Diez mineros permanecen atrapados este jueves en una mina de carbón en Coahuila, específicamente en dos pozos que se encuentran inundados con 34 metros de agua, mientras las fuerzas de seguridad intensifican las labores en el lugar para rescatarlos.

Los mineros quedaron atrapados en una mina del municipio de Sabinas que se derrumbó la tarde de ayer cuando se toparon con un área contigua llena de agua que al venirse abajo provocó una inundación.

Durante la conferencia matutina de Palacio Nacional la coordinadora nacional de Protección Civil, Laura Velázquez, informó que cinco mineros lograron salir y fueron llevados a un centro de salud tras presentar lesiones. Tres de ellos permanecen hospitalizados.

Detalló que 269 agentes de las fuerzas militares, entre ellos Sedena, Semar y Guardia Nacional, además de otros cuerpos de seguridad, participan las labores de rescate.

La mina inició operaciones en enero de este año y, según el gobierno local, no hay antecedentes de denuncias por algún tipo de anomalía.

En tanto, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que se está trabajando de «manera ininterrumpida» desde ayer cuando ocurrió el derrumbe.

“Vamos a iniciar esta conferencia informándoles sobre el lamentable caso de los mineros que están atrapados por el derrumbe de una mina en Sabinas, Coahuila, sobre eso vamos a tratar, informar a los familiares, a los amigos, a todo el pueblo sobre este triste caso», dijo el mandatario al iniciar la mañanera.

Inicialmente, el presidente reportó vía redes sociales que el número de trabajadores atrapados tras el derrumbe era de nueve.

El gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, lamentó el siniestro y dijo que pidió a las autoridades laborales y a la fiscalía local priorizar «el rescate de las personas atrapadas y posteriormente dar fe de los hechos».

No es el primer derrumbe de minas en el estado. En junio del año pasado, siete mineros murieron tras el colapso de otra mina de carbón en la región de Múzquiz. Sin embargo, el más grave accidente minero en esta región, fronteriza con Estados Unidos, ocurrió el 19 de febrero de 2006, cuando una explosión de gas en la mina Pasta de Conchos, controlada por Grupo México, provocó la muerte de 65 trabajadores.

Hace dos años el actual gobierno se comprometió a rescatar los cuerpos de los mineros que quedaron sepultados, un trabajo de gran complejidad técnica y alto costo que todavía no ha comenzado.

Ana Paula Ordorica es una periodista establecida en la Ciudad de México. Se tituló como licenciada en relaciones internacionales en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y tiene estudios de maestría en historia, realizados en la Universidad Iberoamericana.



Escribe un comentario