de no ser encubridores.

«Este asunto, como otros, se presentó en el gobierno anterior. Si no se denuncia, pues nosotros nos convertimos en encubridores. La información que se tiene es que se hizo una investigación sobre los gastos de la Secretaría de Gobernación que tenían que ver con la Policía Federal, se sacaba dinero en efectivo de bancos y no había comprobantes (…) lo que procedía era presentar una denuncia a la fiscalía, ellos hicieron la indagatoria y llegaron a la conclusión de que no hay comprobantes sobre el manejo de estos fondos», dijo el mandatario.

Afirmó que como este caso, hay muchos otros, en los que si el gobierno no presenta las denuncias correspondientes, se estarían convirtiendo en cómplices.

Señaló que la instrucción que tienen todos los servidores públicos que colaboran en su gobierno, es que al conocer de un presunto delito, se denuncie sea quien sea, porque lo que se busca es acabar con la corrupción.

Reiteró que durante mucho tiempo, el principal problema de México era la corrupción, convirtiéndose en la causa principal de la desigualdad social y de la desigualdad económica. Acusó que por la corrupción hay pobreza y se desató la violencia en el país.

«No permitir la corrupción, desterrar la corrupción, aunque se enojen los corruptos, conservadores. Les ofrecemos disculpas por anticipado, pero no vamos a dejar de limpiar al país de corrupción, tenemos que acabar con esa pandemia, más que eso ¿no?, la peste funesta de la corrupción».

Fue en ese punto donde dijo que si hay indicios de corrupción dentro de su gobierno, casos en donde estén favoreciendo a empresas, a familiares, a amigos, se va a denunciar.

En ese sentido, reveló que ayer durante una reunión con el gabinete, les pidió cuidar al gobierno, de no caer en lo que sucedió con Genaro García Luna o con Emilio Lozoya.

Reconoció que «lo único que podría afectarnos es que se dieran casos de corrupción en el gobierno, eso sería una gran decepción, una traición al pueblo y se darían gusto los conservadores. Entonces, les plantee que además de principios, de ideales, políticamente teníamos que cuidar que ningún funcionario se involucrara en actos de corrupción».

Y aunque dijo que es tarea de la Secretaría de la Función Pública (SFP) vigilar lo que sucede en el gobierno, él le pidió a todos sus colaboradores estar pendiente. Además, hizo un llamada a la ciudadanía a que le ayuden en la tarea de prevenir dichas prácticas, y para ello dijo, estar pendientes de si se veía a un funcionario en malos pasos: cambiar de estilo de vida, se cambian de casa, adquirir carros y cosas humillantes, cambios en la forma de vestir,  accesorios, relojes, cadenas, viajes, entre otras cosas que pueden dar un indicio de que algo no está bien.

«Estar todos pendientes. Yo, decirle a la gente, si hay un servidor público de este gobierno que ya lo están viendo muy fantoche, tirando aceite, ayúdennos», dijo el mandatario.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró esta mañana no tener información certera sobre la supuesta renuncia del titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú.

«No tengo todavía una información certera sobre esta posible renuncia», contestó AMLO al ser cuestionado sobre el rumor de la salida de Jiménez Espriú de su gabinete.

Así, el presidente dijo no saber sobre el rumor que comenzó a circular en redes sociales desde el pasado sábado, es decir, tres días después de que algunos periodistas dieran por confirmada la salida de Jiménez Espriú, AMLO aseguró no tener clara la situación.

Adelantó que se reunirá «hoy o mañana» con su hasta ahora colaborador para aclarar la información; reiteró que a Jiménez Espriú lo respeta mucho. 

Periodistas, entre los que destacan Darío Celis, Joaquín López-Dóriga y Ricardo Alemán, dieron por confirmada la salida de Jiménez Espriú de la SCT. Algunos de ellos apuntaron que la decisión del ingeniero se debió a la decisión del presidente de darle el control de las aduanas y puertos a las fuerzas armadas.

Según el propio Darío Celis,  los nombres que suenan para reemplazar a Jiménez Espriú al frente de la SCT son: Lázaro Cárdenas Batel, actual coordinador de asesores del presidente López Obrador; Octavio Romero director de Pemex, y Gerardo Ferrando director del Grupo Aeroportuario.

El Partido Acción Nacional (PAN) en la Cámara de Diputados, solicitó el reemplazo inmediato del gabinete energético del gobierno federal, encabezado por la titular de la Secretaría de Energía (Sener), Rocío Nahle García, y los directores generales de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Octavio Romero Oropeza y Manuel Bartlett Díaz, respectivamente.

A nombre de la bancada del PAN, Juan Carlos Romero Hicks indicó que el reemplazo de los funcionarios es necesario “ante la incompetencia, el manejo ideológico y tratar de rescatar por decreto a Pemex y CFE de sus muy serios problemas económicos”.

Los panistas calificaron el acuerdo de la Sener por el que emite la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional, como “la primera auténtica estatización” del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), dado que frena la inversión privada en energías limpias o renovables.

El diputado panista indicó que más allá de la cadena de irregularidades para la entrada en vigor de la medida, una de las más graves y directas afectaciones sobre la población mexicana es el desplazamiento de la generación limpia de electricidad para regresarnos al carbón y el combustóleo, altamente contaminantes”.

Afirmó que “una vez más se vuelve a atropellar el Estado de derecho y la certidumbre para los inversionistas nacionales y extranjeros que enfrentan la incongruencia de que todo lo que acuerdan en un contrato se puede venir abajo de la noche a la mañana».

Acusaron que por si fueran suficientes los casos del aeropuerto de Texcoco y de la cervecera Constellation Brands, ahora se elimina la posibilidad de instalar plantas de energía limpia como la eólica y la solar, que resultan más baratas y sin impacto al medio ambiente.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) encabezó este viernes la reunión del Gabinete de Seguridad en San Luis Potosí, estado que aseguró, mantiene una baja incidencia con relación a otros estados, gracias a la labor dedicada y coordnada que realiza el gobernador Juan Manuel Carreras.

Indicó que la baja incidencia delictiva se logra a pesar de que San Luis Potosí colinda con otras entidades que presentan mayor delincuencia.

“Es una isla que ha podido mantener la paz y la tranquilidad. Esto no significa que sea un paraíso en materia de seguridad pública pero no hay un desbordamiento desmesurado en delitos que afecten a la población”, subrayó el mandatario.

Resaltó que Carreras es uno de los tres gobernadores que atienden todos los días, de manera personal, el tema de la inseguridad al sesionar con el gabinete de seguridad local. Dijo que asumir directamente el tema y no delegarlo ha sido fundamental.

“Se trabaja de manera coordinada. Quiero agradecer al gobernador Juan Manuel Carreras por esta participación. El problema es grave y amerita atención permanente, perseverancia, no delegar a funcionarios de menor nivel o rango sino asumir este asunto desde los puestos más elevados de la administración”.

Por su parte el secretario de Marina, José Rafael Ojeda Durán, precisó que en San Luis Potosí todos los delitos van a la baja, con excepción del robo a transportistas, concentrándose principalmente en las carreteras federales.

Reconoció que en periodo dos años sólo se han registrado 522 homicidios en el estado, lo que lo pone en una posición aceptable en incidencia delictiva.

En este periodo, explicó el mando militar, se han registrado 18 ataques contra las fuerzas de seguridad. Los municipios de Matehuala y Ébano son los que mayores índices delictivos presentan.

De acuerdo con datos de la Marina, el Cártel de Jalisco, Cártel del Golfo, Los Zetas y Los Talibanes, son los grupos delictivos que operan en la red carretera para el trasiego de drogas.

Para atender esta problemática, abundó Ojeda Durán, se tienen desplegados en el estado a 7 mil 910 agentes federales. Expuso que recientemente se incorporaron a la vigilancia carretera, 322 expolicías federales, que se suman a los 540 efectivos del Ejército y 673 de la Guardia Nacional, para tareas de procuración de la seguridad pública.

Ojeda Durán también reconoció que el estado presenta un déficit del 51% en policías. Actualmente, San Luis Potosí cuenta con poco más de 3 mil agentes y necesita 4 mil para atender la demanda.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) informó este miércoles que se constituyó el Gabinete para el Crecimiento Económico, el cual operará bajo la coordinación del actual jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo.

Tras la reunión que sostuvo con integrantes de los gabinetes legal y ampliado en ´Palacio Nacional, el mandatario aseguró que el país tiene grandes posibilidades de crecimiento.

“Hay condiciones inmejorables para crecer: finanzas públicas sanas, peso fuerte, baja inflación, aumento de inversión extranjera, aprobación del T-MEC y, lo más importante, honestidad, paz y gobernabilidad”, dijo AMLO a través de sus redes sociales.

La presidencia ha informado que la encomienda que tendrá el Gabinete es el fomento a las inversiones y el crecimiento de la economía del país.

Recordemos que en noviembre pasado, se anunció el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura del Sector Privado, que contempla una inversión de 859 mil millones de pesos en lo que resta del sexenio por parte de la iniciativa privada.

El Gabinete para el Crecimiento Económico incluirá a las secretarias de Hacienda, Energía, Comunicaciones y Transportes, Economía y Medio Ambiente, entre otras, según confirmó la titular de la Sener, Rocío Nahle.

Pedro Sánchez juró este miércoles ante el rey de España el cargo de presidente de un inédito gobierno de coalición con la izquierda radical de Podemos, cuya configuración aún debe anunciar.

Elegido por el Congreso de los Diputados la tarde de ayer al frente del primer gobierno de coalición desde el fin de la dictadura de Francisco Franco (1975), Sánchez juró respetar la Constitución ante el rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela.

«Prometo por mi conciencia y honor cumplir fielmente con las obligaciones del cargo de presidente del gobierno, con lealtad al rey, y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado», dijo Sánchez.

Al igual que lo hiciera en junio de 2018 cuando llegó al poder mediante una moción de censura que desbancó al conservador Mariano Rajoy, juró el cargo sin Biblia ni crucifijo, lo que era costumbre hasta entonces.

Licenciado en Economía de 47 años, Sánchez tendrá ahora que formar su gabinete, donde tendrán cabida sus socios de Podemos, formación surgida del movimiento antiausteridad de los «indignados» que llega por primera vez al gobierno.

Según el Partido Socialista (PSOE), el anuncio del organigrama se producirá la semana próxima, aunque inicialmente se esperaba fuera en estos días. De hecho, el Palacio de Moncloa, sede del gobierno, había anunciado un primer consejo de ministros este viernes, que hasta ahora está en suspenso.

«El presidente pide unos cuantos días para poder armar un gobierno» que pueda ser «estable», porque «tenemos muchos problemas acumulados», justificó la vicepresidenta saliente Carmen Calvo, minimizando las críticas por el retraso luego de una sesión de investidura realizada en la última semana de la temporada de Navidad.

Vencedor de las elecciones legislativas del 10 de noviembre, Sánchez obtuvo el martes la confianza de la Cámara Baja por una muy ajustada diferencia (167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones), lo que augura una legislatura difícil.

El gobierno se verá obligado a negociar a múltiples bandos para sacar cada ley en un contexto de gran polarización y con la derecha y la extrema derecha realizando una oposición sin tregua.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reafirmó esta mañana su confianza y respeto a los integrantes de su gabinete, de quienes dijo, son gente preparada y capaz, comprometida con su proyecto de gobierno.

“Se llevan muy bien, hay diferencias, hay pluralidad y respeto a la opinión a cada miembro del gabinete, y siempre se llega a un acuerdo», dijo el mandatario federal al ser cuestionado sobre supuestas diferencias entre los titulares de las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la de Agricultura y Desarrollo Rural (Sagarpa).

En su conferencia de prensa matutina, AMLO afirmó que el secretario de Medio Ambiente, Víctor Manuel Toledo, ha sido un defensor “de toda la vida», razón por la que lo invitaron a ser parte del gobierno, pues acusó que la dependencia que ahora encabeza, antes era concesionada a partidos políticos.

“A veces se concesionaba o se le entregaba a partidos después de las alianzas que se hacían y se entregaba a gente sin experiencia, no profesionales, no comprometidos con la naturaleza», sostuvo el mandatario federal.

A su vez, Víctor Manuel Toledo, negó que haya algún problema con el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, quien presuntamente reclamó la inacción de la Semarnat, ante la crisis en el Alto Golfo de California.

“Estamos acostumbrados a disentir para llegar a acuerdos que beneficien a los mexicanos», dijo el funcionario federal, quien recomendó mucha prudencia a los reporteros, “porque es impresionante la cantidad de fake news. No hay ningún problema con el secretario de Agricultura», sentenció.

El presidente de Chile, Sebastian Piñera, removió este lunes a ocho de sus ministros, incluido su cuestionado jefe de gabinete Andrés Chadwick, y nombró al economista liberal Ignacio Briones como ministro de Hacienda, en un intento de hacer frente al estallido social.

En medio de manifestaciones frente al palacio presidencial de La Moneda en el momento en que se realizaban los anuncios, el mandatario derechista confirmó la salida de ocho ministros y ratificó en sus cargos a los otros 16, entre ellos el canciller Teodoro Ribera.

Los nombramientos incluyen a Gonzalo Blumel como nuevo jefe de gabinete, quien ejercía como ministro secretario general de Presidencia, y era uno de los ministros más carismáticos, además de ser el más joven, con 41 años.

En Hacienda estará Briones, exdecano de la escuela de gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, que a sus 46 años reemplaza a Felipe Larraín, fuertemente cuestionado por su recomendación «a los románticos» de comprar flores al anunciar en septiembre que Chile no había registrado inflación, y que incluso el valor de las flores había bajado.

La exintendenta de Santiago, la médica Karla Rubilar, con una alabada participación en las últimas protestas ciudadanas, asumió como vocera del Ejecutivo, en reemplazo de Cecilia Pérez, quien pasó al ministerio del Deporte.

El exlíder del movimiento estudiantil «pingüino de 2006», Julio Isamit, asumió como nuevo ministro de Bienes Nacionales, mientras que la exsubcretaria de Previsión Social María José Zaldívar toma las riendas del ministerio del Trabajo.

El exsubsecretario de obras públicas Lucas Palacio asumió la cartera de Economía, en reemplazo de Andrés Fontaine, criticado por pedir a la población «levantarse más temprano» para enfrentar al alza en la tarifa del metro en la horas de mayor flujo de pasajeros.

Esta alza en la red de transporte público más utilizada por los santiaguinos detonó las protestas sociales que hoy mantienen en jaque al gobierno de Piñera, a 20 meses de haber asumido su segundo mandato.

El exministro de Bienes Nacionales Felipe Ward asume como ministro secretario de la Presidencia.

Bellum omnium

contra omnes.

Thomas Hobbes

Hace un año el presidente Andrés Manuel López Obrador dio un manotazo al anunciar, sentado frente a un libro titulado ¿Quién manda aquí?, que la construcción del aeropuerto de Texcoco, el NAIM, quedaba cancelada. Desde entonces ha querido dejar en claro que, en este país, quien manda es él.

Pero en el momento en que su autoridad se hizo más necesaria que nunca, el presidente decidió no mandar. Optó por subirse a un avión comercial y quedar incomunicado. Al aterrizar en Oaxaca, en lugar de haberse ido a Culiacán, siguió adelante con su agenda como si la violencia de Sinaloa no mereciera una revisión de sus planes de fin de semana.

La conferencia mañanera del día siguiente la llevó a cabo desde Oaxaca y en Culiacán dejó a los integrantes del Gabinete de Seguridad Pública a que le dieran la cara a los reporteros y periodistas del estado en el que el día anterior se había vivido el terror.

Lo poco que dijo López Obrador la mañana del 18 de octubre en Oaxaca fue que dio la instrucción de que los integrantes del Gabinete de Seguridad no oculten ninguna información respecto a lo ocurrido en Culiacán. Esto evidentemente no ha ocurrido ya que seis días después no sabemos ni siquiera si es o no cierta la versión del New York Times respecto a que en el operativo se detuvo no solo a Ovidio Guzmán, también a su medio hermano, Iván, a quien también se dejó en libertad.

AMLO insiste en la pacificación y en no utilizar la fuerza. “Quien usa la fuerza no tiene autoridad moral”, declaró airoso el presidente desde Oaxaca. No tendrá autoridad moral, pero tiene autoridad, sin adjetivos, como se vio en Culiacán. Y es que ha quedado más que claro que esto de la pacificación y el desarme voluntario no le interesa al crimen organizado.

Pero ante esta realidad, el presidente sigue montado en su macho: no vamos a cambiar de estrategia. Y culpa a ‘sus adversarios’ de ser quienes lo invitan a modificar el plan. Curioso que ‘sus adversarios’ sean los medios; los columnistas; quienes cuestionamos que claramente no se está pacificando al país. Uno esperaría que el presidente vea como adversarios a quienes tomaron rehenes en Culiacán y provocaron la muerte de ya catorce personas, según el recuento al momento de escribir estas líneas.

Quizás en lugar de leer el libro que estaba sobre su escritorio hace un año, cuando dio el manotazo del NAIM, ¿Quién manda aquí?, valdría la pena que lea a Max Weber quien explica que la principal razón de ser del Estado es tener el monopolio del uso legítimo de la fuerza. Cuando esto falla, el Estado deja de cumplir con su razón de ser.

 

Columna completa en EL UNIVERSAL