Tag

Nicolás Maduro

Browsing

Nicolás Maduro aseguró este martes que si la oposición gana las elecciones legislativas que se realizarán este domingo, él dejará la Presidencia.

El mensaje del mandatario venezolano se da pese a que la mayoría política liderada por Juan Guaidó no participará en la contienda por considerarla fraudulenta.

«Al pueblo se lo digo, dejo mi destino en sus manos, si vuelve a ganar la oposición, yo me voy de la Presidencia; si la oposición gana las elecciones, yo no me quedaré más aquí, dejo mi destino en manos del pueblo de Venezuela», dijo el mandatario en un acto de campaña, en Caracas.

El planteamiento, explicó, se trata de un «reto» propuesto por algunos de los dirigentes opositores que participarán en la contienda, como el excandidato presidencial Javier Bertucci y el secretario de Acción Democrática (AD), Bernabé Gutiérrez, quien se quedó a cargo de ese partido por decisión judicial.

«Ellos están diciendo que el próximo domingo es un plebiscito (…) a toda la oposición le digo (que) acepto el reto, el domingo que viene, acepto el reto, vamos a ver quién gana. Si ganamos nosotros, vamos para adelante», expresó.

Aunque los líderes tradicionales del antichavismo no se presentarán en estos comicios, algunas de las formaciones opositoras más grandes sí participarán ya que las directivas de esos partidos fueron intervenidas y sustituidas por militantes que habían sido expulsados por, supuestamente, mantener acuerdos en secreto con el Gobierno.

Maduro no hizo mención a este aspecto, una de las razones por las que el proceso no es visto como democrático por la Unión Europea ni por la Organización de Estados Americanos (OEA), y en cambio se dijo confiado en obtener «un gran triunfo» este domingo.

«Me perdonan lo crudo que soy, pero ya basta, cinco años más con la oposición dirigiendo la Asamblea no, así no (…) si la oposición saca más votos que nosotros y nos gana las elecciones el domingo, ya, tomaremos otro camino, asumo el reto, lo asumo con valentía», reiteró.

La oposición venezolana que controla el Parlamento y que se mantiene reunida en torno a Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por unos 50 países, no postuló aspirantes a estas elecciones al considerar que el proceso es una farsa que busca legitimar al Ejecutivo de Maduro, al que tachan de dictadura.

El Fiscal General de los Estados Unidos William Barr junto a otros fiscales federales acusaron formalmente este jueves al presidente Nicolás Maduro y a otros 14 funcionarios venezolanos ​​de narcotráfico, corrupción y otros cargos penales.

Se indicó que Maduro y los funcionarios venezolanos de alto rango, tanto actuales como anteriores, se asociaron con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para «inundar» a los Estados Unidos de droga.

«El régimen venezolano, una vez dirigido por Nicolás Maduro Moros, sigue plagado de criminalidad y corrupción», dijo el Fiscal General Barr. “Durante más de 20 años, Maduro y varios colegas de alto rango supuestamente conspiraron con las FARC, causando que toneladas de cocaína ingresaran y devastaran las comunidades estadounidenses», añadió.

Se precisó que el anuncio de hoy busca erradicar la extensa corrupción dentro del gobierno venezolano, un sistema construido y controlado para enriquecer a aquellos en los niveles más altos del gobierno.

«Estados Unidos no permitirá que estos funcionarios venezolanos corruptos utilicen el sistema bancario estadounidense para trasladar sus ganancias ilícitas desde Sudamérica ni promover sus esquemas criminales», añadieron.

Además de Maduro, entre los acusados figuran Diosdado Cabello; Hugo Armando Carvajal Barrios; Clíver Antonio Alcalá Cordones; Luciano Marín Arango; Seuxis Paucis Hernández Solarte; Vladimir Padrino López; Maikel José Moreno Pérez;  Tareck Zaidan El Aissami Maddah, entre otros.

Según lo anunciado, Maduro y los otros acusados ​​tenían la intención expresa de «inundar» los Estados Unidos con cocaína para socavar la salud y el bienestar del país. Describieron que Maduro desplegó deliberadamente cocaína como arma.

Acusaron que durante la última década, funcionarios del gobierno venezolano han saqueado sistemáticamente a Venezuela con miles de millones de dólares. “Con demasiada frecuencia, estos funcionarios corruptos y sus co-conspiradores han usado bancos e inmuebles del sur de la Florida para ocultar y perpetuar su actividad ilegal», dijo la fiscal federal Ariana Fajardo Orshan.

Los fiscales indicaron que las acusaciones presentadas hoy envían un mensaje claro a los funcionarios corruptos en todas partes del mundo de que nadie está por encima de la ley o más allá del alcance de la  justicia estadounidense. Precisaron que el Departamento de Justicia y la Administración de Control de Drogas continuarán protegiendo al pueblo estadounidense de los traficantes de drogas, sin importar quiénes sean o dónde vivan.

Derivado de las denuncias, el Departamento de Estado de EUA a través de su programa de recompensas de narcóticos, ofrece hasta 15 millones de dólares por información que conduzca al arresto y/o condena de Maduro, y hasta 10 millones  y 5 millones respectivamente por información que conduzca al arresto y/o condena del resto de los funcionarios acusados.

En las denuncias se añade que en su papel de líder del Cártel de Los Soles, Maduro negoció envíos de toneladas de cocaína producida por las FARC; ordenó que el Cártel de Los Soles proporcionara armas de grado militar a las FARC; coordinó asuntos exteriores con Honduras y otros países para facilitar el tráfico de drogas a gran escala; y solicitó asistencia de los líderes de las FARC para capacitar a un grupo de milicianos no autorizados que funcionaba, en esencia, como una unidad de las fuerzas armadas para el Cártel de Los Soles.

 

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, expresó hoy su intención de crear un movimiento social, diplomático, político y mundial para defender a su país, e invitó a los gobiernos de México, Argentina y Rusia a participar en el diálogo venezolano.

«Es público y notorio que nosotros le hemos propuesto al Gobierno argentino oficialmente que participe de un conjunto de gestiones y acciones para ayudar al diálogo nacional de Venezuela», dijo Maduro. «Se lo hemos hecho también del conocimiento de otros gobierno del mundo, del Gobierno de España, de México, de Panamá, para que se pueda conformar un grupo de países amigos de Venezuela para ayudar, apoyar, favorecer un diálogo inclusivo y soberano (…) para fortalecer la democracia».

Por otra parte, Maduro denunció que desde Brasil hay grupos que pretenden atacar y ejecutar incursiones militares contra su país, aunque su gobierno está dispuesto a mantener buenas relaciones con los empresarios brasileños.

Acusó que el gobierno de Jair Bolsonaro es un gobierno fascista, que albergó a un grupo de terroristas que están convictos y confesos de haber participado en un ataque militar terrorista contra un cuartel militar, en el estado de Bolívar cercano a la frontera de Brasil.

Sobre su relación con Colombia, enfatizó que la senadora Aída Merlano se encuentra en Venezuela en calidad de procesada judicial, y continuará así a espera que los tribunales colombianos y la Fiscalía se acerquen a Venezuela para directamente atender este proceso.

Al referirse al presidente colombiano, Iván Duque, afirmó que “no es un presidente que se pone a la altura y ha roto todas las reglas básicas de la política internacional. Cree que puede conquistar el poder político en Venezuela. ¿Qué creía que podía poner unos camiones e ingresar a territorio venezolano?, lo pusimos en su lugar», agregó.

Destacó que la participación de “países amigos» es importante antes de las elecciones parlamentarias en el país suramericano, donde se buscará lograr un Consejo Nacional Electoral (CNE) de consenso.

Sin embargo, aclaró que el día que los tribunales de la República Venezolana emitan una orden para detener al autoproclamado presidente encargado, Juan Guaidó, “por todos los delitos que ha cometido, lo haremos. Ese día no ha llegado, pero llegará», precisó Maduro.

El presidente de Colombia, Iván Duque, aseguró que el regreso a las armas de exjefes disidentes de las FARC no supone el surgimiento de una nueva guerrilla sino de una banda narcoterrorista apoyada por el mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

«Los colombianos debemos tener claridad de que no estamos ante el nacimiento de una nueva guerrilla, sino frente a las amenazas criminales de una banda de narcoterroristas que cuenta con el albergue y el apoyo de la dictadura de Nicolás Maduro», manifestó Duque en una declaración al país.

Duque aprovechó su mensaje para anunciar una ofensiva contra los exjefes de las FARC. «He ordenado la conformación de una unidad especial para la persecución de estos criminales con capacidades reforzadas de inteligencia, investigación y movilidad en todo el territorio colombiano».

Al señalar que no permitirán que el grupo de delincuentes liderados por Iván Márquez se burlen del pueblo colombiano, indicó que solicitó a la Fiscalía General emitir órdenes de captura contra los exjefes de las FARC, pues dijo, en el video publicado se evidenciaron diversos delitos. Indicó que s urgente tener claridad sobre armas, rutas del narcotráfico, bienes y dineros de este grupo armado.

Detalló que por cada integrante del nuevo grupo se fijará una recompensa de $3 mil millones por información que conduzca a su captura.

Duque hizo un llamado a la comunidad internacional para que se una al pueblo colombiano en el rechazo a las amenazas criminales, y recordó que ningún país puede albergar terroristas, según resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, reconoció que su Gobierno se ha topado con dificultades para mantener unida a la oposición en Venezuela.

Afirmó que una vez que el presidente Nicolás Maduro deje el poder, «más de 40» opositores se postularán para sustituirle.

Las declaraciones de Pompeo salieron a la luz gracias al diario The Washington Post, que accedió a un audio de una reunión privada que Pompeo tuvo en Nueva York y en la que habló sobre las divisiones dentro de la oposición venezolana.

«Nuestro dilema, que ha sido mantener unida a la oposición, ha resultado ser tremendamente difícil», reconoció Pompeo, pues ha sido con la oposición con la que Washington se ha coordinado para forzar la salida de Maduro

Al respecto, este mismo miércoles, el presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que Moscú y Pekín buscan una estabilización de la situación en Venezuela.

Recordemos que Rusia y China son aliados cercanos del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

La cadena de noticias estadounidense, Univisión, informó este jueves que gracias a una filtración recuperó el video de la entrevista que en abril pasado le realizó Jorge Ramos al presidente Nicolás Maduro.

Recordemos que dicha entrevista provocó el enojo del venezolano, por lo que no conforme con suspender la plática, ordenó la detención del equipo de Univisión, incluido Ramos, y la confiscación del equipo y grabación.

Univisión informó que el video recuperado tiene una duración de 17 minutos y contiene la sesión de preguntas y respuestas entre Ramos y Maduro.

«Vienes a provocarme. Te vas a tragar tu provocación. Te vas a tragar con Coca-Cola tu provocación», dijo Maduro a Ramos durante la charla.

Según la cadena de noticias, el tono de la conversación incomodó a Maduro cuando Ramos le cuestionó cómo debía  llamarle, pues según el Parlamento venezolano, no era el presidente legítimo de su país.

Con una copia de la Constitución en la mano (miniatura), Maduro contestó: «Me tienes que llamar como dice la Constitución. Yo me llamo Nicolás, un solo nombre tengo: Nicolás Maduro Moros. Soy un obrero, un hombre sencillo, por voto popular he sido electo y reelecto presidente. Así que, bueno, ya te corresponde a ti cómo me quieras llamar».

En el video recuperado, se comprueba cómo el líder venezolano reconoció que sabía a lo que se enfrentaba al aceptar la entrevista con Ramos, a quien acusó de tener una posición contra la revolución bolivariana. Incluso le dijo que era un «opositor de derecha que vive en Estados Unidos, muy anti revolucionario. No eres solo un periodista, Jorge».

La cadena informó que la entrevista será transmitida en su totalidad el próximo domingo 2 de junio en el programa Aquí y Ahora.

Con información de Univisión / Foto: Twitter

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, propuso este lunes adelantar las elecciones de la Asamblea Nacional, actualmente bajo control opositor.

En un acto en el Palacio de Miraflores, Maduro llamó a la oposición a medirse electoralmente. «Vamos a hacer elecciones, vamos a elecciones adelantadas de la Asamblea Nacional», agregó.

La actual Asamblea Nacional, que quedó en manos de la oposición luego del retiro del oficialismo en 2017, fue elegida en el 2015 y su período de cinco años culmina en diciembre del 2020.

«A las oposiciones, vamos a medirnos electoralmente. Vamos a hacer elecciones, vamos a legitimar la única institución que no se ha legitimado en los últimos 5 años, vamos a a elecciones adelantadas a la Asamblea Nacional para saber quién tiene los votos. ¡Elecciones ya!», dijo Maduro.

El líder venezolano agregó que el pueblo «chavista, cristiano y revolucionario» ganaría dichas elecciones.

Pese al llamado que hizo, Maduro habló sobre el diálogo que se ha empezado en Noruega con los enviados de Juan Guidó, el cual dijo fue positivo aunque dijo, seguirá preparando al pueblo para defender la Patria.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, aseguró este martes que ha llegado la hora de que el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, abandone el poder.

«Ha llegado la hora de que Maduro deje el poder», dijo Pompeo en una rueda de prensa tras reunirse con su colega ruso, Serguéi Lavrov.

El colaborador del presidente Donald Trump reveló que exhortó a Rusia a que dejara de apoyar a Nicolás Maduro. Además, pidió a Rusia demostrar que interferir en elecciones «es cosa del pasado”.

Lavrov por su parte defendió la posición rusa y dijo que las amenazas que recibe el gobierno de Maduro por parte de funcionarios estadounidenses, unido al aparente apoyo de Guaidó a una intervención militar extranjera «no tienen relación con la democracia».

Pompeo aprovechó para afirmar que el presidente Tump está «decidido a mejorar» las tensas relaciones con Rusia. «Estoy aquí porque el presidente Trump está decidido a mejorar esta relación», dijo Pompeo en Sochi, una ciudad balnearia a orillas del Mar Negro.

Lavrov pidió a Estados Unidos relaciones «más responsables» entre ambos para salir de la «triste situación» actual.

«Creo que es hora de empezar a construir un modelo nuevo, más responsable y constructivo, de nuestra percepción mutua (…) Nosotros estamos listos”, remató el funcionario ruso.

El líder opositor venezolano, Juan Guaidó, llamó a sus seguidores a no caer en la inacción ante el miedo, luego de movilizaciones que la prensa internacional calificó como «tímidas» para repudiar una ofensiva del oficialismo tras el fallido alzamiento militar contra el presidente Nicolás Maduro.

En la plaza Alfredo Sadel, en el este de Caracas, una zona de mayoría opositora, Guaidó habló ante unas 2,000 personas, lo que según los medios, fue una baja asistencia frente a las multitudinarias marchas que ha liderado semanas atrás.

«Llegamos al momento histórico: o somos presas del miedo, de la desesperanza, de la inacción (…) o nos mantenemos unidos en las calles, con esperanza, con fuerza», dijo el jefe del parlamentario, reconocido como presidente interino por más de 50 países.

Guaidó hizo un llamado para que «no descansemos» un solo día hasta lograr el cambio en Venezuela. Se comprometió a que el movimiento que él encabeza no descansará a pesar de la persecución y del hostigamiento que viven.

Y es que Guaidó corre el riesgo de ser detenido en cualquier momento, luego de perder su fuero parlamentario en abril pasado.

«¿Hasta cuando podemos resistir como sociedad?», preguntó este sábado Guaidó, refiriéndose a la persistente crisis económica y social que se vive en su país, la peor de su historia reciente.

El líder opositor venezolano Juan Guaidó, aseguró este viernes que siguen las conversaciones con militares para que desconozcan al presidente Nicolás Maduro, cuatro días después de que los llamó a darle la espalda al mandatario.

Guaidó no quiso confirmar si él o sus allegados son los que mantiene contacto con el ministro de Defensa, general Vladimir Padrino, o con el presidente del Tribunal Supremo, Maikel Moreno, como indicó esta semana el gobierno de Estados Unidos.

El opositor, quien invocó la Constitución para declararse presidente interino en enero pasado, ha dicho que para lograr el quiebre definitivo del gobierno se requiere el apoyo de la Fuerza Armada.

Guaidó, junto a un grupo de uniformados de medio y bajo rango, además del dirigente opositor Leopoldo López, había hecho el pasado lunes frente a una base aérea en Caracas un llamado a los militares para que abandonen a Maduro.

Al respecto, dijo que en la movilización del pasado lunes participaron 71 uniformados y no 20 como dijo el régimen de Maduro. Confirmó que algunos militares están resguardados en la embajada de Brasil y otros en la de Panamá.

«¿Hay conversaciones con funcionarios? Sí las hay (…) Ha habido muchas reuniones en muchos sitios», dijo Guaidó en conferencia de prensa. Pero «no sería responsable de mi parte (revelar nombres…) para garantizar la identidad y respetar la palabra empeñada» con esos interlocutores, agregó.

Guaidó reiteró su llamado para que mañana los venezolanos se acerquen pacíficamente a unidades militares en todo el país y hablen con militares para convencerlos de honrar la Constitución al ratificar que Maduro es un usurpador bajo el argumento de que su reelección en mayo del 2018 fue un fraude.

Remató diciendo que es normal que sectores de la población se sintieran «achicopalados» o frustrados por la permanencia en el poder de Maduro.

Tras abandonar su residencia, en donde se encontraba bajo arresto domiciliario, el líder opositor Leopoldo López ha comenzado tomar un papel más activo en las acciones que la oposición lleva a cabo en Venezuela para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

Desde las puertas de la residencia del embajador español en Venezuela, Jesús Silva, en donde se encuentra resguardado, López indicó que se reunió con generales y comandantes de la Fuerza Armada de Venezuela en las últimas tres semanas.

Señaló que dichas reuniones se realizaron en su casa, previo a ser liberado para acompañar al jefe del Parlamento y autoproclamado presidente encarado de Venezuela, Juan Guaidó, en una llamado a los militares para que abandonaran al presidente Maduro.

López no dio los nombres de los oficiales con los que se reunió, pero dijo que habló con «muchos».

Advirtió que habrá nuevos alzamientos militares contra el Gobierno de Nicolás Maduro, que no reconoce, y al que se intentó derrocar el martes pasado junto a más de veinte uniformados. Confió en que el «cese de la usurpación» se produzca en «unas semanas».

López agradeció al Gobierno de España por su solidaridad con Venezuela y reiteró que se encuentra en la residencia del embajador español como huésped, condición en la que, aseguró, se piensa mantener.

El autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, reapareció este miércoles en Caracas en una manifestación en la que celebró que miles de personas estén las calles protestando contra el gobierno de Nicolás Maduro «a pesar de la intimidación».

Y es que luego de la movilización que encabezó este martes y que buscaba sacar a Nicolás Maduro de Miraflores, Guaidó permaneció medio día en las calles de Caracas, en las concentraciones que se presentaron.

Horas más tarde, Guaidó fue llevado a una casa de seguridad de la cual se desconocía su ubicación, con el fin de garantizar su protección ante posibles represalias por parte del gobierno de Maduro.

La oposición dio a conocer que sería la tarde ayer, cerca de las 18:00 horas (Caracas) que ofrecería un mensaje para pedir a la gente que no dejara las calles y para dar a conocer la ruta que habría que seguir. Finalmente, Guaidó no reapareció en las calles.

Se limitó a emitir un mensaje videograbado en el que calificó como un “día histórico en el país” por dar inicio a la fase definitiva del cese de la usurpación.

Fue este miércoles, en las marchas que se viven en Venezuela con motivo del día de trabajo y las convocadas por la oposición que Guaidó reapareció.

Dijo que la movilización seguirá adelante, y pidió a todos los venezolanos “tender la mano” a todos los militares para que apoyen y respalden la libertad que Venezuela necesita. «Todos hablaremos con los militares, los sumaremos a nuestra causa, igual que a los empleados públicos. Estamos en el camino correcto, todo lo que hemos hecho nos ha traído hasta aquí».

Sobre las acusaciones que han hecho a la oposición de orquestar un golpe de Estado, Guaidó dijo que “la única forma de que haya un golpe de Estado, es que me detengan. Por el contrario, hoy los valientes militares y civiles que damos un paso adelante estamos con nuestra Constitución».

Al decir que el régimen creyó que habían llegado a su máximo nivel de expresión, dijo que se equivocaron, pues a partir de mañana darán inicio los paros escalonados, hasta lograr una huelga general.

Reconoció que muchos venezolanos han dado hasta la vida a lo largo de las últimas semanas. “Pedir más a veces es injusto. Pero se los pido porque siempre he dado la cara. Mientras mantengamos la presión en las calles, estaremos más cerca», remató Guaidó.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, estaba preparado para salir del país el martes por la mañana ante el llamado al levantamiento del líder opositor Juan Guaidó, reveló el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

En entrevista con la cadena CNN, Pompeo indicó que pese a los reportes que tuvieron, Maduro revirtió su plan luego de la intervención de Rusia.

«Tenían un avión en la pista. Estaba listo para partir esta mañana, según sabemos. Los rusos le indicaron que debía quedarse», dijo Pompeo.

Por su parte el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, aseguró que su Gobierno no formó parte de las negociaciones entre miembros de la oposición venezolana y el ministro de Defensa Vladímir Padrino para derrocar al presidente Nicolás Maduro.

«EE.UU. no fue parte de esas negociaciones, las negociaciones eran entre venezolanos», dijo Abrams.

Abrams y John Bolton, el asesor de seguridad nacional de La Casa Blanca, afirmaron hoy que Padrino está en contra de Maduro y ha estado negociando con la oposición.

«En el último mes o dos, ha habido unas interesantes negociaciones entre venezolanos, dentro del régimen y fuera sobre el retorno a la Constitución», explicó Abrams.

El diplomático señaló que, en esas conversaciones, participaron Padrino, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, Maikel Moreno, y el Comandante de la Guardia de Honor Presidencial y director General de Contrainteligencia Militar, Iván Rafael Hernández Dala.

Como parte de las negociaciones, se había acordado que Padrino, Moreno y Hernández Dala mantendrían su puesto una vez que Guaidó se hiciera con el poder.

«El acuerdo era que iban a retener sus posiciones. Pero creo que lo importante es saber que esto no era algo repentino. Es parte de un largo proceso, de intentar restaurar la Constitución», dijo el funcionario estadounidense.

Como resultado de los enfrentamientos que se registraron este martes a las afueras de la base aérea «La Carlota», horas después de que el líder opositor Juan Guaidó encabezara un levantamiento militar contra el mandatario, se informó de al menos 69 heridos.

Entre los lesionados se encuentra un coronel de la Guardia Nacional que recibió un disparo de arma de fuego en el cuello.

Las autoridades del municipio capitalino de Chacao indicaron esta tarde que en su registro de salud había al menos 69 heridos: 41 heridos por balas de goma, dos por disparo de arma de fuego, 21 por traumatismos y tres por problemas respiratorios.

El movimiento liderado por Guaidó parecía tener un apoyo militar limitado aunque hasta ahora ha sido el desafío más serio para el gobierno de Maduro desde que el opositor, respaldado por Estados Unidos y decenas de países, se declaró presidente interino en enero tras acusar al gobierno de usurpar el poder por lograr la reelección en elecciones consideradas fraudulentas.

Los eventos comenzaron esta madrugada cuando Guaidó, flanqueado por unas pocas docenas de guardias nacionales y algunos vehículos blindados, difundió un video en el que convocó a civiles y otros miembros de las fuerzas armadas a unirse a la «Operación Libertad» para derrocar a Maduro.

Junto a él se encontraba Leopoldo López, el opositor más prominente de la nación, quien no había sido visto desde que fue detenido en 2014 y luego condenado por dirigir disturbios contra el gobierno. López dijo que había sido liberado de su arresto domiciliario por las fuerzas de seguridad que se habían adherido a una orden de Guaidó.

John Bolton, el asesor de seguridad nacional de La Casa Blanca, reiteró que Washington mantiene «todas las opciones sobre la mesa» ante la tensión que se vive en Venezuela.

En un breve encuentro con los medios, aprovechó para advertir a Rusia que no «intervenga» para mantener en el poder al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

«Creemos que los cubanos han desempeñado un papel muy importante hoy para mantener en el poder a Maduro, posiblemente con la ayuda de los rusos (…). Cuando las vidas de los venezolanos están en juego, esperamos que Rusia no intervenga», dijo Bolton.

El colaborador del presidente Donald Trump, aseguró que tres importantes figuras del Gobierno venezolano, entre ellos el ministro de Defensa, Vladímir Padrino, están en contra de Maduro, por lo que les pidió volverse oficialmente contra él hoy mismo.

Boltón señaló que además de Padrino, el presidente del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, Maikel Moreno, y el comandante de la Guardia de Honor Presidencial, Iván Rafael Hernández, han comunicado a la oposición que «Maduro debe irse».