Tag

OMS

Browsing

China no puede aceptar el plan de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para retomar la segunda fase del estudio sobre los orígenes del COVID-19, afirmó el jueves un alto funcionario chino.

Zeng Yixin, viceministro de la Comisión Nacional de Salud, dijo que estaba «un tanto sorprendido» de que el plan incluya una mayor investigación de la hipótesis de que el virus pudo haberse filtrado de un laboratorio chino.

Dijo que la idea de la filtración es un rumor contrario al sentido común y la ciencia. «Es imposible para nosotros aceptar semejante plan del rastreo de los orígenes», dijo en una conferencia de prensa convocada para responder al tema de los orígenes del COVID-19.

La búsqueda del lugar de origen del virus se ha convertido en un asunto diplomático que ha acentuado el deterioro de las relaciones chinas con Estados Unidos y muchos de sus aliados. Washington y otros dicen que China no ha sido transparente acerca de lo que sucedió en los primeros días de la pandemia. China ha respondido que sus críticos tratan de echarle la culpa de la pandemia y politizar un asunto de carácter científico.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció la semana pasada que se dio un «impulso prematuro» al descartar la hipótesis de que el virus pudo haberse originado en un laboratorio del gobierno chino en Wuhan, la ciudad donde se detectó por primera vez el virus a finales de 2019.

La mayoría de los expertos consideran que la filtración no es la causa probable. La cuestión es si es una posibilidad tan remota que conviene descartarla o si merece un estudio más profundo.

La primera fase, meses atrás, estuvo a cargo de un equipo internacional de científicos que fueron a Wuhan a trabajar con sus colegas chinos. Se les acusó de ceder a los reclamos de la parte china al indicar que era innecesario seguir estudiando el asunto.

Zeng dijo que el laboratorio de Wuhan no tiene virus capaces de infectar directamente a seres humanos y destacó la conclusión del equipo de la OMS, de que la filtración era altamente improbable. Añadió que eran falsas las conjeturas de que el personal y estudiantes de posgrado en el laboratorio se habían contagiado accidentalmente y trasmitido el virus a la ciudad.

Yuan Zhiming, director del laboratorio de bioseguridad del Instituto de Virología de Wuhan, dijo que no habían almacenado ni estudiado el nuevo coronavirus antes del brote. «Quiero subrayar que… el Instituto de Virología de Wuhan nunca diseñó, fabricó ni filtró el nuevo coronavirus», dijo.

El equipo de la OMS llegó a la conclusión de que el virus probablemente pasó de animales a seres humanos, quizá de murciélagos a un animal intermedio. Los expertos visitaron mercados de Wuhan que vendían animales vivos y recomendaron un mayor estudio de los criaderos que abastecían los mercados.

«En el próximo paso, creo que el rastreo de los animales debería ser la orientación prioritaria. Es el campo más valioso para nuestros esfuerzos», dijo Liang Wannian, jefe de la parte china, en la conferencia de prensa de este jueves.

Tedros dijo la semana pasada que esperaba una mayor cooperación y acceso a los datos por parte de China. «Pedimos a China que sea transparente, abierta y que coopere sobre todo en la información, en los datos no procesados que pedimos en los primeros días de la pandemia.

El número de contagios globales de COVID-19 podría llegar a los 200 millones en las próximas tres semanas si se mantiene el actual ritmo ascendente de casos, advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Del 12 al 18 de julio los contagios globales aumentaron un 12%, con más de 3.4 millones de casos, es decir, casi medio millón más por día, mientras que la cantidad de muertes se mantuvo estable.

En la última semana se registraron 57,000 muertes por COVID-19 y alrededor de 100,000 contagios diarios más que la semana anterior, lo que hace un total desde que comenzó la pandemia de más de 190 millones de casos y 4 millones de fallecimientos.

Todas las regiones menos América y África reportaron un aumento en los contagios, sobre todo en la región de Asia Oriental, con un 30% más de casos que la semana anterior, y Europa con un 21% más.

Con respecto al número de muertes, Europa y África registraron cantidades similares a la semana anterior, mientras que el sur y este de Asia registraron aumentos de un 12% y un 10%, respectivamente.

En la última semana, los países que registraron mayores cantidades de contagios fueron Indonesia, Reino Unido, Brasil, India y Estados Unidos.

La OMS atribuyó el aumento de los contagios a la circulación de variantes más transmisibles, como la Delta, ya identificada en 124 países y que se advirtió, podría convertirse en la dominante en los próximos meses.

Delta, identificada por primera vez en India, ya representa más de tres cuartas partes de las muestras secuenciadas en muchos países, dijo la OMS.

«Se espera que supere rápidamente a otras variantes y se convierta en el linaje circulante dominante en los próximos meses», dijo la agencia sanitaria de la ONU en su informe epidemiológico semanal.

De las otras tres variantes de coronavirus llamadas preocupantes (VOC), la Alfa, detectada por primera vez en Gran Bretaña, se detectó en 180 territorios, la Beta, detectada por primera vez en Sudáfrica, en 130 y la Gamma, detectada por primera vez en Brasil, en 78.

La organización también citó como un factor para el ascenso de los contagios la relajación de las medidas sanitarias de prevención pública, el incremento de las reuniones sociales y la gran cantidad de personas que todavía no tienen acceso a la vacunación.

Sobre las vacunas, este miércoles se informó que BioNTech y Pfizer alcanzaron un acuerdo con la empresa biofarmacéutica sudafricana Biovac para fabricar dosis de su vacuna contra la COVID-19 para su distribución en África.

La empresa sudafricana fabricará y distribuirá la vacuna de BioNTech-Pfizer y ampliará la red mundial de producción, que incluirá así más de veinte instalaciones.

Las empresas informaron de que hasta la actualidad se han distribuido más de mil millones de dosis de su vacuna contra la COVID-19 en más de cien países o territorios y agregaron que el objetivo es distribuir dos mil millones a países de rentas medias y bajas en 2021 y 2022.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó este miércoles que se registraron casi 3 millones de casos nuevos de coronavirus en todo el mundo la semana pasada, lo que supone un aumento del 10%.

Dicho incremento no fue exclusivo en nuevos contagios, sino que también se registró un aumento del 3% en los decesos relacionados con el COVID-19.

Las cifras revierten una tendencia de nueve semanas de disminución de la incidencia.

Según el informe semanal de la agencia de salud de la ONU, las cifras más altas correspondieron a Brasil, India, Indonesia y Reino Unido, donde el ministerio de Salud notificó este miércoles un total de 42,302 nuevos contagios de COVID-19, cifra más alta desde el 15 de enero, cuando se confirmaron 42,300.

La OMS dijo que la altamente contagiosa variante Delta se ha identificado en 111 países desde que fue detectada por primera vez en la India, y prevé que se volverá dominante globalmente en los próximos meses.

La OMS también alertó que podrían aparecer versiones aún más trasmisibles del COVID-19, las cuales, «combinadas con la relajación y uso indebido de medidas de salud pública y social y el incremento de la movilidad y la aglomeración social», podrían dar lugar a más casos, hospitalizaciones y muertes.

La organización reconoció que muchos países enfrentan «presiones considerables» para levantar todas las restricciones, pero advirtió que la «mala planificación o evaluación del riesgo de contagio durante una concentración o viaje le da al virus la oportunidad de trasmitirse».

En ese sentido, la OPS, oficina regional de la OMS, informó sobre el alza de casos de COVID en Cuba, donde se confirmó la presencia de la variante Delta.

La OPS recomendó evitar aglomeraciones en la Isla, donde se han registrado manifestaciones antigubernamentales en los últimos días.

«Cuba reportó el mayor número de casos semanales desde el inicio de la pandemia», informó en rueda de prensa Carissa Etienne, directora de la OPS, al señalar un aumento de las infecciones en la región del Caribe.

Etienne remarcó que muchos países en las Américas, incluida Cuba, han experimentado «oleadas de protestas» que atribuyó «en parte a los impactos de esta pandemia», y urgió a los países a priorizar las redes de protección social y seguir las medidas de salud pública recomendadas para frenar la propagación del virus.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), informa que, según los resultados del programa Playas Limpias correspondiente al periodo de verano 2021, 99.5% de las playas del país pueden ser clasificadas como aptas, ya que cumplen los niveles de seguridad de enterococos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cofepris indicó que con ayuda de las autoridades estatales de Salud y la Red Nacional de Laboratorios de Salud Pública, se analizaron más de mil 300 muestras de agua de 199 playas en 57 destinos turísticos de los 17 estados costeros con el propósito de determinar si representan o no un riesgo para la salud.

Los resultados de las pruebas realizadas con agua de mar indicaron que 198 playas son aptas para uso recreativo, ya que cumplen el requisito de tener 200 o menos enterococos por 100 mililitros de agua.

Playa Hermosa, en Ensenada, Baja California, fue el único sitio de los analizados que rebasó los límites establecidos por la metodología de número más probable (NMP), 200 NMP/100 mililitros de enterococos, por lo cual da lugar a considerarse como playa no apta para uso recreativo.

Precisó que debido a los fenómenos meteorológicos Dolores y Enrique, así como a la presencia de zonas de baja presión, en algunas entidades el personal no pudo realizar un muestreo completo para esta actualización del programa.

Tres playas en Tonalá, Chiapas, no presentaron resultados, así como ninguna de las 31 playas de Guerrero; 10 de Jalisco; 13 de Michoacán; y 15 de Oaxaca. Cuando las condiciones meteorológicas lo permitan, las autoridades realizarán los muestreos e informarán a la población usuaria.

Este nivel de consideración de playas aptas y no aptas, utilizado por las instituciones para establecer si una playa implica o no un riesgo sanitario, se constituye de conformidad con los lineamientos de la OMS, que es de 200 enterococos por 100 mililitros de agua.

La Cofepris resaltó que la medida de calidad del agua no significa una apertura de las playas o de la seguridad en ellas para ser visitadas, considerando la declaratoria de emergencia sanitaria por COVID-19.

Por ello, pidió seguir las medidas recomendadas por los gobiernos estatales y municipales, así como las indicaciones de las secretarías de Salud a nivel federal y estatal acerca del uso, movilidad y convivencia en los espacios públicos.

Finalmente, recordó que la calidad de agua en los centros turísticos es un factor primordial para garantizar la protección de la salud de las y los visitantes que entran en contacto.

La científica jefa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconsejó que las personas mezclen y combinen vacunas contra el COVID-19 de diferentes fabricantes.

La experta calificó este práctica como una «tendencia peligrosa», ya que se necesitan más datos sobre el impacto en la salud.

«Es una tendencia un poco peligrosa», dijo Soumya Swaminathan en una sesión informativa en línea. «Será una situación caótica en los países si los ciudadanos comienzan a decidir cuándo y quién tomará una segunda, una tercera y una cuarta dosis».

Swaminathan calificó la mezcla como una «zona libre de datos», aunque la OMS aclaró que hay algunos disponibles y se esperan más.

Su Grupo Asesor Estratégico de Expertos sobre vacunas dijo en junio que la vacuna Pfizer podría usarse como una segunda dosis después de una dosis inicial de AstraZeneca, si esta última no estaba disponible.

Los resultados de un ensayo clínico adicional dirigido por la Universidad de Oxford que buscará mezclar AstraZeneca y Pfizer, así como las vacunas Moderna y Novovax, están en curso.

«Se esperan datos de estudios de combinación y combinación de diferentes vacunas; tanto la inmunogenicidad como la seguridad deben evaluarse», dijo la OMS.

Las agencias de salud pública deberían ser las que tomen decisiones, basándose en los datos disponibles, y no las personas, agregó la OMS.

La variante Delta del coronavirus causante de la COVID-19, detectada por primera vez en la India y mucho más contagiosa que versiones anteriores del virus, está presente en al menos 104 países y pronto se convertirá en la dominante a nivel mundial, advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«El mundo está experimentando en tiempo real cómo el virus continúa cambiando y volviéndose más contagioso», subrayó en rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tedros confirmó que la semana pasada las muertes globales por COVID-19 (unas 55,000) fueron ligeramente superiores a los siete días anteriores, poniendo fin a 10 días de descensos y situando la cifra oficial de fallecidos en la pandemia en más de cuatro millones.

«La emergencia sanitaria está empeorando, y ello amenaza vidas, trabajos, y la recuperación económica global», advirtió Tedros.

El director general subrayó que el aumento de nuevos casos de COVID-19, favorecido por la expansión de la variante Delta, ya se está observando también en lugares con altas tasas de vacunación, aunque la situación es «particularmente mala» en países donde la inmunización está avanzando lentamente.

«Ello se traduce en altos números de hospitalizaciones y muertes, incluso en países que lograron controlar anteriores oleadas del virus», aseguró, para recordar que países de renta baja vuelven a sufrir problemas de suministro de equipo de protección sanitaria, oxígeno y tratamientos.

Tedros reiteró, como viene haciendo desde hace meses, que la desigual distribución de vacunas está perjudicando la estrategia mundial contra el coronavirus.

«Algunos países están encargando millones de dosis para dar inyecciones de refuerzo cuando hay otros que ni siquiera tienen suministros para inmunizar a sus trabajadores sanitarios y su población vulnerable», lamentó.

Todavía faltan casi 17,000 millones de dólares para financiar la lucha contra la pandemia, no solo con vacunas sino también con equipos de protección, pruebas y tratamientos, subrayó este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los donantes prometieron aportar 17,700 millones de dólares al dispositivo mundial Acelerador ACT, encargado de facilitar el acceso a las herramientas de lucha contra el covid-19 en países desfavorecidos, para 2020-2021. Sin embargo, todavía faltan 16,800 millones, algo más de 8,000 millones de forma urgente.

«Los países que están abriendo sus empresas son los que han controlado ampliamente el abastecimiento de material de emergencia, como los equipos de protección personal, los test, el oxígeno y, especialmente, las vacunas», recalcó este martes el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

«Durante este tiempo, los países que no tienen acceso suficiente a esos productos tienen que enfrentar oleadas de hospitalizaciones y muertos. Algo que todavía se ha agravado más por las variantes del virus», añadió.

Una de las secciones de ACT-A es el sistema Covax, puesto en marcha para intentar garantizar un acceso equitativo a las vacunas anticovid.

En otros temas, la OMS recomendó el tratamiento con antagonistas de interleucina-6 para la atención de casos graves o críticos de COVID-19, tras publicarse resultados positivos de ensayos con 11,000 pacientes.

Hasta ahora, la OMS sólo recomendaba un tratamiento para pacientes graves con dexametasona, un corticoesteroide, pero la publicación de los ensayos en Journal of the American Medical Association ha animado a la OMS a incluir esta nueva herramienta contra el coronavirus.

Los tests evidencian que el tratamiento con interleucina-6, una glucoproteína segregada por determinadas células, reduce el riesgo de muerte en torno a un 4% (un 17 % en pacientes con ventilación). Además, en pacientes que todavía no necesitan ventilación, reduce el riesgo de utilizarla un 21%, en comparación con el uso de corticoesteoides habitual.

“Los ensayos clínicos para analizar la eficacia de los anticuerpos monoclonales que bloquean la interleucina-6 en pacientes hospitalizados con COVID-19 solo han reportado beneficios, ningún efecto y daño”, aseguró el profesor de estadística médica y epidemiología de la Universidad de Bristol, Jonathan Sterne.

La OMS coordinó este estudio de 27 ensayos aleatorios con casi 11.000 pacientes en 28 países alrededor del mundo junto con el King´s College de Londres, la Universidad de Bristol, la University College de Londres y la fundación NHS de Guy y St Thomas.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió hoy a las farmacéuticas que han desarrollado vacunas contra el COVID-19 con la nueva tecnología de ARN mensajero o ARNm, Moderna y el consorcio Pfizer-BioNTech, que compartan la información.

«Les urjo a que lo hagan para que podamos acelerar el desarrollo de nueva producción y construir lo antes posible más centros de fabricación de vacunas que aceleren la fabricación mundial de dosis», señaló en rueda de prensa Tedros, una semana después de que se anunciara la creación de uno de estos centros en Sudáfrica.

Instalaciones similares a la sudafricana están preparándose en otros países, «pero esto se puede acelerar si las compañías comparten abiertamente esta tecnología», señaló, dirigiéndose directamente a Moderna y Pfizer-BioNTech.

El máximo responsable de la OMS reiteró su confianza de que a mediados de 2022 se haya conseguido vacunar al 70% de la población mundial, porcentaje con el que se calcula que se podría conseguir la inmunidad de grupo global contra el COVID-19.

«Es la mejor forma de frenar la pandemia, salvar vidas, conseguir una recuperación económica verdaderamente global y evitar los peligros que puede entrañar el surgimiento de nuevas variantes del coronavirus», aseguró.

Otro objetivo, también expresado por Tedros, es el de lograr en septiembre de este año que al menos un 10% de la población de todos los países esté vacunada contra la COVID-19, lo que cubriría como mínimo los grupos de mayor riesgo: trabajadores sanitarios, tercera edad, enfermos crónicos, entre otros.

Tedros Adhanom también advirtió que la rápida expansión de la variante ‘Delta’ del coronavirus, ya detectada en 98 países, está causando que la pandemia se encuentre en un momento «muy peligroso».

Aunque en zonas como Europa la alerta se ha relajado por el descenso de casos, en países con bajas tasas de vacunación sigue habiendo terribles escenas de hospitales saturados, señaló Tedros, tras afirmar que la variante, que se detectó primero en la India, «rápidamente se está haciendo dominante».

El experto etíope aseguró que en las actuales circunstancias «ningún país está completamente a salvo», dado que la variante ‘Delta’, más contagiosa que las anteriormente detectadas, puede seguir mutando, por lo que «se requiere una constante evaluación y un cuidadoso ajuste de las medidas de sanidad pública».

La variante ‘Delta’ del coronavirus causante de la COVID-19, detectada inicialmente en la India, es la que se transmite con mayor velocidad, advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS), alertando que puede aprovechar la relajación de las medidas de prevención sanitaria que en muchos países han comenzado a ocurrir.

«Esta variante nos preocupa mucho, y circula ya en 92 países», subrayó en rueda de prensa la jefa de la célula técnica anticovid de la OMS, María Van Kerkhove.

La variante ‘Delta’ tiene ahora la oportunidad de transmitirse con el aumento de la socialización, además de que la relajación de las medidas se hace demasiado pronto en un momento en el que todavía grandes poblaciones siguen sin vacunar, dijo la experta estadounidense.

Subrayó, que, en el lado positivo, no hay indicaciones de que la variante ‘Delta’ suponga un aumento de la mortalidad entre los afectados por COVID-19, y que las vacunas siguen siendo efectivas contra ella, al menos en la reducción de casos graves.

«En todo caso es importante subrayar que se necesita recibir dos dosis de la vacuna para estar completamente protegido», subrayó también en relación a la variante ‘Delta’.

Asimismo, las medidas sanitarias se muestran eficaces para frenar la trasmisión sobre esta variante primero detectada en la India, lo que en su opinión podría suponer «que tengan que aplicarse durante un mayor periodo de tiempo».

«Es la variante más rápida, y puede afectar fácilmente a los más vulnerables», insistió por su parte el director de emergencias sanitarias de la OMS, Mike Ryan.

En tanto, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, indicó que los casos globales de COVID-19 han bajado durante ocho semanas consecutivas y las muertes durante siete, aunque todavía las cifras son altas (2.5 millones de contagios en el mundo y 64,000 fallecimientos en los últimos siete días).

Además, señaló que la curva descendente global se está aplanando, lo que significa un freno de la bajada de casos en muchas regiones, aunque preció que en África hay un rápido incremento, con un 40% de aumento de contagios y muertes durante la semana pasada.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó este martes el uso de emergencia de la vacuna anticovid de Sinovac, segunda de fabricación china que obtiene esta luz verde después de que a principios de mayo lo consiguiera la desarrollada por Sinopharm.

Se trata del sexto fabricante que logra entrar en la lista de uso de emergencia, después de que antes lo consiguieran las vacunas de Pfizer, Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson y Sinopharm.

La aprobación de uso de emergencia da a estas vacunas la posibilidad de entrar en el programa COVAX, creado por la OMS en cooperación con otras agencias para distribuir a bajo precio y de forma equitativa dosis de vacunas anticovid en todo el mundo.

La lista de emergencia de la OMS es una señal para los reguladores nacionales sobre la seguridad y eficacia de un producto.

En un comunicado, el panel independiente de expertos dijo que recomendó la vacuna de Sinovac para adultos mayores de 18 años, con una segunda dosis de dos a cuatro semanas después. No hubo límite de edad superior, ya que los datos sugirieron que es probable que tenga un efecto protector en las personas mayores.

En nuestro país la vacuna Sinovac se ha utilizado como parte del plan nacional de vacunación. El gobierno federal precompró 20 millones de esta vacuna, de las cuales ha recibido 7 millones.

 

Foto: Twitter @ucatolica

Recordar los nombres científicos de las variantes del COVID-19, por ejemplo B.1.617, B.1.1.7 o B.1.351, es muy difícil, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que les asignará nombres de las letras griegas.

La idea es tener nombres fáciles de pronunciar y recordar, dijo la OMS, aunque también señaló que con ello se busca evitar que la comunidad internacional y la prensa utilice denominaciones que tienden a estigmatizar y discriminar a países donde se identificaron

Señaló que en Estados Unidos por ejemplo, los ataques contra las personas de origen asiático se incrementaron luego de que el entonces presidente Donald Trump, durante su gobierno y primer año de la pandemia, hizo todo lo posible para acusar a China, donde el nuevo coronavirus fue detectado por primera vez.

Recordó que Donald Trump se refería a menudo al «virus chino» o al «Kung Flu», un juego de palabras sobre Kung Fu y flu, que significa gripe.

La OMS enfatizó que los nombres científicos seguirán existiendo pues suministran datos útiles a los expertos, pero no serán utilizado por la Organización en su comunicación diaria.

De esta forma, la variante B.1.1.7, identificada en Reino Unido, fue denominada Alpha; la B.1.351, identificada por primera vez en Sudáfrica, se convirtió en Beta; mientras que la variante P.1, detectada en Brasil, fue nombrada como Gamma.

La OMS dio también dos nombres diferentes a las subvariantes del B.1.617 que mantiene a la India en una profunda crisis: la B.1.617.2 fue llamado Delta y la B.1.617.1 Kappa.

El director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, lamentó hoy que la investigación de los orígenes del coronavirus causante de la COVID-19 «se vea envenenada por la política», esto luego de que Estados Unidos aumentara las presiones para que continúen y se aceleren los estudios.

«Nos gustaría que todos separaran, si pueden, la política de la ciencia», afirmó el experto irlandés, quien se quejó de que en los últimos días se están «viendo discursos en los medios con muy pocas noticias o evidencias verdaderas».

Todo país es libre de defender sus propias teorías sobre el origen, aseguró Ryan, pero advirtió que para trabajar se necesita espacio y la actual situación coloca a la OMS en una posición imposible a la hora de buscar respuestas.

Recordemos que el presidente de EUA, Joe Biden, ha pedido esta semana que se investiguen en un plazo de 90 días los orígenes del coronavirus, utilizando si fuera necesario datos recabados por la inteligencia estadounidense o los de otros países.

Ello ha resucitado la teoría de que el coronavirus pudo originarse en un laboratorio virológico de Wuhan, la ciudad central china donde se dieron los primeros casos de COVID a finales de 2019, pese a que los expertos de la misión de la OMS a China subrayaron a principios de este año que esa hipótesis era la menos probable.

Tras su viaje al país asiático, que encontró numerosos obstáculos burocráticos por parte de China, esos expertos concluyeron que la hipótesis más probable del origen del coronavirus era un animal salvaje aún no confirmado, del que se transmitió al ser humano mediante una o más especies intermedias.

Ryan aseguró hoy que la OMS y los Estados miembros están barajando a diferentes expertos para participar en la siguiente fase de investigación de los orígenes del coronavirus, pero en contraste con los 90 días exigidos por Biden señaló que «va a requerir muchas misiones dilucidarlos, si es que alguna vez se consigue».

El director de emergencias recordó que la OMS mantiene todas las teorías sobre la mesa, pese a que algunas se consideren más probables que otras, pero aseguró que para estudiarlas se necesita «una atmósfera positiva, un proceso movido por la solidaridad».

«La política dificulta las cosas, dejemos que los científicos sigan trabajando», agregó la jefa de la célula técnica anticovid de la OMS, María van Kerkhove, quien pidió a todos que gestionen correctamente sus expectativas en la espinosa cuestión de los orígenes del coronavirus.

Varios países, entre ellos Estados Unidos, solicitaron este martes a la OMS una investigación más profunda sobre los orígenes del COVID-19, luego de que la primera misión a China plantease más preguntas que respuestas.

Estos llamados fueron realizados en el marco de la 74ª Asamblea Mundial de la Salud, que reúne desde ayer a los 194 miembros de la OMS.

La primera fase del estudio se realizó a principios de año en la región de Wuhan, China, considerada cuna de la pandemia, conjuntamente por científicos internacionales y chinos, en un contexto de sospecha de falta de independencia con respecto a Pekín, acusada obstaculizar la misión, al tardar meses antes de aceptar recibir a expertos extranjeros.

Fue el representante de Estados Unidos, Jeremy Konyndyk, quien destacó a importancia de contar con «una investigación sólida, completa y dirigida por expertos sobre los orígenes del COVID-19». «Es importante que preparemos la fase 2 del estudio de los orígenes para que tenga éxito», sostuvo Konyndyk, «no se trata de señalar responsables».

Otros países, incluidos Australia, Japón y Portugal, expresaron posiciones similares.

Recordemos que a finales de marzo, los expertos concluyeron que la transmisión a humanos por un animal intermedio es una hipótesis «muy probable» y afirmaron que un incidente de laboratorio, una tesis fuertemente defendida por el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, sigue siendo «extremadamente improbable».

Los expertos recomiendan continuar investigando la hipótesis principal, pero también otras, salvo la que afirma que el virus se escapó de un laboratorio en Wuhan.

Esta propuesta causó mucho revuelo. Y, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, rectificó rápidamente y afirmó que todas las hipótesis quedan sobre la mesa, y criticó la falta de acceso a los datos chinos.

El jefe de la delegación internacional de científicos que realizó el estudio, Peter Ben Embarek, afirmó que en China, como en otras partes, ciertos datos no pueden compartirse por razones de privacidad, y que hizo esfuerzos en pos de una solución que permitiese acceder a los datos «en la fase 2 del estudio».

Determinar cómo el virus, que ha provocado más de 3.4 millones de muertes en todo el planeta, se transmitió al ser humano es considerado clave para intentar impedir una próxima pandemia.

Pero, por ahora, la OMS no puede investigar por sí misma en un país. Varias naciones y expertos han pedido que la agencia se beneficie de amplios poderes para enviar rápidamente expertos en casos de crisis, pero esta propuesta no figura en el proyecto de resolución para fortalecer a la OMS, que se adoptará esta semana.

Los países decidirían durante la asamblea postergar hasta noviembre el inicio de negociaciones sobre un tratado sobre pandemias, útil apoyado por la OMS y varios países, como Francia y Alemania.

Una destacada científica de la misión COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud a China dijo que un viaje de seguimiento podría ser útil para recopilar investigaciones adicionales sobre los orígenes de la enfermedad, pero que debería estar separado de cualquier auditoría de la información proporcionada por Beijing.

Las discusiones sobre el brote obtuvieron una renovada atención esta semana a medida que las agencias de inteligencia de Estados Unidos examinan los informes de que los investigadores de un laboratorio de virología chino en Wuhan estaban gravemente enfermos en 2019, un mes antes de que se informaran los primeros casos de COVID-19.

Fuentes del gobierno estadounidense han dicho que todavía no hay pruebas de que la enfermedad se haya originado en el laboratorio.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió hoy en la Cumbre Mundial de la Salud del G20 que las grandes economías intensifiquen sus esfuerzos para una mejor distribución global de las vacunas contra el COVID-19, ya que, opinó, tienen los medios para garantizar que éstas lleguen a todo el planeta.

«El G20 tiene los medios necesarios para vacunar al mundo, y el mundo no puede esperar más», señaló Tedros tras recordar que el 90% de las dosis administradas en el planeta han sido inoculadas en los países de ese bloque.

El director general de la OMS dio la bienvenida a los compromisos de ayuda futura expresados por los gobiernos del G20 y otras economías, pero aseguró que «deben traducirse en acciones en el presente, porque sólo en el día de ayer murieron 13,000 personas de COVID-19 y otras tantas lo harán hoy».

Indicó que sólo se puede terminar con la pandemia si todos tienen las herramientas necesarias para detenerla; pidió también al G20 que aumente sus inversiones en el Acelerador ACT, el programa multilateral de desarrollo de terapias, vacunas y diagnósticos contra la COVID-19.

Finalmente, el director general de la OMS subrayó la necesidad de progresar en una cobertura sanitaria universal para hacer frente a nuevas pandemias que puedan llegar en el futuro.

Por su parte el Fondo Monetario Internacional (FMI) instó hoy al G20 a gastar 50,000 millones de dólares para garantizar la vacunación del 40% de la población mundial para final de año, algo necesario para lograr la reactivación de la economía global.

Durante su intervención en la cumbre, la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, remarcó que «no hay un fin duradero para la crisis económica a menos que se acabe con la crisis de salud». «Ningún país puede retornar a la normalidad hasta que todos los países puedan derrotar la pandemia», indicó Georgieva.

Por ello, el Fondo lanzó su propuesta valorada en 50,000 millones de dólares con el objetivo de acelerar la distribución de vacunas para los países en desarrollo hasta lograr que al menos 40% de la población esté inoculada a final de año y el 60% para junio de 2022.

Para lograrlo, el FMI señaló que es necesario aumentar los fondos de la iniciativa COVAX, donar las dosis excedentes en los países ricos y liberar el flujo internacional de materias primas y vacunas.

Detalló que de los 50,000 millones, 35,000 serían financiados por aportes de las economías avanzadas y el sector privado, y los 15,000 millones restantes a través de financiación disponible en las instituciones multilaterales, como el Banco Mundial y el propio FMI.

FOTO: FMI

El presidente ejecutivo de BioNTech SE, Ugur Sahin, dijo este jueves que los últimos estudios permiten prever que la vacuna contra el COVID-19 que desarrollaron junto a Pfizer ofrece un nivel de protección de entre el 70% y el 75% contra la variante detectada en India.

«Esta semana hemos hecho experimentos con la mutación india y nuestra vacuna muestra una reacción del 25-30 por ciento contra la variante. Con esta reacción podemos esperar una protección del 70-75% contra infecciones», dijo el médico.

El científico alemán de origen turco hizo estas declaraciones durante una videoconferencia con el ministro de Sanidad turco, Fahrettin Koca, transmitida en directo por la cadena NTV.

Durante esta charla no dio más detalles sobre los experimentos realizados o qué pueden significar para la lucha contra la pandemia.

Agregó que en personas que ya han pasado la COVID-19, una única dosis de la vacuna BioNTech tres meses después de curarse puede ser suficiente para mantener la inmunidad.

Al respecto, el director regional de la Organización Mundial de la Salud (AMLO) dijo que las vacunas contra el COVID-19 que se están administrando en Europa, incluida la de Pfizer-BioNTech, parecen ser capaces de proteger contra todas las variantes del COVID-19 que circulan y causan preocupación en el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo este viernes un llamado a los países ricos que ya han alcanzado altos niveles de vacunación contra la COVID-19, a que opten por donar dosis excedentes de vacunas, en lugar de usarlas para inmunizar a sus poblaciones más jóvenes.

«Entiendo que algunos países quieran vacunar a sus niños y adolescentes, pero les urjo a que lo reconsideren y en lugar de ello donen más dosis a COVAX», señaló el director general de la organización, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En una rueda de prensa, el experto etíope anunció que él mismo se ha vacunado esta semana contra la COVID-19 en el Hospital Universitario de Ginebra.

«Fue un momento agridulce, porque la vacuna por una parte es un triunfo de la ciencia y la solidaridad globales, pero por otro mis pensamientos estuvieron con los trabajadores sanitarios del mundo que han luchado contra la pandemia durante más de un año, ya que muchos de ellos aún no están vacunados», afirmó.

Tedros insistió en que la distribución global de la vacuna sigue siendo muy desigual, con menos del 1% de las dosis administradas por ahora en países pobres.

En este sentido, el director general de la OMS celebró que varios gobiernos en los últimos días se hayan mostrado favorables a reducir las barreras comerciales que frenan esta distribución.

Recordando que la pandemia ha causado 3.3 millones de muertes, más en este segundo año de crisis que en el primero, Tedros declaró que la situación en la India «sigue siendo muy preocupante», pero también la de países como Nepal, Sri Lanka, varias naciones del sureste asiático y Egipto.

Añadió que en América, continente que concentra un 40% de las muertes durante la pandemia, sigue habiendo muchos países con un alto número de casos diarios.

Según el recuento de la Universidad Johns Hopkins en el mundo han muerto más de 3 millones 300 mil personas por COVID-19, sin embargo hay estudios que revelan que la cifra es más de tres veces mayor. Según los cálculos de la revista The Economist, han perdido la vida cerca de 10 millones de personas.

En el artículo “10 millones de razones para vacunar al mundo”, destacan que la COVID-19 ha atacado a la población en pobreza más de lo que se creía, pues si bien las tasas de mortalidad han sido altas en países ricos, la gran mayoría de los 6 millones 700 mil muertes que no se han registrado se presentan en países pobres o en vías de desarrollo.