Tag

INEGI

Browsing

En el primer trimestre del año, y con cifras desestacionalizadas, el Producto Interno Bruto (PIB) registró un avance del 1%, en términos reales, a tasa trimestral, según informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El dato fue revisado ligeramente al alza, ya que la cifra preliminar publicada el mes pasado por el INEGI apuntaba un crecimiento trimestral de 0.9%.

Con el nuevo dato, se confirma que la economía suma dos trimestres consecutivos con aumentos, además de que es la mayor variación desde el segundo trimestre del 2021.

Por componente y con series ajustadas por estacionalidad, el comportamiento fue el siguiente: el PIB de las actividades terciarias aumentó 1.3%, el de las secundarias 1.2% y el de las actividades primarias disminuyó 2% respecto al trimestre anterior.

A tasa anual y con series desestacionalizadas, el PIB ascendió 1.8%, en términos reales, en el primer trimestre de 2022. Por grandes grupos de actividades económicas, el PIB de las actividades secundarias creció 3%, el de las primarias 2.1% y el de las terciarias 0.9%.

El INEGI también dio a conocer que la actividad económica avanzó un 0.4% interanual en marzo, empujada en particular por las actividades primarias.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) es el resultado del aumento anual del sector agrícola (6.5%) y del industrial (2.6%), mientras que los servicios decrecieron un 0.9%. Es la primera caída del sector servicios después de cuatro meses consecutivos de crecimiento.

Según cifras desestacionalizadas, sin factores coyunturales y de calendario, el IGAE también tuvo un ligero incremento mensual de 0.3%.

Frente al mes anterior, el sector primario avanzó un 4.5%, mientras que el secundario creció un 0.4% y el terciario bajó un 0.1%.

El IGAE es un indicador preliminar de distintos sectores que muestra la tendencia o dirección que la economía mexicana tendrá en el corto plazo.

El costo de los actos de corrupción en México al realizar pagos, trámites o solicitudes de servicios públicos y otros contactos con autoridades asciende a 9,500 millones de pesos, reveló el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La cifra equivale a 3,044 pesos en promedio por persona afectada, reportó el INEGI de acuerdo a la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (Encig) 2021.

El 86.3% de la población consideró «frecuentes» los actos de corrupción en las instituciones de gobierno, y se advierte que el 14.7% de la población que realizó trámites, pagos, solicitudes de servicios, o bien, tuvo contacto con algún servidor público, experimentó «actos de corrupción».

A pesar de la cifra, el INEGI reportó un decremento de 32.9% del costo total de la corrupción frente a la edición anterior, que documentó una afectación de 14,141 millones de pesos en 2019. También implica una reducción de 28.1% en el costo por persona de los actos de corrupción, que dos años atrás fue de 4,233 pesos.

«En 2021, el contacto con autoridades de seguridad pública fue el trámite con mayor porcentaje de experiencias de corrupción, con 65%. Le siguen los trámites ante el Ministerio Público, con 24%», expuso el Inegi.

Las policías son la segunda peor institución pública evaluada, solo por encima de los partidos políticos, que solo obtienen la confianza de 27.9% de la población. La encuesta indica que solo uno de cada tres mexicanos confía en las policías.

En contraste, las Fuerzas Armadas, el Ejército y la Marina, son la tercera institución pública mejor evaluada, con una confianza de 71% de la población. Las primeras dos son las escuelas públicas de nivel básico y las universidades, cada una con la confianza de casi 79% de la población.

En zonas urbanas, 48.2% de la población de al menos 18 años declaró estar satisfecha con los servicios públicos básicos y bajo demanda. En esta materia, la ciudadanía reportó estar más satisfecha con la recolección de basura y agua potable en las ciudades, con grados de satisfacción de 70.5% y 53.7%, respectivamente.

La tasa de inflación bajó en la primera quincena de mayo hasta el 7.58%, al registrar una disminución de 0.06% respecto a la quincena anterior, informó este martes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El dato anual de la primera quincena de mayo supone también una ligera reducción frente al dato de todo el mes de abril, cuando la inflación quedó en un 7.68% interanual, su mayor nivel desde enero de 2001.

El INEGI recordó que en la misma quincena de 2021 hubo una disminución quincenal del 0.01% en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), con lo que la inflación quedó entonces en el 5.8% anual.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, aumentó un 0.31% quincenal y dejó la tasa anual en el 7.24%, mientras que el índice de precios no subyacentes retrocedió un 1.15% a tasa quincenal, pero se incrementó un 8.60% interanual.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.35% en la quincena y un 9.45% anual, mientras que los servicios crecieron un 0.25% quincenal y 4.76% anual. En los no subyacentes, los agropecuarios aumentaron un 0.47% respecto al periodo inmediato anterior y un 12.67% frente al mismo lapso del año pasado. Los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno decrecieron un 2.45% en la quincena, pero subieron un 5.46% anual.

Pese a la ligera desaceleración en la inflación, los niveles de inflación permanecen en los más altos de hace dos décadas. Los precios al consumidor cerraron 2021 con una subida del 7.36%, un nivel no visto en 20 años por la alza de insumos básicos como los agropecuarios o la energía.

La meta del Banco de México (Banxico) es del 3 % anual. Para responder a la alza de precios, Banxico elevó el pasado 12 de mayo la tasa de interés al 7%, lo que representa el octavo incremento consecutivo del objetivo.

La tasa de desempleo en nuestro país se situó en 3.5% en el primer trimestre del año, una reducción de 0.9 puntos porcentuales frente al 4.4% del mismo lapso de 2021, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

«Un total de 56.1 millones de personas se encontraban ocupadas, 3.1 millones de personas más con relación al mismo trimestre de 2021», indicó el INEI en su reporte.

La Población Económicamente Activa (PEA) totalizó 58.1 millones de personas, lo que implica un aumento de 2.7 millones frente al mismo lapso de 2021, cuando millones de personas se vieron forzadas a salir del mercado laboral por la pandemia.

Aun así, 2 millones de personas permanecen desocupadas, añadió Graciela Márquez, la presidenta del INEGI. «En el mismo periodo, 5 millones de personas tuvieron la necesidad de trabajar más horas (subocupadas), representando un 9% de la población ocupada», agregó la titular del organismo.

El INEGI también señaló una disminución de 0.2 puntos porcentuales en la tasa de desempleo frente al trimestre pasado, con base en cifras desestacionalizadas.

Sin embargo, pese a la caída en el desempleo, el INEGI reportó un incremento interanual de 1.8 millones de trabajadores en el sector informal, que concentró más de 30.97 millones de personas.

De esta manera, la tasa de informalidad quedó en 55.2% de la fuerza laboral total, un aumento interanual de 0.1 puntos porcentuales.

La informalidad ha avanzado a pesar de que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), principal indicador de la formalidad, registró un récord de más de 21 millones de empleos formales en abril.

El INEGI reportó 7.6 millones de personas «disponibles», es decir, que tomarían un trabajo si tuvieran la oportunidad, pero no buscan uno de forma de activa, por lo que el instituto los reporta fuera de la PEA.

El organismo también señaló la persistencia de la brecha de género. Mientras el 75.8% de los hombres están en la fuerza laboral, un incremento de 1.6 puntos porcentuales ante el mismo trimestre de 2021, solo el 43.6% de las mujeres están en el mercado, un aumento interanual de 2 puntos.

Al considerar a la población ocupada con relación al sector económico en el que trabajan, 6.5 millones de personas (11.6% del total) trabajan en el sector primario, 14.2 millones (25.3%) en el secundario o industrial y 35.1 millones (62.5%) están en el terciario o de los servicios. El restante 0.6% no especificó su actividad económica.

Por regiones, las entidades que durante el primer trimestre de 2022 tuvieron las tasas de desocupación más altas fueron Ciudad de México (5.8%), Estado de México (5.3%), Coahuila (5%), Tabasco (4.8%) y Tlaxcala (4.4%).

La inflación en México se aceleró en abril a niveles no vistos en más de 21 años, reforzando las expectativas de que el Banco de México (Banxico) volverá a subir su tasa clave de interés esta semana.

El Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) se ubicó en un 7.68% a tasa interanual, su mayor nivel desde enero de 2001, de acuerdo con cifras divulgadas este lunes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

«En abril 2022, la inflación general anual fue de 7,68 %, mostrando un incremento mensual de 0,54 %», dijo en Twitter la presidenta del INEGI, Graciela Márquez.

Sin embargo, estuvo por debajo de las proyecciones del mercado, que según una encuesta de Reuters, era una tasa de un 7.72%.

Por su parte, la inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, registró una variación mensual de 0.78%, y de 7.22% anual, también la más alta desde enero de 2001.

Banxico, que tiene un objetivo permanente de inflación de un 3% más menos un punto porcentual, ha elevado la tasa referencial en un total de 250 puntos base en sus últimas siete reuniones de política monetaria hasta su nivel actual de 6.5%.

Su siguiente decisión está programada para el próximo jueves. Analistas anticipan un nuevo aumento de 50 puntos base, siguiendo los pasos de la Reserva Federal de Estados Unidos la semana pasada, según un sondeo del grupo financiero Citibanamex.

Sólo en abril, los precios crecieron un 0.54%, mientras que el índice subyacente arrojó una tasa del 0.78%. Los productos que más incrementos sufrieron en el mes fueron el jitomate, la gasolina de bajo octanaje, el pollo y el aguacate, añadió el INEGI.

En abril de 2021, hace justo un año, hubo un aumento mensual del 0.33% en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), con lo que la inflación quedó entonces en el 6.08%.

El dato anual de abril supone también un aumento frente al de marzo, cuando la inflación quedó en un 7.45% interanual.

Recordemos que apenas la semana pasada, el gobierno federal presentó el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (Pacic), pactado con las principales empresas de alimentos del país y que incluye una mayor producción de granos como maíz, frijol y arroz, pero descarta la aplicación de controles de precios.

Los precios al consumidor cerraron 2021 con una subida del 7.36%, un nivel no visto en dos décadas, debido a la preocupante alza de insumos básicos como los agropecuarios o la energía. La inflación de 2020 cerró en un 3.15%, mientras que en 2019 la inflación fue del 2.83% y en 2018 los precios al consumidor se elevaron un 4.83%.

En febrero de 2022 y con cifras desestacionalizadas, la Inversión Fija Bruta disminuyó 3% a tasa mensual, informó este viernes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Se trata de su peor resultado desde la disminución de 3.08% que se reportó en junio de 2021, y que además significó romper una racha de cuatro meses con avances. También se trata de la caída más pronunciada para un mismo mes desde 2020.

El INEGI añadió que por componente y con datos ajustados por estacionalidad, en febrero de 2022, los gastos efectuados en Construcción cayeron 8.2% a tasa mensual y en Maquinaria y Equipo total, de origen nacional e importado, aumentaron 6.7%.

En febrero de 2022 y con series desestacionalizadas, la Inversión Fija Bruta creció 1.5% a tasa anual en términos reales. A su interior, los gastos en Maquinaria y Equipo total ascendieron 13.2% y en Construcción se redujeron 6.1%.

De acuerdo con el INEGI, este dato proporciona información sobre el comportamiento mensual de la inversión fija, integrada por los bienes utilizados en el proceso productivo.

Mañana se celebra en nuestro país el Día del Niño, fecha que fue reconocida en mayo de 1916, en Tenayuca, Veracruz, aunque fue hasta el 30 de abril de 19241 que se oficializó su celebración a nivel nacional.

A propósito, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) presentó datos de la población de 0 a 11 años de edad, a partir de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

En México, el artículo 5º de la Ley General de los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes define a las niñas y niños como las personas que tienen menos de 12 años de edad.

Según datos del Censo de Población y Vivienda, en 2020 residían en México 25.2 millones de personas de 0 a 11 años; los cuales representaban el 20% del total de personas en territorio mexicano (126 millones).  Su distribución por sexo fue 12.4 millones de niñas (49.3%) y 12.8 millones de niños (50.7%).

Del total de la población de 0 a 11 años (25.2 millones) del país, 2% (427 mil) se declararon con autoadscripción afromexicana o afrodescendiente. De este grupo de personas, 51% (216 mil) fueron niños y 49% (211 mil) niñas.

La afrodescendencia se refiere al criterio de autorreconocimiento de la persona como afromexicana o afrodescendiente, es decir, que es descendiente de personas provenientes del continente africano que llegaron a México durante el periodo colonial. También incluye a las personas de origen africano que llegaron posteriormente al país

En 2020, la proporción más alta de niñas y niños afromexicanos o afrodescendientes se concentró en Guerrero con 15% (64 mil); Estado de México con 10% (44 mil); Oaxaca con 9% (41 mil), y Veracruz con 8% (33 mil).

Con base en los datos del Cuestionario Ampliado del Censo de Población y Vivienda 2020, se estimó que 3.8 millones de personas de 3 a 11 años, de acuerdo con su cultura, se autoidentificaron como indígenas: 50% (1.9 millones) fueron niñas y 50% (1.9 millones) niños.

La distribución al interior del territorio nacional mostró que las concentraciones más altas se ubicaron en Oaxaca con 12.5% (476 mil) y en Chiapas con 12.3% (469 mil).

De acuerdo con los datos del Censo de Población y Vivienda 2020, en México había 19.4 millones de personas de 3 a 11 años. De ellas, 95% (18.4 millones) no hablaba alguna lengua indígena y 5% (un millón) es hablante de alguna lengua indígena. De los niños hablantes de lengua indígena, 28% (280 mil) declaró no hablar español.

Las tres lenguas indígenas que más se hablan por niños y niñas de 3 a 11 años fueron: el Náhuatl con 18%, el Tseltal y el Tsotsil, con 14% cada una.

Foto: Twitter @UNICEFMexico

El Producto Interno Bruto (PIB) del país avanzó un 0.9% entre enero y marzo de este año, respecto al trimestre anterior, debido al crecimiento de los sectores de servicios y el industrial, según los datos preliminares divulgados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Según cifras desestacionalizadas, sin factores coyunturales por temporada, la economía marcó esta subida intertrimestral del 0.9% gracias al avance del sector servicios del 1.1% y del industrial (1.1%, parcialmente frenado por la sustancial caída del sector agropecuario 1.9%.

De esta manera, la economía mexicana marcó finalmente un crecimiento tras mantenerse invariable (0%) en el último trimestre de 2021 y caer un 0.4% en el tercer trimestre del 2021.

En cifras originales, el PIB creció un 1.6% interanual en el primer trimestre del 2022, gracias al alza de las actividades secundarias (2.9%), primarias (1.8%) y terciarias (0.6%).

«Hoy publicamos la estimación oportuna del producto interno bruto. En el primer trimestre de 2022 y considerando cifras reales, las variaciones fueron: aumento del 0,9 % trimestral y del 1,6 % anual», resumió en Twitter la presidenta del INEGI, Graciela Márquez.

Recordemos que el país tuvo en 2021 un crecimiento anual de 4.8% apoyado por el crecimiento del sector industrial (6.5%), el de servicios (4.1%) y el agrícola (2.9%). Hubo una contracción de 8.2% del PIB en 2020, su peor desplome desde la Gran Depresión de 1932. Creció un 2.1% en 2018,  y tuvo una contracción de 0.3% en 2019.

Para este 2022, instituciones financieras y expertos estiman un crecimiento de entre el 2% y el 3%. Factores como la guerra en Ucrania podrían afectar negativamente el pronóstico. En tanto la Secretaría de Hacienda estima que el PIB crezca un 3.4% este año.

La tasa de desempleo se ubicó en 3% de la población económicamente activa (PEA) en marzo, una cifra inferior al 3.9% del mismo mes en 2021, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

«La población desocupada fue de 1.7 millones de personas y la tasa de desocupación de 3% de la PEA. Respecto a marzo de 2021 la población desocupada descendió en 425,000 personas y la tasa de desocupación fue menor en 0.9 puntos porcentuales», indicó el INEGI.

En cifras desestacionalizadas, es decir, sin factores coyunturales por temporada, la tasa de desocupación fue de 3.5%, unos 0.3 puntos porcentuales menos frente al mes inmediato anterior.

La PEA fue de 58.4 millones de personas de 15 años y más, lo que representó una tasa de participación de 58.8%. Dicha población fue superior en más de 2.5 millones respecto a la de marzo de 2021.

Dentro de la PEA, la población ocupada se ubicó en un 97% en marzo. Las personas subocupadas, es decir, las que declararon tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas, fueron 4.8 millones (el 8.4% de la población ocupada), lo que significó un decremento de 2.2 millones de personas con relación a marzo de 2021.

La ocupación informal en marzo ascendió a 31.6 millones y situó la tasa en el 55.8%, inferior en 0.9 puntos porcentuales a la de marzo de 2021.

La población ocupada por sector de actividad se distribuyó de la siguiente manera: en los servicios el 43.3% del total; en el comercio el 19.1%; en la industria manufacturera el 16.7%; en las actividades agropecuarias el 11.5%; en la construcción el 8%. Además, en «otras actividades económicas» (que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas) se ocupó el 0.8% de la población activa, mientras que el 0.6% no especificó su actividad.

Por género, la PEA femenina en marzo fue de 23.1 millones y la masculina de 35.2 millones, con una tasa de participación económica de 44.2% en las mujeres en edad de trabajar y de 75.2% en los hombres.

México registró un superávit en su balanza comercial de 198.7 millones de dólares en marzo pasado, una cifra que se compara con el déficit de 2,953 millones de dólares del mismo mes de 2021, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

«La información oportuna de comercio exterior de marzo de 2022, con cifras originales, muestra un superávit comercial de 199 millones de dólares, saldo que se compara con el déficit de 2,953 millones de dólares en igual mes de 2021», indicó el INEGI.

Las exportaciones sumaron en marzo 52,000 millones de dólares, un 20.9% superior al mismo periodo del año pasado. Las ventas petroleras crecieron 67.6% al situarse en 3,566.8 millones de dólares, mientras que las no petroleras subieron 18.4% hasta los 48,433 millones de dólares.

Asimismo, las importaciones totalizaron 51,801.7 millones de dólares en marzo, siendo un 12.7% mayores a la reportada en el mismo mes del pasado año. Las compras petroleras cayeron 13.8% año respecto al periodo anterior, al ubicarse en 5,673.1 millones de dólares, mientras que las no petroleras aumentaron 17.1% al sumar 46,128.6 millones de dólares.

De esta manera, en el primer trimestre del año, México registró un déficit comercial de 4,794,6 millones de dólares tras registrar 132,145.6 millones de dólares en exportaciones y 136,940.1 millones de dólares en importaciones.

Recordemos que nuestro país tuvo en 2021 un déficit comercial de 11,491.1 millones de dólares, un dato negativo que se compara con el superávit de 34,013 millones de dólares reportado en 2020, un año en el que cayeron tanto las exportaciones como las importaciones por la pandemia de la COVID-19. En 2019 el superávit fue de 5,409 millones de dólares, y en 2018 hubo un déficit de 13,618 millones de dólares.

La actividad económica del país avanzó un 2.5% interanual en febrero empujada especialmente por el sector de servicios y por el industrial, informó este lunes el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El INEGI indicó en un comunicado que este avance en el Indicador Global de la Actividad Económica de México (IGAE) es el resultado del aumento del sector de los servicios (2.7%) y del industrial (2.5%), mientras que el agrícola cayó un 2.9%, en cifras originales.

Según cifras desestacionalizadas, sin factores coyunturales y de calendario, el IGAE se mantuvo invariable respecto al mes previo.

Frente al mes anterior, el sector terciario avanzó un 0.6%, mientras que el primario cayó un 3.8% y el secundario bajó un 1%.

El IGAE es un indicador preliminar de distintos sectores que muestra la tendencia o dirección que la economía tendrá en el corto plazo, detalló el INEGI.

Paralelamente a las cifras divulgadas por el INEGI, esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció que el el gobierno federal implementará un programa para enfrentar la inflación a través de la autosuficiencia alimentaria.

“Ningún país puede salir adelante si no produce; en estos momentos es fundamental sembrar maíz, frijol y arroz para no depender. Así como debemos ser autosuficientes en energéticos, tenemos que ser autosuficientes en alimentos”, subrayó.

López Obrador sostuvo que en la actualidad es fundamental apoyar al campo y a los productores a fin de resarcir el rezago de sexenios anteriores.

“Eso es lo que estamos tratando ahora, fortalecer la producción y dar facilidades para que haya libre mercado, que no haya aranceles y que podamos adquirir lo que nos convenga en el extranjero, sobre todo, productos de la canasta básica”, explicó.

Reiteró que se buscan alternativas para controlar la inflación, por lo que en breve presentará el plan al pueblo de México.

Recordó que los precios de las gasolinas permanecen estables a partir de las acciones de rescate de Pemex. “Ahora con la inflación no tenemos aumentos de precios y, con relación a Estados Unidos, nosotros tenemos una inflación en energéticos de 0.6 y ellos tienen 2.5”, detalló.

AMLO indicó que la pandemia de COVID-19, así como la guerra entre Rusia y Ucrania generaron un desajuste mundial e impactaron en los precios de servicios y bienes de consumo. “Nosotros nos vamos a proteger aquí, estamos trabajando en eso y vamos a procurar tener inflación baja con relación a otros países, pero es un fenómeno mundial”, añadió.

La percepción de inseguridad aumentó del 65.8% en diciembre al 66.2% en marzo, según reveló este martes la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana divulgada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Esto significa que el 66.2% de la población de 18 años y más percibe que vivir en su ciudad es inseguro, un alza de 0.4 puntos porcentuales frente al resultado de hace tres meses.

«En marzo de 2022, 66.2% de la población de 18 años y más consideró que es inseguro vivir en su ciudad. Este porcentaje nacional no representa un cambio estadísticamente significativo con relación a los porcentajes registrados en marzo y diciembre de 2021, que fueron de 66,4 y 65,8 %, respectivamente», apuntó el INEGI

En el primer trimestre del año, la percepción de inseguridad fue mayor en el caso de las mujeres con 71.1%, mientras que en hombres fue del 60.4%.

En lo referente a la percepción de inseguridad en espacios físicos específicos, el 76.4% de la población manifestó sentirse insegura en los cajeros automáticos localizados en la vía pública; 70.2% en el transporte público; 61.7% en el banco y 58.6% en las calles que habitualmente usa.

Durante el primer trimestre de 2022, el porcentaje de la población que mencionó haber visto o escuchado conductas delictivas o antisociales en los alrededores de su vivienda fue de consumo de alcohol en las calles (60.7%); robos o asaltos (54.6%), y vandalismo en las viviendas o negocios (42.2%).

En ese mismo periodo también se identificaron venta o consumo de drogas (39.3%); disparos frecuentes con armas (38.9%); bandas violentas o pandillerismo (26,6 %); tomas irregulares de luz (13.8%) y robo o venta ilegal de gasolina o diésel, el llamado huachicol (3.1%).

Las ciudades con mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que vivir en su ciudad es inseguro fueron Fresnillo (97.1%); Ciudad Obregón (94.1%); Zacatecas (91.7%); Cuautitlán Izcalli (89.5%); Irapuato (87.6%) y Guadalajara (87.1%).

En tanto, las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron San Pedro Garza García (11.7%); Tampico (20.4%); Piedras Negras (22.2%); Mérida (22.4%) y Saltillo (24.1%).

La tasa de inflación subió en marzo hasta el 7.45 %, su mayor nivel en 21 años, tras un aumento de los precios en el tercer mes del año del 0.99% respecto al mes anterior, impulsado por los energéticos, los alimentos y los agropecuarios, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En marzo de 2021, hace justo un año, hubo un aumento mensual del 0.83% en el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), con lo que la inflación quedó entonces en el 4.67%.

El dato anual de marzo supone también un aumento frente al de febrero, cuando la inflación quedó en un 7.28% interanual.

El índice de precios subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, aumentó el 0.72% mensual y dejó la tasa anual en el 6.78%, señaló el INEGI en un comunicado.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.93% y los servicios crecieron un 0.47%, con una tasa anual del 8.69% y del 4.62%, respectivamente. En los no subyacentes, los agropecuarios aumentaron un 1.23% respecto al mes anterior y los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno aumentaron un 2.24%.

Dentro de los agropecuarios, los precios de los productos pecuarios (ganaderos) aumentaron un sustancial 1.32% mensual. Mientras que los energéticos crecieron en marzo un 3.01% mensual. A nivel anual, los precios de los agropecuarios aumentaron un 16.12%, mientras que las tarifas energéticas se elevaron un 4.73%. De este modo, la partida de no subyacentes aumentó un 1.79% mes contra mes y aumentó un 9.45% interanual.

Por último, el índice de precios de la canasta de consumo mínimo, conformada por 176 productos y servicios, presentó un aumento del 1.10% mensual y del 8.07% interanual. Los tres productos con el mayor aumento mensual en su precio fueron el transporte aéreo (41.69%), el aguacate (13.84%) y los servicios turísticos en paquete (12.83%).

El INEGI también anunció que en marzo el Índice Nacional de Precios al Productor, incluyendo el petróleo, presentó una variación al alza del 1.96% respecto del mes anterior, alcanzando una variación anual del 10.36%.

La Inversión Fija Bruta creció un 8.6% interanual en enero pasado, impulsada por el alza tanto de la construcción como de la maquinaria y equipo, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El INEGI indicó que se obtuvo este resultado en el primer mes del año por el aumento del 10% en la construcción y del 6.6% en el gasto de maquinaria y equipo.

Según datos ajustados por estacionalidad, la Inversión Fija Bruta aumentó 2.2% en enero pasado frente al mes precedente, debido a los aumentos del 4.8% en la construcción, mientras que la maquinaria y equipo cayó un 1.1%

La Inversión Fija Bruta creció un 10% interanual en 2021 impulsada por la reactivación económica tras pasar la peor etapa de la pandemia del coronavirus. En cambio, cayó un 18.2% interanual en 2020 arrastrada por la crisis de la pandemia de COVID-19.

En 2019 esta inversión se contrajo el 4.9%, mientras que creció 0.6% en 2018 y disminuyó un 1.5% en 2017.

De acuerdo con el INEGI, la Inversión Fija Bruta permite conocer el comportamiento de la inversión en el corto plazo, y está integrada por los bienes utilizados en el proceso productivo durante más de un año y que están sujetos a derechos de propiedad.

Además, el INEGI también informó este miércoles que la producción de automóviles aumentó un 0.81% anual en marzo, un mes todavía afectado por la escasez de insumos que dejó la pandemia de COVID-19.

El número de automóviles fabricados en México fue de 305,976 unidades en marzo, apenas cerca de 2,500 unidades más que en el mismo mes de hace un año, cuando se produjeron 303,515 unidades.

De esta manera, en el primer trimestre del año la producción de vehículos ligeros subió un 3.40% interanual, hasta las 849,045 unidades. En la misma línea, las exportaciones de vehículos mexicanos crecieron un 2.49% anual en el mismo mes.

En marzo se vendieron unos 262,494 vehículos ligeros al exterior, unos 6,000 más que en el mismo mes de 2021, cuando se exportaron 256,119 unidades, agregó el INEGI. No obstante, en el primer trimestre del año la exportación de vehículos cayó un 1.82% interanual, hasta los 680,992 vehículos.

Mientras que en el tercer mes del año, las ventas nacionales cayeron un 1.16% frente al mismo mes de hace un año, hasta las 95,199 unidades. En los primeros tres meses de 2022, la caída en las ventas de vehículos ligeros en el mercado nacional es del 2.86%, hasta las 253,839 unidades.

La tasa de desempleo en el país se ubicó en 3.7% de la población económicamente activa (PEA) en febrero pasado, una cifra inferior al 4.4% del mismo mes en 2021, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

«La población desocupada fue de 2.2 millones de personas, 3.7% de la PEA. Respecto a febrero de 2021 la población desocupada se redujo en 249,000 personas y la tasa de desocupación fue menor en 0.7 puntos porcentuales», de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, Nueva Edición (ENOEN) que difunde el INEGI.

En cifras desestacionalizadas, sin factores coyunturales por temporada, la tasa de desocupación fue de 3.7%, un 0.1 punto porcentual más frente al mes inmediato anterior.

La PEA fue de 58.2 millones de personas de 15 años y más, lo que representó una tasa de participación de 58.7%. Dicha población fue superior en más de 3 millones respecto a la de febrero de 2021. Dentro de la PEA, la población ocupada se ubicó en un 96.3% en febrero.

Las personas subocupadas, es decir, las que declararon tener necesidad y disponibilidad para trabajar más horas, fueron 5.2 millones (el 9.2 % de la población ocupada), lo que significó un decremento de 2.1 millones de personas con relación a febrero de 2021.

La ocupación informal en febrero ascendió a 30.6 millones y situó la tasa en el 54.6%, inferior en 0.7 puntos porcentuales a la de febrero de un año antes.

La población ocupada por sector de actividad se distribuyó de la siguiente manera: en los servicios el 43.9% del total; en el comercio el 19.4%; en la industria manufacturera el 16.6%; en las actividades agropecuarias el 10.8%; en la construcción el 7.8%.

Además, en «otras actividades económicas», que incluyen la minería, electricidad, agua y suministro de gas, se ocupó el 0.8% de la población activa, mientras que el 0.7% no especificó su actividad.

Del total de ocupados, 67.7% opera como trabajador subordinado y remunerado ocupando una plaza o puesto de trabajo, mientras que 22.8% trabaja de manera independiente o por su cuenta sin contratar empleados. Por su parte, 5.4% son patrones o empleadores y finalmente el 4.1% se desempeñan en los negocios o en las parcelas familiares, contribuyendo de manera directa a los procesos productivos pero sin un acuerdo de remuneración monetaria.

Por género, la PEA femenina en febrero fue de casi 23 millones y la masculina de 35.25 millones, con una tasa de participación económica de 43.5% en las mujeres en edad de trabajar y de 76.1% en los hombres.

La tasa de inflación en el país subió en febrero hasta el 7.28%, tras un aumento de los precios en el segundo mes del año del 0.83% respecto al mes anterior, impulsado por los pecuarios, los energéticos y las mercancías, informó este miércoles el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

En febrero de 2021 hubo un aumento mensual del 0.63% en el Índice de Precios al Consumidor (IPC), con lo que la inflación quedó entonces en el 3.76%.

El dato anual de febrero supone también un ligero aumento frente al de enero, cuando la inflación quedó en un 7.07% interanual.

El Índice de Precios Subyacente, considerado un mejor parámetro para medir la carestía general porque elimina artículos de alta volatilidad en sus precios, aumentó el 0.76% mensual y dejó la tasa anual en el 6.59%, señaló el INEGI.

Dentro del subgrupo de bienes y servicios subyacentes, las mercancías aumentaron el 0.96% y los servicios crecieron un 0.52%, con una tasa anual del 8.34% y del 4.62%, respectivamente. En los no subyacentes, los agropecuarios aumentaron un 0.52% respecto al mes anterior y los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno aumentaron 1.45%.

Dentro de los agropecuarios, los precios de los productos pecuarios (ganaderos) aumentaron un sustancial 1.91% mensual. Mientras que los energéticos crecieron en febrero un 1.74% mensual. A nivel anual, los precios de los agropecuarios aumentaron un 16.17%, mientras que las tarifas energéticas se elevaron un 4.48%.

Recordemos que la inflación de 2020 cerró en un 3.15%, mientras que en 2019 la inflación fue del 2.83% y en 2018 los precios al consumidor se elevaron un 4.83%. La meta del Banco de México es del 3 % anual.