Tag

TRUMP

Browsing

La democracia estadounidense atraviesa por una crisis sin precedentes desde que Donald Trump decidió gritar “trampa” y aseguró que él ganó la elección de noviembre del 2020 y que Biden es un presidente que está usurpando las funciones que a él le corresponden.

El momento más grave se identifica en la toma del Capitolio el 6 de enero del 2021 y por ello han comenzado una serie de seis audiencias para intentar fincar responsabilidades y que esa amenaza a la transferencia pacífica del poder no se vuelva a dar.

Resulta increíble que el ejemplo de democracia para el mundo esté ante la amenaza de que en el 2024 quizás no se de una transferencia pacífica del poder. Esta es una película que conocemos bien en América Latina pero que, como ha dicho Moisés Naim, la hemos visto siempre en español. Ahora por primera vez la estamos viendo en inglés.

A principios de mes fui invitada por la Universidad de California en San Diego a entrevistar a Barbara Walter quien acaba de publicar el libro How Civil Wars Start en el que la académica experta en guerras civiles en el mundo ve que en Estados Unidos existen muchos de los componentes para encender las alarmas de que una guerra civil muy bien puede ocurrir en su país.

El declive de la efectividad del Estado y sus normas democráticas; el ascenso de facciones políticas alineadas no por una misma ideología sino por identidad étnica y la preservación de privilegios para los blancos; la división radical entre población urbana y rural; la existencia de lideres políticos y en los medios de comunicación (Tucker Carlson) que se benefician de avivar el fuego de la polarización son algunas de las condiciones que identifica Walter para encender los focos rojos de la violencia que ya está y que puede fácilmente recrudecerse en Estados Unidos. El momento que más ha llamado la atención, evidentemente es el 6 de enero del 2021.

Todo esto es el trasfondo para las audiencias que están ocurriendo en este momento en el legislativo norteamericano en donde se busca responder a la gran pregunta: ¿Es Donald Trump culpable de instigar la violencia que llevó a la toma del Capitolio?

Por las audiencias que ya hemos escuchado es claro que Trump sabía que había perdido la elección de noviembre. Salvo Rudy Giuliani, todos a su alrededor, desde el procurador Bill Barr hasta su hija Ivanka, le dijeron que había perdido la reelección. Pero aún así Trump insistió en que se la habían robado. Esa es la gran mentira que genera la gran pregunta respecto de las audiencias: ¿se logrará que, a través de éstas, la verdad sea aceptada por suficientes estadounidenses como para que el 2024 se pueda dar una transferencia pacífica del poder sin importar quién gana?

El columnista del New York Times, David Brooks, identifica que el grave problema para Estados Unidos hoy es que hay millones de estadounidenses que creen absolutamente convencidos que 1) la elección del 2020 se la robaron a Donald Trump 2) el uso de la violencia se justifica para rectificar lo anterior y 3) que las reglas y normas que cohesionan a la sociedad norteamericana no importan.

Si las audiencias no logran modificar estas tres convicciones de miles de estadounidenses, “Houston, we have a problem”.

Columna completa en El Universal

El entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ignoró repetidamente el consejo de sus asesores la noche electoral de 2020, y decidió escuchar al exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani, que estando ebrio le recomendó que se proclamara vencedor sin esperar a que terminara el conteo de votos.

Así lo declararon varios testigos en entrevistas grabadas que fueron reproducidas este lunes en una audiencia del comité legislativo que investiga el asalto al Capitolio del 6 de enero de 2021.

El comité recreó lo ocurrido en la Casa Blanca durante la noche electoral del 3 de noviembre de 2020 mediante el testimonio de los asesores más cercanos a Trump y su familia, quienes retrataron al entonces mandatario como alguien ajeno a la realidad que estaba enfadado por los resultados y que decidió autoproclamarse vencedor.

Los resultados de las elecciones de 2020 tardaron en llegar tres días, pero la misma noche de los comicios Trump compareció ante sus seguidores para alegar sin pruebas que se había producido un fraude y que «francamente» él había ganado al candidato demócrata y actual presidente, Joe Biden.

Según reveló el comité, Trump hizo esas declaraciones guiado por Giuliani, quien le había instado en varias ocasiones a salir al escenario y declarar la victoria porque los demócratas estaban «robando» las elecciones.

«El alcalde estaba definitivamente ebrio», dijo sobre Giulani, exalcalde de Nueva York, el que fuera portavoz de la campaña presidencial de Trump, Jason Miller, cuyas palabras fueron reproducidas en video durante la audiencia.

El que fuera jefe de campaña del mandatario, Bill Stepien, también reveló en otra entrevista grabada que Giuliani había bebido demasiado aquella noche y explicó que varios asesores, él incluido, le pidieron a Trump que esperara a que terminara el conteo para hacer una declaración pública.

Esa noche quedó claro, según Stepien, que el grupo de asesores de Trump estaba separado en dos: «el equipo normal» y «el equipo loco», compuesto por aquellos que promovían teorías conspiratorias.

Incluso algunos familiares de Trump le pidieron que escuchara sus consejos. Su hija, Ivanka Trump, no tenía una «visión firme» sobre si su padre podía ganar, pero aquella noche le recordó que «todavía se estaban contando las papeletas», según el video mostrado por el comité.

Además, el marido de Ivanka Trump, Jared Kushner, dijo al entonces presidente que no estaba de acuerdo con los consejos de Giuliani y que él no seguiría ese enfoque, un consejo que su suegro ignoró.

El ahora ex fiscal general de Estados Unidos, William Barr, pintó una imagen aún más preocupante de Trump, quien según dijo no mostró en ningún momento «interés por cuáles eran los verdaderos hechos».

Barr describió un encuentro que tuvo con Trump en diciembre de 2020 en el que pensó que si, realmente se creía todas esas mentiras de fraude, entonces el mandatario se había convertido en alguien «ajeno a la realidad» y con el que ya no era posible razonar.

El comité mostró varios extractos en video de la entrevista que hizo a Barr y en los que aparece describiendo de manera muy singular las mentiras de Trump, que llama «basura», «completas tonterías» y «cosas locas».

Barr dejó el liderazgo del Departamento de Justicia en diciembre de 2020, casi un mes antes de que Trump abandonara la Casa Blanca; pero hasta ahora no se habían hecho públicos sus desacuerdos con el expresidente.

Con las palabras de Barr y del resto de asesores, el comité intentó mostrar cuáles fueron los orígenes de las teorías falsas sobre fraude electoral, desestimadas por los tribunales y que llevaron a una masa de simpatizantes de Trump a irrumpir en el Capitolio el 6 de enero de 2021.

Ese día estaba prevista la certificación de la victoria electoral de Biden, en lo que hasta entonces era un mero trámite parlamentario, pero la turba obligó a interrumpir la sesión.

En el asalto al Capitolio, 5 personas murieron, entre ellas un oficial tras sufrir un infarto horas después del asalto, y cerca de 140 agentes fueron agredidos. Además, cuatro policías cometieron suicidio con posterioridad.

El nobel de Economía, Joseph Stiglitz, pidió prohibir las criptomonedas, al asegurar que facilitan el lavado de dinero a gran escala.

El economista estadounidense hizo dichas en declaraciones en relación a las divisas digitales como el bitcoin al semanario alemán Der Spiegel, a quien señaló que la prohibición podría introducirse en el punto de la cadena en el que las criptomonedas se cambian a dinero normal.

Desde hace años las instituciones bancarias se esfuerzan en volver más transparentes los mercados financieros, argumentó.

El hecho de que las criptomonedas sean digitales no hace que este requisito deje de ser imprescindible, agregó Stigliz.

«En este momento hay dos grandes agujeros que tenemos que cerrar, las criptomonedas y los inmuebles,» afirmó el nobel de Economía en referencia a la lucha contra el delito de lavado de dinero en Estados Unidos, país que sigue liderando esta práctica.

Atribuyó parcialmente la responsabilidad de los problemas en el ámbito inmobiliario al expresidente Donald Trump, del que afirmó que «era conocido como lavador y se hizo rico de esa forma».

La primera dama de Estados Unidos, Jill Biden, confirmó este miércoles que viajará a Texas junto al presidente, Joe Biden, con motivo de la tragedia que se vivió en la escuela primaria de Uvalde, en la que un adolescente de 18 años mató a 21 personas, 19 de ellas niños de entre 8 y 10 años.

«Por supuesto que vamos a visitar Texas», dijo Jill Biden al ser cuestionada por los periodistas durante un evento en el
Aeropuerto Internacional Washington Dulles.

Más tarde, el presidente dijo que pronto irá a Texas, aunque no confirmó fecha. «Jill y yo viajaremos a Texas en los próximos días para encontrarnos con las familias y hacerles saber que sentimos su dolor», dijo Biden desde La Casa Blanca.

El anuncio de la visita del mandatario se da mientras se confirmó que Salvador Ramos, el atacante de la escuela en Texas compró sus armas legalmente días antes de la masacre, y poco después de cumplir los 18 años.

El agresor compró un fusil tipo AR de un negocio con licencia federal en el área de Uvalde el 17 de mayo, según un informe de la policía estatal entregado al senador John Whitmire. Al día siguiente compró 375 proyectiles, y el 20 de mayo compró un segundo fusil.

Ramos llevaba un fusil de cañón largo, chaleco antibalas y abundante munición, lo que según el teniente Christopher Olivarez del Departamento de Seguridad Pública de Texas, «demuestra la premeditación de esta persona nefasta al entrar en una escuela con total desprecio hacia la vida humana».

Pese a la condena generalizada que se ha hecho, la Asociación Nacional del Rifle (NRA) sostendrá su convención en Houston tal como estaba planeado, anunció el alcalde de Houston.

El alcalde, Sylvester Turner, afirmó que el evento tiene que realizarse porque la municipalidad no puede cancelar el contrato con la NRA. Sin embargo, cuestionó el hecho de que políticos republicanos hablarán en el foro de esa agrupación partidaria de la tenencia de armas, luego de la matanza en Uvalde.

Entre los políticos republicanos que aparecen como ponentes en el evento, que empieza este viernes, están el gobernador de Texas, Greg Abbott, y el senador Ted Cruz; ambos han condenado el ataque.

Sin embargo, lo que ha llamado la atención es que el orador principal será el expresidente Donald Trump, informó la propia NRA en Twitter.

«Estados Unidos necesita soluciones verdaderas y liderazgo verdadero en este momento, no políticos y partidismo», expresó Trump en Truth Social, la red social que impulsa. «Por eso mantendré mi compromiso de larga data de hablar en Texas en la Convención de la NRA y realizar un importante discurso a Estados Unidos», añadió.

Los planes y las palabras del exmandatario lo colocan en oposición directa al presidente Joe Biden, quien dijo tras el tiroteo del martes que Estados Unidos debe enfrentarse a la NRA y promulgar leyes significativas para frenar la violencia armada.

«¿Cuándo, por el amor de Dios, haremos lo que todos sabemos en nuestras entrañas que debe hacerse?» preguntó Biden en un discurso a la nación ayer, luego del tiroteo.

El gobierno de Joe Biden anunció ayer que levantará una serie de restricciones a Cuba impuestas durante la era del expresidente Donald Trump, facilitando procedimientos de inmigración, transferencias de dinero y vuelos a la isla.

El anuncio de Washington surge de la revisión de la política hacia La Habana prometida por Biden al llegar a La Casa Blanca en enero de 2021, pero que comenzó a tomar forma tras las históricas protestas que sacudieron a Cuba en julio pasado.

«Con estas medidas pretendemos apoyar las aspiraciones de libertad y mayores oportunidades económicas de los cubanos para que puedan llevar una vida exitosa en su hogar», dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price.

Un alto funcionario estadounidense consideró una «coincidencia» que esto se anuncie tras una amenaza de boicot a la próxima Cumbre de las Américas en Los Ángeles, luego de que Cuba denunciara haber sido excluida de los preparativos.

El gobierno de Biden dijo que restablecerá el programa CFRP, suspendido desde 2017 y que permite a ciudadanos y residentes estadounidenses reunirse en Estados Unidos con sus familiares cubanos a través de canales regulares de migración.

También indicó que aumentará la capacidad de procesamiento de solicitudes de visa en La Habana, mientras sigue haciendo la mayoría de estos trámites migratorios en Guyana.

Recordemos que la embajada estadounidense en Cuba redujo su personal al mínimo en septiembre de 2017, cuando el republicano Donald Trump denunció «ataques sónicos» que afectaron la salud de sus diplomáticos desde 2016.

La administración de Biden prevé asimismo eliminar el límite de remesas familiares de 1,000 dólares por trimestre para el par emisor-receptor, y autorizar las remesas no familiares para apoyar «a los empresarios cubanos independientes».

Sin embargo, «seguirán prohibidas las remesas a través de Fincimex», propiedad de GAESA, un conglomerado empresarial controlado por las fuerzas armadas cubanas. Donald Trump limitó en 2019 las transferencias formales de dinero a Cuba, sostén para muchas familias y clave para la economía cubana, y en 2020 sancionó a Fincimex para evitar que el gobierno cubano se beneficiara como intermediario.

Además, la administración Biden dijo que aumentará los vuelos entre Estados Unidos y la isla, y habilitará conexiones a otras ciudades además de La Habana. Determinados viajes en grupo actualmente prohibidos estarán autorizados, aunque no los viajes individuales.

«La política de la administración (Biden) hacia Cuba sigue centrándose ante todo en el apoyo al pueblo cubano, incluidos sus derechos humanos y su bienestar político y económico», señaló Price. «Seguimos pidiendo al gobierno cubano que libere de inmediato a los presos políticos, que respete las libertades fundamentales del pueblo cubano y que permita que el pueblo cubano determine su propio futuro», añadió.

Cuba reaccionó de inmediato, y calificó de «paso limitado en la dirección correcta» esta flexibilización, aunque resaltó que «no modifica» el embargo vigente desde hace seis décadas.

«La decisión no modifica el bloqueo, la inclusión fraudulenta en lista de países patrocinadores del terrorismo, ni la mayoría de medidas coercitivas de máxima presión de Trump que aún afectan al pueblo cubano», tuiteó el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez.

El «contenido del anuncio confirma que no han cambiado ni los objetivos, ni los principales instrumentos de la política fracasada de Estados Unidos contra Cuba», agregó.

Trump endureció el embargo económico que Estados Unidos aplica desde 1962 a Cuba con el fin de forzar un cambio de régimen, revirtiendo la apertura propiciada por su antecesor, el demócrata Barack Obama.

Elon Musk dijo este martes que si se cierra su operación de compra de Twitter levantará el veto en la red social al expresidente Donald Trump, cuya cuenta permanece cerrada desde el asalto al Capitolio por parte de sus seguidores en 2021.

«Daría marcha atrás al veto permanente. Pero todavía no soy el propietario de Twitter, así que esto no es algo que vaya a pasar con toda seguridad», dijo Musk en una entrevista en el marco de la conferencia automovilística que celebra este martes el diario Financial Times.

El consejero delegado de Tesla calificó el cierre de la cuenta de Trump como un «error» al opinar que ha alienado a una gran parte de Estados Unidos y que, además, no impidió que el expresidente se siguiera comunicando con sus seguidores.

También dijo que se trató de una decisión «moralmente equivocada» y que, si bien acepta que se supriman mensajes específicos en Twitter que violan sus normas de uso y que se suspenda temporalmente a los usuarios reincidentes, no cree que los vetos permanentes a personas deban existir en la red social.

«Los vetos permanentes deben ser extremadamente raros y reservarse para cuentas gestionadas por robots o que practican publicidad agresiva. Creo que el de Donald Trump no fue el tipo correcto de veto», indicó el magnate.

Recordemos que el pasado 28 de marzo, la junta directiva de Twitter aceptó la oferta de adquisición por parte de Musk por 44,000 millones de dólares, a razón de 54.20 dólares por acción, aunque la operación todavía debe ser aprobada por los reguladores.

El empresario de origen sudafricano, muy aficionado a esta red social, se ha presentado como un defensor de la «libertad de expresión» en la plataforma y ahora parece llevar esa misión por bandera en su nueva conquista.

Trump está vetado de la que durante su presidencia fue su red social favorita. El veto se dio en enero de 2021, cuando Twitter consideró que había publicado mensajes en los que incitaba a miles de sus seguidores a asaltar el Capitolio de EE.UU. mientras se celebraba la toma de posesión de su sucesor y actual presidente, Joe Biden.

El exmandatario ha asegurado que incluso si Musk le permite volver a Twitter, no tiene intención de hacerlo, y que prefiere usar su propia red social, Truth Social, como único canal.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, consideró en dos ocasiones lanzar misiles contra laboratorios de droga en México de forma clandestina, reveló Mark Esper, ex secretario de Defensa.

En sus memorias «A Sacred Oath» (Un juramento sagrado), libro que sale a la venta el próximo martes, Esper relata que Trump le planteó esta posibilidad en 2020 para «destruir los laboratorios de droga» en una operación que debía ser secreta, según un adelanto que publicó el diario The New York Times.

Esper, que estuvo en el cargo entre julio de 2019 y noviembre de 2020, cuando fue cesado por Trump por supuestamente negarse a desplegar soldados contra los manifestantes del Black Lives Matter, dice abiertamente que Trump «es una persona sin principios que, dados sus intereses personales, no debería estar en la función pública».

En referencia a México, recuerda que Trump le dijo en dos ocasiones, una de ellas en el verano de 2020, que los mexicanos «no tienen control de su propio país» y añadió: «Podríamos disparar varios misiles Patriot y eliminar esos laboratorios, sin ruido (…) Nadie sabría que fuimos nosotros», le dijo, y añadió que no se habría tomado el comentario en serio salvo porque estaba mirando a los ojos al presidente.

Durante los disturbios originados por la violencia policial que dieron lugar al Black Lives Matter, Trump le llegó a sugerir: «¿No puedes sencillamente dispararles?» (a los manifestantes).

Otra de las sugerencias que Esper asegura haber frenado fue la que le hizo tras el bombardeo que acabó con la vida del jefe del Estado Islámico Abu Bakr al Baghadi: Trump propuso cortar la cabeza de Al Baghdadi, sumergirla en sangre de cerdo y exhibirla para disuadir a otros terroristas; Esper le contestó que eso equivaldría a un crimen de guerra.

El exministro dice que consideró la idea de renunciar en varias ocasiones, pero que se quedó porque veía que Trump estaba rodeado de aduladores que le susurraban ideas peligrosas, y al mantenerse en su cargo se aseguró de que todas esas sugerencias no se llevaban a cabo, lo que califica por su parte como «un acto de servicio».

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) expresó este lunes que le «cae bien» el exmandatario estadounidense Donald Trump, quien este fin de semana presumió haber «doblado» al gobierno de nuestro país cuando ocupaba La Casa Blanca.

“A mí me cae bien el presidente Trump aunque es capitalista. Lo cierto es que nos entendimos y fue bueno para las dos naciones», contestó López Obrador durante su conferencia matutina.

El mandatario fue cuestionado sobre las declaraciones de Trump, quien este fin de semana en un mitin en Ohio recordó que en 2019 el gobierno de López Obrador desplegó más de 20,000 soldados para detener a migrantes tras amenazarle con imponer aranceles.

«Nunca he visto a nadie doblarse así», expresó Trump, quien además se refirió a López Obrador como un «socialista de los que le gustan».

A pregunta expresa, el mandatario de México dijo que Trump «no» se excedió ni le faltó al respeto. “No. Él es así y hay que ver las circunstancias. No voy yo a polemizar sobre eso”, mencionó. Sin embargo, aprovechó a «leer» su más reciente libre, donde afirmó que habla a detalle de cómo fue la relación con el republicano.

«Fue muy buena la relación, para los que quieran saber más de cómo fue la relación con Trump lo escribí en mi último libro y está muy puntual, a detalle (…) No voy yo a polemizar sobre eso, en mi libro cuento cómo fue la relación por que también los conservadores en nuestro país, internacionalistas, exageran».

Aun así, prometió que su gobierno defenderá a los mexicanos en Estados Unidos y a otras comunidades latinoamericanas.

«Es muy bueno que se sepa que nosotros no vamos a permitir a ningún partido de los dos de Estados Unidos, ni a ningún candidato, que utilicen a México como piñata y que nos van a tener que tratar con respeto como lo hacemos nosotros», consideró.

Y es que el mandatario atribuyó este tipo de declaraciones al año electoral que se vive en Estados Unidos, que este noviembre renovará la Cámara de Representantes, algunos escaños del Senado y varias gubernaturas, incluyendo la de Texas.

Por ello, denunció que ahora «se está hablando más de México» y hay quienes están «tratando de sacar raja de las fobias, racistas, discriminatorias, que existen en Estados Unidos».

El presidente pidió a mexicanos y a otros hispanos en Estados Unidos que «no olviden sus orígenes» y «no voten» por candidatos que ofendan a la comunidad latina. “Cuando alguien se exceda y ofenda lo vamos a señalar para que nuestros paisanos nos ayuden porque son 40 millones los mexicanos que viven en Estados Unidos, es la comunidad hispana más grande”, indicó.

El gobierno de la Cuarta Transformación, que encabeza Andrés Manuel López Obrador (AMLO) perdió el control del país, indicó que el ex fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, en entrevista con la cadena Fox News .

Las declaraciones de Barr a la cadena de televisión se dieron liego de los enfrentamientos que se registraron en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en la frontera con Estados Unidos, y que afectó el edificio del Consultado estadounidense, así como de otros episodios de violencia en nuestro país.

Barr, que colaboró con los presidentes George W. Bush y Donald Trump, indicó que la seguridad fronteriza era una de las principales preocupaciones que tenía la administración Trump, algo que dijo no sucede ahora. En ese sentido dijo que la vicepresidenta Kamala Harris, encargada de los temas fronterizos, está fallando en su trabajo.

El exfuncionario aseguró que viajó a nuestro país en un par de ocasiones para ver «si podíamos endurecer la columna vertebral de este presidente (López Obrador) que cree en los abrazos, no en las balas, y están perdiendo”.

Fue en ese punto donde dijo que López Obrador ha perdido el control del país, ante los grupos de la delincuencia organizada.

«Los cárteles tienen decenas de miles de millones de dólares a su disposición. Pueden corromper a quien quieran allí y tienen ejércitos, literalmente ejércitos que son cada vez más paramilitares, vestidos como militares y vehículos blindados», añadió Barr.

Recordó el llamado ‘Culiacanazo’, cuando se intentó arrestar a Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín «El Chapo» Guzmán, en el que el cartel desplegó a 700 elementos con ametralladoras en camiones blindados, provocando distintas acciones en diversos puntos de la ciudad, para evitar que se concretara la aprehensión, así como para que las fuerzas de seguridad no abrieran un ataque contra ellos.

“Lo que siempre me ha preocupado es que el gobierno mexicano vaya a compartir la soberanía con los cárteles y llegar a un modus vivendi con ellos. Y no tenemos control sobre ese territorio. Y ahora hemos perdido el control de la frontera», acusó Barr, quien recordó la detención de Juan Gerardo “N”, alias “El Huevo”, quien fue entregado a las autoridades estadounidenses.

Barr prefirió reconocer el liderazgo de Trump en materia de seguridad fronteriza, y dijo que «luchó como un demonio» contra quienes no querían que el país retomará su rumbo.

Tras las sanciones anunciadas este martes por Moscú contra dirigentes de Estados Unidos, el expresidente Donald Trump aseguró que la «lenta» respuesta de Joe Biden a la invasión de Ucrania por parte de Rusia se debe a un supuesto «conflicto de intereses» de su familia.

Trump dijo en un comunicado que, aunque se trata de algo «horrible en muchos sentidos», estas sanciones deberían dar pie para que Biden explique por qué su familia «recibió 3.5 millones de dólares de la muy rica esposa del exalcalde de Moscú», Elena Baturina.

Y es que el gobierno de Rusia anunció que desde este martes Biden, varios de los integrantes de su gabinete y jefes de agencias estadounidenses, así como el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, no podrán ingresar a su país en respuesta a similar sanción impuesta desde estos países.

Esta acusación de Trump no es nueva, pues la había abordado durante un debate presidencial con Biden de cara a las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020.

Entonces se hizo eco de un reporte presentado por senadores republicanos que apuntaba a que Hunter Biden, el hijo del ahora presidente, había recibido 3.5 millones de dólares de la mujer del alcalde de Moscú Yuri Luzkhov, en 2014.

Sin dar detalles al respecto, Trump apuntó que este hecho puede estar detrás de que, en su opinión, Biden haya sido «lento para tomar acción» en la crisis que ha desembocado en la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

«Quizás por eso Biden ha sido tan ‘lento para tomar acción’ con Rusia. ¡Este es un conflicto de intereses realmente malo que, tal vez ahora, se revelará total y finalmente!», dijo el expresidente.

Según informó en un comunicado el Ministerio de Exteriores ruso, las sanciones hoy anunciadas responden a similares medidas impuestas por Estados Unidos con motivo de la invasión a Ucrania.

De esta forma, Biden y Trudeau, así como el secretario de Estado de EUA, Antony Blinken; el secretario de Defensa, Lloyd Austin, y el presidente del Estado Mayor Conjunto, Mark Milley, están incluidos en la «lista de exclusión» rusa.

Figuran también precisamente el hijo de Biden, Hunter; así como la exsecretaria de Estado y excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

Desde Estados Unidos se ha restado importancia a las sanciones, pues, como indicó a portavoz de La Casa Blanca, Jen Psaki, ninguno de los incluidos en la lista tiene planes de hacer «viajes turísticos» a Rusia y no hay cuentas bancarias a las que no vayan a poder acceder.

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, sorprendió este martes al emitir una declaración sobre la situación entre Ucrania y Rusia. Presumió la estrecha relación que tenía con Vladimir Putin, asegurando que la crisis de Ucrania no habría ocurrido bajo su administración.

«Si se maneja adecuadamente, no había absolutamente ninguna razón para que la situación que está ocurriendo actualmente en Ucrania hubiera ocurrido», dijo el magnate republicano en un comunicado.

«Conozco muy bien a Vladimir Putin, y él nunca habría hecho durante la administración de Trump lo que está haciendo ahora, ¡de ninguna manera!», subrayó.

Y es que Rusia se enfrenta a una fuerte reacción internacional después de que Putin reconoció ayer como estados independientes a los territorios separatistas prorrusos en el este de Ucrania, además de que el Parlamento ruso dio luz verde para que se envíen tropas a para proteger a Donetsk y Lugansk.

La medida se produjo con más de 100,000 soldados rusos en distintos puntos de las fronteras de Ucrania y en medio de advertencias de una invasión total planificada por el gobierno de Putin.

El presidente demócrata Joe Biden, anunció este martes sanciones económicas que buscan aislar a Rusia de la financiación de Occidente y golpearán a las «élites rusas», así como a las instituciones financieras.

Trump, que había guardado silencio sobre la escalada de la amenaza rusa al aliado de Estados Unidos, criticó previamente la respuesta «débil» de la administración Biden que, según dijo, no coincidía con las acciones de Rusia.

«Ahora ha comenzado, los precios del petróleo están subiendo cada vez más, y Putin no solo está obteniendo lo que siempre quiso, sino que, debido al aumento del petróleo y el gas, se está haciendo cada vez más rico», agregó el republicano.

Trump calificó de «genial» la decisión de Putin reconocer la independencia de las dos provincias separatistas del Donbás, en el este de Ucrania.

«Aquí tenemos a un tipo que es muy listo. Le conozco muy bien. Muy, muy bien», dijo Trump en referencia a Putin durante una entrevista con un programa de radio conservador.

Según el exmandatario republicano, su primera reacción tras ver al jefe del Kremlin reconocer la independencia de las provincias separatistas ucranianas fue pensar: «esto es genial».

«Putin ahora dice: ‘es independiente’, una gran parte de Ucrania. Yo dije: ‘¿Cómo de inteligente es eso?’ Y va a entrar como pacificador», comentó Trump, que bromeó asegurando que una fuerza militar como la desplegada por Rusia se debería enviar a la frontera de Estados Unidos con México para controlar la inmigración irregular.

Trump, además, vaticinó que China seguirá el ejemplo ruso y tratará de hacer algún movimiento con Taiwán.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró este jueves que reza para que nunca se repita algo similar al asalto al Capitolio, ocurrido hace un año a manos de los seguidores del expresidente Donald Trump.

«Estoy rezando para que nunca tengamos otro día como el día que tuvimos hace hoy un año. De eso voy a hablar», dijo Biden en declaraciones a la prensa al llegar al Capitolio.

Recordemos que el 6 de enero del pasado año, unas 10,000 personas, la mayoría simpatizantes de Trump, marcharon hacia el Capitolio y unas 800 irrumpieron dentro del edificio para impedir que se ratificara la victoria del ahora presidente estadounidense.

El expresidente, que se negó a aceptar su derrota contra Biden en las elecciones de 2020, dio un mitin ante sus seguidores justo antes del asalto, en el que alentó a la multitud a marchar hacia el Capitolio y «luchar» para evitar que se certificara el resultado electoral.

Un año después, la trágica jornada, que dejó cinco personas fallecidas y 140 agentes heridos, continúa marcando gran parte de la agenda política de Estados Unidos.

Para subrayar la importancia de la conmemoración, el Capitolio acoge este jueves diversos eventos de «reflexión» y «recuerdo» de lo sucedido, que incluyen discursos de Biden y la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris.

En su mensaje, Biden acusó a Trump de haber creado una «red de mentiras» en detrimento del interés nacional. «Lo ha hecho porque valora el poder por encima de los principios, porque antepone su propio interés al interés de su país».

El demócrata acusó a su predecesor de haber intentado bloquear el traspaso democrático del poder. «Por primera vez en nuestra historia, un presidente no solo perdió las elecciones; trató de evitar el traspaso de poder pacífico cuando una turba violenta irrumpió en el Capitolio (…) No era un grupo de turistas. Era una insurrección armada», añadió.

El presidente de Estados Unidos responsabilizó también a Trump de crear una «red de mentiras» sobre las elecciones de 2020 y del incidente en el Capitolio, debido a que que su ego fue «herido». «Le importa más que nuestra democracia y nuestra Constitución. No puede aceptar que perdió».

Aunque no mencionó por su nombre a Trump, Biden dedicó buena parte de su discurso a criticar a su predecesor. «El expresidente de Estados Unidos de América ha creado y difundido una red de mentiras sobre las elecciones de 2020. Lo ha hecho porque valora más el poder que los principios», afirmó Biden.

Denunció que Trump y sus aliados han decidido que la única forma de ganar para ellos es suprimir el voto y subvertir las elecciones, en un contexto de crecientes reformas a nivel estatal que, en la práctica, prometen dificultar el voto de las minorías y las personas con menos recursos económicos.

«No puedes amar nuestro país solo cuando ganas. No puedes obedecer la ley solo cuando te conviene. No puedes ser patriótico cuando abrazas las mentiras y las permites», agregó el mandatario.

Visiblemente irritado, Biden insistió en que hay «cero pruebas» de las denuncias de fraude electoral que Trump difundió tras las elecciones de 2020 y que han provocado que la mayoría de los votantes republicanos sigan todavía sin creer que Biden ganara de forma legítima los comicios.

«Él no solo es un expresidente. Es un expresidente derrotado, por un margen de más de 7 millones de sus votos, en unas elecciones completas, libres y justas», remató.

Rápidamente Donald Trump reaccionó a los señalamientos del mandatario, y lo acusó de haberlo usado «para dividir».

«Usó mi nombre hoy para tratar de dividir aún más a Estados Unidos», expresó en un comunicado Trump, quien el martes pasado canceló una rueda de prensa que tenía prevista para hoy en su residencia de Mar-a-Lago, en Florida.

Trump insistió en que se deberían discutir las elecciones presidenciales «amañadas» de 2020, en las que perdió ante el demócrata. «Se salieron con la suya y está llevando a la destrucción de nuestro país», manifestó Trump.

El republicano señaló que Biden y su administración están destruyendo el país con «políticas locas de fronteras abiertas, elecciones corruptas, políticas energéticas desastrosas, mandatos inconstitucionales y cierres de escuelas devastadores». Igualmente criticó a los medios de comunicación, al rechazar que se refieran al supuesto fraude electoral como la «Gran Mentira».

«Los demócratas quieren adueñarse de este día 6 de enero para avivar los miedos y dividir a Estados Unidos», enfatizó el republicano.

El gobierno federal dio a conocer este martes una carta enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), en diciembre de 2020, al entonces mandatario de Estados Unidos, Donald Trump para pedirle que exonerara al periodista australiano Julian Assange, a quien las autoridades de su país buscan juzgar por las graves revelaciones de su portal WikiLeaks.


“Me permito apelar a su humanismo, a la cordialidad y el respeto que han caracterizado la relación entre nosotros y a su actitud de amistad para con México”, inicia la misiva fechada el 23 de diciembre de 2020.

López Obrador también avisó a Trump que, de acceder al indulto, México acogería a Assange en calidad de refugiado y se comprometió a que se “garantizaría que de esa situación no se derivara amenaza o afectación alguna a los intereses de Estados Unidos”.

Recordemos que AMLO adelantó ayer en su conferencia de prensa que daría a conocer la carta. “Assange está enfermo y sería una muestra de solidaridad, de fraternidad, el permitirle que recibiera asilo en el país”, añade la carta.

López Obrador no obtuvo respuesta a la carta que envió al republicano.

“En su reclusión en Londres, la salud del señor Assange se ha deteriorado severamente y se encuentra en riesgo real de morir en prisión. (…) En mi opinión, aunque haya actuado de manera equivocada, es una persona movida por ideales y principios, y pienso que por ese hecho debiera ser merecedor de compasión”, continuó en la misiva.

No es la primera vez que el mandatario mexicano ofrece asilo al fundador de WikiLeaks, ya lo había hecho en enero de 2020.

Hoy, el canciller Marcelo Ebrard confirmó que México mantiene contacto con los abogados de Assange, y aclaró que aunque tienen conocimiento del ofrecimiento de nuestro país, por el momento no será posible que se concrete, debido a temas procesales.

Recordemos que el periodista está en prisión preventiva en una cárcel londinense, a la espera de su posible extradición a Estados Unidos, la cual fue autorizada por la Justicia británica el pasado 10 de diciembre. Las autoridades estadounidenses acusan al australiano de una veintena de delitos por las informaciones y documentos que filtró en su portal WikiLeaks, en los que expuso los abusos cometidos por las tropas estadounidenses en las guerras de Irak y Afganistán.

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) pidió al gobierno de Estados Unidos ser «humanitario» con Julian Assange, fundador de WikiLeaks, quien está preso en Reino Unido y es requerido por la justicia estadounidense acusado de espionaje.

El mandatario izquierdista reiteró en su conferencia matutina la oferta de asilo político en México a Assange y reveló que incluso envió una carta pidiendo el perdón para el activista a Donald Trump antes de que concluyera su presidencia en Estados Unidos.

Recordemos que hace un año, López Obrador ofreció albergar al programador y activista, quien libra una batalla legal para evitar ser extraditado a Estados Unidos.

Assange y WikiLeaks saltaron a la luz pública en 2010 tras publicar cientos de miles de documentos secretos estadounidenses sobre prácticas en las guerras de Irak y Afganistán.

El experto en informática, de nacionalidad australiana, se refugió en 2012 en la embajada de Ecuador en Londres para evitar ser extraditado a Suecia para responder a una acusación de violación, misma que rechazó y que finalmente fue archivada.

En 2019, Ecuador le retiró el asilo y fue detenido en un espectacular operativo para ser recluido en una prisión de alta seguridad cerca de Londres.

López Obrador también aprovechó su conferencia para revelar que envió una carta al hoy exmandatario estadounidense Donald Trump, previo a que dejara el cargo, para solicitarle la exoneración de Julian Assange.

«Antes de que terminara la administración del presidente Donald Trump yo le envié un escrito pidiéndole que se le exonerara, se le perdonara (a Assange)», dijo el mandatario.

AMLO recordó que al final de cualquier administración en Estados Unidos, los presidentes salientes tienen la facultad de exonerar a ciertos acusados «entonces yo envié esa carta (a Trump, 2017-2021) pero no tuve respuesta», argumentó.

López Obrador aseguró que el derecho de asilo es parte de la política exterior de México. Recordó que esta tiene una reglamentación en el sentido de que quien recibe el beneficio de asilo debe actuar con respeto a las leyes del país y no puede intervenir en asuntos externos.

Ante ello, consideró que el periodista australiano cumple con los requisitos y «no representa ningún peligro Assange en México».

El jefe de iluminación de la película Rust, Serge Svetnoy, presentó este miércoles la primera demanda contra el actor y productor estadounidense Alec Baldwin y otros miembros de la producción de ese film después de la muerte por disparo de la directora de fotografía Halyna Hutchins durante el rodaje de la misma.

En una rueda de prensa en Los Ángeles, Svetnoy, que fue también herido por la bala que terminó con la vida de Hutchins, aseguró que vio «de primera mano que varias armas se dejaron desatendidas, en el suelo y sin supervisión» a lo largo de la filmación en Bonanza Creek Ranch, en Santa Fe, en Nuevo México, Estados Unidos.

Por estas condiciones en el set y el posterior accidente fatal, Svetnoy presentó una demanda ante el Tribunal Superior de Los Ángeles por negligencia contra los productores de la película, incluyendo Baldwin, así como contra el director asistente y la encargada del control de las armas.

En el documento judicial, el experto en iluminación culpó a la encargada de las armas Hannah Gutierrez-Reed por aceptar un puesto de trabajo por encima de su experiencia en un rodaje en el que eran necesarios «varios armeros auxiliares para manejar de manera segura» esas armas.

Según la demanda, Gutierrez-Reed «permitió negligentemente» que un revólver Colt de calibre 45 con al menos una bala real fuera entregado al subdirector David Halls, que tampoco inspeccionó el arma adecuadamente y le dio posteriormente a Baldwin.

Además, Svetnoy afirmó que Baldwin también «tenía el deber» de verificar «dos veces» que el revólver no estaba cargado con munición real antes de apretar el gatillo. «Este deber además le exigía que manejara el revólver Colt como si estuviera cargado y que se abstuviera de apuntar a nadie», alega la demanda.

En la rueda de prensa, Svetnoy contó que está convencido de que los productores tienen gran parte de la culpa por supuestamente intentar «ahorrar dinero» contratando un número insuficiente de trabajadores para manejar de manera segura los accesorios y armas de fuego correctamente en el set de Rust.

«Debido a que el uso de armas de fuego y munición real en películas representa una actividad intrínsecamente peligrosa, los productores de Rust tenían el deber de contratar personas capacitadas y experimentadas para supervisar cuidadosamente el uso de armas de fuego y municiones en la filmación de la película», agregó Svetnoy en su queja.

Mientras avanzan las pesquisas oficiales se han ido conociendo otros detalles, como que Halls, que entregó la pistola a Baldwin, fue despedido de otro rodaje en 2019 por un incidente similar aunque, por fortuna, no hirió a nadie. Halls reconoció en octubre que no revisó el arma que le entregó a Baldwin antes de ensayar la escena porque estaba convencido de que contenía balas de mentira.

El expresidente Donald Trump fue interrogado este lunes en relación a una demanda presentada por manifestantes que acusaron al equipo de seguridad del magnate de golpearlos durante una protesta realizada en los primeros días de su campaña presidencial en 2015.

Trump testificó bajo juramento durante una interrogatorio privado que se extendió por varias horas en la Torre Trump de la ciudad de Nueva York, dijo un abogado de los cinco demandantes, neoyorquinos de origen mexicano. Si el caso va a juicio, se le mostrará el video al jurado.

El abogado de los demandantes, Benjamin Dictor, indicó que Trump fue interrogado sobre distintos temas, incluyendo declaraciones que hizo en actos de campaña en los que parecía alentar al personal de seguridad a maltratar a los manifestantes.

En la demanda se afirma que los guardaespaldas de Trump atacaron de forma violenta a los demandantes frente a la Torre Trump de Manhattan el 3 de septiembre de 2015, mientras protestaban contra los comentarios negativos del entonces candidato sobre México y los inmigrantes mexicanos.

Mediante un comunicado difundido después del interrogatorio, Trump dijo que los manifestantes fueron los responsables del altercado y dijo que sus acusaciones son infundadas, ya que se refieren a «lesiones que nunca sufrieron y la pérdida temporal de un insignificante letrero de cartón que se les devolvió poco después».

«Tras años de litigio, me complace haber tenido la oportunidad de dar mi versión de esta ridícula historia. Es sólo un ejemplo más de un acoso infundado a su presidente favorito», declaró el exmandatario.

La conducta de Trump al responder las preguntas fue similar a la que mostró en público siendo presidente, y la sesión prosiguió como la mayoría de las deposiciones, agregó Dictor. El abogado se negó a entrar en detalles sobre la manera en que Trump lidió con el interrogatorio y se rehusó a describir su testimonio antes de presentar el caso ante un jurado.

Trump es uno de los acusados en la demanda, junto con su compañía, la Organización Trump, su campaña presidencial y su personal de seguridad.

Entre otras cosas, los demandantes quieren que el magnate pague indemnizaciones por daños, argumentando que él debió saber que el personal de seguridad actuaría de «forma negligente o imprudente».