Tag

gustavo petro

Browsing

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, aseguró este lunes que su país y México pueden ser los «ejes fundamentales» de la unidad latinoamericana y valoró la interconexión que hay entre ambas naciones.

Las declaraciones del mandatario colombiano se produjeron tras recibir en la Casa de Nariño de Bogotá, sede del ejecutivo, al secretario de Relaciones Exteriores de nuestro país, Marcelo Ebrard, con quien se reunió tras haber sido investido presidente ayer.

«El pueblo mexicano y el pueblo colombiano pueden ser ejes fundamentales de la unidad latinoamericana», dijo Petro en un video compartido por Ebrard.

El presidente colombiano agregó que la unidad latinoamericana puede convertirse en «una voz grande en el universo que permita que nuestras culturas, nuestra sangre, nuestras luchas puedan tener éxitos, puedan avanzar, y podamos ser eso que decía (el filósofo mexicano José) Vasconcelos: la raza cósmica, la unidad de la sangre del mundo».

En el discurso que dio ayer, Petro afirmó que «la unidad latinoamericana no puede ser una retórica», razón por la cual hizo un llamado a la unión para que la región sea fuerte en un «mundo complejo».

«Hoy necesitamos estar más juntos y unidos que nunca. Como dijo alguna vez Simón Bolívar: ‘La unión debe salvarnos, como nos destruirá la división si llega a introducirse entre nosotros’. Que se acabe la división de América Latina. Pero la unidad latinoamericana no puede ser una retórica, un mero discurso», afirmó Petro en su discurso.

El mandatario colombiano, que sucedió en el cargo a Iván Duque, aseguró el domingo que para Latinoamérica es hora de dejar atrás los bloques, los grupos y las diferencias ideológicas «para trabajar juntos.

En esa línea, además de su encuentro con Ebrard, el mandatario colombiano se reunió en su primer día como presidente con su homólogo chileno, Gabriel Boric, entre otros funcionarios de varios países que asistieron a su investidura.

Junto a Marcelo Ebrard y la comitiva de la cancillería, la esposa del presidente López Obrador, Beatriz Gutiérrez Müller, acudió a la toma de protesta y posterior reunión con Petro.

Gustavo Petro hizo historia este domino al convertirse en el primer presidente de izquierda en Colombia, un país tradicionalmente gobernado por conservadores y moderados, quien prometió tender la mano a la oposición y llevar adelante una lucha contra el cambio climático que incluya un diálogo con Estados Unidos.

En su primer mensaje como presidente electo, el exguerrillero y actual senador buscó alejar los temores sobre su futura administración al asegurar que «vamos a desarrollar el capitalismo en Colombia, no porque lo adoremos sino porque tenemos primero que superar la pre-modernidad en Colombia, el feudalismo en Colombia, los nuevos esclavismos».

En el conteo preliminar de la Registraduría y con más del 99% de las urnas contabilizadas, el izquierdista obtuvo 50.48% de los votos, mientras que su contendiente, Rodolfo Hernández registró 47.26%.

El resultado oficial de la elección se declarará luego del escrutinio legal que suele conocerse unos días después, aunque históricamente en Colombia los resultados preliminares han coincidido con los finales. Además, tanto el presidente Iván Duque como su contendiente reconocieron los resultados.

El presidente Iván Duque felicitó en su cuenta de Twitter a Petro. Varios líderes latinoamericanos, entre ellos los mandatarios de Venezuela, Nicolás Maduro; de Argentina, Alberto Fernández, y de México, Andrés Manuel López Obrador, entre otros, también reconocieron el triunfo del senador colombiano.

La de Petro es la más reciente victoria política de la izquierda en América Latina alimentada por el deseo de cambio de los votantes. Chile, Perú y Honduras eligieron presidentes de izquierda en 2021 y en Brasil el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva lidera las encuestas para las elecciones presidenciales de este año.

Los colombianos han dado un giro drástico al elegir a un candidato de oposición al gobierno del conservador Duque, quien entregará el poder el 7 de agosto y ha enfrentado bajos niveles de popularidad luego de atravesar la pandemia y sortear en 2021 multitudinarias protestas contra una reforma fiscal que luego derivaron en reclamos por la desigualdad, la violencia policial y el desempleo.

El exmandatario de centroderecha Álvaro Uribe (2002-2010), quien ha sido un duro crítico de Petro y una figura central de la política colombiana en los últimos años, sostuvo en Twitter que «para defender la democracia es menester acatarla» y agregó que «Gustavo Petro es el Presidente. Que nos guíe un sentimiento: Primero Colombia».

Petro ha prometido gobernar para las minorías y los pobres, que en Colombia alcanzan el 39% de la población, según cifras oficiales de 2021. Con un discurso populista y en contra de las élites, se propone aumentar los impuestos a los más adinerados y garantizar la educación pública gratuita desde la infancia hasta la universidad, el empleo con un salario básico y aumento de los subsidios.

En sus primeros 100 días Petro pretende enfocar sus esfuerzos en un plan de emergencia contra el hambre, impulsar un ingreso vital de medio salario mínimo (128 dólares) para las madres cabezas de hogar, suspender las pruebas de fracking, y condonar los créditos de 10,000 jóvenes en el Icetex, la entidad estatal que financia la educación superior.

Petro, quien ha sido senador y alcalde de Bogotá, también buscará impulsar una rápida transición energética, porque considera que Colombia debe pasar de una «economía depredadora» a una para «la vida». Durante la campaña aseguró que no emitiría nuevas licencias de explotación petrolera, lo que golpearía una industria que representa casi el 4% del Producto Interno Bruto (PIB).

En el ámbito internacional, el presidente electo está dispuesto a reanudar las relaciones diplomáticas con Venezuela, rotas desde 2019 por Duque y Maduro. También haría cambios en las relaciones con Estados Unidos buscando una renegociación del tratado de libre comercio que firmaron ambas naciones hace una década y nuevas salidas en la lucha contra el narcotráfico.

A pesar de que ha defendido su política exterior, basada en la no intervención y en la autodeterminación de los pueblos, este viernes el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) rechazó la «guerra sucia» que enfrenta el candidato a la Presidencia de Colombia por el Pacto Histórico, Gustavo Petro, que dijo, es de lo «más indigno y cobarde».

Aunque ha pedido que otros gobiernos no opinen sobre las contiendas electorales en México, esta mañana el presidente criticó la campaña que en Colombia se ha desatado contra Petro, esto después de su victoria en la primera de la elección presidencial del pasado 29 de mayo.

«Me molesta mucho la campaña en su contra», dijo López Obrador, quien pese a posicionarse sobre el tema prometió no inmiscuirse en los procesos electorales de Colombia, ni de ningún otro país.

«Es de veras indigna, ruin y es lo que ya nosotros hemos enfrentado, yo espero que la gente en Colombia no se deje manipular y que actúe con libertad y que vote por el que quiera, pero no a esa guerra sucia», sostuvo López Obrador.

El mandatario dijo que la guerra sucia es «un menosprecio a la persona» porque presupone que «el ser humano puede ser manipulable, que es un objeto» y «no un sujeto». Esa es «la mentalidad de estos publicistas mercenarios».

El presidente apuntó que los ataques mediáticos que está sufriendo el candidato de la izquierda colombiana con la
«campaña de calumnias», es parecida a la que él mismo sufrió durante varios años en México. «Hasta las empresas aportaban dinero para la campaña», recordó.

«Si se tiene el medio y el mensaje pues funciona, todos se alinearon, no existían las redes sociales, no existían, pero fíjense en lo que es el pueblo, aún con todo y eso ganamos y tuvieron que hacer el fraude el día de la elección y los días posteriores, tuvieron que rellenar urnas y falsificar actas y se negaron a contar los votos», relató AMLO en referencia a la elección presidencial de 2006 y 2012.

Recordemos que Gustavo Petro se impuso en la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia, con poco más del 40% de los votos, seguido de la gran sorpresa de los comicios, el ultraderechista y autoproclamado candidato anticorrupción, Rodolfo Hernández, con el 28%.

La situación parece haberse emparejado tras el primer encuentro, y ahora los sondeos colocan a Hernández ligeramente por encima de Petro, que se enfrenta a un escenario desconocido desde que empezó todo el proceso, en el que siempre estuvo al frente de las intenciones de voto de los colombianos.

Horas después de las declaraciones, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia lamentó las declaraciones de López Obrador, calificándolas de «injerencia desobligante en los asuntos internos de nuestro país».

La dependencia aseguró que existen las garantías institucionales para todos los aspirantes a la Presidencia. Dijo que «tanto los que apoyan a un candidato, como al otro, merecen todo el respeto de la comunidad internacional y de altos dignatarios».

Le solicitaron a AMLO respetar la autonomía del pueblo colombiano para escoger a su próximo presidente sin injerencias que traten de influir en los electores.