Tag

OMS

Browsing

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) hizo un llamado a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a acelerar la aprobación de las vacunas que han probado su eficacia contra el COVID-19.

El mandatario indicó que la OMS tiene que actuar con rectitud, «sin tendencias políticas o ideológicas», y solo con apego a la ciencia en lo que respecta al desarrollo de las vacunas en contra de la pandemia.

«Que ya la Organización Mundial de la Salud se apure porque lleva ya mucho tiempo en el trámite y hay vacunas que todavía no tienen autorización de la Organización Mundial de la Salud, y que se han aplicado y han salvado vidas», dijo AMLO.

El llamado de López Obrador se dio luego e que se anunciara la reapertura de la frontera terrestre con Estados Unidos, para personas que estén vacunadas. Sin embargo, por el momento Estados Unidos reconocerá y aceptará las vacunas que la OMS haya autorizado.

Hasta el momento, la OMS ha autorizado las vacunas de Pfizer, AstraZeneca, Janssen (de Johnson & Johnson), Moderna, Sinopharm y Sinovac; sin embargo, en México se han aplicado dos vacunas que no servirán para entrar a Estados Unidos: la rusa Sputnik V y la china CanSino.

Por ello, el presidente López Obrador instó a la OMS a que «termine de dar los certificados a las farmacéuticas de todo el mundo que han entregado vacunas que han demostrado su eficacia».

Según los reportes de la Secretaría de Salud, hasta ahora, 48.9 millones de los 126 millones de mexicanos han completado el esquema de vacunación en todo el país. Sin embargo, muchas de ellas pertenecen a las dos no aceptadas por la administración de Joe Biden.

En los 45 municipios fronterizos de los norteños estados de Baja California, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas se aplicaron 3,7 millones de vacunas de Pfizer y de Janssen, algunas donadas por Estados Unidos para acelerar la apertura de la frontera.

El grupo asesor de expertos en vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó hoy que pacientes de determinados grupos en riesgo recibir una tercera dosis adicional de las vacuna contra el COVID-19, pese a que el organismo había pedido en agosto una moratoria a esas inoculaciones de refuerzo.

Alejandro Cravioto, presidente del Grupo Asesor Estratégico de Expertos de la OMS (SAGE), hizo este anuncio tras la reunión mantenida la semana pasada por este órgano, en la que se analizaron las estrategias de vacunación.

Los expertos recomendaron que la comunidad internacional se fije el objetivo de vacunar al 70% de la población mundial contra la COVID-19 a mediados de 2022.

«Es un porcentaje mucho mayor del que pensábamos antes, pero dado el desarrollo de la pandemia y la disponibilidad de nuevas vacunas para grupos de edad más jóvenes, es un objetivo posible», subrayó el presidente de SAGE.

Sobre la tercera dosis, o segunda en el caso de la vacuna monodosis de Johnson & Johnson, en principio debe administrarse a personas con un «sistema inmunológico grave o moderadamente comprometido», subrayó Cravioto en rueda de prensa.

«Todas las evidencias indican que se necesita una tercera dosis de estas mismas vacunas o de sus homólogas», añadió el experto.

El mexicano aclaró que esta recomendación se aplica a todas las vacunas que la OMS ha aprobado para su uso de emergencia contra la COVID-19: Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson, Sinopharm y Sinovac. En los próximos días seguramente se unirá la del laboratorio indio Bharat, según adelantó Cravioto.

La luz verde a una tercera dosis, limitada a ciertos grupos, se produce después de que en agosto la OMS pidiera no administrar dosis de refuerzo hasta finales de septiembre dada la persistente desigualdad en la distribución de vacunas anticovid, un plazo que extendió, semanas después, hasta enero de 2022.

En más temas relacionados con la pandemia, la farmacéutica MSD anunció este lunes que solicitó la aprobación de emergencia en Estados Unidos de una píldora contra el COVID-19, un remedio fácil de administrar que se prevé que se convierta en una herramienta crucial en la lucha contra la pandemia, ya que complementa las vacunas.

El tratamiento de molnupiravir, administrado a los pacientes a los pocos días de dar positivo, reduce a la mitad el riesgo de hospitalización y muerte, según un ensayo clínico realizado por MSD.

«El extraordinario impacto de esta pandemia exige que nos movamos con una urgencia sin precedentes», dijo Robert Davis, director ejecutivo y presidente de Merck (MS).

La compañía dijo que estaba trabajando «con las agencias reguladoras de todo el mundo para presentar solicitudes de uso de emergencia o de autorización de comercialización en los próximos meses».

Se indicó que la eficacia es la misma frente a todas la variantes, incluida la Delta, y que el fármaco es seguro. Los expertos han dicho que no es una cura milagrosa y que debe complementar las vacunas, no sustituirlas.

Merck dijo en el comunicado que espera producir 10 millones de tratamientos para finales de 2021, mientras que Estados Unidos ya ha adquirido 1.7 millones de estos tratamientos de molnupiravir en caso de que se apruebe, con la opción de comprar más.

La Organización Mundial de Salud (OMS) sigue examinando datos sobre la vacuna rusa Sputnik V con la idea de que pueda ser aprobada por la agencia de la ONU para uso de emergencia contra el coronavirus, aunque dijo este martes que la decisión no es inminente.

La aclaración de la OMS se dio luego que el ministro de Salud de Rusia, Mikhail Murashko, dijera que problemas administrativos estaban entre las principales demoras en el proceso de decisión de la OMS sobre si se otorgaba uso de emergencia a la Sputnik V como se le ha dado a media decena de vacunas.

Y es que una aprobación tal sería una muestra internacional de confianza en la vacuna luego de un proceso riguroso de examen y pudiera abrir el camino para su inclusión en el programa COVAX organizado por la OMS y socios claves y que envía vacunas del COVID-19 a numerosos países necesitados en el mundo.

«Al igual que con otras vacunas candidatas, la OMS continúa evaluando las vacunas Sputnik V de diferentes sitios de producción y publicará las decisiones sobre su listado para uso de emergencia cuando todos los datos estén disponibles y la revisión haya concluido», dijo la Organización.

Añadió que el proceso de evaluación busca acelerar el acceso equitativo a las vacunas para salvar vidas y controlar la pandemia de COVID-19.

Recordemos que la Organización Mundial de la Salud detuvo a fines de septiembre el proceso de aprobación del fármaco ruso tras detectar una serie de infracciones durante una inspección a una planta de producción de la vacuna que incrementaban los riesgos de una contaminación cruzada. La Sputnik V ha sido autorizado en más de 70 países, entre ellos México.

Lo dicho por la OMS llega en paralelo a que los desarrolladores de la Sputnik V anunciaran que modernizarán los métodos de control de calidad para adecuarlos a las normas de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y lograr su aprobación en Europa.

«Los desarrolladores de Sputnik V trabajan actualmente en el cambio de sus metodologías», afirmó la directora del Centro de Peritaje Médico del Ministerio de Sanidad, Valentina Kosenko, citada por la agencia RIA Novosti.

Kosenko recordó que en estos momentos la vacuna rusa está en proceso de revisión en la EMA, «pero algunos métodos utilizados en Rusia para controlar la calidad de los fármacos ya no se utilizan en países con mayor desarrollo farmacéutico, en particular, en Europa».

Los nuevos métodos, señaló, priorizarán las tecnologías in vitro, más modernas frente a las heredadas de la farmacéutica soviética, que utilizaba animales.

Estados Unidos prometió este miércoles comprar 500 millones de dosis extras de vacunas contra el COVID-19 y donarlas a otros países.

«Para vencer la pandemia aquí tenemos que vencerla en todas partes», dijo el presidente Joe Biden al iniciar una cumbre que busca elevar las tasas de vacunación a nivel mundial y que incluye a los líderes de Canadá, Indonesia, Sudáfrica y Gran Bretaña, así como al director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Con esta donación, el total de dosis entregadas por Estados Unidos al resto del mundo sumarán más de 1,100 millones, muy por debajo de los 5,000 a 6,000 millones de dosis que los países más pobres dicen que necesitan.

Adicional, el gobierno de EUA resaltó que han enviado 160 millones de estas dosis a 100 países, más de lo que han entregado todas las demás naciones juntas.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech serán producidas en Estados Unidos y serán enviadas a países de ingresos bajos y medios a partir de enero próximo, dijo un funcionario de alto rango del gobierno de Estados Unidos antes del anuncio.

«Este es un gran compromiso de Estados Unidos. De hecho, por cada inyección que hemos administrado en este país hasta la fecha, ahora estamos donando tres inyecciones a otros países», señaló el funcionario. Una fuente no revelada con conocimiento del tema dijo a la agencia Reuters que el gobierno pagaría unos 7 dólares por dosis.

Recordemos que en junio, el gobierno de Biden acordó comprar y donar 500 millones de dosis de la vacuna. Bajo los términos de ese contrato, Estados Unidos pagará a Pfizer y BioNTech alrededor de 3,500 millones de dólares o 7 dólares por dosis por las inyecciones.

Y es que Estados Unidos ha sido criticado por planificar dosis de refuerzo para los estadounidenses completamente vacunados, mientras que millones de personas en todo el mundo todavía no tienen acceso a las inyecciones.

Incluso el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, «regañó» a los líderes mundiales por la desigual distribución de las vacunas contra el COVID-19, describiéndola como «obscenidad» y agregó que el mundo ha «reprobado en ética».

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que el mes pasado pidió a los países más avanzados en la vacunación contra el COVID-19 no aplicar dosis de refuerzo antes de finales de septiembre, extendió su petición hasta el término de este año, dada la desigualdad de distribución de dosis en el mundo.

«Ha habido pocos cambios en la situación global, así que hoy pido extender la moratoria hasta al menos el final de este año, para permitir que todos los países puedan al menos vacunar al 40% de su población», señaló en rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Aunque admitió que algunos colectivos en riesgo podrían necesitar dosis de refuerzo contra el COVID-19, «por ahora no queremos un uso extendido de éstas entre la población completamente vacunada», insistió el experto etíope.

El máximo responsable de la OMS lamentó que siga el desigual reparto de vacunas, y aseguró que está muriendo un número de gente que no debería debido a que, pese a tener las soluciones para detener la transmisión y salvar vidas, no se está compartiendo.

Tedros también se quejó de que los países desarrollados han prometido donar más de mil millones de dosis, pero sólo un 15% de esas promesas se han materializado, y de forma paralela las farmacéuticas han dicho que darían prioridad al programa de reparto de vacunas COVAX pero no lo han hecho.

«No queremos promesas, queremos vacunas», declaró Tedros, quien dijo sentirse «en shock» después de que este martes la federación internacional de farmacéuticas dijera que ahora que los países ricos han vacunado a la mayoría de su población es cuando se puede cambiar el foco hacia un mayor reparto a los países en desarrollo.

«La OMS pidió un reparto igualitario desde el principio, no cuando los países más ricos hubieran completado sus vacunaciones», subrayó.

Tedros insistió en que la pandemia está actualmente en una fase a dos velocidades, en la que sólo los países de ingresos medios y altos han conseguido desvincular contagios y fallecimientos. En esos países, advirtió, sigue habiendo riesgo de que «la relajación prematura» de las medidas de prevención ponga en peligro la población no vacunada, mientras que en las economías de renta baja continúa habiendo altas tasas de mortalidad por COVID-19.

Más de tres mil personas de todo el mundo han presentado demandas en contra de China por la propagación del virus del COVID-19 en humanos, y en contra de la Organización Mundial de la Salud (OMS) por no poder controlar ni frenar la pandemia.

De acuerdo con Patricio Poplavsky, CEO de Poplavsky International Law Offices, una firma legal basada en Argentina, señaló que Estados Unidos, México y Argentina son los países que mayor cantidad de demandas judiciales han presentado, principalmente por personas que se contagiaron de COVID-19.

El abogado precisó que las denuncia son contra la República Popular China, que dirige el presidente Xi Jinping; y la OMS, que encabeza Tedros Adhanom, por “transgresión a la Declaración Universal de Derechos Humanos”, refiriéndose en concreto a sus artículos que se refieren al Derecho a la Vida y al Derecho a la Integridad Personal.

Se indicó que las demandas refieren “daños materiales” como pérdida de ingresos, gastos médicos, así como también “daños morales” en alusión al aislamiento, miedo, angustia, ansiedad, entre otros aspectos.

«La causa, que es colectiva, se encuentra en proceso previo a la apertura de prueba. Es decir, los próximos pasos son llamar a los testigos propuestos por las partes y requerir la documentación que solicitamos en la denuncia”, señaló Poplavsky, quien dijo tener las “más altas expectativas” en alcanzar un fallo favorable para los damnificados.

Las denuncias coinciden con que China se lanzara hoy en contra de Washington por politizar el asunto sobre los orígenes del coronavirus, e insista en culpar a Beijing.

Fu Cong, un alto funcionario en el Ministerio del Exterior de China, dijo en una rueda de prensa con periodistas extranjeros que «hacer de China un chivo emisario no puede blanquear a Estados Unidos». «Si quieren acusar a China sin fundamentos, mejor que se preparen a aceptar el contrataque de China», dijo.

Y es que China, Estados Unidos y la OMS están inmersos en una pelea en torno a si el virus se filtró desde un laboratorio en Wuhan, la ciudad donde se detectó el primer caso de COVID en 2019.

Recordemos que un informe conjunto de China y la OMS meses atrás llegó a la conclusión de que una filtración desde un laboratorio era «extremadamente improbable»; la hipótesis más probable, según el informe, es que el virus pasó de los murciélagos a otro animal, que entonces lo transmitió a los seres humanos.

Pero las conclusiones no son definitivas, y el director general de la OMS, Tedros Adhanom, dijo a finales de marzo que todas las hipótesis estaban sobre la mesa y merecían mayores estudios.

Al respecto, el presidente Joe Biden ordenó que las agencias de inteligencia de su país revisaran las dos teorías durante un período de 90 días.

China por su parte ha insinuado que el virus tal vez escapó de Fort Detrick, un laboratorio militar estadounidense en Maryland. El país asiático ha señalado que el instituto de enfermedades infecciosas de Fort Detrick ha estudiado varios coronavirus y que estuvo cerrado durante varios meses en 2019-2020 por infracciones de seguridad.

Finalmente, los expertos en un informe de la OMS declararon este miércoles que la investigación sobre los orígenes del COVID-19 «está en un punto muerto», advirtiendo que es urgente retomarla, ya que cuanto más tiempo pase más difícil será concluirla.

«La investigación sobre los orígenes del virus SARS-CoV-2 está en un momento crítico (…) la ventana para llevar a cabo esta investigación crucial se está cerrando rápidamente» explicaron en un texto publicado por la revista científica Nature.

Entre estos once científicos destacan la holandesa Marion Koopmans, el británico Peter Daszak, el vietnamita Hung Nguyen-Viet o el catarí Farag El Moubasher. Esos científicos formaban parte del equipo de 17 expertos internacionales y 17 chinos que elaboraron el informe de marzo, tras visitar en enero el laboratorio chino de Wuhan.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) no ha declarado oficialmente a la COVID-19 como una «infección endémica», es decir, una enfermedad que no desaparecerá.

Y es que a través de un supuesto boletín con el logo de la OMS, diversas publicaciones en redes sociales aseguran que la autoridad sanitaria global proclamó a la COVID-19 una «infección endémica», término usado, según múltiples glosarios epidemiológicos, para enfermedades que han logrado una «presencia constante o prevalencia» en una población.

«Hoy después de varios meses de lucha contra el virus COVID-19, la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha declarado el virus como una infección Endémica, dándonos a entender, que será parte de nuestro día a día (como el catarro común, VIH y muchas)», asegura el documento que circula, atribuido a la Organización.

«Estamos ante una selección natural, como bien mencionaban nuestros antepasados Darwin y Wallace. Tristemente, quien no se adapte morirá. Los más fuentes sobrevivirán, perderemos amigos, familiares y tendemos que afrontar la situación», añade la imagen.

Lo cierto es que la OMS aún no ha tomado ninguna decisión sobre declarar oficialmente a la COVID-19 como una enfermedad endémica, ni hay contempladas olas de contagios más masivas por esa razón. De hecho, investigaciones científicas prevén que el coronavirus pierda fuerza si llega a ser endémico.

Al respecto, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), filial en América de la OMS, negó a través de un correo electrónico la veracidad de esa supuesta noticia y la calificó de «información falsa».

«La OMS no declaró que la COVID-19 sea una infección endémica», señaló la OPS a la agencia EFE.

Una investigación publicada el pasado 11 de agosto por la revista Science Advances halló que en los próximos años el SARS-CoV-2 sí puede hacerse endémico en la población mundial, aunque podría comportarse como otros coronavirus del resfriado común y no ser grave.

Según datos de un modelo numérico de un equipo estadounidense-noruego liderado por Ottar Bjornstad de la Universidad de Pensilvania, una vez la COVID-19 logre ese estado se estima que afecte, sobre todo, a niños pequeños que aún no han sido vacunados o expuestos al virus.

Dado que la gravedad del coronavirus es generalmente menor entre los niños, se espera que la carga global de esta enfermedad disminuya, según los investigadores.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) llamó este jueves a China a compartir informaciones de los primeros casos de COVID-19 y dijo necesitar «todos los datos» para investigar la teoría de que el virus se escapó de un laboratorio.

«Con el fin de abordar la ‘hipótesis de laboratorio’, es importante tener acceso a todos los datos y considerar las mejores prácticas científicas y mirar los mecanismos que la OMS ya ha establecido», dijo la agencia de salud de la ONU.

La OMS pidió despolitizar la investigación sobre el origen de esta pandemia, que ha matado al menos 4.3 millones de personas y hundido la economía global desde la detección de sus primeros casos en Wuhan en diciembre de 2019.

«Pedimos a todos los gobiernos que despoliticen la situación y cooperen para acelerar los estudios sobre los orígenes, con el importante objetivo de desarrollar un marco común para futuros patógenos con potencial pandémico», indicó la organización.

Recordemos que la agencia de la ONU envió un equipo de expertos internacional a Wuhan a principios de año, quienes, en una primera fase de investigación, concluyeron que el virus probablemente había pasado de los murciélagos a los humanos a través de un animal intermediario.

En un comunicado sobre la siguiente fase de estudio, la OMS indicó que era «de una importancia vital» saber cómo comenzó la pandemia.

«La próxima serie de estudios incluirá un examen adicional de los datos brutos de los primeros casos» en 2019, dijo la OMS sobre el avance de la investigación.

«Compartir datos brutos y dar permiso para el nuevo análisis de muestras… no es diferente de lo que alentamos a todos los países, incluida China, a apoyar para que podamos avanzar en los estudios de los orígenes de forma rápida y eficaz», agregó.

En la primera fase del estudio se establecieron cuatro hipótesis sobre el origen de la pandemia, y entre ellas, la fuga de un laboratorio se consideró «extremadamente improbable».

Pero después de leer el informe, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, aseguró que las investigaciones dentro de los laboratorios de Wuhan no habían sido suficientemente profundas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció este miércoles el inicio de ensayos en pacientes hospitalizados por COVID-19, con tres nuevos posibles tratamientos en los que se usarán los fármacos artesunate (producido por la farmacéutica Ipca), imatinib (de Novartis) e infliximab (de Johnson & Johnson).

El artesunate hasta ahora era utilizado en el tratamiento de casos graves de malaria, el imatinib en algunos tipos de cáncer, y el infliximab para la artritis reumatoide y enfermedades que atacan el sistema inmunológico, señaló la OMS en un comunicado.

Los tres productos han sido donados por sus fabricantes y fueron seleccionados por un panel independiente de expertos, «dado su potencial a la hora de reducir el riesgo de fallecimiento en pacientes de COVID-19», señaló la OMS.

Con ellos se inicia la segunda fase de ensayos Solidarity, que en su primera etapa no logró resultados positivos tras probar en pacientes cuatro tratamientos: la hidroxicloroquina (creada inicialmente contra la malaria), el antiviral remdesivir, el interferón o los antirretrovirales lopinavir y ritonavir.

La OMS concluyó a finales del pasado año que ninguno de esos cuatro tratamientos lograba reducciones importantes en la duración de las hospitalizaciones, los fallecimientos por COVID-19 o el número de personas que requerían ventilación.

En contraste con el rápido desarrollo de las vacunas anticovid, con más de una decena ya en uso globalmente, la OMS reconoce por ahora sólo dos tratamientos como efectivos para los casos graves de COVID-19: la dexametasona, un corticoesteroide, y la utilización de antagonistas de interleucina-6.

Mientras el primero es de fácil acceso en todo el mundo, por el bajo precio de la dexametasona, la interleucina-6 es un tratamiento de alto coste que la propia OMS advirtió que no estaría al alcance de la mayoría de los pacientes en países en desarrollo.

Los ensayos Solidarity (Solidarity PLUS en esta nueva fase) involucrarán a miles de investigadores en 600 hospitales de 52 países, 16 más que en la primera fase de pruebas.

Adicional, se informó que la vacuna contra la COVID-19 desarrollada por el laboratorio indio Bharat Biotech está siendo analizada por expertos de la OMS, para aprobar eventualmente el uso de emergencia de la misma este mismo septiembre.

Bharat presentó los datos de sus ensayos en julio y actualmente es una de las más avanzadas en el proceso de aprobación, indicó en conferencia de prensa la asistente de la OMS para Acceso a Medicinas y Vacunas, María Ángela Simao.

Recordemos que hasta ahora la OMS aprobó el uso de emergencia de seis vacunas: las de Pfizer-BioNtech (primera en hacerlo), Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson, Sinovac y la desarrollada por Sinopharm en sus laboratorios en Pekín.

Simao indicó que otras cinco vacunas están en proceso de revisión por parte de los expertos de la OMS: otra elaborada por Sinopharm (en este caso en sus laboratorios de Wuhan), la también china CanSino, la desarrollada por Sanofi Pasteur y dos de Novavax, una de ellas en colaboración con el Serum Institute of India.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió hoy a los gobiernos de todo el mundo retrasar una eventual tercera dosis de las vacunas contra la COVID-19.

El llamado de la OMS llega tras la decisión de Israel y Alemania de ofrecer una dosis de refuerzo a su población de personas mayores, mientras que el Reino Unido planea hacer lo mismo a partir de septiembre y otros países ricos han iniciado la misma reflexión.

«Entendemos la preocupación de los gobiernos por proteger a sus poblaciones de la variante Delta, pero no podemos aceptar que los países que ya han utilizado la mayoría de los suministros de vacunas, utilicen todavía más, mientras que las poblaciones más vulnerables del mundo siguen sin protección», declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tedros Adhanom pidió a los países y compañías que controlan el suministro de las dosis que prioricen el atender la gran inequidad existente en la distribución de vacunas entre naciones ricas y pobres.

Y es que desde hace unas semanas, la OMS ha advertido de un creciente desbalance en la disponibilidad de vacunas contra la enfermedad que ha matado a 4.2 millones de personas en todo el mundo.

La OMS quiere que cada país haya vacunado al menos al 10% de su población para fines de septiembre, a al menos 40% para finales de año y al 70% para mediados de 2022.

En países catalogados como de altos ingresos por el Banco Mundial, han sido inyectadas 101 dosis por cada 100 personas. Mientras que la cifra cae a 1.7 dosis por cada 100 personas en las 29 naciones de menores ingresos.

Adicional, la OMS llamó a los fabricantes de vacunas a mantener sus precios bajos y asequibles, tras las informaciones de que dos productores aumentarían los precios que están cobrando a la Unión Europea (UE).
Pfizer/BioNTech y Moderna incrementarán los precios de sus inmunizantes basados en la tecnología de ARN mensajero porque las han adaptado a las nuevas variantes del virus, según informes. Según el diario británico Financial Times, que pudo consultar un contrato concluido con la UE, el precio de la vacuna de Pfizer pasará de 15.50 euros a 19.50 euros la unidad y la de Moderna, de 19 a 21.50 euros.

Sobre la disponibilidad de vacunas, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) pidió donar «urgentemente» más vacunas a Latinoamérica y el Caribe, donde los contagios por COVID-19 siguen aumentando y apenas el 18% de la población está completamente vacunada.

La directora del organismo, Carissa Etienne, lamentó que el continente haya superado recientemente los 2 millones de fallecimientos por COVID-19, lo que «equivale aproximadamente a la población de Houston», Texas, en Estados Unidos.

«Mientras que algunos países han inmunizado a la mitad de su población o más, en Latinoamérica y el Caribe solo el 18% de la población está protegida» con la pauta completa de vacunación, advirtió Etienne. «Necesitamos más vacunas, mediante donaciones o compras directas para nuestros países, y las necesitamos ahora», exhortó.

Recordó que América es ahora la región del mundo con mayor incidencia de la COVID-19, con alrededor de 20,000 muertes y 1.2 millones de contagiados en la última semana, según datos de la OMS.

Dijo que las infecciones se están «acelerando» en Norteamérica, con un aumento de casos en el sur y el este de Estados Unidos, además de en el centro de México; mientras que en Centroamérica, Guatemala está registrando un auge en los contagios.

La variante Delta del coronavirus, más contagiosa, se ha detectado hasta ahora en 22 países de las Américas, incluidos 10 del Caribe. «Estamos viendo transmisión comunitaria de la variante Delta en Ecuador, México y Estados Unidos», precisó.

China no puede aceptar el plan de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para retomar la segunda fase del estudio sobre los orígenes del COVID-19, afirmó el jueves un alto funcionario chino.

Zeng Yixin, viceministro de la Comisión Nacional de Salud, dijo que estaba «un tanto sorprendido» de que el plan incluya una mayor investigación de la hipótesis de que el virus pudo haberse filtrado de un laboratorio chino.

Dijo que la idea de la filtración es un rumor contrario al sentido común y la ciencia. «Es imposible para nosotros aceptar semejante plan del rastreo de los orígenes», dijo en una conferencia de prensa convocada para responder al tema de los orígenes del COVID-19.

La búsqueda del lugar de origen del virus se ha convertido en un asunto diplomático que ha acentuado el deterioro de las relaciones chinas con Estados Unidos y muchos de sus aliados. Washington y otros dicen que China no ha sido transparente acerca de lo que sucedió en los primeros días de la pandemia. China ha respondido que sus críticos tratan de echarle la culpa de la pandemia y politizar un asunto de carácter científico.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, reconoció la semana pasada que se dio un «impulso prematuro» al descartar la hipótesis de que el virus pudo haberse originado en un laboratorio del gobierno chino en Wuhan, la ciudad donde se detectó por primera vez el virus a finales de 2019.

La mayoría de los expertos consideran que la filtración no es la causa probable. La cuestión es si es una posibilidad tan remota que conviene descartarla o si merece un estudio más profundo.

La primera fase, meses atrás, estuvo a cargo de un equipo internacional de científicos que fueron a Wuhan a trabajar con sus colegas chinos. Se les acusó de ceder a los reclamos de la parte china al indicar que era innecesario seguir estudiando el asunto.

Zeng dijo que el laboratorio de Wuhan no tiene virus capaces de infectar directamente a seres humanos y destacó la conclusión del equipo de la OMS, de que la filtración era altamente improbable. Añadió que eran falsas las conjeturas de que el personal y estudiantes de posgrado en el laboratorio se habían contagiado accidentalmente y trasmitido el virus a la ciudad.

Yuan Zhiming, director del laboratorio de bioseguridad del Instituto de Virología de Wuhan, dijo que no habían almacenado ni estudiado el nuevo coronavirus antes del brote. «Quiero subrayar que… el Instituto de Virología de Wuhan nunca diseñó, fabricó ni filtró el nuevo coronavirus», dijo.

El equipo de la OMS llegó a la conclusión de que el virus probablemente pasó de animales a seres humanos, quizá de murciélagos a un animal intermedio. Los expertos visitaron mercados de Wuhan que vendían animales vivos y recomendaron un mayor estudio de los criaderos que abastecían los mercados.

«En el próximo paso, creo que el rastreo de los animales debería ser la orientación prioritaria. Es el campo más valioso para nuestros esfuerzos», dijo Liang Wannian, jefe de la parte china, en la conferencia de prensa de este jueves.

Tedros dijo la semana pasada que esperaba una mayor cooperación y acceso a los datos por parte de China. «Pedimos a China que sea transparente, abierta y que coopere sobre todo en la información, en los datos no procesados que pedimos en los primeros días de la pandemia.

El número de contagios globales de COVID-19 podría llegar a los 200 millones en las próximas tres semanas si se mantiene el actual ritmo ascendente de casos, advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Del 12 al 18 de julio los contagios globales aumentaron un 12%, con más de 3.4 millones de casos, es decir, casi medio millón más por día, mientras que la cantidad de muertes se mantuvo estable.

En la última semana se registraron 57,000 muertes por COVID-19 y alrededor de 100,000 contagios diarios más que la semana anterior, lo que hace un total desde que comenzó la pandemia de más de 190 millones de casos y 4 millones de fallecimientos.

Todas las regiones menos América y África reportaron un aumento en los contagios, sobre todo en la región de Asia Oriental, con un 30% más de casos que la semana anterior, y Europa con un 21% más.

Con respecto al número de muertes, Europa y África registraron cantidades similares a la semana anterior, mientras que el sur y este de Asia registraron aumentos de un 12% y un 10%, respectivamente.

En la última semana, los países que registraron mayores cantidades de contagios fueron Indonesia, Reino Unido, Brasil, India y Estados Unidos.

La OMS atribuyó el aumento de los contagios a la circulación de variantes más transmisibles, como la Delta, ya identificada en 124 países y que se advirtió, podría convertirse en la dominante en los próximos meses.

Delta, identificada por primera vez en India, ya representa más de tres cuartas partes de las muestras secuenciadas en muchos países, dijo la OMS.

«Se espera que supere rápidamente a otras variantes y se convierta en el linaje circulante dominante en los próximos meses», dijo la agencia sanitaria de la ONU en su informe epidemiológico semanal.

De las otras tres variantes de coronavirus llamadas preocupantes (VOC), la Alfa, detectada por primera vez en Gran Bretaña, se detectó en 180 territorios, la Beta, detectada por primera vez en Sudáfrica, en 130 y la Gamma, detectada por primera vez en Brasil, en 78.

La organización también citó como un factor para el ascenso de los contagios la relajación de las medidas sanitarias de prevención pública, el incremento de las reuniones sociales y la gran cantidad de personas que todavía no tienen acceso a la vacunación.

Sobre las vacunas, este miércoles se informó que BioNTech y Pfizer alcanzaron un acuerdo con la empresa biofarmacéutica sudafricana Biovac para fabricar dosis de su vacuna contra la COVID-19 para su distribución en África.

La empresa sudafricana fabricará y distribuirá la vacuna de BioNTech-Pfizer y ampliará la red mundial de producción, que incluirá así más de veinte instalaciones.

Las empresas informaron de que hasta la actualidad se han distribuido más de mil millones de dosis de su vacuna contra la COVID-19 en más de cien países o territorios y agregaron que el objetivo es distribuir dos mil millones a países de rentas medias y bajas en 2021 y 2022.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó este miércoles que se registraron casi 3 millones de casos nuevos de coronavirus en todo el mundo la semana pasada, lo que supone un aumento del 10%.

Dicho incremento no fue exclusivo en nuevos contagios, sino que también se registró un aumento del 3% en los decesos relacionados con el COVID-19.

Las cifras revierten una tendencia de nueve semanas de disminución de la incidencia.

Según el informe semanal de la agencia de salud de la ONU, las cifras más altas correspondieron a Brasil, India, Indonesia y Reino Unido, donde el ministerio de Salud notificó este miércoles un total de 42,302 nuevos contagios de COVID-19, cifra más alta desde el 15 de enero, cuando se confirmaron 42,300.

La OMS dijo que la altamente contagiosa variante Delta se ha identificado en 111 países desde que fue detectada por primera vez en la India, y prevé que se volverá dominante globalmente en los próximos meses.

La OMS también alertó que podrían aparecer versiones aún más trasmisibles del COVID-19, las cuales, «combinadas con la relajación y uso indebido de medidas de salud pública y social y el incremento de la movilidad y la aglomeración social», podrían dar lugar a más casos, hospitalizaciones y muertes.

La organización reconoció que muchos países enfrentan «presiones considerables» para levantar todas las restricciones, pero advirtió que la «mala planificación o evaluación del riesgo de contagio durante una concentración o viaje le da al virus la oportunidad de trasmitirse».

En ese sentido, la OPS, oficina regional de la OMS, informó sobre el alza de casos de COVID en Cuba, donde se confirmó la presencia de la variante Delta.

La OPS recomendó evitar aglomeraciones en la Isla, donde se han registrado manifestaciones antigubernamentales en los últimos días.

«Cuba reportó el mayor número de casos semanales desde el inicio de la pandemia», informó en rueda de prensa Carissa Etienne, directora de la OPS, al señalar un aumento de las infecciones en la región del Caribe.

Etienne remarcó que muchos países en las Américas, incluida Cuba, han experimentado «oleadas de protestas» que atribuyó «en parte a los impactos de esta pandemia», y urgió a los países a priorizar las redes de protección social y seguir las medidas de salud pública recomendadas para frenar la propagación del virus.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), informa que, según los resultados del programa Playas Limpias correspondiente al periodo de verano 2021, 99.5% de las playas del país pueden ser clasificadas como aptas, ya que cumplen los niveles de seguridad de enterococos establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cofepris indicó que con ayuda de las autoridades estatales de Salud y la Red Nacional de Laboratorios de Salud Pública, se analizaron más de mil 300 muestras de agua de 199 playas en 57 destinos turísticos de los 17 estados costeros con el propósito de determinar si representan o no un riesgo para la salud.

Los resultados de las pruebas realizadas con agua de mar indicaron que 198 playas son aptas para uso recreativo, ya que cumplen el requisito de tener 200 o menos enterococos por 100 mililitros de agua.

Playa Hermosa, en Ensenada, Baja California, fue el único sitio de los analizados que rebasó los límites establecidos por la metodología de número más probable (NMP), 200 NMP/100 mililitros de enterococos, por lo cual da lugar a considerarse como playa no apta para uso recreativo.

Precisó que debido a los fenómenos meteorológicos Dolores y Enrique, así como a la presencia de zonas de baja presión, en algunas entidades el personal no pudo realizar un muestreo completo para esta actualización del programa.

Tres playas en Tonalá, Chiapas, no presentaron resultados, así como ninguna de las 31 playas de Guerrero; 10 de Jalisco; 13 de Michoacán; y 15 de Oaxaca. Cuando las condiciones meteorológicas lo permitan, las autoridades realizarán los muestreos e informarán a la población usuaria.

Este nivel de consideración de playas aptas y no aptas, utilizado por las instituciones para establecer si una playa implica o no un riesgo sanitario, se constituye de conformidad con los lineamientos de la OMS, que es de 200 enterococos por 100 mililitros de agua.

La Cofepris resaltó que la medida de calidad del agua no significa una apertura de las playas o de la seguridad en ellas para ser visitadas, considerando la declaratoria de emergencia sanitaria por COVID-19.

Por ello, pidió seguir las medidas recomendadas por los gobiernos estatales y municipales, así como las indicaciones de las secretarías de Salud a nivel federal y estatal acerca del uso, movilidad y convivencia en los espacios públicos.

Finalmente, recordó que la calidad de agua en los centros turísticos es un factor primordial para garantizar la protección de la salud de las y los visitantes que entran en contacto.

La científica jefa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desaconsejó que las personas mezclen y combinen vacunas contra el COVID-19 de diferentes fabricantes.

La experta calificó este práctica como una «tendencia peligrosa», ya que se necesitan más datos sobre el impacto en la salud.

«Es una tendencia un poco peligrosa», dijo Soumya Swaminathan en una sesión informativa en línea. «Será una situación caótica en los países si los ciudadanos comienzan a decidir cuándo y quién tomará una segunda, una tercera y una cuarta dosis».

Swaminathan calificó la mezcla como una «zona libre de datos», aunque la OMS aclaró que hay algunos disponibles y se esperan más.

Su Grupo Asesor Estratégico de Expertos sobre vacunas dijo en junio que la vacuna Pfizer podría usarse como una segunda dosis después de una dosis inicial de AstraZeneca, si esta última no estaba disponible.

Los resultados de un ensayo clínico adicional dirigido por la Universidad de Oxford que buscará mezclar AstraZeneca y Pfizer, así como las vacunas Moderna y Novovax, están en curso.

«Se esperan datos de estudios de combinación y combinación de diferentes vacunas; tanto la inmunogenicidad como la seguridad deben evaluarse», dijo la OMS.

Las agencias de salud pública deberían ser las que tomen decisiones, basándose en los datos disponibles, y no las personas, agregó la OMS.

La variante Delta del coronavirus causante de la COVID-19, detectada por primera vez en la India y mucho más contagiosa que versiones anteriores del virus, está presente en al menos 104 países y pronto se convertirá en la dominante a nivel mundial, advirtió hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«El mundo está experimentando en tiempo real cómo el virus continúa cambiando y volviéndose más contagioso», subrayó en rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Tedros confirmó que la semana pasada las muertes globales por COVID-19 (unas 55,000) fueron ligeramente superiores a los siete días anteriores, poniendo fin a 10 días de descensos y situando la cifra oficial de fallecidos en la pandemia en más de cuatro millones.

«La emergencia sanitaria está empeorando, y ello amenaza vidas, trabajos, y la recuperación económica global», advirtió Tedros.

El director general subrayó que el aumento de nuevos casos de COVID-19, favorecido por la expansión de la variante Delta, ya se está observando también en lugares con altas tasas de vacunación, aunque la situación es «particularmente mala» en países donde la inmunización está avanzando lentamente.

«Ello se traduce en altos números de hospitalizaciones y muertes, incluso en países que lograron controlar anteriores oleadas del virus», aseguró, para recordar que países de renta baja vuelven a sufrir problemas de suministro de equipo de protección sanitaria, oxígeno y tratamientos.

Tedros reiteró, como viene haciendo desde hace meses, que la desigual distribución de vacunas está perjudicando la estrategia mundial contra el coronavirus.

«Algunos países están encargando millones de dosis para dar inyecciones de refuerzo cuando hay otros que ni siquiera tienen suministros para inmunizar a sus trabajadores sanitarios y su población vulnerable», lamentó.