Tag

OMS

Browsing

La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó este jueves su “gran preocupación” por la creciente propagación de la cepa H5N1 de la gripe aviar a otras especies, entre ellas el ser humano.

“Esto sigue siendo, creo, una gran preocupación”, sostuvo Jeremy Farrar, director científico de la agencia de salud de la ONU, en una rueda de prensa en Ginebra.

La principal inquietud es que el virus H5N1, que tiene “una tasa de mortalidad extraordinariamente alta” en las personas infectadas por contacto con animales, se esté adaptando para transmitirse entre humanos.

Entre inicios del 2003 y abril de 2024, la OMS reportó 889 casos en humanos de gripe aviar en 23 países, de los cuales 463 murieron, lo que representa una tasa de mortalidad de 52%. Sin embargo, actualmente no hay registrado ningún caso de transmisión del H5N1 entre humanos.

Según el experto de la OMS, la cepa A (H5N1) se ha convertido en “una pandemia zoonótica animal global”.

Para Farrar “la gran preocupación” es que al “infectar a patos y pollos y cada vez a más mamíferos, este virus evolucione” y después desarrolle “la capacidad de pasar de humano a humano”.

Un caso que generó preocupación fue el anuncio a principios de abril de la detección de un caso de gripe aviar en una persona que se contagió de una vaca lechera en Texas, Estados Unidos. Cuando “ya llega a la población de mamíferos, entonces se está acercando a los humanos”, señaló Farrar. “Es realmente preocupante”.

El director de la división científica de la ONU llamó a reforzar la vigilancia y el registro y explicó que es muy importante saber cuántas infecciones en humanos se producen, ya que indicó que ahí es donde puede producirse una adaptación del virus.

“Suena trágico decirlo, pero si yo me infecto con H5N1 y me muero. Ahí queda la cosa. Pero, si circulo por mi comunidad y contagio a alguien más, entonces ahí comienza el ciclo”, añadió.

Farrar adelantó que hay en curso esfuerzos para desarrollar vacunas y tratamientos para el H5N1 y destacó la necesidad de asegurarse que las autoridades de salud regionales y nacionales en todo el mundo tengan la capacidad de realizar el diagnóstico.

Foto: X @UKR_token

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó una guía con orientaciones éticas para fomentar y garantizar un uso seguro en el ámbito sanitario de los grandes modelos de lenguaje (LMM), un tipo de inteligencia artificial (IA) generativa en rápido desarrollo.

Los LMM, como la controvertida herramienta ChatGPT, avanzan con una presencia en nuestras vidas exponencial a los avances de la inteligencia artificial. Por ello, la OMS reconoce que se hace cada vez más posible su uso en entornos médicos tales como el diagnóstico, la investigación de síntomas y tratamientos, el desarrollo de fármacos o las tareas de administración sanitaria.

Aunque los LMM están empezando a utilizarse para fines sanitarios específicos, la OMS alerta de que algunas de estas utilidades aún no están probadas ni se sabe si ofrecerán los beneficios esperados, lo que hace necesario establecer ciertas normas para su integración y uso con fines médicos y de salud pública.

La guía documenta algunos de los potenciales riesgos para los sistemas sanitarios, como el llamado “sesgo de automatización”, por el que se podrían producir declaraciones falsas, inexactas, sesgadas o incompletas, perjudicando a las personas que utilicen dicha información para tomar decisiones sanitarias.

Los LMM, como otras formas de IA, también son vulnerables a riesgos de ciberseguridad que podrían poner en peligro la información de los pacientes o la fiabilidad de estos algoritmos y la prestación de asistencia médica, recordó la organización sanitaria de la ONU.

Ante esto, el primer paso propuesto por la OMS para una aplicación segura y eficaz de los LMM en el sector sanitario es una participación “vertical e integrada” de todas las partes interesadas, incluyendo gobiernos, empresas tecnológicas, proveedores de atención sanitaria y sociedad civil.

A nivel gubernamental, se recomienda la inversión en infraestructuras públicas accesibles a los desarrolladores de las IA a cambio de adherirse a los principios éticos establecidos.

La OMS también aconseja a los gobiernos la promulgación de leyes que garanticen que los LMM cumplen con los derechos humanos, o la asignación de una agencia reguladora que evalúe si estas tecnologías cumplen con los requisitos antes de su uso.

A pesar de los desafíos actuales que representan los LMM para el sector sanitario, la OMS también reconoce los enormes beneficios que la IA podría proporcionar a los sistemas de salud, incluida la mejora de la salud pública y el logro de la cobertura sanitaria universal.

El número de adultos que consumen tabaco viene cayendo de manera constante en los últimos años en el mundo, informó este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En 2022, uno de cada cinco adultos en todo el mundo eran fumadores o consumían otros productos de tabaco, comparado con uno de cada tres en 2000, indicó la OMS.

Este informe analiza las tendencias sobre la prevalencia del tabaquismo entre 2000 y 2030 y reveló que 150 países lograron reducir el consumo.

Aunque la cantidad de fumadores disminuye en la mayoría de países, la OMS alertó que las enfermedades asociadas al tabaco pueden seguir siendo altas durante algunos años.

Ante este comportamiento, la industria tabacalera está intensificando sus esfuerzos para socavar estos avances, en particular dirigiendo nuevos productos muy adictivos a los menores de edad, afirmó la OMS.

“A título personal, creo que es criminal”, declaró en Ginebra a la prensa Ruediger Krech, director del departamento de promoción de la salud de la OMS. “Matan y siguen haciendo todo lo posible para socavar los excelentes esfuerzos” de los países que muestran progresos.

Se calcula que el tabaco mata actualmente a más de ocho millones de personas por año, incluyendo 1.3 millones de lo que se denominan fumadores pasivos, expuestos al humo de terceros, alertó la OMS.

Aunque el número de fumadores bajó, la OMS señaló que el mundo no logrará alcanzar su meta de una reducción de 30% en el consumo de tabaco entre 2010 y 2025.

Hay 56 países que podrían alcanzar la meta, incluyendo Brasil, que ya redujo el uso de tabaco en 35% desde 2010. En tanto, seis países han registrado un aumento del consumo desde 2010: República del Congo, Egipto, Indonesia, Jordania, Moldavia y Omán.

En general, el mundo se encamina a reducir el consumo del tabaco en un cuarto para 2025, según el documento.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió hoy de que en el mes de diciembre se registró un aumento del 42% en las hospitalizaciones globales por COVID-19 y del 68% en los ingresos a unidades de cuidados intensivos.

En ese sentido, pidió que se adopten medidas preventivas contra una enfermedad que “aunque ya no supone una emergencia internacional, sigue circulando, mutando y matando”.

“Impulsada por las reuniones en el periodo vacacional y por la variante JN.1, que ya es la más comúnmente registrada, la COVID ha causado casi 10,000 muertes en diciembre”, indicó en su primera rueda de prensa de 2024 el director general de la OMS, Tedros Adhanom.

Y aunque dijo que esa cifra está lejos de las alcanzadas durante el pico de la pandemia, alertó que es un número de muertes evitables inaceptable, por lo que solicitó a los gobiernos que mantengan la vigilancia.

En este sentido, Tedros señaló que las cifras actuales sobre incidencia del virus se reciben de apenas medio centenar de países, en su mayoría europeos y americanos, por lo que es probable que los casos sean mucho mayores.

Llamó a que más laboratorios secuencien muestras del virus para vigilar posibles cambios en su composición.

El máximo responsable de la OMS pidió además que los gobiernos sigan facilitando el acceso a pruebas, tratamientos y vacunas, y a los ciudadanos les instó a vacunarse si pertenecen a grupos de riesgo, así como a “llevar mascarilla allí donde sea necesario y asegurarse de que los espacios interiores están bien ventilados”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió a los países de todo el mundo que aumenten los impuestos sobre el alcohol y las bebidas azucaradas para “reducir el número de muertes” que se producen anualmente por ingerir este tipo de bebidas.

La OMS publicó nuevos datos que muestran “la baja tasa mundial de impuestos aplicados a productos poco saludables como el alcohol y las bebidas azucaradas”. Para la organización, los resultados ponen de manifiesto que “la mayoría de los países no están utilizando los impuestos para incentivar comportamientos más saludables”.

Recordemos que cada año mueren en el mundo 2.6 millones de personas a causa del consumo de alcohol y más de 8 millones a causa de una dieta poco saludable; “la aplicación de impuestos sobre el alcohol y las bebidas carbonatadas reducirá estas muertes”, asegura la organización.

Y es que según los datos disponibles, la mitad de los países que gravan las bebidas carbonatadas también gravan el agua, algo que no recomienda la OMS. Aunque 108 países gravan algún tipo de bebida azucarada, a nivel mundial, por término medio, el impuesto especial, un impuesto designado para un producto de consumo específico, representa el 6.6% del precio del refresco.

La OMS precisó que al menos 148 países han aplicado impuestos especiales a las bebidas alcohólicas a nivel nacional. Sin embargo, apunta que el vino está exento de impuestos especiales en al menos 22 países, la mayoría de ellos de la región europea.

A escala mundial, la proporción de los impuestos especiales en el precio de la marca de cerveza más vendida es, por término medio, del 17%. Para la marca más vendida del tipo de bebidas espirituosas es del 26.5%.

Un estudio de 2017 muestra que los impuestos que aumentan los precios del alcohol en un 50% ayudarían a evitar más de 21 millones de muertes en 50 años y generarían casi 17 billones de dólares en ingresos adicionales. Esto equivale a los ingresos públicos totales de ocho de las mayores economías del mundo en un año.

“Gravar los productos poco saludables genera poblaciones más sanas. Tiene un efecto dominó positivo en toda la sociedad: menos enfermedades y debilitamiento e ingresos para que los gobiernos presten servicios públicos. En el caso del alcohol, los impuestos también ayudan a prevenir la violencia y las lesiones por accidentes de tráfico”, afirmó el director de Promoción de la Salud de la Organización Mundial de la Salud, Rudiger Krech.

En una reciente encuesta de Gallup, realizada en colaboración con la OMS y Bloomberg Philanthropies, reveló que la mayoría de las personas encuestadas en todos los países apoyaban el aumento de los impuestos sobre productos poco saludables como el alcohol y las bebidas azucaradas.

Foto: Profeco (revista del consumidor)

Seis hospitales de la Franja de Gaza han cerrado por falta de combustible y otros dos han suspendido algunos servicios críticos por el mismo motivo, alertó este martes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Además de los hospitales que han tenido que cerrar debido a los daños y los ataques, seis hospitales de la Franja de Gaza ya han cerrado por falta de combustible”, dijo el organismo internacional en un comunicado.

Algunas de las instalaciones que esperan los suministros y el combustible de la OMS en el norte de Gaza son el hospital Al Shifa, donde la ocupación de camas se acerca ya al 150%, según la OMS.

Entre otros centros hospitalarios afectados por la necesidad de combustible se encuentra el Hospital Indonesio, que “anoche se vio obligado a cerrar algunos servicios críticos debido a la falta de combustible, y ahora funciona de forma limitada”.

A él, la OMS añade el Hospital de la Amistad Turca, “el único hospital oncológico de la Franja de Gaza, que sigue funcionando parcialmente ante la falta de combustible, lo que pone en peligro a unos 2,000 pacientes de cáncer”.

La OMS alertó de que miles de pacientes vulnerables corren el riesgo de morir o sufrir complicaciones médicas debido al cierre de servicios críticos por falta de energía, “a menos de que se haga llegar urgentemente a Gaza combustible vital y suministros sanitarios adicionales”.

La organización alertó que hay 1,000 pacientes dependientes de diálisis, 130 bebés prematuros que necesitan diversos cuidados y pacientes en cuidados intensivos o que requieren cirugía y que “dependen de un suministro estable e ininterrumpido de electricidad para seguir con vida”.

Ayer, la OMS, con el apoyo de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA) “entregó 34,000 litros de combustible a cuatro grandes hospitales del sur de Gaza y a la Media Luna Roja Palestina para mantener sus servicios de ambulancia”.

Ante la situación, reclamó un alto el fuego humanitario inmediato para que los suministros sanitarios y el combustible puedan distribuirse de forma segura por toda la Franja de Gaza.

Los médicos de Gaza afirman que los pacientes que llegan a los hospitales muestran síntomas de enfermedades causadas por el hacinamiento y las deficiencias sanitarias, después de que más de 1.4 millones de personas huyeron de sus hogares para refugiarse del bombardeo israelí más intenso de la historia.

Las agencias de ayuda han advertido en repetidas ocasiones de una crisis sanitaria en el pequeño y hacinado enclave palestino, sometido a un bloqueo israelí que ha cortado la electricidad, el agua potable y el combustible, y al que sólo llegan pequeños caravanas de alimentos y medicinas de la ONU.

Las autoridades palestinas afirman que casi 5,800 personas han muerto por los ataques aéreos que siguieron al ataque del 7 de octubre de militantes de Hamás, que irrumpieron en Israel matando a más de 1,400 personas y tomando a más de 200 rehenes.

Israel ha ordenado a todos los habitantes de la mitad norte de la Franja de Gaza, de 45 kilómetros de longitud, que se desplacen hacia el sur, pero sus ataques han arrasado distritos de todo el enclave.

En los refugios temporales donde los palestinos desplazados se hacinan con sus familias esperando estar a salvo de las bombas, la gente empieza a sufrir dolencias estomacales, infecciones pulmonares y erupciones cutáneas, según Abu Taaema, del Hospital Nasser.

La enfermedad del cólera está resurgiendo en el mundo, con brotes cada vez más grandes y en más países, advirtió este viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según los datos de la OMS, 44 países reportaron brotes de cólera en 2022, un 25% más que en 2021, y entre ellos siete sufrieron epidemias que afectaron a más de 10,000 personas, en: Afganistán, Camerún, la República Democrática del Congo, Malaui, Nigeria, Somalia y Siria.

La OMS alertó además de que la crisis climática influye en este resurgimiento del cólera, ya que a veces los brotes se producen tras desastres naturales tales como inundaciones o ciclones, cuya frecuencia está aumentando con el calentamiento global.

Como ejemplo: el 12 de enero de 2010 un terremoto dejó más de 200,000 muertos en Haití. Convirtió la capital Puerto Príncipe en un campo de ruinas y dejó a 1.5 millones de personas sin techo.

Tras el terremoto, el país se vio afectado por una epidemia de cólera. En nueve años, más de 10,000 personas murieron a causa de la enfermedad.

El cólera es una infección intestinal aguda causada por una bacteria, que suele contraerse por la ingestión de alimentos o agua contaminados, habitualmente en lugares con malas condiciones de higiene, tales como zonas en conflicto o subdesarrolladas.

La agencia sanitaria de la ONU ha solicitado a los Estados miembros y otros donantes 160 millones de dólares para responder al cólera en su plan de respuesta para emergencias 2023-2024.

Los casos de COVID-19 han experimentado un aumento del 80 % en las últimas cuatro semanas (del 10 de julio al 6 de agosto), debido principalmente a la oleada de contagios en Corea del Sur, según el último informe de situación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Mientras en el resto de las regiones los casos siguen cayendo, en ocasiones debido a que muchas redes sanitarias han dejado de notificar los contagios (un 46% menos en Europa y un 42% en América), en Asia-Pacífico los casos crecieron un 137% en el periodo estudiado, principalmente debido a la situación surcoreana.

En cifras absolutas, los positivos en las últimas cuatro semanas ascendieron a casi 1.5 millones, de los que 1.35 millones se reportaron en la región de Asia-Pacífico, la mayoría de ellos (1.27 millones) en territorio surcoreano, de lejos el país con más incidencia, al menos reportada oficialmente a la OMS.

Por el contrario, las muertes globales por la enfermedad siguen descendiendo, y en el periodo estudiado bajaron a 2,560, un 57% menos.

Todas las regiones registraron un descenso en las muertes, que fue del 49% en América (964 en total), del 71% en Europa (634) y del 42% en Asia-Pacífico (847).

Recordemos que la OMS declaró el pasado 5 de mayo el fin de la emergencia internacional por COVID-19, pero continúa haciendo un seguimiento de su evolución global, y esta semana su directiva lamentó que sólo un 25% de los países miembros sigan reportando la incidencia de casos.

Además, la organización con sede en Ginebra declaró una cepa del coronavirus, la EG.5, “variante de interés” para dedicarle un especial seguimiento, por su creciente presencia en los nuevos contagios.

La variante es la mayor circulación en Estados Unidos con más del 17% de los casos estimados, y según diversos expertos, es la que se encuentra detrás de los repuntes del virus en todo el país. Se ha detectado en más de 30 países como China, Corea del Sur, Japón, Reino Unido y Canadá.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom, ha señalado que las pruebas disponibles no sugieren que la variante presente riesgos adicionales para la salud pública en relación con las otras subvariantes de Omicrón que circulan actualmente.

Solo cuatro países: Brasil, Turquía, Mauricio y Países Bajos, han adoptado todas las recomendaciones antitabaco de la OMS, que este lunes destacó los avances en todo el mundo en los últimos 15 años contra este problema de salud pública.

En un informe, la Organización Mundial de la Salud destacó que 5,600 millones de personas, es decir el 71% de la población mundial, se encuentran actualmente protegidas por al menos una medida de lucha contra el tabaco, lo que supone cinco veces más que en 2007.

Asimismo, recordó que la tasa mundial de tabaquismo había descendido del 22.8% en 2007 al 17% en 2021.

“De forma lenta pero consistente, cada vez más personas están protegidas contra los estragos del tabaco”, declaró el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en un comunicado.

El organismo puso en marcha en 2008 su programa MPOWER, un conjunto de medidas para ayudar a los países a reducir la demanda de tabaco en torno a seis ejes: proteger a la población del humo del tabaco, aumentar los impuestos a este producto, vigilar el consumo, ofrecer ayuda a quienes deseen dejar de fumar, advertir de los peligros del tabaco y prohibir la publicidad del tabaco y productos relacionados.

Krech señaló que ocho países: España, Etiopía, Irán, Irlanda, Jordania, Madagascar, México y Nueva Zelanda, solo les falta una medida del programa para unirse al club de alumnos aventajados.

La organización estima que, de no haberse aplicado estas medidas, actualmente habría 300 millones más de fumadores en el mundo.

El director del departamento de Promoción de la OMS, Ruediger Krech, señaló que en 44 países aún no se aplican ninguna de las medidas del programa MPOWER, dejando a 2,300 millones de personas sin protección frente al tabaco, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

El informe de la OMS alertó de que el consumo temprano de cigarrillos electrónicos puede empujar a los adolescentes y a los niños a ser fumadores tradicionales en el futuro.

La OMS se muestra especialmente preocupada por el hecho de que las empresas que comercializan los cigarrillos electrónicos estén empleando tácticas para alcanzar a los consumidores más jóvenes e incluso a los niños.

La organización pide que se tomen más medidas para impedir el uso de aromatizantes y saborizantes en los cigarrillos electrónicos, algo que sólo había sido llevado a cabo por cuatro Estados hasta el año 2022.

Por otro lado, 22 países han prohibido hasta ahora la venta de cigarrillos electrónicos, vapeadores, y cigarrillos electrónicos desechables (“puffs”) con nicotina, entre ellos México, Venezuela, Brasil, Argentina y Uruguay.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que grupos de interés están intentando interferir con desinformación en las negociaciones para un tratado internacional sobre pandemias, que tiene la intención de que el mundo esté mejor preparado para alguna próxima que se presente.

Y es que diversos gobiernos están negociando cambios en el Reglamento Sanitario Internacional, el compendio de normas de cumplimiento obligatorio destinado a prevenir la propagación de enfermedades infecciosas.

Según el máximo responsable de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ambas negociaciones han entrado “en una etapa crucial”, a menos de un año del plazo previsto para que terminen su trabajo sobre dos nuevos instrumentos jurídicos internacionales.

Se prevé que dichos instrumentos puedan ser aprobados en mayo próximo, durante la asamblea anual de la OMS.

Ambos grupos de trabajo tendrán la primera reunión conjunta para discutir definiciones claras de lo que es una emergencia de salud pública global y una pandemia y cuándo se deben declarar cada una.

Sin embargo, el jefe de la OMS sostuvo que la misma estrategia de desinformación que afectó negativamente la respuesta global contra la pandemia de COVID-19 se está usando ahora para debilitar los esfuerzos que se hacen para mantener al mundo seguro frente a futuras pandemias.

Tedros Adhanom no identificó de qué grupos se trata, pero dijo que actúan de forma similar a como lo hizo la industria del tabaco hace veinte años, cuando intentaba evitar que los países llegaran a un consenso para aprobar el Acuerdo Marco para el Control del Tabaco, el primero internacional sobre un tema de salud específico.

“Lo mismo está ocurriendo ahora. Grupos con vastos intereses están declarando falsamente que el acuerdo servirá para que la OMS acumule poder, y que frenará la innovación y la investigación, lo que son completas mentiras”, sostuvo el experto.

El director de la OMS afirmó que aquellos que actúan así están poniendo en peligro un acuerdo histórico, así como la salud y la seguridad de futuras generaciones.

Precisó que el tratado sobre pandemias se concluirá entre países y que el único papel de la OMS será ayudarles a ponerlo en marcha.

Cientos de bomberos libraban este miércoles “una enorme batalla” para contener incendios forestales en Grecia, uno de los países más afectados por la ola de calor que sofoca a Europa, Asia y América del Norte.

Desde California hasta China, las autoridades llamaron a la población a tomar medidas para protegerse del calor, hidratándose correctamente y cuidándose del sol.

Varias regiones de Europa están en alerta roja debido al “peligro extremo” que implican las altas temperaturas.

Ayer las temperaturas batieron récords de temperatura en todo el mundo y se esperan nuevas olas de calor para el miércoles.

En ese sentido, la ONU llamó al mundo a prepararse para “olas de calor más intensas” e instó a cada persona a elaborar su propio “plan de lucha” para hacer frente a temperaturas extremas.

La OMS señaló que las olas de calor están ejerciendo una “mayor presión” sobre los sistemas de salud.

México no ha sido la excepción. En recientes días se vivió una ola de calor que provocó altas temperaturas en diversos puntos del país. Pese a las lluvias que se registran en gran parte del país, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) ha señalado que un sistema de alta presión posicionado en niveles medios de la atmósfera ocasionará ambientes de muy caluroso a extremadamente caluroso en estados del noroeste, norte y noreste del país.

Para muestra, se pronostican temperaturas máximas superiores a 45 grados en Baja California y Sonora; de 40 a 45 grados en Campeche, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas y Yucatán.

Habrá temperaturas de 35 a 40 grados en Baja California Sur, Chiapas, Colima, Durango, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Oaxaca, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco y Veracruz, y de 30 a 35 grados en Aguascalientes, Guanajuato, Hidalgo, Morelos, el norte y suroeste de Puebla, Querétaro y Zacatecas.

El mundo perdió 337 millones de años de vida durante 2020 y 2021, los dos primeros años de la pandemia de COVID-19, según se señala en el informe de Estadísticas Sanitarias Mundiales 2023, publicado este viernes por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los años de vida perdidos es una estadística utilizada para estimar los años que una persona deja de vivir si fallece a una edad que no es la habitual de defunción fijada teóricamente para ese colectivo.

Por ejemplo, si un hombre fallece a los 30 años en México, donde la esperanza de vida media para los varones es de 71 años, se podría decir que se han perdido 39 años de vida.

En rueda de prensa, la subdirectora general de la División de Datos, Análisis e Impacto de la OMS, Samira Asma, ha calificado esta cifra de “asombrosa”.

“El mundo ha perdido la asombrosa cifra de 337 millones de años de vida en sólo dos años. Es como perder 22 años de vida por cada exceso de muertes en 2020 y 2021”, explicó.

Por otra parte, el informe advierte, entre otros aspectos, de que el  mundo “no va por buen camino” para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), establecidos en 2015 por la Asamblea General de la ONU y que se pretende alcanzar para 2030.

“El mensaje es claro. A menos que aceleremos el ritmo, corremos el riesgo de perder innumerables vidas que podrían haberse salvado, así como de no mejorar la calidad de vida de todos”, alertó la representante de la OMS.

El número de muertos por COVID ha seguido subiendo, aunque a un ritmo más lento; por ello, la OMS decidió levantar recientemente su nivel máximo de alerta sanitaria, aunque advirtió de que la enfermedad no ha desaparecido después de más de tres años de pandemia.

El balance oficial de fallecimientos atribuidos a la enfermedad es actualmente de 6.9 millones de personas. Pero numerosos países no facilitaron datos fiables a la OMS, que estima que la pandemia causó en realidad casi el triple de víctimas en estos tres años, es decir, al menos 20 millones de muertos.

Para ello se apoya en el cálculo de la sobremortalidad, definida como la diferencia entre el número real de decesos y el número estimado de fallecimientos en tiempos normales.

Los 20 millones de víctimas mencionadas por la OMS incluyen las muertes directas por coronavirus y también los fallecimientos debidos al impacto de la pandemia en los sistemas sanitarios.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una nueva directriz sobre los edulcorantes no azucarados, en donde desaconseja su uso para controlar el peso corporal o reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles (ENT).

La recomendación se basa en los resultados de una revisión sistemática de la evidencia disponible, que sugiere que el uso de edulcorantes no azucarados no confiere ningún beneficio a largo plazo en la reducción de la grasa corporal en adultos o niños, es decir, en el control de peso.

Los resultados por el contrario, sugieren que puede haber posibles efectos indeseables de su uso a largo plazo, como un mayor riesgo de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y mortalidad en adultos.

“La sustitución de azúcares libres por edulcorantes no ayuda a controlar el peso a largo plazo. Las personas deben considerar otras formas de reducir la ingesta de azúcares libres, como consumir alimentos con azúcares naturales, como la fruta, o alimentos y bebidas no azucarados”, dijo Francesco Branca, Director de Nutrición e Inocuidad de los Alimentos de la OMS. “Los edulcorantes sin azúcar no son factores dietéticos esenciales y carecen de valor nutricional. Las personas deberían reducir totalmente el dulzor de la dieta, desde una edad temprana, para mejorar su salud”, agregó.

La recomendación se aplica a todas las personas, excepto a las que padecen diabetes preexistente, e incluye todos los edulcorantes no nutritivos sintéticos y naturales o modificados que no están clasificados como azúcares y se encuentran en alimentos y bebidas manufacturados, o que se venden solos para que los consumidores los añadan a alimentos y bebidas.

Entre los edulcorantes no nutritivos más comunes se encuentran el acesulfamo-K, el aspartamo, el advantamo, los ciclamatos, el neotamo, la sacarina, la sucralosa, la estevia y los derivados de la estevia.

La directriz de la OMS sobre los edulcorantes no azucarados forma parte de un conjunto de directrices existentes y futuras sobre dietas saludables cuyo objetivo es establecer hábitos alimentarios sanos para toda la vida, mejorar la calidad de la dieta y disminuir el riesgo de ENT en todo el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró hoy el final de la emergencia internacional por el brote de viruela del mono o símica, declarada en julio del pasado año ante una enfermedad que ha afectado al menos a 87,000 personas en 111 países, con 140 fallecidos.

La decisión fue anunciada en rueda de prensa por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, un día después de que se reuniera el comité de emergencia que analizaba trimestralmente la situación del brote, cuyos casos se han reducido un 90% en los tres últimos meses.

La emergencia internacional por esta enfermedad, denominada mpox por la OMS, se levanta seis días después de que la agencia de la ONU hiciera lo propio en el caso de la pandemia de COVID-19.

“Ayer se reunió el Comité de Emergencia para el mpox y acordó un nuevo plan, y me recomendó que el brote internacional de mpox ya no representa una emergencia de salud pública de importancia internacional. He aceptado ese consejo, y me complace declarar que el mpox ya no es una emergencia de salud pública a nivel mundial”, anunció el director general de la OMS.

Sin embargo, ha advertido que, da igual que con la Covid-19, “eso no significa que el trabajo haya terminado”. Así, sólo se mantiene este nivel de máxima alerta en el caso de la polio.

Recordemos que fue en julio del año pasado cuando fue declarada “una emergencia de salud pública de interés internacional por el brote de mpox en varios países”.

Tedros Adhanom reconoció el trabajo de las autoridades de salud pública y las organizaciones comunitarias, ya que “se movieron de manera rápida y completa para informar a las personas en riesgo, alentar y apoyar el cambio de comportamiento y abogar por el acceso a pruebas, vacunas y tratamientos”.

Del mismo modo, ha destacado la labor de las compañías farmacéuticas y las agencias reguladoras a la hora de “ayudar a expandir el acceso a estas contramedidas”.

El gobierno federal anunció el fin de la emergencia nacional por la pandemia de COVID-19, después de tres años en los que México se convirtió en el quinto con más muertes absolutas por la enfermedad de todo el mundo.

El encargado de gestionar la pandemia en el país, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, afirmó que en el país se cumplen las condiciones que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció el viernes pasado, cuando levantó la emergencia internacional declarada el 30 de enero de 2020.

“Dado que se cumplen las características que ha considerado la OMS para suspender la emergencia de salud pública de interés internacional, también se ha tomado esta decisión para el propio país”, manifestó López-Gatell.

Indicó que el presidente Andrés Manuel López Obrador  (AMLO) firmó un decreto que pone fin a la vigencia del decreto del 23 de marzo de 2020, en el que se estableció la situación de emergencia sanitaria asociada al COVID en el país.

El fin de la emergencia sanitaria llega cuando el país acumula cerca de 7.59 millones de casos confirmados y casi 334,000 muertes oficiales por el virus SARS-CoV-2, la quinta cifra más alta del mundo.

Durante la pandemia, el gobierno optó por no aplicar toques de queda ni confinamientos obligatorios, además de no restringir los viajes internacionales. Sin embargo, enfrentó acusaciones por minimizar la enfermedad, desestimar el uso obliglatario de cubrebocas y oponerse a la compra de vacunas para menores de edad.

Entre los argumentos que expuso López-Gatell, destacó que en México un 95% de la población ya tiene protección contra la enfermedad.

“Respecto a la inmunidad, también en México se cumplen las condiciones que ha señalado la OMS. Prácticamente el 95% de las personas tenemos anticuerpos contra el virus SARS-CoV-2, ya sea porque nos infectamos y padecimos COVID, ya sea porque fuimos vacunados en su momento”, detalló.

El subsecretario delineó que el Gobierno conservará un plan de gestión a largo plazo, que incluye mantener recomendaciones generales, incorporar la vacuna contra la COVID-19 en el plan de vacunación universal y un monitoreo permanente.

López-Gatell aseveró que “desde hace meses” se cumplen las condiciones de merma de COVID-19 que estableció la OMS.

“Aunque existe una importante cantidad de casos durante las oleadas epidémicas, no se acompañan afortunadamente ya de una proporción importante de personas hospitalizadas y mucho menos de personas que pierdan la vida como consecuencia de la enfermedad”, remató.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) levantó este viernes la emergencia internacional por la pandemia de COVID-19, que fue declarada el 30 de enero de 2020.

La decisión fue anunciada por el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, después de que este jueves se reuniera el comité de emergencia del organismo para analizar la actual situación de la pandemia.

La OMS dijo que en los poco más de tres años, la pandemia ha afectado al menos a 765 millones de personas y ha causado la muerte de unos 20 millones.

“Es un momento de celebración, logrado tras el incasable trabajo de millones de sanitarios, de mucha innovación e investigación, de difíciles decisiones tomadas por los gobiernos y de sacrificios que todos hemos tenido que hacer”, destacó Tedros al hacer balance de la emergencia sanitaria.

Tedros advirtió que el levantamiento de la emergencia internacional no significa que el COVID haya dejado de ser una amenaza, recordando que todavía causa una muerte en el mundo cada tres minutos, mientras miles de personas en el mundo siguen luchando por su vida en unidades de cuidados intensivos y otras sufren los síntomas postcovid.

“Lo peor que los países podrían hacer ahora es utilizar esta noticia como excusa para bajar la guardia, desmantelar los sistemas que han construido o enviar a la población del mensaje de que no hay que preocuparse ya”, advirtió el experto.

Pese a esto, Tedros destacó que desde hace un año la pandemia ha seguido una tendencia descendente, a medida que la inmunización de la población global ha aumentado tanto por las masivas vacunaciones como por las defensas naturales desarrollados por muchos de los que han superado la enfermedad.

Desde principios de año la cifra de contagios de COVID y muertes reportadas se ha ido reduciendo a nivel global: en la última semana de abril, la OMS confirmó 630,000 casos en el mundo y 3,500 muertes, cuando en enero se superaban los 1.3 millones de positivos y los 14,000 fallecidos, en parte a causa de la ola en China.

Tedros advirtió de que ante un virus que podría aún cambiar a variantes más letales y contagiosas, la OMS seguirá en guardia, y anunció que por primera vez en la historia de la organización, pese a no haber emergencia internacional, se formará un comité de revisión que seguirá analizando periódicamente la situación del virus.

El director general de la OMS recordó que la emergencia internacional se declaró en enero de 2020, cuando sólo se habían declarado un centenar de casos fuera de China y ninguna muerte: ahora oficialmente la OMS reconoce 6.9 millones de decesos, aunque el propio Tedros reconoció que la cifra real puede ser de al menos 20 millones.

El “COVID-19 ha sido mucho más que una crisis sanitaria: ha causado caos económico, restando billones del PIB, afectando a los viajes y al comercio, golpeando negocios y arrastrando a millones a la pobreza”, recordó.