Tag

OMS

Browsing

La Organización Mundial de la Salud (AMLO) aseguró este lunes que es «prematuro» e «irrealista» creer que la pandemia del coronavirus podría ser contenida para finales de este año.

Sin embargo, la Organización reconoció que la reciente llegada de las distintas vacunas efectivas podría al menos ayudar a reducir drásticamente las hospitalizaciones y las muertes.

Michael Ryan, director del programa de emergencias de la OMS, indicó que el principal objetivo en todo el mundo en este momento debería ser mantener los contagios de COVID-19 lo más bajo posible.

«Si somos sensatos, podremos poner fin a las hospitalizaciones, las muertes y la tragedia relacionadas con esta pandemia» para fines de año, expresó Ryan en una sesión informativa con reporteros. Añadió que la OMS se siente alentada por resultados preliminares que indican que las vacunas parecen estar ayudando a frenar la explosiva propagación del virus.

«Si las vacunas empiezan a surtir efecto no sólo en cuanto a decesos y no sólo en cuanto a hospitalizaciones, sino también en cuanto a la dinámica de contagio y a los riesgos del mismo, creo que entonces estaremos encaminados a controlar esta pandemia», aseveró el experto.

Sin embargo, advirtió que se debe evitar la complacencia, pues nada está garantizado ante una epidemia en evolución. «Justo ahora el virus es el que controla la situación», afirmó.

Por su parte el director general de la OMS declaró que es «lamentable» que adultos jóvenes y saludables en los países ricos están siendo vacunados antes que el personal de salud en los países en desarrollo.

Tedros Adhanom Ghebreyesus afirmó que esta semana comenzaron las campañas de vacunación con la iniciativa COVAX en Ghana y Costa de Marfil, pero lamentó que ello esté ocurriendo sólo tres meses después que países como Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá comenzaron las inoculaciones de su propia población.

«No se trata de una carrera entre países», señaló. «La carrera es de todos contra el virus. No le vamos a pedir a los países que pongan en riesgo a su población, lo que le pedimos a todos los países es que sean parte de un esfuerzo global para combatir el virus en todas partes».

El grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de misión en China anunciaron este martes que no encontraron pruebas contundentes sobre el origen de la pandemia por Covid-19, y destacaron que no hay nada que indique el virus que causa la enfermedad haya sido creado en un laboratorio del país asiático, tal como se especuló en un inicio.

Evitar nuevas epidemias similares era el objetivo de la misión de la OMS en China para identificar el origen del nuevo coronavirus, pero, más allá de descartar casi por completo que el virus se fugara de un laboratorio de Wuhan, no logró identificar el animal que pudo transmitirlo al hombre.

Una transmisión del coronavirus de un animal a otro y después al hombre es la hipótesis «más probable», dijo en rueda de prensa Peter Ben Embarek, jefe de la delegación; pero se necesitarán investigaciones más específicas.

El experto apuntó también a una posible transmisión «a través del comercio de productos congelados». «Sería interesante examinar si un animal salvaje congelado que fue infectado podría haber sido el vector potencial», aseguró.

La transmisión a partir de un animal es probable, pero «no ha sido aún identificado», dijo por su parte Liang Wannian, jefe del equipo de científicos chinos que trabajaron junto a los de la OMS en Wuhan, donde se registraron los primeros casos a fines de 2019.

Entre los resultados del estudio se encuentra que un coronavirus con gran similitud con el nuevo coronavirus en las secuencias genéticas aparece en murciélagos y pangolines. Pero la similitud no es suficiente para convertirlo en un ancestro directo del nuevo coronavirus.

Los murciélagos, los pangolines, las comadrejas, los gatos y otras especies podrían ser potenciales huéspedes naturales, indicaron los expertos que asistieron a la rueda de prensa celebrada en Wuhan.

El virus fue hallado en las pruebas ambientales en el mercado de mariscos Huanan después de su cierre, especialmente en sus puestos de productos acuáticos. El coronavirus en el mercado podría haberse introducido a través de canales como personas contagiadas, productos contaminados de la cadena de frío y productos animales, pero aún es incierto.

En las pruebas a gran escala de productos animales en el mercado no se produjeron resultados positivos. No se detectó al nuevo coronavirus en muestras de murciélagos en la provincia de Hubei ni en grandes cantidades de ganado, aves de corral y animales silvestres en toda China.

En diciembre de 2019, el nuevo coronavirus se extendió entre las personas a cierta escala en Wuhan, y la mayoría de los casos ocurrieron en la segunda mitad del mes. Un estudio sobre los primeros mostró que, al igual que había casos de nuevo coronavirus en el mercado, también los había en otras zonas de Wuhan de manera simultánea.

Así, los expertos identificaron cuatro hipótesis sobre el origen de la transmisión del nuevo coronavirus a la población humana, entre las que se encuentran la propagación zoonótica directa, los alimentos de la cadena de frío, especies huéspedes intermediarias y un incidente relacionado con un laboratorio. Sin embargo precisan que un incidente de laboratorio es «extremadamente improbable» como la causa de la COVID-19. La introducción a través de especies huéspedes intermediarias es vía «más probable». La transmisión directa o la introducción a través de alimentos de la cadena de frío también son probables.

El equipo estudió una gran cantidad de datos relacionados con la epidemia y visitó nueve instalaciones, entre ellas el Hospital Jinyintan de Wuhan, el mercado de mariscos Huanan y el Instituto de Virología de Wuhan adscrito a la Academia de Ciencias de China. El equipo realizó amplios intercambios con trabajadores médicos, investigadores de laboratorio, científicos y administradores de mercado locales. También entrevistaron a trabajadores sociales, trabajadores comunitarios, residentes, pacientes recuperados y familiares de trabajadores médicos que perdieron la vida en la epidemia.

La misión de la OMS tuvo dificultades para concretarse, ya que China era renuente a dejar entrar al país especialistas mundiales de diferentes disciplinas como la epidemiología pero también la zoología. La OMS ya ha advertido que habrá que tener paciencia para encontrar respuestas.

Al respecto, el gobierno de Estados Unidos espera poder analizar los datos incluidos en el informe de la OMS presentado este martes, el cual concluye que el virus COVID-19 no se originó en un laboratorio en Wuhan, China, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Psaki dijo a los periodistas en una conferencia de prensa el martes que el gobierno no participó en la «planificación e implementación» de la investigación y quiere realizar una revisión independiente de sus hallazgos y datos subyacentes.

Asimismo, agregó que aunque Washington se reincorporó a la OMS, es «imperativo que tengamos nuestro propio equipo de expertos sobre el terreno».

Implementar planes de vacunación en los países pobres y en vías de desarrollo es fundamental para propiciar la recuperación económica mundial, afirmó este lunes el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus.

En un evento organizado por la OCDE, Tedros sostuvo que la distribución igualitaria de las vacunas contra la Covid-19 es fundamental tanto por cuestiones «morales como económicas».

Para el secretario general de la OCDE, Ángel Gurría, la vacunación universal «no se trata solo de un imperativo moral; se trata también de que es clave para la recuperación económica global. Debemos luchar juntos».

Sin embargo, Tedros recordó que el 75% de las dosis de vacunas contra la Covid-19 se han inoculado en apenas diez países. «No es justo que haya países en los que se vacuna a jóvenes saludables, mientras en otros países de ingresos medios o bajos ni siquiera los sanitarios tienen acceso».

Según el organismo con sede en Ginebra, no se ha puesto ni una sola dosis de vacuna en 130 naciones que albergan conjuntamente una población de 2,500 millones de personas.

Las vacunas de BioNTech/Pfizer, Moderna y AstraZeneca se han aplicado mayoritariamente en los países desarrollados, mientras que las de China (Sinopharm) y de Rusia (Sputnik V) sí se han extendido algo en países en desarrollo.

Tedros citó el mecanismo COVAX, fondo de acceso global para vacunas contra la Covid-19 formado por actores públicos y privados, como una de las iniciativas que pueden contribuir a una distribución más equitativa.

Uno de los principales donantes de esta plataforma es Noruega, uno de los países más ricos del mundo. Su ministro de Desarrollo Internacional, Dag-Inge Ulstein, advirtió hoy frente al «nacionalismo» en la fabricación y distribución de vacunas. «Es inaceptable que solo los habitantes de los países ricos tengan acceso a las vacunas», censuró.

Según Ulstein, la financiación de COVAX va «a un ritmo lento» para poder vacunar a los países de bajos ingresos y pidió «solidaridad». «No importa lo que cueste detener la Covid, el coste de no frenarla será siempre superior».

En se sentido, Gurría lamentó que la plataforma COVAX esté «poco financiada».

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió hoy a la industria farmacéutica que haga más para que los países de menores recursos tengan accesos a vacunas contra la Covid-19, esto al señalar una desigualdad en la repartición de las mismas.

Concretamente se pidió a las compañías con vacunas que están siendo utilizadas que «aumenten masivamente su capacidad de producción» para atender la demanda mundial.

«La semana pasada Sanofi anunció que pondrá a disposición sus plantas para producir la vacuna de Pfizer/BioNTech, pedimos a otras compañías que sigan este ejemplo», dijo en una rueda de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Otra forma de contribuir a la lucha contra la pandemia es que las compañías acepten emitir permisos para que otros productores, en particular en países en desarrollo, produzcan sus vacunas, utilizando para ello un mecanismo internacional que en el pasado permitió expandir los tratamientos contra el VIH y la hepatitis C.

Tedros recordó que la industria prometió vender sus vacunas a precio de producción mientras dure la pandemia, pero consideró que podría hacer más sobre todo teniendo en cuenta que varias compañías recibieron subvenciones públicas para acelerar sus investigaciones en beneficio de lograr la vacuna.

«Les pedimos que, ya que han recibido fondos públicos, compartan sus datos y tecnologías para asegurar un acceso global y equitativo a las vacunas», dijo el director general.

Pidió además a los productores que a la brevedad compartan los expedientes completos de sus investigaciones con la OMS para que sus expertos puedan revisarlos y se les dé la autorización de uso de emergencia. Detalló que entre las últimas en haber entregado esta información a la OMS figuran dos compañías chinas.

No está claro si la OMS ya ha recibido la información del Instituto Gamaleya de Investigación en Epidemiología de Rusia, detrás de la vacuna Sputnik V, la que se ha administrado ampliamente en este país y ha comenzado igualmente a utilizarse en varios países en desarrollo.

La OMS es el único organismo internacional que puede hacer una recomendación de uso de una vacuna o medicamento, lo que en este caso es particularmente importante para países que no tienen experiencia en la producción de vacunas y no cuentan con el conocimiento necesario para evaluarlas.

En 130 países, que albergan conjuntamente una población de 2,500 millones de personas, no se ha puesto ni una sola dosis de la vacuna.

La OMS también pidió a los países ricos que han vacunado a los grupos de riesgo más importantes (sanitarios y personas mayores) que compartan las vacunas que han comprado con otros países que está rezagados, pues advirtió que cuanto más se tarda en vacunar en tantos países pobres aumenta el riesgo de que el virus sufra mutaciones y pueda evadir la acción de las vacunas.

El jefe del equipo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investiga el origen de la pandemia en Wuhan calificó este jueves como «poco creíble» que el coronavirus haya salido de un laboratorio, una tesis que sería un «excelente guión» para una película.

Peter Ben Embarek forma parte de la decena de investigadores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que llegaron a China en enero para investigar la aparición del Covid-19.

El equipo visitó ayer el Instituto de Virología de Wuhan desde donde, según algunas acusaciones y el propio expresidente estadounidense Donald Trump, habría salido el virus.

Se trata del lugar más controvertido que ha visitado hasta ahora la delegación. «Si empezamos a seguir y perseguir fantasmas aquí y allá, nunca llegaremos a ninguna parte», dijo Ben Embarek en entrevista con la agencia AFP.

Sin embargo, la visita al Instituto fue «un paso importante para entender de dónde vienen estas historias», según este especialista en seguridad alimentaria, que estuvo trabajando para la OMS en Pekín a principios de la década de 2010.

Sobre dichas historias hay que ser capaces de «explicar por qué algunas de ellas son totalmente irracionales, por qué algunas de ellas podrían tener sentido, y por qué algunas de ellas pueden ser explicadas o no».

El Instituto de Virología de Wuhan cuenta desde 2012 con un laboratorio de alta seguridad para patógenos muy peligrosos, que puede albergar cepas de virus como el del Ébola y que la OMS ha podido visitar.

Ben Embarek dijo que había mantenido «conversaciones muy francas» con sus interlocutores chinos.

Antes de dejar el cargo de jefe de la diplomacia estadounidense, Mike Pompeo había vuelto a señalar al Instituto a mediados de enero. Sin embargo, hasta ahora no se han encontrado pruebas que apoyen esta hipótesis.

Todas estas conjeturas serían «excelentes guiones para películas y series», dijo el jefe de los expertos de la OMS, prometiendo sin embargo «atenerse a la ciencia y a los hechos» para sacar una conclusión definitiva sobre el origen de la pandemia.

Según Ben Embarek, la delegación debe concluir su misión en Wuhan la próxima semana. «No obtendremos respuestas completas sobre el origen del virus, pero será un buen primer paso», aseguró. «Será una forma muy sólida y clara de cómo avanzar».

El mecanismo COVAX, creado para favorecer un acceso equitativo a las vacunas que se desarrollen contra la Covid-19, anunció hoy que planea distribuir un total de 337 millones de dosis a países de ingresos medios y bajos en una primera fase que se iniciará a fines de este mes y comienzos de marzo.

Prácticamente la totalidad de esas dosis corresponden a la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford, con 96 millones de dosis que serán directamente producidas por la farmacéutica y 240 millones por el Serum Institute de India (SII), gracias a un acuerdo entre ambas.

De la vacuna de Pfizer/BioNTech se distribuirán 1.2 millones de dosis en esta etapa inicial, dijo el director de la alianza para el acceso a las vacunas (GAVI), Seth Berkley, cuya entidad participa en COVAX.

Se anticipa que a partir del segundo trimestre habrá un volumen adicional de vacunas de Pfizer (hasta 40 millones de dosis), según un acuerdo de compra anticipada que la farmacéutica estadounidense ha firmado con GAVI.

COVAX nació como una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) a la que se han unido como socios principales GAVI y la Fundación CEPI, con sede en Oslo y dedicada a financiar proyectos independientes en favor de vacunas contra enfermedades infecciosas.

El total de dosis anunciadas cubre el 3.3% de la población de los 145 países que recibirán las dosis.

En un comunicado, COVAX indica que con los planes de distribución se cumple con la meta de que al menos el 3% de las poblaciones de todos los países reciban la vacuna en la primera mitad de 2021 para proteger a los grupos más vulnerables, como los trabajadores sanitarios.

La vacuna de AstraZeneca, a diferencia de las de Pfizer o Moderna con las que se está vacunando a las poblaciones en Europa y Estados Unidos, ofrece una inmunidad cercana al 70% con una única dosis.

Además, la conservación de la vacuna de AstraZeneca no requiere de temperaturas ultrafrías y puede guardarse a temperaturas de un refrigerador normal, lo que hace que sea la más adaptada para los países de pocos recursos y limitadas infraestructuras.

En el caso de las 240 millones de vacunas de AstraZeneca manufacturadas por el SII se ha precisado que entre el 35% y 45 % estará disponible de aquí a finales de marzo y el resto en el segundo trimestre del año.

De las 96 millones que serán producidas en las plantas de AstraZeneca, solo se contará con el 15% hasta el final del primer trimestre, el 56% estaría disponible en el segundo trimestre y el resto en la segunda mitad del año.

El pasado fin de semana, COVAX notificó por escrito a cada uno de los países beneficiarios la asignación específica por tipo de vacuna que le corresponde, pero los responsables del mecanismo han aclarado que se trata de «cifras indicativas» que pueden variar si se presentan imprevistos en el proceso de producción.

No obstante, conocer los números y los plazos para este primera fase de distribución de vacunas a través de COVAX permitirá a los países preparar la logística, los procedimientos legales a tener en cuenta y avanzar en la formación del personal que se encargará de la vacunación.

Los 18 países que recibirán la vacuna Pfizer son Bután, Bolivia, Bosnia, Cabo Verde, Colombia, El Salvador, Georgia, Maldivas, Moldavia, Mongolia, Perú, Filipinas, Corea del Sur, Ruanda, Sudáfrica, Túnez y Ucrania, como así como los territorios palestinos.

COVAX ha recaudado más de 6,000 millones de dólares de 8,000 millones necesarios para cubrir la adquisición y distribución a los países más pobres, incluido un compromiso de 4,000 millones del Congreso de Estados Unidos en diciembre. La Unión Europea y sus miembros han comprometido alrededor de 800 millones y Reino Unido ha agregado más de 700 millones de dólares.

La cantidad de vacunas asignadas por país en América Latina, según una lista proporcionada por GAVI y COVAX, son:

  • Argentina: 2.275.200 dosis de la vacuna AstraZeneca
  • Bolivia: 900.000 dosis de AstraZeneca
  • Brasil: 10.672.800 dosis de AstraZeneca
  • Chile: 957.600 dosis de AstraZeneca
  • Colombia: 2.553.600 dosis de AstraZeneca y 117.00 de Pfizer
  • República Dominicana: 542.400 dosis de AstraZeneca
  • Ecuador: 885.600 dosis de AstraZeneca
  • El Salvador: 324.00 dosis de AstraZeneca y 51.480 de Pfizer
  • Guatemala: 847.200 dosis de AstraZeneca
  • Honduras: 496.800 dosis de AstraZeneca
  • México: 6.472.800 dosis de AstraZeneca
  • Nicaragua: 504.000 dosis de AstraZeneca
  • Panamá: 216.000 dosis de AstraZeneca
  • Paraguay: 357.600 dosis de AstraZeneca
  • Perú: 1.653.600 dosis de AstraZeneca y 117.000 de Pfizer
  • Uruguay: 172.800 dosis de AstraZeneca
  • Venezuela: 1.425.600 dosis de AstraZeneca

México recibirá vacunas contra COVID-19 de AstraZeneca a través del mecanismo multilateral COVAX en febrero y marzo próximos, informó este lunes el canciller Marcelo Ebrard.

En un breve mensaje a través de sus redes sociales, el canciller indicó que mañana martes daría detalles en cuanto a cifras y fechas específicas para la recepción de las vacunas.

Estas serían las primeras dosis que reciba México de vacunas contra la COVID-19, la enfermedad generada por el coronavirus surgido en China a finales del 2019, a través de COVAX, una iniciativa respaldada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El anuncio del titular de la SRE llega tras la confirmación por parte de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), de que la iniciativa COVAX esperaba entregar 35.3 millones de dosis de la vacuna para el COVID-19 de AstraZeneca a 36 estados del Caribe y América Latina entre mediados de febrero y fines de junio.

La OPS sostuvo que la región de América necesita inmunizar a unos 500 millones de personas para controlar la pandemia y agregó que la OMS completaría en unos días su revisión de la vacuna de AstraZeneca para la lista de uso de emergencia.

«El número de dosis y el calendario de entrega todavía están sujetos al uso de emergencia y a la capacidad de producción», dijo la OPS, añadiendo que se debe llegar a un acuerdo de suministro con los productores.

De las 36 naciones que recibirán la vacuna de AstraZeneca, la OPS dijo que cuatro países -Bolivia, Colombia, El Salvador y Perú- también recibirán un total de 377,910 dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech a partir de mediados de febrero.

La alianza GAVI, el grupo que codirige COVAX con la OMS, dijo la semana pasada que se proponía suministrar 2,300 millones de vacunas en todo el mundo para finales de 2021, incluidos 1,800 millones de dosis gratuitas para los países de menores ingresos.

Un panel independiente que revisa el manejo global de la pandemia de COVID-19 dijo este lunes que los funcionarios chinos podrían haber aplicado medidas de salud pública más firmes en enero, además de que criticó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por no declarar una emergencia internacional hasta el 30 de ese mes.

El equipo de expertos, liderado por la ex primera ministra de Nueva Zelanda Helen Clark y la expresidenta liberiana Ellen Johnson Sirleaf, hizo un llamado por reformas en la organización de la agencia de la ONU con sede en Ginebra.

El reporte preliminar fue publicado horas después de que el experto jefe de emergencias de la OMS, Mike Ryan, dijo que se espera que las muertes por COVID-19 en todo el mundo sobrepasen «muy pronto» la marca de 100,000 por semana.

«Lo que está claro para el panel es que las medidas de salud pública pudieron haberse aplicado con obligatoriedad por autoridades locales y nacionales en China en enero», indicó el reporte, en referencia a los primeros brotes de la enfermedad que fueron informados al comienzo en la ciudad de Wuhan, en la provincia de Hubei.

Cuando apareció la evidencia de una transmisión entre humanos «en demasiados países, esta señal fue ignorada», añadió.

En específico, el reporte cuestionó las razones del comité de emergencias de la OMS para no reunirse hasta la tercera semana de enero ni declarar una alerta internacional hasta su segundo encuentro del 30 de enero.

«Aunque el término pandemia no se emplea ni se define en las regulaciones internacionales de salud (2005), su uso sirve para centrar la atención sobre la gravedad de un evento de salud. No fue hasta el 11 de marzo que la OMS ocupó el término», dijo el informe.

Afirmaron que el sistema mundial de alerta de pandemia no es adecuado para su propósito, por lo que la Organización Mundial de la Salud no ha tenido suficiente fuerza para hacer el trabajo.

El panel pidió un «reinicio global» y dijo que daría recomendaciones en un informe final a los ministros de salud de los 194 estados miembros de la OMS en mayo próximo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) iniciará en los próximos días el eventual uso de certificados o «pasaportes de vacunación» en viajes internacionales, declaró hoy el experto del departamento inmunológico de la oficina europea de la institución, Oleg Benesh.

Según afirmó el especialista en una rueda de prensa, este tema «está en la agenda del Comité Internacional de normas médicas y sanitarias», por lo que dijo que iniciará en breve el debate del tema.

«Con la aparición de vacunas efectivas y seguras contra el coronavirus, la OMS estudia los temas vinculados a la vacunación de viajeros internacionales. Quisiéramos recordar que el uso de un certificado internacional es un asunto regulado por normas médicas y sanitarias», indicó.

El experto afirmó que el organismo internacional analiza los aspectos científicos, normativos y éticos de esta iniciativa.

Benesh sostuvo que en la actualidad la OMS trabaja en tres direcciones principales: la recomendación de vacunas a quienes van a viajar, la aprobación por parte de los países de limitaciones o requisitos de vacunación para los viajeros, así como el intercambio de información entre países sobre los procesos de vacunación.

La información surge paralelo a que una misión de la Organización Mundial de la Salud (OMS) llegara este jueves a China para investigar los orígenes de la pandemia.

Los miembros de esta misión deberán respetar dos semanas de cuarentena. Dos de sus integrantes están aún bloqueados en Singapur para someterse de nuevo a una nueva prueba de Covid-19.

La visita es muy delicada para las autoridades chinas, que desean disociarse de cualquier responsabilidad en esta pandemia, que se ha cobrado casi dos millones de vidas en todo el mundo.

Sobre el proceso de vacunación en el mundo, Estados Unidos es el país más golpeado del mundo con más de 384,000 muertos y al menos 23 millones de casos, anunció ayer que 10 millones de personas han sido vacunadas en el país, lo que representa más de un tercio de las 28 millones de dosis administradas en 46 países, según la OMS.

El segundo año de la pandemia de la COVID-19 podría ser más duro que el primero teniendo en cuenta cómo se está propagando el coronavirus, aunado a que comienzan a circular variantes más infecciosas, dijo este miércoles la Organización Mundial de la Salud (OMS).

«Entrar en un segundo año podría ser incluso más duro debido a algunas dinámicas de la transmisión», dijo Mike Ryan de la OMS durante un evento en redes sociales.

El experto indicó que unos 28 millones de personas se han vacunado ya contra la COVID-19 en 46 países del mundo.

El director de Emergencias Sanitarias de la OMS indicó que en estas campañas se están usando cinco vacunas diferentes: Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca, Sputnik V y Sinovac.

Ryan destacó que sólo uno de los 46 países donde se ha empezado a vacunar pertenece al grupo de las economías de bajos ingresos (Guinea, donde se administra la vacuna rusa Sputnik V), por lo que volvió a pedir mayor solidaridad a las naciones más ricas.

«Hay poblaciones que quieren y necesitan vacunas pero no las van a conseguir salvo que empecemos a compartir mejor», subrayó Ryan, exhortando a los países con grandes suministros de dosis que donen las que puedan.

«Al menos deberíamos poder vacunar (en los países más pobres) a los trabajadores sanitarios y a los más vulnerables», indicó, recordando que la OMS creó el programa COVAX para hacer llegar dosis a las naciones en desarrollo con el fin de que la inmunización no se limite a las poblaciones más ricas del planeta.

La población vacunada hasta ahora representa un 0.3% del total mundial, lejos del 70% que los científicos creen que es necesario vacunar como mínimo en el planeta para lograr una cierta inmunidad de grupo.

Debe tenerse en cuenta, por otra parte, que entre los 28 millones de vacunados hay personas que por ahora sólo han recibido una de las dos dosis necesarias.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) registró hoy 586,000 nuevos casos de COVID-19 en el mundo, por lo que el total desde el inicio de la pandemia asciende a 85.5 millones.

Los fallecidos en la pandemia ascienden a 1.86 millones, 11,600 registrados en las últimas 24 horas, según las estadísticas del organismo con sede en Ginebra.

América suma 37 millones de contagios y 889,000 fallecidos, mientras que Europa acumula 27 millones de casos y superó hoy la barrera de las 600,000 muertes, sin que haya indicios claros de repuntes postnavideños en ambos continentes, los más afectados tras un año de pandemia.

A nivel nacional hay algunos países con gráfica ascendente, principalmente el Reino Unido, en clara tercera oleada tras la aparición de una mutación del coronavirus más contagiosa.

Otros países en la lista de más afectados en casos absolutos con una curva ascendente son Colombia y Argentina, con cifras diarias que en el caso colombiano ya superan a las de su primera oleada de julio y agosto, mientras que en el territorio argentino aún no las alcanzan.

Estados Unidos se mantiene en todo caso como el país con más casos confirmados (20 millones), seguido de India (10 millones), Brasil (7.8 millones), Rusia (3.3 millones) y Reino Unido (2.7 millones).

Les siguen, con curvas estables y lejos de los récords de casos diarios de noviembre, Francia (2.6 millones), Italia (2.1 millones) y España (1.8 millones).

Alemania, que ha tenido máximos de casos diarios en las últimas semanas, se sitúa a continuación con 1.8 millones de contagios, aunque su curva muestra cierta tendencia a la baja.

Los pacientes recuperados en el mundo ascienden a 63 millones, y de los 22 millones de casos activos un 0.5% (108,000) se encuentran en estado grave o crítico.

México acumula un millón 479 mil 875 casos confirmados de COVID-19 y 129,987 defunciones confirmadas por el virus. Sin embargo, no es el mismo caso cuando se toma en cuenta la cifra de contagios y muertes como porcentaje de la población.

En México mueren 102 personas por cada 100 mil habitantes. Esto coloca a nuestro país como la séptimo nación con más muertes como porcentaje de la población. Y de cada 100 casos de COVID-19, México es el país con la mayor tasa de muertes: 8.8%. El siguiente país en la tabla es Irán, con 4.4% de muertes por cada 100 casos.

El director de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan, alertó hoy de que pese a las vacunaciones contra la COVID-19 que están empezando en algunos países podría haber hasta medio año más de pandemia con altas cifras de contagios y muertes.

«La vacuna es motivo de esperanza y debemos celebrarla, pero los próximos tres o seis meses van a ser duros, en ellos los países que tienen una intensa transmisión del virus van a ver que ésta se intensifica», aseguró Ryan en rueda de prensa, al ser preguntado por el aumento de los casos en países como México.

Al mismo tiempo, dijo que aquellos países que han tenido la pandemia bajo control podrían sufrir para mantenerse así. Puso como ejemplo las naciones de Asia Oriental, donde están comenzando a subir las cifras de contagios en algunas ciudades tras meses de relativa calma.

Ryan advirtió que el éxito pasado no es garantía de que haya éxito en el futuro a la hora de contener la pandemia, y señaló que incluso cuando se cuente con las vacunas al principio no se tendrán en un número suficiente como para poder evitar los contagios.

El director de emergencias sanitarias de la OMS subrayó sobre el caso el nuestro país, que como otros países de América, caso de Brasil o Estados Unidos, «nunca salieron en realidad de la primera oleada con cierto control» y se enfrentan ahora a «un periodo intenso en el que tienen que poner en práctica todas las medidas preventivas necesarias».

Ryan confirmó por otra parte que la esperada misión encabezada por la OMS para investigar el origen del coronavirus en China viajará al país asiático en la primera semana de enero y visitará la ciudad central de Wuhan, donde hace un año se reportaron los primeros casos.

Una nueva variante que se propaga con gran rapidez del SARS-CoV-2, el coronavirus que causa el Covid-19, ha sido identificada en el Reino Unido, anunció este lunes el ministro británico de Sanidad, Matt Hancock.

En una declaración ante la Cámara de los Comunes, Hancock aseguró que en los últimos días los científicos británicos han detectado «una nueva variante de coronavirus que puede estar asociada a la propagación más rápida en el sur de Inglaterra».

El ministro anunció en esa misma comparecencia que Londres, así como partes de los condados de Essex (este de Inglaterra) y Hertfordshire (al norte de la capital), pasan al nivel máximo de restricciones, por lo que a partir del miércoles deberán cerrar bares y restaurantes salvo para entregas a domicilio.

Todavía se desconoce hasta qué punto el incremento de contagios en todas las franjas de edad se debe a la nueva cepa, pero la situación hace necesarias «acciones rápidas y decisivas», enfatizó Hancock.

Hasta el momento se han identificado más de mil casos de esta nueva variante, especialmente en el sur de Inglaterra, y las autoridades británicas ya lo han notificado a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hancock añadió que no hay ninguna prueba de que la variante tenga efectos más nocivos sobre la salud de los enfermos y consideró «muy improbable» que las vacunas desarrolladas contra el Covid pierdan efectividad con la nueva cepa.

El consejero médico del Gobierno británico, Chris Whitty, detalló por su parte en una rueda de prensa que esta nueva cepa «contiene bastantes más mutaciones que otras» conocidas, por lo que los científicos se han tomado su vigilancia «particularmente en serio».

Con todo, indicó que sería «sorprendente» que quedara fuera del alcance de las vacunas investigadas hasta ahora, dado que todavía no se han inmunizado al grueso de la población y no ha habido «presión selectiva» sobre el virus en ese sentido.

Whitty no descartó que la cepa se haya extendido ya por otros países, aunque el Reino Unido haya sido el primero en detectarla.

Por otro lado, la decisión del Gobierno de meter a Londres en el nivel 3 de restricciones (riesgo muy alto) llega menos de dos semanas después de que terminase el confinamiento de un mes al que Inglaterra estuvo sometida hasta el pasado 2 de diciembre.

La medida implica que no podrá haber ningún tipo de reunión social bajo techo y que sólo se permitirán encuentros entre gente de diferentes hogares en el exterior, y con un máximo de seis personas. También conlleva el cierre de toda la hostelería, salvo comidas para llevar o entregas a domicilio, y la recomendación de evitar cualquier viaje fuera de la zona sometida a esas restricciones.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha pedido también al Ejecutivo que se cierren de inmediato los colegios de educación secundaria, entre cuyos estudiantes se registra un rápido crecimiento de casos.

Por su parte la responsable técnica de la gestión de la pandemia de COVID-19 en la Organización Mundial de la Salud (OMS), Maria Van Kerkhove, ha señalado que «hasta ahora no hay pruebas» de que la nueva cepa del  virus de COVID-19 detecta en Reino Unido «se comporte de manera
diferente».

En rueda de prensa, Van Kerkhove ha resaltado que esta variante ya ha  sido analizada por el Grupo de Trabajo de Evolución de Virus de la  OMS. «Ha surgido en el contexto de las variantes de visón identificadas en otros lugares», ha asegurado.

En esta misma línea, el director ejecutivo del programa de  emergencias de la OMS, Mike Ryan, ha apuntado que este tipo de mutaciones son en realidad bastante comunes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este lunes que Estados Unidos presenta altos índices de contagios de Covid-19, afirmando que la tasa de muertes por la pandemia de COVID-19 en Estados Unidos es «impactante».

El doctor Michael Ryan dijo que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) enfrentan un periodo difícil «al tiempo que Estados Unidos representa un tercio de todos los casos en el mundo en este momento, durante las últimas semanas».

«La epidemia en Estados Unidos está azotando. Es generalizada. Es, francamente, impactante ver que una o dos personas mueren cada minuto en Estados Unidos, un país con un maravilloso y sólido sistema de salud (y) asombrosas capacidades tecnológicas», destacó.

Maria Van Kerkhove, la epidemióloga al frente del programa de salud de la OMS para el COVID-19, afirmó que la mayoría de los contagios se dan entre personas que tienden a pasar mucho tiempo juntas, en lugares de trabajo o en sus hogares, pero en ocasiones resulta difícil «esclarecer» el tiempo exacto de contagios.

Sobre el avance de la pandemia en Estados Unidos, el principal responsable de la lucha contra el coronavirus en el país, Anthony Fauci, alertó que, si bien la situación de la pandemia es ahora mala, a mediados de enero próximo «podría ser una época realmente oscura».

«La mitad de enero puede ser una época realmente oscura para nosotros», advirtió el epidemiólogo, que ha puesto el foco en que los desplazamientos y las reuniones sociales alentados por la época navideña amplificarán el efecto del clima frío sobre la posibilidad de que la ciudadanía decida reunirse en interiores.

«Esperábamos que el efecto del repunte de Acción de Gracias probablemente será en otra semana o semana y media a partir de ahora, porque generalmente son dos semanas y media desde el momento del evento», detalló Fauci.

Alertó que Estados Unidos experimentará una «ola de contagios sobre una ola»; reconoció que antes de que las autoridades estén listas para lidiar con ello, las personas ya estarán viajando por vacaciones y se producirán más reuniones familiares y sociales.

«Empezaríamos a ver que las cosas se ponen realmente mal a mediados de enero», ha resumido, según informó la cadena CNN.

Estados Unidos ha registrado en las últimas semanas los peores datos de casos de toda la pandemia; tan solo este lunes reportó más de 175,000 contagios y 1,114 muertos, con lo que eleva el total a 14.7 millones de contagios. Las víctimas mortales por la COVID-19 suman 282,312.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) hizo un llamado a la población que confíe en las futuras vacunas contra la COVID-19 y pidió a los gobiernos que tengan listos sus planes de vacunación para asegurar el éxito, a la vez que alertó de que la situación en Europa continúa siendo preocupante y es necesario prepararse para posibles repuntes.

«La promesa de una vacuna es magnífica pero no podrá alcanzar todo su potencial sin una sólida preparación y la aceptación de la comunidad», señaló en rueda de prensa el director para Europa de la OMS, Hans Kluge.

La aceptación es «esencial» para el éxito de cualquier vacuna, resaltó Kluge, quien dijo entender que, según diversos estudios, en algunos países cerca de la mitad de la población está insegura sobre la vacunación contra el Covid-19.

«No sean parte de una infodemia de desinformación. La vacunación salva vidas, el miedo las pone en peligro», advirtió Kluge en una comparecencia en la sede regional de la OMS en Copenhague.

El director para Europa de la OMS calificó de «fenomenal» el hecho de que haya ya más de 200 candidatas a vacunas y que más de 50 estén en fase de ensayos en seres humanos y habló de que eso puede «cambiar las reglas de juego» y cerrar la fase aguda de la epidemia, siempre que se combine con otras medidas de salud pública.

Dado que el suministro inicial de vacunas será «muy limitado», será necesario que los países decidan de antemano qué grupos deben ser vacunados primero para maximizar el impacto: trabajadores sanitarios y sociales, mayores de 60 años y personal y residentes en centros asistenciales, según la recomendación de este organismo.

En el marco del llamado de OMS, los expresidentes de Estados Unidos, Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton, expresaron su voluntad de vacunarse públicamente contra el Covid-19 para animar a los ciudadanos de su país a hacer lo propio y confiar en la vacuna.

Obama, de 59 años, dijo que tiene «total confianza» en las autoridades sanitarias del país, incluido el inmunólogo Anthony Fauci, una figura científica muy respetada en Estados Unidos. «Si Anthony Fauci me dice que esta vacuna es segura y puede inmunizar contra el covid, definitivamente la tomaré», dijo en una entrevista de radio en SiriusXM. «Les prometo que cuando (la vacunación) se haga para personas que corren menos riesgos, la tomaré. Puede que termine haciéndolo en la televisión o que lo filmen, sólo para que la gente sepa que confío en esta ciencia», añadió.

Un representante de George W. Bush dijo a la cadena CNN que el expresidente republicano de 74 años también estaba dispuesto a promover las vacunas, administrándose la dosis «ante las cámaras».

Y el portavoz de Bill Clinton, Ángel Ureña, dijo también a CNN que el expresidente demócrata, también de 74 años, sería vacunado públicamente «si eso anima a todos los estadounidenses a hacer lo propio».

Esto sucede mientras Estados Unidos registró más de 3.000 muertes por Covid-19 en un solo día, rompiendo todos los récords desde que comenzó la pandemia.

La base de datos de la Universidad Johns Hopkins determinó que el ayer, en 24 horas fallecieron 3,157 personas por el coronavirus, lo que supera en unos 1,000 muertos más, a la mortalidad alcanzada en la primera oleada de la pandemia en mayo.

Por si fuera poco, las hospitalizaciones siguen al alza, con más de 100,000 camas ocupadas por la pandemia hasta el miércoles y casi 20,000 pacientes en unidades de terapia intensiva en todo el país.

EUA se acercó este jueves a las 200,000 infecciones diarias, después de añadir más de un millón de infecciones semanales en noviembre, con lo que Estados Unidos lleva acumulados cerca de 14 millones de casos de Covid-19 desde que comenzó la pandemia, más que ningún otro país.

El director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, advirtió ayer que el sistema sanitario de EUA está ante los meses más difíciles de su historia por el fuerte repunte de la pandemia.

Investigadores de seguridad de IBM dijeron que detectaron intentos de ciberespionaje con correos electrónicos de phishing dirigido para tratar de recopilar información clave sobre la iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para distribuir la vacuna contra el COVID-19 en países en desarrollo.

Los investigadores dijeron que no podían estar seguros de quién estaba detrás de la campaña, que comenzó en septiembre, o si ha tenido éxito. Pero la precisión del ataque y el cuidado para no dejar pistas tenían «el sello potencial de una acción estatal», afirmaron este jueves.

Los objetivos de la campaña, en países como Alemania, Italia, Corea del Sur y Taiwán, podrían estar relacionados con el desarrollo de la «cadena de frío» necesaria para garantizar que las vacunas contra el coronavirus reciben la refrigeración que necesitan para ser efectivas para los casi 3,000 millones de personas que viven en lugares donde el almacenamiento con temperaturas controladas es insuficiente, señaló IBM.

«Piensen en ello como una transfusión de sangre que suministrará las vacunas más vitales a nivel mundial», dijo Claire Zaboeva, una analista de IBM implicada en la detección.

Quienquiera que esté detrás de la operación podría estar motivado por el deseo de saber cómo se pueden enviar y almacenar mejor las vacunas , es decir el proceso de refrigeración, para poder copiarlo, apuntó Nick Rossmann, jefe del equipo de amenazas de inteligencia global de IBM. O podrían querer poder socavar la legitimidad de una vacuna o lanzar un ataque desestabilizador, agregó.

Se detalló que ejecutivos de grupos probablemente asociados con la iniciativa llamada Covax (OMS), recibieron emails falsos que parecían proceder de un ejecutivo de Haier Biomedical, una empresa china considerada el principal proveedor mundial de cadenas de frío, añadió.

Los correos electrónicos contenían archivos adjuntos maliciosos que pedían a los destinatarios que introdujesen sus credenciales, que podrían haber sido empleadas para recopilar información confidencial sobre socios vitales para la plataforma de reparto de vacunas.

Entre los objetivos estaban la Dirección General de Impuestos y Unión Aduanera de la Unión Europea y empresas que fabrican paneles solares para alimentar contenedores refrigerados portátiles para el fármaco. Entre los receptores había también compañías petroquímicas, probablemente porque producen hielo seco, que se emplea en la cadena de frío, añadió Zaboeva.